Black and Blood


 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Feliz Año 2015!!!
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» LAS COTORRAS MÁS LOCAS DE LAS COTORRAS VIP.
Miér Feb 01, 2017 6:33 pm por rossmary

» saga Riley Jenson
Jue Ene 14, 2016 10:02 am por Vampi

» Kissing sin - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:31 pm por Vampi

» Lista de libros con links de capítulos
Mar Ene 12, 2016 1:25 pm por Vampi

» Tempting Evil - Saga Riley Jenson 3 - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:22 pm por Vampi

» Saga Tempting Evil, Riley Jenson Guardian, #3
Vie Ene 17, 2014 8:03 pm por rossmary

» Anuncia Tu Blog!
Jue Ene 16, 2014 10:10 pm por rossmary

Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada

Comparte | 
 

 Full Moon Rising - Keri Arthur

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3 ... 13 ... 26  Siguiente
AutorMensaje
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Jun 02, 2010 4:37 pm

Primer libro de la Saga Riley Jenson

1 - Full Moon Rising

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


sinopsis traducida por Gemma


Un híbrido raro entre vampiro y hombre lobo, Riley Jenson y su hermano gemelo, Rhoan, trabajan para la Dirección de Otras Razas de Melbourne, una organización creada para vigilar a las razas sobrenaturales - y proteger a los humanos de su depredación. Mientras que Rhoan es un guardian eminente, asesino a. k. a., Riley es una empleada de oficina - hasta que su hermano desaparece en una de sus misiones. El momento no podría haber sido peor. Más hombre lobo que vampiro, Riley es vulnerable al calor de la luna,una semana antes de la
luna llena, cuando su necesidad de aparearse se convierte en algo totalmente absorbente.

Afortunadamente, Riley tiene dos compañeros dispuestos a satisfacer todas sus necesidades. Pero tendrá que controlar sus impulsos si tiene que encontrar a su hermano... Más fácil decirlo que hacerlo, como los pulsos de la ciudad con el deseo frenético, y Riley se enfrenta a un poderoso - y deliciosamente desnudo -vampiro que eleva su temperatura como nunca antes.

En materia carnal, había encontrado a su pareja. Pero en materia criminal, debe seguir sus instintos, no sólo para encontrar a su hermano, sino para detener una cosecha impía. De alguien que está haciendo unas clonacionessospechosas en un intento de producir al guerrero supremo - mediante elgenoma de los no-humanos como Rhoan. Ahora Riley sabe como de peligrosoes el mundo para los de su raza - y cuanto la necesita.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Jun 02, 2010 5:49 pm

CAPITULO 1

Traducido por Gemma
Corregido por Tibari

La noche estaba tranquila.
Casi demasiado tranquila.
Aunque era después de medianoche, era un viernes, y las noches de los viernes eran usualmente de fiesta… al menos para los que estamos solteros y no trabajan en el turno de noche. Esta sección de Melbourne no era precisamente agitada, pero poseía un club nocturno que atendía tanto a humanos como no humanos. Y si bien no era un club que frecuentaba a menudo, me gustaba la música que ponían. Me gustaba ir bailando a lo largo de la calle hacia él al igual que cuando iba a casa.
Pero esta noche no había música. Ni risas. Ni, incluso, borrachos de juerga. El único sonido que había en el susurrante viento era el ruido del tren saliendo de la estación y el ruido del tráfico de la autopista cercana.
Por supuesto, el club era un conocido refugio para traficantes y sus presas, y como tal era allanado regularmente y cerrado por la policía. Tal vez lo hubiesen golpeado de nuevo.
Entonces, ¿por qué no había ningún movimiento en la calle? ¿O fiesteros descontentos yendo a otros clubes en otras áreas?
¿Y por qué el viento tenía fragancia a sangre?
Enganché mi bolso en una posición más cómoda en el hombro, luego di un paso a la medio iluminada plataforma de la estación y subí corriendo las escaleras que conducen a Sunshine Avenue. Las luces que había cerca de la salida de la plataforma estaban apagadas y las sombras se cerraron en el momento en que salí a la calle.
Normalmente, la oscuridad no me preocupa. Después de todo, soy una criatura de la luna y de la noche, y acostumbrada a recorrer las calles a horas impías. Esa noche, aunque la luna estaba cerca de la plenitud, su plateada luz no perforaba la gruesa capa de nubes. Pero su poder brillaba a través de mis venas… un calor que sólo empeoraría en las siguientes noches.
Sin embargo, no fue la cercanía de la luna llena lo que me había puesto nerviosa. Tampoco la falta de vida proveniente de los clubes, normalmente ruidosos. Era otra cosa, algo a lo que no podía poner el dedo encima. La noche se sentía mal, y yo no tenía ni idea de por qué.
Pero era algo que no podía ignorar.
Me aparté de la calle que conducía al apartamento que compartía con mi hermano gemelo y me dirigí al club. Tal vez me estaba imaginando el olor a sangre, o lo incorrecto de la noche. Tal vez el silencio del club no tenía nada que ver con la sensación. Pero una cosa era segura… tenía que averiguarlo. De lo contrario, no iba a poder dormir.
Por supuesto, la curiosidad no sólo mataba gatos, a veces también se llevaba a hombres lobo curiosos. O, en mi caso, medio lobo. Y mi olfato para los problemas me había causado a lo largo de los años más dolor del que me gustaría recordar. En general, mi hermano había estado a mi lado, ya fuera luchando conmigo o sacándome del peligro. Pero Rhoan no estaba en casa, y no se le podía contactar. Trabajaba como guardián para la Dirección de Otras Razas… un organismo del Gobierno asentado en algún lugar entre la policía y los militares. La mayoría de los seres humanos pensaban que la Dirección era poco más que una fuerza policial especializada en la captura de criminales no humanos, y en algunos aspectos, tenían razón. Pero la Dirección, tanto en Australia como en el extranjero, también investigaba todas las cosas no humanas, y sus guardianes no sólo capturaban, tenían el poder de ser juez, jurado y verdugo.
Yo también trabajaba para la Dirección, pero no como guardiana. Estaba muy lejos de ser lo suficientemente despiadada como para unirme a sus filas, a no ser que fuera como un burro de carga general... Sin embargo, como a la mayoría de la gente que trabajaba para la Dirección, en cualquier calidad, me habían puesto a prueba. Y yo estuve muy, muy feliz de haber fallado… especialmente teniendo en cuenta que el ochenta por ciento del trabajo de un guardián envolvía asesinatos. Podría ser mitad lobo, pero no era una asesina. Rhoan era el único en nuestra pequeña familia que había heredado esos particulares instintos. Si tuviese un talento que pudiese reclamar, sería el de buscador de problemas.
Que es, sin duda, lo que iba a encontrar por meter las narices donde no debía. Pero, ¿voy a dejar que me detenga la idea de que pueda tener problemas? Ni aunque nieve en el infierno.
Sonriendo ligeramente, metí las manos en los bolsillos de mi abrigo y apresuré el paso. Mis tacones de diez centímetros sonaban contra el asfalto, y el sonido hacía eco a lo largo de la silenciosa calle. Un claro indicativo si hubiera problemas en un futuro. Di un paso hacia la franja de hierba medio muerta que separaba la carretera de la acera y traté de que los tacones no tocaran el suelo mientras seguía adelante.
La calle se curvaba hacia la izquierda, y las casas que se alineaban a ambos lados de la carretera dieron paso a fábricas y almacenes. La discoteca de Vinnie estaba situada a mitad de la calle, e incluso desde la distancia, era obvio que estaba cerrada. Los parpadeantes signos llamativos rojos y verdes estaban apagados, y no habían clientes bloqueando la parte de enfrente del edificio.
Pero el olor a sangre y la sensación de maldad eran más fuertes que nunca.
Me detuve cerca del tronco de un árbol de caucho y elevé la nariz, degustando la ligera brisa, buscando olores que pudieran darme una pista sobre lo que estaba pasando delante.
Por debajo de la riqueza de la sangre venían otros tres olores… excrementos, sudor y miedo. Para que estos dos últimos fueran tan evidentes a esta distancia, algo importante tenía que estar pasando.
Me mordí el labio y medio consideré llamar a la Dirección. No era una tonta no totalmente, de todas formas y todo lo que estuviera pasando en el club, olía a algo grande. Pero, ¿de qué podía informar? ¿De que olor a sangre y mierda rodaba por el aire? ¿De que una discoteca que solía estar abierta los viernes por la noche, estaba cerrada? No eran propensos a enviar a las tropas por eso. Necesitaba estar más cerca, ver lo que realmente estaba sucediendo.
Pero cuanto más cerca estaba, la incomodidad más se revolvía en mi estómago… y más convencida estaba de que algo iba muy mal dentro del club. Me detuve en la oscura puerta de un almacén, casi enfrente de Vinnie, y estudié el edificio. Ninguna luz brillaba dentro, y no había ventanas rotas. Las puertas de metal delanteras estaban cerradas, y espesas rejillas protegían las ventanas pintadas de negro. La puerta lateral estaba cerrada con candado. Para todos los efectos, el edificio parecía seguro. Vacío.
Sin embargo, algo había dentro. Algo que andaba más tranquilo que un gato. Algo que olía a muerte. O mejor dicho, a no-muerto.
Un vampiro.
Y si el espeso olor a sangre y sudorosa humanidad acompañaba a su enfermizo olor, significaba que no estaba solo. Eso podía informarlo. Levanté mi bolso para poder coger mi móvil, pero en ese momento, aumentó la consciencia, picando como fuego a través de mi piel. Ya no estaba sola en la calle. Y el nocivo olor de piel sin lavar que siguió a la toma de consciencia, me dijo exactamente quién era.
Me volví, mi mirada localizando la oscuridad que llenaba la mitad de la calle.
—Sé que estás ahí, Gautier. Muéstrate.
Su risa corrió por la noche, un sonido bajo que me hizo apretar los dientes. Se alejó de las sombras y caminó hacia mí. Gautier era un vampiro larguirucho que odiaba a los hombres lobo, casi tanto como odiaba a los humanos que le pagaban por proteger. Pero era uno de los guardianes más exitosos de la Dirección, y lo que yo había oído es que se dirigía hacia el puesto más alto.
Si llegara, yo me iría. El hombre era un hijo de puta con un capital B.
—¿Y qué haces aquí, Riley Jenson? —Su voz, al igual que su oscuro cabello, era suave y untuosa. Al parecer, había sido un vendedor antes de cambiar. Se veía, incluso en la muerte.
—Vivo cerca de aquí. ¿Cuál es tu excusa?
Su repentina sonrisa reveló unos caninos manchados de sangre. Se había alimentado, y muy recientemente. Mi mirada se dirigió a la discoteca. Seguramente no podría ser ese depravado. Esto estaba fuera de control.
—Soy un guardián —dijo, deteniéndose cerca de una docena de pasos de distancia. Que era aproximadamente una docena de pasos demasiado cerca para mi gusto—. Nos pagan por patrullar las calles, por mantener a la humanidad a salvo.
Me froté la nariz con la mano, y mitad deseando y no por primera vez en los años que he tratado con vampiros que mi sentido del olfato no fuera tan intenso. Hace mucho tiempo abandoné el tratar que se ducharan regularmente. ¿Cómo ha conseguido Rhoan estar con ellos tanto tiempo?, nunca lo he sabido.
—Sólo vas por las calles cuando vas a matar —dije, e indiqué al club—. ¿Te han enviado a investigar allí?
—No. —Me miró aburrido, con sus ojos marrones, y un cosquilleo extraño empezó a zumbar por los bordes de mis pensamientos—. ¿Cómo sabías que estaba allí cuando mi cuerpo estaba rodeado de sombras?
El zumbido se hizo más fuerte, y sonreí. Estaba tratando de bloquear mi mente y forzar una respuesta… algo que los vampiros tenían la tendencia de hacer cuando tenían preguntas que sabían que no contestarías con gusto. Por supuesto, los bloqueos de mente habían sido declarados ilegales hacía varios años en el proyecto de ley de “derechos humanos” que establecía exactamente lo que era, y no era, un comportamiento aceptable para las razas no humanas al tratar con seres humanos. U otros no humanos.
El problema es que las legalidades en general significan agacharte a la muerte.
Pero él no tenía ni la más mínima esperanza de éxito conmigo, gracias al hecho de que yo era algo que no debía ser… la hija de un hombre lobo y un vampiro. Debido a mi herencia mixta, era inmune al tacto controlador de los vampiros. Y esa inmunidad era la única razón por la que estaba trabajando en la sección de enlaces de los guardianes en la Dirección. Él se tendría que haber dado cuenta de eso, aunque no supiera la razón de la inmunidad.
—Odio tener que decir esto, Gautier, pero no tienes exactamente un dulce aroma.
—Estaba a favor del viento.
Maldita sea. Lo estaba.
—Algunos olores son más fuertes que el viento para un lobo —dudé, pero no pude evitar añadir—. ¿Sabes?, puedes ser uno de los muertos vivientes, pero no tienes porqué oler a ellos.
Su mirada se estrechó, y hubo un repentino silencio sobre él que me recordó una serpiente a punto de atacar.
—Harías bien en recordar lo que soy.
—Y tú harías bien en recordar que estoy capacitada para protegerme de tus gustos.
Él soltó un bufido.
—Al igual que todos los enlaces, sobrestimas tus habilidades.
Igual lo hacía, pero desde luego que no iba a admitirlo, porque eso era precisamente lo que él quería. A Gautier no sólo le gusta atacar la mano que le daba de comer, prefería morderla. Mal. Los responsables lo dejaban salirse con la suya porque era un guardián jodidamente bueno.
—Por mucho que me guste estar aquí intercambiando insultos, de verdad quiero saber lo que está pasando en el club.
Su mirada fue hacia Vinnie, y algo dentro de mí se relajó. Pero sólo un poco. Cuando se trataba de Gautier, no había que relajarse mucho.
—Hay un vampiro dentro del club —dijo.
—Eso lo sé.
Su mirada volvió a mí, sus ojos marrones planos y, de alguna manera, mortales.
—¿Cómo lo sabes? Un hombre lobo no tiene conciencia de si se trata de un vampiro o un humano.
Los hombres lobo no podían, pero, yo no era totalmente lobo, y era mi instinto de vampiro el que notaba al vampiro que había en el interior del edificio.
—Estoy empezando a pensar que la población de vampiros debería ser renombrada “los grandes sin lavar”. Él apesta casi tanto como tú.
Su mirada se estrechó de nuevo, y otra vez la sensación de peligro se arremolinaba a mi alrededor.
—Un día, irás demasiado lejos.
Probablemente. Pero con un poco de suerte, sería después de que su arrogancia se esfumara. Moví una mano hacia Vinnie.
—¿Hay personas vivas dentro?
—Sí.
—¿Y vas a hacer algo o no?
Su sonrisa era decididamente desagradable.
—No.
Parpadeé. Esperaba que dijera un montón de cosas, pero, ciertamente, esa no.
—¿Por qué diablos no?
—Porque, esta noche, voy a cazar presas más grandes. —Su mirada me invadió, y se me puso la piel de gallina. No porque fuera sexual Gautier no me quería más de lo que yo lo quería a él−, sino porque era la mirada de un depredador calibrando su siguiente comida.
Su expresión, cuando su mirada se elevó para encontrarse con la mía, era desafiante.
—Si crees que eres tan malditamente buena, ve a ocuparte.
—No soy guardián. No puedo…
—Sí puedes —cortó—, porque eres un guardián enlace. Por ley, puedes intervenir cuando sea necesario.
—Pero…
—Hay cinco personas con vida allí dentro —dijo—. Si quieres que sigan así, ve a rescatarlos. Si no, llama a la Dirección y espera. Con cualquier cosa, yo me quedo fuera de esto.
Con eso, envolvió la noche alrededor de su cuerpo y desapareció de la vista. Mis sentidos, vampiro y hombre lobo, rastrearon su forma oculta mientras estaba corriendo hacia el sur. Realmente se estaba yendo.
Joder.
Mi mirada volvió a Vinnie. No podía oír el latido de los corazones, y no tenía idea de si Gautier estaba diciendo la verdad sobre que había personas vivas dentro. Podría ser en parte vampiro, pero no bebía sangre, y mis sentidos no estaban en sintonía con la vida. Pero podía oler miedo, y seguramente no podría estar oliendo eso si alguien no estuviera vivo en el club.
Incluso si llamara a la Dirección, no llegarían a tiempo a rescatar a esa gente. Tenía que entrar. No tenía elección.
Saqué el móvil del bolso y presioné rápidamente el número de emergencia de la Dirección. Cuando el operador contestó, le di los detalles y le dije lo que estaba pasando. La ayuda estaría aquí en diez minutos, dijo.
Esas personas, probablemente, estarían muertas en diez minutos.
Guardé el móvil y fui a través de la calle. A pesar de que había heredado la capacidad de sombra de los vampiros, no me molesté en usarla. Seguramente, el vampiro sabía que me acercaba. Oiría el rápido latido de mi corazón.
¿Era miedo? Demonios, sí. ¿Qué persona cuerda y normal no tendría miedo cuando está a punto de entrar en un nido de vampiro? Pero el miedo y yo habíamos estado juntos en muchas aventuras. Eso no me había detenido antes, y no lo iba a hacer ahora.
Cuando llegué a la acera, me detuve y estudié las puertas de metal. Aunque el impulso de urgencia empezaba a latir a través de mi cerebro, sabía que era lo único que no debía tener. No si quería salvar vidas.
Las cerraduras de las puertas eran candados simples. Cuando el club estaba cerrado, utilizaban una rejilla similar a las de las ventanas para detener entradas por la fuerza. Lo que significaba que Vinnie, al menos, estaba dentro y, probablemente, algunos de los camareros.
Cerré los ojos y respiré profundamente. Tres olores diferentes venían desde la izquierda. El vampiro y dos más por la derecha.
Dejé escapar el aliento, después me quité los zapatos. Los tacones de diez centímetros pueden estar bien para ir de fiesta, pero eran una mierda para luchar. Al menos, eran mierda en los pies. Los tacones eran armas malditamente buenas, especialmente si estaban hechos de madera, como los míos. No sólo proporcionaban pequeñas estacas mortales a la hora de tratar con vampiros, también estaban a mano para cualquier otro. Pocas personas pensaban que un zapato podría llegar a ser peligroso, pero estos eran peligrosos. Años encontrando problemas en los lugares más inesperados me enseñó una cosa… ten siempre un arma a mano. A veces los dientes de un hombre lobo no son lo suficientemente disuasorios.
Doblé los bajos de los vaqueros para no resbalar con el exceso de tela, luego tiré el bolso a la esquina derecha de la puerta, fuera del camino y de la vista. Después de doblar los dedos, avancé un paso y pateé la puerta. Se sacudió bajo el impacto del golpe, pero no se abrió. Maldiciendo en voz baja, pateé de nuevo. Esta vez salió volando con la fuerza suficiente para hacer añicos la ventana más cercana.
—Dirección de Otras Razas —dije, desde la puerta y escrutando la oscuridad. No podía ver al vampiro oculto en las sombras, pero ciertamente podía olerlo. ¿Por qué la mayoría de los vampiros no se lavaba?—. Sal, o atente a las consecuencias.
No es que fuera un hablar muy legal, pero había estado cerca de guardianes tiempo suficiente para saber que generalmente no se molestaban con legalidades.
—No eres un guardián —dijo una voz suave casi infantil.
Giré los hombros, tratando de aliviar la tensión que apretaba mis músculos. La voz venía de la izquierda, sin embargo, el olor a sucio venía de la derecha. ¿Podría haber dos vampiros? Seguramente Gautier me lo habría dicho… entonces recordé su desagradable sonrisa. El muy cabrón lo sabía perfectamente.
—No he dicho que fuera un guardián. Dije que era de la Dirección. Y el resto de la frase sigue siendo válida.
El vampiro soltó un bufido.
—Oblígame.
Oblígame, no oblíganos. Estaba jugando a que yo no sabía que eran dos.
—Última oportunidad, vampiro.
—Puedo oler tu miedo, pequeño lobo.
Y yo. Podía sentir el temblor del miedo a través de mis venas. Pero el olor de mi miedo no era nada comparado al que provenía de los humanos de la habitación.
Entré en el club.
El aire a mi derecha se movió, y el acre olor a muerte se agudizó. Me dejé caer. Una sombra planeó por encima de mi espalda, su hedor tan malo que casi hacía vomitar. El ruido suave que hizo al apoyarse me dijo dónde estaba, aún cuando su olor era demasiado cercano, demasiado insoportable, no era suficiente para determinar su posición exacta. Hice un giro, y arremetí con un pie descalzo. El golpe dio en la sólida oscuridad y el vampiro gruñó. Una vez más el aire se movió, avisándome. Giré de nuevo, arremetiendo con el tacón a través de la oscuridad. Lo sentí raspar la carne mientras el vampiro aullaba de dolor. Otra vez, no era la voz de un adulto… era más la de un niño.
Alguien se había vuelto más pequeño. Ese pensamiento me enfermaba.
Un movimiento me llamó la atención. El primer vampiro se liberó de las sombras y se puso en pie. Se volvió hacia mí, sus ojos rojos con sed de sangre, sus finas facciones contorsionadas por la rabia. No sólo era joven en términos humanos, también era joven como vampiro. Pero eso no los hacía menos peligrosos. Sólo un poco menos retorcidos.
Corrió hacia mí. Lo esquivé, y le lancé el zapato, dándole en la mandíbula de forma audible. Él aulló y arremetió con el puño cerrado. Me eché hacia atrás, sentí la brisa del fuerte golpe por delante de mi barbilla. El hedor de carne sin lavar me inundó de nuevo. No era el olor del primer vampiro, era del segundo. Y se estaba acercando rápidamente. Agarré un mechón del enmarañado pelo castaño del vampiro y lo lancé hacia el segundo.
Se golpearon con la fuerza suficiente como para hacer vibrar mis dientes, pero no era suficiente como para dejar a alguno de ellos fuera de combate. El primer vampiro de alguna manera se dio la vuelta, su puño dio al lado de mi cara tan fuerte que me levantó del suelo. Golpeé el suelo con un gruñido, los zapatos salieron volando de mis manos. Por un momento, incluso vi estrellas. Entonces el peso de uno de los vampiros golpeó, su cuerpo cubriendo el mío e inmovilizándome contra el suelo. Su hedor inundaba mis sentidos, haciendo difícil respirar mientras que sus caninos se alargaban con la expectativa de una comida.
No de mi cuello.
Me resistí, tratando de quitármelo de encima, pero tenía sus piernas envueltas alrededor de las mías para anclarse. Se echó a reír, y de repente todo lo que podía ver eran dientes ensangrentados, acercándose.
—De ninguna manera, cabrón. —Forcé un brazo entre nosotros. Sus dientes alcanzaron mi muñeca, haciendo un corte profundo, y un dolor incandescente atravesó mi cuerpo. Algunos vampiros hacían la experiencia de tomar sangre placentera, pero estaba claro que éste no lo hizo. Tal vez era demasiado joven.
Fuera cual fuera el motivo, grité.
El otro vampiro se echó a reír, lo que sólo sirvió para alimentar mi enfado. Una fuerza subió por mis miembros, momentáneamente borrando el dolor. Mientras el vampiro chupaba con avidez de mi sangre, llevé mi mano libre a su cabello, agarré un puñado, y tiré su cabeza hacia atrás, sacando sus dientes de mi brazo. Mientras gritó de sorpresa, apreté un puño ensangrentado y le golpeé en la boca tan fuerte como pude. Sangre, huesos y dientes volaron, y su graznido se convirtió en un grito de agonía. Me animé de nuevo y lo lancé por encima de mi cabeza. Aterrizó golpeándose en la espalda, fuertemente contra la barra, y no se levantó.
Uno menos, a por el otro.
Y ése estaba volando, y venía directo hacia mí. Me revolví en posición vertical y conseguí quitarme de su camino. El vampiro giró en el aire, aterrizando como un gato, luego hizo un barrido con una pierna, tratando de alcanzar mis pies para tirarme. Esquivé el golpe, luego di yo uno, y conseguí tirarle al suelo. Aterrizó de culo, pero rápidamente giró y se lanzó hacia delante. Un puño se estrelló contra mi muslo y me tambaleé hacia atrás. El vampiro vino detrás de mí casi instantáneamente, con los dientes brillando en la fría oscuridad.
Le di un golpe en la cabeza, entonces giré y me lancé a por uno de mis zapatos. Mataría al imbécil si le diera en el sitio correcto, pero las posibilidades de que él estuviera en esa posición el tiempo suficiente estaban cerca de cero.
Aún así, no importaba dónde golpeara, una espiga de madera colgando de su pecho no sólo lo ralentizaba, más bien le quemaría la mierda. Nadie estaba realmente seguro de por qué, especialmente dado que los vampiros podían tocar la madera sin ningún problema. Las actuales teorías sugerían que era algún tipo de reacción química entre la sangre del vampiro y la madera… y esa reacción era la razón de que una estaca en el corazón de un vampiro pudiera matarlo. Se desataba una respuesta que daba lugar a la incineración de todos los órganos internos, casi igual que la luz del sol quemaba a los nuevos vampiros que eran tan estúpidos de ir a ella.
Él gruñó con ira y saltó hacia mí. Agarré el zapato, separé el tacón, luego, rodé de debajo de él y di un salto para ponerme en pie. Mientras se daba la vuelta para mirarme, conduje la improvisada arma tan fuerte como pude hacia su pecho.
Él se movió, y perdí el punto justo. No importaba. En ese momento, cualquier punto era bueno. Se detuvo bruscamente y miró hacia abajo con sorpresa a los destellos del fuego que salía de la herida. Fue entonces cuando lo tiré al suelo. Se golpeó contra el suelo y no se movió.
Por un momento, simplemente me quedé ahí, luchando desesperadamente por meter aire en mis pulmones. Cuando pude volver a respirar, el dolor golpeó… una oleada que casi lo consumió todo. Tomé una profunda y estremecedora respiración y llamé al lobo que merodeaba en el interior.
El poder fluyó a través de mí, hormigueando por mis venas, músculos y huesos, nublando mi visión, nublando el dolor. Mis extremidades se redujeron, cambiaron, se reorganizaron, hasta que lo que quedó en pie en el club era lobo y no humano. Mantuve mi forma alternativa durante varios segundos, jadeando suavemente y a la escucha de algún movimiento, después comencé a cambiar a mi forma humana de nuevo.
Las células del cuerpo de un hombre lobo retienen datos de la constitución física, razón por la cual los lobos son tan longevos. En el cambio, las células dañadas se reparaban. Las heridas sanaban. Y generalmente tomaba más de un cambio para curar heridas tan profundas como las que yo tenía en mi brazo, al menos uno bastaba para detener el sangrado y que comenzara el proceso de curación.
Por supuesto, cambiar de forma con la ropa puesta no es que sea muy buena idea… especialmente cuando son tan frágiles como el top de encaje que llevaba puesto. Al menos los vaqueros eran elásticos, y se las arreglaron para sobrevivir al cambio de forma razonable.
Una vez de regreso a la forma humana, anudé los restos de mi top como pude, luego me di la vuelta, buscando en la oscuridad a los humanos que estaban aquí, en algún lugar. Fue entonces cuando empezaron los aplausos. Era un solitario tatuaje que de alguna manera se las arregló para sonar sarcástico.
Sabía que era Gautier sin ni siquiera olerlo.
—Tú, cabrón —dije, mientras me daba la vuelta para mirarlo—. ¿Simplemente te quedaste ahí y miraste?
No había nada agradable en su repentina sonrisa.
—Tienes razón. Te puedes manejar.
—¿Por qué no ayudaste?
Se metió las manos en los bolsillos y se paseó por el club.
Regresé justo a tiempo de verte clavar tu zapato en el pecho del niño. Interesante innovación, por cierto.
Sentía cómo me estaba enfureciendo, mejor aún, agarraría el otro zapato y se lo clavaría en su pecho. Pero, ¿cuál sería el punto? Gautier era lo suficientemente retorcido como para disfrutar de la caricia del fuego en su carne.
—Llamé a la Dirección. ¿Es por eso que estás aquí?
Él asintió y se puso en cuclillas al lado del vampiro que le había clavado el zapato.
—No todos los días la dirección recibe una llamada de emergencia de un enlace. Jack avisó a cualquier guardián que estuviese cerca de la zona. —Miró hacia arriba—. Imagina la suerte, yo estando tan cerca.
Imagina, pensé con amargura, y giré sobre mis desnudos talones, caminando hacia la esquina donde estaba Vinnie, y una mujer que presumí que era una camarera, yaciendo. El gran hombre tenía tajos a través de sus brazos, pecho y en una mejilla, pero no eran profundos. Su pierna estaba torcida en un ángulo extraño, e incluso en la penumbra, podía ver el blanco del hueso de la espinilla. Se las había arreglado para hacerse un torniquete en el muslo, pero aún así, había perdido mucha sangre. Me preguntaba por qué los bebés vampiro no la habían chupado.
La mujer no había tenido tanta suerte. Su camisa había sido desgarrada y sus pechos punzados profundamente. Los vampiros se habían amamantado de ella como los niños lo harían de una madre, y por el aspecto que tenía, la habían dejado seca.
Me acuclillé al lado de Vinnie. Su mirada, cuando se encontró con la mía, era distante, sorprendida.
—Me siguieron dentro en cuanto abrí. Ni siquiera los vi.
Puse mi mano sobre la suya. Su piel estaba fría. Húmeda.
—He llamado a una ambulancia. No tardarán.
—¿Doreen? ¿Ella está bien? Dios, ¿qué le han hecho…?
Eché un vistazo a la muerta Doreen. Vi el eco del terror en sus ojos azules sin vida. Qué manera tan malditamente terrible de pasar tus últimos momentos de vida.
Mi estómago se revolvió. Tragué la bilis y apreté la mano de Vinnie.
—Estoy segura de que ella va a estar bien.
—¿Qué hay de los otros?
Dudé.
—Si voy a ver, ¿estarás bien?
Él asintió.
—Doreen y yo, simplemente esperamos aquí.
—No tardaré. —Mientras me levantaba, se oyó un fuerte chasquido de hueso. Gautier, terminando lo que yo había empezado.
No es que rompiendo el cuello a los vampiros en realidad los mataras, pero sin duda los dejabas incapacitados por un tiempo. Lo suficiente para atravesar su negro corazón con una estaca, al menos. A pesar de que Gautier en realidad no tenía que dejar fuera de combate a ningún vampiro mientras utilizaba la estaca… simplemente lo disfrutó. Gozó viendo el miedo reunirse en sus ojos al levantar la estaca y clavársela en el corazón. Lo que probablemente quería decir que estaba muy cabreado conmigo en ese momento, porque había dejado inconscientes a los dos bebés vampiro, lo que lo había privado de su placer. El por qué de que les hubiera partido el cuello era una incógnita. Tal vez era costumbre.
Tal vez sólo le gustaba el sonido.
Caminé hacia su lado como si no hubiese absolutamente nada malo, como si fuera un hecho cotidiano que se ejecutaran vampiros renegados en mi presencia. Cualquier otra reacción podría ser mortal, porque él miraba como un gato a un ratón.
Y yo no tenía ninguna intención de llegar a ser algún día el ratón de Gautier.
El distante aullido de las sirenas atravesó el silencio mientras me agachaba al lado de las otras tres mujeres. Las tres estaban cortadas a base de bien, y al menos dos de ellas violadas. Y mientras oía el suave sonido de la madera presionando contra la carne, pasando el hueso, y se introducía en el corazón, susurrando a través del silencio, una parte de mí estaba ferozmente feliz. Esos hijos de puta no se merecían un juicio justo ni justicia.
Ni siquiera se merecían el estacado rápido que estaban recibiendo.
Los equipos de emergencia finalmente llegaron. Mientras Vinnie y las mujeres eran atendidos, di mi declaración a la policía. Gautier mostró sus documentos y se marchó. Pero la mirada que me dio, mientras envolvía su cuerpo en las sombras, sugería que él y yo íbamos a estar en desacuerdo por un tiempo, todavía. No es que sorprendiera mucho.
Tan pronto como pude, cogí mi bolso y salí de allí.
El aire de la noche era dulce comparado con el de la discoteca, y respiré hondo, dejando que se llenaran mis pulmones y que barriera la inmundicia. El olor a sangre seguía cabalgando por el viento, pero eso era natural, sobre todo porque mucha de ella se encontraba encima de mí.
Lo que necesitaba era una estupenda ducha de agua caliente. Me eché el bolso al hombro y me dirigí a casa descalza.
Pero, sólo había dado una docena de pasos cuando la sensación de que algo iba mal me golpeó de nuevo, esta vez más fuerte que antes.
Paré y miré por encima del hombro. ¿Qué demonios estaba pasando? ¿Por qué estaba sintiendo eso cuando la situación del club estaba arreglada?
Entonces me golpeó.
La sensación no venía del club o de la noche. Venía de un lugar más lejano. Un lugar más personal. Un lugar que estaba forjado a partir de la unión de los gemelos.
Mi hermano estaba en problemas.


Fin del capítulo

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Jun 02, 2010 5:54 pm

wiiii ayer terminamos un libro y ya hoy empezamos el sigiuente ^^

Tibari espero no haberte dado faena con el cap [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] jeje


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Última edición por Gemma el Lun Jul 19, 2010 9:31 pm, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Jun 02, 2010 5:59 pm

Ninguna faena. Espero que todas traduzcan igual, así yo no tendré que trabajar. [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Jun 02, 2010 6:12 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] ya sabes, coge mis capis y así vagueas un poco XD

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] y no me digas esas cosas que se me sube a la cabeza jajajaja y luego me pondré insoportable =)

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Jun 02, 2010 6:15 pm

¿Que luego te pones insoportable? Pero si ya lo eres...
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Tienes que leer esto. Todavía estoy llorando de la risa.

La noche que decidí pedirle a Mary Quant que se casara conmigo me costó un poco conciliar el sueño. Yo nunca había sido una persona excesivamente valiente. Cuando nací el médico le dijo a mi madre que era la primera vez que un bebé había hecho fuerza para volver a entrar en el vientre materno después de sacar la cabeza. No sé si eso ocurrió así, sospecho que no, pero siempre se contaba esa anécdota cuando me asustaba por algún motivo tonto: un perrito ladrándome, una suma con decimales, una anciana intentando limpiarme una manchita de la mejilla con su dedo impregnado en saliva, etc. Por esa razón sabía que había una posibilidad de que en el momento justo de declararme a Mary una mezcla de mucosidades y angustia crease una bola en mi garganta que no me dejase hablar. El tema estaba en hacerlo rápido y bien, en encontrar las palabras justas y soltarlas como si estuvieran quemándome por dentro. Estuve un par de horas imaginándome cómo, dónde y cuándo lo haría, de tal manera que a la mañana siguiente mi declaración fuese casi un acto reflejo.
El ensayo nocturno funcionó a las mil maravillas. Mary ese día estaba especialmente preciosa. Su pelo dorado, recogido con una larga cola, siempre me había parecido la cosa más bonita del mundo. A veces también me había quedado prendado de su sonrisa o de sus ojos azules, de una redonda redondez muy redonda, pero era su pelo lo que hacía de Mary mi chica.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Jun 02, 2010 6:19 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] jajajaja que bueno!!!! ¬¬ los dos comentarios jajajaja

que mala leche decirle que no quería salir, pobre niño...
ese libro promete!!

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Jun 02, 2010 10:24 pm

Poerdón es que tuve que salir.
A mí lo que más me impactó es lo de redonda redondez muy redonda.... jajaja

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
laura

avatar

Grupos : *Lectora
Sagitario Mensajes : 93
Rango : 13
Edad : 43
Fecha de inscripción : 01/04/2010
Localización : Valencia

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Vie Jun 04, 2010 10:33 am

Libro nuevo,genial [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Y empieza fuerte.Muchas gracias.
Y,sí,lo de la redonda redondez impacta a cualquiera [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Vie Jun 04, 2010 12:50 pm

A mí me dejó traumatizada esa frase. Ahora ya no sé si los ojos eran redondos o cuadrados... [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zoe

avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Recopiladora *Transcriptora
Sagitario Mensajes : 106
Rango : 54
Edad : 35
Fecha de inscripción : 15/02/2010
Localización : Salamanca

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Lun Jun 07, 2010 1:27 pm

Yo aún sigo analizando la frase, esa en el examen de lengua de selectividad acabarías con las esperanzas de aprobar de cualquiera, [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

jajajajajajajajajajajaja

_________________
Si pudiera un momento, tan solo uno, estrecharle contra mi corazón, todo este vacío se llenaría.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Lun Jun 07, 2010 4:26 pm

Zoe escribió:
Yo aún sigo analizando la frase, esa en el examen de lengua de selectividad acabarías con las esperanzas de aprobar de cualquiera, [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

jajajajajajajajajajajaja

Eso no es nada. Estoy terminando de leer el libro y no dejo de llorar de la risa. El prota es más tonto..., me recuerda a Gabriel...
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zoe

avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Recopiladora *Transcriptora
Sagitario Mensajes : 106
Rango : 54
Edad : 35
Fecha de inscripción : 15/02/2010
Localización : Salamanca

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Mar Jun 08, 2010 11:04 pm

[/quote]

Eso no es nada. Estoy terminando de leer el libro y no dejo de llorar de la risa. El prota es más tonto..., me recuerda a Gabriel...
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[/quote]

Jajajajajajajajaja. Espero que no sea igual de tonto en todo xata, porque si no el libro no tendría ningún éxito.... no sé si me entiendes.... jajajajajajaja

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

_________________
Si pudiera un momento, tan solo uno, estrecharle contra mi corazón, todo este vacío se llenaría.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Mar Jun 08, 2010 11:10 pm

Vaaaaale, casi igual de tonto.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Sáb Jun 12, 2010 6:59 pm

CAPITULO 2

Traducido por Rossmary
Corregido por Tibari


El pánico aumentó. Diez guardianes habían desaparecido en circunstancias sospechosas en los últimos meses, y sólo dos de ellos habían sido encontrados. O más bien, sólo pedazos de dos de ellos. Tragué saliva. Mi gemelo no podía ser la undécima víctima. Era la única familia que me quedaba desde que nuestra manada nos había echado. Era la única persona que significaba algo para mí, la única sin la cual no podría vivir. Perderle me iba a matar con tanta seguridad como una bala de plata.
Respiré hondo y traté de calmar mis temores. Rhoan no estaba herido ni moribundo, porque tendría que haber sentido cualquiera de las dos. Sabía que se encontraba en algún tipo de problema, y, por mi culpa o no, él había estado en problemas la mayor parte de su vida. Rhoan podía hacer frente a lo que fuera.
Lo último que necesitaba era entrar en pánico. Tenía que comprobarlo. Saqué mi teléfono, presioné el botón de vid, y rápidamente llamé a mi jefe, Jack Parnell. Era el actual jefe de la división de la guardia, y uno de los pocos vampiros que me han gustado. El otro, como guardián y uno de mis pocos amigos, era Kelly. No sólo era bonita, si no que en realidad se bañaba como la gente normal. La característica calva de mi jefe se mostró en mi línea, me ofreció una sonrisa con dientes, pero no había fijeza en sus ojos verdes, lo que desmentía su expresión jovial.
—Es bueno ver que está ilesa después de su paseo por la noche —dijo en un tono alegre y áspero—. Voy a esperar por su informe por la mañana.
—Lo haré en casa y lo enviaré por correo electrónico. Dígame, ¿ha oído algo sobre Rhoan?
—Hace alrededor de dos horas. ¿Por qué?
Dudé. Tenía que tener cuidado con lo que dijera, porque nadie sabía en la Dirección que Rhoan y yo estábamos relacionados, y mucho menos que éramos gemelos. El hecho de que compartiéramos el mismo apellido no era ninguna pista, simplemente porque cada individuo en una manada podía compartir el mismo apellido si quería. Así que todos en nuestra manada habían tomado Jenson como apellido. Y cada vez que alguien nuevo entraba en la manada, cambiaba legalmente su nombre al nombre de la misma. Era la única manera de diferenciar entre las manadas de orígenes que comparten el mismo color de pelaje.
La mayoría de las personas en la Dirección, de hecho suponían que éramos amantes simplemente porque vivíamos juntos… una teoría que ninguno de los dos corrigió porque era mucho más fácil para nosotros si así lo creían. Por supuesto, si en realidad supieran algo acerca de Rhoan, se habrían dado cuenta de lo poco probable que sería que nosotros fuéramos amantes.
No estaba segura sobre lo que Jack creía… él nunca había dicho nada acerca de nosotros, nunca preguntó nada acerca de nuestra situación. Daba la impresión de no preocuparse, de cualquier manera, pero después de trabajar para él durante seis años, yo sabía que ése no era el caso.
—¿Usted es consciente de que los hombres lobo a menudo sabemos cuándo los compañeros de manada están en problemas? —Él simplemente asintió con la cabeza.
—Bueno, tengo esa sensación ahora, con Rhoan.
—¿Es de vida o muerte el problema?
—No.
—¿Está herido de alguna manera?
—No, todavía no.
Frunció el ceño.
—¿Así que simplemente sientes que está en problemas?
—Sí. —Lo siento a través de cada fibra de mi cuerpo, y al mismo ritmo que puedo sentir el calor de la luna.
—Tal vez no me creas, Riley, pero como él no llega tarde, preferiría esperar. La misión en la que está es delicada, y el envío de los rescatadores podría hacer que la cosa entera se desmoronase. Al igual que a ti, también me importa un hermano...
Tomé otra respiración profunda y la solté lentamente.
—Pero dada la desaparición de los otros, no sé, ¿tal vez valdría la pena comprobarlo?
—Los otros desaparecieron en un área específica. La misión de Rhoan no debe llevarlo en ningún momento cerca de ella.
—Así que ¿sabe dónde está?
—Sí —dudó—. Aunque tú y yo somos conscientes de que no siempre se comunican los cambios de dirección.
¿Esa no era la verdad?
Si él no estaba donde se suponía que debía estar, entonces encontrarlo iba a ser en toda su totalidad una diversión.
—¿Cuándo estaría atrasado?
—Está previsto que presente un informe mañana a las nueve.
—¿Y si no lo hace?
—Entonces decidiré qué hacer.
—Quiero estar.
—Riley, usted no es un guardián.
Sin embargo. Casi podía escuchar la táctica modificación en el habla. No me resultaba difícil ver las arrugas en la comisura de sus ojos. A pesar de que no había superado las pruebas, Jack, por alguna razón, celebraba la firme creencia de que tenía los ingredientes de un gran guardián. Él me lo había dicho, muchas veces.
Pero debido a que yo ya había hecho la prueba, no podía obligarme a hacer otra. Estaba a salvo… al menos hasta que encontrara una manera de que volviera a hacer la maldita prueba. O hasta que cayera en sus manos, como sospechaba que podría estar haciendo en estos momentos.
—Es mi compañero de manada. No tengo intención de sentarme y girar mis pulgares si él está en problemas.
—Entonces, preséntese a trabajar por la mañana, y veremos qué pasa.
No era ni un sí ni un no, pero era todo lo que iba a conseguir esta noche.
—Gracias, Jack.
—Trate de no buscar más en el olor del viento esta noche —dijo, con voz seca—. Puede ser que una hormiga la pueda tumbar ahora mismo.
—Pero sólo si es una hormiga muy grande.
Él se rió y colgó. Me quedé mirando la pantalla en blanco del teléfono durante varios segundos. Si Jack no iba a ser el que me proporcionara información, tal vez debería probar con otra persona. Como Kelly.
Los guardianes a menudo discuten sus misiones, así que tal vez ella sabía dónde se había dirigido Rhoan. No tenía idea de si actualmente estaba en su casa, pero sabía a ciencia cierta que no estaba trabajando. Valía la pena intentarlo.
Marqué su número, pero después del tercer ring sentí el clic del contestador automático.
—Kel, soy Riley. Llámame cuando llegues a casa, sin importar la hora. —Dudé, y luego añadí, a fin de no trasmitirle pánico—. No es nada urgente. Sólo quiero hacerte una pregunta.
Colgué, metí el teléfono en el bolso y me marché a casa.
Sólo que los encuentros con las rarezas de la noche no habían terminado todavía. Un vampiro estaba frente a mi puerta.
Un vampiro desnudo, de hecho.
Me detuve y lo miré. No pude evitarlo. Después de todo, estaba desnudo. Y vaya, qué cuerpazo.
Tenía el pelo que podría haber sido negro, pero en ese momento parecía marrón con todo el barro apelmazado en él, los ojos negros que eran cualquier cosa, pero sin alma, y un rostro que cualquier ángel mataría por tener.
Su cuerpo estaba tan cubierto de barro como su pelo, pero por debajo de la tierra, era delgado y poderoso… de una manera atlética. Y para completar el envase perfecto, estaba bien dotado. No es que fuera el más grande que hubiera visto en mi vida, sino por lo imponente del mismo.
La puerta de la escalera se cerró de golpe contra mi espalda, el golpeteo me sacó de mi mirada de admiración.
—Hola —le dije.
—Hola —repitió.
Un vampiro cortés. Increíble.
—¿Hay alguna razón en particular por la que usted esté de pie y desnudo en mi puerta?
Tenía la esperanza de que la hubiera. La esperanza de que tal vez fuera una especie de presente. Es cierto que mi cumpleaños era dentro de unos meses, pero una chica puede soñar, siempre. A pesar de que mis sueños no suelen contener vampiros desnudos, especialmente los cubiertos de barro.
Él respondió a mi pregunta con una propia.
—¿Hay alguna razón en particular por la que estés cubierta de sangre?
—Me metí en una pelea. ¿Cuál es tu excusa?
Miró hacia abajo, como si su estado de desnudez fuera algo de lo que no se había dado cuenta hasta ese momento.
—Realmente no tengo ni idea de cómo terminé así.
Su voz baja vibró hasta mí provocándome un estremecimiento que pasó a través de mi alma hasta mis dedos, que quisieron tocarlo. Maldita sea, si no era la voz más sexy que había oído nunca de un hombre… vivo o muerto.
—¿Pero sabes por qué estás de pie en mi puerta?
Él asintió.
—Si eres la que vive aquí, estoy aquí para verte.
—Bueno, puedo decirte que no recibo muchos chicos con el culo al aire en mi puerta. —¿Cuál fue la parte en la que me había estado quejando antes de que mi hermano desapareciera de su misión, y cuál la razón principal por la que esta mitad vampiro había esperado que esto podría ser un regalo? Rhoan tendía a hacer cosas por el estilo. Aunque es cierto, los vampiros tienen poco sentido del humor, y la mayoría no habría ido, junto con un truco—. Por lo tanto, a menos que me puedas explicar lo que está pasando, te puedes marchar con tu bonito cuerpo por las escaleras y fuera de este edificio.
—Necesito ayuda.
¿Qué significaba? ¿que probablemente quería ayuda de la junta directiva más que mi ayuda personal? Lo cual era una lástima. Mi mirada giró otra vez por su torso desnudo, y no pude evitar un suspiro casi nostálgico. Bueno, he visto un montón de hermosos cuerpos desnudos en las discotecas de hombres lobo, pero este vampiro era definitivamente el modelo más completo de virilidad que había visto recientemente.
—¿Por qué necesitas ayuda? ¿O lo que quieres es deslumbrar un poco a la mujer del hombre equivocado?
La contrariedad parpadeó a través de sus oscuros ojos.
—Estoy hablando en serio. Alguien está tratando de matarme.
Esto podría ser grave, pero era difícil tomarlo de esa manera cuando él estaba allí de pie con tanta calma. ¿No sería más obvio ir a la policía, o incluso a la Dirección?
—Siempre hay alguien tratando de matar vampiros, y, en general, os lo merecéis.
—No todos matamos para sobrevivir.
Bueno, no, pero lo que sí es cierto es que los que lo hicieron sin duda les dieron al resto una mala reputación.
—Mira, dime lo que quieres o desaparece y deslumbra a otra persona.
—Eres un guardián de la Dirección de otras razas, ¿no es así?
—No. Ése es mi compañero de piso.
—¿Está tu compañero de piso aquí?
Suspiré. ¿Por qué todos los guapos quieren ver a Rhoan?
—No espero que regrese hasta mañana por la mañana. —O más tarde, si me guío un poco por la sensación de incomodidad en la boca del estómago.
—Entonces esperaré.
Levanté una ceja.
—¿En serio? ¿Dónde?
—Aquí —indicó el suelo con un elegante gesto.
—No puedes quedarte ahí. —A la Sra. Russell, la dueña de esta destartalada ex-fábrica que ahora tiene el descaro de llamar bloque de apartamentos, le daría un ataque si lo encontrara. La única razón por la que nos había alquilado una habitación, en primer lugar fue porque era contra la ley discriminar a los no humanos y porque los hombres lobo tuvieron un efecto secundario al mantener, fuera del edificio y a una buena distancia, a todos los parásitos. A las ratas, al parecer, no les gustábamos mucho.
Pero encontrar a un vampiro sentado en su puerta pondría a la vaca vieja sobre el borde y entonces sí estaríamos fuera de la vivienda. La señora Russel sentía un gran odio, desde hace mucho tiempo, por los vampiros… a pesar de que celebra cada día el hecho de que su marido se hubiera convertido en la comida de uno.
—Especialmente porque estás denudo —añadí—. Va contra la ley vagar desnudo en público.
Un hecho que yo conocía, después de haber sido arrestada por lo mismo hace un par de meses… si hubiera estado en un parque en lugar de un pasillo. Me había escapado con sólo una pequeña multa, pues entonces, había tenido la luna llena como excusa. El vestido de seda que había estado usando no le fue mejor en contra del cambio de la camisa de encaje. No es que uno u otro caso me impidieran el uso de ropa inadecuada. La ley podría tener problemas con la gente corriendo desnuda, pero no con los hombres lobo.
—La luz no funciona —dijo, su voz tan suave, tan caliente, hizo que volviera a sentir que se me estremeciera la espina dorsal—. No hay ventanas, y el pasillo se encuentra en las sombras. Nadie me verá.
Yo lo había visto, pero luego, aunque debe haberme oído cuando subía por las escaleras, no se había molestado en ocultarse. Y este hecho despertó mi inquietud. Al igual que el hecho de que estaba desnudo. No era ningún secreto que yo era un hombre lobo, y no había ningún secreto en que para la llegada de la luna llena sólo faltaran siete días. Era un hecho muy conocido que para un hombre lobo los impulsos sexuales aumentaban dramáticamente en los siete días antes de que la luna llegue a plenitud. Él podría ser el cebo.
Aunque, ¿por qué querría alguien un cebo? Aparte de tener un hermano guardián, qué era yo si no nada, una don nadie. Tal vez mi aprensión por Rhoan me estaba poniendo paranoica.
—Si estás en problemas, ¿por qué no fuiste directo a la Dirección? Hay un montón de guardianes allí que te pueden ayudar.
—No puedo.
—¿Por qué no?
Hay confusión en cómo hojeaba la profundidades de la medianoche con sus ojos.
—No lo puedo recordar.
Sí, yo realmente iba a creer eso.
—¿Te importaría alejarte un poco de mi puerta?
Así lo hizo. Cogí las llaves de mi bolso y las acerqué a la puerta con cautela. Él levantó las manos, con una expresión un poco divertida, abrí la puerta de un empujón. Una vez dentro, me relajé. Aunque muchas de las leyendas referentes a los vampiros no fueran ciertas, siempre existía una duda.
Arrojé mi bolso en el sofá verde que estaba cerca, luego contemplé con la mirada la oscura noche.
—No debes morder a ninguno de mis vecinos, o te arrastraré hasta la Dirección yo misma.
Me dedicó una sonrisa que hizo que mis hormonas se removieran de entusiasmo.
—He examinado atentamente el contenido de este edificio. Tú eres la única aquí que vale la pena morder.
No pude evitar una sonrisa. Podía estar desnudo, podía estar cubierto de barro y para nada bueno, pero se veía hermoso y olía positivamente dulce comparado con otros vampiros con los que había trabajado. En otro momento, otro lugar, hubiera tenido la tentación de tomar su cebo cubierto de lodo, y al diablo con las consecuencias.
—Los cumplidos no te llevarán a través de mi puerta.
Hizo un encogimiento de hombros, uno pequeño, de alguna manera un gesto muy agraciado.
—Sólo digo la verdad.
—¡Ah!, eh… —Casi cerrada la puerta, vacilé un momento—. ¿Realmente no puedes recordar por qué estás desnudo?
—En este momento, no.
¿No recuerda? ¿O le daba mucha vergüenza decirlo? Sospecho que la verdad sea la última parte, aunque realmente no sé por qué, especialmente si consideramos que la vergüenza no era una emoción especialmente considerada para cualquiera de los vampiros con los que había trabajado alguna vez.
—Muy bien. Te veré más tarde, entonces.
Cerré la puerta, luego me dirigí al cuarto de baño para ducharme. Después de eso, me metí en mi deshecha cama y traté de dormir un poco. Pero la certeza de que mi hermano estaba en algún tipo de problema, junto con el hecho de que había un vampiro desnudo, sentado fuera en mi puerta, sólo Dios sabía haciendo qué, estaba más o menos garantizando que el sueño era lo único que no iba a alcanzar. No lo he podido encontrar.
Tras una hora de dar vueltas, me doy por vencida y me levanto. Me pongo mi pulóver favorito Marvin el marciano para protegerme del frío leve de la noche, luego me dirijo a la cocina y me preparo un vaso grande de leche y tomo una jarra llena de galletas de chocolate. Entonces, desde la comodidad de mi acolchado sillón favorito, como, bebo y observo la noche dar paso a un amanecer rojo brillante.
Cuando el show en el cielo ha terminado, escribo mi informe sobre el portátil de Rhoan, para luego enviarlo por el correo a Jack. El teléfono suena unos segundo más tarde.
Me recuesto en la silla y cojo el receptor de la pared.
—Kel ¡Hola!
Una risa ronca se escucha a través de la línea. Kelly tenía una de esas voces que la han convertido en un éxito instantáneo en las líneas de sexo telefónico.
—¿Cómo supiste que era yo?
—Porque te dejé un mensaje en el contestador anoche, y porque todo el mundo sabe que es mejor llamarme a esta hora nefasta de la mañana.
—Y sin embargo aún estás en pie, lo que significa que tienes un problema. —Ella dudó—. ¿Es sólo una necesidad desesperada de conversación femenina sana? O es algo más serio, ¿como la necesidad de una polla y un compañero sin cerebro en tus manos?
Sonreí. A Kelly no le gusta Talon más que Rhoan, pero al menos podía ver las ventajas de mantenerlo alrededor. Los hombres colgados como Talon no eran tan comunes.
—En realidad, yo sólo tenía una pregunta.
—Bueno, maldita sea. No me hubiera importado un poco de acción de hombre lobo bien dotado en este momento. Pero no importa, pregunta de todas formas.
—¿Hablaste con Rhoan antes de irse? ¿Tienes alguna idea de a dónde se dirigía?
—No, y no. ¿Por qué?
—Simplemente tengo la sensación de que está en algún tipo de problema.
—No del tipo que han tenido diez de los nuestros ya, ¿espero?
—No, todavía no, de todos modos.
—Bien. —Hace una pausa. En el fondo se escucha el blando tic-tac de un reloj, lo que significa que estaba en su oficina en el cuartel general de la Dirección. El único reloj que hay en su casa era la madre de todos los relojes de péndulo. Tan grande —y tan fuerte— que me veía obligada a abandonar la sala cuando éste sonaba—. Estoy por salir de nuevo mañana por la noche. Veré lo que puedo encontrar, si no será para la vuelta entonces.
—Gracias. Te debo una.
—Llévame a un club durante la fiebre de la luna, y vamos a dejarlo ahí.
Sonreí.
—Hecho, de acuerdo. Hasta luego.
Arrivederci, bella.
Cuelgo el auricular, me levanto y me dirijo a la cocina.
No era la mejor cocinera del mundo, y casi todos los días tendía a quemar lo que estuviera cocinando. Pero usualmente podía preparar panecillos, huevos y tocino sin demasiado daño. Por suerte para mi estómago, hoy era uno de esos días. Cuando todo estuvo servido, miré hacia la puerta y me pregunté si mi vampiro desnudo querría comer alguna cosa. No es que me propusiese ofrecerme a mí misma. Rhoan siempre mantenía un buen suministro de sangre sintética en el frigorífico, simplemente porque lo necesitaba. Podríamos ser mellizos, pero yo era más hombre lobo, mi hermano era más vampiro. No tenía los dientes extensibles, comía y bebía normalmente, podía caminar a la luz del sol, así como yo, pero cuando la luna llena comenzaba a subir, también lo hacía su necesidad de consumir sangre.
Agarré un paquete de sintética de la nevera, cogí mi plato y me encaminé hacia la puerta.
Mi vampiro sucio pero sexy estaba sentado donde lo había dejado, en las sombras a la derecha de mi puerta.
—¿Has comido? —le pregunté.
La sorpresa parpadeó a través de sus ojos.
—¿Estás ofreciéndomelo?
Me sonrió y arrojé el paquete de plástico para él.
—No lo creo. Pero mi compañero de piso siempre mantiene un stock de sangre sintética en la nevera. Era sólo eso.
Cogió el paquete con destreza en una mano.
—Gracias. Es muy considerado.
—En otras palabras —le dije secamente—, la oferta apesta, pero es lo que hay.
Un humor rozó sus deliciosos labios.
—Eres muy hábil para leer a la gente, ¿no?
Sólo las razas no-humanas, y sólo por lo que yo era. Me encogí de hombros y me senté con las piernas cruzadas, en el lado seguro de la puerta. A pesar de que era un extraño, y probablemente para nada bueno, al menos era alguien con quien hablar. Mientras que la imagen de lobo solitario no se ajustaba a la mayoría de los lobos, sí se aplicaba tanto a Rhoan como a mí. Habíamos crecido en un ambiente muy hostil a nuestra presencia —para nuestra propia existencia— y nos habíamos acostumbrado a protegernos nosotros mismos. Lo que significaba, por supuesto, que el arte de hacer amigos con facilidad, no era una habilidad que cualquiera de los dos tuviera. Dios, me había costado bajar la guardia y dejar entrar a Kelly un poco. Nos conocemos desde hace tres años, y a pesar de que la llamo amiga —una buena amiga— ella todavía no tenía ni idea de que Rhoan y yo estábamos relacionados, y mucho menos que éramos gemelos.
Y mientras yo tenía dos compañeros que veía con regularidad, no eran exactamente amigos. Melbourne podría ser una ciudad fría cuando estabas básicamente sola.
Su mirada se deslizó por mi cuerpo apenas cubierto… un toque que no era un toque, pero me dejó en llamas. No hay sorpresa. El calor lunar, que era lo que los lobos llamamos la fase de una semana de duración en la que la necesidad de buscar compañero se convertía en algo esencial, había comenzado. Y si bien no me afecta ni de lejos tan fuertemente la imperiosa necesidad de sexo como los lobos de pura sangre, era difícil de negar.
Y si el hambre de luna ya se notaba tan fuerte, me esperaba una semana difícil pero apasionante.
—Bueno —dije, tratando de sacudirme las imágenes de apareamiento con una pala allí mismo, en el pasillo… y tratando de no pensar en la deliciosa posibilidad de escandalizar la puritana sensibilidad de la señora Russel—. Obviamente, no entraste en razón anoche.
—Bueno, eso depende de cómo se define `entrar en razón´. —Un calor brillaba en sus ojos oscuros—. Si te refieres al hecho de que todavía estoy aquí, entonces, obviamente, no. Si te refieres a si logré recuperar algunos recuerdos, entonces sí.
—¿Así que recuerdas por qué estás aquí?
—Eso ya te lo dije anoche.
Tenía curiosidad acerca de si había cambiado su historia.
—Y como he dicho, si es algo urgente, basta con ir a la Dirección. Cualquiera de los guardianes será capaz de ayudarte.
—Es a tu compañero de piso al que tengo que ver.
Ensarté un pedazo de tocino, y lo sumergí en la yema.
—¿Eres otro de sus novios?
Se echó hacia atrás tan rápidamente que cualquiera hubiera pensado que lo había golpeado.
—No, no lo soy.
Le sonreí.
—Sin ofender. Es sólo que los vampiros, sobre todos los que tienen más de un siglo o dos, tienden a oscilar entre los sexos.
Me observó, su cara inexpresiva, sus profundos ojos, oscuros remansos donde los incautos se pueden perder fácilmente.
—Tú eres un hombre lobo, ¿no?
—Sí. —Le arranqué un pedazo al bollo, cubierto con huevo y me lo comí. Propio de una dama, se me fue.
—Los hombres lobo no son muy intuitivos cuando se trata de vampiros como con los humanos —dijo en voz baja—. Entonces, ¿cómo es que sabías que yo era un vampiro, y mucho menos que era uno con más de dos siglos de antigüedad?
Me encogí de hombros.
—Mi compañero de piso es un guardián, y trabajo con tutores. Uno aprende de esas cosas.
La expresión de su mirada me sugirió que no se estaba creyendo la mentira.
—¿Puedo hacerte otra pregunta?
—Puedes hacerla. No garantizo que la vaya a responder.
Una sonrisa arrugó sus ojos. No sólo era amable, también tenía sentido del humor. Asombroso.
—¿Tú no eres... digamos, típico... hombre lobo?
—¿Quieres decir por el hecho de tener curvas y tetas? —Pechos que habían sido mi salvación a la hora de conseguir empleo en el pasado. A pesar de que era ilegal la discriminación, poca gente quería hombres lobo a su servicio, simplemente porque el ciclo de la luna significa lobos ausentes por una semana de cada cuatro. Pero, gracias a las dichosas tetas, poca gente adivinaba lo que yo era, pues su mirada nunca se desviaba hacia arriba.
—Tu pelo es de color rojo, sin embargo, yo pensaba que había sólo cuatro manadas: plata, negro, dorado y marrón.
Asentí con la cabeza.
—La mayoría de la gente piensa eso, simplemente porque el número de la manada de color rojo es extremadamente pequeño y todos están un poco aislados. Su origen se encuentra en Irlanda, y luego emigraron hacia el centro de Australia. En su mayoría todavía viven allí hoy en día.
—Irlanda y Australia Central son dos lugares muy diferentes.
Después de visitar Irlanda hace ocho años, sin duda puedo dar fe de eso. Yo nunca había visto llover tanto en mi vida… al menos hasta que había llegado a Melbourne.
—Fueron perseguidos durante los disturbios raciales de 1795. Inglaterra estaba usando Australia como una colonia penal en ese tiempo, pero ahí había un montón de tierra libreo, por eso es que sé que fue allí a donde se fueron.
Me encogí de hombros.
—Supongo que después de la frialdad de Irlanda, el calor del centro de Australia fue todo un sueño.
—En ese momento, podrían haber tenido su primera selección de ubicaciones. ¿Por qué ir a un desierto?
—¿Quién sabe? —Yo no, no estoy muy segura. La historia de la manada nunca había sido mi fuerte. Pero entonces, no habían exactamente tirado por la borda todo lo que nos enseñaron… después de todo, ¿para qué se iban a molestan cuando tenía la intención de patearnos una vez que nosotros llegáramos a la edad adulta?
Algunas manadas de lobos fueron tolerantes con lo mestizos. La nuestra no lo era. La razón principal por la que había podido sobrevivir a todo fue el hecho que nuestra madre era la hija del alfa de la manada… Y había amenazado con alejarse de la manada en caso de que fuéramos condenados a muerte.
Y sin embargo, cuando por fin la habíamos dejado, había sido un gran alivio para ella, tanto como para nosotros. Ella nos amaba, pero nos había dejado muy claro que no quería volver a vernos.
Esa decisión nos había herido —aún se siente el dolor— y sin embargo yo entendía su necesidad de recuperar una vida normal en la manada. No debió haber sido fácil criar a dos cachorros no deseados.
—¿Y la manada de los rojos, no son más esbeltos, como son los otros lobos? —preguntó mi sucio vampiro.
—En su mayoría, no.
Asintió con la cabeza, su lánguida mirada rodó por mi cuerpo, de alguna manera me hizo sentir como si estuviera quemándome al sol. Lo cual era una extraña sensación y más aún estarla recibiendo de una criatura de la noche.
Aunque, para ser honesto, los vampiros en general, no eran los bloques de hielo que lo humanos pensaban. Solamente se enfrían cuando no se alimentan lo suficiente.
Me aclaré la garganta.
—Yo no haría eso. —La atracción bailaba en sus oscuros ojos.
—¿Por qué no?
—Sabes por qué no.
Con diversión se tocó sus labios. Se me atragantó el aliento en algún lugar en la garganta. Maldita sea, ¿cuándo se habían convertido los hombres muertos en algo tan delicioso?
—No me importaría.
Bueno, en realidad, a mí tampoco, pero tenía principios. Al menos hasta que la fiebre lunar verdaderamente me afectara.
—Estás aquí para ver a mi compañero de piso, no a mí. —Dudé, y frunció el ceño—. Has dicho la noche anterior que alguien estaba tratando de matarte. Si ése es el caso, ¿por qué estás aquí tranquilamente sentado en mi salón?
—Porque me dieron por muerto. Dudo que no se hubieran molestado en ir a revisar para ver si habían tenido éxito.
—¿Y estás desnudo y cubierto de barro porque...?
—Estaba apostado, desnudo, en el suelo entre un montón de mantillo y un montículo de tierra vegetal.
Me quedé mirándolo, sin saber si lo decía en serio o no.
—¿Estabas apostado en el centro de un jardín?
—Aparentemente sí. Por suerte para mí, decidieron no poner una estaca en mi corazón, sino que simplemente resolvieron esperar para verme arder a la salida del sol.
—Lo cual, pues, obviamente, no ocurrió.
Volvió a sonreír, pero esta vez había algo feroz al respecto.
—Lo bueno de tener más de unos pocos cientos de años es un cierto grado de inmunidad al sol. Algo que mis atacantes, obviamente, no sabían. Cuando el amanecer se levantó, comencé a gritar. Ellos entraron en pánico y corrieron.
Sugería que, tal vez, los hombres que lo atacaron pertenecían a un nuevo grupo de caza. Me apoyé en el marco de la puerta, colocando el plato medio vacío en el suelo de madera polvorienta.
—¿Por qué no te a apoderaste de sus mentes y los ejecutaste de esa manera?
—Lo intenté. Pero ellos me bloquearon. —Me miró durante un minuto—. Casi de la misma forma que lo estás haciendo tú ahora.
Fruncí el ceño. Rhoan me había hablado sobre una banda de seres humanos de la ciudad en busca de vampiros para cazar, pero yo tenía la impresión de que sólo eran adolescentes. Es dudoso que fueran lo suficientemente fuertes como para abrumar a este vampiro, y mucho menos haber desarrollado lo suficientemente fuerte la mente como escudo para mantenerlo fuera. Y, si bien la tecnología del escudo electrónico existía y tenía trabajo, era tan caro que muy pocos podían permitírselo.
—¿Eran jóvenes?
—No. Eran hombres, todos ellos, por lo menos de treinta años.
Eso no sonaba bien.
—Tal vez es mejor que vayas a la Dirección. Si hay una banda de segunda de actividad en la ciudad, necesitan saberlo.
—No puedo.
—¿Por qué? Mi compañero de piso no podrá estar de regreso hoy, y esto es algo que debería ser informado.
—Rhoan me pidió que lo viera a él, y sólo a él.
Levanté una ceja.
—Pensé que no conocías a mi compañero de piso. Y si es así ¿por qué me preguntaste por su nombre anoche?
—Porque anoche en realidad no podía recordar su nombre, sólo su dirección. Y nunca dije si lo conocía o no.
Típico vampiro. Estaba segura de que la mitad de los que no eran vendedores, habían sido unos malditos abogados en algún momento de sus vidas.
—¿Significa eso que lo has visto recientemente?
—Sí. Antes de que esos hombres trataran de capturarme y estacarme.
Así es como ya sabía su dirección. Entonces tal vez este vampiro podría ayudarme a encontrar Rhoan si Jack no me ayudaba.
—¿Cuándo fue eso?
Frunció el ceño.
—No estoy seguro.
Maldita sea.
—Entonces, ¿dónde lo viste?
—No puedo decirlo.
—Entonces ¿por qué los hombres se sienten inclinados a la aventura?
—Algo más que no recuerdo.
—Parece que hay un montón de cosas que no recuerdas —murmuré, atrapada entre la creencia y la incredulidad.
—Un efecto secundario, lamentable, después de ser pateado varias veces en la cabeza.
Mi mirada viajó hacia su frente. No parecía haber sombra bajo el lodo, lo que podría significar que hubiera una contusión.
—¿Tienes un nombre?
—Lo tengo.
Una sonrisa torció sus labios.
—¿Lo puedes compartir, o se perdió en la niebla también?
—Quinn O'Conor.
—Yo soy Riley Jenson.
Se inclinó hacia delante y me tendió la mano. La estreché automáticamente, lo que, realmente, fue una estupidez. Podría haberme sacado con tanta facilidad de la puerta, y hacerme daño.
Pero lo único que hizo fue envolver sus largos y fuertes dedos alrededor de mi mano y apretarlos ligeramente. El calor de su palma quemaba en la mía, era muy fácil de imaginar la calidez suave de sus dedos deslizándose por mi cuerpo, revolviendo el deseo ya bullendo en lo profundo de mi interior. Tragué fuerte.
—Es un placer conocerte, Riley Jenson —añadió, con una voz tan suave que parecía hacer eco dentro de mi cabeza y no a través de mis oídos.
Saqué mi mano de la suya, pero apreté los dedos para mantener el calor de su tacto. Esa reacción me hizo ver que sería mejor tener cuidado. Hasta que no supiera más de él, de cómo era en realidad, era mejor que mantuviera cierta distancia. Por mucho que mis hormonas estuvieran sugiriendo lo contrario.


Continúa

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Dom Jun 13, 2010 12:07 pm

wiiii gracias chicas!!!!!


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Última edición por Gemma el Mar Jul 06, 2010 8:32 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
laura

avatar

Grupos : *Lectora
Sagitario Mensajes : 93
Rango : 13
Edad : 43
Fecha de inscripción : 01/04/2010
Localización : Valencia

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Dom Jun 13, 2010 9:48 pm

Gracias por el capi!!! [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Dom Jun 13, 2010 9:50 pm

wiii hola!!! ^^

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Lun Jun 14, 2010 12:51 am

chicas las seguireee

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Lun Jun 14, 2010 3:58 pm

chicas!!! al cap 2 le falta un trozo :S ha habido un pequeño fallo técnico :P
enseguida lo arreglamos y ponemos lo que sigue ^^

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Lun Jun 14, 2010 4:32 pm

Sí, chicas, ha sido un error mío. No me di cuenta.
Perdón.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Lun Jun 14, 2010 6:58 pm

CAPITULO 2 (2ª parte)
Traducido por Rossmary
Corregido por Gemma
Sin embargo, la curiosidad sigue siendo más fuerte que la prudencia.
—¿Y puedes recordar lo que haces para ganarte la vida?
Asintió con la cabeza.
—Tengo mi propio negocio ¨Evensong Air¨.
Casi me sofoco. Evensong Air era la mayor de las tres compañías aéreas transpacíficas, y recientemente habían optado por el servicio de transporte a las estaciones espaciales. Lo que convertía al vampiro desnudo que tenía sentado frente a mí en un multimillonario.
Su rostro se cerró.
—¿Eso altera tu opinión sobre mí?
—¿No he tenido tiempo para formarme una opinión sobre ti? —Sonreí y añadí—: Pero si lo hiciera, sería sólo porque nunca he tenido sexo con un millonario, un mega-millonario antes. —A pesar de que me hubiera acostado sin duda con él aunque fuera un ordinario jardinero. Aún así, de hecho su calidad risa puso a temblar mi espina dorsal.
—Una cosa que me gusta de los hombres lobo siempre son directos cuando se trata de sexo.
—Habrás tenido a un hombre lobo o dos, ¿verdad? —Eso no sería muy sorprendente.
Era rico, magnífico, y era un vampiro. En realidad eran los únicos que podían mantenerse en contacto con un hombre lobo en noche de luna de calor.
—Uno o dos.
No miró como si estuviera buscando una explicación, y me pregunté por qué. Lo vi tomar un sorbo de comida por un segundo y luego le pregunté.
—¿Creí que Evensong era propiedad de un Frank Harris?
—Él es el director y su actual cara. —Quinn se encogió de hombros—. Ser un vampiro tiene sus restricciones. Siempre necesitaría a alguien para dirigir la empresa durante el día.
Francamente apostaba que a Frank Harris se le mantenía con una correa muy apretada, de todos modos.
—Entonces, ¿qué hace un exitoso hombre de negocios todo marcado por seres humanos? Yo hubiera pensado que siempre estarías rodeado de lo último en gadgets de seguridad.
Frunció el ceño.
—Ojalá lo supiera. Es muy molesto, despertarse para encontrase a sí mismo todo marcado y no tener idea de por qué.
—Supongo que es aún más molesto el descubrir que has sido abrumado por simples humanos.
—Por supuesto que sí.
La atracción me coqueteó en la boca de nuevo, mi corazón hizo el viejo flip-flop. Era hora de retirarme, antes de que hiciera algo tonto… como tomar el cebo que este vampiro me daba.
—Escucha, tengo que prepararme para el trabajo. ¿Quieres un abrigo o algo? Los meteorólogos calculan que va a llover más tarde.
Una sonrisa sensual se entendió por sus labios.
—Te agradezco la oferta, pero los vampiros no sienten el frío.
—Quizás no, pero me estás haciendo sentir frío a mí con sólo mirarte. —Cosa que en realidad era lo contrario, pero él no tenía por qué saberlo.
Se encogió de hombros.
—Si te hace sentir mejor, entonces voy a aceptarlo.
Me levanté y cogí uno de los abrigos de Rhoan que colgaba detrás de la puerta. Al menos el corazón de la señora Russel no entraría en sobrecarga si lo veía al pasar. Y por mucho que me gustaba empujar a la vaca vieja, dudaba que consiguiéramos otro piso de este tamaño y barato tan cerca de la ciudad.
Después de cerrar la puerta, me acerqué al cesto de ropa limpia hasta que encontré una falda adecuada y una camisa que ponerme. Una vez que los planché, me alisté para el trabajo. Quinn aún estaba sentado en el pasillo cuando me fui camino a la estación.
El tren estaba repleto, y, como siempre, me pasé todo el viaje con la nariz contra el cristal que los cubría, tratando de tomar el aire que se colaba entre las grietas de los paneles para combatir los olores casi abrumadores de la humanidad: el sudor, el perfume.
Caminé de prisa cuando me bajé en la estación Spencer Street, me dirigí directa hacia el edificio de cristal verde que ocupaba la Dirección. Después de pasar por los escáneres de seguridad, y a continuación, la presentación de mi mano para la impresión de exploración, tomé el ascensor para bajar a los niveles subterráneos, el cual tenía paradas en tres subniveles.
Los diez niveles por encima del suelo eran la cara pública de la Dirección, eran las áreas en las que se trabajaba, principalmente de día, era donde se llevaba la recepción de los informes iniciales de los crímenes cometidos por los nohumanos, se hacía todo el procesamiento de los delitos menores, además de otras cosas básicas como la documentación de los informes de levantamientos de nuevos vampiros – los cinco pisos a continuación eran el verdadero corazón. Era la zona de la que el público poco sabía.
Más hacia abajo, era donde nos encargábamos de las cosas más desagradables… los no-humanos que violaban y mataban. Se trabajaba de continuo las veinticuatro horas del día, incluso cuando la mayoría de los guardianes sólo cazaban durante la noche.
Sólo había cien de nosotros aquí abajo, setenta de ellos eran guardianes. Los otros treinta eran conocidos oficialmente como guardianes de enlaces. Trabajábamos principalmente en turnos rotativos de ocho horas, y nuestros deberes básicos distaban mucho de ser simples – ya que nada podría ser considerado simple cuando se trataba de vampiros.
Nuestro deber era revisar y procesar toda la información acerca de los crímenes más graves, los guardianes hacían sus tareas una vez que el sol se ponía, entregaban sus informes legibles una vez que terminaba su turno de noche, y siempre se mantenía a un grupo de guardianes alerta en casa durante las horas de luz suministrada con alimentos y bebidas.
Por supuesto, la mayoría de los seres humanos todavía pensaba que los vampiros estaban obligados a dormir durante las horas de luz solar, pero eso era una falacia… la mayoría de los vampiros eran más que felices con la idea de perpetuarse. Claro, muchos de los vampiros no podían salir a la luz solar directa por temor a freírse, pero eso no significaba que se cocinaran, tampoco. Los vampiros no necesitaban dormir más de lo que necesitaban respirar. Si ellos dormían, se debía más bien a un hábito, heredado de sus años como humanos, o por simple aburrimiento.
Yo era una de las sólo tres mujeres que hacía este trabajo, las otras dos eran vampiros. Guardianes, gente con lo que no era fácil de tratar, y sólo las personas capaces de protegerse a sí mismas se les había asignado este tipo de tareas.
Jack levantó la vista de la pantalla de su ordenador cuando entré en la habitación y me dio otra de sus sonrisas con dientes.
—Buenos días, cariño.
—Buenos días, Jack —me quité la chaqueta, la dejé caer en el asiento. Como parte del procedimiento. Miré en el escáner de seguridad. Mi iris fue marcada, y confirmada mí identidad en la pantalla.
—¿Has estado aquí toda la noche otra vez?
—¿Qué más puede hacer una turba fea como yo?
Sonreí.
—No sé, ¿tener una vida, tal vez?
—Tengo una vida. Se llama la Dirección.
—Eso es triste. Lo sabes, ¿verdad?
—Yo prefiero llamarlo entrega.
—Al igual que en, caso de estar comprometidos.
Sonrió.
—¿Tienes tu informe? Buen trabajo.
—Gracias. ¿No hay noticias sobre Rhoan todavía?
—Aún no. —Miró el reloj—. Pero no son las nueve, y tu compañero de piso aún está a tiempo, de todos modos.
Yo lo sabía suficientemente bien, y normalmente no me preocupaba.
—¿Vas a iniciar una búsqueda si no entrega el informe?
—No inmediatamente, no.
—¡Maldita sea!, algo va mal.
—Sólo tenemos tu instinto que nos dice que algo anda mal. Y aun así, tú misma dices que no es serio. Perdóname, Riley, pero si no es grave, no es suficiente para hacer estallar su misión.
La frustración aumentó a través de mí. Dejé escapar un soplido, levantando el pelo de la frente.
—Creo que, voy a hacer un poco de búsqueda propia.
Jack me estudió durante un minuto, la diversión tocaba las comisuras de sus ojos verdes.
—Si encuentras algo, me dejas saber.
Levanté una ceja.
—¿Eso es una orden?
—Sí.
—¿Y tú compartirás si encuentras algo?
—Riley, Rhoan es un guardián, y la misión en la que está es secreta. No puedo compartir información. —Hizo una pausa—. A menos que, por supuesto, yo estuviera compartiendo información con alguien que esté dispuesto a convertirse en un guardián, en una segunda prueba.
—Eso es chantaje.
—Sí.
Negué con la cabeza.
—Y yo que pensaba que eras un buen vampiro.
—No hay tal cosa como un vampiro bueno —me dijo—. Sólo tonos diferentes del mismo color. Sería muy sabio que lo recordaras, sobre todo trabajando aquí.
¿No era esa la verdad?
—No voy a hacer otra prueba.
No me sentía muy preocupada por la seguridad de Rhoan. Todavía no.
Abordé el montón de archivos que había en mi bandeja de entrada. Me pasé la mañana rastreando a Rhoan, la sensación de que estaba en problemas o encerrado no había disminuido. Lo cual era extraño. Si él estaba en problemas, e incapaz de salir, seguramente el peligro debió haber aumentado ¿Qué diablos quería decir que se mantuviera al mismo nivel?
Durante el almuerzo, tome un sándwich y un refresco de cola de la máquina en el hall de entrada, luego me dirigí de nuevo a buscar algo de información sobre el misterioso, pero, tan deliciosos, Quinn.
Había montones y montones de fotos del él… quien inició el mito de que los vampiros no pueden ser fotografiados o era un loco o nunca lo había probado. Había montones de artículos, los cuales iban desde los que lo llamaban monstruo, hasta los que lo saludaban como el salvador de las pequeñas empresas. En otro de los artículos se trataba el asunto de un vampiro muerto que fue encontrado en uno de los aviones de transporte de Quinn. Otro, con muchas ampliaciones, mencionaba su compañía farmacéutica de Sydney. Y había un recorte pequeño sobre su compromiso con una tal Eryn Jones… hasta había una foto de ellos dos juntos. Ella era una esbelta mujer de pelo castaño, linda, como el infierno. Pero claro, era de suponer que alguien como Quinn acabaría con cualquier persona sin gracia. Eché un vistazo a la fecha en la parte superior del artículo: 9 de enero. Hacía seis meses.
Tenía que amarla mucho, porque los vampiros no suelen comprometerse a una persona.
Kelly una vez me dijo que era simplemente demasiado difícil ver como a alguien que amas se marchita y muere, mientras que el otro continúa eternamente joven. Un vampiro sólo tiene una opción, la de convertir a sus amantes en vampiros para mantener las relaciones, sin embargo, pocos sobrevivieron a la confusión del cambio. Los vampiros por lo general tienden a ser territoriales y dos vampiros juntos a menudo no podían vivir en armonía.
Unos cuantos artículos más adelante, encontré uno interesante acerca de Eryn… o más bien, sobre su misteriosa desaparición. Quinn había sido interrogado por la policía, pero puesto en libertad, al parecer no había pruebas y la investigación no continuó su curso. Significando que la policía no tenía ni idea de lo sucedido.
¿Sería ésta la razón?
¿Estaba esto relacionado con el ataque a Quinn?
¿Alguien, en alguna parte, sospechó que él estaba detrás de su desaparición?
Si era así, ¿Por qué estaba esperando en mi casa para ver a Rhoan? ¿Tenía algo que ver con la desaparición de Eryn o esto era algo completamente distinto?
¿Cómo podía saber sobre esto Rhoan si él habitualmente vive en Sydney?
Fruncí el ceño, hice una búsqueda de su novia, pero no llegué a mucho más que el hecho de que ella trabajaba para una de las empresas farmacéuticas conocidas
una que Quinn había comprado al parecer, posteriormente, la que se desmanteló, varios meses después de su desaparición.
Interesante, por decir lo menos. Aunque sólo Dios sabía cómo se conectaba todo esto con los problemas actuales de Rhoan.
Jack regresó después de la hora del almuerzo, volví a trabajar. La tarde se alargó, y aunque no dejaba de mirar el reloj, no llegó el mensaje de Rhoan.
Jack fingió estar totalmente ajeno a cualquier cosa menos lo que fuera que estaba haciendo en su ordenador, sin embargo, yo sabía que me estaba mirando. Sabía que él estaba esperando que dijera algo.
Preguntar sobre Rhoan y sobre la posibilidad de una búsqueda y, por supuesto, volver con las molestas pruebas nuevamente.
Que no iba a hacer hasta que no hubiera agotado mis propios recursos – cosa que tenía la intención de comprobar tan pronto como me fuera a casa y me cambiara de ropa. A menos, claro, la sensación de dificultad para afilar drásticamente.
A las seis en punto fiché y salí de aquel infierno. Me daba cuenta de que era sábado, y el atardecer se acercaba, la mayoría de los peatones habituales ya se había ido a casa. Incluso había espacio para respirar en el tren.
La noche se estaba poniendo en el momento en que el tren se detuvo en mi estación. Salí y me subí a la plataforma de salida. La sensación que no estaba sola se arrastró sobre mi piel. Miré por encima del hombro.
Como de costumbre, la mitad de las luces estaban apagadas. Las sombras acechaban a lo largo de la línea de la cerca y se metían como dedos esqueléticos a través de la plataforma. Nadie había bajado del tren, no había nada ni nadie escondido en las sombras. No es que no pudiera sentir o ver, de todos modos. Miré a través de la plataforma del otro lado de las pistas. No había nada.
Entonces, ¿por qué este cosquilleo en la piel y en la conciencia?
Conscientemente sabía que eso significaba que había un vampiro cerca, escondido en las sombras en alguna parte.
¿Por qué no podía precisar su ubicación?
¿Y por qué la noche se sentía de repente tan hostil?
Fruncí el ceño y me eché la bolsa sobre el hombro y caminé hasta la plataforma. Pero a medida que me acercaba a las escaleras que llevaba hasta la Avenida Sol, se hizo más intenso el olor a almizcle, menta, del hombre que se había burlado en mis narices.
No era un vampiro, pero si un lobo. El macho de nuestra especie tiende a tener un aroma ligeramente más agudo de base que los machos de otras especies. O tal vez me pareció así ya que las mujeres que eran, naturalmente, las que más en sintonía se encuentran con ellos.
Me detuve abruptamente. Se puso de pie a la izquierda de la escalera, escondido entre la pared de la estación y la rampa para gente con discapacidad. Estaba inmóvil, algo que es extremadamente raro para nosotros los lobos. A menos que se esté dormido, tendemos a inquietarnos si nos quedamos en el mismo lugar por demasiado tiempo. La energía de la bestia, apenas contenida, era la teoría de Rhoan.
—Sé que estás ahí —dijo en voz baja—. ¿Qué demonios quieres?
Las sombras se separaron, y el lobo salió a la luz. Era alto y delgado, su aspecto se parecía un tanto a Henri Gautier, podía pasar por su hermano. Sólo que, hasta donde yo sabía, Gautier no tenía un hermano.
—¿Riley Jenson? —Su voz era gutural, gruesa y tan fría que me provocó un escalofrío por toda la espina dorsal.
—¿Quién quiere saberlo?
—Tengo un mensaje para ti.
Mi corazón saltó. Aunque no pensé que mi hermano escogiera escorias como ese tipo como mensajero.
—¿Qué?
—Muere, monstruo.
Su mano borrosa se alzó, y vi la pistola
Me moví, tan rápido como pude, escuché el sonido del disparo. Luego fue el dolor.

Nota:
* cubrir con mantillo: Es lo que se le hace a la siembra. (N. del T.)
Fin de capítulo

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Mar Jun 15, 2010 5:07 pm

gracias por los capis

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Lun Jun 21, 2010 5:01 pm


CAPITULO 3 (Parte 1)

Traducido por Gemma
Corregido por Nekane



—¿Riley?
La voz era cálida y familiar, pero la oía muy lejana. Muy, muy lejana.
—Riley, dime qué va mal.
A pesar del dolor que me envolvía, la suave pregunta envió un calor
resplandeciente a través de cada célula nerviosa. Tenía que ser Quinn. Yo sabía que nadie más causaba ese tipo de reacción. Pero, ¿Por qué demonios estaba él allí, en vez de estar en los pasillos de mi edificio?
¿Y qué quería decir con que iba mal? He recibido un disparo, por el amor de Cristo. Eso debía de ser obvio, incluso para la más simple de las mentes.
Dios, dolía. Quemaba.
—¿La bala es de plata?
Plata. La bala era de plata. Por eso dolía tanto.
—Sáca…la —deprisa.
Él dijo un taco. Amén a eso, pensé débilmente. Mis ojos se negaban a abrirse, tenía el brazo entumecido, y el adormecimiento se estaba extendiendo demasiado rápido por el resto del cuerpo. El lobo había perdido mi corazón, pero en muchos aspectos, no importaba. Si Quinn no sacaba pronto la bala de mi hombro, me convertiría en cachorro muerto.
Estaba flotando en un mar de agonía fundida, entrando y saliendo de la conciencia, mi cuerpo en llamas y chorreando sudor.
Sin embargo, su voz me llegó, arrastrándome de vuelta.
—No tengo cuchillo. Tendré que usar mis dientes. Va a doler.
No me digas, Sherlock. Las palabras no salieron. El entumecimiento había llegado al cuello y a la boca, y respirar era cada vez más difícil.
Me arrancó la camisa, a continuación, sus labios tocaron mi carne, una caricia breve que hizo temblar mi piel. Después sus dientes cortaron en profundidad. Un grito subió por mi garganta pero pareció alojarse en algún lugar cerca de las amígdalas. Su mente surgió dentro de la mía y, como una mano fresca y suave, me protegió, calmando el dolor y aliviando el fuego.
Sus dientes se retiraron de mi carne, pero fueron reemplazados por sus dedos.
No había forma de escapar a la agonía de su hurgar, no importó lo mucho que tratara de protegerme. Cuando tocó la bala, la movió, grité de nuevo.
Luego, la bala ya no estaba, el fuego desapareció, y en su lugar quedó un normal y pacífico dolor.
Llegué a ese lugar mágico en mi interior y llamé al lobo. El poder se extendió a mí alrededor, a través de mí, borrando el dolor, cicatrizando la herida. Pero una vez que volví a mi forma humana, el mundo desapareció.
Cuando regresó, era de madrugada.
Varias sensaciones me llamaron la atención casi de inmediato. Mi cabeza estaba apoyada en lo que parecía acero cubierto de carne, pero el resto de mi cuerpo yacía sobre algo duro e incómodo.
Tenía un latido constante de dolor en mi hombro, y un ardor más profundo en mi brazo.
Aun cuando la plata no mataba a los lobos, podía mutilarlos permanentemente. El miedo tocó mi corazón y rápidamente moví los dedos. Se movieron y di un suspiro de alivio silencioso.
Una brisa fresca se agitó a mí alrededor, lleno de olor a humanos y olor a humo de los tubos de escape de los coches, mezclado con el tentador sándalo cercano, hombre y barro. Por mi derecha llegaba el ruido constante del tráfico, aún más cerca, el traqueteo de un tren alejándose de la estación. Obviamente, no me encontraba en mi apartamento. Aunque normalmente podía oír los trenes, mi apartamento no temblaba por la fuerza de su paso como lo hacía este lugar.
Abrí los ojos, y miré alrededor. La habitación era pequeña, miserable y llena de basura.
Había ventanas a mi izquierda, con barrotes y sin cristal, y una puerta abierta a mi derecha. Asientos de madera estaban alineados por las paredes llenas de grafitis, y el suelo era de asfalto.
El reconocimiento se despertó. Estábamos en una maldita sala de espera de la estación de trenes.
Me giré un poco para aliviar el dolor de mi hombro y, entonces, me di cuenta de que mi cabeza estaba apoyada en el muslo de Quinn. Todavía llevaba el abrigo que le había dado esa mañana, y, si la rodilla descubierta que podía ver era una indicación, no mucho más. Habida cuenta de su próxima desnudez, y el hecho de que tenía que estar cubierta de sangre, era un milagro que nadie hubiese llamado a la policía.
Levanté la mirada hacia Quinn. La preocupación permanecía en el oscuro fondo, junto con la cautela.
—¿Cómo te sientes?
Su voz fluía por mi piel tan dulce como una caricia, y muy en el interior, la excitación se agitó. Si estaba teniendo una reacción así en una situación como ésta, entonces la fiebre de la próxima luna sería realmente mala.
—Me siento como una mierda —agarré el borde de uno de los asientos y me obligué a incorporarme, a alejarme de él—. ¿Por qué estamos aquí? De hecho, ¿por qué estás aquí?
Él dudó.
—Te seguí desde la Dirección hasta tu casa la pasada noche.
Así que él era la razón por la que me había asustado en la plataforma. A pesar de que él no era obviamente la única razón.
—¿Y por qué me estabas siguiendo cuando supuestamente debías estar esperando a mi compañero de piso?
Me miró por un momento, los oscuros ojos ahora cansados.
—Porque no estaba seguro de que estuvieras donde decías que estabas.
—¿Y por qué pensaste eso?
—Me atacaron, Rhoan ha desaparecido, y cuando llegué a su piso, resulta que tiene una compañera de cuarto de la que no sé nada.
—No es de extrañar, teniendo en cuenta que ayer no podías recordar mucho.
—Cierto. —Vaciló—. Pero incluso cuando mi memoria volvió, no tenía recuerdo alguno de él mencionando que compartiera el apartamento con alguien.
—¿Y por qué tendría que mencionar algo así?
Él se encogió de hombros.
—Somos amigos desde hace bastante. Me parece extraño que nunca mencionara que compartíais piso.
—Bueno, tampoco te mencionó a ti para nada, amigo, por lo que la desconfianza es completamente mutua. —Hice rodar mi hombro, luego até lo que quedaba de mi camisa para asegurarme que mis pechos no se salieran del todo. Otra multa por exhibicionismo no era lo que necesitaba en ese momento—. Así que, dime por qué estamos aquí.
—No tenía otro lugar al que llevarte. Soy un vampiro, recuerda, y tengo las opciones limitadas.
—Un hospital público.
Levantó una ceja.
—Y pensaba que los lobos preferían evitar los hospitales cuando fuera posible.
—Lo hacemos, pero hay una docena de sitios distintos a los que podrías haberme llevado. —Como el café que hay cruzando la calle que sirven café a la avellana y bocadillos de gruesos filetes. En ese momento, necesitaba las dos cosas.
Seguido por chocolate y tal vez incluso un poco de sexo.
Mi mirada se deslizó por su cuerpo y se posó en sus delgadas y musculosas piernas. Vale, un montón de sexo, preferentemente con esas piernas aseguradas alrededor de las mías…
Traté de atar mis alteradas hormonas. No era el momento de tener esa clase de pensamientos.
—Un café es demasiado público —dijo, el divertido brillo de sus ojos sugería que sospechaba la dirección de mis pensamientos, aunque él no pudiera leer mi mente—. Aquí, al menos, me puedo asegurar de que nadie se acerque lo suficiente como para molestarnos, o ver el estado en el que te encuentras. En cualquier otro lugar, yo podría haber levantado sospechas.
Lo que significaba, por supuesto, que estaba usando el viejo truco del bloqueo de mente para mantener a la gente fuera de la habitación.
—Este lugar suele estar bastante lleno, incluso en domingo. Es una buena cantidad de control la que debes de usar. —Más, de hecho, de lo que tiene Gautier. Era un pensamiento casi aterrador.
Me examinó un momento y luego, dijo:
—Y sin embargo, quitando un momento en el que tuviste dolor, no soy capaz de tocar tu mente en absoluto. Eso supone una considerable cantidad de poder por tu parte.
—Trabajo con vampiros. Créeme, necesito saber cómo bloquearos. —Hice una pausa—. Si me estabas siguiendo, ¿por qué diablos no trataste de detener a ese loco?
—Porque no estaba seguro de lo que él estaba haciendo hasta que sacó la pistola. A pesar de la opinión popular, los vampiros no son más rápidos que una bala.
Sonreí a medias.
—¿Y tampoco podías leerle?
Levantó la mano. Un fino alambre le colgaba de un dedo.
—Llevaba un escudo contra intrusiones psíquicas.
El nanocable era el último desarrollo en nanotecnología para protegerse contra la intrusión psíquica. Yo no sabía cómo funcionaba exactamente, pero sabía que sólo iba cuando los dos extremos estaban conectados, y que, de alguna manera, se alimentaba del calor del cuerpo. Aún no estaba a disposición del público general, y la Dirección estaba luchando para que siguiera siendo así. Una gran parte de su información llegó a través de medios psíquicos.
Y si ese hombre lobo llevaba un alambre, obviamente lo tenía ya fuera por el gobierno o por conexiones criminales, porque eran los únicos que actualmente los tenían.
—No ser capaz de leerlo seguro que te ha cabreado.
—Un poco.
Más que un poco, si su expresión no mentía. Mi sonrisa se amplió.
—Así que, ¿qué hiciste cuando me disparó?
—¿Qué crees que hice? Lo maté.
Que era la respuesta de los vampiros a cualquier problema matar primero, preguntar después. Era una buena solución si el problema pasaba a ser una persona que había realizado el ritual para convertirse en vampiro, pero bastante inútil con todos los demás. El verdaderamente muerto no podía responder preguntas.
—¿Y el cuerpo?
—Desafortunadamente, tu atacante cayó a las vías cuando se aproximaba un tren. Los servicios se retrasaron algo mientras la policía investigaba.
—Y, por supuesto, no encontraron ninguna indicación de asesinato.
—Claro. —Me observó, y a pesar de que la diversión tocaba las esquinas de sus ojos, su expresión todavía tenía una gran cantidad de cautela.
No confiaba del todo en mí, pero hey, eso estaba bien, porque la desconfianza era completamente mutua. Podría ser lo que decía que era, pero hasta ahora, yo no tenía la menor idea de si realmente conocía a Rhoan.
—¿Tienes alguna idea de por qué ese lobo intentó matarte? —añadió.
Me encogí de hombros.
—Mierda como lo que sucede todo el tiempo. —Aunque es cierto que nunca antes había oído hablar de un hombre lobo disparando a un compañero lobo—. Nos disparan casi tanto como a vosotros los vampiros.
De hecho, la mayoría de los humanos nos consideraban un escalón por debajo de los vampiros gracias sobre todo a las películas de hombres lobos producidas en Hollywood a lo largo de los años. Como regla general, los hombres lobos no se vuelven locos y dan caza a los humanos durante la luna llena. Todos fueron metidos con rapidez en el mismo paquete. Y era muy, muy raro que las víctimas de esos ataques se convirtieran en lobos a su vez generalmente porque pocos humanos sobrevivían a dichos ataques. Pero de los pocos que lo hicieron, el cambio sólo se producía si había lobos en sus orígenes, de todas formas. Pero los humanos, al parecer, prefirieron el mito de Hollywood antes que la realidad. O tal vez los vampiros se consideraban como más sexys que alguien que se convertía en animal cada luna llena.
—¿Lo habías visto antes? —preguntó—. ¿Olido?
Sacudí la cabeza.
—Entonces, ¿cómo sabía él que llegarías a casa en ese momento? ¿Y por qué
querría dispararte?
—Si te hubieses molestado en preguntarle antes de matarlo, ahora mismo
tendríamos esas respuestas.
No reaccionó a mi no muy sutil pulla.
—¿Es probable que alguien esté intentando matarte?
—Ese tipo seguro parecía decidido a ello.
Él hizo una mueca.
—Quiero decir, ¿has cabreado a alguien últimamente?
Sonreí.
—Soy una loba.
Asintió, su cara era solemne, pero se veía una sonrisa tocando las esquinas de sus ojos.
—En otras palabras, sí —dijo.
—Soy bastante capaz de protegerme a mí misma, sabes —a menos, claro, que alguien decidiera pegarme un tiro a poca distancia con una bala de plata, de nuevo.
Se levantó, y el abrigo se abrió agitándose, mostrando tentadores atisbos de unos muslos bien tonificados.
El calor se deslizó a través de mí, un rápido golpe de anhelo que sólo iba a empeorar a medida que los días avanzaran hacia la luna llena.
—Será mejor que te lleve a casa.
Me gustó el sonido de la parte de “llevarme”, pero no estaba tan segura sobre el resto. Todo me parecía un poco demasiado conveniente en este momento.
—Siéntete libre de ir donde quieras. No necesito un escolta —dije.
—Tal vez no, pero por ahora, hasta que vuelva Rhoan, me propongo seguir de camping en tu vestíbulo.
¿Por qué? Esa era la pregunta, y era una a la que él no contestaba.
—¿Por qué no buscas una habitación de hotel? No muy lejos de aquí hay uno. —Por supuesto, lo frecuentaban prostitutas y drogadictos, pero no pensaba que él prestara atención a eso. Podría ser rico, pero seguía siendo un vampiro, y en un momento u otro, la mayoría de los vampiros se habían movido por esos caminos. O al menos eso contaba Kelly—. Por lo menos, podrías ducharte.
—Si va a tardar en volver, lo haré.
Apretó la mano contra mi espalda mientras me escoltaba saliendo de la sala de espera, sus dedos parecían quemar contra mi columna vertebral. Combina eso con el aroma de sándalo llenando mis fosas nasales, y no era de extrañar que mi pulso comenzara a galopar.
Siendo un vampiro, era, sin duda, consciente de mi reacción. Como para confirmarlo, su mirada tocó la mía, oscuras profundidades ricas en conciencia y hambre. No hambre de sangre. Hambre sexual.
No sólo podía verlo en sus ojos, podía olerlo. En él. En mí.
Dejé escapar el aliento y separé mi mirada de la de él. La fuerza del aura de un hombre lobo, aunque por lo general estaba bien protegida, tendía a ir a toda marcha y en ocasiones se “filtraba” durante la fase de la luna, razón por la cual la mayoría de los lobos no se presentaban a trabajar durante esa semana.
No había nada peor que te manosearan o persiguieran los humanos cuando por lo general no te tocarían ni con un palo de tres metros. A pesar de que dudaba mucho de que a Quinn le estuviera afectando alguna fuga de mi aura. Creo que era más un caso de lujuria a secas.
—¿La sugerencia de que consiga una habitación de motel quiere decir que no estoy invitado a tu apartamento cuando llegues a casa? —su mano se deslizó por mi columna, un toque burlón que deseaba a través de mi cuerpo.
—Sin duda.
—Es una pena.
Mis hormonas pensaron lo mismo. Pero, afortunadamente para mí, mis hormonas no estaban al mando. Todavía.
—Y va a seguir siendo una pena —dije—. Al menos hasta que sepa lo que realmente estás haciendo.
Nos dirigimos a las escaleras y a través de la carretera hacia mi calle. La luz del sol le acariciaba, calentando su piel mientras caminábamos. Él ni se inmutó, lo que significaba que era mayor de lo que había pensado. Por lo general, los vampiros no lograban ningún gran grado de inmunidad al sol hasta que no tenían más de quinientos años.
—Si quisiera matarte —dijo, sus oscuros ojos encontrándose con los míos—, podría hacerlo ahora, y nadie en esta calle podría ver u oír alguna cosa. No importaría lo fuerte que gritaras.
El hecho de que dijera la amenaza con tanta calma, sin la sensación de peligro que siempre envuelve las amenazas de Gautier, hizo que le creyera. Y, sin embargo, quizá perversamente, mi deseo por él no hacía más que aumentar. Al igual que nuestros parientes animales, las lobas estábamos programadas genéticamente para buscar el macho más fuerte. Este vampiro podría ser clasificado como tal.
Pero no podía bailar con él, no importaba lo mucho que quisiera, no hasta que supiera la verdad. Y para descubrirlo, tenía que encontrar a Rhoan.
Cuando llegamos a mi casa, lo dejé en el pasillo y me dirigí a la ducha. Todo el tiempo luchando contra el impulso de invitarlo a compartir el agua. Luchando contra las imágenes de lavarle el barro de su dorada piel húmeda y de su sedoso pelo oscuro.
Incluso el agua fría no eliminaba la fantasía o enfriaba mi reacción.
Una vez que salí de la ducha, me dirigí hacia el espejo y comprobé la herida de bala. Era desagradable
un lío arrugado y rojo que lo más probable es que dejara cicatriz. Un necesitaba otra cicatriz tanto como que me dispararan de nuevo. Tenía bastantes cicatrices cubriendo mis rodillas, manos y espalda, todas recordatorios de las peleas de la infancia o de las exploraciones que parecían ser una buena idea y no lo eran.
No es que hubiera mucho que pudiera hacer con la nueva. Me sequé, luego fui a mi habitación para vestirme. Si me iba a ir de circuito de clubes después del trabajo, necesitaba algo apropiado que llevar. Una falda hasta las rodillas, un suéter cómodo, mi actual y usual vestimenta de trabajo no pegaba a cualquiera de los clubes de hombres lobos que Rhoan y yo conocíamos. En realidad, la mayoría prefería la piel, pero si se tenía que usar ropa, entonces, cuanto menos mejor. Repasé mi limitado armario y, finalmente, opté por una micro falda negra y una camisa de gasa verde oscura. Metí en el bolso ropa interior y camisas extra, como Talon el mayor de mis dos compañeros en más de un sentido tendía a ser un poco áspero con la ropa durante la fase de la luna, entonces me puse a cuatro patas y miré bajo la cama buscando mis tacones de seis pulgadas verdes y brillantes. Una vez que les quité las pelusillas, metí los zapatos con mi ropa de repuesto, me puse el grueso abrigo de lana y salí. Quinn estaba aparcado en lo que se estaba convirtiendo su lugar habitual, y me tomó cada onza de control que tenía para ir junto a él.
Jack se encontraba aún en su ordenador cuando llegué al trabajo.
—¿Alguna novedad? —pregunté, mientras tiré el bolso detrás de mi silla y me dejé caer en ella.
—Gautier sacó a los seis vástagos que estaban aterrorizando el distrito de Footscray.
Incluso para un vampiro, el hombre era un monstruo.
—Me refiero sobre Rhoan.
—Lo sé.
—¿Y?
—No hay noticias.
—¿Has enviado a alguien para averiguar qué está pasando?
—Sí, y se le vio dónde supuestamente se dirigía, pero al parecer no se quedó allí.
—¿Y dónde se dirigía supuestamente?
Jack me sonrió tipo cocodrilo.
—¿Significa eso que has reconsiderado hacer el test de guardián?
—No.
—Entonces, ésa es información confidencial.
—Cabrón.
Levantó una ceja.
—Para alguien que está tan preocupado, en realidad estás buscando muy poco.
—Intenté buscar anoche, pero algún imbécil decidió que yo necesitaba que me dispararan.
La diversión desapareció de sus ojos.
—¿Qué pasó?
—Acababa de bajar del tren. Salió de las sombras y me disparó —me encogí de hombros.
—Esas cosas les pasan a los lobos.
No estaba segura de si estaba tratando de tranquilizarme a mí misma o a él.
Después de todo, este lobo era la viva imagen de Gautier, aunque tuviera un olor diferente.
—¿Y tu atacante?
—Muerto. —Dudé—. Un tren lo golpeó.
—Por lo menos ahorra papeleo —hizo una pausa, y añadió—: Así que, ¿vas a buscar a Rhoan?
—Nada más termine el almuerzo.
—Será interesante ver quien le sigue primero la pista tú o Kelly.
Apenas pude reprimir mi sonrisa. Poco sabía él de que Kelly intentara hacer eso, de todas formas.
Sin embargo, el hecho de que él hubiese dado ese paso significaba que se estaba tomando la desaparición de Rhoan más en serio de lo que yo había supuesto.
—¿Así que la envías fuera esta noche?
Él asintió, y me sentí un poco mejor. Con dos de nosotros ahí fuera, seguramente encontraríamos alguna pista sobre lo que le había pasado. Porque definitivamente había algo, aun cuando la sensación de algo malo todavía no había llegado al máximo.
—Bien —dije, y me dispuse a realizar algo de papeleo. Pero la mirada de Jack era un peso que casi podía sentir. Él estaba esperando algo, aunque lo que fuera ese algo, yo no tenía ni idea.
—Estás planeando ir de fiesta esta tarde, ¿verdad? —dijo después de un rato.
Miré hacia él, y señaló el gran bolso.
—Cinco días para la luna llena —dije, a modo de explicación.
Se recostó en la silla, con expresión aturdida.
—¿Cómo es que nunca os quedáis embarazadas? Quiero decir, folláis como tontas durante siete días, y nada sale de eso. Y no tomáis anticonceptivos, por lo que he oído.
—¿Cómo puedes llamar a un montón de satisfacción, nada? —le contesté con una sonrisa.
Agitó la mano, como desechando el comentario.
—En serio. Siempre he tenido curiosidad sobre eso.
—¿Y nunca has pensado en preguntárselo a un lobo? ¿O dar un paseo por sus pensamientos para saber?
—En realidad, nunca me importó lo suficiente como para hacer cualquiera de las dos cosas.
—¿Entonces por qué preguntas ahora?
—Odio el silencio.
—Sí. Bien. —Odiaba los silencios tanto como yo odiaba el baile de la luna. Sin embargo, no vi que pudiera hacer daño contestar a su pregunta y no es que fuera la primera vez que me preguntaban.
—Los hombres lobo no toman anticonceptivos, pero llevamos un chip electrónico para evitar la concepción. No me preguntes como funciona, simplemente lo hace.
Los chips se colocan bajo nuestra piel durante la pubertad y hasta que no se quitan, no nos podemos quedar embarazadas.
Había sido bastante inútil conmigo, porque al parecer tenía algunos desequilibrios hormonales raros que significa que mis óvulos no hacían el viaje hasta el vientre. Lo bueno de esto era el hecho de que no menstruaba. Lo malo, que no podía quedar embarazada sin asistencia médica. Y, aun así, los médicos no estaban seguros de si me quedaría embarazada o llegaría al final. En realidad, muchos de ellos creían que era el equivalente a una mula de un hombre lobo todos los puntos correctos, pero nada de funcionalidad. Pero las reglas eran las reglas, y no había manera de rodearlas, incluso si no puedes concebir de forma natural.
—¿Qué pasa si quieres quedar embarazada?
—Pagas al gobierno médico quinientos dólares para que te quiten el chip, y te puedes quedar embarazada dentro de las veinticuatro horas.
—¿Y el gobierno fuerza eso?
—Sip.
Él resopló suavemente.
—Increíble. Tienen una regla para los humanos y otra para todos los demás.
—Me imagino que no quieren que los lobos invadan el mundo.
—Está invadido por humanos, y causan más daño del que nosotros nunca podríamos hacer.
—No es la forma adecuada de hablar de tu fuente de alimento.
Se encogió de hombros y lo dejó ahí. Raro, por decirlo suave. Finalmente llegó el mediodía, y fui por las escaleras hasta la cocina en el subnivel dos para echar un vistazo a la comida que especialmente sangre, y no la variedad sintética para los guardianes. Una vez que todo estuvo a bordo, escolté el carro hasta el ascensor para bajar al cuarto nivel.


CONTINUA…

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Lun Jun 21, 2010 10:58 pm

gracias tibari

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   

Volver arriba Ir abajo
 
Full Moon Rising - Keri Arthur
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 26.Ir a la página : 1, 2, 3 ... 13 ... 26  Siguiente
 Temas similares
-
» Full Moon Wo Sagashite Op I Love You ( Spanish )
» [ANIME] Full Moon Wo Sagashite ^^
» [Vendo] Mangas, artbooks, peluches, figuras... (Act.20/12/12)
» Bad Moon Rising - Confirmación Élite
» Captain Tsubasa Rising Sun

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Black and Blood :: Proyectos del Foro :: Proyectos Terminados-
Cambiar a: