Black and Blood


 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Feliz Año 2015!!!
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» LAS COTORRAS MÁS LOCAS DE LAS COTORRAS VIP.
Miér Feb 01, 2017 6:33 pm por rossmary

» saga Riley Jenson
Jue Ene 14, 2016 10:02 am por Vampi

» Kissing sin - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:31 pm por Vampi

» Lista de libros con links de capítulos
Mar Ene 12, 2016 1:25 pm por Vampi

» Tempting Evil - Saga Riley Jenson 3 - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:22 pm por Vampi

» Saga Tempting Evil, Riley Jenson Guardian, #3
Vie Ene 17, 2014 8:03 pm por rossmary

» Anuncia Tu Blog!
Jue Ene 16, 2014 10:10 pm por rossmary

Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada

Comparte | 
 

 Full Moon Rising - Keri Arthur

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1 ... 14 ... 24, 25, 26  Siguiente
AutorMensaje
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Mar Ago 24, 2010 10:42 pm

ah..mira gemma y tibari y kuami son españolas...


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Mar Ago 24, 2010 10:43 pm

y sidonie tambien

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nanis
Correctora de estilo
avatar

Mensajes : 1831
Rango : 1
Fecha de inscripción : 11/06/2010
Localización : México

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Ago 25, 2010 1:57 am

Otro capiiiiiii

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Ago 25, 2010 9:50 am

ay.... con esto de no poder conectarme por la tarde no os pude decir que Kuami se fue a Finlandia a por sus hijos y encima, se me olvidó comentarlo cuando me lo dijo :manga08: que cabeza tengo!

Eli, gracias por la ayuda ^^ ahora te añado al grupo de traductoras para que al menos puedas descargarte el libro y ver el espacio de taquilla que dice Ross XDD
aunque de traducción ya está el tema del libro que hace las veces de taquilla.


:pompones: :pompones: :pompones: ánimo!!!!! que ya queda nada para terminar el libro!!!! XDDD

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Ago 25, 2010 4:18 pm

CAPITULO 13 (PARTE 2)


Traducido por Gemma y rossmary
Corregido por shuk hing




No le respondí. No hubiera podido responder. Mi sangre quemaba, mi corazón golpeaba como un tren de vapor, y lo único que quería era arrastrar a este delgado y enojado hombre hasta que las ondas lentas de placer que rodaban por mi piel se convirtieran en una fuerza capaz de fundirnos.
Y eso fue exactamente lo que hice.
El clímax nos llegó a los dos con una fuerza que nos desgarró, en un sonido ahogado de mi garganta mientras su cuerpo cayó en las espaldas de los demás, con movimientos rápidos y furiosos.
Se estremeció aliviado. Todavía estaba duro en mi interior, pero eso no era sorprendente, simplemente, se debía a que el poder de la luna estaba en plena vigencia. El calor de la luna proporcionaba a los lobos la potencia para celebrar una y otra vez durante toda la semana, pero esta noche y mañana serían las cúspides, el tiempo de recuperación no existía. Tal vez fuera la manera de compensar el cambio natural, al que nos fuerza la luna llena.
La noche de la luna llena, era la noche en la que no teníamos ningún control, sobre la forma que tomamos. Esa noche, nos quedamos únicamente como lobos. Empezó a moverse dentro de mí otra vez. Su expresión era hermética, profunda, sabía que tenía la intención de exigir el pago en su totalidad antes de decir nada más.
El hecho de que estuviera allí, teniendo sexo conmigo, cuando era muy consciente de que sus oficinas estaban siendo allanadas, me había examinado a la entrada y se había asegurado de que no habían encontrado ninguna prueba incriminatoria.
Ya sea que la evidencia estaba en otra parte o realmente no había nada que encontrar.
Permanecimos junto, sudorosos, girando entre la muchedumbre durante una hora antes de marcharnos. Seguimos en la mesa, en la ducha, contra la pared, en la escalera. Cada vez era una dura y furiosa pelea, y la mayor parte del tiempo, me tomo sin dar. El lobo en mí tenía que pagar de una maldita vez, pero la mujer se sentía molesta. Por último, me llevó de nuevo a la mesa, y me dio un silencioso suspiro de alivio. Estaba magullado y adolorido y satisfecho sólo parcialmente, y sabía que era intencional. Me estaba haciendo pagar por lo que para él fue una traición.
Me deslicé en uno de los bancos y tomé una cerveza de un camarero que pasaba. No la bebí inmediatamente, primero presioné la botella helada contra mi frente febril.
Misha se sentó en el lado opuesto.
—Puedes hacer tus preguntas ahora —Sus ojos de plata no se apartaron.
—Dime por qué tenías un archivo con el nombre de Genoveve Confitería en tu escritorio hace un año.
—Se trataba de una compañía que estaba considerando comprar. —Levantó una ceja pálida—. Tienes una memoria muy buena.
—Excepcional, teniendo en cuenta las circunstancias.
La sonrisa que se dibujó en sus labios estaba en desacuerdo con su mirada helada.
—¿Y la compraste? —exigí, cuando él no dijo nada.
—No.
—¿Quién lo hizo?
—Konane.
—¿La misma empresa que posee Moneisha?
—Sí.
Quité la tapa de la cerveza y bebí un largo trago antes de preguntar:
—Entonces, ¿quién es el dueño de Konane?
Sonrió.
—Prueba con otra pregunta.
Su expresión, dijo lo que contaba. Eventualmente. Me pregunté cuántas horas de —pago— cobrarían antes.
—Entonces, ¿qué tiene el chocolate y la investigación en común?
— Tal vez el dueño hace uso de la diversidad.
Algo en la manera que lo dijo picaba en mis instintos.
—No lo creo.
—No.
—¿Por qué no?
Se recostó en su asiento y me estudió por un segundo, con una expresión arrogante y divertida.
—Debido a que el dueño de Konane y yo compartimos intereses similares, y en el pasado fuimos, socios en algunos negocios.
Forcé una sonrisa.
—Nunca me dijiste que tenías interés en el chocolate.
Había algo frío y duro en su expresión. Tuve la extraña sensación de que este hombre, el hombre que me había llevado tan despiadadamente esa noche, era el verdadero Misha.
Que el Misha me ha permitido ver los últimos doce meses no era más que un medio para un fin.
¿Cuál era el fin?, no tenía ni idea, pero sí un mal presentimiento de que sería mejor no saber.
Bajé los escudos y extendí la mano hacia su mente. No me sorprendió golpear una pared alrededor de sus pensamientos —pero no era electrónica. Su escudo era tan natural y fuerte como el mío.
Tomé otro trago de cerveza y traté de ignorar el deseo de irme.
Tenía un trabajo que hacer, y además, la luna seguía ardiendo por mi sangre.
—No era el chocolate lo que capturó nuestro interés —dijo en voz baja—, sino el hecho de que Genoveve, supuestamente, fue construida sobre la cima de una instalación militar.
¿El plan en la oficina de Alan Brown coincide con la instalación de Genoveve, supuestamente sentado? Probablemente.
—He leído acerca de los túneles de la Segunda Guerra Mundial y sobre los depósitos de armas que han descubierto en ese lugar y alrededores de Melbourne, pero nunca he oído nada, sobre eso.
—Nadie sabía de los túneles hasta que fueron excavados. Todos los planes fueron destruidos, supuestamente después de la guerra y la mayoría de los túneles fueron sellados.
Si los planes habían sido destruidos, ¿cómo se había Alan Brown apoderado de ellos? ¿Y por qué no los había destruido? Terminé mi cerveza y empujé la botella.
—Así que ¿por qué crees que hay algo de verdad en el rumor sobre lo que hay debajo de Genoveve?
—Porque hablé con el hombre que encontró una entrada. Al igual que al hombre que era dueño de Konane.
—Así que ¿por qué una instalación militar de esa edad es tan importante para ti y para el propietario de Konane?
— Debido a que la mejor búsqueda de la perfección a veces toma caminos que el gobierno no aprueba, y en tales casos, la búsqueda se lleva a cabo en secreto.
Oh Dios... ¿Estaba diciendo lo que yo pensaba que estaba diciendo?
Sonrió.
—No estoy implicado en Genoveve o en la investigación que realiza acerca de la clonación no humana.
—Sólo tengo tu palabra, y en este momento, no estoy inclinada a confiar en ella.
—Lo juro por la vida de mi madre, que todo lo que te he dicho aquí está noche no es mentira.
No eran mentiras, pero ¿había dicho la verdad absoluta? Tenía la sensación de que la respuesta era: no.
—Luego, ¿no tienes absolutamente nada que ver con la clonación?
Una distracción momentáneamente bailaba en sus ojos.
—No estoy involucrado, de ninguna manera, con lo relacionado a la clonación. Si quieres una opinión sincera, no veo que puedo hacer.
—Hasta que no comprenda plenamente todas las complejidades de la creación, la clonación será siempre una línea de investigación imperfecta.
—No puedes entender algo si no lo investigas.
—Es verdad. Pero en este momento, esta investigación que es simplemente tirar dinero a la basura. ¿Cuántos años tiene el hombre que están tratando de clonar? ¿Adónde lo han llevado? Ahora puede crear imágenes imperfectas o enfermas de sí mismo cada cincuenta o más intentos.
—El cultivo del cuerpo, vino de la investigación sobre la clonación, y en sí misma es muy rentable.
Se encogió de hombros.
—Sólo marginalmente. El gobierno mantiene un puño apretado en la comercialización y la investigación. Pero el Mercado negro estaba en auge, y el gobierno estaba teniendo poca suerte deteniéndolo.
—Así que, ¿qué investigación estabas planeando llevar a cabo en Genoveve, y por qué no llegaste a comprarlo?
Él sonrió.
—Mis compañías, al igual que muchas otras, están tratando de desenredar el secreto de la larga vida de un vampiro. Hay una buena fortuna para hacer con esos conocimientos.
Eso era un eufemismo, habida observación de la obsesión de los humanos por la juventud.
—Entonces, ¿cuándo dices que Moneisha ha tenido éxito en la localización de la agrupación de los genes que hacen que un vampiro sea un vampiro, estás hablando en realidad de tu propia investigación?
—En parte. Estaba tratando de descubrir lo mucho que sospechabas.
—¿Por qué?
Me estudió por un momento; luego dijo:
—Porque me lo dijeron.
Levanté las cejas. Realmente no podía ver a Misha siguiendo las reglas de otro, pero entonces, ¿Qué sabía yo de él?
—¿Quién?
Él se limitó a sonreír. Cambié la dirección de nuevo.
—¿Has tenido éxito localizando los genes de los vampiros?
—En parte.
Lo estudié un momento.
—Investigaciones como ésa que no hace falta hacerlas en instalaciones secretas.
—Sí, cuando los sujetos de prueba son involuntarios. ¿Secuestras vampiros de la calle?
—No. Tenía la intención, simplemente porque las regulaciones recientes del gobierno han hecho difícil conseguir suficiente sangre y piel para llevar a cabo la investigación. Pero nunca compré Genoveve, simplemente porque superaron mi puja. Todas mis empresas se ajustan a las normas.
Se refería a que actualmente se ajustaban. Pero tenía la sospecha que no lo harían en el futuro.
—Sabes que Jack comprobará.
Se encogió de hombros.
—No encontrará nada fuera de lugar.
—¿Y es la investigación sobre vampiros todo lo que tus empresas hacen?
Sonrió.
—No.
—¿Entonces, qué?
—Mis empresas ayudan a varias otras en la investigación de drogas.
¿Seguro que tenía un dedo en el pastel del ARC1-23?
—¿Eso significa que sabías que Talon estaba tratando de preñarme?
Una vez más la diversión brilló en sus ojos.
—Sí.
La cólera azotó a través de mí, y apreté los dedos.
—¿Y lo aprobabas?
—No.
— Entonces ¿por qué diablos no me lo advertiste?
—Porque de nuevo, me advirtieron de que no lo hiciera.
Aspiré suavemente.
—¿Y, tú, nunca vas en contra de las órdenes? Mentira, Misha.
—Hay un montón de cosas que suceden que no entiendes. Muchas restricciones en mí que no puedo contradecir, no importa cuánto lo desee.
Eso levantó mis cejas.
—¿Explicarás esa afirmación radical?
—Todavía no.
Solté el aliento y pensé en los trozos y piezas que me estuvo diciendo estos últimos días.
—Me dijiste que imaginara el súper soldado que se podría hacer si pudieras tener todas las ventajas de los vampiros y ninguna de las restricciones. ¿Es eso lo que estás haciendo? ¿Tratar de hacer un súper soldado al cruzar los genes de humanos y vampiros?
—Quizá —sonrió ociosamente.
—Entonces ¿qué pasa con los híbridos no humanos?
—¿Qué con ellos?
—¿Estás involucrado en su creación?
—Ya he dicho que no.
No hubo nada que lo delatara en su cara o en los ojos, y sin embargo me di cuenta de que él había dicho su primera mentira descarada.
—Entonces no sabes nada acerca de un ataque que se produjo poco después de que estuviera hablando contigo por teléfono.
Levantó una ceja.
—Quiero follarte, no matarte.
Me eché hacia atrás, parcialmente queriendo confiar en él, pero no del todo.
—Eso no contesta mi pregunta.
—Sí, lo hace. —Dudó—. De hecho, traté de advertirte, pero colgaste.
—¿Así que sabías sobre el ataque en el cementerio?
—Sí.
—¿Cómo sabías dónde iba a estar?
Él miró el brazo en el que llevaba el rastreador, dándome la respuesta al instante. Maldije en voz baja.
—¿Y cómo sabías lo del ataque?
Me sonrió de nuevo como antes y no contestó.
Golpeé la mesa con los dedos.
—¿Y me vas a decir quién es el propietario de Konane?
Su mirada se deslizó por mi cuerpo, y la fiebre que había permanecido a la espera se encendió.
Sus ojos plateados se encontraron con los míos, haciéndose eco del hambre que quemaba a través de mí. Yo no quería quererlo, pero en ese momento, no tenía elección. Y necesitaba la respuesta que todavía me tenía que dar.
—Quiero dos horas más —dijo, señalando hacia la multitud en la pista de baile.
—¿Por qué?
Su sonrisa fue dulce, y sin embargo había algo frío. Algo muy calculador. Y en ese momento, vi la similitud entre Misha y Talon.
—No importa el por qué.
Supongo que al final no era así. Él consiguió las dos horas. Después conseguí el nombre.
Talon.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Ago 25, 2010 5:21 pm

CAPÍTULO 14 (Parte 1)


Traducido por Gemma
Corregido por Tibari



Me dirigí a los aseos y me di una larga ducha caliente. No hizo mucho por aliviar los dolores de mi cuerpo, pero al menos me sentí más limpia. Y mis venas ya no se encendían con el calor de la luna. Misha había visto finalmente eso, nada más. Tal vez pensó que garantizaría que lo vería de nuevo.
Pero si ése hubiera sido su pensamiento, entonces él no me conocía muy bien al fin y al cabo. Aunque, ¿qué es lo que sabía de él realmente? ¿O de Talon?
Por lo menos mis preguntas habían tenido respuesta… si era verdad o no, todavía quedaba por ver.
Pero la noche había traído otra cosa más… había solidificado mi determinación de no convertirme en guardiana. Porque los guardianes, ya fueran hombres o mujeres, utilizan a menudo el sexo para obtener información, y estar con Misha me había dado una pequeña muestra de lo que era. No he tenido problemas con las relaciones sexuales con alguien a quien no conocía. Lo había hecho la mayor parte de mi vida, en muchos clubes diferentes de lobos, y he disfrutado inmensamente. Pero tener sexo con un desconocido con el único fin de reunir información casi olía a la prostitución, y eso sentaba mal.
Sin embargo, ¿no era eso exactamente lo que yo estaba haciendo? Claro, conocía a Misha, ¿pero eso marca realmente diferencia? El hecho de que yo había ido a la situación lista y dispuesta a hacer lo necesario demostraba que me parecía más a mi hermano —y más capaz de encubrir el trabajo— de lo que esperaba.
Y ése fue el pensamiento más incómodo de todos.
Me pasé una mano por los ojos, que sentía arenosos, y miré el reloj de pared. Pasaban las dos, realmente tenía que empezar a moverme. Me quedé en el agua caliente durante unos minutos más, luego me sequé y me vestí. Stan y Jimmy me despidieron alegremente mientras me giraba hacia las sombras de la calle.
Quinn estaba apoyado en la capota del coche, con los brazos cruzados y el rostro impasible.
—¿Estás bien?
Me encogí de hombros.
—Tengo las respuestas a las preguntas de todos.
—Las respuestas pueden esperar. Te ves como el infierno —repuso.
—Extraño. Es exactamente como me siento.
Paré a varios pasos de distancia, deseando que me cogiera en sus brazos y me abrazara. Sólo abrazarme. Nada más… no de inmediato, vamos. Simplemente necesitaba el confort de un tacto que no fuera duro, áspero o calculador.
Pero él no se movió, y yo no lo pedí.
—Misha sabía que Jack y Rhoan estuvieron en su oficina —dijo.
—Eso explica las vibraciones tristes que he estado recibiendo de ti.
¿O era él el que estaba recibiendo vibraciones tristes? Mis dos amantes estaban aparentemente usándome para sus propios fines y ni una sola vez lo había sospechado. Por confiar en mis malditos instintos.
—Talon hizo una aparición en el club esta noche —continuó.
La alarma se disparó a través de mí.
—¿Qué?
Él asintió.
—Hace unos cuarenta y cinco minutos y se fue cerca de diez minutos más tarde.
—¿Me pregunto por qué? —No tenía ningún sentido, especialmente teniendo en cuenta que parecía decidido a matarme después de conocer mi origen mixto.
—Quizá lo está reconsiderando —dijo él.
—No. —Talon rara vez cambiaba de opinión sobre cualquier cosa. Si había ido al club, sería por otra razón que desear concebir un hijo conmigo—. ¿Intentaste detenerlo?
—No, pero estuve siguiéndolo.
Yo no había sentido nada.
—¿Qué es lo que hizo?
—Buscarte a ti y a Misha.
—Misha insinuó que él y Talon habían sido socios en el pasado. Quizá lo sean aún. Tal vez Talon entró en el club por esa razón.
—Y tal vez se dio cuenta de que, aunque no le guste personalmente tu herencia mixta, sigues siendo demasiado buena para dejar pasar el bocado para hacer investigaciones. Un escalofrío me recorrió el cuerpo. Tuve la sensación de que Talon había metido el dedo en la llaga.
Quinn me observó un segundo, entonces me cogió y me envolvió en sus brazos. No dijo nada, sólo me sostuvo, y se sentía tan bueno y cálido, tan malditamente bien, que tuve ganas de llorar.
—Será mejor que mantengamos un ojo en Talon. Me temo que puede estar más involucrado de lo que actualmente pensamos.
—Lo está. Es propietario de Konane y de Genoveve.
Me besó la parte superior de la cabeza, sus labios eran un pincel de pluma ligera de calor. Luego me apartó de él, y de repente la noche pareció más fría.
—Si ése es el caso, mejor que nos pongamos en marcha.
Asentí, aunque yo realmente no quería ir a cualquier otro lado que no fueran sus brazos.
—Toma, ponte esto, luego entra en el coche. —Su voz era llana, sin embargo, tuve una sensación de emoción controlada. Tal vez él, como yo, tenía la sensación de que la resolución de todo este lío se acercaba.
Tomé la delgada correa de metal que me tendía.
—¿Qué es?
—Interfiere en la señal del chip de seguimiento y asegura que no nos sigan.
Lo até en mi antebrazo mientras me metía en el coche.
—¿Alguna palabra de Rhoan o Jack?
—Terminaron y esperan en el taller de Liander.
Nos dirigimos en silencio allí. Rhoan, Jack y Liander estaban sentados en el pequeño salón comedor detrás del taller principal. Rhoan se levantó del sofá que compartía con Liander y me abrazó. Yo también lo abracé, contenta de tener a alguien en mi vida que se mantuviera estable. Constante. Alguien que me quería por lo que era, no por lo que yo pudiera hacer por él o producir para él. Una persona que siempre me aceptara como era, con sangre de vampiro, herencia de lobo y todo.
—¿Estás bien? —murmuró él.
Asentí, sin atreverme a contestar por temor a que las lágrimas que picaban mis ojos eligieran ese momento para liberarse.
—Sexo por información nunca es agradable la primera vez.
—Ése es el problema… al final, el sexo fue más que agradable —me estremecí—. No quiero convertirme en guardiana.
Pero ocurriría, y sospechaba que Jack estaba en lo cierto. Que no sólo sería buena, sino que lo disfrutaría. Incluso la recopilación de información y el casual sexo con extraños.
—Entonces lucha hasta que no haya más remedio. —Dio un paso atrás, su rostro severo pero los ojos ahumados de comprensión—. ¿Necesitas tomar algo caliente?
—Café, con un chorro de bourbon.
Me apretó la mano, luego se encaminó hacia el minibar. Me senté en una silla dura de madera junto a Quinn.
—Así que —dije, con voz nerviosa—, ¿qué sucedió al cortar todos los sistemas de alarma?
Liander parecía más que un poco ofendido.
—Debo estar oxidado, pero no tanto.
—Entonces ¿cómo es que Misha sabía que estabais en su oficina buscando sus archivos cuando entré esta noche al Blue Moon?
—No podía saberlo —dijo Jack—. Créeme, fuimos muy cuidadosos.
—Electrónicos, tal vez, pero Misha dio a entender que había presente algo más que sistemas electrónicos de seguridad.
—Lo hizo, y nunca nos vieron.
—Algo —o alguien— lo hizo.
Rhoan me entregó el alcohol y me lo bebí de un trago. Me quemó toda mientras bajaba, pero al menos alivió el frío asentado profundamente en la boca de mi estómago.
—Entonces, ¿no ha contestado ninguna pregunta?
—No, estaba muy feliz de hablar. Él reconoce que no tiene nada que ocultar —contesté.
—¿Y le crees? —preguntó Quinn en voz baja.
Me encontré con su mirada, perdiéndome momentáneamente en la profundidad de sus oscuros ojos.
—No, no le creo.
—Así que, ¿por qué Genoveve? —preguntó Jack.
—Al parecer, está construido sobre la parte superior de un bunker militar de la Segunda Guerra Mundial. Tenía la intención de utilizarlo para investigaciones no aprobadas por el gobierno.
—¿Tenía? —apuntó Jack.
Rhoan me tendió una taza humeante y yo la acepté con una pequeña sonrisa.
—Sí. La misma compañía que posee Moneisha superó su puja.
—¿Konane?
—Sip. Y Konane es propiedad de Talon.
Liander se quejó.
—Lo teníamos, y lo dejamos escapar.
—Y es probable que esté fuera del maldito país ahora mismo. —Rhoan se sentó en el brazo del sofá y pasó un brazo por mis hombros—. Nunca lo encontraremos.
—Sí lo haremos —dijo Quinn en voz baja—. Estuvo esta noche en el Blue Moon, buscando a Misha y a Riley. Y estaba furioso.
—Interesante —murmuró Jack—. Eso indica que aún tiene cierto interés en Riley. Tal vez podamos usar eso.
—No —dijeron Rhoan y Quinn a la vez.
Jack no les hizo caso, me miró.
—Todo esto va más allá de un hombre lobo y una empresa, pero en este momento, él es lo único que tenemos. Él tiene que ser capturado, y tiene que ser interrogado.
—De acuerdo —casi escupió Rhoan—, pero ¿por qué utilizar a Riley como cebo otra vez? Ella ha hecho más que su parte justa por los de nuestra clase y país.
—Sé que lo ha hecho. —La voz de Jack se llenó de una contrición que no se presentaba en el verde de sus ojos—. Pero Talon no está interesado en ti o en mí. Y, debido a la influencia de Gautier, no nos podemos atrever a confiar en ninguno de los otros guardianes en este momento.
—Sabemos dónde está Genoveve Confectionary. ¿Por qué no simplemente asaltamos el maldito lugar?
—Porque no sabemos dónde están las entradas a las secciones del subsuelo, y para cuando los encontremos, las pruebas que necesitamos podrían estar destruidas.
Me tomé el café y me encontré con la mirada de Jack. Mientras estaba consciente de que me estaba tambaleando en un poco más, las razones por las que había ido al Blue Moon esta misma noche seguían siendo ciertas. Quien estuviera detrás de esto tenía que ser detenido, y si pudiera desempeñar un papel en esto, ¿tenía derecho a echarme atrás?
¿Y alejarse era más seguro? Primero vinieron a por mí en la estación de trenes, y eso fue mucho antes de que estuviera realmente implicada en esta investigación. Quizá escapar empeoraría las cosas.
Por otra parte, el lobo que llevaba dentro había tenido suficiente y quería vengarse de una mala manera.
—No olvides que ya han muerto diez guardianes, o que Kelly puede ser la que hace once —añadió Jack, hablando con Rhoan pero su mirada no vaciló de la mía.
Cerré los ojos, no queriendo pensar en los otros guardianes. No queriendo pensar que Kelly podría haberse unido a sus filas.
Maldita sea, no podría. No hacía amigos fácilmente… sin duda el destino no sería tan cruel como para arrebatármela.
—Tenemos que parar esto ahora —añadió Jack en voz baja.
—¡Riley ni siquiera es una guardiana! —Rhoan saltó de la silla, con los puños cerrados y la expresión lívida—. ¿Cómo diablos esperas que sobreviva a lo que los demás no han podido?
—Porque es una superviviente —repuso Jack—. Y porque es una Dhampir, al igual que su hermano. Eso es más que una ventaja que ninguno de los dos tiene en cuenta.
—Ella también está sentada en esta maldita habitación, no en otro edificio —interrumpí—. Rhoan, cálmate y siéntate. Jack, sólo dame una jodida oportunidad de tomarme el café y recuperar el aliento, ¿quieres?
Con el café en mano, me levanté y salí al balcón. El aire de la noche era tan afilado como el hielo, y respiré profundamente. No despejaba el temor que se agitaba a través de mí. Miedo no por lo que tenía que hacer, más bien por lo que podría llegar a ser.
Me apoyé en la barandilla de hierro forjado y le di un sorbo al café con aroma a avellana. El viento susurraba entre los árboles cercanos y me agitaba el pelo de la nuca. Parecían dedos de fantasmas.
Cerré los ojos y traté de recoger la calma de la frescura de la noche y del brillo de las estrellas. Aunque no oí el sonido, la juguetona caricia de sándalo momentáneamente abrumó el aroma de avellana y me dijo que ya no estaba sola. Se apoyó en la balaustrada, su cuerpo separado del mío varios centímetros, pero lo suficientemente cerca como para que el calor quemara a través de mi piel.
—¿Es la luna? —dijo en voz baja.
—En parte. Jack parece haber olvidado que Rhoan, Liander y yo nos convertiremos en lobos mañana por la noche.
—Seguramente todo habrá terminado para entonces.
Abrí los ojos. Las estrellas parecían reflejarse en su mirada del color de la noche.
—¿No has venido aquí para tratar de detenerme?
Su sonrisa fue agridulce.
—¿Qué derecho tengo para hacer eso?
—Cualquier derecho que tuvieras o no, no parecía importarte hace unos cuantos minutos.
Se encogió de hombros.
—La sugerencia de Jack me cogió por sorpresa.
—Sin embargo, ahora que has tenido tiempo para pensar, te das cuenta de que podría ser la forma más rápida de encontrar a tu amigo.
Me sostuvo constante la mirada.
—Sí.
Desvié la mirada y le di otro sorbo al café.
—Esto tiene una gran cantidad de riesgos, y Talon no es ningún tonto.
—Tampoco lo es Jack. Confía en él.
—Del que no me fío es de Talon. —Miré hacia el cielo—. Y él es el que me puso el chip en el brazo. Si me coge, lo primero que va a hacer es quitarlo.
—Pero él no sospechará que yo, también, lleve a uno —dijo él.
Lo miré duramente. La sonrisa que enseñaba no le llegaba a los ojos.
—No vas a ir allí sola.
—Si alguien debe ir conmigo, ése es Rhoan. Está entrenado para este tipo de cosas.
—Y yo tengo siglos detrás de mí. La vida y el tiempo te proporciona una formación mucho mejor que lo que vuestra Dirección jamás podría daros.
—Jack no lo permitirá.
—Jack no puede detenerme.
—Pero Talon podría no estar tentado a secuestrarme si estás conmigo.
—Oh, creo que lo hará. Para empezar, le regalé una nariz rota cuando te rescaté, y estoy seguro de que está ansioso por devolverme el favor. Y segundo, he matado un montón de sus preciados clones.
Tuve que admitir que me sentí mucho mejor sobre ser el cebo con Quinn a mi lado. Probablemente no estaría más segura, pero al menos no estaría sola.
—Gracias —le dije en voz baja.
Hizo una mueca.
—Mis razones son puramente egoístas, así que no leas entre líneas.
—¿Quieres decir, que si tuvieras que elegir entre alguno de los dos, lo salvarías a él?
El calor se fue de su rostro, dejándolo sin emociones.
—Sí.
Muy bien. Conocía a su amigo hacía muchos siglos. Sólo había hecho el amor conmigo un par de veces. Si fuera al revés, probablemente yo hubiese tomado la misma decisión.
Creo.
—Hay una cosa que debemos hacer antes de entrar allí —continuó—. Sólo en caso de que nos separemos.
—¿El qué?
—Desarrollar un vínculo psi entre nosotros.
—Los vínculos psi pueden ser anulados por los detectores psíquicos, y apuesto a que Talon tendrá instalado de los últimos. —Aunque uno de esos detectores no funcionó con Quinn en la Dirección, ciertamente me detendría a mí—. Él no podría correr el riesgo de no hacerlo si está creando clones de vampiro.
—Pero hemos compartido sangre.
—¿Y qué? Un detector es un detector.
—Y funciona en una sección específica del cerebro. Al haber compartido sangre, nuestra conexión psíquica trabaja en un área completamente diferente.
—¿Me tomas el pelo?
La sonrisa que tiró de sus labios hizo saltar mi pulso.
—No.
Incliné ligeramente la cabeza y lo estudié por un momento.
—¿Por qué?
Se encogió de hombros.
—Porque si se elige hacer esto, tengo la intención de sacarnos de allí con vida.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Ago 25, 2010 5:26 pm

CAPÍTULO 14 (PARTE 2)


Traducido por: Gemma
Corregido por: Tibari



—Una vez que el vínculo esté hecho, ¿se puede romper?
Él dudó.
—No, pero la mayoría del tiempo estoy en Sydney, así que no importa.
—¿Y en las pocas ocasiones que no estás?
—Sigue sin importar. El vínculo básicamente es una puerta cerrada entre dos habitaciones… tu mente y la mía. Y como cualquier puerta cerrada, tienes que llamar para poder entrar.
—¿No hay llaves maestras?
Sus ojos brillaron brevemente.
—No hay llaves.
—Entonces, ¿qué hacemos?
—Tómate el café.
Eso hice.
—Ahora, levanta la mano izquierda y pon tus dedos en mi sien; luego, cierra los ojos.
Se hizo eco de mis movimientos, las puntas de sus dedos tan calientes contra mi cabeza.
—Ahora, imagínate a ti misma de pie sobre una vasta planicie en tinieblas. En medio de esta llanura hay una pared por la que no puedes ver más allá de ella. Imagina que esa pared fuera tu escudo psi.
Era más difícil de lo que había pensado. Siempre había dado por sentado mis escudos, que eran un regalo hereditario, algo que había tenido desde que nací, y que se habían reforzado considerablemente con los años. Rhoan me había enseñado cómo bajarlos una vez que se convirtió en guardián, pero ese fue todo el entrenamiento. Nadie me había dicho nunca que yo podía crear “puertas”. Tal vez era algo que no todos podían hacer.
El sudor corría por mi cara y resistí la tentación de quitármelo. La llanura oscura se estaba formando, y también un muro. Era roja, sin fin, y parecía brillar un poco.
—Ahora —entonó Quinn en voz baja—, imagina que hay una puerta en el borde izquierdo de esa pared.
—La pared es interminable.
—Entonces, o no has visualizado un final, o tienes talentos psi que todavía no has explotado. Imagina la puerta tan a la izquierda como puedas ver sin moverte.
Una vez más hice lo que me dijo, pero el esfuerzo me dejó temblando.
—Ahora, abre la puerta y mírame a través de ella.
Respiré profundamente e imaginé que la puerta se abría despacio. Me sentía como si estuviera tratando de mover una maldita montaña. Empujé y empujé, y finalmente, con un chasquido, se abrió, y me caí de bruces psíquicamente. Miré hacia arriba, imaginando a Quinn allí de pie, imaginándolo riendo.
Y de repente él se reía, más bien por dentro. Era una caricia de calor que movía las fibras de mi alma, intimando de una manera que llegaba más allá del tocar, más allá del sexo.
Nunca ha caído nadie a través de una puerta.
La voz de su mente era tan rica y sexy como la normal, aunque el porqué me pareció tan sorprendente no lo sé.
Bueno, nunca me ha gustado hacer lo obvio. Levanté mi yo psíquico del suelo, y añadí: ¿Así que esta puerta permanecerá abierta desde ahora hasta que uno de los dos la cierre?
Sí, pero creo que mejor que la cerremos ahora, simplemente porque eres uno lobo y tu aura está llegando a la cumbre. En el momento en que estemos dentro de Genoveve, ábrela.
¿Lo cual significaba que no era tan inmune a mi aura como insinuaba? No pude sentirme triste por eso.
¿Y cómo la cierro?
Simplemente imagina la puerta cerrándose y lo hará.
No había nada “simple” en eso. Cerrar esa puerta psíquica resultó tan duro como abrirla. Pero tal vez eso se debía a que parte de mí simplemente no quería perder esa intimidad.
Se cerró de golpe los últimos centímetros, como si tiraran de ella desde el otro lado. Un suspiro escapó de mis labios, y abrí los ojos. Su mirada se encontró con la mía, caliente y sexy.
Dejé caer mi mano de su sien.
—Debe ser increíble tener sexo así.
Él levantó una ceja, sus dedos deslizándose desde mi sien hasta la mejilla.
—¿Nunca has hecho el amor con otro psíquico?
—Bueno, obviamente sí, porque tú lo eres y esta tarde descubrí que Misha también. Pero ni una sola vez alguien ha sugerido dejar caer los escudos y entrelazar nuestras mentes tan íntimamente como nuestros cuerpos.
—Es una experiencia increíble.
Sus dedos eran cálidos contra mi mejilla, ahogándome en la luz del sol y el deseo. Mi corazón golpeaba tan fuerte que estaba segura de que serían capaces de escucharlo desde la sala de estar. Me aclaré la garganta y de alguna manera conseguí tartamudear:
—Te voy a tener que tomar la palabra.
—Tal vez un día…
No terminó la frase, simplemente porque sus labios se encontraron con los míos. En la escala de besos, dejó a la zaga todos los que había experimentado hasta el momento… incluso con él. Fue una posesión salvaje y erótica, pero a la vez apasionado e íntimo.
Y rompía total e irreparablemente la mentira de que no quería nada más que sexo conmigo. Nadie podía besar así y decir que sólo era sexo.
Sin embargo, no lo admitiría, no en palabras, y yo no tenía ninguna duda de que al final de la misión todavía querría irse.
Lo cual era malditamente molesto.
Me eché hacia atrás. Los dos respirábamos con dificultad, y su deseo era tan evidente como el mío.
—Más de esto y puede que te encuentres montado aquí mismo en el balcón.
—¿Y crees que me hubiera dejado?
—Bueno, no. Simplemente no pienso que seas un exhibicionista.
—Contigo, podría serlo.
Sonreí.
—Recuérdame que te tome la palabra en algún momento.
Algo de diversión asomó en sus labios, pero hubo una tristeza en sus ojos que me agitó el corazón.
—No va a suceder, Riley.
Como el infierno no pasaría. Mi alma loba tenía su olor en la nariz, y no estaba por la labor de dejarlo ir tan fácilmente. Él cogió la taza de café y me la ofreció.
—¿He agitado demasiado las cosas?
—La fiebre aún se puede controlar. —Lo cual sorprendía. A pesar de que había estado con Misha durante cinco horas, el calor lunar todavía debía rabiar a través de mi sistema. La luna llena estaba a menos de un día, y dada la intensidad de necesidad a principios de esta semana, debería estar en el punto más alto en este momento.
Quizá era por la situación. Tal vez el miedo de hacer de cebo una segunda vez abrumaba el poder de la luna. Cualquiera que fuese la causa, no tenía duda de que a lo largo del día mi necesidad quemaría. Era un hombre lobo, y no había escape a la parte básica de lo que era.
—Debemos ir moviéndonos —dijo mirando el cielo—. El amanecer se acerca.
Mi estómago se agitó. Tiré el resto del café por el balcón, y regresé dentro.
—¿Cuál es el plan?
Rhoan gimió.
—Riley…
—No hay otra manera, y los dos lo sabemos.
—Iré con ella —dijo Quinn, su mirada desafiando a Jack.
Éste no parecía sorprendido.
—No creo que debas. Como he dicho antes, yo puedo protegerla, no tú.
—Si las cosas se tuercen, tu protección no valdrá ni para ella ni para mí.
—Cierto. —Jack me miró—. No tengo que decirte que será duro allí dentro, porque sabes mejor que cualquiera de nosotros de lo que es capaz Talon. Lo que te digo es que, no importa lo que pase, haz lo que tengas que hacer para sobrevivir. Incluso si eso significa matar.
Me quedé mirándolo un momento, tenía la garganta seca, y asentí.
—Vamos a insertaros unos microchips bajo las axilas para que podamos seguiros —continuó—, y prepararos con armas. Luego, creo que ya será hora de que vuelvas a casa, Riley.
Y esperar que la red caiga, obviamente.
—Seguro que nos cachean.
La súbita sonrisa de Jack fue enrevesada.
—Pero buscarán armas que parezcan armas.
Levanté una ceja, pero ninguno de los dos le pedimos que se explicara. Lo vería muy pronto, de todas formas.
Jack se levantó de su asiento, y repitió una de sus expresiones favoritas:
—Pongamos esto en marcha, chicos.


Pasar por la puerta de mi apartamento nunca había sido tan estresante.
Aunque no sentía ningún intruso, no significaba que no hubiera. Después de todo, a los humanos no los podía sentir, y las cosas que habían atacado a Quinn en su apartamento le habían olido igual que ellos.
Quinn se detuvo en la puerta, y no fue hasta que comprobé todas las habitaciones que me di cuenta del por qué. No podía entrar sin invitación.
Le sonreí.
—¿Quieres entrar?
—Sería más fácil hacer de cebo desde dentro —dijo secamente—. Pero recuerda, hay consecuencias.
Asentí.
—Una vez hecha la invitación no se puede retirar.
—Quiere decir que puedo entrar y salir como y cuando quiera.
—¿Significa que puedes venir a una pequeña diversión de medianoche cuando estés en Melbourne?
Me miró de una forma que podía significar cualquier cosa.
—Quizá.
Bueno, eso no me entristecía.
—Quinn O´Conor, estás invitado a pasar el umbral de mi casa siempre que quieras.
Entró, cogió mi mano y me besó suavemente la punta de los dedos. El calor se extendió como mercurio a través de mi cuerpo, y muy dentro, mi alma tembló.
—Gracias.
—Eres bienvenido.
Liberé mi mano; luego, fui a la cocina y cogí de la nevera un refresco y un paquete de sangre sintética. Quinn estaba cerca de la ventana cuando regresé, la luz matinal que entraba por el cristal lo rodeaba en un halo dorado.
Aceptó la sangre sonriendo, y dijo:
—No los veo.
—Es lo que se supone —dejé el bolso y abrí el refresco—. Rhoan y Jack son guardianes, y buenos en lo que hacen.
Di un trago, y fui de nuevo a la cocina a tirar la lata a la basura. Quinn me miraba mientras regresaba.
—Estás favoreciendo la pierna derecha un poco. Sería mejor que cambiaras la posición del cuchillo.
—Más fácil decirlo que hacerlo.
Me incliné y traté de ajustar el arma. El meter mi mano por el lado de la bota ya fue bastante difícil, y deseé fugazmente haber elegido un calzado más flexible. Pero a Talon le habían gustado y decidí dejarlas. Eran prácticamente una segunda piel, en una situación normal no llevaban ningún arma metida dentro.
Pero los cuchillos de la Dirección estaban lejos de ser normales… tres de ellos tenían las hojas de plástico, finas y transparentes, tan rígidas como el acero y podían atravesar casi cualquier cosa… o eso me habían asegurado. El otro era casi idéntico, sólo que estaba hecho de un componente especial que reaccionaba con la sangre y se desintegraba, revelando la franja de plata que tenía en su interior. “Ideal”, me aseguró Rhoan, “para hacer cambiar a su forma humana a hombres lobo y cambiantes”. Personalmente, prefería el microscópico láser de mano que estaba escondido en el moño de mi pelo.
Quinn tenía eso y más, pero yo tenía la sospecha de que no quería usarlos a no ser que fuese absolutamente necesario.
Cuando finalmente conseguí poner el cuchillo en una posición más cómoda, él me agarró del brazo y tiró de mí. Apoyé la mejilla en su pecho, escuchando el lento latir de su corazón, sintiéndome más segura que en toda mi vida.
Un espejismo, pero uno al que me podría haber entregado.
—Son casi las nueve —dije, después de un largo rato—. Creo que llegarán pronto. —Antes de que empezara a tener algo de coraje.
—Hay una furgoneta moviéndose por la calle —dijo, su voz un murmullo que vibraba en mi oído—. Lleva ocho hombres dentro.
—Debería sentirme ofendida porque Talon sólo envíe a dos más para tratar conmigo.
Se rió suavemente y rozó sus labios en mi pelo.
—Esperan el elemento sorpresa.
—También podrían esperar una lucha.
—Talon nunca te ha visto en acción, ¿verdad? Y seis fueron más que suficientes para hacerse conmigo.
Levanté la vista hacia él.
—Y eso no lo has explicado.
Hizo una mueca.
—Simplemente fue el hecho de que fueran la viva imagen de Henry. No me lo esperaba y me sorprendió. En una situación de vida o muerte, dudar un segundo es todo lo que se necesita para cambiar la ventaja.
Y casi fue su muerte.
—¿Por qué el centro de jardinería?
—Como dije, sospecho que querían que pareciera que mataban un vampiro al azar.
No tenía mucho sentido. Dada la cantidad de asesinatos de vampiros que habían sucedido en las últimas semanas, nadie habría levantado una ceja. Y mientras la Dirección investigaba, si lo hubiera mirado como un acontecimiento aislado, probablemente habría tenido una prioridad menor.
—Están saliendo de la furgoneta —dijo en voz baja.
La tensión recorrió mis extremidades, y mi estómago empezó a hacer pequeños círculos.
—¿Son clones?
—Mezcla de clones y hombres lobo.
Respiré profundamente; luego, me puse de puntillas y le di un beso.
—Buena suerte.
Sus labios se quedaron con los míos, su caliente aliento sobre mi piel.
—Tú también.
El timbre sonó. Inspiré de nuevo; después, me separé de él y agité los dedos nerviosamente.
—¿Sí?
—Entrega especial —contestó una voz áspera—. Necesito una firma.
Miré a Quinn una última vez, vi sus hombros tensados, y me dirigí a la puerta. Mis dedos temblaban mientras apretaba el pomo y quitaba el cerrojo, pero nunca tuve la oportunidad de abrir la puerta. En su lugar, la abrieron de golpe los que se encontraban al otro lado, dándome en la nariz y arrojándome hacia atrás.
Me di contra el suelo con un gruñido, pero rodé y me puse sobre los pies inmediatamente. La sangre me salía a borbotones de la nariz y no paraba de entrar gente por la puerta. Olían a basura que se había dejado demasiado tiempo al sol. Cualquiera que fuera el método que Talon estaba usando para crearlos, también los mataba.
No había más tiempo para pensar mientras dos de ellos se abalanzaban sobre mí. Esquivé el golpe de la primera criatura, pero no el del segundo. Su puño se estrelló contra mi barbilla y la fuerza del mismo me arrojó de espaldas. Me golpeé contra el suelo una segunda vez, se me fue el aliento en un silbido. Por un momento, vi las estrellas, el mundo se volvía negro, y el sabor amargo de la sangre llenaba mi garganta.
Alguien que olía a sexo y muerte me cayó encima. Aunque sin aliento y luchando contra la oscuridad que amenazaba con invadir mi mente, aún pude escuchar el gruñido del animal. Olía y parecía un lobo, pero sus dientes se estaban alargando, la saliva goteaba por los extremos a la espera de alimento.
El muy cabrón no iba a alimentarse de mí, no si lo podía evitar.
Con todas las fuerzas que pude reunir, le golpeé en la cara con la palma de la mano. Hueso y cartílago se rompieron, y él gritó. Lo levanté, me puse en pie, y me pasé una mano por la nariz para limpiar la sangre.
Una ráfaga de aire vino por la izquierda, giré sobre un pie, pateando fuerte. Di en el intestino del clon que corría hacia mí, pero pareció no surgir ningún efecto. Me cogió el pie, torciéndomelo y haciéndome gritar. Su sonrisa fue grasienta y demasiado confiada, y me di cuenta del por qué un segundo después cuando levantó la pistola. Liberé mi pie, oí un ligero “pop” y sentí un suave pinchazo en mi brazo. Miré hacia abajo y vi el dardo.
Ser drogada era mejor que ser maltratada cuando se estaba inconsciente.
Aun así, caí luchando.
Talon no esperaba menos.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Ago 25, 2010 5:31 pm

ranguitos....besos y te quiero mucho, mucho....

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eli



Grupos : *Traductora
Acuario Mensajes : 11
Rango : 0
Edad : 33
Fecha de inscripción : 22/04/2010
Localización : España

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Ago 25, 2010 5:36 pm

Gracias estuvo bueniiissiiimo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Ago 25, 2010 6:43 pm

wiiii que bien, ya queda poco!!!!!!!!!!!!!!

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Miér Ago 25, 2010 6:45 pm

Somos rapidas y eficientes...y damos muchos besos.... :mangalove:

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Jue Ago 26, 2010 12:28 am

gracias por el capiiiiii

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nanis
Correctora de estilo
avatar

Mensajes : 1831
Rango : 1
Fecha de inscripción : 11/06/2010
Localización : México

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Jue Ago 26, 2010 3:24 am

Gracias chicas!!!

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Jue Ago 26, 2010 5:03 pm

CAPÍTULO 15

Traducido por kuami
Corregido por shuk hing



La conciencia se coló lentamente, y con ella una sensación de déjà vu. Las voces me rodeaban, algunas que eran metálicas y otras guturales. Las luces tan brillantes como el sol ardían en mis ojos cerrados. El aire estaba fresco como una caricia y sin embargo, mi piel quemaba.
Cuando la conciencia se agudizó, se formó una imagen de placer y aumentó el dolor persistente. Mis brazos se elevaban por encima de mi cabeza, el hormigueo en los dedos sugería que estaba así desde hace algún tiempo.
Sudor picaba el aire, mezclándose con el aroma embriagador de sexo y lujuria. La fiebre de la luna chamuscaba a través de mi sistema, la pura fuerza de una advertencia de que el tiempo de cambiar estaba cercano.
Mi espalda estaba presionada contra algo frío y duro, mi estómago contra la carne tan caliente como el sol. Mi piel estaba en llamas y todos los músculos temblaban.
Unas manos estaban puestas en mí, lacerantes y familiares. El calor me llenaba, empujando profundo, que me empujaba hacia el crescendo que tanto quería y odiaba.
Al igual que antes, no era un sueño. Talon estaba sobre mí, y yo respondía con tanta fuerza como tenía.
En una espiral de placer, hasta convertirse en una fuerza que innegable. Llegué a la misma vez que él lo hacía, pero me mordí los labios contra el jadeo estrangulado que subía de mi garganta. Mi cuerpo podía estar condicionado a responder a su tacto y a su olor, pero no estaba dispuesta a participar en este emparejamiento, y que me cuelguen si le daría la satisfacción de saber que aún podía podría hacerme venir.
Él dio un último empujón, entonces se retiró y dio un paso atrás. La habitación detrás de él era estrecha y larga, la pared de enfrente, toda de cristal. Cómodas sillas siguieron la curva del cristal, y detrás de ellas, varios sofás. Me recordó a los palcos privados que alguna vez había visto en instalaciones deportivas. Lo único que difería era el panel de control a largo y escritorio a mi izquierda.
Mi mirada finalmente se encontró con Talon. La diversión brillaba en sus ojos dorados y su expresión era arrogante. Mis dedos apretados, pero con mis manos encadenadas por encima de mi cabeza había poco margen para darle un puñetazo.
―¿Supongo que esto significa que has decidido que todavía está bien follar con un mestizo, ¿eh?―dije secamente.
Él caminó hacia el sofá y se sentó en la parte de atrás, con una pierna oscilante de brazos cruzados.
―Follar, sí. Tener un hijo, no. Estoy en la cumbre de la carrera de hombre lobo. Puedo reproducirme nada menos que con una perfección semejante.
Levanté una ceja a eso. Él era la perfección, pero sólo en el cuerpo. En el corazón y alma dejaba mucho que desear.
―Entonces morirás sin hijos.
Una sonrisa se dibujó en sus labios. ―Tal vez.
No confié en esa sonrisa o en el brillo en sus ojos. Ellos presagian nada bueno. Cambié ligeramente, probando las cadenas alrededor de mis piernas. Eran tan firmes como las de mis manos, pero el roce del cuero contra mi muslo me indicó que todavía llevaba mis botas puestas. Aunque los cuchillos eran de buena calidad no podía llegar a ellos. Sin embargo, había una buena cosa. Las cadenas no eran de plata.
―¿Así por qué me has traído aquí?
―Porque eres una dhampiro, y una con algunos problemas que son extremadamente raros. Examinando sus genes mejorará enormemente mi investigación.
―¿Pensé que estabas reproduciendo clones?
―Y lo estoy. Pero yo también estoy explorando el ADN de razas diferentes con la esperanza de saber por qué mis clones están muriendo.
―He aquí una noticia. ¿Quieres crear dhampiros?, todo lo que tienes que hacer es esperar en la tumba de un muerto viviente. Agárralo cuando se levante y ordéñale. Su semilla es viable durante veinticuatro horas.
―Los recién resucitados son extremadamente violentos y, no tengo los recursos necesarios por el momento.
―Sin embargo, puedes continuar tirándoselos a Quinn. Y a mí.
Se encogió de hombros.
―Se estaba poniendo peligroso.
―¿Por qué él se acercaba?
―Sí.
―¿Y dónde está él ahora?
Sus ojos brillaban ante mí.
―¿Te importa?
Rodé mis ojos.
―Es un vampiro, por el amor de Dios.
Talon resopló.
―Por lo menos tú tienes cierto sabor amargo. Está en la planta baja, en una celda. Va a resultar una buena prueba para mi última hornada.
―Él no es un guardián. ―Era una hipótesis, pero una bastante cierta.
Su sonrisa brilló.
―No. Es algo mejor, un vampiro sumamente viejo.
Una parte de mí se moría por preguntar por Kelly, pero no lo hice. Principalmente porque necesitaba ser fuerte en este momento, y si supiera con seguridad que ella estaba muerta, fuerte era la única cosa que yo no sería.
―¿Y es qué es lo que planeas para mí también?
―Oh no, pequeña lobita. Pasarás tus días en mi laboratorio en Genoveve y tus noches en mi cama.
Su voz era una caricia baja y familiar que sentía en lo más profundo. Dada la rápida cercanía de la luna llena, el deseo era casi automático, pero iba acompañada de una agitación en el estómago. Realmente quería que él me tocara, pero si el viniera a empujar de verdad, podría haber pequeña opción.
―Dime, ¿enviaste a esos anormales en el camión de mudanzas detrás de mí?
El enojo fluctuó en sus ojos.
―No.
―¿Entonces quién lo hizo?
―Alguien que para ti ahora no tiene ninguna importancia.
Lo que significaba que él esperaba que yo me quedara aquí como un buen cachorrito pequeño.
Este hombre era un idiota.
Un idiota demente.
―¿Entonces por qué ellos me querían traer aquí primero?
―Porque esos guardias eran míos, y obedecen mis órdenes en primer lugar.
Levanté una ceja. El desacuerdo en sus líneas tenía que ser buena para nosotros.
―¿Y tus órdenes eran?
―Traerte aquí para que pudiera reclamar lo que yo quisiera en primer lugar. ―Hizo una pausa―. Fue cuando me di cuenta que había sangre contaminada, recuerda.
―¿Sangre contaminada?
Eso casi era tan malo como si Quinn me pregunta si yo necesitaba "alivio".
―¿Entonces el hombre que estaba dando las órdenes era Misha?
Talon resopló.
―Misha es un necio que juega un juego peligroso.
―¿Entonces quién está al cargo?
Sus ojos dorados brillaban, divertidos.
―Alguien que tú conoces, lobita. Alguien con quien has tenido tratos con durante algún tiempo.
Bueno, caramba, se estrechaba el terreno. Podría ser un amante pasado, o un amigo, o el tipo al que compro la mayoría de los cafés a mediodía.
―¿No puedes ser un poco más específico?
―No creo que pueda.
Mis puños cerrados, pero era casi un gesto inútil de irritación.
―Talon ¿De verdad piensa que el Consejo de administración va a permitirte secuestrar a uno de los suyos y no hacer nada al respecto?
―Eres una secretaria, no un guardián. No creo que ellos te vayan extrañar.
―Rhoan vendrá.
Su sonrisa me recordó a un tiburón. Uno presumido por eso. Ni Rhoan ni el consejo de Dirección sabe nada acerca de Genoveve o la instalación de ésta. Ellos concentran sus esfuerzos en Moneisha y estoy muy feliz de que sigan haciéndolo.
Su arrogancia sería su caída, y yo esperaba como el infierno estar allí al final para presenciarlo.
Se levantó y caminó hacia la ventana, mirando hacia fuera. Cerré los ojos, imaginando la llanura oscura y la puerta que había creado la voz de Talon me hizo despertar.
―Mi padre empezó esta investigación hace mucho tiempo, y yo tengo la intención de terminarla.
―¿Así que tu padre estaba tan loco como tú? ―Mi comentario era ausente, mi concentración estaba en abrir esa puerta. El sudor corría por mi frente.
―Mi padre era un genio. Él vio el potencial en la raza del hombre lobo, un potencial que no se logrará simplemente porque la reproducción no era lo bastante selectivo.
La llanura oscura rodó ante mí, la pared de color rojo brillante débilmente. Agarré el asa de la puerta y el empuje de mi peso contra la puerta. Todavía sentía como si estuviera tratando de mover una montaña, y me pregunté si mejoraría con el tiempo, y la práctica o si este tipo de rigidez mental era natural.
Talon holgazaneó adelante.
―Pasó su vida estudiando las secuencias de ADN de los genes dentro de un lobo adulto, cómo se hacen las proteínas, y cómo se utilizan para construir el adulto cuerpo. Yo soy el resultado de su investigación.
Mis ojos se abrieron.
―¿Tú eres un clon?
Me miró por encima del hombro.
―Yo prefiero decir que soy una creación natural del laboratorio. Soy todo lo que mi padre y la raza hombre lobo no es.
Me quedé mirándolo, estupefacta. Y sin embargo, explicó su tamaño. Y el poder abrumador de su aura. No era natural.
―Pero… ¿por qué entonces todos tus clones huelen a muerte si tu padre perfeccionó la investigación?
―Debido a que gran parte de la investigación se perdió en un incendio que tomó la vida de mi padre. Y porque uso un acelerarte por lo que tengo en pleno funcionamiento en los adultos para poner a prueba. Los genes del vampiro son más huidizos que el hombre lobo.
―¿Entonces por qué estás trabajando en clones de vampiro si tu padre vio el potencial de hombres lobo?
―Debido a que el vampiro es más rápido que el lobo y tiene el don de la sombra. Determinaré con exactitud las secuencias que dan origen a esta diferencia, las agregaré al hombre lobo, y obtendré una criatura de poder imparable.
―Y sin embargo me estás rechazando porque no estoy completa. Eso realmente no tiene sentido, incluso para un loco.
Su sonrisa era condescendiente.
―Mis creaciones serán todos los lobos, que sólo tendrán algunas secuencias adicionales que les dará mayor capacidad.
―Entonces, no serán lobo.
Él soltó un bufido.
―¿Cómo que no soy un lobo, sólo porque mi ADN ha sido mejorado? No, mis creaciones serán lobos, y serán todopoderosos.
Y pensaba que la fuerza detrás de ese poder. Sólo Dios sabía lo que pensaba hacer con él.
―¿Misha trabaja contigo en esto? Su empresa está, sin duda trabajando para identificar los genes vampiros.
La alegría jugó sobre su boca.
―Misha se niega a ver los beneficios de la clonación.
Así que Misha había dicho la verdad al respecto, pero ¿podía confiar en la verdad de todo lo demás que había dicho? De alguna manera, no sospechaba.
—¿Así que es tu compañero?
―No en Genoveve.
Así, que de nuevo, Misha había dicho la verdad. La pregunta era, ¿por qué, cuando era evidente que no sólo estaba involucrado con Talon en otras empresas, sino también con el hombre que controlaba a ambos?
Una luz brilló en el panel a mi izquierda. Talon caminó y cogió el teléfono. La voz en el otro extremo del teléfono era grave y afilada con algún tipo de acento, lo que hacía difícil escuchar cualquier palabra desde donde yo estaba.
Talon colgó, entonces se acercó a mí y me agarró la cara con una mano, con sus dedos clavados en mis mejillas. Estar cerca de su aura era asfixiante, todo el calor, anhelo y la necesidad.
―Tengo negocios que atender, ―dijo, y luego me dio un beso fuerte.
Que Dios me ayude, la fiebre aumentó, y todo lo que no podía hacer era arquearme hacia su cuerpo. Pero cuando dio un paso atrás, me sentí avergonzada. Él se rió y se limpió la saliva lejos con un brazo.
―Vamos a ver cómo estás de peleona una vez que la fiebre haya tenido tiempo de quemar.
Salió. Cerré los ojos y evoqué la puerta mental de nuevo, empujando con todas mis fuerzas. Esta vez se abrió, y no me sentí decepcionada.
—¿Te encuentras bien?
La voz de la mente Quinn era plana y suave, todo su enojo y preocupación parecía resonar a través de cada fibra, proporcionando mucha calidez y fuerza.
—Sí. ¿y tú?
—Nada más que unas costillas magulladas. Estoy encerrado en una celda, pero tengo todas las ocultas armas.
—Como yo. Estoy encadenada en lo que se parece un cuarto encima del control de mando, lo que supongo que es un escenario.
—¿Talon está contigo?
—Se acaba de ir.
—¿Y la fiebre?

—Quemando.
El miedo me hizo capaz de ignorarla, pero tenía la sospecha de que Talon sólo necesitaba entrar en la habitación y ese sería el fin de cualquier pretensión de control
—¿Puedes escapar?
Me arrastré experimentalmente en las cadenas. El polvo rociado del hormigón se extendió hacia abajo, haciéndome estornudar.
—Probablemente me tome un rato, pero sí.
—Después de intentar escapar. Esta celda tiene barras de láser, y no puedo salir hasta que ellos estén abajo.
—¿Así que no mantienes la esperanza de que Rhoan y Jack vayan a venir corriendo al rescate de un momento a otro?
—Son las cinco de la tarde. Si están corriendo, tienen una extraña manera de demostrarlo.
Algo ha ido mal.
—Obviamente. —Vaciló, y luego añadió—. Van a venir hasta aquí, de eso no tengo ninguna duda.
—Sólo que no creo que podamos darnos el lujo de sentarnos y esperar por ellos.
—No cuando Talon planea utilizarte como saco de boxeo para su último lote de clones.

Cambiando a mi pie derecho, comencé dando vueltas y tirando de la cadena, hasta que la piel alrededor de mi tobillo y el dolor en carne viva quemó la pierna. El anillo en la pared empezó a moverse, las pequeñas bocanadas de polvo, proporcionó esperanzas.
Repentinamente, la cadena de amarre cayó sobre la alfombra, después de romperse a mi espalda como una serpiente cabreada.
Empecé con la contención de la otra anilla en mi otra pierna cautiva y estaba cubierta de sudor y temblando cuando se soltó. Enfilé las cadenas detrás de mis piernas sólo si acaso Talon regresaba, a continuación, comencé a trabajar en las cadenas me sujetaban los brazos juntos. Quizás era el hecho que la anilla era más mayor y pude colgar más peso sobre ella, ésta salió más rápidamente. Aun así, mis muñecas estaban rojas y en carne viva.
—Soy libre. Todavía llevaba las cadenas, pero estaba libre. —Me sacudí por encima del largo panel de control y comencé repasando por los cajones del escritorio.
—Genial. Ahora venía la parte más difícil, saber dónde estaba.
—Desgraciadamente, Talon no ha sido lo suficiente considerado para dejar planos de cómo salir del terreno por ahí.

La diversion de Quinn brilló débilmente a través de mi mente, mientras el dolor embotaba momentáneamente mis muñecas y tobillos.
—Tendré unas palabras con él cuando me lo encuentre.
El tercer cajón de abajo estaba cerrado con llave. Lo forcé, lo abrí, y encontré varias llaves.
La cuarta llave abrió las cerraduras alrededor de mis muñecas, la séptima las de alrededor de mis tobillos. No tenía ni idea de lo que el resto abrían, pero no estaba a punto de dejarlas atrás.
Deposité las cadenas bajo el escritorio y me dirigí de nuevo al panel de control.
—¿Alguna idea dónde estás?
—No. No hay signos ni movimiento alguno.

Recorrí a través de muchas las pantallas y finalmente encontré lo que parecían imágenes desde las cámaras de seguridad. Pulsé un botón, y la imagen enfocó a una escena diferente.
Seguí presionando. La primera persona que encontré fue a Talon. Estaba en un laboratorio, mirando en un microscopio, y simplemente la manera como se puso de pie me sugirió que estaba lejos de ser feliz. Y eso hizo sentir sumamente feliz a mí.
Seguí, encontrando finalmente lo que parecía ser una serie de luces rojas entrecruzadas.
—Esas barras de láser… ¿son rojas y por los cuatro costados?
—Sí.
—Entonces creo que he encontrado donde se encuentras. —Eché un vistazo a la parte superior de la pantalla. Subnivel tres. —Todo lo que tengo que hacer ahora es encontrar la manera de llegar.
—Ten cuidado.
—No… ¿en serio? Y aquí estaba yo lista para salir a corriendo por los pasillos.

Su risa me recordó una brisa de verano, tan cálida y rica.
—Cualquiera diría que haces esto para vivir.
Mi ropa no aparecía por ninguna parte, así que me caminé hacia lo que parecía un armario.
Dentro, había varias chaquetas de cuero y los pantalones de Talon, clasificados según tamaño, así como una bata blanca de laboratorio. Me puse la bata, subí las mangas, y a continuación, me desaté el pelo para recuperar el dedo láser. Los cuchillos estaban donde los dejé directamente en mi camino. Afortunadamente.
Abrí la puerta y asomé la cabeza. El pasillo era largo y curvado en alrededor de la derecha.
Levanté la vista. Dos cámaras de seguridad, que estaban por encima de mí, otra directamente en una curva.
—Dispárales.
—Si lo hago y activará la alarma.
—El simple acto de caminar hacia fuera podría hacer eso. No tienes idea de quién está mirando.

Me puse el láser en mis dedos, ajusté el gatillo, entonces levanté la mano y disparé.
El cristal negro se rompió, cayendo al suelo tan suavemente como la nieve. Hice lo mismo con la segunda cámara, luego no oí ningún ruido que pudiera indicar que la alarma se hubiese saltado.
Nada.
Salí. El silencio era tan inquietante, y el aire frío. Estremeciéndome, deseando llevar puesto algo más que una delgada bata, bajé por el corredor.
Cuando me moví a la vuelta de la esquina, un leve zumbido llenó el silencio. Me quedé helada.
El sudor corría por mi espalda, y mi dedo temblaba contra el gatillo del láser. El zumbido se detuvo. Solté la respiración que yo había estado conteniendo, pero en ese instante, se hizo un eco de unos pasos, bajando por el pasillo hacia mí.
Juré en voz baja y miré alrededor con rapidez. No había puertas a dónde ir, sólo de nuevo a esa habitación. No podía haber llegado muy lejos, pero no estaba por retirarme. Olfateé el aire. Pino y café. No era Talon, a continuación, tomando una respiración profunda, me aparté de la pared y caminé por el pasillo, el repiqueo de mis tacones era casi tan fuerte como el latido de mi corazón. Su aroma era más nítida, y un segundo más tarde lo vi, un hombre pequeño sosteniendo una tablilla de café y con una expresión furtiva.
Se detuvo cuando me vio.
―¿Quién diablos eres tú?
—Investigación. —Continué caminando hacia él.
Su ceño aumentó.
―¿Qué división?
―Este. ―Hice saltar los botones de la bata de laboratorio y él dejó caer al suelo el portapapeles y su mandíbula casi hizo lo mismo. Entonces fue cuando le pegué. Su cabeza chasqueó atrás y se golpeó en el suelo con un crujido que me hizo poner una mueca de dolor.
Le arrastré hacia un lado y comprobé si aún tenía un pulso. Tenía.
Agarré al pasar alrededor de su cuello, envolví la chaqueta alrededor de mí lo mejor que pude, recogí el portapapeles, y continué. Las puertas del ascensor entraron a la vista. Y también lo hizo otra cámara.
Mantuve la cabeza hacia abajo y seguí caminando. Las puertas se abrieron. Entré, pulsé subnivel tres, luego di un paso atrás y esperé y esperé, mi corazón latía con fuerza, los dedos temblorosos, pulsando el botón una segunda vez.
Todavía nada.
Entonces vi a la ranura de tarjeta-llave al lado del panel. Maldiciendo en voz baja, pase la tarjeta robada a través de la ranura y las puertas del ascensor se cerraron.
Me eché atrás contra la pared y tomé varias respiraciones profundas. Hasta que vi la cámara.
El lugar entero era mucho peor que el maldito Consejo de administración espiando a la gente.
Pero yo no me moví, con la esperanza de que mi estado desgreñado y sudado hiciera pensar a cualquiera que mirara que yo era nada más que otra de las mujerzuelas de Talon. Qué supongo que yo lo era.
El ascensor se detuvo en el subnivel tres y abrió las puertas. Me asomé fuera. La oscuridad atravesada por líneas rojas me saludó. Me cambié a infrarrojos y escaneé la habitación. El calor revoloteaba al otro extremo de la habitación. No había nada, ni nadie, cerca.
—Date prisa, —dijo Quinn.
—Como si no lo hiciera, —murmuré, y oí el anillo de distancia de diversión, le sentía a través de mi mente tan dulce como un beso.
Parecía tomar una eternidad pasar a través de los láseres. Ir corriendo no era una prioridad cuando al menor paso en falso podría resultar que algunas partes de mi cuerpo se cortaran.
Finalmente, llegué a su celda, y el puro alivio de verlo de nuevo me hizo temblar. Recuperé las llaves del bolsillo de la chaqueta, encontré una que parecía correcta, y la introduje en la cerradura. Los láseres se retiraron, y Quinn estaba libre.
No se movió, sólo me estudió con una mirada familiar. Aunque no quería nada más que volver a sumergirme en la seguridad y el calor de sus brazos, era un riesgo que no podía tomar. La fiebre era como el filo de un cuchillo.
―¿Y si nos encontramos a Talon?
Estaba leyendo mis pensamientos mejor que yo con los suyo. Pero, él había tenido más práctica.
Me encogí de hombros.
―Me encargaré de él.
Asintió con la cabeza, aceptando mi respuesta, aunque los dos sabíamos que sólo había una manera de lidiar con el calor que abrasaba a través de mi torrente sanguíneo.
―Vámonos.
Él condujo el camino de regreso a través del laberinto de luces. Un suave zumbido llenó el silencio. El ascensor estaba de nuevo en movimiento.
―Escóndete a la izquierda, yo me esconderé a la derecha. Si se detiene aquí, nosotros atacaremos, ―dijo Quinn.
Con la boca seca, me envolví en las sombras alrededor de mi cuerpo y apreté atrás contra la pared.
Los movimientos del ascensor vibraron en mi columna, y cerré mis ojos, con la esperanza de que no se detuviera.
Hizo que ocho personas salieran y empezaran a acercarse a las células del láser. Olían a muerte, y una astilla de alivio se apoderó de mí. Un solo hombre lobo entre ellos podía significar problemas.
La puerta del ascensor se cerró y cortó alguna retirada inmediata.
—Vete, ―dijo Quinn, y lo hice.
Yo podría ser vampiro rápido pero mis talones todavía golpeaban contra el suelo y se oían a lo lejos. Hubo un grito y el último vampiro en línea giró, su puño volando en una falta de definición. Me agaché, y luego di un puñetazo, impactando en las costillas con suficiente fuerza como para provocar un gemido.
Por el rabillo del ojo vi el destello de movimiento. Me giré, pateé al primer vampiro en la cabeza, entonces simplemente torció las manos agarrándome. Sólo para caer en las garras del otro. Su brazo serpenteaba alrededor de mi cuello y maldije, pateando como una mula.
Golpeé sólo el aire y sonrió, su mal aliento, pasó rozando la mejilla. Me retorcí y agarré sus testículos, apretando con fuerza. Emitió un sonido estrangulado, y su agarre alrededor de mi cuello aflojó. Me soltó y lo arrojé en el camino de otro. Cayendo en una maraña de brazos y piernas.
Otro vampiro se abalanzó sobre mí. Di marcha atrás rápidamente, apenas evitando el puño.
Me agaché esquivando un segundo golpe, luego me volví y le di una patada en la tripa. El golpe rebotó en la carne del vampiro y produjo un efecto desagradable en mi pierna entera. El hijo de puta, obviamente, tenía ladrillos en lugar de los músculos del estómago.
Bailé lejos de otro golpe, y luego ataqué a la mandíbula del vampiro. Aunque la cabeza chasqueado atrás, él gruñó, o sonrió. Era difícil decir cuando todo lo que vi fue el destello de los dientes. Le pegué de nuevo, pero él capturó el golpe con su puño y lo retorció fuerte. El dolor quemó al rojo vivo mi brazo, y un grito desgarró la garganta, un grito que se hizo más intenso cuando sus dientes acuchillaron en mi brazo. El sonido de su ávida succión hizo estremecer mi tripa temblando, me retorcí, apartando la criatura fuera de nuevo. El dolor en mi brazo torcido cuando sus dientes fueron arrancados de mi carne, y él gritó con frustración.
Me arremetió de golpe, golpeé a un lado de su cara y comenzó a tambalearse.
No llegó muy lejos. Hubo un borrón de calor rojo, y a continuación, Quinn estaba delante de mí, su furia era tan grande que quemaba la piel y la mente.
Envolvió sus dedos alrededor del cuello del vampiro y lo atrajo hacia sí.
―¿Dónde está el hombre que te ha utilizado para reproducir clones?
El vampiro lo maldijo, pero las palabras abruptamente fueron cortadas de golpe. Se hizo el silencio. Ninguna conversación, ningún movimiento de cualquiera de los vampiro. Pero supe lo que estaba pasando. Quinn estaba haciendo una incursión en otra mente.
Me retiré la manga de la chaqueta y verifiqué la herida. Era tan malo como se sentía pero antes de que pudiera cambiar de forma, hubo un crujido de hueso y la mano de Quinn estaba en la mía. El vampiro estaba flácido detrás de él.
―Permíteme ―dijo suavemente.
Levantó la muñeca hasta su boca y movió la lengua por la herida. El goce de la dulce caricia me hizo saltar, un gemido escapó de mis labios. Su mirada oscura quemado en la mía, su respiración ardiente contra mi piel. Él lamió a la herida como un gato puede, lavando la sangre, limpiando y curando la herida. Era erótico y sensual y sin lugar a dudas exquisito.
Mi aliento atrapado en algún lugar en mi garganta y la fiebre golpeó las paredes de mi control.
―Quinn, no lo hagas.
Era una suave y entrecortada súplica, pero él hizo caso omiso de ella. Las sensaciones dieron volteretas a través de mí. Y temblé bajo el erotismo suave de su tacto, apretando los muslos cuando la presión se acumulaba y crecía, hasta que me sentí tan bien todo se encadenó complementando. Después lo hizo, y empecé a titubear, gimiendo, con la intensidad del orgasmo que fluía a través de mí.
Había tardado sólo unos minutos, y cuando abrí los ojos y me encontré con su mirada oscura, yo sabía que había sido deliberada. Había levantado la tapa de la olla a presión dentro de mí, dándome una oportunidad más para controlarme un poco más.
―Gracias.
―Una sangre tan dulce como la tuya no debe ser desperdiciada. ―Me besó los dedos, los labios cálidos en contra de mi piel, entonces me soltó la mano y se alejó―.Tenemos que continuar.
En ese momento, le habría seguido a cualquier parte, aunque me conformé con el ascensor.
―¿Conseguiste algo del vampiro antes de que lo mataras?
―La localización de Henri y la salida más cercana.
―¿Así que conseguimos a Henri primero, después nos retiramos?
―No. Consigo a Henri y tú te largas de este infierno.
―Quinn…
Las puertas se abrieron. Apretó la mano en mi espalda, me guió al interior.
―Es lo mejor. Hay una salida no muy lejos del ascensor. La alarma parece que no ha sonado todavía, pero pronto lo hará. Después de eso será peligroso.
―No puedes luchar contra todas estas criaturas solo.
Él tomó mi pase robado, lo pasó a través de la hendedura antes de pulsar el botón del primer piso.
―Puedo luchar mucho mejor sabiendo que estás a salvo. Por favor, haz lo que es más razonable.
Tomé una respiración profunda, estremeciéndome. Una parte de mí quería quedarse y luchar a su lado, pero el resto sabía que tenía razón. Yo no estaba capacitada para este tipo de trabajo. Yo podía luchar, pero no quería matar, y eso podría ser peligroso no sólo para mí sino para Quinn.
—De acuerdo.
Una sonrisa tiró de sus exuberantes labios.
―Eres la mujer más sorprendente que alguna vez he conocido.
Levanté una ceja.
―¿Por qué hago lo que es más sensato?
―Porque lo haces sin discutir primero.
―No tengo deseos de morir, y ésta no es una situación en que yo estoy disfrutando. ―Además, aunque no había ninguna ventana ni relojes para mirar en este lugar, sabía que la noche estaba cayendo. La luna llena estaba a punto de levantarse, y la fuerza de ella tenía en hormigueo en todo mi cuerpo. Pronto sería lobo, y mientras que los dientes eran una buena arma contra algunos, contra otros serían inútiles, le rocé la mejilla. ―Por favor, ten cuidado.
Él cogió mi mano y besó mi palma.
―Soy un vampiro muy viejo, y no conseguí ser de esta manera siendo descuidado. Y un hombre lobo joven, con locas ideas delirantes no como Hitler no conseguirán deshacerse de mí.
Tal vez. Pero ese joven hombre lobo loco tenía un ejército de clones disfuncionales a sus espaldas, y muy bien podría.
El ascensor se detuvo y abrió las puertas. Quinn me soltó y se asomó. Saqué un par de cuchillos de mis botas y los puse en los bolsillos de la chaqueta
―Despejado. ―Él me tiró fuera―. Ve a la izquierda y toma el primer pasillo a la derecha. La salida está en el final.
No me moví, grabando su cara en mi mente, por si acaso algo pasara y nunca lo volviera a ver de nuevo.
―Vete, ―dijo suavemente y soltó mi mano.
Di un paso adelante, rocé con un rápido beso en sus labios, di media vuelta y me alejé. Pero apenas había dado unos diez pasos cuando un estridente timbre atravesó el silencio. Me quedé helada, mi corazón subió en algún lugar de mi garganta y latiendo rápidamente.
―Corre, ―dijo Quinn.
Corrí. El sonido era ensordecedor, haciendo eco en mis oídos, pero esperaba que amortiguara el sonido alto de mis pasos. El pasillo era largo, curvado hacia la izquierda, lo que no proporcionaba una visión de lo que venía en sentido contrario. No había visto a mucha gente caminando por los pasillos, y esperé como el infierno que se mantuviera así hasta que consiguiera salir fuera.
Debí haber sabido que mi suerte probablemente nunca cambiaría.
En algún lugar detrás de mí una puerta se abrió, y el sonido de fuertes pisadas parecía retumbar al mismo tiempo que la alarma. Ellos estaban corriendo hacia mí, no lejos.
Unos pasos más delante. Maldije en voz baja y comprobé el láser. Media carga.
Podría acribillar a unas cuantas personas más antes de que me redujera a luchar con el cuchillo y los puños.
La curva del corredor se acabó, al mismo tiempo que, lo hizo la libertad. Talon estaba de pie bajo la señal de la salida, tan desnudo como cuando me había dejado antes, con sus musculosos brazos cruzaron y una expresión arrogante en su cara. Seis clones estaban a su espalda.
Deslicé a una parada y apreté mi mano derecha, con mi dedo contra el gatillo del láser, preparada para dispárala por si cualquiera de ellos hacía el más ligero movimiento.
―¿Planeas ir alguna parte? ―pronunció arrastrando las palabras.
Mi otra mano estaba alrededor del cuchillo.
―He decidido que no estoy interesado en este complejo. ¿Serías tan amable de dejarme pasar para que yo pueda llegar a la salida?
Levantó una ceja.
―¿Supongo que no serías tan amable para decirme dónde está tu amante vampiro?
―¿Qué te hace pensar que sabría dónde está?
―El hecho de que le ayudaron a escapar.
―Si yo le hubiese ayudado a escapar, estaría conmigo, ¿no es cierto?
Su sonrisa hizo me hizo sentir piel de gallina.
―Él nunca encontrará a su amigo, sabes. Este lugar es un laberinto, de pasillos luminosos. No hay sombras donde un vampiro se pueda ocultar, estoy asustado.
Quinn no necesitaba sombras y no tenía por qué ocultarse. Todo lo que tenía que hacer era tocar la mente de todos los que pasaran y hacerles ver nada. Mucho mejor que las sombras.
―¿Así que todo este alboroto se debe a que un lobo y un vampiro escaparon de tu red? Un poco exagerado, ¿no te parece?
Se encogió de hombros.
―La alarma es automática cuando una puerta se traspasa una puerta ilegalmente.
Mi corazón comenzó a latir un poco más rápido. Ni Quinn ni yo habíamos traspasado ninguna puerta. ¿Sabía que eso significaba que Rhoan y Jack estaban en el camino?
Aunque sin duda Talon no sólo presumiría que fuésemos nosotros. Seguro que consultó con la seguridad primero.
Sus siguientes palabras respondieron a mi pregunta.
―Mark, la agarró, ¿verdad? La seguridad me lo retransmitió.
Los pasos hicieron eco detrás de mí. Me giré y me dejé caer, barriendo con la luz del láser sobre las piernas de los tres hombres que se acercaban, cortando a través de carne y hueso tan dulcemente como un cuchillo cortando mantequilla. El olor a carne quemada picó el aire, y tres de ellos cayeron al suelo, gritando y agarrándose las piernas que ya no eran una parte de su cuerpo.
Con sensación de náuseas. Tragué fuerte, dejándome sin tiempo para pensar en lo que había hecho. A pesar de lo que había hecho era, en muchos aspectos, peor que matarlos.
La maldición de Talon se perdió con el sonido de algunos pasos más. Me levanté de nuevo en redondo, cortando a otros tres clones antes de que el láser se agotara. Agarré el cuchillo de mi segundo bolsillo y a continuación me lancé hacia adelante, con las armas finas como un papel brillando como diamantes bajo la poca iluminación. Dos clones más cayeron, con las aspas depositadas profundamente en el pecho.
A continuación, el último fue por mí. Esquivé los golpes primeros, me agaché luego y barrí con mi pierna, golpeando sobre él. Se aferró a mí mientras bajaba, pero rompí su control y lo golpeé tan duro como pude. Mi puño machacó su carne, y la calidez de la sangre se derramó en el aire. Me di la vuelta, le agarré la pierna, y se la retorcí. Con el hueso roto, el clon gritó.
Mi pecho se agitó cuando luché por recuperar el aliento y el sudor corría por mi espalda. Di un paso atrás apartándome del clon, ignoré la bilis que subía por mi garganta, y me encontré con la mirada de Talon.
Mis acciones podrían haberle enfurecido, pero había algo también que le despertó.
―Ahora sólo tú y yo, ―dije en voz baja.
―En realidad no. Tengo un centenar de estas creaciones a mi entera disposición.
―Entonces supongo que no es un espécimen perfecto de perro después de todo, ¿verdad?
Levantó una ceja, una sonrisa de confianza en los labios.
―¿Quieres una pelea, lobita?
Flexioné mis dedos.
―¿Crees que me das miedo?
―Creo que tienes mucho miedo.
Y tendría razón. Pero no era tanto su fuerza física, sino por su aura. Incluso desde donde yo estaba podía sentirlo. Era como una manta casi sofocante, un calor que se arrastró a través de mi piel como un demonio insidioso e insistente. De cerca, podría ser demasiado fuerte para ignorarlo por mucho tiempo.
Descruzó brazos, y luego presionó la banda en su muñeca.
―Seguridad, tengo un problema aquí que necesita ser atendido. Use cualquier fuerza que considere necesaria para hacer frente a la intromisión. Seguridad, obviamente, no estaban muy contentos al respecto, porque oí su graznido de donde yo estaba de pie. Talon les cortó en seco. ―Hágalo, ―entonces se volvió a mirarme―. Y eso, ―dijo, sacudiendo sus brazos y flexionar los dedos―, debería ser el final de tu amante.
―No le subestimes ―dije equilibrándome ligeramente sobre los dedos del pie, listo para saltar en el momento que él lo hiciera.
―Oh, yo no, pero incluso el luchador más grande en el mundo puede ser volado en pedazos por la fuerza de un láser, como tú has demostrado tan bien.
―Maldita sea, lástima que esa cosa quedó sin energía cuando lo hizo. Me hubiera gustado explotar esa sonrisa satisfecha de tu cara. ―Burlarme de él, probablemente no era el movimiento más brillante, pero no pude evitarlo.
Su mirada se deslizó por mí, un calor que me hizo sentir frío en el interior.
―La oscuridad ha caído fuera, lobita. La luna está a pocos minutos de subir. Voy a disfrutar con una paliza hasta la sumisión, y luego voy a disfrutar follando contigo en forma de lobo.
La bilis subió en mi garganta. Forzar a alguien mientras ambos estaban en forma de lobo no sólo era el acto de un bastardo, que era la última forma de degradación y humillación para un hombre lobo. No tenía nada que ver con el poder de la luna o las necesidades de un lobo, porque el calor lunar terminaba cuando el cambio se extendía por nosotros. Era un acto de violación, de dominación, de poder. Decía que no le importaba nada de la persona con la que estabas, que a tus ojos, él o ella no era mejor que el animal cuya forma ambos llevaban.
No conocía a ningún lobo que hiciera el amor en esta noche. La mayoría huían a las montañas, disfrutando de la libertad de los bosques, regocijándose con la salida de la luna.
―Puedes intentarlo, ―fue todo lo que dije.
Pero sabía, igual que él, que tendría que derrotarle antes del cambio.
Porque en forma de lobo, él sería más fuerte. Ésa era la manera de naturaleza y algo que mis genes de vampiro no podrían igualar.
Su sonrisa se estiró aún más lejos sus labios, entonces él vino hacia mí. Esperé hasta que estuvo cerca, entonces giré sobre mi eje, abofeteándole en la cara con un puño antes de agacharme fuera de su camino. Sus dedos se deslizaron bajo la chaqueta, atrapándome al final y empujándome abruptamente. Le maldije y di un tirón apartándome lejos de él.
Él se rió entre dientes.
―Puedo oler tu excitación, lobita. Y puedo verte.
Estar cerca de su aura era asfixiante. Sin embargo, me resistía y por el momento, y eso era todo lo que importaba.
Y quizás, sólo quizás, podría utilizar su deseo en su contra.
Deslicé mis manos por mi cuerpo y tomé mis senos, rozándome los pulgares a través de mis pezones.
―Pero, ¿ves algo que te guste?
Lujuria brillaba en sus ojos. Tiró el abrigo a un lado, luego cargó. Y lo esquivé.
El hormigueo en mi cuerpo era más feroz. Yo tenía que conseguir terminar con esto pronto.
Se deslizó hasta detenerse, maldiciendo cuando dio la vuelta alrededor.
―No puedes tener lo que no puedes coger, ―me mofé.
Él volvió a la carga. Sin pensar, sólo reaccionando. Su aura me arrebató el aliento y me mareaba, pero de alguna manera, la lujuria se mantuvo cercada. Aunque a duras penas.
Cogí su muñeca y lo giré a su alrededor, empujándole contra la pared. Envolviendo una mano alrededor de su cuello, lo fijé en el lugar, entonces deslicé la mano libre por su cuerpo y le acaricié la espesa erección. Empujó en mi tacto, su cuerpo temblando, con la piel brillante con el sudor.
―¿Quieres algo de mí, te preguntarás? Tomando nunca se aprecia.
―Tú lo has apreciado en el pasado. ―Sus palabras eran un jadeo en el aire, su temblor era cada vez mayor.
―Eso era entonces, esto es ahora.
Seguí acariciándole, mirando el deseo crecía en sus ojos, luchando con esa parte de mí que quería tomarlo dentro y montarlo al fin. A medida que se acerca cada vez más al borde, deslicé mi mano por el cuello y se recuperé el último cuchillo de mi bota.
Su orgasmo golpeó, sacudiendo su cuerpo y empujando cuando su semilla se derramó a través de mi mano. Alcé el cuchillo de plata le golpeé con fuerza en su hombro.
Sus ojos se abrieron de golpe, registrando el susto. Entonces la sangre golpeó el cuchillo y el humo comenzó a subir de la herida. Él gritó y me dio un puñetazo. La fuerza del golpe me lanzó por el pasillo. Me pegué a la pared con un gruñido y resbalé hacia el suelo, mientras veía las estrellas, saboreando la sangre por segunda vez ese día.
Entonces no hubo tiempo para hacer nada más que intentar protegerme, porque Talon fue hasta mí, un torbellino de puños y de ira de la que no había escapatoria.
Pero apenas duró más de unos minutos, porque el hormigueo en mi cuerpo se volvió un poder que no se podía negar. Deslizándose alrededor de mí, través de mí, manchando mi visión, borrando mi dolor. Los gritos llenaron mis orejas, gritando algo a diferencia de todo lo que había oído en su vida antes. Entonces de repente, un borrón de piel roja, y el peso de Talon había desaparecido.
―¡Rhoan, no!
La voz de Jack, afilada con la orden.
Directamente en posición vertical, corrí, mis garras escarbando en el suelo de acero. Rhoan, en forma de lobo, estaba encima de Talon, su profundo gruñido de garganta hacía vibrar su cuerpo, los dientes al descubierto un pelo por encima del cuello de Talon.
Talon estaba más allá sin cuidado. Sus ojos estaban muy abiertos y vidriosos, y él gritaba todavía. Su cuerpo ardía con la chispa de la energía dorada, que por lo general marcado el cambio de una forma a otra, pero la raja de plata que había forzado en su hombro le había atrapado en forma humana, yo siempre me había preguntado siempre cómo de malo sería eso.
Ahora sabía que Jack se adelantó y agarró por el pescuezo a Rhoan, tirando de él.
―No nos sirve muerto, ―dijo bruscamente, y luego me miró―. ¿Estás bien?
Asentí con la cabeza. Había poco más que yo pudiera hacer. Rhoan se acercó y me acarició.
Me pasó la lengua por la nariz y deseé que simplemente estuviese en forma humana para que él pudiera abrazarme.
―Entonces te sugiero, ―Jack continuó con aspereza―, pueden ir a buscar nuestro vampiro desaparecido.
Fuimos. Pero Quinn había desaparecido.
Y, también, el cuerpo de su amigo.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Jue Ago 26, 2010 5:10 pm

CAPITULO 16, PARTE 1

Traducido por Kuami
Corregido por Tibari



Me dejé caer sobre la hierba húmeda de rocío y junté los bordes de mi chaqueta prestada. El sol había salido hacía poco más de una hora, pero las banderas del alaba todavía coloreaban el cielo con nubes de color naranja y doradas.
Al pie de la colina sobre la que estaba sentada era un hervidero de actividad. Los camiones se alineaban en la pista de tierra, que conducía a la entrada del laboratorio subterráneo, y la gente se apresuraba hacia atrás y adelante, algunos con equipo, llevando a otros presos.
A mi derecha, un denso humo negro arrastraba hacia el cielo, y el olor a carne quemada desgarró el aire.
Los clones habían muerto y habían comenzado la limpieza.
Me froté la frente con cansancio. Sólo quería volver a casa, tomar un largo baño, y olvidar todo este episodio. Todo, excepto a Quinn, que se fue.
Pero Jack ordenó que me quedara hasta que él tuviera la oportunidad de hablar conmigo, así que me quedé, mirando y esperando y preguntándome cómo iba a eludir el resto del enredo.
Debido a que aún no había terminado todavía.
Cerré los ojos y me eché hacia atrás, disfrutando de la caricia de la brisa y flotando parcialmente a la deriva en el sueño. Después de un tiempo, unos pasos se acercaron y abri un ojo a Jack, sin Rhoan.
Se sentó en la hierba, a unos metros de distancia, mirando hacia el sol, su rostro demacrado y de aspecto cansado.
―Así que ¿por qué llegaste tarde? ―dije, cuando él no dijo nada inmediatamente.
Él resopló suavemente.
―¿Me creerías si digo por el tráfico?
―No.
―Ah. Bueno. Supongo que tendré que admitir que perdimos la señal.
―Gilipollas.
―Podría ser. ―Él me miró―. Fue Rhoan quien te encontró. Apenas comenzó a caminar, y antes de que nos diéramos cuenta, ahí estabas tú.
Gracias a Dios por la conexión entre gemelos.
―Tendré que decirle que vaya un poco más rápido la próxima vez.
Una sonrisa tocó sus labios, pero sus ojos estaban serios.
―Sabes por qué estoy aquí, ¿no?
Tomé una respiración profunda y lo solté despacio.
―El trabajo sólo se hizo a medias.
Habíamos encontrado la fuente de los clones, pero mientras Talon había estado coqueteando con el mestizaje, sus laboratorios no eran la principal fuente de los cruces. Y definitivamente no el origen de esa extraña cosa azul que me había atacado en el estacionamiento.
Jack asintió con la cabeza.
―Todo lo que he encontrado en ese laboratorio sugiere que Talon no estaba trabajando solo.
―Dijo que había trabajado con Misha en el pasado. ―Talon había estado tan seguro de su éxito que había soltado mucho más de lo debido―. También dijo que él no era responsable de que esos dos hombres me secuestraran y que la persona detrás de todo era alguien que al parecer me conocía muy bien.
―Sí. Ha sido muy locuaz en la última hora o así, también.
No de buena gana, apostaría.
―Así que ¿qué ha dicho?
Dudó.
―Su idea de dejarte embarazada era toda suya.
―No hay sorpresa en eso.
Jack asintió con la cabeza.
―No, pero al parecer, hace más de un año que ha estado sucediendo. ARC1-23 no fue el único medicamento para la fertilidad que había probado, aunque todos los demás eran legales.
Lo que significaba que la falta de éxito le había obligado a probar otras drogas. Quería decir que podría ser tan estéril como los médicos temían. Cerré los ojos, no muy segura de lo que sentía, a pesar de eso un nudo se levantó en la garganta.
―¿Por qué no ha salido en mis chequeos de los últimos seis meses?
Él hizo una mueca.
―Que yo sepa, lo hizo. Pero las drogas de fertilidad no están en la lista de notificación, porque nunca se hizo el resumen general.
―¿Lo iré recogiendo en el futuro?
Mi voz estaba seca, y él hizo una mueca.
―Cualquier cosa fuera de lo común se informará de ahora en adelante.
Aunque podría ser un caso de cerrar la puerta del granero después de que las existencias se habían escapado.
―Claro ―Jack continuó ligeramente―, el deseo de Talon de crear el último hombre lobo realmente es muy divertido teniendo en cuenta que él mismo no es del todo un lobo.
Yo lo miré fijamente.
―¿Qué?
―Él es un mestizo, igual que tú.
―Él dijo que era un hombre lobo.
―Y todavía insiste en que lo es. Pero nuestras pruebas revelan lo contrario.
Tanto para Talon que piensa que él era la cima de cría del lobo.
―Así que si Talon es un ejemplo de lo que se podía lograr, ¿cómo es que ha hecho lo que le sale de las pelotas hasta ahora?
―Porque su padre era un inconformista muy poderoso, muy rico que trabaja solo por su cuenta, y gran parte de su investigación se perdió en un incendio que destruyó su laboratorio y se quitó la vida.
―Eso sugiere que quizá la de Talon no sea la única creación exitosa.
―Exactamente.
―Y quizá una o más de esas creaciones están trabajando en el otro laboratorio. ―Qué podría o no llamarse Libraska
Jack me dio otra de sus sonrisas contentas, pero yo estaba demasiado cansada para molestarme por él.
―¿Sabías que todo esto viene de la lectura de su mente? ―pregunté
―Y los archivos en su oficina. Muchos de ellos son de su padre.
―¿Así que tú sabes para quién está trabajando Talon?
Él hizo una mueca.
―No. Esa sección de sus recuerdos ha sido quemada. Alguien con dones psíquicos muy poderosos ha estado con él en las últimas cuarenta y ocho horas. Y está recitando lo que ellos le han dicho que recite.
―Así que ¿por qué ha estado tan hablador?
―Su borrador no era tan bueno como debiera ser.
―También significa que ellos estaban deseosos de sacrificar a Talon y esta sección de su trabajo.
―Quinn estaba acercándose, como nosotros. Este proyecto estaba poniéndose demasiado caliente probablemente al mantenerse en él.
Eso tenía sentido.
―¿Qué pasa con Misha? ¿Dónde encaja él en esto, qué te parece?
―Creo que definitivamente está involucrado, ¿pero que sea la fuerza detrás de esto?, no lo creo, especialmente teniendo en cuenta su aparente disposición para permitirnos investigarle. ―Él me miraba―. Si Talon tiene razón, y la persona es alguien que te conoce, entonces también puede saber lo que eres.
―Nadie más sabe lo que somos.
―Yo lo sé. Quinn lo sabe. Liander lo sabe.
―Tú me quieres como un guardián, Liander ama a Rhoan y no dañaría un pelo de mi cabeza debido a ello, y Quinn no habría usado al hombre que conocía desde siempre como la fuente de los clones.
Una sonrisa tiró de los labios de Jack.
―Todo eso es cierto. Pero si Talon estaba diciendo la verdad, y la persona detrás de todo esto es alguien que te conoce bien, entonces adivinar la verdad no puede ser tan duro como tú crees.
Fruncí el ceño.
―Pero eso no tiene sentido. Quiero decir, si han sabido siempre lo que soy, entonces ¿por qué esperar hasta la última semana para enviar un tirador para ponerme a prueba o dos cosas para secuestrarme? ¿Y por qué sospecha lo que yo soy, y al parecer no Rhoan?
Él se encogió de hombros.
―Realmente no lo sé.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Jue Ago 26, 2010 5:12 pm

CAPÍTULO 16 (PARTE 2)



Traducido por: Scarlett

Corregido por: Tibari



Fruncí el ceño.

—Pero eso no tiene sentido. Quiero decir, si han sabido siempre lo que fui, ¿por qué esperar hasta la última semana para enviar un tirador para ponerme a prueba o dos cosas a que me secuestren? ¿Y por qué sospechar de mí, y no según parecía de Rhoan?

Se encogió de hombros.

—En realidad no lo sé

—Y yo que estaba pensando que la Dirección lo sabía todo.

—Así será. Con el tiempo.

Grandioso. Mientras tanto, yo quedo atrapada en medio de todo esto, sin otra opción que seguir involucrada, sin importar lo mucho que desee no estarlo. Cerré los ojos otra vez, y una pregunta a la que no quería realmente una respuesta me vino.

—Entonces, ¿adónde vamos ahora?

—Misha es la única pista a la que puedo recurrir actualmente.

—No se puede decir hasta que haya tiempo de revisar todos los archivos en el laboratorio.

—Cierto.

—Yo no quiero nada más que ver con Misha.

—Lo sé.

—Entonces no preguntes.

—No lo haré. Pero tendrás que preguntarte cómo harás para saber si podrás confiar en tu compañero y si puede ser compañero de otra planta.

Yo sabía todo eso. Sabía que no estaba haciendo realmente nada más que una cortina de humo, porque la verdad era que yo vería a través de ella. Creí que no quería que Jack pensara que lo dejaría ir más lejos. No quería que él pensara que me estaba reservando fácilmente.

—No quiero ser guardián.

Pero podría ser muy tarde, y tanto él como yo lo sabíamos.

—Riley, si yo tuviera otra opción, no estaría preguntando esto de ti.

Aspiré en voz baja.

—No trates de convencerme, Jack. No esta vez.

Él me regaló una sonrisa torcida.

—Esta vez es la verdad. El que estaba detrás de esto, evidentemente, está infiltrado en la Dirección. No tengo idea de quién más pueda ser, además de Alan Brown y Gautier. Todos los de la lista que encontramos en el despacho de Brown están muertos, y mientras hacemos el seguimiento de todo lo trabajado, lo que va llevar tiempo. Lo que significa que actualmente Misha es nuestra única fuente viable de información. Si tratamos de poner a alguien más en su camino o en su cama ahora mismo, ellos sabrán que estamos sobre él.

—Misha sabe que estamos sobre él. Atacar su oficina dio esa distancia.

—Pero sospecho que Misha está jugando en ambos lados de la cerca, y sin duda podría funcionar a nuestro favor.

—¿Quieres decir que yo debería cumplir con mi deber y doblar las piernas como buena perrita que soy?

Molestia brilló en sus ojos.

—Encontramos los restos de Kelly en ese lugar, Riley. Ella había sido molida a golpes en ese campo maldito.

Mis lágrimas traspasaban mis párpados cerrados. Tenía la esperanza de que su destino fuera diferente que el de los otros guardianes perdidos. Tenía la esperanza de que ella siguiera encubierta y simplemente atrasada. Pero el destino parecía empeñado en poner mi mundo de cabeza en ese momento, y realmente debí haber sabido que la esperanza no estaba en la agenda.

—Eso es jugar sucio, Jack.

—Están jugando sucio. No tengo más remedio que hacer lo mismo.

Yo no dije nada. Sólo estaba afligida por la pérdida de una rara amiga.

—Esto no ha terminado, y en el fondo lo sabes.

Seco las lágrimas de mis mejillas y le di lo que quería.

—Estás perdiendo el aliento en los ya convertidos.

Él se rió entre dientes suavemente y acarició mi brazo.

—Vas a ser una de mis preferidas.

—No, no lo soy. Tampoco me acercaré a Misha. Creo que es mejor si nos quedamos sentados y esperamos a que él dé el primer paso.

—Con eso, estoy de acuerdo. —Él se levantó, y se estiró, sus huesos crujieron ligeramente—. ¿Por qué no vas a encontrarte con tu hermano y os vais a casa?

Lo miré.

—Creo que merecemos una semana de descanso para R y R.

Su mirada fija se estrechó ligeramente, pero el brillo estaba de vuelta en sus ojos. —Dos días.

—Cinco.

—Tres.

—Vamos a dividir la diferencia, entonces.

Él sonrió.

—Trato hecho. Pero si Misha se acerca a ti en ese momento, espero que lo digas.

—Okey. Pero él no lo haría.

Estaba segura de eso, de nada más.

Jack bajó la colina y despareció dentro del edificio. Yo duré un poco más bajo el sol, luego decidí moverme antes de que las malas hierbas comenzaran a reclamarme.

Se colocó en posición vertical y se dirigió hacia Genoveve. Rhoan surgió de las puertas.

Me acercaba a la carretera, con aspecto de cansada y desaliñada, como me sentía.

No dijo nada, solo me tiró el brazo que había estado esperando toda la noche. La presa se rompió, y las lágrimas comenzaron a caer… dolor por Kelly, pena por mí misma, y el dolor por una relación que nunca tuvo una oportunidad.

—No dejes que te presione a hacer algo que no quieres hacer —dijo Rhoan, al rato.

Me retiré, con hipo y limpiando mi cara con unas mangas prestadas.

—No lo haré.

—Y no renuncies a Quinn.

Mi mirada buscó la suya.

—Tú eres el que me dijo que no esperara nada de él.

Él hizo una mueca.

—Eso fue antes de leer su nota.

Mi corazón saltó.

—¿Dejó una nota?

—Sí, en la cámara criogénica, ellos deben haber estado manteniendo a Henri. Aquí.

Él sacó un trozo de papel doblado de su bolsillo y me lo entregó. Mis dedos temblaban.

Lo desdoblé.


Gracias por ayudarme a encontrar a mi amigo. Siento no poder ofrecerte lo que estás buscando. Si nos hubiéramos conocido hace siglos…Cuídate. Quinn.


Mi corazón se hundió, y encontré la mirada fija de mi hermano.

—Es apenas una declaración de intenciones.

Él sonrió.

—Para haber escrito tanto, el hombre al menos siente algo más que una atracción sexual, sobre todo porque añadió “si nos hubiéramos conocido antes”.

Eché un vistazo a la nota otra vez.

—Si hago lo que Jack quiere que haga, puedo tomar esto… —levanté la nota, la arrugué y la tiré a la basura—… y hacer esto.

—Dale tiempo, Riley. No os conocéis, y él ha tenido malos momentos con los lobos.

—Lo sé. —Forcé una sonrisa—. Pero soy un lobo, y él es un vampiro con algunos complejos muy humanos. No pienso que haya una parte entera de puntos en común entre nosotros.

—Pero un lobo nunca se da por vencido una vez que el olor de una persecución está encendido.

Le di una sonrisa irónica.

—Especialmente cuando el olor conduce a un buen sexo.

—Exactamente. El buen sexo es algo a lo que uno nunca puede renunciar.

—¿Es por eso que tú todavía estás con Davern?

—Diablos, sí. —Él me dio una sonrisa atrevida, luego entrelazó sus dedos en los míos y los apretó ligeramente—. ¿Por qué no nos vamos a casa, tomamos una ducha y luego salimos a buscar una cita a ciegas en algún sitio maloliente y nos emborrachamos?

Sonreí.

—Esto parece el final perfecto para una semana perfectamente miserable.

Y así fue.
FIN DEL PRIMER LIBRO DE LA SAGA RILEY JENSON

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Jue Ago 26, 2010 6:37 pm

wua!!!!! terminado!!!! :youpi: :youpi: :youpi:

gracias a todas por la cooperación!! ahora a por el siguiente :210:

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Eli



Grupos : *Traductora
Acuario Mensajes : 11
Rango : 0
Edad : 33
Fecha de inscripción : 22/04/2010
Localización : España

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Jue Ago 26, 2010 7:07 pm

Me encanto gracias por la traducción cuando empezamos el siguiente
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Jue Ago 26, 2010 7:33 pm

^^ el primer cap está listo, y del segundo nos falta un trozo, no creo que tardemos en abrir tema

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Jue Ago 26, 2010 9:17 pm

gemma dame tiempoo xDDDD
con los capis jejejje

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Jue Ago 26, 2010 10:03 pm

Sí, gemma, danos tiempo, que yo me he puesto a traducir la parte 3 del capi 3 a ver qué tal se me da.
Por cierto, ¿alguien me puede ayudar con unas frases? No las entiendo ni a golpes [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Jue Ago 26, 2010 10:07 pm

jajaj pues dale..para eos estamos...para darte golpes :bash:

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Jue Ago 26, 2010 10:20 pm

Las he dejado en el tema de las cotorras porque ya me tengo que ir. Mañana me conecto.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Jue Ago 26, 2010 11:10 pm

Ok..yo lo reviso :manga10:

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nanis
Correctora de estilo
avatar

Mensajes : 1831
Rango : 1
Fecha de inscripción : 11/06/2010
Localización : México

MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   Jue Ago 26, 2010 11:13 pm

Wiiii chicas, lo terminaron :pompones: Estuvo bien pero mechase falta saber a donde se me fue Quinn :manga31:

Gracias por los capis!!!!

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Full Moon Rising - Keri Arthur   

Volver arriba Ir abajo
 
Full Moon Rising - Keri Arthur
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 25 de 26.Ir a la página : Precedente  1 ... 14 ... 24, 25, 26  Siguiente
 Temas similares
-
» Full Moon Wo Sagashite Op I Love You ( Spanish )
» [ANIME] Full Moon Wo Sagashite ^^
» [Vendo] Mangas, artbooks, peluches, figuras... (Act.20/12/12)
» Bad Moon Rising - Confirmación Élite
» Captain Tsubasa Rising Sun

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Black and Blood :: Proyectos del Foro :: Proyectos Terminados-
Cambiar a: