Black and Blood


 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Feliz Año 2015!!!
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» LAS COTORRAS MÁS LOCAS DE LAS COTORRAS VIP.
Miér Feb 01, 2017 6:33 pm por rossmary

» saga Riley Jenson
Jue Ene 14, 2016 10:02 am por Vampi

» Kissing sin - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:31 pm por Vampi

» Lista de libros con links de capítulos
Mar Ene 12, 2016 1:25 pm por Vampi

» Tempting Evil - Saga Riley Jenson 3 - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:22 pm por Vampi

» Saga Tempting Evil, Riley Jenson Guardian, #3
Vie Ene 17, 2014 8:03 pm por rossmary

» Anuncia Tu Blog!
Jue Ene 16, 2014 10:10 pm por rossmary

Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada

Comparte | 
 

 99 Ataudes (David Wellington)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 8 ... 15  Siguiente
AutorMensaje
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Lun Ago 30, 2010 5:47 pm

Supuestamente no, sidone es qla que aparece en el libro..

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Lun Ago 30, 2010 5:47 pm

ok..te lo mando..

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Lun Ago 30, 2010 5:49 pm

En el que me has mandado aparece clarita.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Lun Ago 30, 2010 5:56 pm

pero yo no toque nada de eso...

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Lun Ago 30, 2010 6:14 pm

A lo mejor te lo envié yo mal, seguramente fue error mío. Mándame el doc con tus cambios y yo coloco los balazos y cambio el nombre.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Lun Ago 30, 2010 6:16 pm

si, ya te lo mando es que tengo mucho trabajo...ya...listo

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Lun Ago 30, 2010 6:46 pm

Ok. Recibido. Hago los cambios y te lo mando ya en pdf. y También a gemma explicándoselo.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Lun Ago 30, 2010 6:47 pm

y te gusto la portada asi... :?:

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Lun Ago 30, 2010 7:06 pm

Sí, me gustó, aunque personalmente le hubiera quitado el reflejo inferior o los balazos de la portada.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Lun Ago 30, 2010 7:10 pm

No..los balazos quedaban bien...y el reflejo, lo mojoraba jajajajaja :manga10:

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Annabel Lee

avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Transcriptora
Mensajes : 200
Rango : 92
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Localización : Delante del ordenador...

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Lun Ago 30, 2010 8:22 pm

Gracias por el capi 4!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nanis
Correctora de estilo
avatar

Mensajes : 1831
Rango : 1
Fecha de inscripción : 11/06/2010
Localización : México

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Lun Ago 30, 2010 10:48 pm

Gracias por el capi....ya estoy leyendo el primero y cuanta sangre!!!

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Mar Ago 31, 2010 3:20 pm

Sí, la ventaja de 99 ataúdes es que no tiene tanta sangre.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nanis
Correctora de estilo
avatar

Mensajes : 1831
Rango : 1
Fecha de inscripción : 11/06/2010
Localización : México

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Mar Ago 31, 2010 7:28 pm

Hola Tibari, que milagro!!??

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Mar Ago 31, 2010 9:03 pm

jajajajajjaajj....lo dela poca sangre? jajajajjaja

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tibari

avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Diseñodora de Documentos *Recopiladora *Transcriptora
Tauro Mensajes : 3109
Rango : 219
Edad : 39
Fecha de inscripción : 13/02/2010
Localización : No me localizo por ningún lado... ¡me he perdido a mí misma!

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Mar Ago 31, 2010 10:00 pm

5


Transcrito por Tibari



A la mañana siguiente, Caxton pudo dormir hasta que la luz del sol inundó la habitación y le calentó la mejilla. Caxton se revolvió en la cama, pero el calor y la luz la perseguían. Cerró los párpados con fuerza y abrazó la almohada.
Algo suave y liviano le rozó la boca. Estuvo a punto de soltar un grito y se incorporó de un salto, con los ojos como platos.
—Es hora de levantarse, preciosa —dijo Clara. Sujetaba una rosa blanca en su diminuta mano; había estado recorriendo los labios de Laura con los delicados pétalos.
Caxton respiró hondo y se obligó a sonreír. Tras un momento de tensión, en el rostro de Clara se dibujó una sonrisa irónica. Ella ya se había duchado y el pelo húmedo separado en mechones le cubría la frente. Llevaba puesta la camisa de uniforme y poco más.
—¿Demasiado tarde? ¿Demasiado temprano? —preguntó Clara. Le brillaban los ojos. Le ofreció la rosa y Laura la cogió, y a continuación cogió un vaso de zumo de naranja de la mesita de noche y también se lo tendió.
Caxton intentó calmarse, desembarazarse de la oscuridad de la noche. Había tenido pesadillas, como siempre. Con el tiempo había ido desarrollando trucos para olvidarlas en cuanto se despertaba. Clara, por su parte, había ido aprendiendo a ayudarla.
—Perfecto —respondió Caxton y vació medio vaso de zumo—. ¿Qué hora es?
—Son casi las ocho. Tengo que irme.
Clara era la fotógrafa de la oficina del sheriff del condado de Lancaster. Desde la casa que compartía con Laura cerca de Harrisburg tenía casi una hora de viaje hasta el trabajo. Caxton llevaba meses intentando convencer a Clara para que se incorporara al cuerpo de la policía estatal, pues de ese modo trabajarían en el mismo edificio, pero hasta entonces ésta se había resistido.
Caxton se bebió el zumo mientras Clara terminaba de vestirse.
—Yo también tendré que empezar a ponerme en marcha —dijo Laura.
Clara la besó en la mejilla.
—Llámame si quieres quedar para comer, ¿vale?
Y con eso se fue. Caxton entró en la cocina sigilosamente, sintió el frío helado del suelo bajo sus pies desnudos, y atisbo por la ventana cómo Clara se alejaba en su Crown Victoria de incógnito. Alargó el cuello, con las manos apoyadas sobre el fregadero, para verla un instante más. Al cabo de un momento, Clara se había marchado y Caxton estaba sola.
No empleó demasiado tiempo en arreglarse. Cada vez le gustaba menos su propia casa cuando no había nadie más. En aquel espacio habían sucedido cosas terribles y a Caxton no le habría extrañado que la casa estuviera encantada.
Deanna, su pareja anterior, había muerto allí. Y no había sido una muerte rápida, sino horrible. De hecho, la propia Caxton había participado en ella de forma sumamente desagradable. Había heredado la casa y el coche de Deanna, pero el legado de la difunta no terminaba allí. Cada noche la amenazaba con destruirla mentalmente. Cuando Clara se mudó a la casa, la redecoró de arriba abajo, pero las cortinas de terciopelo y las lámparas con forma de pimiento que colgaban del techo no lo solucionaban todo.
Caxton estuvo un buen rato en la ducha y eso le sentó de maravilla. Se peinó y se cepilló los dientes. Se lavó la cara con una manopla húmeda y se puso desodorante. De vuelta al dormitorio, eligió unos pantalones de vestir oscuros, una camisa blanca y su mejor corbata. Era la vestimenta que se exigía en las investigaciones criminales y Caxton lograba que no le diera un aspecto demasiado masculino. Parecía un día frío, lo normal para la estación del año en que se encontraban, de modo que cogió un abrigo largo hasta la rodilla y salió corriendo al exterior para dar de comer a los perros.
Sus lebreles se excitaron al verla, como siempre, y empezaron a ladrar en cuanto Caxton abrió la reja de su caseta clima-tizada. Fifi, su nueva adquisición, le lamió la mano durante un buen rato antes de dejar que Caxton le cambiara el agua. La perra había sufrido abusos en su antigua casa y todavía no se fiaba de nadie, por más que le trajeran chucherías.
Los perros querían jugar, salir y correr, pero Caxton no tenía tiempo. Les puso comida y agua, abrazó un poco a los tres perros y luego se marchó. Ya en el caminito de entrada, abrió la puerta del Mazda y se metió en el interior.
Sacó la BlackBerry y consultó el correo. Después del tiroteo de la noche anterior estaba de baja médica, pero aun así tenía algo que hacer. Lo había estado posponiendo o, para ser sincera, lo había estado evitando con la esperanza de que con el tiempo desapareciera. No se trataba de algo precisamente agradable; sin embargo, era importante. Iría a visitar a un viejo tullido que le había salvado la vida en más de una ocasión.
Jameson Arkeley había sido su mentor, o por lo menos a ella le habría gustado que lo fuese. Caxton lo había ayudado en su cruzada para extinguir a los vampiros. Había trabajado junto a él, codo con codo, y en consecuencia le habían sucedido muchas cosas espantosas, horribles. Un año más tarde, empezaba a recuperarse de ello.
Arkeley había resultado gravemente herido, hasta el punto de que tuvo que retirarse de los U. S. Marshals en contra de su voluntad. Pasó varios meses en el hospital, donde se ocuparon de su maltrecho cuerpo. Un día Caxton intentó visitarlo, pero le dijeron que él no quería recibirla. Le pareció violento, aunque no le sorprendió. Arkeley era un tipo duro que no perdía ni un segundo en ñoñerías. Desde entonces no había vuelto a verlo ni a oír de él. Y entonces, no sabía a santo de qué, Caxton recibió un correo de él donde le pedía que acudiera a visitarlo en un hotel de Hanover. El correo no contenía más información, tan sólo solicitaba su presencia.
Parecía la oportunidad perfecta. Cogió el coche y salió a la autopista, dirección sur, hacia la frontera con Maryland. Era un trayecto de hora y pico, pero se le hizo más largo. Cuando trabajaba en la unidad de autopistas no veía ningún problema en pasar ocho horas al día en el coche, recorriendo distancias infinitas por la red de autopistas de Pensilvania. Sin embargo, en el corto período de un año había perdido aquella costumbre y ahora un trayecto de una hora se le hacía eterno.
Ya en Hanover estacionó el vehículo en el aparcamiento de un Hampton Inn y se dirigió hacia el vestíbulo. Un recepcionista ataviado con una chaqueta azul le dedicó una amplia sonrisa desde detrás de un escritorio. Caxton se acercó a él y se apoyó en el mostrador.
—Hola —dijo—, soy...
—La agente Caxton; no hace falta que se presente —la interrumpió—. Soy un gran fan suyo.
Caxton sonrió y no pudo evitar soltar un discreto suspiro. Otro fan del telefilme. Todo el mundo parecía creer que ella, en persona, había participado en la producción, pero lo cierto era que no había visto ni un céntimo, y mucho menos había trabajado en el plató. A duras penas era capaz de ver la película, pues le traía demasiados recuerdos.
—El señor Arkeley la está esperando, por supuesto —le dijo el recepcionista—. ¿No le parece un tipo fantástico?
—¿Se refiere a Jameson Arkeley?
Le resultaba difícil creer que alguien calificara al viejo gruñón cazador de vampiros de «fantástico». Simplemente no le pegaba. De todos modos, el recepcionista asintió.
—Es tal como lo pintan. Me acuerdo de que cuando vi la película pensé que era imposible que existiera alguien tan cabrón y estaba seguro de que habían exagerado su carácter, pero... en fin, qué le voy a contar a usted. Se aloja en la habitación 112. ¿Le importaría firmarme esto?
—En absoluto —dijo y bajó los ojos esperando encontrar un registro de visitas.
Sin embargo, el recepcionista le estaba tendiendo un DVD de Colmillos: Las matanzas de vampiros de Pensilvania. Bajo el título había una fotografía de la actriz que interpretaba el papel de Caxton. El parecido entre ambas era casi exacto, salvo que la mujer de la carátula tenía los ojos azules y los labios pintados de rojo brillante. Tenía un aspecto ridículo, ya que llevaba el uniforme de la policía estatal y disparaba con una pistola gigante a la altura de la cadera.
Caxton negó sutilmente con la cabeza, pero cogió el bolígrafo que el recepcionista le ofrecía y garabateó su nombre sobre la fotografía. En la parte inferior había otro nombre: era la firma de Arkeley, una «A» arrebatada seguida de una simple línea. Se preguntó cuántas veces habría tenido que pedirle un autógrafo a Arkeley antes de que éste accediera.
—Acaba de alegrarme el día —le dijo el recepcionista—. Si necesitan algo, servicio de habitaciones gratuito, televisión por cable, lo que sea, llamen a recepción y pregunten por Frank, ¿de acuerdo?
—De acuerdo —respondió Caxton y le devolvió el DVD.
Acto seguido se dio la vuelta y se dirigió hacia el corto pasillo que conducía a las habitaciones. La habitación 112 se encontraba casi al fondo, más allá de la lavandería. Llamó con suavidad a la puerta y dio un paso atrás, con las manos en los bolsillos. «Esperaría una hora —se dijo—. No más.»
La puerta se abrió y se encontró frente a Arkeley, que la observaba. Caxton estuvo a punto de soltar un grito, aunque logró contenerse a tiempo. Arkeley había cambiado considerablemente desde la última vez que lo había visto. Por aquel entonces tenía sesenta y pocos años, pero ya aparentaba ochenta. Matar vampiros le había envejecido y le había dejado la cara tan llena de arrugas que daba la impresión de que los ojos se le perdían entre los pliegues.
Ahora también tenía muy mala cara. Los siervos no muertos del vampiro adolescente Kevin Scapegrace le habían dejado una marca, e incluso al cabo de un año las cicatrices le cubrían el perfil izquierdo de la cara casi por completo. Su párpado izquierdo caía inerte sobre el ojo y la mitad izquierda de su boca se había convertido en un amasijo de tejido en forma de jota. Se vislumbraba una franja de calvicie en la parte superior de su cabeza, donde una brecha rojiza le surcaba el cuero cabelludo.
Caxton miró al suelo para apartar los ojos de su cara, pero lo que vio fue casi peor. La mano izquierda del federal era un muñón de carne sin dedos. Al instante recordó que el propio Scapegrace se los había arrancado a mordiscos: le había hincado los dientes y se los había arrancado de cuajo. Caxton siempre se había imaginado que se los habrían vuelto a implantar, pero era evidente que se equivocaba.
No obstante, el peor cambio en su aspecto físico no era fruto de las heridas y las cicatrices, sino del tiempo y de la distancia que éste impone. Cada vez que Caxton pensaba en él, veía a un gigante. Había sido un hombre notablemente más alto que ella, con unos hombros mucho más anchos, o al menos así era como ella lo recordaba. El hombre que tenía en frente era un pobre anciano, un pobre anciano con heridas terribles que no habría podido enfrentarse a un delincuente adolescente, y menos aún vencer a un voraz vampiro. Parecía imposible que se tratara del mismo hombre al que había conocido. De pronto, Arkeley abrió la boca y le demostró que se equivocaba de nuevo.
—Ha tardado demasiado, agente —le dijo—. Ha tardado una eternidad en venir, joder. Puede que ya sea demasiado tarde.
—He estado ocupada —le espetó ella a modo de excusa—. Yo también me alegro de verle, Jameson -le dijo en tono más cordial, y lo siguió hacia el interior de la habitación.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Tibari el Mar Ago 31, 2010 10:03 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Mar Ago 31, 2010 10:02 pm

gracias tibari

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nanis
Correctora de estilo
avatar

Mensajes : 1831
Rango : 1
Fecha de inscripción : 11/06/2010
Localización : México

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Miér Sep 01, 2010 12:32 am

Gracias Tibariiiii

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Annabel Lee

avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Transcriptora
Mensajes : 200
Rango : 92
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Localización : Delante del ordenador...

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Miér Sep 01, 2010 7:31 pm

Gracias!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Jue Sep 02, 2010 11:14 am

6

Cruzar aquellos campos era inquietante. En el cielo brillaba una pálida luna, aunque la luz de las estrellas era suficiente para guiarnos en la oscuridad. Todos éramos presa del miedo, pues aquella era tierra de partisanos y soldados, que dispararían por la espalda sin dudar a cualquier hombre que se alejara de sus compañeros aunque sólo fuera para responder a la llamada de la naturaleza. Al menos no estábamos sumidos en la completa oscuridad. Lejos del frente y de los eternos caminos polvorientos de los días de marcha, el aire era prodigiosamente límpido. Tal vez por eso Eben Nudd logró divisar el demonio blanco con tanta facilidad, a pesar de que éste se tomaba muchas molestias para esconderse.
Nudd me cogió por el hombro sin previo aviso y me dio un buen susto. En la oscuridad, cada pequeño movimiento era un enemigo y cada sonido, el ruido de los cascos de un regimiento de la caballería rebelde. Nudd no gritó ni emitió ninguna señal. Levantó un dedo y señaló hacia una arboleda situada a unos veinte metros de nuestra posición.
Lo único que acerté a ver, al menos en un primer momento, fue cierta palidez entre aquellos árboles, que parecían rodeados de una niebla espectral. .Me agaché, entorné la vista y me pareció distinguir un par de ojos, o tal vez el último rescoldo de una hoguera. Su expresión no fue de mi agrado.
—¿Cree que ese hombre nos está mirando?—le pregunté a Eben Nudd con un hilo a voz.
—Sí —contestó.
A veces pienso que la mitad de su vocabulario se reduce a esa palabra. Eben Nudd es el típico habitante del sureste, un ex langostero con un rostro curtido como una correa de piel y unos ojos tan pálidos y claros como el rocío de la mañana. A veces parece que haya nacido sin sangre en las venas. En numerosas ocasiones su frialdad nos fue muy útil en el campo de batalla, y por eso confiaba en él, aunque a veces no me gustara lo que decía.
—Creo que nos mira desde antes de que nosotros lo viéramos.

LA DECLARACIÓN DE ALVA GRIEST

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Jue Sep 02, 2010 11:14 am

7

Arkeley caminaba con lentitud, arrastrando primero una pierna y luego la otra. Caxton lo seguía, a su ritmo, Con el mayor de los respetos. Arkeley volvió la cabeza y le lanzó una gélida mirada, sin mediar palabra. Con un profundo gruñido, el federal se dejó caer sobre una esquina de la cama individual y acto seguido se pasó la mano buena por el rostro, como si estuviera secándose el sudor.
—¿Cómo le va? —preguntó Caxton—. ¿Cómo está su familia? ¿Los ha visto mucho últimamente?
A pesar de que nunca los había conocido, Caxton sabía que Arkeley tenía mujer y dos hijos. Tenía la sensación de que el federal estaba algo distanciado de su familia, aunque no de un modo dramático. Se había obsesionado tanto con su trabajo que había dejado a la familia de lado: no formaban parte de lo que él consideraba importante.
—Están todos bien.
Caxton esperaba que añadiera algo más, pero no lo hizo.
La agente echó un vistazo a la habitación. Estaba acostumbrada a tomar siempre nota de todo lo que la rodeaba en cuanto entraba en un sitio nuevo y a pesar de que no esperaba encontrar a ningún criminal merodeando por los rincones, se llevó una gran sorpresa. La habitación presentaba bastante buen aspecto, era pequeña y estaba decorada con gusto aunque sin lujos. En una pared había un mueble con un televisor. Había también un armario abierto con un par de trajes dentro. Al fondo de la habitación había una puerta que daba a un baño, a oscuras en aquel momento. Una fina cortina de muselina cubría las ventanas y dejaba la habitación en penumbra. Sobre la otra cama descansaba la maleta de Arkeley, abierta y aún sin deshacer. Detrás de la cama, y junto a las ventanas, había dos estantes metálicos para el equipaje. Encima de éstos, había un ataúd de madera lisa.
Al verlo, a Caxton se le removieron las entrañas. No cabía ninguna duda de que no estaba vacío.
Aquel ataúd sólo podía pertenecer a una criatura: la vampira que había destrozado la vida de Caxton y había convertido sus noches en un sinfín de pesadillas. Justinia Malvern, un monstruo de trescientos años con un largo historial de tretas y engaños.
A pesar del año transcurrido, Caxton sintió el impulso de acercarse al ataúd, arrancar la tapa y hacer pedazos el corazón de Malvern. Era de día, y sabía que si abría el ataúd, en el interior no encontraría nada más que huesos y gusanos. Incluso durante la noche, la vampira estaba reducida a un montón de restos decrépitos, un cuerpo descompuesto con apenas un ojo y unas ansias diabólicas de prolongar su patética existencia. Como el resto de vampiros, era inmortal, pero necesitaba sangre para conservar la salud. Cuanto más viejo era un vampiro, más cantidad de sangre necesitaba noche tras noche para mantenerse activo. Desde hacía ya mucho tiempo, Malvern no podía salir a cazar por sí misma, y ahora estaba condenada para toda la eternidad a permanecer en el interior de su ataúd, prácticamente incapacitada para mover un dedo. Si hubiera logrado hacerse con la cantidad necesaria de sangre, litros y litros cada noche, entonces habría conseguido reanimarse, pero Arkeley se había encargado de que eso nunca sucediera.
Caxton se acercó y posó la mano encima del ataúd. La madera estaba fría como el hielo y a la agente se le puso la carne de gallina. Malvern, como el resto de vampiros, era un ser contra natura, algo que no debería existir. Pervertía la realidad que la rodeaba y cualquier ser viviente era capaz de intuir su naturaleza impura. A los gusanos no parecía importarles, pero los perros y los caballos se volvían locos en cuanto se les acercaba. El impulso de Caxton de destruirla era una reacción totalmente racional. Aun así, si lo hacía, si ponía punto final a tanto terror, sabía que iría a la cárcel. Malvern era el cerebro de los vampiros, una intrigante y una conspiradora, pero jamás había herido a ningún ciudadano americano, o por lo menos nadie podía probar lo contrario. Tras una larga deliberación, los tribunales habían decidido que aún era un ser humano y, como tal, merecedor de protección legal. Arkeley había dedicado gran parte de su vida adulta a intentar revocar aquella resolución y conseguir una orden judicial para su ejecución. Hasta aquel momento, todos sus esfuerzos se contaban por fracasos.
—Dios mío —dijo Caxton—. ¿Viajas con ella?
—Tras la debacle de Arabella Furnace decidí que no se la confiaría a nadie más.
Arkeley movió la cabeza con gesto afirmativo mirando alternativamente el ataúd y el ordenador portátil que había junto a éste.
Caxton levantó la tapa del portátil y vio cómo parpadeaba la pantalla al encenderse. Apareció una ventana casi en blanco, un documento creado por un procesador de texto. Malvern estaba demasiado deteriorada para hablar e incluso gesticular, pero podía buscar y pulsar las teclas de un ordenador, aunque a veces tardaba horas en teclear unos pocos caracteres. Si la dejaban sola durante toda la noche con el ordenador, a veces intentaba comunicarse con el mundo exterior. Muy pocas veces tenía algo que decir que valiera la pena; normalmente perdía el tiempo con vagas amenazas y maliciosas imprecaciones. El mensaje que encontró Caxton en la pantalla era algo más críptico que de costumbre:
acudiraap
—¿Alguna idea de lo que significa? —le preguntó Caxton a Arkeley.
Éste negó con la cabeza.
—No pertenece a ninguna lengua que yo reconozca. Tal vez ha llegado a un punto en el que ya no es capaz de formular palabras y ahora tan sólo aporrea las teclas al azar.
Caxton volvió a meterse las manos en los bolsillos. Sintió un ligero mareo, como si el aire de la habitación estuviera contaminado. Se dio media vuelta para mirar a Arkeley con ojos tristes. Esperaba ver en él una actitud combativa y de reprimenda, pero, sin embargo, fue la mirada de ella lo que lo hizo reaccionar. El federal se enderezó y sus ojos cobraron brillo. Se abrochó el botón del cuello de la camisa con una mano y se puso una chaqueta con dificultad. Luego se apartó de la cama y sacó un par de guantes de piel negra de la maleta. Con la mano buena y la ayuda de los dientes logró enfundárselos. Uno de los guantes le cubría el muñón de carne en que se había convertido su mano izquierda. Los dedos de ese guante se separaban sin sentido, pero dentro de lo que cabe parecían normales.
—¿Por qué no le han puesto una prótesis? —preguntó Caxton.
—Tengo los nervios demasiado dañados. Ahora, si ya ha terminado de jugar a médicos y enfermeras, tenemos que ponernos manos a la obra —le dijo—. Tenemos mucho trabajo y ya hemos perdido dos días cruciales porque, por lo visto, ya no consulta el correo. Quiero que llame a su capitán y le diga que va a trabajar en un caso nuevo durante un periodo de tiempo indefinido. Estoy seguro de que en Harrisburg lo entenderán y si no tampoco me importa. Aún gozo de la influencia necesaria para reasignarla donde a mí me parezca.
—No —respondió Caxton.
Arkeley le clavó la mirada, gélida y sin parpadear.
—No —repitió él—. No es una respuesta aceptable.
—Le ayudé en una ocasión y a punto estuve de perder la vida. La gente que me importaba... murió. —Cerró los ojos mientras una oleada de dolor le recorría el cuerpo. Cuando hubo pasado, volvió a mirar a Arkeley—. Con eso debería ser suficiente.
—Nunca hay un final —dijo Arkeley.
—¿De veras? Matamos a todos los vampiros. Excepto a ella, naturalmente. Yo he salido adelante. Tengo un trabajo de verdad, ahora me encargo de tareas policiales de verdad.
—¿Y qué tal le va? —preguntó Arkeley—. Como recordará, yo también fui policía de verdad en una ocasión. Sé lo que es. No tiene ningún sentido. Te dedicas a perseguir a los mismos criminales que perseguiste el año anterior. Consigues encerrarlos durante un tiempo hasta que salen y repiten los mismos crímenes miserables. Esto es diferente. Es mucho más importante.
La vida de Arkeley se había visto restringida a luchar contra los vampiros. Empleaba todos los minutos de sus días a pensar en ellos, a planear cómo destruirlos. Caxton no podía dejar que aquello se apoderara de ella.
—Lo que yo hago también es importante —replicó ella.
No quería entrar en detalles, no quería decir lo que realmente pensaba. Tal vez su primer asalto no había ido como esperaba, pero por lo menos había logrado sobrevivir. Cuando resultó herida sus compañeros se habían esforzado por salvarla. Sabía que él nunca la habría arrastrado hasta un lugar seguro, lejos de la línea de fuego. Él la habría obligado a seguir, a adentrarse en el peligro. ¿Acaso su resistencia a la petición de Arkeley resultó basada exclusivamente en el miedo? ¿Le llevaba la contraria tan sólo porque no quería morir?
—Yo me encargo de proteger a la gente de este estado. Ahora mismo trabajo en la brigada antinarcóticos y me aseguro de que las metanfetaminas no estén al alcance de los niños —dijo en un intento por convencerse a sí misma.
Arkeley negó con la cabeza.
—Olvídese de eso. Cuando sepa lo que he encontrado, querrá…
—No quiero saberlo —lo interrumpió.
Arkeley la miró con expresión atónita.
Caxton soltó un largo y profundo suspiro. No tenía ni idea de lo que Arkeley pretendía proponerle, pero sabía que no quería tener nada que ver con ello.
—Me alegro de que esté bien, y estoy segura de que lo que se propone es importante, de veras —dijo—. Pero ahora mismo no tengo tiempo para ayudarle.
—¿No tiene tiempo? ¿Algo más importante requiere su atención? —preguntó—. ¿Tal vez necesita más tiempo libre para estar con su novia? ¿Uno de sus perros está enfermo? Que mala suerte. Ahora mismo la necesitan en otra parte. En Gettysburg, para ser exactos. Conduce usted.
—No —replicó ella.
—¿No?
La palabra perdió todo su significado en cuanto él la repitió de aquella forma. Le hubiera sido muy fácil levantar las manos y rendirse, aceptar la propuesta tal como había hecho siempre. Pero ahora era una persona normal. Si quería conservar la normalidad, tenía que ser fuerte.
—Joder, ¿por qué no? —le preguntó con una horrible mueca—. Ya me conoce, agente. Sabe que no pierdo el tiempo en trivialidades. A estas alturas ya tendría que saber que si le digo que esto es importante, es porque se trata de algo absolutamente crucial.
—Sí, ya... —dijo, pero de pronto se vio incapaz de terminar la frase.
Tenía razón, sabía que Arkeley tenía razón. No la habría hecho ir hasta allí tan sólo para recordar viejos tiempos. Tenía una misión reservada para ella, y seguramente se trataba de algo peligroso.
—La necesito ahora mismo. Necesito que me lleve a Gettysburg hoy mismo.
Podía negarse. Estaba segura de que era lo bastante fuerte para hacerlo. Ahora Arkeley no era más que un anciano endeble. Sin embargo, sentía que debía hacer algo por él.
—Eso es lo que haremos —dijo al fin—. Lo llevo, pero nada más.
Arkeley frunció el cejo pero decidió no replicar. Caxton lo conocía demasiado bien para darse cuenta de que aquello no era una buena señal, pero no supo cómo reaccionar.
—Muy bien. Cogeré mi abrigo.
Se dirigió hacia al armario con dificultad, pasando junto a la cama.
—¿Qué va a hacer con ella? —preguntó Caxton, mirando hacia el ataúd.
—Mientras regrese antes de que anochezca no habrá ningún problema.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Jue Sep 02, 2010 11:15 am

8

La vida del jefe de espionaje del Ministerio de Guerra tenía sus compensaciones. Por ejemplo, me asignaron un caballo cuando, al parecer, cualquier otro hombre del mundo debía ir a pie. Pasé todo el día cabalgando, mientras los miembros del Ejército del Potomac avanzaban en sentido contrario en una interminable fila, una cadena humana que se extendía desde el lejano sur, más allá de donde me alcanzaba la vista; la columna se alejaba hacia el norte, también hasta desaparecer de mi campo de visión. El polvo que levantaban a su paso formaba una nube que ascendía y empañaba el aire, como un fantasma de Arabia hecho de arena. Marcharon durante todo el día, acompañados de los gritos y los rugidos de los conductores de les carros de mulas, y de algunas canciones, aunque más bien pocas.
La batalla de Chancellorsville acababa de terminar y toda esperanza parecía vana. A pesar de que los superábamos en número, Lee había vuelto a derrotarnos de forma aplastante sin ni siquiera sudar. Parecía invencible o, por lo menos, eso creía todo el mundo. No hubo día peor para la Unión. La guerra se nos había vuelto en contra e incluso yo creía que el sueño de una Unión reunificada era inalcanzable. Tal vez eso ayudará a comprender lo que hice, mi osadía.
Me dirigía hacia el Maryland profundo, lejos de Virginia, lo cual me alegraba. Había obtenido nuevas informaciones de mis contactos del frente y debía dar parte sin demora. Algunos esclavos fugitivos que habían sido asignados al frente que controlaba Jeb Stuart me habían contado que Lee se estaba desplazando de nuevo, y esta vez el enemigo se dirigía hacia el norte.
Una encantadora belleza sureña, que alimentaba un odio secreto al esclavismo, me contó aún más. Lee se dirigía hacia Pensilvania. Por vez primera, tenía la intención de trasladar la guerra a nuestro territorio, hacia el norte. Por aquel entonces, los demócratas del Congreso ya exigían a gritos que la guerra terminara. Pues bien, parecía que se había cumplido su deseo, aunque bajo las condiciones de Jeff Davis.

ARCHIVO DEL CORONEL WILLIAM PITTENGER

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Nanis
Correctora de estilo
avatar

Mensajes : 1831
Rango : 1
Fecha de inscripción : 11/06/2010
Localización : México

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Jue Sep 02, 2010 6:05 pm

Gracias Gemma! Se esta poniendo bueno.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Jue Sep 02, 2010 6:08 pm

jaja HOla Nanis...hace dias que no te veia...

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Annabel Lee

avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Transcriptora
Mensajes : 200
Rango : 92
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Localización : Delante del ordenador...

MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   Jue Sep 02, 2010 6:34 pm

Gracias Gemma!!! 😎
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: 99 Ataudes (David Wellington)   

Volver arriba Ir abajo
 
99 Ataudes (David Wellington)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 15.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 8 ... 15  Siguiente
 Temas similares
-
» HENRY DAVID THOREAU
» LA PUERTA OSCURA 3: REQUIEM, David Lozano
» Feluses marroquís (estrella de David, siglo XIX)
» LA DELICADEZA, David Foenkinos
» EL ATLAS DE LAS NUBES, de David Mitchell

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Black and Blood :: Proyectos del Foro :: Proyectos Terminados-
Cambiar a: