Black and Blood


 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Feliz Año 2015!!!
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» LAS COTORRAS MÁS LOCAS DE LAS COTORRAS VIP.
Miér Feb 01, 2017 6:33 pm por rossmary

» saga Riley Jenson
Jue Ene 14, 2016 10:02 am por Vampi

» Kissing sin - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:31 pm por Vampi

» Lista de libros con links de capítulos
Mar Ene 12, 2016 1:25 pm por Vampi

» Tempting Evil - Saga Riley Jenson 3 - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:22 pm por Vampi

» Saga Tempting Evil, Riley Jenson Guardian, #3
Vie Ene 17, 2014 8:03 pm por rossmary

» Anuncia Tu Blog!
Jue Ene 16, 2014 10:10 pm por rossmary

Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada

Comparte | 
 

 Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5
AutorMensaje
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:56 am

Capítulo 24
Muy para el asombro de todos, al final Styx permitió a Levet cumplir su sueño
de conducir el reluciente Jag negro. Ignorando la curiosa mirada de Darcy, él
murmuró algo sobre estar dispuesto a sacrificar a los ciudadanos de Chicago sólo
para callar al fastidioso pesado, pero no dudaba que su excesivamente perceptiva
compañera estaba comenzando a sospechar que él no detestaba a la escandalosa
gárgola tanto como le gustaba fingir.
Además, eso le daba la perfecta excusa para mantener a Darcy envuelta en
sus brazos.
Chillando con deleite, la diminuta gárgola brincó tras el volante y aceleró el
motor mientras Styx ordenaba ser llevado a su guarida privada. Styx se acomodó en
el asiento del pasajero con Darcy acunada cuidadosamente en su regazo. Ella se
ajustaba perfectamente, por supuesto, con su cabeza acurrucada en la curva del
hombro de él y su pequeño trasero presionado contra su despierta erección.
Soportaría mucho más que un espeluznante viaje a través de las oscuras
calles de Chicago a cambio de tan absoluta satisfacción, decidió él.
Frotando su mejilla contra lo alto de la cabeza de ella, él inspiró
profundamente su dulce perfume y consideró con pesar cómo los poderosos eran
derrotados. Sus una vez arrogante dignidad y fría lógica fueron reemplazadas con
raquíticas gárgolas y testarudos ángeles. Aún peor, ahora estaba más o menos
relacionado con una sarnosa manada de hombres-lobo.
Y ni siquiera tuvo la sensatez de preocuparse.
Apretando a Darcy más cerca, Styx cerró los ojos mientras Levet se las
arreglaba para arrancar una señal de tráfico y un desafortunado buzón de correos
que era lo suficientemente estúpido como para estar en la acera.
Habían conducido (si alguien podía llamar realmente conducir al temerario
zigzagueo) durante casi media hora cuando Darcy alzó de repente su cabeza para
estudiar los durmientes suburbios que estaban atravesando con alarmante
velocidad.
“¿A dónde vamos?,” preguntó ella.
Traducido por: Grupo Inferno
358
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“A mi guarida. Mi verdadera guarida al sur de la ciudad.”
Ella lanzó a Styx una inquisitiva mirada. “¿Por qué no estamos regresando a
la de Dante?”
“Porque tan pronto como lleguemos, Shay y Abby estarán dando la lata para
quejarse y revolotear sobre ti. Seré afortunado si incluso se me permite un vistazo
de mi propia compañera hasta que ellas estén satisfechas de que estás ilesa. Soy
una bestia egoísta y quiero pasar los próximos siglos teniéndote completamente
para mí.”
“Ah.” Ella acurrucó fácilmente su cabeza de nuevo contra el pecho de él, una
sonrisa satisfecha curvando sus labios. “¿Cómo de lejos está?”
Styx masajeó gentilmente su cuello mientras su boca tocaba la satinada piel
de su sien. “Varias horas con la creativa conducción de Levet. Creo que tendrás
bastante tiempo para un sueñecito.” Él bajó su voz. “Créeme, tus nervios estarán
eternamente agradecidos si puedes arreglártelas para dormir durante el viaje.”
“Hey…,” la gárgola comenzó a protestar sólo para detenerse cuando se vio
forzado a dar un volantazo para esquivar a un desventurado cubo de basura.
Darcy rió ahogadamente mientras escondía su cara y se aferraba
estrechamente. “Quizás tengas razón.”
Concentrado en la dulce calidez que acunaba entre sus brazos, Styx se las
arregló para contener su lengua y, sorprendentemente, su temperamento mientras
la gárgola arrancaba una última señal de tráfico y entraban en la carretera que les
llevaría a la guarida privada de Styx. Había muchos menos objetos que golpear,
gracias a Dios. Nada más allá de unos pocos pequeños pinos y la ocasional
alcantarilla.
Cerca de tres horas más tarde, Levet paró en seco ante la casa de granja de
color blanco descolorido. Aunque estaba de lejos en mejor estado que el hotel que
Salvatore había elegido para su guarida en Chicago, Styx no podía negar que no
era nada en comparación con las guaridas de Dante y Viper. No a menos que
alguien prefiriera el silencio del campo y la más natural belleza de las colinas, los
cerezos silvestres, y el poderoso Mississippi.
Descartó el vago arrepentimiento por no poseer la clase de lujosa e inmensa
casa que impresionaría a su nueva compañera. Después de vivir durante años en
las calles, y en estrechos apartamentos, sospechaba que ella estaría deleitada por
serle dada la oportunidad de elegir la casa de sus sueños.
Traducido por: Grupo Inferno
359
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Además, aunque las cuevas debajo de la casa podrían ser oscuras y
deprimentes, por ahora proveían de todo lo que él deseaba. Absoluta seguridad y la
clase de aislada privacidad que no sería interrumpida.
Sus Cuervos llegarían antes del amanecer, y nadie, absolutamente nadie,
estaría autorizado a pasar de la puerta de entrada.
Con cuidado de no despertar a la mujer en sus brazos, Styx se deslizó fuera
del coche.
“Regresa con Viper y asegúrale que estamos bien. Hablaré con él en unos
días,” ordenó él antes de que una débil sonrisa tocara sus labios. “Oh, y Levet…”
“¿Oui?”
Su mirada se movió deliberadamente sobre el reluciente coche que ahora
lucía varias abolladuras y arañazos, por no mencionar una abolladura muy grande
en el parachoques.
“Deberías considerar dejar Illinois antes de que Viper pueda echar un buen
vistazo a su coche. Ha matado por menos.”
La piel gris de la gárgola se volvió pálida de golpe. A pesar de la suave
sofisticación de Viper, poseía un temperamento que era asombroso de contemplar.
También poseía un obsesivo amor por su cara colección de coches.
Una combinación que auguraba mal para el diminuto demonio.
Claramente sintiendo su propio peligro, Levet tragó pesadamente.
“Admitiré que he tenido un más que abrumador impulso de visitar la Costa
Oeste,” dijo él temblorosamente. “Diciembre en Chicago es siempre tan
deprimente.”
“Una buena idea.”
Riendo ahogadamente por lo bajo ante el pensamiento de la reacción de
Viper por su precioso Jag, Styx entró en la casa y se dirigió directamente hacia los
sótanos. Desde allí, era cosa fácil abrir el panel secreto que conducía a las extensas
cuevas que formaban túneles bajo el acantilado.
Sus pasos nunca vacilaron a pesar de la oscuridad negra como la tinta y el
confuso laberinto de cavernas. Podía encontrar su camino a través de los túneles
con los ojos vendados.
Traducido por: Grupo Inferno
360
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Un marcado frío se adentró en el aire mientras viajaba más profundamente
bajo la tierra y una innegable humedad que hizo a Darcy estremecerse incluso en su
sueño.
Un ceño fruncido tocó su frente mientras alteraba su rumbo. Sus cámaras
estaban completamente desiertas y eran más adecuadas para un troll que para una
joven mujer. El anterior Anasso, sin embargo, había preferido rodearse de lujo.
Darcy podría al menos estar cómoda.
Resistiendo el impulso de hacer una mueca, entró en la gran caverna y la
cruzó para dejar a Darcy sobre la cama de cuatro postes drapeada en dorado y
carmesí. Con cuidado, colocó su adorable carga en mitad del extenso colchón y la
cubrió con una sábana. Luego, venciendo su natural aversión, se movió para
encender con una cerilla los troncos en la enorme chimenea.
Una vez que estuvo seguro de que el fuego duraría varias horas, se quitó su
pesada capa y regresó a la cama. Estaba cansado, pero cuando se tendió junto a su
compañera, descubrió que el placer de estudiar su pálido y perfecto rostro era muy
preferible a dormir.
Rodando sobre un costado, resistió el impulso de acariciar la suave piel de su
mejilla.
Un sacrificio innecesario pues sus ojos se abrieron con un pestañeo y ella lo
miró con una adormecida sonrisa.
“¿Styx?”
“¿Si, mi ángel?”
“¿Estamos en tu guarida?”
Él sonrió, cediendo a su impulso de ahuecar ligeramente su mejilla en su
mano. “Esta es, al menos por el momento.”
Ella subió a toda prisa sobre la alta fila de almohadas, el movimiento
presionando su delgado cuerpo más cerca del de él. Un calor abrasador se precipitó
a través de su sangre ante el contacto.
“¿Tienes en mente mudarte?,” preguntó ella.
Styx luchó por controlar la oleada de puro deseo. Tener a Darcy en su cama
era una tentación que nunca sería capaz de ignorar.
“Cuando estés lista, elegiremos juntos una nueva guarida,” prometió él.
Traducido por: Grupo Inferno
361
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Sus ojos se abrieron como platos antes de que ella hiciera una suave risita.
“¿Compra de casa?”
“¿Por qué te hace eso sonreír?”
“No lo sé.” Ella se movió hasta que estuvo encarándole directamente. Un
movimiento que Styx acogió completamente. “Sólo parece un poco… doméstico
para tan temible vampiro.”
“Oh, tengo la intención de continuar siendo temible,” gruñó él, sus brazos
rodeándola para poder acercarla. “Al menos en algunos aspectos.”
Ella sonrió, un malvado brillo en sus ojos mientras alzaba la mano para
comenzar a liberar de su trenza el cabello de él.
“¿Y qué aspectos serían esos?”
Con un suave movimiento, él tiró de su sudadera sobre la cabeza de ella y se
libró de los vaqueros que estaban irritantemente en su camino. Sus retazos de ropa
interior de satén estaban pronto amontonados en el suelo junto al resto de su ropa.
“Creo que prefiero la acción a las palabras,” susurró él contra su sien, sus
manos rozando ya su desnuda piel con impaciente necesidad.
El aliento de ella se cortó cuando los dedos de él ahuecaron la suavidad de
su pecho. “Siempre me gustó un hombre de acción,” dijo ella en un ronco tono.
Styx tenía por completo la intención de pasar a la acción. Una gran cantidad
de acción que les dejaría a ambos saciados y exhaustos.
Pero cuando las manos de ella se alzaron hacia sus hombros, él se encontró
a sí mismo bajando la mirada hacia ella durante un largo momento simplemente
apreciando la visión de su ruborizado rostro y los ojos oscurecidos por el deseo. No
había nada más hermoso ni más precioso en el mundo que esta mujer. Ella se
había convertido en la misma razón de su existencia.
Su corazón se apretó con esa extraña y abrumadora ternura que sólo Darcy
podía conseguir despertar.
Una ternura que incluso sus camaradas más cercanos jurarían que no existe.
“Darcy… mi ángel.”
Bajando su cabeza, él reclamó sus dispuestos labios con un suave beso. Él
no poseía el flamante sentido del romance de Dante, o la naturaleza poética de
Traducido por: Grupo Inferno
362
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Viper. Él no tenía palabras para decir a Darcy lo que ella significaba para él, así que
tendría que demostrárselo.
Él profundizó su beso, saboreando el sabor de ella mientras sus manos
exploraban sus esbeltas curvas. Ella era tan diminuta, tan terriblemente frágil, pero
había fuerza en su cuerpo mientras se arqueaba firmemente contra él y enterraba
sus uñas en sus hombros.
Cuidadoso con sus colmillos, él deslizó su lengua entre los labios de ella.
Darcy emitió un bajo gemido mientras comenzaba de pronto a tirar de la camisa de
él para poder pasar sus manos sobre su pecho y bajar hacia la cinturilla de sus
pantalones de cuero. Styx rápidamente se puso de espaldas para ayudarla. Juntos
consiguieron desnudarlo y, con un profundo suspiro de aprobación, se colocó entre
las piernas de ella.
Por los dioses, no había nada mejor que la sensación de la cálida piel de ella
apretada contra la suya. Era como estar cubierto de seda caliente. Una fantasía
para cualquier vampiro.
Hundiendo su cabeza hacia abajo, él hociqueó su cuello, mordisqueando su
piel mientras el olor de su sangre llenaba sus sentidos.
Con un esfuerzo, resistió el impulso de deslizar sus colmillos en la curvatura
de su cuello. Ya estaba duro y dolorido. En el momento en que probara su sangre,
estaría perdido.
Arrastrando su boca sobre la línea de su clavícula, él besó el hueco bajo la
misma antes de explorar la deliciosa curva de su pecho.
Darcy emitió un suave suspiro mientras sus dedos se enredaban en el pelo
de él. “Styx.”
“Si, ángel,” jadeó él, sus labios cerrándose sobre la dura punta de su seno.
“Styx, quiero…” Sus palabras se interrumpieron cuando él succionó con
creciente insistencia. “Espera, no puedo pensar.”
“No se supone que estés pensando,” le aseguró él, volviendo su atención
hacia el otro seno.
“Pero quiero completar la ceremonia.”
Styx se congeló antes de alzar lentamente su cabeza para encontrar la
amplia mirada de ella.
“¿Qué dijiste?”
Traducido por: Grupo Inferno
363
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Ella alargó la mano para acunar su rostro. “Quiero que seas mi compañero,
Styx.”
Una feroz y casi dolorosa alegría se aferró a su corazón, pero mantuvo
severamente su expresión cautelosa.
“¿Sabes lo que estás diciendo?”
Un destello de diversión se introdujo en sus ojos. “Puedo parecer la típica
rubia estúpida, pero normalmente entiendo las palabras que salen de mi boca.”
Las cejas de él bajaron ante su burla. “Darcy, emparejarse conmigo no es
como un matrimonio humano. No puedes huir de esto. Estaremos atados por toda la
eternidad.”
La mirada de ella permaneció firme. “Bueno, no sé si tengo una eternidad, mi
amor, pero sé que cualquier tiempo que tenga quiero pasarlo contigo.”
Los dedos de él capturaron su barbilla mientras buscaba en sus ojos la
verdad de sus palabras.
“¿Esto es lo que de verdad quieres?”
“Esto es lo que de verdad quiero.”
Una sonrisa curvó lentamente sus labios. Su compañera. Por toda la
eternidad.
“Que así sea.”
La sonrisa de ella se hizo eco de la suya. “Dime lo que necesito hacer.”
Manteniendo su mirada, Styx alzó la mano para ligeramente, trazar un dedo
hacia abajo por la curva de su cuello. Él podía oler la sangre caliente que corría
justo debajo de su pálida piel.
“Debo beber,” susurró él suavemente.
Casi temió que ella pudiera poner obstáculos. Aunque ella había ofrecido
libremente su sangre, esto era más que una simple alimentación. Era una unión que
la ataría a él sin esperanza de escape.
Además, no era la clase de ceremonia romántica con la que la mayoría de las
chicas jóvenes soñaban.
Traducido por: Grupo Inferno
364
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Pero con una presteza que lo cogió desprevenido, ella bajó la cabeza de él
hacia su garganta y le instó suavemente a tomar lo que ella le ofrecía.
Styx soltó un suave gemido mientras deslizaba sus colmillos dentro de su
expectante carne.
Un rápido placer llameó a través de su cuerpo. Él estaba preparado para la
sensación. El intercambio íntimo de sangre siempre era erótico. Pero no había
esperado la oleada de abrasadora felicidad que lo envolvió como una atronadora
oleada.
“Darcy.”
Con un bajo gemido, él deslizó su mano bajando por el cuerpo de ella,
buscando el calor entre sus piernas. Para su alivio, la encontró ya húmeda para él.
Necesitaba estar dentro de ella mientras tomaba su sangre. Para completar la unión
de la forma más íntima posible.
Como si sintiera su necesidad, Darcy envolvió sus piernas alrededor de sus
caderas y se arqueó en silenciosa invitación. Styx emitió un suave siseo mientras se
posicionaba a sí mismo y se deslizaba dentro de ella con un profundo empuje.
Un estremecimiento sacudió su cuerpo mientras la estrechez de ella lo
envolvía. Esto era el paraíso, comprendió él mientras su mente se nublaba con el
placer y sus caderas se movían con una feroz insistencia. Esto era la perfección de
un hombre y una mujer verdaderamente emparejados.
Luchando contra su creciente orgasmo, Styx deslizó su mano entre ellos para
acariciar el centro del calor de ella. Él sintió su estremecimiento de placer, sus uñas
mordiendo profundamente la piel de él.
Él se sacudió con oscuro deleite mientras la sangre de ella fluía a través de
él. Podía sentir el corazón de ella, su placer, su amor sin límites, su absoluto
compromiso con él.
Como si hubieran sido fusionados en uno.
Y nada había sido jamás tan maravilloso.
Styx oyó el suave jadeo de Darcy y después las pequeñas ondas de su placer
apretándose alrededor de él. Su breve momento de control se perdió cuando se
impulsó hacia delante y se derramó dentro de ella.
“Mi compañera,” jadeó él, bajando su cabeza para presionar su rostro dentro
de la curva del cuello de ella. “Mi ángel eterno. Mi salvación.”

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:56 am

Capítulo 25


Fue una serie de bajas maldiciones lo que despertaron a Darcy de su
profundo sopor. Con un perezoso estiramiento, forzó a sus pesados párpados a
abrirse y se encontró sola en la cama. No era sorprendente, reconoció ella
tristemente. Las pasadas dos semanas le habían enseñado que Styx era implacable
con sus propias exigencias, durmiendo sólo unas pocas horas antes de regresar a
sus interminables obligaciones como Anasso y por supuesto, dedicando una gran
parte de la noche a mimar a su compañera.
De repente, ella ya no era esa solitaria paria luchando por sobrevivir sin
familia ni amigos.
Girándose sobre su costado, ella observó las marcas carmesí de su brazo
con una soñadora sonrisa. En menos de un mes, había reunido una familia de
hombres-lobo, así como amigos que incluían gárgolas, demonios y diosas. Y un
vampiro detiene-corazones, derrite-huesos y por-el-que-morir como compañero.
Con todo, no unas malas semanas.
Con una risita, echó hacia atrás los cobertores y alcanzó la pesada bata que
estaba tirada a los pies de la cama. Era varias tallas más grande, pero al menos el
grueso brocado era una calidez bienvenida. Styx no había mentido cuando había
advertido que las cuevas serían frías y húmedas.
Una vez más, el sonido de voces bajas flotó a través del aire, y con un
sentido de curiosidad, Darcy se dirigió hacia la entrada.
Ella nunca había esperado estar sola con Styx en las remotas cuevas. Él era
el Anasso, y como tal, debía ser protegido por sus Cuervos a todas horas. Pero los
cinco vampiros que formaban el Servicio Secreto de Styx eran normalmente tan
silenciosos que era imposible saber siquiera cuándo estaban cerca.
Seguramente algo debe haber ocurrido para que estén haciendo verdadero
ruido.
Tardíamente deseando que se hubiera tomado el tiempo para colocarse un
par de calcetines, Darcy entró en la gran habitación que estaba conectada con el
dormitorio. Su mirada fue primero hacia el gran fuego ardiendo felizmente en la
chimenea antes de escudriñar lentamente la estancia para descubrir a Styx y dos de
sus Cuervos en el centro de la habitación.
Sus ojos se abrieron como platos mientras asimilaba el alto pino que estaba
inclinado precariamente desde el macetón de arena en el que había sido metido,
desafiando todos los intentos de los vampiros por mantenerlo derecho.
Sintiendo instantáneamente su entrada, los tres vampiros se giraron a la vez,
los dos Cuervos ofreciendo una profunda reverencia antes de deslizarse
silenciosamente fuera de la habitación.
Darcy apenas se percató de su retirada mientras caminaba hacia el árbol con
un ligero ceño fruncido.
“Styx… ¿qué está pasando?,” preguntó ella.
Ataviado con nada más que un par de pantalones de cuero y su pelo
colgando suelto hacia abajo por su espalda, el vampiro parecía tan delicioso como
un hombre podía parecer.
Y cuando él sonrió… Jesús. Darcy luchó por no babear.
“Intentando una sorpresa, cariño,” dijo él, con una pesarosa sonrisa. “Sin
mucho éxito, debo admitir.”
Ella sacudió la cabeza lentamente, su corazón haciendo un extraño descenso
mientras abruptamente comprendía lo que estaba viendo.
“¿Eso es un árbol de Navidad?”
“Si.”
Su mirada cayó hacia las cajas ostentosamente envueltas situadas en el
suelo. “Y… ¿regalos?”
“Creo que esa es la tradición, ¿no es así?”
Su respiración se detuvo mientras él se inclinaba para recoger una de las
cajas del suelo y se movía para quedarse directamente delante de ella. Habían
pasado años desde que había celebrado la Navidad. E incluso en su juventud,
nunca había sido un día que verdaderamente capturase la calidez y la paz que ella
había necesitado tan desesperadamente. No cuando ella era tan obviamente
indeseada.
En este momento, sin embargo, sus fantasías estaban completas.
“Oh, Styx,” jadeó ella mientras cogía la caja de su mano.
La expresión de él era increíblemente tierna mientras tocaba su mejilla. “Es tu
primera Navidad con tu nueva familia. Quería que fuese memorable.”
Ella se movió lo suficientemente cerca como para presionar su cara contra su
desnudo pecho, deleitándose en la sensación de su fría piel bajo la suya propia.
“Es perfecto.”
“Abre tu regalo, mi amor,” la urgió él.
Echándose hacia atrás, ella ocultó su sonrisa ante el indicio de impaciencia
de él. No podía entender cómo alguien pudo pensar que este vampiro era distante e
indiferente. Ella nunca había conocido a nadie que se preocupase más por los otros.
Con rápidos movimientos, ella rasgó el papel de la pequeña caja de
terciopelo, y con una avidez que pareció complacer a Styx, abrió la tapa para revelar
el gran y extremadamente perfecto rubí del anillo en su interior.
Anonadada, alzó su cabeza para encontrarse con la inquisitiva mirada de él.
“Bien… cielos.”
Tomando la caja de sus nerviosos dedos, Styx extrajo el anillo del lugar
donde descansaba y lo colocó delicadamente en su dedo.
“Creo que es una tradición humana intercambiar anillos entre compañeros,”
dijo él con voz ronca.
Ella soltó una temblorosa carcajada. “Si, pero esto es mucho más que un
anillo de boda.”
La mano de él se cerró sobre sus dedos. “¿No te complace?”
“Es precioso, pero es demasiado. No deberías haber…”
“Yo quería,” interrumpió él firmemente, deslizando su dedo bajo el mentón de
ella mientras miraba en sus ojos abiertos como platos. “Quiero que seas feliz,
Darcy.”
Ella hizo un grito ahogado mientras se arrojaba contra él, deslizando sus
brazos alrededor de su cintura mientras descansaba la cabeza en la curva de su
hombro.
El rubí era hermoso. Y el conocimiento de que Styx obviamente se había
tomado tanto cuidado con su sorpresa de Navidad la hacía querer llorar de alegría.
Pero lo que llenaba su corazón era el conocimiento de que este hombre era
su compañero. Su compañero de por vida.
“Soy feliz simplemente teniéndote cerca,” dijo ella suavemente.
Los brazos de él se envolvieron a su alrededor mientras sus labios tocaban
su frente. “¿Incluso si soy el demonio que te secuestró?”
Ella rió ahogadamente mientras recordaba la noche en que él se la había
llevado del bar. ¿Cómo podía haber sabido que toda su vida cambiaría para
siempre?
“Especialmente desde que eres el demonio que me secuestró. Si no fuera por
ti, aún podría estar ocultándome en mí misma, completamente sola en el mundo. O
peor, podría ser la prisionera de Salvatore.”
Los brazos de él se apretaron con enfado. “Salvatore.”
Echándose hacia atrás, ella encontró su entrecerrada mirada. “¿Cumplirás lo
que dijiste? ¿Negociarás con los Weres?”
Los oscuros ojos ardieron, pero él hizo un firme asentimiento con su cabeza.
“Siempre mantengo mi palabra, ángel. Iré ante la Comisión como prometí. Al menos
lo haré cuando ellos finalmente me concedan una audiencia.”
Ella alzó su mano contra el pecho de él. “Gracias.”
“Puedo permitirme ser generoso.” Su mirada descendió hacia el abierto
escote de su bata. “Tengo lo que quiero.”
“Eres un líder muy sabio,” murmuró ella, un dispuesto calor comenzando a
fluir a través de su cuerpo.
“Oh, muy sabio.” Dando un paso atrás, él alcanzó el cinturón de su bata.
“Ahora, creo que es hora de que abra mi propio regalo de Navidad.”
“Pero yo no te compré nada,” bromeó ella mientras él apartaba a un lado
fácilmente la ofensiva bata.
Su cabeza descendió y él susurró contra sus labios. “Mi querido ángel, me lo
has dado todo.”


Fin


_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Última edición por Gemma el Miér Ene 05, 2011 1:03 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Nanis
Correctora de estilo
avatar

Mensajes : 1831
Rango : 1
Fecha de inscripción : 11/06/2010
Localización : México

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 9:09 pm

:manga09: ohhhhh pues buenooooo :1002: Sí jajajajajaja :1001:

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   

Volver arriba Ir abajo
 
Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 5.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5
 Temas similares
-
» guardianes de tesoros es un mito o en verdad existen!!!
» El Nuevo Libro de Antiguos Tesoros
» Aquí mi opinión de La Hija de la Noche
» Secretos en la noche-Linda Howard
» LA NOCHE DE BODAS - JILLIAN HUNTER

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Black and Blood :: Proyectos del Foro :: Zona de Lectura-
Cambiar a: