Black and Blood


 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Feliz Año 2015!!!
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» LAS COTORRAS MÁS LOCAS DE LAS COTORRAS VIP.
Miér Feb 01, 2017 6:33 pm por rossmary

» saga Riley Jenson
Jue Ene 14, 2016 10:02 am por Vampi

» Kissing sin - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:31 pm por Vampi

» Lista de libros con links de capítulos
Mar Ene 12, 2016 1:25 pm por Vampi

» Tempting Evil - Saga Riley Jenson 3 - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:22 pm por Vampi

» Saga Tempting Evil, Riley Jenson Guardian, #3
Vie Ene 17, 2014 8:03 pm por rossmary

» Anuncia Tu Blog!
Jue Ene 16, 2014 10:10 pm por rossmary

Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada

Comparte | 
 

 13 Balas (David Wellington)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 9 ... 16  Siguiente
AutorMensaje
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Lun Jun 07, 2010 3:02 am

que bueno saberlo

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Lun Jun 07, 2010 12:27 pm

buenas!!!! cuando me toca poner el cap 5?

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Lun Jun 07, 2010 4:19 pm

Gemma escribió:
buenas!!!! cuando me toca poner el cap 5?

Si lo hacemos cada dos días, como sangre y hielo, creo que te toca hoy.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Lun Jun 07, 2010 4:20 pm

vale!!! ya lo subo^^

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Lun Jun 07, 2010 4:22 pm

Capítulo 5
Transcrito por Gemma


Arkeley se puso en cuclillas junto a la alambrada y sacó una pequeña linterna del bolsillo. En la penumbra el haz brillaba de un modo imponente. Enfocó la prueba. Se trataba de una mano humana y parte del antebrazo. Le habían arrancado la piel de cuajo y habían dejado al descubierto los huesos, tendones y venas desgarradas. Donde terminaba el muñón, las venas se retorcían. Lo que quedaba de la extremidad estaba aplastado y en carne viva, como si lo hubieran cercenado con un cuchillo no demasiado afilado. El brazo estaba completamente enredado en el alambre de púas. Sería imposible sacarlo sin cortar la alambrada.
Caxton había visto muchas cosas horribles. Había presenciado decapitaciones y destripamientos y había visto cuerpos totalmente desfigurados. Sin embargo, esto era peor porque aún se movía. Los dedos trataban de agarrarse a la nada. Los músculos del antebrazo se tensaban y luego volvían exhaustos a su sitio. La extremidad mutilada llevaba haciendo eso desde que la habían arrancado del cuerpo del sujeto hacía ya casi seis horas.
—¿Tiene usted una explicación? —preguntó Caxton. Se había cansado de discutir y además pensó que tal vez Arkeley tuviera la respuesta—. ¿Cómo puede ocurrir algo así?
—Cuando un vampiro se bebe tu sangre su maldición se apodera de ti —le dijo Arkeley en tono casi amistoso—. Se alimenta de ti, de tu cadáver. Puede hacerte regresar de entre los muertos y cumples sus órdenes porque lo único que te queda en el corazón y en el cerebro es su presencia. Vives para él, lo abasteces. La maldición te quema por dentro y te convierte en algo contaminado. Tu cuerpo empieza a descomponerse más rápido de lo que debería. Se te cae la piel a trizas como la mortaja de un paria. Se te hiela el corazón. Te conviertes en lo que llamamos «siervos». En Europa los denominamos «los sin rostro».
—¿Este tipo era el esclavo de un vampiro? —preguntó Caxton—. Había oído que los vampiros tenían siervos, pero no sabía que sus brazos seguirían moviéndose incluso después de que se los cortaran. Eso no sale en las películas.
—Estaba intentando deshacerse de las víctimas de su amo. Por eso no quiso detenerse en el control. Se dirigía hacia el bosque para enterrar los cuerpos en tumbas poco profundas, de modo que cuando éstos volvieran a la vida, pudiesen escarbar la tierra y regresar del mundo de los muertos para servir a su nuevo amo. Tenemos que quemar los cadáveres.
—No creo que eso les guste mucho a las familias. Sobre todo teniendo en cuenta que no sabemos quiénes son —dijo Caxton sacudiendo la cabeza—. A lo mejor podemos destinar a un agente para vigilar la morgue o algo así.
—Yo me encargaré del papeleo.
Arkeley sacó una navaja multiusos del bolsillo de la pechera y cortó el alambre de espino con unas diminutas tenazas. En un momento logró soltar el brazo desollado. Lo apretó contra su pecho y los dedos trataron de agarrarle los botones. Pero estaban demasiado débiles para sujetarlos con fuerza.
—Supongo que va a llevarse eso sin siquiera darme un recibo —dijo Caxton mientras Arkeley se ponía en pie y acunaba el brazo como si fuera un animal de compañía—. Podría dispararle por interferir en una investigación oficial. ¡Usted está aquí como asesor!
Arkeley la había oído, pero no la miró. De hecho ni siquiera se inmutó, aunque Caxton estaba segura de que la había oído. Él se quedó inmóvil, como si lo hubieran desconectado. Las palabras que pronunció a continuación sonaron como el aire de una vieja gaita.
—Nadie sabe de qué va esto —dijo Arkeley. Realmente, Caxton no tenía ni idea de a qué se refería—. La gente cree saberlo porque ven todas esas pelis idiotas. Creen que se puede razonar con los vampiros, que se puede hablar con ellos. Pero no tienen ni idea. No entienden que estamos luchando contra animales, contra bestias salvajes.
—Al menos dígame qué piensa hacer con la prueba.
Le iba a costar mucho llamarle brazo.
Él asintió con la cabeza y siguió diciendo, con aquella voz muerta:
—Cerca de Arabella Furnace hay un hospital que cuenta con los servicios que necesito. Llame mañana y póngase de acuerdo con ellos para que se lo devuelvan, si es que realmente tiene tanto interés. Mi consejo es que lo queme, pero por lo que veo aún no hemos llegado al punto en que a usted le resulte cómodo hacerme caso.
—¿Me da el número del hospital? —preguntó ella.
—Se lo daré mañana. Estaré en Harrisburg, en la sede de la jefatura de la policía estatal. Quiero que usted venga a dar parte y le repita todo lo que me ha dicho a mí al comisionado.
Caxton debió de parecer sorprendida. Francamente, no entendía qué interés tendría el comisionado en escuchar el parte de primera mano, pero sabía que no debía ignorar una orden directa de un agente federal.
—Váyase a casa. Duerma un poco y la veré mañana —le dijo. Entonces se alejó, adentrándose en la noche.
Cuando Caxton regresó al control de carretera, el sargento la agarró por el hombro. Por su aspecto debía de parecer que estaba a punto de desmayarse.
—Estoy bien, estoy bien —dijo Caxton, y el sargento retrocedió un paso.
Cuando Caxton anunció que se iba a casa, su superior no pronunció palabra.
Durante el trayecto de vuelta a casa perdía constantemente la concentración al volante. No recordaba haberse dormido en ningún momento, sin embargo dejó atrás varios indicadores kilométricos sin siquiera darse cuenta. Paró en la primera cafetería que vio y se tomó dos grandes tazas de café. Eso la ayudó un poco. Realizó el último tercio del trayecto a una velocidad moderada y por carreteras rurales, sin iluminar. Pasó por varios tramos de tierra, con árboles a ambos lados que se unían por encima de la carretera y cuyas ramas curvadas iluminadas por los faros la deslumbraban. Del suelo brotaban hierbajos grises que se agitaban como algas marinas.
Tenía la sensación de que el mundo entero había cambiado, de que algo terrible y nuevo había cobrado vida en el sombrío exterior, en la fría oscuridad que impregnaba el cielo. Se trataba de algo inmenso, peligroso y de afilados dientes, pero aún ignoraba qué forma tenía. Lo infectaba todo, incluso se le había metido en la cabeza. Caxton se notaba los dientes encostrados y notaba también que tenía tierra bajo las uñas. Sabía que aquella sensación era fruto del cansancio y el miedo latente, pero aun así sentía picores por debajo de la piel. Todo se había vuelto malo. Las viejas y conocidas carreteras por las que había pasado mil veces, o diez mil veces, le parecían más serpenteantes, menos agradables que de costumbre. El coche solía conocer el camino, pero aquella noche cada curva y cada desvío requerían una mayor fuerza de brazos. Caxton bajaba las cuestas pisando el freno y percibía el esfuerzo del coche cada vez que encaraba una subida.
Al cabo de una eternidad, finalmente aparcó el coche patrulla en el amplio garaje, junto al Mazda. Apagó las luces y el motor. Se quedó sentada en el asiento del conductor durante un instante, escuchando el sonido del coche y, de fondo, el cricrí de las últimas cigarras del año. De pronto abrió la puerta del coche y cruzó el garaje con sigilo. Por dentro, el caserón que compartía con su pareja estaba en silencio y a oscuras. Caxton no quiso perturbar la calma, no quería que ninguno de aquellos horrores le siguieran la pista hasta su casa, de modo que no encendió las luces. Se desabrochó el cinturón de la pistolera y lo colgó del armario después de atravesar la cocina, donde se oía el zumbido de la nevera; ya en el pasillo se desabrochó la camisa del uniforme y se la quitó por las mangas. Hizo un ovillo con la camisa, la metió dentro del sombrero y dejó ambas prendas encima de la silla que había junto a la puerta del dormitorio. Dentro, Deanna dormía en su cama doble; en la parte superior, un solo mechón de pelo rojizo sobresalía por encima de la colcha y, por el otro extremo, asomaban tres deditos del pie. Caxton sonrió. Meterse en aquella cama, sentir la espalda huesuda de Deanna y sus pequeños hombros angulosos, iba a ser muy reconfortante. Haría todo lo posible por no despertarla. Caxton se desabrochó los pantalones del uniforme y se los quitó junto con las botas. Conteniendo el gemido de alivio de tener por fin los pies descalzos, se quedó de pie durante un instante vestida tan sólo con su ropa interior y estiró los brazos por encima de la cabeza.
A sus espaldas algo golpeó la ventana. Apartó la cortina y chilló como una niña. Había alguien ahí fuera, un hombre con la piel de la cara a trizas. Caxton gritó de nuevo. El hombre golpeó la ventana con la mano, pálida y con los dedos abiertos. Le hizo una mueca. Caxton soltó otro grito. Entonces el hombre dio un paso atrás y empezó a correr. Deanna se despertó y apartó el edredón, pero Caxton no podía desviar la mirada de la oscura silueta que se alejaba por el jardín trasero de la casa. La observó hasta que torció por entre la caseta de los perros y el cobertizo de Deanna y se perdió de vista.
—Cariño, ¿qué sucede? ¿Qué sucede? —gritó Deanna una y otra vez, mientras agarraba a Caxton por la espalda.
—Tenía un solo brazo —dijo la agente con la voz entrecortada.

Fin del capítulo

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Lun Jun 07, 2010 4:28 pm

Ranguitos.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Miér Jun 09, 2010 4:28 pm

Transcrito por Gemma

Capítulo 6

La jefatura de la policía estatal de Harrisburg estaba ubicada en un cubículo de ladrillo con grandes ventanales coronado por un repetidor de radio. Se encontraba al norte de la ciudad, en un área poco desarrollada urbanísticamente, con numerosas explotaciones salinas y varios campos de béisbol. La agente Caxton pasó casi todo el día sentada en la parte trasera del edificio, esperando a que llegara Arkeley. En teoría aquél tenía que ser su día libre. Ella y Deanna habían planeado ir a las tiendas del outlet de Rockvale Square a comprar ropa de invierno. En lugar de eso, pasó varias horas viendo cómo los operadores de radio salían del edificio para fumar y después regresaban apresuradamente al trabajo. Era un frío día de noviembre.
El sol, sin embargo, lucía en el cielo, y eso era magnífico. Caxton no había logrado volver a conciliar el sueño después de que el siervo golpeara la ventana de su cuarto. Deanna sí había logrado enroscarse de nuevo bajo las cálidas sábanas y quedarse dormida, pero Caxton había esperado sentada en la cama a que llegaran los agentes de la policía local, que se dedicaron a buscar pruebas entre las plantas muertas del jardín. Entonces se levantó, estuvo hablando con ellos y los vio cometer cientos de errores, pero no importaba. No había pruebas en el jardín, ningún indicio de que allí hubiera habido un siervo. Caxton no esperaba otra cosa.
Ahora, bajo el sol, respirando el aire fresco, casi podía fingir que aquello no había sucedido; que no había sido más que un breve sueño. Se sentó en una mesa de picnic junto al comedor del cuartel con el sombrero entre las manos, pensando que ojalá pudiera volver a tener una vida normal.
Sin embargo, una pregunta la perseguía y no lograba quitársela de la cabeza. La pregunta era «¿por qué?». ¿Por qué el siervo había ido a su casa? ¿Por qué precisamente la suya? Si hubiera decidido perseguir a Wright o a Leuski, eso habría tenido un cierto sentido. Al fin y al cabo, aquellos agentes lo habían perseguido hasta la alambrada. Ella, en cambio, se había dedicado tan sólo a controlar el etilómetro y no había abandonado el tráiler en todo el rato. Así pues, ¿por qué ella? No podía explicárselo.
Si se concentraba mucho, lograba pasar varios minutos sin formularse la pregunta; se negaba a permitir que aquello la pusiera nerviosa. Joder, era una agente de la policía estatal; un soldado de la ley, eso fue lo que le dijeron el día en que se graduó, antes de abandonar la academia. Un soldado. Y a los soldados no les entra el pánico sólo porque alguien intente asustarlos un poco. Se lo repitió tantas veces que al final empezó a creérselo.
Empezó a revisar informes y órdenes de busca y captura para pasar el tiempo, una actividad casi igual de aburrida que ver a los fumadores entrar y salir. Arkeley pasó a recogerla a las tres en punto, cuando Caxton estaba ya planteándose si debía fichar y marcharse a casa.
—Llevo todo el día esperándolo —le dijo en cuanto lo vio cruzar la puerta trasera.
—Pues yo llevo todo el día intentando conseguir órdenes judiciales y de registro; me pregunto quién de los dos se habrá divertido más.
—Deje de hablarme como si fuera una niña —protestó Caxton.
Arkeley le dedicó una sonrisa aún más intensa.
A continuación la acompañó a la oficina del comisionado, situada en una esquina de la última planta del edificio. Tenía dos paredes de cristal y en las otras dos había varias astas de venado y una enorme cabeza de ciervo de doce puntas. Justo detrás de la mesa del escritorio había un estante con varias escopetas antiguas para cazar aves, como si el comisionado quisiera poder pegarle un tiro a cualquiera que le llevara malas noticias. Y Arkeley habría sido un buen candidato. Después de que Caxton terminara de dar el parte y tras una frase introductoria de Arkeley, el comisionado le dedicó al agente federal una mirada llena de odio:
—Todo esto no me gusta nada, aunque supongo que ya se lo habrá imaginado. Se trata del homicidio múltiple más horrendo desde hace décadas y ustedes van y nos lo quitan de las manos. Yo creía que los Marshals se dedicaban a custodiar los juzgados —dijo reclinándose en su butaca. Estaba calvo de la coronilla, pero la calvicie aún no le había llegado a la frente. El botón inferior del uniforme le apretaba y le oprimía la barriga. Con todo, el comisionado llevaba sendas insignias de coronel en los hombros, por lo que Caxton se mantuvo firme mientras éste hablaba.
Arkeley se sentó en su silla como si su anatomía no estuviera concedida para aquella postura, como si su columna vertebral no se doblara como es debido.
—También capturamos a la mayoría de fugitivos federales —replicó Arkeley.
—Agente, ¿qué opinión le merece este mierdecilla? —le preguntó el comisionado a Caxton sin ni siquiera mirarla—. ¿Cree que debería echarlo de la ciudad?
Caxton estaba bastante segura de que se trataba de una pregunta retórica, pero respondió de todos modos:
—Señor, es el único estadounidense vivo que ha logrado cazar a un vampiro, señor —dijo.
Permaneció en posición de firmes y con la vista fija en el ala de su sombrero, tal como le habían enseñado. El comisionado suspiró.
—Podría bloquear todo este asunto —dijo señalando los papeles que se amontonaban encima de la mesa. La mayoría de ellos estaban firmados por el vicegobernador—. Podría congelar el caso y exigir copias por triplicado. Podría paralizar la investigación para que al final fueran mis chicos quienes se encargaran del vampiro.
—En cuyo caso, joven, un buen número de personas morirían de la forma más horrible —dijo Arkeley sin un atisbo de sonrisa en los labios—. Se trata de un proceso cíclico. Al principio los vampiros se esconden entre nosotros; actúan con disimulo y entierran a sus víctimas para que nadie las encuentre. Pero con el tiempo, su apetito de sangre crece y necesitan cada vez más y más sangre para mantener su no vida. Pronto se olvidan de por qué en su día actuaban con discreción y entonces empiezan a matar a lo grande, sin el más mínimo escrúpulo moral ni compasión. Hasta que no cacemos a ese vampiro, el número de víctimas no hará más que crecer.
—¿Y por qué le pone tanto este asunto? —preguntó el comisionado—. Está dispuesto a granjearse enemigos tan sólo para meter sus narices en todo esto.
—Si lo que me está preguntando es por qué he decidido aceptar el caso, tengo mis razones, pero no pienso compartirlas con usted. —Arkeley se levantó y recogió los papeles de encima de la mesa—. Y ahora, si ha terminado ya de mearse en mis zapatos, necesito una serie de cosas. Tengo que hablar con el equipo de emergencias. Necesito un vehículo, preferiblemente un coche patrulla. Y necesito a un enlace, alguien que pueda coordinar las operaciones entre los diversos cuerpos de la policía local. Un compañero, por así decirlo.
—Bueno, veamos —dijo el comisionado, que se inclinó hacia delante y pulsó varias teclas del ordenador—. Tengo varios agentes que le pueden interesar, verdaderos genios de la unidad de investigación criminal. Son vaqueros que se criaron en las montañas y aprendieron a disparar antes de empezar a tocarse. Tengo seis nombres para empezar…
—No —dijo Arkeley. La temperatura en la sala cayó de pronto cinco grados, o por lo menos eso pensó Caxton—. No me ha entendido. No le he pedido que me asignara a alguien. Ya he elegido quién va a ser mi enlace: va a ser ella.
Caxton seguía con la vista fija en el ala del sombrero y no vio hacia dónde señalaba Arkeley. Tardó un rato aún en darse cuenta de que quería que ella fuera quien lo acompañara.
—Disculpe, señor, pero yo soy tan sólo una agente de tráfico —dijo al fin, cuando los latidos de su corazón dejaron de retumbarle en los oídos—. De la unidad de autopistas —puntualizó—. Tengo la sensación de no ser la más apropiada para lo que necesita.
Por una vez al menos pareció que Arkeley estaba dispuesto a explica su decisión.
—Acaba de decir usted que soy el único estadounidense vivo que ha logrado cazar a un vampiro. Eso quiere decir que ha leído algo sobre mí —explicó.
Había leído todo lo que había podido encontrar sobre él mientras lo esperaba. Tampoco había tanto material.
—He leído su informe sobre el caso Piter Lares, señor.
—Entonces es usted la segunda persona mejor informada de todo el edificio. Comisionado, quiero que la exonere de todas sus obligaciones.
—¿Durante cuánto tiempo? —preguntó el comisionado.
—Hasta que yo no la necesite. Bueno, en cuanto a usted —dijo mirando a Caxton—, sígame y no se separe de mí. Yo ando con un paso bastante ligero y espero que usted pueda seguirlo, pues de otro modo perderá mucho tiempo pidiéndome que aminore la marcha.
Caxton miró al comisionado, pero éste se limitó a encogerse de hombros. Por su expresión, parecía como si quisiera decir: «Es un federal, ¿qué quiere que haga?»
Arkeley la acompañó al campo de tiro del equipo de emergencias, situado detrás del edificio. El equipo de emergencias era la brigada antiterrorista, pero también era la unidad que intervenía si había protestas en la capital. Contaban con el equipo y las tácticas necesarias para realizar detenciones masivas y controlar a las multitudes, y disponían de un presupuesto considerable para armas poco letales. (Caxton sabía que en su día se habían llamado «armas no letales», hasta que mataron accidentalmente a alguien.) Los tipos del equipo de emergencias eran amantes de las armas y unos freaks de los aparatitos. Tenían un campo de tiro para armas experimentales detrás del cuartel donde podían poner a prueba los juguetes antes de utilizarlos. También era el lugar al que iban a pegar cuatro tiros cuando les entraba el mono. Caxton se tapó las orejas y llegaron junto al oficial al cargo del campo de tiro, que estaba disparando lo que parecía un antiguo mosquetón. Los disparos eran tan estridentes que Caxton pensó que debía de estar utilizando pólvora.
Arkeley gritó lo suficiente como para atraer la atención del oficial. Éste se quitó las orejeras y los dos hombres tuvieron una breve conversación. Lo que fuera que Arkeley le hubiera dicho hizo que el agente soltara una carcajada y acto seguido éste desapareció en la caseta de las municiones, de donde salió con una caja llena de balas.
Arkeley colocó trece sobre el mostrador de uno de los boxes de tiro y cuidadosamente, metódicamente, llenó el cargador de su Glock 23. Se trataba de una pistola con más potencia de fuego que la mayoría de revólveres de la policía, aunque no era una Hand Cannon.
—¿Sólo va a cargarla con trece? —preguntó Caxton, mirando por encima del hombro.
—Ésa es la capacidad del cargador —respondió él en tono condescendiente; iba a ser difícil establecer una relación cordial con aquel tipo.
—La mayoría de gente cargaría una extra en la recámara, para disparar más deprisa si es necesario. Yo lo hago —dijo y dio una palmadita sobre la Beretta 92 que tenía en la pistolera.
—Y, dígame, ¿usted cuando conduce deja de abrocharse el cinturón de seguridad para así ganar medio segundo al subir y al bajar del coche?
Caxton frunció el ceño y quiso escupir. Sacó una bala de la caja y la examinó. Se trataba de balas semicamisadas con punta redonda de plomo, exactamente como había esperado; no entendía por qué el oficial se había emocionado tanto. En el cabezal de cada bala había dos cortes perpendiculares que formaban una cruz perfecta. Caxton pensó que a lo mejor acababa de cogerlo en falta.
—Leí su informe y en él decía que las cruces no tienen ningún efecto en los vampiros.
—Por fortuna para mí, en cambio, hacen maravillas en las balas.
Arkeley pegó un grito para despejar la zona de tiro y apuntó a un objetivo situado a treinta metros de distancia, un papel grapado a un tablero contrachapado de diez centímetros de grosor. Caxton se cubrió las orejas y Arkeley disparó una sola bala; el objetivo quedó destruido y el tablero se volatilizó en medio de una nube de astillas de madera.
—La bala se expande y estalla al alcanzar el objetivo —le explicó entonces a Caxton—. Cada fragmento de metralla tiene una trayectoria y una velocidad propias. De hecho, es como si cada bala fuera una pequeña granada de fragmentación.
A pesar de lo mucho que lo odiaba, la agente no pudo evitar soltar un leve silbido. «De modo que con esto es con lo que se les dispara a los vampiros», pensó. Entonces le pidió al oficial que le sacara una caja de balas dum−dum de 9mm para ella.
—Ningún problema —dijo en voz lo bastante baja como para poder ser considerada un susurro—, pero no serán parabellum. Las balas dum−dum van contra la Convención de la Haya.
—No se lo diré a nadie —respondió Arkeley—. Déselas.

Fin del Capítulo

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Annabel Lee

avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Transcriptora
Mensajes : 200
Rango : 92
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Localización : Delante del ordenador...

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Miér Jun 09, 2010 5:20 pm

¡Gracias Gemma!!!! [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Miér Jun 09, 2010 5:21 pm

Ranguitos. Por cierto, ya hice lo del link del 48 de sangre y hielo.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Miér Jun 09, 2010 5:23 pm

Annabel Lee escribió:
¡Gracias Gemma!!!! [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

¡¡¡Qué gracias ni que nada!!! Dale un rango, que no te cuesta dinero... TACAÑA.
En el mensaje del capítulo, en la esquina superior derecha verás un + y un -. Pincha en el +.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Annabel Lee

avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Transcriptora
Mensajes : 200
Rango : 92
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Localización : Delante del ordenador...

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Miér Jun 09, 2010 5:53 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Pufff esto de no nacer enseñada...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Miér Jun 09, 2010 5:56 pm

uy! gracias, tibari!!!! [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Miér Jun 09, 2010 6:07 pm

De nada, para eso estamos.
Realmente lo he hecho para que así ya sepa cómo ponérmelos a mí... [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Miér Jun 09, 2010 6:15 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] jajajaja sí, hay que enseñarlas XD

me refería a lo del link ¬¬

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Miér Jun 09, 2010 6:35 pm

Gemma escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] jajajaja sí, hay que enseñarlas XD

me refería a lo del link ¬¬

Ah, ok. Pues también de nada. [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]







[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Virtxu
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Traductora *Diseñadora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Aries Mensajes : 348
Rango : 54
Edad : 29
Fecha de inscripción : 09/02/2010
Localización : España

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Jue Jun 10, 2010 2:11 am

Chicas mañana subo el capi 7!!!

q ya es tardisimo y me voy a dormir!! =)


y GRACIAS POR TODOS LOS CAPIS!!!

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Jue Jun 10, 2010 3:47 am

okas vir
ntp
besos
que duermas bien

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Virtxu
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Traductora *Diseñadora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Aries Mensajes : 348
Rango : 54
Edad : 29
Fecha de inscripción : 09/02/2010
Localización : España

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Vie Jun 11, 2010 1:17 am

CAPITULO 7


Transcrito por Virtxu




—Por ahí, el siguiente a la derecha —dijo Arkeley mientras señalaba con el dedo golpeando el parabrisas.

Se recostó de nuevo en el asiento del pasajero, donde parecía estar más cómodo que en la silla de la oficina del comisionado. << Tal vez había pasado más horas sentado en un coche que en una oficina >>, pensó Caxton. Sí, posiblemente se trataba de eso.

Caxton giró el volante y su coche patrulla camuflado pasó junto a un soto de ailantos que se mecían y se reflejaban en el capó. Se estaba poniendo el sol, pronto iba a anochecer. Según el mapa, se encontraban en el centro del municipio de Arabella Furnace, cuyo nombre procedía de un alto horno donde en su día había trabajado toda la población del lugar. De la fundición no se conservaba nada, salvo unos cimientos de planta cuadrada de ladrillos antiguos, la mayoría de ellos reducidos a polvo. Había un museo, y Caxton se hizo toda una experta en la historia de los altos hornos mientras Arkeley realizaba una parada técnica.

Aparte de indicarle el camino con gruñidos, Arkeley no tenía mucho que decir. Caxton había intentado hablar con él acerca del rostro desollado que se le había aparecido en la ventana la noche anterior. Lo pintó como si no la hubiera asustado, aunque en realidad aún le producía escalofríos, sobre todo a medida que veía menguar la luz del día por el retrovisor. Caxton insistió en que aquello formaba parte del caso y Arkeley accedió a regañadientes a su sugerencia de que debía de estar al corriente de lo ocurrido. Pero cuando Caxton terminó de relatarlo, Arkeley no añadió ni un solo comentario.

—¿Qué cree que significa? —preguntó Caxton—. ¿Qué hacía allí?

—Parece que el siervo quería asustarla —respondió—. Si hubiera querido hacerle daño o matarla probablemente ya lo habría hecho.

Ante los intentos por parte de Caxton de sacarle más información, Arkeley se limitó a encogerse de hombros o, aún peor, a ignorarla.

—¡Joder! —gritó finalmente Caxton al tiempo que daba un frenazo y sus cuerpos tiraban de los cinturones—.¿Un bicho raro con el rostro despellejado me persigue hasta mi casa y a usted sólo se le ocurre decirme que puedo que sólo quisiera asustarme? ¿Cómo puede tomárselo tan a la ligera? ¿Es que esto le sucede a menudo?

—Hubo un tiempo en que sí —respondió.

—¿Y ahora ya no? ¿Qué hizo? ¿Cómo logro detenerlo?

—Maté a un puñado de vampiros. ¿Podemos continuar, por favor? No disponemos de mucho tiempo antes de los cuerpos empiecen a aparecer a montones.

Caxton estuvo estudiando a Arkeley durante todo el trayecto. Quería, por una vez, desenfundar más rápido que él, demostrarle que no era una niña. Hasta entonces no lo había logrado.

—Usted es de Virginia Occidental —aventuró. No se le ocurrió nada mejor—. Por la forma que tiene de arrastrar las palabras.

Además había leído que su investigación sobre el caso Lares se había iniciado en Wheeling, pero ese detalle se lo calló.

—De Carolina del Norte, en origen —contestó él—. Gire a la izquierda.

Algo crispada, se incorporó a la carretera que le había indicado Arkeley. Parecía un sendero y se apreciaba que había estado pavimentado con adoquines que, con el tiempo, se habían convertido en pedruscos irregulares que podían reventarle un neumático si conducía demasiado rápido. El camino serpenteaba por entre dos soTos de árboles susurrantes, y estaba cubierto de hojas caídas de freno y arce. Uno tenía la sensación de que aquella carretera lo conducía al pasado. Aunque tal vez no, pues la carretera nunca llegaba a estar cortada. Era como si alguien hubiera intentando que pareciera una carretera prohibida, sin llegar nunca a impedir el acceso.

—No hay ningún aparcamiento, no lo ha habido desde hace más de cincuenta años. Siga hasta el campo de césped principal y aparque en algún lugar donde no moleste —le ordenó Arkeley.

¿El campo de césped principal? Al alcance de su vista sólo había una arboleda cada vez más espesa, el bosque sombrío y denso al que el Estado de Pensilvania debía el nombre desde había varios siglos. En algunos puntos los árboles alcanzaban los veinte metros de altura, en otros incluso más. Caxton encendió los faros y entonces vio el campo de césped.

Esperaba encontrarse con un césped bien cuidado, pero aquello era más bien un campo en barbecho lleno de maleza. Aun así logró distinguir un murete de piedra e incluso, más allá, una fuente sin agua cubierta de algas verdes y negras. Caxton detuvo el coche y ambos se apearon. Una vez apagaron los faros, la oscuridad se cernió sobre ellos como si de una densa niebla se tratara. De repente Arkeley emprendió la marcha hacia la fuente y Caxton lo siguió; fue entonces cuando distinguió el lugar al que se dirigían, que se hacía visible a la luz de las estrellas. Una gran mole de estilo victoriano, una montaña de ladrillos con un tejado a dos aguas, y varias alas que se extendían a partir de la estructura principal. Junto al edificio había un invernadero en el que no quedaba ni un solo cristal entero, un esquelético armazón de hierro engalanado con enredaderas. El ala del extremo opuesto se había derrumbado y estaba parcialmente quemada. Tal vez la había alcanzado un rayo. Sobre la puerta principal, un bajorrelieve de hormigón indicaba el nombre del lugar:

HOSPITAL ESTATAL
ARABELLA FURNACE






—Deje que lo adivine —dijo Caxton—, me ha traído a un manicomio abandonado.

—No podía andar más desencaminada —contestó Arkeley.

Esta vez su sonrisa era distinta. Parecía casi nostálgica, como si en el fondo quisiera que se tratara realmente de un manicomio. Llegaron a la fuente y Arkeley apoyó la mano en la piedra agrietada. Ambos alzaron la vista para contemplar la estatua de una mujer que vertía el contenido de un cántaro que tenía apoyado en la cadera. Hacía ya muchos años que el cántaro se había secado y Caxton se fijó en que el interior, donde había habido los surtidores de agua, estaba oxidado. El brazo libre de la estatua era dos veces mayor que una extremidad humana y estaba extendido hacia ellos en un gesto de bendición o de bienvenida. La expresión del rostro se había erosionado por completo y era ya irreconocible. La lluvia ácida, el paso del tiempo y tal vez el vandalismo le habían borrado la expresión facial hasta el punto de que la cabeza era tan sólo una máscara tosca de piedra plana.

—Esto no era un manicomio, era un sanatorio —aclaró Arkeley—. Aquí traían a los enfermos de tuberculosis para que reposaran y sanaran.

—¿Y funcionaba? —preguntó Caxton.

Él le dijo que no con la cabeza.

—Tres de cada cuatro pacientes murieron durante el primer año. El resto siguieron aquí durante años y años. Las autoridades sanitarias querían quitarles de en medio para que no contagiaran a nadie. La cura consistía en aire fresco y tareas manuales para pagarse el sustento. Con todo, los pacientes recibían tres comidas al día y todos los cigarrillos que quisieran.

—¿Lo dice en serio? ¿Daban cigarrillos a enfermos que padecían una dolencia respiratoria?

—Fueron las tabacaleras quienes construyeron este lugar y muchos más sanatorios como éste por todo el país. Probablemente sospecharan que existía una relación directa entre el tabaco y la tuberculosis; el tabaco provoca tos y la tisis también. ¿Quién sabe? Tal vez lo hicieron por compasión hacia los infectados.

Caxton se quedó mirándolo.

—No pensaba que esta noche fuera a recibir una lección de historia —le espetó, pero él no respondió—. Me dijo que no podía andar más desencaminada. ¿En qué más me equivocaba?

—Arabella Furnace permaneció cerrado durante los años cincuenta, pero no está abandonado. Aún cuenta con pacientes. Bueno, en realidad sólo queda uno.

Como de costumbre, Caxton no recibió más información. Se preguntó que clase de hospital se mantendría abierto para un único paciente.

Entraron en el edificio por la puerta principal, donde había un vigilante vestido con un uniforme azul marino; tenía un rifle M4 colgado del respaldo de su silla. Llevaba las insignias de un funcionario federal de prisiones. Se le veía aburrido. Pareció reconocer a Arkeley, pero no hizo ningún gesto para saludarlo.

—Nunca había oído hablar de este lugar —dijo Caxton.

—No se promocionan.

Cruzaron el vestíbulo principal, en cuyos rincones había unas escaleritas de caracol que conducían al piso superior y al inferior. En los puntos cardinales había cuatro inmensas salas abovedadas. Por todas partes había arcos que primero habían sido cegados con ladrillos y en los que posteriormente se habían abierto unas estrechas puertas con unas recargadas manijas. En la sala había una gran cantidad de cables eléctricos y de Ethernet hechos un lío, algunos pegados a la pared y otros que colgaban del techo sujetados por ganchos metálicos.

Caxton tocó la oscura piedra de la pared y sintió el frío glacial en toda su intensidad. La mano de Caxton pasó junto al lugar donde alguien había grabado sus iniciales, un complicadísimo acrónimo de una época en que los nombres obedecían a unas costumbres muy estrictas: G.F.X.McC., 1912.

Pero Arkeley no permitía que la agente se impregnara del ambiente; andaba con brío, el crujir de sus pasos retumbaba en el techo, y Caxton oía el eco a sus espaldas mientras se apresuraba para no quedarse atrás. Cruzaron el umbral de una puerta de acero y Caxton se fijó en el lugar en que la pintura se había borrado por el tacto de incontables manos a lo largo de los años. Cruzaron un pasillo blanco con paredes de yeso, al que daban otra decena de puertas, todas ellas adornadas con telarañas. En el otro extremo, una cortina de plástico colgaba de un marco sin puerta. Arkeley la apartó y le cedió el paso a Caxton, un gesto extrañamente conciliador, y ésta cruzó el umbral. La sala contigua estaba bañada en un fulgor azul oscuro que provenía de una enorme lámpara instalada en el techo. Las bombillas estaban pintadas de modo que lo que era de color rojo parecía negro. En el interior de la sala había objetos muy variados y un tanto sorprendentes. Había hileras e hileras de estantes con instrumental médico obsoleto y armarios de acero esmaltado con tiradores de baquelita que en su día debían de haber formado parte del material del hospital. Había ordenadores portátiles y lo que parecía un equipo de IRM en miniatura. En el centro de la sala había un ataúd de madera astillada con asas de latón y un profundo hueco en el interior tapizado. Había cámaras, micrófonos y otros sensores que Caxton no supo identificar, suspendidos encima del ataúd y sujetados por gruesos cables rizados, que permitían un seguimiento constante y exhaustivo del contenido del mismo.

Junto a la entrada había una caja de empalmes con un único interruptor en la parte delantera. Arkeley lo pulsó y sonó un timbre en las profundidades del sanatorio.

—Ha leído mi informe y ya sabe que les prendí fuego a todos los vampiros que iban en aquel barco en Pittsburgh.

Caxton asintió con la cabeza. Se imaginaba perfectamente lo que vendría a continuación.

—También se acordará de que Lares sólo tuvo suficiente sangre para reavivar a tres de sus antepasados. El cuarto se quedó sin alimento. Por raro que parezca, los que habían regenerado la piel y la carne ardieron sin problema. Sin embargo, el cuarto tan sólo se chamuscó un poco y sobrevivió al incendio.

—Pero ¡no hay vampiros en Estados Unidos, están extinguidos! —replicó Caxton.

—No los hay en libertad —la corrigió Arkeley.

En el otro extremo de la sala se levantó una berrera de plástico y entró alguien empujando una silla de ruedas. El hombre que conducía la silla llevaba una bata blanca de laboratorio con las mangas arremangadas hasta los codos. Era algo flaco, pero por lo demás no presentaba ningún otro rasgo distintivo. En realidad, lo más normal era que resultara anodino en comparación con la paciente que tenía a su cargo. La mujer que iba en la silla de ruedas vestía un vestido malva hecho jirones, apolillado y desgastado por el uso. Era poco más que un conjunto de huesos envueltos por una piel pálida y translúcida, tan fina como el papel de seda.

Estaba calva, y tan sólo tenía unas cuantas pestañas largas y finas. Tenía la piel desgarrada y desprendida de los huesos del cráneo, en algunos puntos había desaparecido por completo y dejaba a la vista brillantes parcelas de hueso. Tenía un solo ojo hinchado y bajo la luz de su iris era incoloro. Tenía las orejas alargadas, triangulares y acribilladas de llagas. Tenía la boca desencajada, o tal vez deformada. A través del labio se veían trozos irregulares de hueso translúcido. La mujer tenía cientos de dientes, y no estaban rotos. Al contrario, estaban muy afilados. Aquella imagen le recordó lo que había leído en el informe de Arkeley. Aquélla era una de las criaturas que había en la bodega del barco al que el agente federal había prendido fuego: una vampira, una vampira decrépita y sedienta de sangre. Nunca había visto algo tan horrible, ni siquiera el siervo sin rostro que se había quedado mirándola desde el otro lado de la ventana la noche anterior presentaba un aspecto tan grotesco.

—Hola, agente. Llega usted puntual, es casi la hora de comer en el zoo —dijo el hombre de la bata blanca, y acto seguido se les acercó con la silla de ruedas más de lo que a Caxton le hubiera gustado.

La vampira no le transmitía nada, ninguna sensación de humanidad, tan sólo frío. Era como estar frente al congelador de un supermercado en un caluroso día de verano. El frío era palpable, real y completamente antinatural.

—Agente especial —lo corrigió Arkeley.

—¿La hora de comer? —preguntó Caxton, consternada.

A la vampira se le iluminó el ojo de forma perceptible.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Vie Jun 11, 2010 1:19 am

gracias!!! ranguitos!!

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Vie Jun 11, 2010 1:20 am

ya casi me toca subir jejjejeje

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Virtxu
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Traductora *Diseñadora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Aries Mensajes : 348
Rango : 54
Edad : 29
Fecha de inscripción : 09/02/2010
Localización : España

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Vie Jun 11, 2010 1:21 am

De nada!!! q rapidas!
si lo acabo de subir!!^^

mañana intentaré subir el 8 sino el sabado fijo!
esq me paso el dia en la biblioteca y asi no adelanto
nada!!jajaja

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Vie Jun 11, 2010 1:22 am

okis^^

no ves que estamos al loro jajajaja voy acelerada XD

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Vie Jun 11, 2010 1:23 am

:jiji:

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Virtxu
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Traductora *Diseñadora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Aries Mensajes : 348
Rango : 54
Edad : 29
Fecha de inscripción : 09/02/2010
Localización : España

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Vie Jun 11, 2010 1:28 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


me encanta este muñecajo [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

mirale q chulo ahi poniendose las gafas!
ole, ole!jajajja

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   Vie Jun 11, 2010 1:30 am

jajaja a que si!! me entretuve y puse nuevos ^^

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: 13 Balas (David Wellington)   

Volver arriba Ir abajo
 
13 Balas (David Wellington)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 16.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 9 ... 16  Siguiente
 Temas similares
-
» HENRY DAVID THOREAU
» LA PUERTA OSCURA 3: REQUIEM, David Lozano
» Feluses marroquís (estrella de David, siglo XIX)
» LA DELICADEZA, David Foenkinos
» EL ATLAS DE LAS NUBES, de David Mitchell

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Black and Blood :: Proyectos del Foro :: Proyectos Terminados-
Cambiar a: