Black and Blood


 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Feliz Año 2015!!!
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» LAS COTORRAS MÁS LOCAS DE LAS COTORRAS VIP.
Miér Feb 01, 2017 6:33 pm por rossmary

» saga Riley Jenson
Jue Ene 14, 2016 10:02 am por Vampi

» Kissing sin - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:31 pm por Vampi

» Lista de libros con links de capítulos
Mar Ene 12, 2016 1:25 pm por Vampi

» Tempting Evil - Saga Riley Jenson 3 - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:22 pm por Vampi

» Saga Tempting Evil, Riley Jenson Guardian, #3
Vie Ene 17, 2014 8:03 pm por rossmary

» Anuncia Tu Blog!
Jue Ene 16, 2014 10:10 pm por rossmary

Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada

Comparte | 
 

 Kissing Sin (Keri Arthur)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
AutorMensaje
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Sáb Nov 06, 2010 11:34 am

el siguiente trozo lo estoy traduciendo :1002: en cuanto esté lo subo ^^

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Sáb Nov 06, 2010 6:04 pm

hola chicas...hoy se que noe staran por aqui...asi que dejo mi saludito.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Sáb Nov 06, 2010 6:09 pm

mmm gemma quien corregira el 11??

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Sáb Nov 06, 2010 6:17 pm

Hola shuk...creo que ella. scratch

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Sáb Nov 06, 2010 6:18 pm

scratch
okas ross
yo tengo que empezar con el mio xDD

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Sáb Nov 06, 2010 6:27 pm

jaja aya descargue la recopilacion que me mandaste me pongo a trabajar en ello.
Oye cuentame como te fue con la tormenta...se veia feo el panarama para alla...aca no fue mucho, por que tenemos un frente frio entrando y empujo todo hacia tu pais...lo siento.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Sáb Nov 06, 2010 6:29 pm

ok
que bueno que lo recibiste
dure un rato separando la parte de jack y william para que se notaran lo puse en negrita

y pos asi mucho frio
bueno para mi
tenia las puertas cerradas
y pos llovio casi la tarde entera pero sin relampagos
mi inter unas era flash otras tortuga

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Sáb Nov 06, 2010 6:39 pm

Bueno por lo menos solo fue eso...se veia muy mal en el tiempo y pense en tí.
Yo la pse un poc triste, huboun terrible accidente aere aca en mi pais y muchas perdidas de vidas, pues de lo 68 pasajeros no sobrevivio ninguno y me senti triste y deprimida...pase todo el dia en cama y por la noche no me podia dormir. Está mañana estaba rendida, pero me obligue a venir para distraerme un poco...tambiéen es que estoy extrañando mucho a mi nene, pues mi mama está para la habana con mami pasando unos dias. Lo extraño mucho.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Sáb Nov 06, 2010 6:41 pm

gracias por preocuparte
aun sieneto que llovera mucho hoy

u.u
que triste lo ocurrido con el accidente
un paseme a las familias Sad Sad Sad

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Sáb Nov 06, 2010 6:47 pm

sip...muy triste. ahora mismo estaba buscando información..es terrible.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Sáb Nov 06, 2010 6:48 pm

me despido ross
me tengo que ir
u.u
hablamos mas tarde

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rossmary
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Moderadora de Descargas *Diseñadora de Documentos *Diseñadora
Sagitario Mensajes : 4888
Rango : 144
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010

Hoja de personaje
nombre: Eliza
raza: Sacerdotiza

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Sáb Nov 06, 2010 6:53 pm

si, dale besos...

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rihano

avatar

Grupos : *Traductora
Cáncer Mensajes : 264
Rango : 1
Edad : 54
Fecha de inscripción : 05/08/2010
Localización : Venezuela

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Lun Nov 08, 2010 4:49 am

hola chicas de que accidente hablan??? por aqui el tiempo ha estado medio lluvioso y con tormentas electricas a raiz de una onda tropical y con eso de la epoca de huracanes... aqui no llegan pero los coletazos que van dejando algo hacen... menos mal por sus lares estan bien!! :Manga30:

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Mar Nov 09, 2010 4:41 pm

Capitulo 11 - parte 2

Traducido por Gemma y Rossmary

Ese deje de diversión que había en sus palabras me dio escalofríos. Estaba tramando algo. Pero, ¿el qué?
Frunciendo el ceño, y con un malestar que crecía por momentos, bajé los escudos y psíquicamente me extendí. Su mente estaba sorprendentemente sin vigilar, pero tal vez el que lo había enviado no pensó que lo fueran a atrapar. Me adentré más, capturando sus pensamientos, congelándolos tanto a ellos como a él.
Estaba diciendo la verdad en una cosa −que no sabía quién lo había enviado a matar a la mujer. Había recibido la orden por teléfono, como siempre, la voz al otro extremo de la línea igual que siempre − profunda y sin inflexiones, como si esa persona fuera algo menos que humano, más una máquina. Las órdenes eran simples. Matar a las dos mujeres de la mesa número dieciséis.
Así que ¿por qué no esperó a que Roberta llegara antes de disparar?
El olor era cada vez más fuerte, convirtiéndose en olor a podrido hirviendo más que mierda. Arrugué la nariz, tratando de ignorarlo, y también, el temor que picaba en mi piel.
Las respuestas que tenía no eran suficientes, por lo que me adentré más en su memoria. Vi una gran casa rodeada de exuberantes jardines. Hay más criaturas como él − fantasmas negros, esperando órdenes de matar. Y bloqueados detrás de robustas jaulas, había otros también. Cosas de color azul con las alas del color del arcoíris. Hombres y mujeres que tenían la cara de grifos y garras de demonios. Sirenas y tritones y Dios sabe qué más.
No es que hubiera un ejército, ni siquiera había una unidad, pero había suficiente para sugerir que en pocos años podría haber más.
Los laboratorios que estaban detrás de estas criaturas, obviamente, habían encontrado el secreto para cruzar con éxito las razas no humanas. Y no importaba si su tasa de éxito era alta o baja. Estaban en proceso de crear un ejército de abominaciones, seres que la naturaleza no tenía intención de crear, y que estaban siendo desarrollados por una sola razón, para matar.
Traté de profundizar más, obtener más información, pero el aire era tan denso con el hedor de la podredumbre que me daban arcadas, y no podía concentrarme.
Retiré mis pensamientos, y me encontré con su mirada. La muerte vagaba en sus ojos, y se acercaba rápidamente. Fue entonces cuando me di cuenta de su cara se veía demacrada, como si en los últimos minutos hubiera perdido una gran cantidad de peso. La presión de su piel contra las espinillas y las nalgas se sentía como de fuego.
Luego hizo clic, y la mirada de muerte en sus ojos tenía sentido.
Misha una vez me pidió que imaginaran el súper soldado que se puede construir si los secretos de los vampiros, lobos y otros seres no—humanos podrían ser desbloqueados. Habría poco que se pudiera hacer para detener esta fuerza, había dicho. Lo que había olvidado mencionar eran las mejoras que se agregaron −que si eran atrapados, podrían quitarse la vida, y por lo tanto detener cualquier esfuerzo de obtener información.
Este hombre estaba cada vez más caliente porque estaba a punto de combustión espontánea. Sólo que no había nada espontáneo en ello.
Me alejé de él, apuntándole con la pistola en caso de que tratara de moverse. No lo hizo. No podía.
Sus ojos grises estaban muy abiertos, y la muerte que había visto antes lo estaba consumiendo todo. Sólo que esta vez era su muerte la que veía, no la mía, y la realización de la misma había borrado la débil diversión tan evidente que había tenido sólo unos momentos antes. Sus finos labios estaban abiertos, como si estuviera gritando, pero no salía ningún sonido, sólo un chorro de líquido sanguinolento. El agua comenzaba rodear todo el cuerpo y el vapor se levantaba de ambas piernas. Se estaba derritiendo, desintegrando, de adentro hacia afuera. Qué manera más horrible de morir.
No podía sentarme ahí y verlo. No podía sentarme y dejar que sucediera con tal lentitud agonizante. Eso no era muerte. Era una tortura, y nadie, ni siquiera un monstruo de laboratorio merecía ese tipo de final.
Le toqué el brazo, vacilando un poco al calor. Su carne ondulaba bajo mi tacto, como si se tratara de líquido fundido apenas contenido por la piel.
—¿Deseas una muerte rápida?
Su mirada encontró la mía.
—No debería ser así. —Sus palabras salieron roncas, intercaladas con estremecimientos de dolor—. Dijeron que no sería así.
Así que habían mentido a sus creaciones. No sorprendía, la verdad. La gente que había detrás de todo esto había mostrado poca moral hasta el momento, y la mentira, sin duda, era el menor de sus pecados.
Y Misha era uno de ellos. No podía permitirme el lujo de olvidarlo. No siempre.
El cuerpo de la criatura sombra comenzaba a encerrarse en sí mismo, como el colapso de una tienda de campaña a cámara lenta. El vapor se levantaba de su torso, y el hedor a carne guisada era tan espeso que se podía cortar.
—¿Deseas una muerte rápida? —Repetí, tragando bilis y apenas resistiendo el impulso de huir de ese hombre y su muerte.
—Sí. —Fue poco más que un siseo de dolor.
—Entonces, dime por qué mataste a esa mujer. —Fue una cosa horrible, pero al menos necesitaba una respuesta.
Su mirada me desolló con su dolor, y cerré los ojos brevemente en su contra.
—Dirección demasiado cerca —jadeó—. Cortar las ramas... para salvar la cabeza.
No me molesté en preguntarle el nombre de la cabeza. Sólo era un arma y prescindible.
En su lugar, me levanté y me alejé de su cuerpo. Su mirada se encontró con la mía, con sus profundidades grises rogándome. Respondí a ese ruego y apreté el gatillo.
Sus sesos salpicaron todo, poniendo fin a las sensaciones. Aún su cuerpo siguió desintegrándose, hasta que no quedó nada más que hierba quemada, humedad, y los recuerdos que rondarían mis noches durante meses.
Cogí la mochila, me envolví en las sombras, y me alejé antes de perder totalmente el control de mi estómago.
Pero lo que más me asombró no fue la muerte del desconocido, sino la facilidad con la que apreté el gatillo. Estaba en mí el matar —lo había demostrado en Genoveve hace dos meses. No es que hubiera pensado realmente mucho acerca de la facilidad con la que había utilizado el láser. Tal vez porque era simplemente una cuestión de ellos o yo. Esta situación era muy diferente. A pesar de que había matado en misericordia, había disparado sin escrúpulos, y sin dudarlo. Y más que eso, lo había visto.
El instinto de matar era una parte de la base de cada lobo, pero un tiempo controlado por las normas de la civilización. Con Rhoan y yo, los controles parecían haber caído. Rhoan lo había reconocido hace mucho tiempo, y canalizaba sus deseos siendo guardián. Yo lo había ignorado.
Pero tal vez no por mucho tiempo.
¿O era estaba haciendo una montaña de un grano de arena otra vez? Rhoan probablemente diría que sí, era yo, pero no estaba tan segura. La sensación de enfermedad que había desatado algo hacía dos meses que no podía recuperar, no se iba.
Me estremecí, y alejé esos pensamientos. Matar por misericordia era completamente diferente a matar porque te ordenaban hacerlo.
Tenía que creerme eso. Tenía que hacerlo.
Suspiró, me detuve, desmonté el rifle y lo metí en la mochila. Me la puse al hombro, miré alrededor, buscando el teléfono más cercano. Había dejado el mío en el coche, y aunque sólo tardara unos minutos en llegar de nuevo allí, tenía que llamar a Jack rápidamente y advertirle de que el hombre que estaba detrás de todo esto estaba matando…
Me paré en seco.
Él estaba matando a los miembros principales de su organización con el fin de protegerse a sí mismo.
Misha era uno de esos miembros.
Si no llegara a él antes que ellos, nuestra última oportunidad de descubrir el nombre del líder se habría ido. Tan muerta como aquella mujer en el restaurante. Tan muerto como el hombre al que había disparado.
Cogí mi ropa y corrí hacia el coche con cada onza de velocidad que poseía. Abrí la puerta y agarrar el teléfono parecía una eternidad, al igual que marcar el número de Misha y esperar una respuesta. Me contestó un mensaje grabado.
Mierda, mierda, mierda.
Cerré la puerta, arranqué el coche. Después de plantar el pie en el acelerador y salir con un chirrido de neumáticos, que sin duda haría que la policía cercana luchara por anotar el número de la placa, le eché un vistazo el número de Rhoan, y pulse el botón de llamada. Su teléfono estaba ocupado. Solté un taco, y le envié un mensaje de texto. Esperemos que lo vea antes de que fuera demasiado tarde. El número Jack tuvo la misma respuesta. Le envié un mensaje, diciéndole lo que estaba haciendo y por qué, a continuación, lancé el teléfono al asiento del copiloto y me concentré en la conducción.
Me costó veinte minutos llegar a Lygon Street, y decir que rompí el récord de velocidad de la tierra sería una especie de eufemismo. Me detuve en una zona de carga, agarré la mochila y mi teléfono, y luego corrí hacia el Rocker.
El guardia de seguridad me miró mientras me acercaba, con una ceja espesa levantada de forma interrogante.
—Parece que estás en un apuro terrible.
Llegué hasta él.
—Tengo que encontrar Misha Rollins. ¿Está dentro, por casualidad?
—Acabo de empezar mi turno, así que no podría…
—Gracias —le corté, a continuación, me abrí paso. La barra principal no estaba llena, aunque había muy pocas personas que esperaban para tomar una copa. Misha no era una de ellas. Maldiciendo en voz baja, apreté el número de teléfono otra vez mientras me dirigía hacia la escalera trasera.
Misha respondió cuando llegué arriba.
—Riley —dijo, con voz llena fría diversión en lugar de pasión. Él no estaba aquí, entonces. O por lo menos, no apareándose—. Es una agradable sorpresa.
—¿Dónde estás? —Me detuve en la parte superior de la escalera y escaneando la habitación llena de sombras. Había unos veinte lobos aquí, pero Misha no estaba entre ellos.
—Suenas muy ansiosa…
—Corta el rollo, Misha. Tu vida está en peligro. ¿Dónde diablos estás?
—En el trabajo —su voz era plana—. ¿Por qué crees que mi vida está en peligro?
—¿Cómo es Nasia Whitby? —respondí—. ¿Y es una de los Helkis que pueden tomar forma de hombres y mujeres?
—Habéis estado muy ocupados.
Bajé las escaleras.
—Sólo tienes que responder la maldita pregunta.
—Es alta, de cabello oscuro. —Hizo una pausa—. Creo que se puede decir que es muy masculina a la vista.
—¿Con nariz aguileña y un piercing de oro en ella?
—Sí. ¿Por qué?
Ahora en la calle, miré a la izquierda y luego a la derecha y crucé la calle hasta mi coche.
—Porque Nasia Whitby ha sido asesinada en un restaurante de St. Kilda.
Hubo un largo silencio, luego dijo, en voz muy baja:
—Mierda.
—Precisamente. Cogí al asesino − era algo negro con dedos ventosas.
—Espíritu lagarto, él los llama así. La criatura debe haberse suicidado.
—Él se estaba desintegrando, pero le ofrecí una muerte rápida a cambio de la razón por la que Nasia fue asesinada. Tu jefe está aparentemente cortando las extremidades para salvar su cabeza.
—Entonces, él sabe que la Dirección se está acercando.
—Pero ¿por qué matar a todos?
—Aún no sabéis todavía la ubicación del otro laboratorio. Los únicos que lo saben somos, yo mismo, Nasia, y Rupert.
—¿Rupert es el hombre que jugó a ser la señora Hunt? —¿El hombre al que Quinn estaba interrogando? —. ¿Y el hombre que conocí brevemente como Benito Verdi?
—Sí.
Miré en el espejo lateral, y luego salí de la plaza de aparcamiento y me adentré rápidamente al tráfico. Haciendo caso omiso a la explosión posterior de pitidos, planté mi pie en el acelerador y me dirigí a la ciudad.
—¿Cómo es que estás diciendo su nombre ahora, y no antes?
—Mi oficina está protegida, y como precaución adicional, también estoy usando un escudo-psi. Él no puede llegar a mí aquí.
—Todavía te puede disparar. Mantente alejado de las ventanas.
—Riley − te preocupas.
—Por supuesto que sí − eres mi única fuente de información.
Se rió en voz baja.
—¿Estás de camino?
—Sí.
—Le diré a seguridad que dejen entrar.
—Será mejor decirles que estén muy alertas. Él va a por ti, Misha.
—Estoy a salvo en esta fortaleza.
—Estoy segura de que hay muchos hombres muertos que pensaba lo mismo.
—Probablemente no tienen la disposición de seguridad que tengo yo.
Pero él probablemente conocía la distribución, después de todo, al parecer tuvo libre acceso a la mente de Misha.
—Estaré allí en cinco minutos.
Colgué, entonces le envié otro mensaje a Jack, pidiéndole que mandara gente a las oficinas de Misha tan pronto como fuera posible, y luego me concentré en no chocar el coche mientras esquivaba el tráfico. El edificio de Misha estaba al final de París de Collins Street. Era uno de esos hermosos edificios antiguos con el diseño parecido al de las catedrales, las ventanas y puertas en alza, las estructuras de arcos que permitían mucha luz, pero que no ofrecen absolutamente ninguna protección cuando se trataba de balas. Por lo menos los edificios modernos utilizaban vidrio plástico, que, aunque diseñado principalmente para soportar los embates de las tormentas severas y los escombros, también podría aguantar la fuerza de dos disparos antes de romperse. Dos disparos daban al objetivo tiempo suficiente para irse u ocultarse.
Aparqué en una zona de autobuses, agarré la mochila; luego, salté del coche y corrí a través de la carretera.
Dos hombres de seguridad con cara severa estaban de pie, con los brazos cruzados, en la puerta.
—¿Riley Jenson? —preguntó uno.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Mar Nov 09, 2010 4:54 pm

Cap. 11 pág. 196 − 200 parte 3

Por Gemma

Cuando asentí, él levantó una especie de unidad portátil.
—Háblele a esto.
—Estamos perdiendo jodido tiempo, Misha.
El guardia no esbozó una sonrisa, sólo miró fijamente el monitor. Cuando sonó, asintió hacia el otro guardia y la puerta se abrió. Me preguntaba si estos dos hombres formaban parte del sistema de seguridad tan cacareado de Misha. Si así fuera, entonces no se alojaba en este castillo. Yo podría haber tumbado a cualquiera de ellos en este momento, y acceder fácilmente al edificio.
Un guardia me siguió en el interior, e introdujo una llave en uno de los ascensores. Cuando se abrieron las puertas, apretó el botón del sexto piso, luego deslizó una tarjeta de acceso a través de la ranura y me sonrió.
—Esto te llevará directamente a tu piso. La oficina del Sr. Rollins es la última a la izquierda.
Asentí con agradecimiento y entré. Una vez que las puertas se cerraron, me quité la mochila, monté el rifle, luego volví a ponérmela. Más vale prevenir que curar.
El ascensor se detuvo y abrió las puertas. Salí. El pasillo era largo, y lleno de sombras. La luz del ascensor se extendía a través de la penumbra, quemando un poco, como si las sombras fueran una espesa niebla que la luz no podía penetrar.
Al otro extremo del pasillo había una puerta de acero. No se deslizaba ninguna luz por debajo de la puerta. De hecho, no parecía haber costura. Y las sombras parecían más intensas allí.
La inquietud se deslizó a través de mí. Alcancé mi espalda y saqué el rifle de la mochila. Tal vez fueran los nervios, tal vez no, pero de repente tenía la sensación de que ya no estaba sola en el pasillo.
Sin embargo, no podía ver nada. Sólo las sombras y mi silueta.
Las puertas del ascensor comenzaron a cerrarse, y mientras la mancha brillante de luz se reducía, aumentaba mi malestar. Entonces la luz se fue, y me quedé con la oscuridad y lo que se escondía en ella. Sosteniendo la pistola hacia el suelo, pero lista, me dirigí a la oficina de Misha.
Las sombras se agitaron a mí alrededor. Jirones de la noche me tocaron la piel, astillas de humo sedoso que hicieron que mi carne se pusiera de gallina. Si los fantasmas pudieran acariciar a los vivos, esto probablemente es lo que se sentiría. Pero más cálido, mortal. Lo que se escondía en las sombras no estaba muerto en el sentido en que lo estaban los fantasmas, porque había calor en su toque. Calor, y una vaga sensación de amenaza.
Tenía la sospecha de que esa vaga sensación de amenaza podía aumentar, y llegar a ser mortal, si en ese momento cogía la dirección equivocada.
—Baja el arma, Riley.
La voz de Misha parecía venir de las paredes. Miré a mí alrededor, pero no podía ver nada parecido a un altavoz.
—No hasta que digas a lo que está en este corredor que retroceda.
—¿Puedes verlos? —la sorpresa era evidente en su voz.
—No. Pero puedo sentirlos.
—Interesante.
—No voy a bajar el arma hasta que les digas que se alejen. —Me detuve en la puerta y esperé.
Él se rió entre dientes.
—Tümu, retirada.
Las sombras se dispersaron, y de repente el corredor fue menos opresivo, y mucho más brillante. Cumplí mi parte del trato, y guardé el arma en la mochila. La puerta de acero se abrió.
La oficina de Misha era menor de lo que esperaba − en lugar de ser del tamaño de un campo de fútbol, como la mayoría de las oficinas ejecutivas tendían a ser en estos días, se parecía más a una cancha de baloncesto. Aún grande, pero por lo menos defendible.
Su mirada se deslizó por mi cuerpo, persistiendo un poco en las evidentes manchas de sangre de mi camisa y mis pantalones vaqueros. Cuando su mirada se elevó a encontrarse con la mía de nuevo, hubo un destello de respeto − o incluso desconfianza − en sus ojos que yo no había visto antes.
—¿Luchaste contra el espíritu lagarto?
—Peleé contra él y le golpeé. —No le dolería recordar que yo era más que un lobo. Tal vez él me trataba como algo más que una yegua que tenía que poseer − aunque de alguna manera, lo dudaba. Crucé la habitación y miré por la ventana. No vi nada sospechoso, pero con los fusiles de largo alcance que había en estos días, el asesino podría ser menos de un kilómetro o más de distancia.
Por supuesto, aquí de pie tan a la vista me podría estar poniendo en peligro − pero sólo si el asesino sabía que en realidad me escondía bajo pelo castaño y lentes de contacto de color verde.
Fui hacia la columna que había a la izquierda de la ventana, luego crucé los brazos y me recosté contra ella.
—¿Por qué te sorprende?
Él se recostó en su silla, con expresión pensativa.
—Debido a que los espíritus lagarto son la crème de la crème de las creaciones de laboratorio. Son combatientes supremos y extremadamente fuertes.
—Entonces contra el que luché yo venía de una combinación defectuosa, porque no soy una luchadora entrenada y lo derribé. ¿Qué es esa cosa del pasillo?
—Cosas —corrigió, la diversión tocó sus finos labios—. Y es mi sistema de seguridad.
—Por cierto, estoy contenta de que no sean los dos hombres de la puerta. No podrían mantener un mosquito fuera.
—Y eso es precisamente lo que se supone que debes pensar. —Me miró por un momento, su expresión aún una extraña mezcla entre diversión y cautela—. Las criaturas del pasillo no son de laboratorio, si eso es lo que estás pensando. Se trata de una especie conocida como Fravardin, lo que significa espíritus guardianes en persa. Los conocí hace un tiempo cuando estaba de gira por el Medio Oriente.
Me pregunté exactamente para qué había estado de gira por Oriente Medio. En el momento en que había conocido a Misha, había mostrado muy poca inclinación a ir más allá de las costas australianas. Si hubiera estado en el Medio Oriente, era porque había recibido la orden de ir.
—¿Y fueron por estas criaturas —hice un movimiento de mano hacia la puerta—, para lo que habías sido enviado allí?
Me sonrió.
—No.
Significaba, obviamente, que lo que había sido enviado a buscar era algo que no tenía por qué saber. Que estaba bien − todo lo que realmente necesitaba era el nombre del hombre detrás de toda esta locura.
—¿Estaban estas cosas aquí cuando Jack y Rhoan allanaron tu oficina hace unos meses?
—Sí.
—¿Así que habías esperado que te investigaran, y les habías permitido la entrada? —Lo que significaba que también podría haber eliminado pruebas fundamentales antes de la redada.
—Todo esto es parte de un plan más grande, Riley.
Levanté una ceja.
—¿Y cuál sería ese plan maestro? ¿Para ponerte en los zapatos de tu tan odiado hermano? ¿Para hacerte con el control del terrorífico imperio?
Resopló suavemente.
—Y aquí estaba yo pensando que me conocías mejor que eso.
—Sé lo suficiente como para saber que puedes ser implacable cuando quieres.
Su boca se contrajo con entretenimiento.
—No quiero que control del imperio de nadie, sino del mío. Ya te dije la verdad cuando dije que todo lo que quiero es sobrevivir − y creo que la desaparición de Nasia demuestra que tenía razón para preocuparme.
Si estaba preocupado, sin duda tenía una extraña manera de demostrarlo. Por lo menos, no estaría sentado con tanta indiferencia detrás de su escritorio, a la vista.
—¿Por qué iba a matar a su propia hermana?
—La sangre no es más espesa que el agua cuando estás hecho como nosotros. Diablos, mataría a su madre, también, si significaba su propia supervivencia.
Y así hacía Misha − justo ahora que estaba usando la Dirección para hacer su trabajo sucio.
—Siendo así, ¿por qué dices que me puedes mantener a salvo cuando es obvio que no puedes mantenerte a ti mismo?
Se levantó y caminó hacia mí, con un brillo extraño en sus ojos plateados. Era la mirada de un depredador cazando, un depredador que tenía su presa a la vista y sin intenciones de dejarla escapar. Cuando ese aspecto fue evidente en los ojos de Kellen, mi pulso había saltado de emoción, pero en los ojos de Misha sólo consiguió ponerme los pelos de punta. Quinn tenía razón − Misha no quería amor, quería poder. Quería poseerme, no sólo amarme.
Pero entonces, teniendo en cuenta lo que era, cómo fue criado, tal vez la posesión era lo único que conocía y entendía. ¿Podría alguien que nunca ha conocido el amor, la ternura, o cuidado, realmente devolverlo en especie?
Viendo a Misha venir hacia mí con esa mirada en sus ojos, lo dudaba mucho.
Apoyó las manos contra la pared a cada lado mío, y se acercó. Apreté la mano contra su pecho, no con fuerza, pero lo suficiente como para que no me pudiera besar. Aun así, el aliento envió calor a través de mis labios, y su aura me envolvía en calor y deseo.
—Él conoce a los Fravardin. Él sabe que son leales a mí, y sólo a mí. —Apretó su peso contra mi mano, poniendo a prueba mi fuerza, mi voluntad—. Le he advertido que si algo te sucede, le darán caza y lo matarán.
La sorpresa onduló a través de mí. Mi mirada buscó la suya, pero no pude ver ninguna mentira en sus ojos, ni sentido, en sus palabras.
—¿Por qué haces eso? ¿Por qué no usarlos para protegerte de la misma manera?
Él movió una mano, y pasó los dedos por mi mejilla. Su toque era hielo comparado a la lujuria de fuego que desollaba mi piel.
—¿Qué sentido tiene? Estaré muerto en cinco o seis años, de todos modos.
—Pero si no los utilizas para protegerte, podrías estar muerto en cinco o seis días. —O cinco o seis horas.
—Mientras yo viva, el Fravardin harán todo lo posible para protegerme. Cuando esté muerto, te vigilarán a ti.
La idea de tener unas criaturas fantasmales rondando tratando de protegerme fue suficiente para hacerme temblar.
—¿Por qué iban a molestarse cuando estés muerto y el pago efectuado?
Su aura aumentó, batiéndome con un fervor tan fuerte como el sol mismo. El sudor comenzó a correr por mi espina dorsal. A pesar de que tenía mis escudos, era difícil pasar por alto el asalto a mis sentidos.
—Porque está escrito en mi testamento que seguirán para conseguir una retención, así como la finca de Gisborne, donde la tribu vive en la actualidad, siempre que se cumplan ciertas condiciones.
¿Espíritus que se pagan? ¿Qué extraño es eso?
—¿Se les puede matar?
—Todos los seres vivos pueden morir. Es sólo que es más difícil de matar lo que no puede ser visto.
—Si su jefe sabe acerca de ellos, entonces probablemente sabe lo que puede matarlos.
—Sin lugar a dudas. El problema es que, a diferencia de los vampiros, no aparecen en visión infrarroja, y tú eres la primera persona que conozco que los ha sentido.
La primera persona, además de él, obviamente.
—Esto se debe a que soy especial − y por qué los éstos locos quieren un pedazo de mí. —Lo empujé lejos de mí. El aire frío se arremolinó alrededor de mi piel, tan agradable como el agua en un día caluroso—.Tienes que hablarme acerca de tu jefe.
Molestia estalló en sus ojos.
—¿Y darte una excusa para alejarte? Creo que no.
—Entonces háblame de Roberta Whitby − ella es la alfa Helki, ¿no?
Él asintió, y se cruzó de brazos.
—La manada ha engordado con las ganancias de la delincuencia.
—¿Y Roberta ha incluido a su hijo en las filas del Gobierno?
Sonrió.
—No. El verdadero poder de un país a menudo no se encuentra en las riendas de la burocracia, sino más bien, en la fuerza de los sindicatos del crimen.
Levanté una ceja.
—¿Qué significa?
—¿No se dice a menudo que la Yakuza es el verdadero poder en Japón?
—No hay un poder aquí, sin embargo.
—No, pero hay sindicatos del crimen, y algunos de ellos son muy poderosos, incluso hasta el punto de tener "relaciones" con los departamentos del gobierno.
¿Era la Dirección uno de esos departamentos? ¿Era así como Gautier se había convertido en un guardián? Teniendo en cuenta que Alan Brown, el oficial de reclutamiento, estaba siendo chantajeado, no se necesita ser un genio para adivinar que tal vez era la conexión entre la Dirección y el hombre detrás de los mutantes. Pero, ¿cómo es que eso sucede si Jack y Rhoan no pudieron encontrar ni rastro de los mensajes que se pasaban?
—Soy poco más que una secretaria glorificada —Le dije suavemente—. No sé de esas cosas.
—Entonces aprende, porque el hombre que buscas está ahora a cargo de uno de ellos − y planea ser el único importante.
Yo lo estudié por un momento y luego dije:
—¿Tengo entendido que ha sido sustituido en lugar de derrocado?
Misha asintió.
—Mucho más fácil seguir los pasos de éxito en lugar de trabajar por las filas.
—Pero, ¿cómo? Si este hombre es tan poderoso como dices, sería muy cauteloso con los extraños que se le acercan.
Su sonrisa era fría. Divertida.
—Pero no lo suficientemente cauteloso cuando se trata de los amantes desde hace mucho tiempo.
—¿Roberta?
Asintió.
—La manada de Helki siempre ha hecho su trabajo sucio. Cuando Roberta regresó a la escena después de sus años en los laboratorios de Roscoe, ella usó su aura para encandilar al hombre. Fueron amantes durante tres años antes de que sucediera la sustitución.
Tiempo suficiente para que Roberta se convirtiera en una amante de confianza. Tiempo suficiente para que ella aprendiera sus maneras y secretos.
—Así que estos laboratorios, donde se están creando estos mestizos − no son las recientes innovaciones que me quieres hacer pensar, sino los que el sindicato ha tenido durante bastante tiempo.
Asintió de nuevo.
—Talon y yo éramos los únicos que realmente hemos creado nuestros propios laboratorios aunque en el caso de Talon, se trataba simplemente de seguir el trabajo de laboratorio de nuestro padre.
Porque él había guardado lo que quedaba de las notas de investigación.
—Y no con mucho éxito.
Diversión tocó sus ojos.
—Le haría daño escucharte decir eso.
—Como que me importa. ¿Cuánto hace que estos otros laboratorios existen?
—Han sido utilizados para el desarrollo de drogas. Experimentos genéticos, con todos sus beneficios potenciales, era el siguiente paso lógico, y uno que se tomó hace unos cincuenta años.
Me froté los brazos, tratando de protegerme de un frío repentino.
Tratando de ignorar el presentimiento de que en el futuro iba a ver mucho más laboratorios de los que siempre quise. Sólo que esta vez desde el lado correcto, no el equivocado.
—Es decir, ¿el hombre que está a cargo tiene unos setenta años?


_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Miér Nov 10, 2010 7:33 pm

Capítulo 11 parte 4 (fin de cap)

Por Gemma y Ross

—No. Quiere decir que el jefe anterior del sindicato comenzó, y el actual jefe continúa.
—Entonces, ¿qué edad tiene? Me refiero al hombre que se convirtió en tu jefe.
—Sobre unos cuarenta años. —Algo brillaba en sus ojos. Diversión. O tal vez, anticipación—. Él se aferra al poder por la fuerza de la sangre. Ten cuidado cuando vayas contra de él.
Ir a por él, no era algo que pretendía. No era una tonta y cuando ese hombre tuviera su merecido, sería a través de las manos de la Dirección, no de las mías. Aunque lo más seguro es que estuviera allí cuando pasara.
—Cuando estaba leyendo la mente del lagarto espíritu, vi una casa con un montón de criaturas cruzadas. ¿Es la formación de un ejército, como mencionaste una vez?
—No es un ejército, pero sin duda una fuerza de esas criaturas asustan. Destruiste algunas de sus armas aladas hace unos meses, y no hay nada listo todavía para reemplazarlas. Sin embargo, tiene otras cuarenta criaturas a su disposición. —Hizo una pausa—. Y por supuesto, también tiene la intención de contratarlas a personas ajenas por una gran cantidad de dinero.
Asentí. Misha ya había mencionado eso.
—¿Así que se propone utilizarlas para convertirse en el único sindicato importante en Australia?
—Sí.
¿Significaba que podríamos enfrentarnos a una guerra del submundo? Maravilloso.
—¿Y esa casa? ¿Es la suya?
Él asintió.
—Es uno de los muchos retiros que posee.
—¿Compartirías la ubicación?
Dio un paso adelante, y su deseo quemó mi piel otra vez.
—¿Compartirías un poco de sexo?
—Si me dices el nombre del malo.
Levanté una mano para impedir que se acercara más. Él la cogió, llevándola a sus labios, besándola casi con ternura. Si no fuera por la fría determinación en sus ojos, casi habría sido fácil creer que le importaba. Aunque tal vez, de alguna manera extraña, podía ser. Tal vez él sólo igualaba el cuidado con la posesión.
—No puedo decir su nombre —dijo, cambiando el control y tratando de llevarme a sus brazos.
Me resistí, apuntalando los talones, contenta de haberme puesto zapatos cómodos en lugar de los tacones de aguja, que habría ido directa a sus brazos.
—Siempre me has dicho casi todo lo demás de él, ¿por qué no un nombre?
—Porque, como he dicho antes, no soy capaz de decirlo. Ha puesto un freno en mí que lo prohíbe.
—No tiene sentido poner una restricción a su nombre cuando puedes revelar todo lo demás.
—Ah, pero no se da cuenta que lo puedo revelar. Fui lo suficientemente fuerte como para proteger determinadas zonas de mi mente sin que él fuese consciente de ello. Él piensa que esa compulsión lo abarca todo.
La mirada en sus ojos sugería que había algo que no me estaba diciendo, algo muy importante. Fruncí el ceño, teniendo en cuenta sus palabras, recordando todo lo que había dicho. Entonces me di cuenta.
—¿No puedes decir su nombre —le dije lentamente—, pero puedes escribirlo?
—No sólo bonita, también eres inteligente. —Él tiró de mi mano de nuevo, esta vez más fuerte. Me alejé varios centímetros hasta que mis zapatillas encontraron un obstáculo.
—Entonces anota el nombre, Misha. Tenemos que atraparlo.
—Tú tienes que detenerlo. Yo te quiero en mi vida.
Pero yo no lo quería.
—¿Pensé que querías un niño para que llevara tu apellido?
—Sí, y lo voy a tener, pero los dos sabemos que nunca lo lograría contigo.
—Yo no te quiero, Misha.
—El amor nunca ha sido algo que haya deseado. A ti, en cambio, te he querido desde el momento en que te vi desvistiéndote de forma tan sexy delante de la ventana de tu dormitorio.
Iba a tener que ser un poco más prudente cuando me quitara la ropa después de un duro día en la oficina.
—No voy a entrar en una relación permanente contigo.
—No estoy pidiendo permanente, sólo en curso.
¿Cómo podría prometer algo así? ¿Quién sabía lo que el futuro tenía reservado para mí o para él?
¿Qué pasaba si mañana me encontraba con mi alma gemela? Estaría pegada con un acuerdo − y un lobo − que yo no quería.
—Tenemos un acuerdo, Misha. Me quedo con eso, nada más.
Él sonrió y tiró hacia adelante con la fuerza suficiente para chocar contra él. Sus brazos a mí alrededor, sosteniéndome bien cerca.
—Entonces no te daré el nombre.
Podría haber roto su control en el momento que quisiera, y ambos lo sabíamos. Lo que hizo liberarse bastante inútil.
—Me has dado suficiente para que la Dirección lo encuentre.
Su mano se deslizó por mi espalda y a mi trasero, apretándome contra él, contra la dureza de su erección.
—Pero no vas a entrar en su círculo sin mi ayuda.
—No subestimes a la Dirección, Misha. No son los tontos que este hombre parece que piense que son. —Dudé, y luego agregué—: Tenemos a Roberta, sabes.
Eso pareció sorprenderlo.
—Entonces espero que la protejan bien, porque va a tratar de matarla.
—Si ha matado a Nasia, es probable que ya haya intentado matar a su madre.
—Es cierto. Siempre tuvo la intención de que Rupert fuese el próximo alfa Helki.
Obviamente, no había amor hacia la madre, a pesar de que ella le ayudó a llegar al trono.
—Tenemos a Rupert, también.
—Entonces, espero que consigas la ubicación del laboratorio rápido, porque lo quema de sus mentes.
—Incluso si eso sucede, podrás saber la ubicación. Me la puedes decir.
—Sólo si estoy vivo.
Levanté una ceja ante eso.
—Y yo que pensaba que estabas actuando más bien displicente sobre la amenaza a tu vida.
—¿Displicente? Lejos de eso. ¿Por qué crees que he estado viviendo aquí toda la semana pasada?
—¿Aquí? —hice un gesto con la mano hacia la ventana—. ¿Con todo este cristal? ¿Cómo es de seguro?
—Es cristal a prueba de balas. Cambié el original, cuando remodelé el edificio hace unos años.
—Teniendo en cuenta que a tu jefe le encanta la creación de lo extraño y lo no-tan-maravilloso, no ignoraría el hecho de que pueda meter algo aquí.
—El que quiera entrar en esta oficina tiene que hacerlo a través de la Fravardin.
—Todo lo que realmente necesita hacer es poner una bomba o usar un lanzacohetes, y este edificio, y el Fravardin serán polvo. —Llevándome con ellos si el ataque se produjera en este momento.
—Pero eso no es ni remotamente sutil. No puede darse el lujo de llamar la atención sobre sí mismo hasta que su base de poder sea segura.
—Uh-huh. —Llegué a mi espalda, cogí las manos de Misha y las quité—. Permíteme decirte lo que ya sabes − no voy a hacerlo contigo esta noche. No aquí. No hasta que lo que vaya a suceder suceda.
—Teníamos un acuerdo.
—Ese acuerdo era de reunirnos en el Rocker, nada más.
Hizo una mueca, aunque el efecto fue dañado por el brillo de sus ojos. Me imaginaba que más o menos pensaba que era el ganador, porque estaba con él, y no con otra persona.
—Sabía que debería haber ampliado los términos. —Caminaba por la habitación hacia la barra—. Él no me va a atacar aquí. Es muy consciente de que estoy muy seguro en mi trinchera.
Me ofreció una cerveza y sacudí la cabeza.
—Todas las trincheras tienen debilidades, Misha.
—Esta no.
—¿Es cierto eso?
—Sí.
Y en ese preciso momento la luz se fue.

Fin del capítulo

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
rihano

avatar

Grupos : *Traductora
Cáncer Mensajes : 264
Rango : 1
Edad : 54
Fecha de inscripción : 05/08/2010
Localización : Venezuela

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Jue Nov 11, 2010 3:48 am

gracias por el capi chicas...

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Jue Nov 11, 2010 6:22 am

gracias gemma y ross por los capissssss

jiji el siguiente esta bueno
u.u no me pude contener







_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Jue Nov 11, 2010 6:47 pm

:208: :208: :208: :208: ya está todo traducido :208: :208: :208: :208:

Shuk!!! cuando puedas tienes tambián el 13 para corregir, es el epílogo así que no es muy largo, lo dejo en el staff de traducción ^^

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Jue Nov 11, 2010 9:34 pm

wii okas
en el finde o mañana lo subo ambos si no es mucho el 13

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Jue Nov 11, 2010 10:25 pm

nop, es bastante corto ^^

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
shuk hing
Moderadora
Moderadora
avatar

Grupos : *Moderadora *Correctora de Estilo *Transcriptora *Recopiladora
León Mensajes : 4494
Rango : 385
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/02/2010

Hoja de personaje
nombre:
raza:

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Jue Nov 11, 2010 10:32 pm

okas


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Angeles Rangel

avatar

Grupos : *Correctora de Estilo *Recopiladora *Transcriptora
Escorpio Mensajes : 219
Rango : 22
Edad : 36
Fecha de inscripción : 29/07/2010
Localización : Tepic, México

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Vie Nov 12, 2010 5:32 am

Gracias por los capítulos Gemma me encantá la historia
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rihano

avatar

Grupos : *Traductora
Cáncer Mensajes : 264
Rango : 1
Edad : 54
Fecha de inscripción : 05/08/2010
Localización : Venezuela

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Sáb Nov 13, 2010 1:35 am

rossmary me llego tu correo nena... GRACIAS!!! :mua:

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   Lun Nov 15, 2010 5:40 pm

Capítulo 12

Traducido por Gemma
Corregido por shuk hing

—Demasiado seguro —murmuré, cambiando a la visión infrarroja.
—Debe haber un problema con la luz —dijo, caminando hacia la ventana.
Por qué, no tenía ni idea. Era bastante obvio porque entraba luz procedente de los otros edificios a la oficina, éste era el único que había perdido la luz.
—Sí, la han cortado. No se oye el murmullo de la nevera, Misha.
Se encogió de hombros y se volvió hacia mí.
—Quien o lo que sea todavía tiene que pasar por Fravardin.
Miré hacia la puerta de metal.
—¿Qué los mata?
—Ceniza blanca.
Y me apostaba cualquier cosa a que el cerebro que estaba detrás de esta operación lo sabía.
—Avísales, ponte en contacto con los guardias del piso de abajo, comprueba si han sido suprimidos.
Me miró por un momento, su cuerpo era una masa sobre el fondo rojo brillante de luces de la ciudad. Luego asintió, y se dirigió a la mesa.
—Tümu, estén preparados para un ataque. Pueden tener ceniza blanca, diles a todos que tengan cuidado. —Apretó otro botón, luego añadió—: ¿Seguridad?
No hubo respuesta. Su mirada se encontró con la mía.
—Han caído.
—Obviamente. —Me deslicé la mochila del hombro y saqué la pistola—. ¿Tienes algo parecido a un arma en esta oficina?
—¿Además de los dientes? —dijo, enseñándolos.
Me metí más balas en los bolsillos y dejé la mochila.
—Tengo la sensación de que lo que se nos viene encima no se va a asustar por un par de caninos afilados.
Él sonrió, e incluso desde esta distancia que podía oler su excitación. Bueno, era un lobo, y cuando el macho de nuestra especie se veía amenazado, el sentido común, por lo general, desaparecía.
Apretó un botón de la pequeña consola, luego se dirigió a la biblioteca que tenía detrás y la empujó. Se retractó en la pared, revelando un verdadero arsenal.
—Te sugiero que cojas un láser. Las pistolas no son buenas para una lucha cuerpo a cuerpo. Toma demasiado tiempo recargarlas.
Cogí el que me lanzó.
—¿Desde cuándo tienes ese arsenal?
—Es otra de las remodelaciones.
—¿Supongo que no incluirá una ruta rápida de escape por si las cosas van mal?
Se limitó a sonreír. Lo que significaba que probablemente sí, pero no me la iba a mostrar a menos que no fuera absolutamente necesario.
—¿Tienes monitores en todos los pisos?
—Sí, pero sin corriente, no funcionarán.
Bueno, vale. Negué ante mi propia estupidez.
—Así que nos quedamos aquí y esperamos que venga lo que tiene que venir.
—Básicamente, sí. —Disparó el láser, y el suave movimiento iluminó la noche, poniéndome de los nervios.
Me retiré a la columna opuesta a la puerta, presionando la espalda contra la fría pared. Mis palmas sudorosas, mi corazón latiendo a mil. Di la bienvenida a la reacción, acogía con beneplácito el miedo que estaba sentado como un peso en la parte inferior de mi estómago.
Porque eso significaba que, a pesar de mis temores, aún no era como mi hermano.
El zumbido mecánico del ascensor rompió en el silencio. La tensión se deslizó a través de mí, y apreté el láser. Eché un vistazo a Misha.
—¿Por qué los ascensores funcionan si no hay luz?
—Uno de los ascensores es de incendios. Tiene una fuente de alimentación independiente para situaciones como ésta.
—Genial. Acceso fácil para los chicos malos.
—Por desgracia, sí. Pero no pude luchar contra ello. —Se puso cerca de su arsenal, de espaldas a la pared y con un láser en cada mano.
Me humedecí los labios y volví la mirada hacia la puerta. ¿Era fuerte? Teniendo en cuenta las otras reformas de Misha, probablemente estaba reforzado, pero ¿sería lo suficientemente fuerte para mantener fuera lo que fuera que venía en los ascensores? Algo muy dentro me decía que no, y me entró más miedo.
El zumbido mecánico del ascensor se detuvo, y en el pasillo sonó un timbre, la alerta de la llegada del ascensor.
El sudor estalló en mi frente, y la tensión en mis dedos comenzó a convertirse en calambres.
Respiré hondo, tratando de calmar los nervios mientras esperaba a que sucediera algo.
Pero durante el más largo de los momentos, nada sucedió.
A continuación, un rugido sobrenatural rompió el silencio, y se me erizó el vello del cuello.
Con él llegó el sonido de lucha. Golpes fuertes, carne contra carne, un gruñido de dolor, más rugidos. Las paredes parecían temblar bajo la fuerza de los golpes. Lo que no podía decir es si los golpes eran de armas o de organismos que se estrellaban contra la misma.
Una mancha roja apareció en el centro de la puerta, blanca en el centro y rojo cada vez mayor en los bordes. Di un paso hacia un lado, de modo que si, cuando el láser se abriera paso, no me atravesara.
—Tratan de hacer un agujero en la puerta con láser —comentó Misha, su voz mostraba poca preocupación—. No llegarán muy lejos.
Tragué saliva para aliviar la sequedad de mi garganta y luego pregunté:
—¿Por qué no?
Sus ojos tenían un brillo sobrenatural, casi de locura, en ellos.
—Debido a que esas puertas están preparadas contra láseres.
—¿Cuánto tiempo?
—Una hora.
Lo suficiente para que llegara la ayuda. Señor, esperaba que Jack leyera sus mensajes de texto más temprano que tarde.
—¿Y contra explosivos?
—Si utilizan explosivos, la mitad del suelo que pisan se desplomará. Recuerda que es un edificio antiguo.
Lo tenía muy claro, pero me preguntaba si ellos también.
—¿Por qué no llamas a la policía?
—¿Por qué no llamas a la Dirección?
—Lo he hecho.
Levantó una ceja.
—Entonces ¿por qué no están aquí?
—¿Cómo diablos quieres que lo sepa? —mi voz fue más aguda de lo que había previsto—. Estoy aquí, no allá. No tengo ni idea.
Me detuve abruptamente. A través del ruido de la lucha del pasillo, del zumbido del láser y de la propagación de la fusión del metal llegaba otro sonido. Un deslizamiento suave contra el metal. Sonaba como pequeños pies peludos raspando la superficie de la puerta. Un estremecimiento me recorrió la espina dorsal, y la sensación de que ya no estábamos solos mantenía mi aliento alojado en algún lugar de la garganta.
Porque el sonido venía de arriba, desde el propio techo en lugar de venir de la puerta. Miré hacia arriba. La visión infrarroja no reveló absolutamente nada. Ni en el techo, ni en los huecos más allá de él. Sin embargo, los sonidos se estaban acercando.
Mi corazón se aceleró tanto que sentía como si se fuera a salir de mi pecho. Cambié a la visión normal, escaneado toda la blanca extensión, preguntándome qué diablos estaba pasando. No había nada allí, nada que se viera, sin embargo, tenía la certeza de que allí había algo, que estaba casi encima de nosotros, que crecía como un cáncer.
—¿Qué sucede?
La súbita pregunta me hizo saltar. Me encontré con la mirada de Misha.
—Hay algo en el techo.
—El techo no está diseñado para soportar una gran cantidad de peso. —Miró hacia arriba, con preocupación por primera vez en su rostro.
—Lo que viene hacia nosotros no pesa demasiado. —Salté a un lado cuando el láser rompió la puerta. Un rayo rojo mortal pasó por la habitación, estrellándose contra el pilar donde yo había estado minutos antes, el hormigón se puso en ebullición en los pocos segundos que el láser estuvo en marcha. Entonces la luz parpadeó, dejando sólo los bordes brillantes de metal fundido como prueba de su presencia. El silencio había caído en el pasillo. Ya sea que Fravardin hubiera ganado o anulado, no sabría decirlo. Pero tuve una horrible sospecha de que era esto último.
—Se han dado por vencidos —dijo Misha.
—Lo dudo. —El deslizamiento se acercaba, convirtiéndose en cientos de pasos en lugar de sólo unos pocos. El miedo me atravesó. Mi mirada se dirigió al techo de nuevo. ¿Qué diablos podía ser? El sonido se parecía tanto al de las arañas...
Oh, mierda.
Kade había mencionado arañas. Arañas que eran invisibles a infrarrojos y que eran capaces de pasar por el más pequeño de los agujeros. Como el de la puerta. O aquellos en las rejillas del aire acondicionado.
Mientras el miedo se cristalizaba, una humedad comenzó a gotear desde la rejilla que tenía encima.
—Misha —Grité, haciéndome a un lado y apuntando con el láser—. Mira arriba. Tu jefe ha enviado sus arañas.
Maldijo, un sonido perdido con el repentino zumbido del láser mientras apretaba el gatillo. El haz de luz frío recorrió la penumbra, golpeando la humedad recogida en el centro. La reja comenzó a derretirse, y a salir vapor de agua, llenando la habitación con el espeso olor espeso a carne quemada. Algo chilló, un tono agudo, un sonido sobrenatural que ningún ser humano habría capturado. Luego, la cubierta de la ventilación se vino abajo, y con ella un torrente de agua. El agua cayó en la alfombra, pero no salpicó, ni siquiera mis piernas, aunque estaba situada a apenas dos metros de distancia. El horror se arrastró a través de mi piel mientras el agua comenzaba a separarse, formando montículos que crecían, tomaban forma piernas y cabezas desarrolladas con pequeños y brillantes ojos y dientes afilados como navajas.
Apreté el gatillo en un acto reflejo, y la luz brillante del láser apareció de nuevo. Pero las arañas que eran tan claras como el agua eran tan rápidas como el miedo.
Se dispersaron. Una media docena vino directamente a mí, y apreté el gatillo, tanto la alfombra como las arañas se quemaban mientras barría con el láser de un lado a otro.
Algo mordió mi pantorrilla, y grité. Me giré, y golpeé a la araña con la culata de la pistola; luego, le di con el láser, matándola. Llegaron más. Seguí con el dedo en el gatillo, casi ahogándome con el vapor que empezaba a llenar la habitación. Y seguían llegando, un río que parecía interminable. El láser empezaba a calentarse en mi mano, y la luz comenzó a parpadear, advirtiendo que la batería estaba a punto de agotarse. Maldije, y comencé a despejar el camino hacia la armería. Y vi a Misha rodeado por una inundación de criaturas y luchando.
No podíamos ganar. Me di cuenta en ese momento. Nuestra única oportunidad residía en escapar y en la esperanza de que no hubiese algo peor en la calle, esperándonos.
Corrí a través del espacio que había despejado; luego, salté por encima del escritorio, hacia las armas. Sentí picadura tras picadura en mi espalda mientras las criaturas me saltaban encima y comenzaban a masticar. El dolor floreció mientras la humedad empezó a caer por mi espina dorsal. Me deshice de la pistola y el láser usado, sustituyéndolos por dos láseres más. Me giré, y choqué contra la pared tan fuerte como pude. Algo explotó, y la humedad me salpicó los pies. Le disparé con ambos láseres, a continuación, avivé las vigas del suelo a medida que más de las criaturas venían hacia mí.
—Misha —dije, sin levantar la vista—, tenemos que largarnos de aquí. ¿Dónde está la puerta de escape?
—Pulsa el botón verde, en la parte superior derecha —sus palabras terminaron en un gruñido.
Levanté la vista y vi una de las arañas en su cara y un reguero rojo que caía desde su barbilla.
Dios mío... Salté a través de la masa de criaturas, aplastando a varias mientras aterrizaba.
Después de hacer un círculo a nuestro alrededor con el láser y obligarlas a retroceder, agarré la que tenía en la cara, aunque, mientras la tiraba bien lejos, de alguna manera, parecía más pequeña. Apenas tuve tiempo de fijarme en el lío que tenía Misha en la cara. Los labios a medio masticar, la nariz mutilada, y las mejillas desgarradas, antes de que se nos echaran encima de nuevo.
Di media vuelta, sintiendo a Misha golpear mi espalda, aplastando a las criaturas que me estaban mordiendo por detrás mientras yo mataba a las que se acercaban a nuestros pies. Y aunque la masa de arañas se había reducido considerablemente, todavía eran demasiadas para nosotros dos. Teníamos que salir de allí.
—Llega a ese comunicado —dijo Misha, barriendo con el láser de izquierda a derecha, matando las que a mí se me escapaban. La luz anaranjada comenzó a parpadear en las sombras. Las armas de Misha se estaban agotando.
—Y date prisa —añadió.
Como si me fuera a dar un paseo. Miré el botón, y por el rabillo del ojo vi el destello líquido de una criatura que venía directa a mi cara. La luz del láser brilló por detrás de mí, por lo que fue vapor lo que se estrelló contra mi piel en lugar de la araña. Un escalofrío me recorrió el cuerpo de todos modos, y tuve que luchar por no gritar.
Tragando con dificultad, salté hacia adelante, dando con mi mano al botón con tanta fuerza que me retumbó el brazo. No pasó nada. Ninguna respuesta, ni un oscuro agujero seguro.
Nada.
—La palanca —dijo Misha—, al lado de los rifles. Y pásame algún láser.
Cogí dos y se los lancé. Soltó los suyos y los atrapó con habilidad, pero en esa breve pausa, dos criaturas lo golpearon, una en el pecho y la otra en el muslo. Mi maldición se perdió en la suya, y yo disparé a las otras que intentaban atacarlo mientras las quitaba de su carne.
Entonces me agarré y tiré de la palanca con todas mis fuerzas. La mitad de la armería se deslizó hacia un lado, revelando no sólo la oscuridad de un pasillo, sino también una cosa grande de color azul con dedos ventosas cerrados en puño y volando hacia mí.
El puñetazo me golpeó antes de que realmente pudiera hacer algo. De repente estaba volando hacia atrás, por encima del escritorio y por toda la habitación. Golpeé la alfombra con un gruñido y se me escapó el aire de los pulmones y había manchas bailando delante de mis ojos, y durante lo que pareció una eternidad, no pude respirar, no pude moverme, sólo podía estar allí luchando contra el dolor y la creciente ola de oscuridad.
Sin embargo, a pesar de todo, me aferré a los láseres, y fue ese instinto lo que me salvó.
Porque los puntos frente a mis ojos se convirtieron en una masa azul, y disparé sin pensar. La criatura gritó mientras dos agujeros gemelos le perforaron el pecho. Estaba muerto, pero su ímpetu lo llevó hacia adelante. Me di la vuelta, con náuseas por el hedor de la muerte que llenó el aire mientras su cuerpo se estrelló contra la alfombra.
Me puse de rodillas y luego de pie. Viendo que Misha todavía estaba de pie, y seguía luchando. La cosa azul era, obviamente, sólo una medida de seguridad, porque nada más salió de la oscuridad de la escalera.
Era hora de largarse de allí. Disparé los láseres, y seguí disparando, barriéndolos constantemente contra la masa de arañas acuosas mientras corría hacia Misha. Las criaturas se deslizaron bajo el asalto, dejando el camino libre hacia la escalera. Misha saltó hacia él, y yo le seguí, girando y disparando, incluso cuando las sombras y el frío de la escalera se cerraba en torno a mí. Misha golpeó una mano contra otra palanca; luego, dejó caer su peso contra la puerta. Se cerró, capturando a varias de las arañas a medio salto, aplastándolas entre la puerta y la pared. Yo con el láser disparé al goteo para mayor seguridad, luego solté un largo y tembloroso suspiro de alivio. Aunque Dios sabría el por qué, no estábamos a salvo todavía.
Misha se apoyó contra la pared de hormigón, con los ojos cerrados y la respiración agitada.
Estaba hecho un asco, y su rostro mutilado empezaba a inflarse, pero al menos estaba vivo.
Le toqué el hombro.
—Tenemos que movernos.
Él asintió y se apartó de la pared.
—Para arriba, no abajo.
—¿A la azotea? —El miedo se deslizó a través de mis entrañas ante la idea—. ¿No nos estaremos arrinconando?
Sacudió la cabeza, y se pasó una mano por el estómago, haciendo una mueca.
—No. Es obvio que sabe sobre esta ruta de escape, y espera que bajemos.
—Pero ¿Qué hay en el tejado, y por qué no sabe al respecto?
—Están de obras en el edificio de al lado, y, durante la última semana, han hecho unos agujeros enormes en la pared para las ventanas. Desde la azotea se puede saltar a través de ellos a una de las plantas. Él no espera eso.
Eso es porque la gente normal no lo intentaría. Y las personas que ciertamente no temen a las alturas. Me lamí los labios secos de repente.
—¿Es largo el salto?
Sacudió la cabeza, su mirada de dolor se intensificó. No era de sorprender, en realidad, dado el aspecto de su rostro. Tenía que dolerle como el infierno al hablar.
—No es mucho para un lobo.
Oh Dios… Dejé escapar el aliento, recogí todo el valor que pude. Pensando que era mejor hacer frente a lo que tenía delante que enfrentarme a más de esas malditas arañas. Además, con Misha estando tan mal, era dudoso que pudiera seguir luchando.
—¿Quieres ir primero?
Él asintió y se tambaleó hacia delante, agarrándose al pasa manos de metal mientras se arrastraba por los escalones de cemento. Nuestros pasos resonaban en el silencio, y yo sólo podía esperar que si había algo esperando abajo, pensaran que íbamos hacia ellos, no que nos alejábamos.
Sólo había diez tramos de escalera hasta la azotea, pero parecieron un centenar. Los dos estábamos temblando y sudando cuando llegamos a la puerta de metal, pero en mi caso, yo sabía que su causa era la tensión y el miedo.
Misha presionó un botón con sus dedos ensangrentados. La cerradura hizo un “clic”, pero lo detuve cuando fue a abrir la puerta.
—Déjame ir primero. Estoy en mejores condiciones.
Él asintió y se quedó atrás, con la mano aún apretada contra su estómago y la mirada intensa de dolor en sus mutilados rasgos.
Respirando hondo, lenta y cuidadosamente, abrí la puerta. Nada se movía en la noche aparte de la brisa fresca. El metal crujía en algún lugar a mi derecha, y desde la izquierda llegaba el zumbido constante del tráfico, unas suaves risas, y murmullo de voces mientras la gente pasaba. Desde más lejos aún llegaba el sonido bajo de música rock.
Cambié a visión infrarroja, abrí la puerta un poco más, y salí. No había salpicaduras de calor de cuerpos que me recibieran, aunque si las arañas estaban allí, no las vería de todos modos.
La brisa de la noche agitaba mi pelo, y de repente me di cuenta del espacio y de la noche, y la sensación de que estábamos alto, tan alto, me inundó. Un sudor frío estalló a través de mi piel y el estómago me dio un vuelco. Cerré los ojos, tragando con dificultad.
Podía hacerlo.
Realmente podía.
Cambié de nuevo a la visión normal, y miré a Misha. Estaba sudando profusamente, y temblando de dolor. ¿Estaba en estado de shock, o era algo más? Yo no lo sabía, pero era obvio que tenía que llevarlo al hospital, y rápido.
—Creo que es seguro.
Él asintió y se abrió paso, hacia la izquierda de la puerta. Un edificio se alzaba por encima de nosotros, sus huesos internos revelados por los agujeros que salpican su costado.
La neblina desnatada se propagó a través del cuerpo de Misha, y en forma de lobo, corrió hacia la repisa y saltó al agujero más cercano. Vi cómo se golpeó al otro lado, su cuerpo colgaba medio fuera, sus patas traseras escarbaban los viejos ladrillos. Se me subió el corazón a la garganta, y durante varios segundos no pude ni respirar, mi miedo por él era tan grande.
Entonces, cuando al fin entró y estuvo seguro, fue mi turno.
Oh Dios, oh Dios.
Me humedecí los labios otra vez, mis ojos fijos en el edificio de enfrente. Sólo era un salto.
Un salto pequeño. Una ridiculez comparada con algunas de las cosas que había saltado en el pasado.
Llamé a mi lobo interior, sentí la energía barriendo a través de mi cuerpo.
Pero no pude obligar a mis patas a moverse. El cemento parecía estar pegado a mis pies, agarrándome.
Entonces lo oí.
El pisoteo de pequeños pies contra el suelo.
Las arañas habían encontrado un camino en la escalera. O era el salto o las arañas, y ya había tenido suficientes arañas por un día.
Respiré, y corrí a través del tejado tan rápido como mis cuatro patas me pudieran llevar. Sin pensar, sin mirar, sólo corrí.
Mi salto fue largo y alto, y fue terrible sentir el viento golpeando mi cuerpo, no ver nada más que el vacío debajo de mí. Mi estómago dio un vuelco y el miedo apretó mi tripa, de pronto me fue imposible respirar.
Luego aterricé en el hormigón, y me deslicé hacia la seguridad. Cambié de forma de nuevo, pero durante varios segundos no pude moverme, no podía hacer otra cosa que sudar y jadear.
Pero la idea de que las arañas de alguna manera podrían ser capaces de llegar hasta aquí hizo que me moviera. Me levanté y miré alrededor buscando a Misha. Se dirigía ya a las escaleras.
—Misha, espera.
Se detuvo. Me encontré con él. El olor a sudor, sangre y miedo contaminaba el aire, y cuando su mirada se encontró con la mía, verdadero terror acechaba en el fondo de sus ojos color plata. Mi estómago se desplomó. Algo iba mal. Algo iba realmente mal.
—Me siento como una mierda —graznó.
—Eso es porque te ves como una mierda. —Envolví un brazo alrededor de su cintura, medio soportando su peso mientras me apresuraba—. Mi coche está cruzando la calle. Vas a estar bien una vez que lleguemos al hospital.
Tosió y una humedad brotó de su boca. Una humedad con sangre. Dios, tenía heridas internas.
—Resiste, Misha —murmuré, sosteniéndolo mientras medio corría por las escaleras—. Sólo aguanta.
—Tenías razón —dijo, su voz tan suave que apenas se oía con el sonido de nuestros pasos—. Imaginó que habría una salida en mi trinchera.
—Pero no nos ha matado, y eso es un plus.
—No estoy tan seguro de eso. —Tropezó mientras lo decía, con lo que los dos caímos.
Solté un gruñido cuando el golpe de la caída reverberó de mis rodillas al cerebro. Misha rodó sobre su espalda, el rostro contraído y sus manos aferradas a su estómago.
—Dios —dijo, con una voz áspera de sufrimiento—. Siento como que me estuviesen comiendo de dentro hacia fuera —Se detuvo ante un repentino ataque de tos, sangre, agua y lo que parecía como motas de carne brotaron de su boca.
Y me acordé de esa criatura en su rostro. Recordando que me había más parecido más pequeña después de quitársela.
Me horroricé, me entró un escalofrío y sentí como si mi estómago se me fuese a salir por la garganta.
Se lo estaban comiendo desde dentro. Cuando esa araña le saltó a la cara, no sólo le había mordido. Había logrado meter parte de ella en su cuerpo y en algún lugar de su interior volvió a formarse para continuar su sangrienta tarea.
Su mano encontró la mía, pasando sus mutilados labios, y dejando un beso que realmente no pude sentir contra mi mano.
—Ponle fin, Riley. Si sientes algo —Se detuvo de nuevo, y esta vez la corriente de agua que acompañó la tos fue más gruesa. Me estremecí, con el sabor amargo de la bilis en la garganta, y me entró el impulso de correr aguantando las ganas de gritar contra las trampas del destino.
—Ponle fin, Riley —rogó—. Por favor.
Cerré los ojos por el más breve de los momentos, entonces respiró hondo y dije:
—Dime quién es tu jefe, Misha. Por favor, dame eso.
—No puedo.
—¿Ni siquiera una pista?
—Ni siquiera... ni muerto. —Tosió, tirando más carne y sangre—. Por favor. Páralo.
Me incliné hacia delante y le di un suave beso en sus labios.
—Espero que encuentres lo que estás buscando en tu próxima vida, Misha.
Levantó una mano hasta mi mejilla y la acarició suavemente, su piel parecía hielo contra la mía, y era dulce. Me había equivocado antes. Una criatura nacida en el laboratorio podía sentir amor. Estaba allí, ahora mismo, en sus ojos.
—Pero ya he encontrado lo que quiero. Podríamos haber estado bien juntos. Muy bien.
El llanto acudió a nublar mis ojos y cayó por mis mejillas.
—Sí —susurré, y levanté el láser.
Él atrapó una lágrima con la punta del dedo, algo que le quitó el dolor de su mirada brevemente. Luego cerró los ojos y sonrió, y supe que en ese momento estaba pensando en nosotros juntos, pensando en un futuro que nunca podría tener.
Disparé el láser, poniendo fin a su dolor, y a sus sueños.
Fue sólo después de que me hubiera alejado corriendo del edificio y de su cuerpo, cuando supe que estaba a salvo de las arañas y de las criaturas, que me permití llorar por el hombre que no amaba.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Kissing Sin (Keri Arthur)   

Volver arriba Ir abajo
 
Kissing Sin (Keri Arthur)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 6 de 7.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
 Temas similares
-
» Arthur ConAn DoylE
» MUERTE DE UN VIAJANTE, de Arthur Miller
» NARRACIÓN DE ARTHUR GORDON PYM, de Edgar Allan Poe
» Sir Arthur Conan Doyle
» La señorita Else - Arthur Schnitzler

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Black and Blood :: Proyectos del Foro :: Proyectos Terminados-
Cambiar a: