Black and Blood


 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Feliz Año 2015!!!
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» LAS COTORRAS MÁS LOCAS DE LAS COTORRAS VIP.
Miér Feb 01, 2017 6:33 pm por rossmary

» saga Riley Jenson
Jue Ene 14, 2016 10:02 am por Vampi

» Kissing sin - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:31 pm por Vampi

» Lista de libros con links de capítulos
Mar Ene 12, 2016 1:25 pm por Vampi

» Tempting Evil - Saga Riley Jenson 3 - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:22 pm por Vampi

» Saga Tempting Evil, Riley Jenson Guardian, #3
Vie Ene 17, 2014 8:03 pm por rossmary

» Anuncia Tu Blog!
Jue Ene 16, 2014 10:10 pm por rossmary

Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada

Comparte | 
 

 Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
AutorMensaje
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:09 am

Capítulo 1
En cuanto a clubes nocturnos, el Viper Pit1 era de lejos el más caro, el más
elegante, y el más exclusivo de toda la ciudad de Chicago.
Y aunque parezca mentira, también era el más desconocido.
No aparecía en la guía telefónica. No tenía llamativos anuncios sobre
carteleras, o brillantes luces de neón para revelar su ubicación. De hecho, todo el
edificio estaba oculto detrás de un sutil glamour2.
Cualquiera que fuera alguien sabía cómo encontrar el lugar. Y entre ellos no
estaban incluidos los humanos.
Moviéndose entre los pilares de mármol y las brillantes fuentes había varios
demonios, todos satisfaciéndose en una variedad de viles actividades. Juegos de
azar, bebidas, bailes exóticos, discretas (y no tan discretas) orgías.
Todo lo cual costaba una pequeña fortuna.
Deliciosos pasatiempos, sin duda, pero en esta fría noche de diciembre, el
vampiro conocido como Styx no estaba interesado en las actividades disponibles
debajo del balcón privado. O incluso en los diferentes demonios que se detenían
para hacer una profunda reverencia en su dirección.
En su lugar, él miró a su compañero con cierta resignación.
A primera vista, los dos no podrían haber sido más diferentes.
Bueno, eso no era precisamente exacto.
Después de todo, ambos eran altos y bendecidos con los musculosos
cuerpos de todos los vampiros. Y ambos poseían ojos oscuros y el requisito
esencial de los colmillos. Pero ahí es donde las similitudes terminaban.
NdT: juego de palabras, ‘pit viper’ = ‘serpiente de cascabel’, pero ‘viper pit’ puede traducirse por ‘el
agujero de Viper’ o ‘el agujero de la víbora’.
2
NdT: ‘Glamour = Encanto’ término empleado para referirse a un poder mental o magia que permite
manipular la mente de otras personas o modificar la percepción de las cosas.
1
Traducido por: Grupo Inferno
6
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
El vampiro más joven, Viper, procedía de las eslavas tierras del norte y
poseía el pálido cabello plateado y la aún más pálida piel de sus antepasados. Styx,
por otro lado, procedía de las cálidas tierras de América del Sur, e incluso tras su
transformación, mantenía la bronceada piel y los pronunciados rasgos angulares de
los Aztecas.
Esta noche él había dejado de lado su tradicional túnica y escogido
pantalones de cuero negro, botas altas, y una camisa negra de seda. Había
asumido que esta vestimenta le haría menos notorio mientras viajaba por las calles
de Chicago. Desafortunadamente, no hay manera de que un vampiro de 1,98 de
alto con cabello negro azabache trenzado hasta las rodillas pasara desapercibido.
Especialmente para las mujeres mortales que no tenían ninguna defensa
contrala atracción de los vampiros.
Había reunido casi una media docena de mujeres adoradoras mientras
caminaba a través de las oscuras calles. Al final, había subido a las azoteas para
evitar sus persistentes atenciones.
Por los dioses, deseaba poder haber permanecido oculto en sus cuevas,
reconoció con un suspiro.
Durante siglos, había vivido la vida de un monje mientras protegía al Anasso,
el líder de todos los vampiros. Había sido un ejecutor y un guardián, rara vez
apartándose del lado del anciano vampiro.
Ahora, con el Anasso muerto, él se vio forzado al papel de líder, y estaba
descubriendo que ya no podía ocultarse por más tiempo. No cuando había un
problema detrás de otro acosándole.
Era suficiente para irritar al más paciente de los demonios.
“Siempre estoy encantado de tenerte como mi invitado, Styx, pero debo
advertirte que mi clan está bastante nervioso teniéndote entre nosotros,” dijo Viper
arrastrando las palabras. “Si no paras de mirarme con el ceño fruncido, se verán
obligados a temer que pronto estarán sin un líder de clan.”
Dándose cuenta de que había permitido que su atención vagara, Styx se
enderezó abruptamente en la lujosa silla de piel. Por instinto, sus manos se alzaron
para tocar el medallón de hueso atado alrededor de su cuello.
Era un símbolo de su pueblo.
Más que eso, se creía que era un medio de transmisión de los espíritus de
una generación a otra.
Traducido por: Grupo Inferno
7
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Por supuesto, como un vampiro, Styx no tenía recuerdos tangibles de su vida
antes de alzarse como un demonio. Eso no le impedía, sin embargo, aferrarse al
menos a unas pocas de sus más sagradas tradiciones.
“Yo no estoy frunciendo el ceño.”
Viper sonrió de medio lado. “Olvidas, Styx, que tengo una compañera, lo cual
significa que estoy íntimamente familiarizado con cada variedad de fruncimiento del
ceño. Y tú, amigo mío, estás sin duda frunciendo el ceño.” La sonrisa se desvaneció
cuando el vampiro lo miró con una expresión de astuta inteligencia. “¿Por qué no
me dices lo que te está preocupando?”
Styx hizo una pausa antes de soltar un débil suspiro. Tenía que hacer esto.
Incluso si él preferiría ser azotado, desollado, y arrancarse los colmillos antes que
admitir que necesitaba ayuda.
Como líder de clan para el territorio, Viper estaba más familiarizado con
Chicago que cualquier otro demonio entre sus conocidos. Sería más que estúpido
no aceptar su ayuda.
“Son los Weres3,” dijo él bruscamente.
“¿Weres?” Viper soltó un bajo siseo. Al igual que los aficionados de los Cubs
y los Cardinals4, había una pequeña falta de amor entre vampiros y chacales. “¿Qué
problema están causando?”
“Ha ido más allá de un mero problema. Han dejado sus terrenos de caza
asignados, y he rastreado al menos a una parte de la manada hasta Chicago.” Styx
apretó los puños en su regazo. “Ya han matado a varios humanos, y los han dejado
para ser descubiertos por las autoridades.”
Viper tan sólo parpadeó. Por supuesto, se necesitaría más que una manada
de Weres para poner nervioso al poderoso vampiro.
“Ha habido rumores de perros salvajes vagando por los callejones de
Chicago. Me preguntaba si podrían ser los Weres.”
“Tienen un nuevo líder. Un joven Were de Roma llamado Salvatore Giuliani.
Un Pura-Sangre que es demasiado ambicioso para su propio bien.”
“¿Has intentado razonar con él?”
Weres: otra forma de llamar a los cambia-formas, personas capaces de convertirse en animales
como los hombres-lobo.
4Cubs y Cardinals: ambos son equipos de béisbol profesional, los Chicago Cubs (cachorros de
Chicago) y los St. Louis Cardinals.
3
Traducido por: Grupo Inferno
8
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx entrecerró su mirada. Ya quisiera él la posición o no, él era ahora el líder
de los vampiros. Lo que significaba que el mundo de los demonios se inclinaba a
sus órdenes. Incluidos los Weres.
Hasta ahora, sin embargo, el nuevo líder de la manada había tratado su
deber hacia Styx con nada más que desprecio.
Un error que muy pronto aprendería a lamentar.
“Se niega a reunirse conmigo.” El tono de Styx era tan frío como su
expresión. “Afirma que los Weres ya no están subordinados a otros demonios, y que
cualquier tratado que fuera hecho en el pasado ahora está anulado.”
Viper alzó las cejas, sin duda preguntándose por qué Styx aún no había
ejecutado a la bestia.
“O es muy valiente o muy estúpido.”
“Muy estúpido. He convocado una reunión de la Comisión, pero podrían
pasar días, si no semanas, antes de que puedan reunirse en un solo lugar.” Styx se
refería al Consejo que resolvía las disputas entre las diferentes razas de demonios.
Estaba compuesto por ancianos oráculos que rara vez dejaban sus guaridas
ocultas. Por desgracia, eran el único medio legal de dictar sentencia sobre un rey o
líder de otra raza sin represalias. “Mientras tanto, las imprudentes acciones de los
Weres nos amenazan a todos.”
“Mi clan está preparado para ofrecerte ayuda.” Una sonrisa de anticipación
tocó los labios de Viper. “Si deseas a éste Salvatore muerto, estoy seguro de que se
puede arreglar.”
Styx podía pensar en pocas cosas que le agradarían más que ordenar la
muerte de Salvatore Giuliani. A menos que estuviera hundiendo sus propios
colmillos en la garganta del sarnoso chucho.
Había momentos en que ser un líder responsable era una putada.
“Una oferta tentadora, pero, lamentablemente, los Weres son
extraordinariamente devotos a este hombre. Si muriera repentinamente, no me cabe
duda de que los vampiros serían considerados los culpables. Por ahora espero
evitar una guerra abierta.”
Viper hizo una pequeña reverencia con la cabeza. A pesar de sus propios
deseos, se sometería a la autoridad de Styx.
“¿Tienes un plan?”
Traducido por: Grupo Inferno
9
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Apenas un plan, pero tengo la esperanza de que podría haber descubierto
algo con lo que hacer palanca sobre Salvatore.” Él sacó una pequeña foto de su
bolsillo y se la entregó a su compañero.
Durante un momento, Viper estudió a la pequeña y delicada mujer de la foto.
Con su corto cabello rubio de punta y ojos verdes demasiado grandes para su cara
en forma de corazón, se veía como una hermosa pilluela.
“No es mi tipo, pero sin duda llamativa.” Él miró hacia arriba. “¿Ella es su
amante?”
“No, pero Salvatore ha gastado una considerable cantidad de dinero y
energía en rastrear a esta mujer. Creo que por fin la ha descubierto aquí en
Chicago.”
“¿Qué es lo que quiere de ella?”
Styx se encogió de hombros. Los vampiros que él había enviado a hacer un
seguimiento de los impredecibles Weres se las habían arreglado para poner sus
manos sobre la foto, así como también seguir a Salvatore hasta Chicago. Ellos no
pudieron, sin embargo, acercarse lo suficiente como para descubrir la razón detrás
de la obsesión del hombre con la mujer.
“No tengo ni la menor idea, pero ella es obviamente muy importante para él.
Tan importante que podría estar dispuesto a negociar por su regreso... si soy capaz
de capturarla primero.”
Un indicio de sorpresa apareció en la pálida cara. “¿Tienes la intención de
secuestrarla?”
“Tengo la intención de mantenerla como mi invitada hasta que los Weres
entren en razón,” corrigió él, todo su cuerpo se tensó cuando Viper echó hacia atrás
su cabeza para reír a carcajadas. “¿Qué es tan divertido?”
Viper señaló la foto en su mano. “¿Le has echado un buen vistazo a esta
mujer?”
“Por supuesto.” Styx frunció el ceño. “Era necesario memorizar sus rasgos en
el caso de que la foto se perdiera o destruyera.”
“¿Y aún así la llevarás de buen grado bajo tu techo?”
“¿Hay alguna razón por la que no debería?,” preguntó Styx.
“Las razones obvias.”
Traducido por: Grupo Inferno
10
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx luchó contra un brote de impaciencia. Si Viper tenía información sobre la
mujer, ¿por qué no se la daba simplemente en lugar de comportarse de manera tan
misteriosa?
“Hablas con acertijos, viejo amigo. ¿Crees que la mujer podría plantear algún
tipo de peligro?”
Viper levantó las manos. “Sólo de la forma en que cualquier mujer hermosa
representa un peligro.”
Styx entrecerró su mirada. Por los dioses, ¿Viper creía que él era susceptible
a las tentaciones de una simple mujer? ¿Una mortal además?
Si él deseara una mujer sólo tenía que mirar por el balcón. El club nocturno
estaba lleno de hembras, y más de unos pocos machos, que habían mostrado su
interés de forma llamativamente clara desde que él había caminado a través de la
puerta.
“La mujer será mi rehén, nada más,” dijo él fríamente.
“Por supuesto.”
Sintiendo la persistente diversión de Viper, Styx señaló impaciente hacia la
imagen. Esa era, después de todo, la razón por la que había venido aquí en primer
lugar.
“¿Conoces la dirección del establecimiento frente al que ella está de pie?”
“Me es familiar.” Deteniéndose un momento, Viper asintió con la cabeza. “Sí.
Es un bar gótico. Yo diría que cuatro, no espera... cinco manzanas al sur de aquí.”
“Te lo agradezco, viejo amigo.” Styx estuvo rápidamente en pie. Extendió la
mano para tomar la foto y la guardó en el bolsillo.
Viper se puso en pie y colocó una restrictiva mano en el brazo de Styx.
“Espera, Styx.”
Él se tragó su brote de impaciencia. No tenía tiempo para quedarse. Cuanto
antes capturase a la mujer, antes sabría si ella era realmente importante para los
Weres.
“¿Qué pasa?”
“¿Qué vas a hacer?”
Traducido por: Grupo Inferno
11
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Te lo he dicho. Tengo la intención de coger a la mujer.”
“¿Solo?,” preguntó Viper.
Styx frunció el ceño con confusión. “Sí.”
“No puedes ir solo. Si los Weres están vigilando, ellos seguramente trataran
de detenerte.”
“No le temo a una manada de chuchos,” replicó Styx en un tono despectivo.
Viper se negó a ceder. “Styx.”
Styx lanzó un suspiro. “Tendré a mis Cuervos cerca,” prometió él, refiriéndose
a los cinco vampiros que habían sido sus constantes compañeros durante siglos.
Ellos eran tan parte de él como su propia sombra.
El vampiro de cabello plateado aún no estaba satisfecho. “¿Y a dónde la
llevarás?”
“A mi guarida.”
“Buen Dios.” Viper soltó una fuerte carcajada. “No puedes llevar a esa pobre
mujer a esas húmedas y repugnantes cuevas.”
Styx frunció el ceño. En verdad, realmente no había considerado si las
cuevas que él habitaba eran acogedoras o no.
Para él eran simplemente un lugar para permanecer a salvo del sol.
“La mayoría de las cuevas son bastante cómodas.”
“Ya es bastante malo que estés tomando a la mujer como rehén. Por lo
menos llévala a algún lugar que tenga una cama decente y unas pocas
comodidades.”
“¿Qué importa eso? Ella no es nada más que una humana.”
“Importa porque ella es una humana. Cristo, si son más frágiles que las hadas
del rocío.” Con rápidos y deslizantes pasos, Viper se dirigió hacia el escritorio que
ocupaba una gran parte de su oficina detrás del balcón. Metió la mano en un cajón y
sacó una hoja de papel. Después de garabatear unas pocas líneas, se metió la
mano en el bolsillo y sacó una pequeña llave. Volviendo con Styx, puso ambas en
sus manos. “Toma.”
Traducido por: Grupo Inferno
12
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Qué es esto?,” preguntó Styx.
“La llave de mi finca al norte de la ciudad. Es tranquila y lo bastante aislada
para tus intenciones, pero mucho más agradable que tu guarida.” Él señaló el papel.
“Esta es la dirección. Avisaré a Santiago y al resto de mi personal para que te
esperen.”
Styx abrió la boca para protestar. Tal vez su guarida no era el más elegante o
lujoso de los lugares, pero estaba bien protegida y, más importante, él estaba
familiarizado con el paisaje circundante.
Aún así, supuso que sería algo recomendable proporcionar un poco de
comodidad a la mujer.
Como Viper había señalado, los humanos eran tediosamente frágiles, y Styx
sabía que eran propensos a una variedad desconcertante de enfermedades y
lesiones. La necesitaba viva si ella iba a tener algún valor.
Además, eso lo dejaría en condiciones de mantener un ojo sobre Salvatore.
“Tal vez sería mejor permanecer lo suficientemente cerca de la ciudad para
negociar con los Weres,” admitió él.
“Y lo suficientemente cerca para pedir ayuda si la necesitas,” insistió Viper.
“Sí.” Styx guardó la llave. “Ahora debo irme.”
“Ten cuidado, viejo amigo.”
Styx asintió sombríamente con la cabeza. “Eso puedo prometerlo.”
Gina, una pelirroja camarera con pecas, estaba apoyada tranquilamente
contra la barra cuando los tres hombres entraron en el club nocturno gótico.
“¡Ay madre, alerta Semental!,” gritó sobre el palpitante ruido de la banda
cercana. “Esto sí es ternera de primera calidad.”
Alzando su cabeza de la bebida que estaba mezclando, Darcy Smith echó un
vistazo hacia los últimos clientes. Sus cejas se alzaron con sorpresa.
Traducido por: Grupo Inferno
13
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Como regla general Gina no era demasiado exigente. Ella consideraba
cualquier cosa remotamente masculina y sobre dos piernas como de primera
calidad.
Pero en esta ocasión, bueno… incluso los clasificaría coronando el estatus de
primera.
Darcy silbó por lo bajo mientras estudiaba a los dos más cercanos a ella.
Definitivamente, chicos de póster para la generación de los esteroides, reconoció
ella, mirando los abultados músculos que parecían esculpidos en mármol por debajo
de sus apretadas camisetas y ajustados vaqueros. Curiosamente, ambos se habían
afeitado la cabeza. Tal vez para hacer resaltar los peligrosos ceños fruncidos que
marcaban sus apuestos rasgos, o para enfatizar el aire de contenida violencia que
llevaban con ellos.
Funcionaba.
En contraste, el hombre de pie detrás de ellos estaba constituido muy de lejos
por líneas más ligeras. Por supuesto, el elegante traje de seda no podía ocultar por
completo los lisos músculos. Tampoco lo hicieron los largos rizos negros que
rozaban sus hombros suavizando los oscuros y aguileños rasgos.
Con absoluta certeza, Darcy sabía que el hombre menos alto era el más
peligroso del trío.
Había una feroz intensidad que crepitaba alrededor de él mientras conducía a
sus secuaces hacia la espesa multitud.
“El del traje parece un mafioso,” observó ella con tono crítico.
“Un mafioso en un traje de Armani.” Gina esbozó una sonrisa. “Siempre he
tenido una debilidad por Armani.”
Darcy puso los ojos en blanco. Ella nunca había tenido interés por la ropa de
diseño, o por el tipo de hombres que sintieran que fuera necesario llevarlas.
Una buena cosa teniendo en cuenta que los hombres en trajes de Armani
eran difícilmente abundantes en su mundo.
Más bien como de higos a brevas.
“¿Qué estará haciendo aquí?,” murmuró ella.
Traducido por: Grupo Inferno
14
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
La multitud en el bar underground5 era la mezcla habitual. Góticos,
metaleros6, roqueros7, y los verdaderamente extravagantes.
La mayoría venían a disfrutar de las bandas de rock y heavy, y para agitarse
en la abarrotada pista de baile con salvaje abandono. Unos pocos preferían los
cuartos traseros que ofrecían una amplia variedad de actividades ilegales.
Difícilmente era el tipo de lugar para atraer a una clientela mucho más
sofisticada.
Gina le dio a su pelo una buena sacudida antes de alargar la mano hacia su
bandeja. “Probablemente están aquí para mirar fijamente a los nativos. La gente con
dinero siempre disfruta empinando el codo con la chusma.” La mujer hizo una
mueca, su expresión anciana para su edad. “Siempre y cuando ellos no se ensucien
demasiado en el proceso.”
Darcy observó a la eficiente camarera zigzagueando a través de la ruidosa
multitud con una pequeña sonrisa. Ella no podía culpar por completo a Gina por su
naturaleza cínica. Como ella misma, la camarera estaba sola en el mundo, y sin la
educación o los recursos para tener la esperanza de una brillante carrera.
Darcy, sin embargo, se negaba a permitir que la amargura tocara su corazón.
¿Qué importaba si ella se vio obligada a aceptar cualquier trabajo que pudiera
presentársele?
Camarera, repartidora de pizzas, instructora de yoga, y ocasionalmente
modelo de desnudo para la escuela de arte local. Nada estaba por debajo de ella. El
orgullo estaba demasiado sobrevalorado cuando una chica tenía que llevar comida
a la mesa.
Además, estaba ahorrando para algo mejor.
Un día ella tendría su propia tienda naturista, y no iba a permitir que nada se
interpusiera en su camino.
Ciertamente no era una actitud derrotista.
Manteniéndose ocupada vaciando bebidas y lavando vasos, Darcy no se dio
cuenta cuando los últimos en llegar tomaron asiento en la barra. No hasta que sus
fijas miradas y flexionados músculos habían conseguido alejar al resto de los
clientes y ella se encontró prácticamente sola con ellos.
Underground: término inglés con el que se designa a los movimientos contraculturales que se
consideran alternativos, paralelos, contrarios o ajenos a la cultura oficial.
6
Metalero: persona aficionada a los diferentes subgéneros de la música metal (heavy metal, speed
metal, thrash metal, death metal, black metal, power metal, etc)
7
Roquero: persona aficionada a la música rock y sus variantes.
5
Traducido por: Grupo Inferno
15
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Sintiendo un extraño brote de inquietud, obligó a sus pies a llevarla hacia los
hombres que esperaban. Era ridículo, se castigó a sí misma. Había más de un
centenar de personas en el local. Los hombres no podían siquiera ser una amenaza.
Deteniéndose instintivamente delante del hombre con traje, ella se tragó un
pequeño jadeo cuando se encontró con los ojos marrón dorado que ardían con un
calor que era casi tangible.
¡Ay Dios!
Un lobo vestido de seda.
Ella no estaba segura de dónde vino esa estúpida idea y se apresuró a
aplastarla. El hombre era un cliente. Ella estaba allí para servirle.
Ni más, ni menos.
Plantando una sonrisa en su rostro, ella puso un pequeño posavasos de
papel frente a él.
“¿Puedo ayudarle?”
Una lenta sonrisa curvó sus labios para revelar unos dientes
asombrosamente blancos. “Ciertamente eso espero, cara8,” le dijo él alargando las
palabras con un débil acento.
Los pelos de la nuca se le erizaron cuando su dorada mirada hizo una
perezosa inspección de su camiseta negra y demasiado corta minifalda.
Había un hambre en esos ojos que ella no estaba totalmente segura de que
fuera sexual.
Más bien como si ella fuera una deliciosa chuleta de cerdo.
¡Dios, en serio!
“¿Te sirvo una bebida?” Ella forzó un tono eficiente y profesional en su voz.
Era una voz que había descubierto que podía marchitar una erección a cientos de
pasos.
El desconocido simplemente sonrió. “Un Bloody Mary9.”
8
9
En italiano en el original – Traducción: ‘Querida’
Bloody Mary: cóctel compuesto de vodka, zumo de tomate, salsa Tabasco, sal, pimienta negra,
pimienta de cayena y zumo de limón.
Traducido por: Grupo Inferno
16
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Picante?”
“Oh, mucho.”
Ella se resistió al deseo de poner los ojos en blanco. “¿Y tus amigos?”
“Ellos están de servicio.”
Su mirada se disparó hacia los hombres que se alzaban imponentes detrás
de su líder con los brazos cruzados. Frick y Frack10, sin un cerebro entero entre
ambos.
“Tú eres el jefe.” Moviéndose a la parte de atrás de la barra ella mezcló la
bebida, añadiendo un tallo de apio y una aceituna antes de volver para colocarlo
sobre el posavasos. “Un Bloody Mary.”
Ya estaba girándose para alejarse cuando la mano de él se extendió para
agarrar su brazo. “Espera.”
Ella frunció el ceño hacia los oscuros y delgados dedos sobre su brazo.
“¿Qué quieres?”
“Hazme compañía. Odio beber solo.”
Obviamente, Frick y Frack no contaban. “Estoy trabajando.”
Él miró deliberadamente alrededor de la barra desierta. “Nadie parece
necesitar desesperadamente tus servicios. Nadie, excepto yo.”
Darcy soltó un suspiro. No le gustaba ser grosera. Era malo para su karma11.
Pero este hombre evidentemente no podía entender una indirecta.
“Si estás buscando compañía, estoy segura de que hay varias mujeres aquí
que estarían encantadas de beber contigo.”
“No quiero varias mujeres.” Esos dorados ojos se clavaron en los de ella.
“Sólo a ti.”
“Estoy trabajando.”
“No puedes trabajar toda la noche.”
Frick y Frack: su origen está en el nombre de un famoso dúo de patinadores sobre hielo,
actualmente en la jerga inglesa se utiliza para referirse a dos personas unidas tan estrechamente que
son inseparables o indistinguibles.
11
Karma: energía metafísica (invisible e inmensurable) que se deriva de los actos de las personas.
10
Traducido por: Grupo Inferno
17
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“No, pero cuando acabe me voy a casa.” Ella arrancó su brazo de su agarre.
“Sola.”
Algo que podría haber sido irritación onduló sobre el extremadamente
apuesto rostro.
“Todo lo que quiero es hablar contigo. Seguramente puedes ofrecerme unos
pocos minutos de tu tiempo, ¿verdad?”
“¿Hablar conmigo de qué?”
Él lanzó una impaciente mirada hacia la multitud, la cual estaba creciendo
más alborotada por momentos. Él no parecía apreciar el entusiasmo de los multi-
pircing y piel-empapados adolescentes embistiendo a toda velocidad unos contra
otros.
“Yo preferiría que fuéramos a algún lugar un poco más privado.”
“Yo no lo creo.”
Su expresión se endureció. Aún más desconcertante, los dorados ojos
parecieron brillar de repente con una luz interior. Como si alguien hubiera encendido
una vela detrás de ellos.
“Debo hablar contigo, Darcy. Preferiría que nuestra relación siguiera siendo
cordial; tú eres después de todo una joven hermosa y tentadora, pero si lo pones
difícil, entonces estoy dispuesto a hacer cualquier cosa que sea necesaria para
hacerlo a mi manera.”
El corazón de Darcy se apretó con un repentino brote de miedo. “¿Cómo
sabes mi nombre?”
Él se inclinó hacia delante. “Yo sé muchas cosas sobre ti.”
De acuerdo, esto estaba pasando de raro a francamente escalofriante.
Magníficos caballeros vestidos con trajes de mil dólares y con su séquito personal
no acechaban a camareras pobres. No a menos que tuvieran la intención de
matarlas y mutilarlas.
Dos cosas que ella esperaba evitar.
Ella dio un brusco paso hacia atrás. “Creo que es mejor que termines tu
bebida, recojas a tus matones, y os marchéis.”
“Darcy…” Sus manos se extendieron como si él fuera a obligarla físicamente
a acercarse a él.
Traducido por: Grupo Inferno
18
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Afortunadamente, su atención pareció vacilar y su cabeza se giró hacia la
puerta.
“Tenemos compañía,” gruñó él hacia Frick y Frack. “Tratad con ellos.”
En un momento, los dos matones cargaron hacia la puerta con una
asombrosa velocidad. El hombre se levantó del taburete para verlos marchar, como
si medio esperara que un ejército entrara a la carga en el club.
Fue suficiente para Darcy.
Ella podría no ser material de Mensa12, pero sí reconocía la oportunidad
cuando se le presentaba.
Cualquier cosa que el hombre quisiera de ella no podía ser buena. Cuanta
más distancia pudiera poner entre ellos, mejor.
Sorteando el paso hacia el fondo del bar, ella ignoró del repentino grito del
hombre detrás de ella. Ni siquiera se molestó en mirar hacia la multitud en busca de
ayuda. Una mujer gritando en este lugar no era más que otra parte del show.
En su lugar, giró hacia la parte trasera del club. Justo al final del pasillo había
un cuarto de almacenamiento con una cerradura resistente. Ella podía esconderse
hasta que uno de los porteros la echara de menos en la barra. Ellos podían tratar
con el acosador loco.
Era, después de todo, parte de su trabajo.
Concentrándose en los sonidos de la persecución por detrás, Darcy no se
percató de las espesas sombras delante de ella.
No hasta que una de las sombras se movió para colocarse directamente en
su camino.
Tuvo un breve vistazo de un hermoso rostro bronceado y fríos ojos negros
antes de que el extraño hombre dijera una única palabra y ella cayera al suelo
mientras la oscuridad la envolvía.
12
Mensa: asociación internacional de superdotados.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:18 am

Capítulo 2
Styx se quedó en silencio e inmóvil junto a la cama. Él había estado en esa
posición exacta durante más de diecisiete horas mientras había estado vigilando a
la mujer tendida en el centro del colchón.
Una parte de él sabía que su vigilia era innecesaria. La finca de Viper no sólo
estaba aislada, sino que poseía un sistema de seguridad que avergonzaría a Fort
Knox13. Su prisionera no podría ni siquiera estornudar sin su conocimiento.
Curiosamente, sin embargo, él se encontró quedándose mucho tiempo.
No podía ser por el delgado y casi frágil cuerpo femenino acurrucado sobre la
dorada colcha. O por la cara en forma de corazón que parecía insoportablemente
inocente mientras ella dormía. O por el pelo ridículamente en punta que dejaba al
descubierto la dulce curva de su oreja y la tentadora larga curva de su cuello.
Él no estaba tan desesperado como para comerse con los ojos a una mujer
mientras ella yacía inconsciente.
Era simplemente porque quería estar cerca cuando ella se despertara, se dijo
con severidad. Sin duda, ella gritaría y lloraría y crearía un caos general.
Ella era humana, después de todo.
Eso es lo que hacían.
Una explicación mucho más satisfactoria, reconoció él mientras arrastraba
cuidadosamente una manta sobre su delgada forma.
Acababa de dar un paso hacia atrás cuando sintió que ella estaba luchando
por salir del hechizo que había puesto sobre ella.
Ella se movió bajo las sábanas, su cuerpo se puso rígido cuando se dio
cuenta que él le había quitado la camisa y la minifalda para hacerla sentir más
13
Fort Knox: base militar estadounidense donde se guarda el depósito de oro de los EE.UU.,
famoso por su sistema de seguridad.
Traducido por: Grupo Inferno
20
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
cómoda. Por supuesto, él le había dejado puestas las bragas de encaje negro y el
sujetador. Los humanos eran quisquillosos sobre esas cosas.
Esperando pacientemente mientras ella recuperaba el conocimiento, Styx
finalmente frunció el ceño cuando ella siguió yaciendo sobre la almohada con los
ojos cerrados. Se dio cuenta de que ella estaba despierta, pero fingiendo estar
dormida.
Tonterías.
Dio un paso hacia delante y se inclinó hasta que estuvo susurrándole
directamente al oído.
“Sé que estas despierta. Disimular es una pérdida de tiempo para ambos.”
Ella se apretó más contra la almohada y tiró de la manta hasta su barbilla. Sin
embargo sus ojos se mantuvieron bien cerrados.
“¿Dónde estoy? ¿Quién es usted?”
“No puedo hablar contigo de esta manera,” la reprendió él mientras el aroma
de ella llenaba sus sentidos.
Ella olía a flores frescas. Y a sangre caliente.
Una combinación sorprendentemente erótica.
Él se tragó un gemido mientras sus músculos se apretaban en respuesta.
“Si mantengo los ojos cerrados, entonces puedo pretender que todo esto es
alguna pesadilla que se marchará,” murmuró ella.
“Podría ser una pesadilla, pero me temo que no voy a ir a ninguna parte.”
Él esperó un latido. Cuando ella siguió negándose a cooperar, Styx se movió
para presionar sus labios con los de ella.
Los grandes ojos verdes se abrieron de golpe repentinamente, las hermosas
profundidades brillando con sorpresa.
“¡Eh!,” jadeó ella. “¡Basta!”
Styx dio un brusco paso hacia atrás. No a causa de su protesta. Él era el
Anasso. Su voluntad era todo lo que importaba. Dio un paso atrás simplemente
porque él quería quedarse.
Traducido por: Grupo Inferno
21
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Quería sentir su calor y esencia envueltos a su alrededor. Quería probar sus
labios y hundir sus colmillos profundamente en su carne.
No sólo era una distracción; era un maldito inconveniente.
“Te he traído comida.” Él señaló hacia la bandeja sobre la mesita de noche.
La verde mirada observó el gran plato con jamón dulce, huevos revueltos y
tostadas con abierto desprecio. “¿Tienes la intención de alimentarme antes de
violarme y mutilarme? Muy considerado.”
“Tienes una imaginación de lo más fértil,” dijo él entre dientes. “Come y
entonces hablaremos.”
“No.”
Styx frunció el ceño. No, no era una palabra que se utilizara en su presencia.
Por nadie.
Ciertamente, no por una pequeña huérfana a la que podría aplastar con una
sola mano.
“Ser testaruda no le hará daño a nadie más que a ti. Debes de tener hambre.”
Ella hizo un pequeño estremecimiento. “Estoy muerta de hambre, pero no me
voy a comer eso.”
“No hay nada ahí que vaya a hacerte daño.”
“Hay carne.”
Él la miró con un poco de confusión. Nunca había pasado mucho tiempo con
mortales. Ellos proporcionaban sangre, y de vez en cuando sexo. Nada que le
ofreciera una visión de sus mentes bastante peculiares.
“Tengo entendido que la mayoría de los humanos consumen carne.”
Ella parpadeó, como si las palabras la hubieran sorprendido de algún modo.
“No ésta humana. Soy vegetariana.”
“Muy bien.” Siglos de entrenamiento le permitieron mantener su
temperamento bajo control. Había esperado que la mujer no sería sino un problema,
y parecía que no iba a estar decepcionado. Recogiendo la bandeja, cruzó la
habitación y abrió la puerta para entregársela a un Cuervo que aguardaba. “Por
favor, trae a la Srta. Smith algo... vegetariano,” le ordenó él.
Traducido por: Grupo Inferno
22
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Cerrando la puerta, se giró para encontrar a la mujer sentada en la cama con
la sábana envuelta firmemente a su alrededor. Era una pena. Él había descubierto
en las últimas horas que le gustaba mirar su cuerpo.
“¿Dónde estoy?” dijo ella con voz ronca.
“En una pequeña finca al norte de la ciudad.” Él se movió hasta volver a
colocarse de pie junto a la cama.
Sus hermosos labios se estrecharon. “Bueno, eso no me dice nada. ¿Por qué
estoy aquí?”
Styx cruzó los brazos sobre el pecho. La mujer parecía olvidar que ella era su
prisionera. Él sería el único a cargo de cualquier interrogatorio.
“¿Qué recuerdas de la pasada noche?,” le preguntó él.
Ella parpadeó ante su brusco tono, sus delgados hombros levantándose en
un vago encogimiento.
“Estaba trabajando en el bar y un hombre con sus dos matones comenzaron
a hostigarme.” Sus ojos se entrecerraron. “Me dirigía al almacén cuando tú... hiciste
lo que fuera que me hiciste.”
“No habrá ningún daño permanente.”
“Para ti es fácil decirlo.”
Él ignoró su reproche. “¿Qué querían los hombres de ti?”
Ella hizo una pausa antes de darse cuenta de que no tenía más remedio que
contestar. “Hablar.”
“¿Sobre qué?”
“No lo sé. ¿Qué quieres tú?”
Él soltó un bajo siseo ante sus elusivas respuestas. Por regla general su fama
le precedía. La mayoría de las criaturas inteligentes hacían todo lo necesario para
complacerle. No tenían ningún deseo de descubrir por sí mismos si el rumor de su
fría crueldad era realidad o ficción.
Ellos eran sabios.
“¿Los reconociste? ¿Se han acercado a ti antes?”
Traducido por: Grupo Inferno
23
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Nunca los había visto antes en mi vida.”
“¿Y no tienes ni idea de por qué estarían interesados en ti?”
“No.”
Él estudió sus pálidos rasgos durante un largo rato. No creía que ella
estuviera mintiendo. Después de todo, Salvatore había pasado semanas
rastreándola hasta Chicago, un esfuerzo innecesario si ellos se conocieran.
Sin embargo, había alguna explicación al por qué el hombre-lobo estaba tan
ansioso de poner sus manos sobre ella. Había una conexión entre ellos, si sólo él
pudiera descubrirla.
“Deben tener alguna razón.” Él la fulminó con una mirada de advertencia.
“Debes tener algún valor para que Salvatore arriesgue tanto.”
Sorprendentemente, ella no se acobardó o gimoteó bajo su severa mirada.
De hecho, ella ladeó su diminuta barbilla mientras le devolvía su furiosa mirada con
una de las suyas.
“Mira, he tratado de no ser una de esas mujeres histéricas que agitan sus
manos y se desmayan en el momento oportuno, pero si no empiezas a decirme
quién eres y por qué estoy aquí, voy a gritar hasta que consiga algunas respuestas,”
le advirtió ella.
Styx parpadeó. Tal vez debería reconsiderar su acercamiento a la mujer.
Concedido, ella era bastante problemática. Y sin duda estaba aterrorizada. Pero
había un indicio de férrea voluntad que él no había esperado.
“¿Deseas la verdad?,” preguntó él.
“¡Oh, por favor!” Ella hizo rodar sus ojos. “Si sales con algún cliché sobre mí
no siendo capaz de manejar la verdad, voy a gritar de verdad.”
Él no sabía de qué demonios estaba hablando, pero si ella realmente quería
la verdad él estaba dispuesto a dársela.
“Muy bien. El hombre que se acercó a ti la pasada noche era Salvatore
Giuliani.”
Ella alzó sus cejas. “¿Se supone que tengo que conocer el nombre?”
“Él es un líder de la manada.”
Traducido por: Grupo Inferno
24
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Líder de la manada? ¿Quieres decir que él es algún tipo de líder de una
banda?”
“Quiero decir que él es el Rey de los hombres-lobo. Los dos matones, como
tú los llamas, son miembros de su manada.”
Su expresión se quedó en blanco mientras sus dedos se agarraban tan fuerte
a la sábana que sus nudillos se pusieron blancos.
“Vale. Estoy contenta que hayamos aclarado eso,” dijo ella finalmente con
voz cautelosa. “Ahora, si quisieras devolverme mi ropa...”
“Dijiste que querías la verdad.”
“Lo hice.”
Styx suspiró con impaciencia. “Los humanos son siempre tan difíciles. No
creen en nada, incluso cuando la prueba está a su alrededor.”
Ella se escabulló hacia el cabecero, una rígida sonrisa forzada en sus labios.
“Bueno, no somos muy inteligentes. Ahora, hablando de mi ropa...”
Él se sentó suavemente sobre el colchón. No tan cerca que ella pudiera
sentirse amenazada, pero lo bastante cerca para advertirle que no tenía esperanza
de huir.
“Esos hombres eran hombres-lobo, y yo soy un vampiro,” dijo él en un tono
severo.
“¿Y supongo que Frankenstein está esperando al otro lado de la puerta?”
Styx soltó un bajo siseo. Ridículos mitos de Hollywood. Los humanos eran lo
suficientemente tontos sin tener sus mentes podridas con semejante basura.
“Veo que no estarás satisfecha sin pruebas.” Viendo la necesidad de realizar
un espectáculo de exhibición, Styx echó sus labios hacia atrás y permitió que sus
colmillos se alargaran. “Ahí tienes.”
No hubo gritos. Ni desmayos. Ni siquiera un jadeo. En cambio, la irritante
mujer continuaba mirándolo como si él fuera estúpido.
“He visto colmillos antes. Trabajo en un bar gótico. La mitad de nuestros
clientes tienen colmillos de una clase u otra.”
“Podría drenarte para probar mi punto, pero creo que no te gustaría eso,
ángel.” Él extendió la mano cruzando por encima del rígido cuerpo de ella para
Traducido por: Grupo Inferno
25
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
agarrar el cuchillo que se había caído de la bandeja. Era lo suficientemente largo y
mortal para cumplir con su cometido. “Tal vez esto lo hará.”
Ella se arrastró hacia atrás, el miedo llameando en sus ojos. “¿Qué demonios
estás haciendo?,” preguntó ella mientras él se abría la camisa de seda para revelar
su pecho y el marcado tatuaje de un dragón que brillaba a la luz de las velas.
Él no dudó cuando utilizó el cuchillo para cortar a través de la suave piel de
su pecho. Esta vez sí que consiguió un pequeño grito de la mujer cuando ella se
tapó la boca con horror.
“Joder. Estás totalmente chiflado,” jadeó ella.
“Sólo mira,” ordenó él, bajando su mirada para ver como la bronceada piel se
unía de nuevo rápidamente dejando nada más que un fino hilo de sangre.
Su cabeza todavía estaba bajada cuando la sintió moverse, y antes de que
pudiera adivinar su intención, ella había colocado sus dedos suavemente contra su
pecho.
Una sacudida de inoportuna conciencia endureció su cuerpo. Ella apenas
estaba tocándolo, pero el calor de su piel parecía quemar a través de él dejando una
marca de necesidad.
Él quería coger esa mano y pasarla por encima de su cuerpo. Cerrar ese
pequeño espacio y envolverla con tanta fuerza en sus brazos que no pudiera
escapar.
Él no sabía de dónde había venido esta peligrosa atracción, pero estaba
empezando a temer que no iba a ser olvidada fácilmente.
Malditos sean los dioses.
“Asombroso,” murmuró ella finalmente.
Permaneciendo extremadamente quieto, él luchó por evitar que sus
pensamientos vagaran.
“Soy un vampiro. Un verdadero vampiro. No una de esas falsas imitaciones
que frecuentan los clubes góticos y asisten a convenciones anuales.”
Ella apenas parecía oírlo mientras sus dedos seguían atormentando su
pecho.
“Estas curado.”
Traducido por: Grupo Inferno
26
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Sí.”
Ella levantó la cabeza para revelar sus preocupados ojos verdes. “¿Y tu
puedes hacer esto porque eres un vampiro?”
“Muchos demonios poseen la capacidad de curar todas sus heridas, excepto
las más graves.”
“¿Y tienes que ser un demonio para hacer eso?”
Él frunció el ceño. “¿Me crees?”
Ella se humedeció los labios, haciendo a Styx tragarse un gemido. “Creo que
eres algo... sobrenatural. ¿Es ese el término políticamente correcto?”
¿Políticamente correcto? Styx sacudió la cabeza.
La mujer era la criatura más extraña con la que jamás se había tropezado.
“Yo prefiero vampiro, o demonio, si no hay más remedio.” Él la miró con
recelo. “Tú estas... tomándote esto mejor de lo que pensé que lo harías.”
Sus pestañas descendieron para ocultar los expresivos ojos verdes. “Bueno,
yo misma nunca he sido precisamente normal.”
“¿No eres normal? ¿Qué significa eso?,” preguntó él.
“Yo… nada.”
“Dímelo.” Cuando ella se mantuvo obstinadamente en silencio él le tomó el
mentón en la palma de su mano. Él intentaba ser severo. Ella estaba allí para
responder a sus preguntas. Desafortunadamente, su piel era tan suave como seda
caliente y él no podía suprimir totalmente el deseo de acercarse lo suficiente para
oler su aroma a flores. “Dímelo, ángel.”
“Vale.” Ella suspiró antes de levantar su mirada. “Será más fácil mostrártelo.
Dame el cuchillo.”
Él levantó las cejas. ¿Suponía ella que él estaba tan distraído por su frágil
belleza que le permitiría cortarle el cuello?
Concedido, él estaba distraído. Mucho más distraído de lo que había estado
en décadas. Pero no tanto como para morir.
“No me puedes matar con eso,” le advirtió él.
Traducido por: Grupo Inferno
27
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“No pensaba que pudiera.” Su cabeza se inclinó hacia un lado. “¿Supongo
que tiene que ser de la forma habitual?”
“¿Habitual?”
“Ya sabes, ¿la luz del sol o una estaca de madera a través del corazón?”
“O la decapitación.”
Ella hizo una mueca. “Precioso.”
“¿Qué quieres hacer con el cuchillo?”
“No planeo nada casi tan espectacular como tú.” Ella le tendió la mano hasta
que él colocó a regañadientes el cuchillo en la palma de su mano.
Preparado para repeler un ataque inútil, Styx fue superado una vez más
cuando en vez de eso ella agarró el cuchillo y antes de que él pudiera reaccionar se
hizo un pequeño corte en la yema del pulgar.
“¿Estás...?” Sus furiosas palabras se apagaron cuando él vio desvanecerse el
dulce rastro de sangre humana revelando que la herida ya estaba cerrada. El corte
no era profundo, pero ningún mortal podía curar con tanta rapidez. El alzó la vista
para mirarla con inquisitiva curiosidad. “No eres totalmente humana.”
Ella no parecía especialmente satisfecha. Era casi como si hubiera estado
más feliz de ser simplemente otro mortal entre los millones de personas.
“No sé lo que soy. Por lo menos no más allá del hecho de que soy un loco
fenómeno.” Ella se encogió de hombros. “No te puedes imaginar de cuántos
hogares de acogida he sido expulsada después de que vieran mi pequeño truco de
sanación.”
Styx cogió su mano para alzarla hasta su nariz. Él inspiró profundamente,
pero una vez más no pudo detectar nada salvo el aroma de las flores y de la sangre
muy humana.
“¿Tienes algún otro rasgo inusual?”
Ella tiró de su mano para liberarla y se aferró a la manta que había
comenzado a deslizarse de manera tentadora. Pero no antes de que Styx hubiera
sentido el salvaje salto de su pulso.
Él se las arregló para ocultar su sonrisa de satisfacción.
Bien. Un vampiro no debería de estar solo en tan aguda e intensa percepción.
Traducido por: Grupo Inferno
28
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Una buena manera de decirlo,” murmuró ella.
Su mirada recorrió su pequeño rostro en forma de corazón. “Ser un vampiro
me permite aceptar lo que los humanos considerarían extraño.”
“Vampiro.” Ella tuvo un pequeño escalofrío y entonces sus ojos se
entrecerraron bruscamente. “¡Ey, espera!, ¿qué tan extraña crees que soy?”
Él se encogió de hombros. “Todavía no has contestado a mi pregunta. No
puedo decirte nada hasta que no sepa más.”
Ella se mordió el labio inferior antes de reconocer a regañadientes la
sabiduría de sus palabras. “Soy más fuerte y más rápida que la mayoría de la
gente.”
“¿Y?”
“Y... no estoy envejeciendo.”
Eso le sorprendió. “¿Cuál es tu edad?”
“Tengo treinta años, pero se me ve exactamente como cuando tenía los
dieciocho. Podrían ser solamente buenos genes, pero yo no lo creo.”
Styx tuvo que tomarle la palabra. Ella le parecía joven e inocente, pero
siempre era difícil para un vampiro determinar la edad en los humanos. Sin duda
porque el tiempo no tenía ningún significado para los vampiros.
“Debes tener al menos un poco de sangre demoníaca,” reconoció él con el
ceño fruncido. Era extraño que no pudiera detectar ningún indicio de sangre mixta.
Los mestizos rara vez poseían todas las habilidades de sus antepasados demonio,
pero un vampiro todavía podía detectar si ellos no eran exactamente mortales. Le
preocupaba que no pudiera. “¿Qué hay de tus padres?”
El pálido rostro se volvió suave e ilegible. Como si una máscara hubiera caído
en su lugar.
“Nunca los conocí. Fui adoptada cuando era un bebé.”
“¿No tienes familia?”
“No.”
Traducido por: Grupo Inferno
29
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx frunció el ceño. Él no estaba familiarizado con este método de adopción
entre los humanos, pero supuso que debía de tener algo que ver con su sangre
demoníaca.
También supuso que era la razón por la que Salvatore estaba tan decidido a
poner sus manos sobre ella.
Lo que necesitaba era un medio para descubrir exactamente qué tipo de
demonio la había engendrado, y lo que podría significar para los Weres.
El hotel abandonado en el centro sur de Chicago difícilmente era el entorno
para la realeza.
El techo tenía goteras, las ventanas estaban agrietadas, y había un
persistente olor de desechos humanos que era suficiente para revolver el estómago
del hombre-lobo más endurecido.
En el lado positivo, las ratas mutantes habían desaparecido sólo unos días
después de su llegada, y los pocos humanos que estaban lo bastante desesperados
como para buscar refugio entre las ruinas, fueron espantados fácilmente por los
‘perros salvajes’ que vagaban por los estrechos pasillos.
Tenían su privacidad garantizada, si no su comodidad.
Tomando la mayor de las habitaciones como la suya, Salvatore Giuliani había
movido el pesado escritorio junto a la ventana que daba a la calle principal. El glacial
aire que logró colarse a través de los agrietados cristales no le molestaba
especialmente, y él era un lobo que vigilaba cuidadosamente su espalda. A nadie se
le permitiría acercarse sigilosamente a él.
Un gran plano con las calles de Chicago estaba clavado a la pared de
enfrente, y más a mano él tenía un estante de madera que contenía una gran
cantidad de escopetas, pistolas y mortales cuchillos. Esparcidas a lo largo de la
mesa había una docena de fotos de Darcy Smith.
Él era un hombre con una misión. Una misión que llevaría a cabo sin importar
cuántos lobos, humanos, o vampiros tuvieran que morir.
Traducido por: Grupo Inferno
30
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Acariciando inconscientemente su mano sobre una foto de Darcy caminando
por la calle con una leve sonrisa en sus carnosos labios, Salvatore levantó la cabeza
bruscamente cuando captó el olor de un callejero14 aproximándose.
En el mundo de los hombres-lobo los callejeros eran Weres inferiores. Eran
cambia-formas que antes habían sido humanos pero habían sido transformados por
el mordisco de un hombre-lobo. Los Pura-Sangre, por otra parte, eran Weres que
habían nacido de dos Weres. Ellos poseían habilidades mucho más allá de los
meros callejeros. Más rápidos, más fuertes, más inteligentes. También eran capaces
de controlar su cambio a menos que fuera luna llena.
Lamentablemente, ahora los Pura-Sangre eran demasiados raros, e incluso
los callejeros eran más difíciles de crear.
El veneno que transformaba a un humano en un Were era mortal para la
mayoría de ellos, y sólo un puñado lograba sobrevivir. Durante los últimos cien
años, incluso ese puñado había disminuido hasta detenerse. Hacía más de veinte
años desde que el último callejero había sobrevivido.
Algo tenía que hacerse antes de que los Weres desaparecieran por completo.
Era por eso que Salvatore había sido enviado a los Estados Unidos desde
Roma. Era su deber asegurarse de que los Weres no se extinguieran. Y una parte
de ese plan dependía de Darcy Smith.
Tenía que poner sus manos sobre ella. Y pronto.
La puerta se abrió y el callejero que él había olido entró en la habitación.
Ella era una visión impresionante. Alta y ágilmente musculosa, poseía un
cabello negro que caía en una lisa cortina hasta la cintura y unos rasgos orientales
que le añadían una exótica belleza. En ese momento ella estaba vestida con nada
más que una fina bata de seda color carmesí que le llegaba a la mitad del muslo,
revelando la delgada longitud de sus piernas.
Desde su llegada a los Estados Unidos ella había compartido su cama.
¿Y por qué no?
Ella era hermosa, apasionada, y un animal debajo de las sábanas. Él se
había despertado más de una vez cubierto de profundos arañazos y marcas de
mordisco.
14
NdT: en el original emplea el término ‘cur’ que viene a ser un ‘perro sin raza’ o un ‘perro de la
calle’, pero sin las connotaciones negativas que podría tener ‘chucho’. Lo hemos adaptado lo mejor
posible.
Traducido por: Grupo Inferno
31
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Sin embargo, él estaba empezando a cansarse de su compañía. A pesar de
todos sus encantos, ella no sentía aprecio por la pesada carga de responsabilidad
que él soportaba, y había una creciente posesividad en ella que él encontraba
irritante.
Él no pertenecería a ningún callejero. Él era un Pura-Sangre. Él no aceptaría
nada menos en su compañera.
Dándole una sacudida a su cabello, Jade cruzó la habitación con una fluida
gracia antes de detenerse en frente de su escritorio.
Ella no hizo una reverencia. Un hecho que Salvatore notó silenciosamente. El
callejero estaba cada vez más cómoda en su presencia. Tal vez era el momento de
recordarla quién era él.
“Hess ha regresado, mi señor,” ronroneó ella con una voz que haría que
cualquier hombre pensara en el sexo.
Por supuesto, sólo con tenerla en la misma habitación ya era suficiente para
hacer que un hombre pensara en sexo. Era un poder que ella acostumbraba a
utilizar para su máximo provecho.
Él se recostó en su asiento. “Hazle pasar.”
Ella permitió que su mirada paseara sobre sus delgadas y oscuras facciones
y cabello negro; el cual estaba recogido y alisado en una coleta, antes de que
descendiera hasta su duro cuerpo, cubierto por un traje de seda.
Una hambrienta y depredadora sonrisa curvó sus labios. “Pareces tenso. Tal
vez deberíamos dejar que Hess espere fuera y yo te podría ayudar a relajarte.” Con
un ensayado movimiento, ella abrió de un tirón la bata y permitió que se deslizara
por su cuerpo desnudo. “Ya sabes, aliviar algunos de esos nudos.”
El cuerpo de Salvatore reaccionó. Demonios, una mujer desnuda era una
mujer desnuda. Pero su expresión nunca se alteró mientras hacía un pequeño
encogimiento de hombros.
“Tentador, pero me temo que no tengo tiempo para distracciones. No importa
cuán hermosas sean.”
“No tengo tiempo, no tengo tiempo, no tengo tiempo,” dijo ella apretando los
dientes, su pasión rápidamente transformada en rabia. Ella no era una mujer que
aceptara bien el rechazo. De hecho, el último hombre que declinó sus avances
ahora estaba en fondo del Río Mississippi.
Traducido por: Grupo Inferno
32
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Estoy harta de esas palabras. ¿Qué clase de hombre no tiene tiempo para
mí?”
Salvatore entrecerró su mirada. “Uno que tiene asuntos más importantes que
considerar. Yo soy vuestro líder, y eso significa que debo anteponer el bien de la
manada antes que mi propio placer.”
Su expresión se volvió petulante. “¿Realmente es eso por lo qué me
rechazas?”
“¿Qué otra razón podría tener?”
Jade alargó la mano para hincar una pulida uña roja en una foto sobre su
escritorio. “Ella.”
Salvatore se puso en pie, el aire a su alrededor vibrando con el peligro.
“Vístete y sal de aquí, Jade.”
“Es esa... humana, ¿no?”
“Yo no respondo ante los callejeros,” gruñó él. “Soy vuestro Rey, y tú
deberías recordarlo.”
Enfurecida más allá del sentido común, ella ignoró la advertencia en su voz.
“¿Qué pasa con ella? Has cambiado desde que estás tras su pista. Estás
obsesionado con ella. Es repugnante.”
Salvatore apretó las manos a los lados. Él podría arrancarle la garganta antes
de que ella pudiera siquiera moverse, pero se resistió a la tentación. A diferencia de
los callejeros, él poseía completo control sobre sus instintos básicos. No necesitaba
el inconveniente de arrojar un cadáver en el centro de Chicago.
“No voy a decírtelo otra vez. Vístete y sal de aquí.”
Un inicio de gruñido había entrado en su voz. Era suficiente para advertir a
Jade de que ella había empujado el asunto tan lejos como podía. Con un puchero,
ella se agachó para recoger su bata y la envolvió bruscamente alrededor de su
cuerpo.
Caminando con furia hacia la puerta, ella se detuvo el tiempo suficiente para
dispararle una venenosa mirada.
“Puede que sea un callejero, pero al menos yo no jadeo por los humanos,” le
acusó ella mientras salía volando a través de la puerta.
Traducido por: Grupo Inferno
33
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Salvatore observó su salida con un ligero ceño fruncido. La mujer se estaba
convirtiendo en una molestia. Mañana tendría que enviarla a su manada de
Missouri. Su segundo al mando poseía unas habilidades únicas para castigar a
indomables callejeros.
Con la decisión tomada, esperó mientras Hess; un alto y corpulento callejero,
entraba en la habitación y ofrecía una profunda reverencia.
Aunque Hess era parte de su guardia personal, y lo bastante alto como para
detener veloces balas y saltar sobre altos edificios, él mantuvo la debida y correcta
deferencia hacia su líder.
Moviéndose hacia el escritorio, el callejero ondeó sus abultados músculos
que amenazaban con desgarrar su camiseta negra y sus pantalones vaqueros. No
era fácil encontrar ropa lo bastante grande como para cubrir a una pequeña
montaña.
“Mi señor,” retumbó él en un tono bajo.
“¿Seguisteis el rastro?,” preguntó Salvatore.
“Sí.” El hombre hizo una mueca, su cabeza calva brillando con la luz de las
velas. “La perdimos justo al norte de la ciudad.”
“Norte.” Salvatore jugueteó distraídamente con el anillo de sello de oro en su
dedo. “Así que el vampiro no ha regresado a su guarida. Interesante.”
“A menos que él tuviese la intención de dar la vuelta después de perdernos,”
puntualizó Hess.
“Una posibilidad, pero dudosa. Styx aún no nos teme. Si estuviera regresando
a su guarida, ya lo habría hecho y nos hubiera desafiado a rescatar a la mujer.”
Hess soltó un gruñido revelando sus alargados dientes. Los Were odiaban a
los vampiros con pasión.
“¿Por qué estaba él en el bar?”
“¿Esa es la pregunta, no?,” contestó Salvatore.
“¿Cree que tenemos un soplón?” Los ojos azules de Hess comenzaron a
resplandecer con una peligrosa luz. Como callejero, él era incapaz de controlar su
cambio cuando perdía los estribos. “No por mucho tiempo. Siempre me ha gustado
el sabor de traidor a la tártara15.”
15
Tártara: receta en la que la carne se sirve cruda.
Traducido por: Grupo Inferno
34
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Permanece bajo control,” dijo Salvatore bruscamente. “No tenemos pruebas
de que haya un espía entre nosotros, y no tendré a la manada volviéndose unos
contra otros debido a falsos rumores y sospechas. No cuando estamos tan cerca. Si
hay un espía, yo trataré con el traidor. ¿Entendido?”
Pasó un momento mientras Hess luchaba contra sus instintos, y luego, con
un estremecimiento, el fulgor comenzó a desvanecerse.
“Usted es el jefe.”
Rodeando el escritorio, Salvatore se movió hacia el mapa de la pared. Él hizo
un gesto impaciente hacia Hess.
“Ven y muéstrame precisamente dónde perdisteis el rastro.”
Uniéndose a su líder, el callejero apuntó hacia un pequeño punto al norte de
la ciudad. “Fue justo al pasar de aquí.”
“Así que él definitivamente estaba dirigiéndose fuera de la ciudad. ¿Tenía a
sus Cuervos con él?”
“Sí.”
“Debe tener otra guarida,” concluyó Salvatore. “Hace demasiado frío para
dejar a un humano expuesto a tales elementos durante mucho tiempo. Toma a tus
mejores exploradores y comienza a buscar su rastro. No pueden permanecer
escondidos para siempre.”
Hess titubeó. Casi como si un auténtico pensamiento hubiera conseguido
penetrar en su grueso cráneo.
“¿Mi Señor?”
“¿Sí?”
“Usted aún no nos ha dicho qué es tan importante sobre este humano.”
Salvatore alzó una ceja. “Ni tengo la intención de hacerlo. No hasta que me
convenga hacerlo. ¿Es eso un problema?”
La tosca cara palideció. “No, claro que no. Es solo que hay algunos en la
manada que no están muy cómodos en la ciudad. Ellos se preguntan cuándo
regresaremos a nuestro territorio de caza.”
“¿Territorio de caza?” Con un gruñido, Salvatore caminó hasta el centro de la
habitación. Aún antes de venir a América él había escuchado sobre el tratado de los
Weres con los vampiros, pero realmente no había creído que ellos hubieran
soportando ser nada más que bestias encadenadas. No hasta que él lo había visto
con sus propios ojos. “¿Así es como llamáis a ese patético trozo de tierra donde los
vampiros nos mantienen enjaulados?”
Hess se encogió de hombros. Él era un callejero. Él no poseía la fuerza para
luchar de cara contra los vampiros, y se había visto forzado a contentarse con
cualquier cosa que ellos quisieran darles.
“Es lo bastante privado para que podamos cambiar y cazar cada vez que
queremos. Es más de lo que podemos hacer aquí.”
“Es una prisión que está siendo utilizada para exterminarnos lentamente,” dijo
Salvatore ásperamente, su andar llevándole hacia su pequeño arsenal contra la
pared. “Con cada año que pasa hay cada vez menos de nosotros. Muy pronto
nuestra raza desaparecerá del mundo y los vampiros celebrarán nuestro
fallecimiento.”
“¿Y cómo se supone que ayuda el haber venido a Chicago?,” se quejó Hess.
“Los humanos siguen muriendo cuando son mordidos. No hemos encontrado
ninguno que sobreviviera.”
Salvatore se tensó. “Te dije que mantuvieras bajo control a los callejeros. No
quiero atraer la atención sobre nosotros.”
Él escuchó a Hess arrastrar los pies. “Usted los mantiene encerrados en este
edificio noche tras noche. Algunas veces el instinto simplemente asume el control.”
Salvatore giró sobre sí mismo ballesta en mano. Él apuntó la flecha cargada
directamente a la cabeza de su invitado.
“¿Instinto? Si este incontrolable instinto pone en peligro mis planes o trae
problemas al resto de la manada, el callejero responsable morirá por mi mano. Y tú
irás a su tumba con él. ¿Está claro?”
En un parpadeo el callejero estaba de rodillas, su cabeza presionando el
suelo de madera. “Sí, Su Majestad.”
“Bien.” Salvatore lanzó la ballesta sobre el escritorio. Él no habría necesitado
el arma para matar al hombre. Era más un… efecto visual que le ayudó a marcar su
punto. “Ahora reúne a los hombres y empieza a rastrear a la mujer. Cuanto antes la
encontremos más pronto nos iremos de aquí.”
“Por supuesto.”
Hess permaneció de rodillas mientras retrocedía gateando hacia la puerta y la
cerraba tras él. Salvatore esperó hasta que escuchó el sonido de pasos corriendo
antes de coger el móvil de su bolsillo.
Pulsó la marcación rápida y esperó hasta escuchar el sonido de una familiar
voz femenina.
“Soy yo,” murmuró él, su voz suave e ilegible. “No, ella consiguió escapar,
pero tengo a los exploradores rastreándola. Ella no me eludirá por más tiempo.
Tienes mi palabra de que pronto estará en casa, donde pertenece.”



_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:19 am

Capítulo 3
Sin duda Darcy estaba alucinando.
Ella se había despertado alucinada al descubrirse en un extraño dormitorio
con un hombre alto y extremadamente guapo suspendido sobre ella. Había estado
aún más alucinada cuando él había empezado a acribillarla con preguntas como si
estuvieran en una cita rápida16. Y súper alucinada cuando él había comenzado a
cortarse a sí mismo balbuceando acerca de ser un vampiro.
Pero estar alucinada no detuvo una pequeña e innegable oleada de alivio que
calentó su corazón.
¿Cuántos años se había preocupado y obsesionado con el conocimiento de
que había algo diferente en ella? ¿Con qué frecuencia se había alejado de los
demás por miedo a que pudieran descubrir sus secretos ocultos y la trataran como a
una especie de monstruo?
Crecer en casas de acogida le había enseñado que las personas no
confiaban en nada que se desviara de lo normal. No importa el buen corazón de
aquellos que se preocuparon por ella, no podían aceptar sus rarezas. Tenían miedo
de lo que no entendían, y ninguno de ellos quería que ella permaneciera bajo su
techo.
Ella había sido lanzada a través de veinte hogares en dieciséis años. Al final
había decidido que las calles eran preferibles. No importa lo duro que fuera
sobrevivir, era mejor que ver como alguien a quien había llegado a querer la miraba
con horror.
Ahora por fin había encontrado a alguien que era tan extraño como ella.
Concedido, él pensaba que era un vampiro, y por supuesto, él la había
secuestrado groseramente, pero había algo extrañamente consolador en saber que
no estaba tan completamente sola como había pensado.
16
Cita rápida: evento en el que un grupo de personas de ambos sexos realizan ‘citas’ de 3 minutos
de duración en las que deben darse a conocer lo máximo posible el uno del otro antes de cambiar de
pareja.
Traducido por: Grupo Inferno
38
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Frío consuelo.
Las palabras susurraron a través de su mente y se vio obligada a reprimir una
risa casi histérica.
Frío y muerto consuelo.
Darcy levantó la cabeza para mirar fijamente a su captor. Él se había
levantado de la cama y estaba tan inmóvil que podría haber sido un maniquí.
Por supuesto, su inmovilidad no era la única cosa antinatural en él.
El delgado rostro era demasiado perfecto. La frente ancha, los hundidos ojos
negros rodeados por gruesas pestañas, los labios sensualmente curvados, los
cincelados pómulos y la noble fuerza de su nariz. Le recordaban a una pulida
máscara azteca. Ciertamente, ningún humano alguna vez había sido tan bello.
¿Y qué hombre que no fuera un acérrimo levantador de pesas o adicto a los
esteroides podría tener ese cuerpo?
Eso sin mencionar el cabello negro-azulado que estaba elaboradamente
trenzado con adornos de bronce y turquesas, y caía más allá de su cintura.
Era una fantasía exótica. Justo lo que una mujer podría esperar de un
vampiro.
O de un loco furioso.
Lo que sea.
Darcy apretó los dedos en la manta y se tragó el nudo de la garganta. Ella no
tenía ni idea de lo que pasaba por su mente mientras la miraba fijamente con esa
desconcertante intensidad.
Y para ser honesta, estaba… sip, poniéndola de los nervios.
“No me has dicho por qué estoy aquí,” le acusó ella. “O incluso tu nombre.”
Él parpadeó. Como si se despertara de un profundo sueño.
“Styx.”
“¿Styx? ¿Tu nombre es Styx17?”
Styx: nombre en inglés del Río Estigia, el cuál limitaba la Tierra con el Hades (el mundo de los
muertos) en la mitología griega. Para pasar al otro lado era necesario pagar un tributo al barquero
(Karonte), en caso contrario tu alma vagaría en sus aguas por toda la eternidad.
17
Traducido por: Grupo Inferno
39
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Sí.”
Darcy hizo una mueca. No era un nombre que inspirara confusos y cálidos
sentimientos. Pero por supuesto, él no era realmente un hombre que inspirase nada
confuso.
Ahora, caliente… Ohhhhh.
Él era intensa, aterradora y malvadamente apuesto.
Demasiado apuesto con su desabrochada camisa agitándose abierta para
revelar la perfección de su suave y ancho pecho, y el extraño tatuaje de un dragón
que brilló con una extraña cualidad metálica.
Diablos, probablemente era lo mejor el que él ya no estuviese en la cama con
ella.
Era difícil tener novios cuando estabas preocupándote continuamente sobre
lastimarlos accidentalmente. O como mínimo de revelar que no eras completamente
normal.
Normalmente eso no le molestaba. Ella mantenía su vida lo suficientemente
ocupada para no necesitar que alguien más le diera algún sentido. Pero había veces
cuando ella estaba próxima a un hombre que su olor y su toque le recordaban
claramente lo que se estaba perdiendo.
“¿Por qué me secuestraste?,” preguntó ella.
Styx alzó su hombro. “Debo saber que quieren los Weres de ti.”
“¿Por qué?”
Pasó un latido y Darcy pensó que él podría negarse a contestar su pregunta.
Un verdadero problema pues ella no se imaginaba ni por un momento que le
pudiera obligar. Él podría afirmar que ella tenía sangre de demonio, pero no era lo
suficientemente demoníaca como para enfrentarse a un vampiro.
Eso lo sabía muy bien.
A final él soltó un suspiro y encontró su fija mirada. “Me han estado creando
dificultades.”
Mmmm. Eso parecía… suicida.
“¿Tú estás a cargo de los Weres?”
Traducido por: Grupo Inferno
40
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Su expresión era fría, lejana. No diciendo nada.
“Ellos deben rendirme cuentas.”
“¿Son tus empleados?”
“¿Empleados?” La palabra sonó torpe en su lengua. “No. Me deben su
vasallaje.”
“Vasallaje. ¿Quieres decir como los siervos?” Darcy soltó una corta risa.
“¿Eso no es un poco medieval?”
Un indicio de impaciencia tocó sus bellas facciones. “Los Weres están bajo
las leyes de los vampiros, y como el líder de los vampiros ellos deben obedecerme.”
Ella parpadeó. Si él estaba chiflado, al menos se aseguraba en ser el jefe
lunático. Un loco con ambición.
“Entonces tú eres, ¿qué? ¿El Rey de los vampiros?”
“Soy el maestro, el Anasso,” replicó él con un ligero orgullo.
Darcy sintió sus labios temblar. Ella no podía evitarlo. Había algo acerca de
tal pura y absoluta arrogancia que siempre le pareció divertido.
Por supuesto, la mayoría de las cosas de la vida le parecían graciosas.
Ella había descubierto hace mucho tiempo que si no se reía del mundo y
todas sus insensateces, entonces se ahogaría en la amargura.
“Caray.” Ella ensanchó sus ojos. “Sr. Mandamás.”
Su expresión permaneció ilegible, pero los oscuros ojos parecieron brillar
intermitentemente con... algo.
“¿Sr. Mandamás? ¿Ese es un término humano para líder?”
Darcy frunció el ceño. “Tú no sales mucho por el mundo, ¿verdad?”
Styx se encogió de hombros. “Más de lo que desearía.”
“En realidad, realmente no importa.” Ella dio una leve sacudida con la cabeza.
Se alegró de no ser del tipo histérico, pero por otro lado probablemente no era la
cosa más inteligente sentarse aquí charlando con el Rey de los vampiros. O un
demente lunático. Cualquiera que fuera el caso. “Te he dicho que no sé nada de
Traducido por: Grupo Inferno
41
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
este Salvatore. Y desde luego no sé nada sobre hombres-lobo. Ni siquiera creo en
ellos. Ahora bien, si no te importa, realmente necesito volver a casa.”
“Me temo que no puedo permitir eso.”
Ella se quedó sin aliento ante la dura negativa. “¿Qué quieres decir?”
“Salvatore ha hecho un gran esfuerzo por seguirte la pista.”
“Te he dicho que no puedo ayudarte. No tengo ni idea de por qué está
siguiéndome.”
“Quizás no, pero tu presencia todavía resultará ser un beneficio.”
“¿Qué se supone que significa eso?”
Su mirada se mantuvo firme. “Creo que Salvatore te quiere lo suficiente como
para negociar tu liberación.”
Estúpidamente, le tomó un momento a Darcy entender lo que él pretendía.
Tal vez porque ella no lo había visto venir. O, más probablemente, porque ella no
quería creer que él realmente sería tan insensible.
Ella prefería pensar lo mejor de las personas. Aun si daba la casualidad de
que fueran monstruos chupa-sangre.
Imagínate.
“Tú…” Ella lamió sus labios, sin perderse el modo en que su mirada observó
el movimiento con una oscura intensidad.
Desafortunadamente, ella no estaba segura de si él estaba pensando en sexo
o en la cena. “¿Tienes la intención de retenerme en contra de mi voluntad y luego
negociar para entregarme a los Weres?”
“Sí.”
Dolorosamente contundente.
“¿A pesar de que no sabes lo que él quiere de mí?,” le acusó ella con el ceño
fruncido. “Él podría querer sacrificarme para algún horrible ritual. O podría haber
decidido que sería una sabrosa comida.”
Styx giró para caminar con inquietud hacia la ventana, a continuación, apartó
las pesadas contraventanas para revelar que la noche ya había caído. Por
Traducido por: Grupo Inferno
42
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
supuesto; era Diciembre en Illinois. El sol apenas se levantaba antes de caer de
nuevo.
Aunque, ¿cuánto tiempo había estado durmiendo?
“Salvatore no necesitaría hacer tal esfuerzo por un simple sacrificio, o incluso
por una comida,” dijo él finalmente en un tono bajo. “Creo que él te quiere viva.”
“¿Tú crees?” Darcy hizo un ruido grosero. Karma o no, ella no iba a permitir
que la entregaran dócilmente a un hombre-lobo (si es que era realmente un hombre-
lobo) sin una discusión. “No puedo decirte lo reconfortante que es eso. Mi pequeña
vida podría no ser importante para ti, pero te aseguro que es muy importante para
mí.” Ella agarró una almohada y la arrojó contra su espalda. Con una velocidad
imposible, él se volvió y cogió la almohada antes de que pudiera tocarle. Su
garganta se secó. Oh sí, él era algo más que humano. “Por favor,” susurró ella.
“Quiero ir a casa.”
Sus cejas se juntaron, casi como si él estuviera molesto por su ligera súplica.
“Darcy, no sería seguro. Si dejas esta finca, los Weres te habrán capturado antes de
que puedas regresar a tu casa. Es sólo mi protección lo que…”
La oscura advertencia se cortó cuando el sonido de una aguda y autoritaria
voz flotó a través de la puerta. Era una voz que tenía un fuerte acento y una buena
dosis de desdén francés.
“Fuera de mi camino imbéciles. ¿No podéis ver que estoy aquí para socorrer
a la prisionera?”
Styx miró fijamente hacia la puerta con una expresión de incredulidad.
Madre mía, ¿qué era lo que se avecinaba que podía sorprender al maestro
de todos los vampiros?
“¡Por los dioses!, ¿qué está haciendo él aquí?,” jadeó Styx.
“¿Quién es?,” preguntó ella.
“Levet.” Su mirada se desplazó de nuevo a ella. “Prepárate, ángel.”
Ella tiró de la manta hasta la nariz. Como si eso pudiera protegerla de algún
modo. “¿Es peligroso?”
“Sólo para tu cordura.”
¿Cordura?
Traducido por: Grupo Inferno
43
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Es humano?”
“No, es una gárgola.”
El corazón dio un brusco apretón. Vampiros, hombres-lobo, y ahora,
¿gárgolas?
“Una... ¿Qué?”
“No temas. Él no es en absoluto la aterradora bestia que tú esperarías.
Difícilmente se le puede llamar demonio siquiera.”
Ella no sabía que se suponía que significaba eso. Bueno, no hasta que la
puerta se abrió y una criatura pequeña y gris entró en la habitación llevando una
gran bandeja.
Él sin duda poseía rasgos grotescos, con pequeños cuernos y una larga cola
sacudiéndose detrás de él. Pero él no podía tener más de 90 cm. de altura, y las
alas de su espalda eran delicadamente finas y bellamente decoradas con vivos
colores.
Moviéndose a través de la habitación, él le lanzó un sonoro resoplido al
ceñudo vampiro. “Por fin. No quiero criticar a tu personal, Styx, pero creo que a esos
chicos les falta un hervor, si sabes a lo que me refiero. Intentaron detenerme. Moi18.”
Styx rodeó la cama para mirar hacia abajo al pequeño demonio. “Yo pedí no
ser molestado. Ellos tan sólo están siguiendo mis órdenes.”
“¿Molestado? Como si yo pudiera ser una molestia.” Levet volvió la cabeza
hacia la silenciosa Darcy. Una punzada de asombro corrió a través de ella. Detrás
de esos ojos grises ella podía detectar un alma cándida. Ella nunca se equivocaba.
“Ah, ella es tan hermosa como Viper afirmaba. Y tan joven.” La gárgola chasqueó su
lengua mientras se acercaba a la cama y colocaba la bandeja cerca de ella.
“Deberías avergonzarte de ti mismo, Styx. Aquí tienes, mignon19. Una ensalada
fresca y fruta.”
Su estómago retumbó en gratitud. Ella se estaba muriendo de hambre y la
comida se veía perfecta.
“Gracias.” Ella le dedicó una sonrisa mientras alargaba el brazo a por un
pedazo de manzana.
18
19
En francés en el original – Traducción: ‘A mí’
En francés en el original – Traducción: ‘Preciosa / Monada’
Traducido por: Grupo Inferno
44
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Su propia sonrisa reveló varias filas de puntiagudos dientes, pero no hubo
nada excepto elegante gracia mientras él le hizo una teatral reverencia.
“Permite que me presente, ya que nuestro anfitrión tiene los modales de un
hongo. Soy Levet. ¿Y tú eres Darcy Smith?”
“Sí.”
“He sido enviado por mi querida amiga Shay para asegurarse de que te
sientes cómoda. Obviamente ella está lo suficientemente familiarizada con nuestro
severo compañero para darse cuenta de que necesitarías algo de consuelo.” Él
levantó una nudosa mano. “No es que yo sea una especie de comité de bienvenida,
entiendes. Tengo muchas tareas muy importantes que me he visto obligado a dejar
de lado para venir en tu ayuda.”
Ella parpadeó, no del todo segura sobre qué pensar del demonio. Él no
parecía peligroso, pero tampoco había pensado que Styx era de los que la echarían
a los lobos.
Muy literalmente.
“Eso fue muy amable,” dijo ella con cautela.
La gárgola estaba intentando en vano parecer modesto cuando el vampiro se
movió hasta detenerse directamente a su lado. El movimiento había sido tan rápido
que Darcy no había sido capaz de seguirlo.
¡Caray!
“Levet,” gruñó Styx en advertencia.
“Non20, non. No me des las gracias. Bueno, no a menos que sea en forma de
efectivo.” Él soltó un profundo suspiro. “No te puedes creer lo difícil que es para una
gárgola ganarse la vida dignamente en este pueblo.”
El bronceado rostro era distante. “No tengo ninguna intención de darte las
gracias. De hecho, darte las gracias es la última cosa en mi mente.”
Sorprendentemente, la gárgola le respondió con una pedorreta. “No seas
como un viejo cascarrabias. Tienes a la pobre chica aterrorizada.”
“Ella no está aterrorizada.”
20
En francés en el original – Traducción: ‘No’
Traducido por: Grupo Inferno
45
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy inclinó la barbilla. Ella se condenaría si dejaba al vampiro hablar por
ella.
“Sí, lo estoy.”
“Ha. ¿Lo ves?” Levet sonrió con suficiencia hacia Styx antes de volver su
atención a Darcy. “Ahora tan sólo termina tu cena en paz. No permitiré que el
vampiro malo te haga daño.”
“Levet.” Styx alargó la mano hacia abajo para agarrar a la gárgola por el
hombro.
Ya fuera para sacudirlo o arrojarlo por la ventana, Darcy no pudo adivinarlo.
“Ay.” Levet dio un brusco paso hacia atrás. “Las alas. No toques las alas.”
Styx cerró brevemente los ojos. Tal vez para contar hasta cien. “Ya veo que
deberé tener unas palabras con Viper,” dijo él entre dientes, girando sobre sus
talones y dirigiéndose hacia la puerta.
“Hazlo, mon ami21,” recomendó Levet. “Oh, y cuando hables con esa
encantadora ama de llaves, dile por favor que no necesita preocuparse por mi cena.
Yo prefiero cazarla por mí mismo.”
El vampiro se detuvo en la puerta, su oscura mirada grabada sobre el pálido
rostro de Darcy. “¿No lo hacemos todos?”
Styx había conseguido rastrear a Viper hasta otro de sus exclusivos clubes.
Este estaba cerca de Rockport y atendía a aquellos demonios que preferían el
violento deporte de la lucha en jaulas en lugar del juego o el sexo.
Ignorando a dos demonios que estaban golpeándose el uno al otro hasta
crear una masa sanguinolenta, y a la multitud que los animaba con una espantosa
furia, él se abrió paso hasta la oficina de atrás.
Como esperaba, descubrió a Viper sentado detrás de un pesado escritorio de
caoba mirando a través de una pila de papeles.
21
En francés en el original – Traducción: ‘Amigo mío’
Traducido por: Grupo Inferno
46
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
El vampiro de cabello plateado se puso en pie cuando Styx entró en la
habitación y cerró la puerta.
“Styx, no te esperaba esta noche. ¿Tu huésped se ha marchado tan pronto?”
Styx entrecerró su mirada, su expresión fría. “¿A qué huésped te estás
refiriendo? ¿A la mujer que me vi obligado a capturar con la esperanza de evitar una
sangrienta guerra con los Weres, o a la pequeña y molesta gárgola que es muy
probable que me fuerce a realizar un asesinato?”
Viper alzó una ceja, no consiguiendo del todo ocultar su diversión. “Ah,
¿entonces ya llegó Levet?”
“Llegó. Ahora quiero que se vaya.”
Apoyado contra el escritorio, el vampiro más joven cruzó los brazos sobre el
pecho. “No es que yo no sienta tu sufrimiento, viejo amigo, pero me temo que no
tengo nada que ver con el envío de Levet. Fue Shay quien insistió en que tu invitada
necesitaría algún tipo de compañía. Ella está plenamente convencida de que harás
a la pobre chica desdichada.”
Styx se tensó. Por los dioses, él había tratado a Darcy con un cuidado
exquisito. ¿No se había asegurado que tuviera las comodidades que necesitaba?
¿No había respondido a sus preguntas?
Y a pesar de todas las tentaciones, ¿no se había negado el feroz impulso de
unirse a ella en la cama y hundirse en su calor?
Una tentación que consiguió seguir atormentándole a pesar de los kilómetros
entre ellos.
“Le ofrecí no herirla,” dijo él en un tono de advertencia.
Viper se encogió de hombros. “Bueno, en defensa de Shay, me torturaste con
bastante brutalidad la última vez que te visité y tuviste toda la intención de
entregarla como sacrificio. Ella podría estar un poco predispuesta.”
Styx se negó a disculparse. Él sólo había estado haciendo lo que creía que
era su deber para evitar que los vampiros se destruyeran. Y al final, se había visto
obligado a traicionar su propio sentido de lealtad para ayudar a Viper.
“También me interpuse entre tú y un ataque mortal,” le recordó él en un frío
tono.
Viper suspiró. “¿Por qué la gente sigue diciendo que ellos me salvaron la
vida?”
Traducido por: Grupo Inferno
47
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Sin duda porque es la verdad.”
“Está bien.” El vampiro más joven alzó las manos. “Tal vez –y subrayo el tal
vez– recibieras por lo menos un fuerte golpe dirigido a mí, pero eso no te hace
Martha Stewart22.”
Styx parpadeó con confusión. “¿Quién?”
“Buenos Dioses, realmente estás fuera de onda. Estoy tratando de señalar
que tienes poca experiencia en tratar con los humanos. Especialmente con las
mujeres humanas.”
Styx se encontró apretando los dientes. No importa lo buenas que pudieran
ser sus intenciones, nadie estaba autorizado a inmiscuirse en su relación con Darcy
Smith.
No sabía por qué. Sólo sabía que era una regla absoluta.
“La chica no corre peligro conmigo.” Su mirada se entrecerró. “E incluso si lo
estuviera, la gárgola difícilmente podría detenerme de hacerle daño.”
“Creo que Shay espera que Levet pueda proporcionar más una… presencia
confortable. No puede ser fácil para la mujer ser secuestrada por un vampiro.” Viper
le lanzó una intencionada mirada. “En particular un vampiro que ha pasado los
últimos cinco siglos casi en aislamiento. Tus habilidades con la gente están
oxidadas, viejo amigo.”
“¿Y ella piensa que Levet es un consuelo?,” preguntó Styx. “Lo más probable
es que la gárgola lleve a la pobre mujer a la locura y yo tenga que tomar medidas
para salvar su cordura.”
Viper se enderezó de la mesa, su expresión dura. “En realidad, Shay está
muy encariñada a la pequeña bestia, y me lo tomaría muy mal si algo horrible fuera
a sucederle.”
El peligro hormigueo en el aire.
“¿Me estás amenazando?”
Viper ignoró el filo letal en la voz de Styx. “Te estoy ofreciendo un consejo
amistoso.” Con un suave movimiento, Viper cruzó hacia un refrigerador empotrado y
sacó dos bolsas de sangre. Después de calentar las bolsas en un microondas, vertió
22
Martha Stewart: presentadora de un programa de cocina, jardinería y decoración. Icono de la vida
doméstica estadounidense.
Traducido por: Grupo Inferno
48
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
la sangre en copas de cristal y le dio una a Styx. “Ahora, mientras estás aquí, ¿por
qué no me cuentas algo de esta mujer? ¿Has descubierto por qué ella es tan
importante para los Weres?”
Styx drenó la sangre antes de dejar a un lado la copa. Habían pasado horas
desde que se había alimentado. Tendría que tener más cuidado si iba a tener un
humano bajo su techo. Poseía un control extremo, pero Darcy representaba más
que una tentación.
“No he descubierto nada más que el hecho de que ella no es una mujer,”
confesó él.
Viper hizo un sonido ahogado de sorpresa mientras se apresuraba a dejar a
un lado su propia copa.
“No es una mujer. No me digas que ella es en realidad él.”
A Styx le tomó un tiempo comprender las palabras de Viper. No es que él
estuviera sorprendido por la implicación. Había vivido durante más de un milenio.
Pocas cosas podían sorprenderlo.
“No, por supuesto que no. Ella es… decididamente femenina, pero no del
todo humana.”
“¿Qué es ella?”
Styx dio una sacudida impaciente con la cabeza. Le molestaba admitir que no
podía resolver el misterio de la sangre de Darcy.
Él era un vampiro, por amor de Dios.
La sangre era su especialidad.
“No lo sé. Ella huele a humano, y ciertamente se comporta como un humano,
pero posee rasgos de demonio.”
La expresión de Viper era de curiosidad. “¿Qué tipo de rasgos?”
“Ella se cura demasiado rápido para un mortal y ha dejado de envejecer en la
pubertad. También dice que es más rápida y más fuerte que la mayoría de los
humanos.”
“Ciertamente suena como sangre demoníaca.” Viper frunció el ceño.
“Seguramente ella debe de saber lo que es.”
“Ella dice que no recuerda a sus padres o a ninguna familia.”
Traducido por: Grupo Inferno
49
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿La crees?”
“Sí,” dijo Styx con firmeza. “Ella estaba realmente preocupada por sus
inusuales poderes.”
Viper caminaba de un lado a otro sobre la excepcional alfombra persa
mientras consideraba ese giro inesperado. Al igual que Styx, él iba vestido de negro,
aunque su camisa era de la seda más fina y sus pantalones eran de un rico
terciopelo. El vampiro de cabello plateado siempre había disfrutado yendo a la
última moda. Styx había elegido un grueso jersey negro y pantalones de cuero con
botas.
No eran la última moda, tan sólo ropa que lo cubriría y no le estorbaría si se
veía obligado a combatir.
Su única vanidad eran las bandas de bronce que había envuelto alrededor de
su larga trenza.
Girándose, Viper alzó las manos. “Los mestizos no son tan infrecuentes.
Shay es una. Pero la mayoría, al menos, tienen algún conocimiento sobre su
ascendencia. ¿Crees que su sangre mixta es la razón por la que los Weres están
tras ella?”
También había sido el primer pensamiento de Styx.
“Es imposible de decir. No hasta que sepamos más.”
“¿Y qué pasa con la mujer?”
“¿Qué pasa con ella?”
Viper sonrió lentamente. “¿Es tan bella como prometía su foto?”
Fue el turno de Styx para caminar de un lado a otro. La simple mención de
Darcy era suficiente para inquietarlo. Aún peor, la imagen de su dulce rostro en
forma de corazón era demasiado fácil de evocar. Como si estuviera al acecho en su
mente esperando tan sólo la oportunidad de atormentarlo.
“¿Qué importa eso?” murmuró él. “Ella es mi prisionera.”
Viper se echó a reír con evidente deleite. “Estoy asumiendo que eso es un
sí.”
Styx se giró con el rostro endurecido. “Sí, ella es... asombrosamente
hermosa. Tan hermosa como un ángel.”
Traducido por: Grupo Inferno
50
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
La diversión de Viper no vaciló. ¡Maldita sea su descaro! “No pareces tan
contento como deberías estarlo, amigo mío.”
“Ella es... impredecible,” admitió Styx de mala gana.
“Si ella tiene sangre humana, está obligada a ser impredecible,” dijo Viper con
pesar.
“Se me hace difícil saber cómo tratarla.”
Viper se movió hacia delante para palmear su mano sobre el hombro de Styx.
“Si has olvidado cómo tratar a una mujer hermosa, Styx, entonces me temo que no
hay esperanza para ti.”
Styx resistió el impulso de lanzar al vampiro más joven a través de la
habitación. Era ridículo. Él nunca perdía el control de sus emociones. Nunca.
Sólo podía asumir que sus pesadas responsabilidades le estaban pasando
factura mucho más de lo que se había dado cuenta.
Por lo menos era una excusa conveniente.
“No la estoy manteniendo prisionera para mi placer.”
“Eso no significa que no puedas disfrutar de su presencia. No tienes
necesidad de vivir la vida de un monje por más tiempo. ¿Por qué no aprovecharse
de la situación?”
El cuerpo entero de Styx se endureció ante la sola idea de ceder a la pura
lujuria. Por los dioses, que quería aprovecharla.
Cálida carne femenina. Fresca sangre inocente. Oh, sí.
“Ella sólo está bajo mi techo para que pueda negociar con Salvatore,” dijo él
con dureza, más para recordárselo a sí mismo que a Viper. “Ella se irá pronto.”
Viper lo estudió con los ojos entrecerrados. “¿Y si los Weres tienen intención
de hacerle daño? ¿Tú todavía la entregarás?”
¡Esa pregunta!
¡Esa ridícula y molesta pregunta!
“¿Quieres que me arriesgue a una guerra con los Weres por una simple
mujer?,” dijo él con un tono glacial.
Traducido por: Grupo Inferno
51
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Viper soltó una corta carcajada. “Styx, yo estaba dispuesto a arriesgar la raza
entera de los vampiros para salvar a Shay.”
Eso era bastante cierto. Styx casi los había matado a ambos, Viper y Shay.
“Pero ella era tu compañera. Tú la amabas.”
“Todavía creo que algunos sacrificios son demasiado grandes para hacerse.”
Styx ignoró la extraña opresión en el pecho. No quería saber lo que podría
significar eso.
“Esta mujer no significa nada para nosotros.”
Viper parecía molestamente poco convencido. “Tú tomas la decisión, Styx. Tú
eres nuestro líder.”
Styx hizo una mueca. “Un puesto muy sobrevalorado, te lo aseguro.”
Viper dio un apretón a su hombro. “No permitas precipitarte a una decisión,
amigo mío. Los Weres son molestos, pero podemos mantenerlos a raya mientras tú
descubres lo que quieren de ella. No sirve de nada negociar con Salvatore hasta
que sepas exactamente el valor que tienen tus fichas.”
Styx asintió lentamente. Tenía sentido. Si podía descubrir lo que Salvatore
quería de Darcy, entonces podría ser capaz de evitar completamente las
negociaciones.
Si él la quería lo suficiente, los Weres tendrían que ceder a cualquier
demanda que Styx le pudiera hacer.
“Sabio consejo.”
“Tengo mis momentos.”
“Sí, tan breves y fugaces como pueden ser.”
Viper dio un abrupto paso hacia atrás, con los ojos muy abiertos. “¿Eso era
una broma?”
“También tengo mis momentos,” murmuró Styx, dirigiéndose hacia la puerta.
Había estado fuera de la finca el tiempo suficiente. Se detuvo en la puerta para
lanzar a su amigo una mirada de advertencia. “Soportaré a la gárgola en tanto en
cuando él no moleste a Darcy. Si él le hace tan sólo fruncir el ceño, se encontrará
en la calle, si no algo peor.” Con su amenaza entregada, Styx salió de la oficina,
pero no sin antes presenciar la lenta y totalmente inexplicable sonrisa que curvó los
labios de Viper.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:20 am

Capítulo 4
Styx regresó al Jag23 burdeos oscuro aparcado en el callejón trasero.
Él no tenía miedo de caminar por las oscuras calles, sin importar la hora.
Había pocas cosas lo bastante estúpidas como para atacar a un maestro vampiro. A
menos que poseyeran un deseo de morir.
Girando en el callejón, él se detuvo. Con un suave movimiento sacó los dos
puñales de sus botas y escaneó la oscuridad.
Incluso sobre el hedor de la basura y los desechos humanos, podía detectar
el inconfundible olor a Were.
Tres callejeros y un Pura-Sangre.
Y cerca.
Él amplió su postura cuando divisó al callejero más cercano. En forma
humana, él era pequeño y enjuto con una melena de largo pelo castaño. Se parecía
más a un matón del colegio, o un ladrón de poca monta, que a una criatura de la
noche. Pero Styx no se perdió el hambre depredador sobre su delgado rostro, o el
brillo en los ojos marrones que revelaba que estaba cerca del cambio.
Incluso los callejeros podían ser peligrosos cuando su sangre corría caliente y
su bestia llamaba.
Sin apartar los ojos del callejero que estaba preparado cerca de un Jeep
negro, Styx extendió sus sentidos para encontrar a los otros Weres. No iba a ser
distraído por un chucho sarnoso de modo que los otros pudieran flanquearlo.
Otro callejero más estaba escondido detrás de un contenedor de basura
mientras que el Pura-Sangre y el callejero restante estaban sobre el tejado de una
lavandería vacía al otro lado del callejón.
Chuchos inteligentes.
23
NdT: ‘Jag’
abreviatura de Jaguar, marca de coches deportivos.
Traducido por: Grupo Inferno
54
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Más inteligentes que el callejero más próximo, el cual soltó un bajo gruñido de
su garganta. Él iba a atacar. Sus músculos ya estaban tensos con anticipación y su
aliento llegaba en pequeños jadeos. Por otro lado, Styx permanecía totalmente
inmóvil, sus pensamientos claros y manteniendo los puñales en sus manos sin
apretarlos.
Su aparente indiferencia fue toda la provocación que el rabioso callejero
necesitaba, y con un gruñido que ponía los pelos de punta, se lanzó hacia adelante.
Styx esperó hasta que el hombre estuvo casi encima de él antes de alargar la
mano y agarrar a la bestia por la garganta. Hubo un aullido estrangulado, seguido
por el mortal ruido de gorgoteo, cuando Styx lo levantó del suelo y aplastó su
garganta.
Tiró de la forma que forcejeaba acercándolo a su cuerpo mientras deslizaba
el puñal entre sus costillas y profundamente en su corazón. Un Were podía curarse
de casi cualquier herida excepto de la plata en el corazón o la decapitación.
Hubo un grito ahogado cuando el callejero quedó flojo y sin vida, y después
de lanzar a un lado el cadáver, Styx se giró suavemente a tiempo de ver al siguiente
callejero precipitándose a la carrera desde el contenedor de basura. Lanzó el puñal
de su mano con una rapidez tan cegadora que el callejero atacante dio varios pasos
antes de finalmente detenerse tambaleante y ver el puñal clavado en su pecho.
No había sido un golpe mortal, pero la plata estaba profundamente enterrada
en su cuerpo. Con un estridente aullido, el callejero cayó de rodillas mientras tiraba
desesperadamente de la empuñadura.
El demasiado empalagoso olor de la carne quemada llenó el frío aire, pero la
atención de Styx ya se había dirigido a los dos Weres que todavía se cernían sobre
el tejado de encima.
“¿Quién sigue?,” preguntó él.
El sonido de los aplausos rompió el silencio cuando el Pura-Sangre se
levantó sobre sus pies y bajó la mirada hacia Styx. A pesar de la suciedad del
callejón, llevaba un traje de seda que estaba hecho a medida para adaptarse a su
musculoso cuerpo, y su oscuro cabello estaba perfectamente acicalado. Styx no
dudaba de que el hombre también podía presumir de pedicura y bóxers de satén.
Realeza, cómo no.
“Bien hecho. Pero, por supuesto, eres el célebre Styx, maestro de vampiros, y
dictador de todos los demonios,” dijo el lobo arrastrando las palabras con un débil
acento. “Dime, ¿es cierto que te dieron el nombre de Styx porque dejas un río de
muertos detrás de ti?”
Traducido por: Grupo Inferno
55
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx deslizó deliberadamente el puñal restante de nuevo en su bota y levantó
los brazos en una invitación.
“Ven aquí abajo y descúbrelo por ti mismo, Salvatore.”
“Oh, no dudo que finalmente tendré la oportunidad de probar cual de nosotros
es el mejor hombre, pero no esta noche.”
“Entonces, ¿por qué estás molestándome?,” preguntó Styx fríamente.
“Tienes algo que quiero.”
Una leve sonrisa tocó sus labios. Ah, así que sus esfuerzos ya estaban dando
sus frutos.
“¿Lo tengo?”
“Temporalmente.”
“Si quieres podemos volver a mi guarida y puedes intentar recuperarla,” dijo
Styx arrastrando las palabras.
El lobo soltó un bajo gruñido. “Oh, la recuperaré. Eso te lo prometo.”
“No a menos que estés dispuesto a negociar conmigo.”
“No voy a ser chantajeado por un podrido vampiro.”
Styx se encogió de hombros. “Entonces la encantadora Srta. Smith seguirá
siendo mi cautiva.”
“Ya no somos tus chuchos, Styx.” Salvatore frunció los labios con desdén.
“No vamos a estar obligados por tus leyes o encadenados como animales.”
Styx estrechó su mirada. Podía oler la rabia latente en el Pura-Sangre, pero
el lobo mantenía un firme control sobre sus instintos. Una rara habilidad en un Were
y una que lo señalaba como un peligroso adversario.
“Este difícilmente es el lugar para negociar los derechos y privilegios de los
Weres,” dijo Styx, sus colmillos alargándose en advertencia. “Y te daré una pequeña
advertencia, Salvatore. No me gustan los ultimátum. La próxima vez que emitas
uno, yo personalmente te perseguiré, te atraparé y te ejecutaré.”
El lobo ni se estremeció. “No sin represalias.”
Traducido por: Grupo Inferno
56
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx soltó un suave siseo mientras permitía que su poder formara remolinos
a través del callejón. Era obvio que este nuevo Rey de los Lobos necesitaba un
recordatorio de los peligros de cruzar voluntades con un vampiro.
“He convocado una reunión de la Comisión. Si llegan antes de que decida
matarte, entonces esperaré a su aprobación.” Él levantó la mano, enviando la
energía hacia el amenazante hombre-lobo. “De lo contrario, simplemente emitiré un
sincero arrepentimiento por haberme visto obligado a actuar antes de que pudieran
llegar.”
Salvatore calló tambaleándose sobre sus rodillas antes de obligarse
severamente a ponerse en pie de nuevo. Sus ojos brillaron en la oscuridad, pero sus
manos estaban firmes mientras alisaba la chaqueta de seda.
“¿Se supone que debo estar asustado?”
“Esa, por supuesto, es tu decisión.”
Llegó un bajo y terrible aullido desde el tejado cuando el callejero al lado de
Salvatore cambió abruptamente. El gran hombre con una cabeza calva y músculos
abultados se convirtió en una imponente bestia con una gruesa capa de pelaje
negro y garras letales. Avanzando hasta el borde del tejado, alzó su hocico hacia el
cielo.
La daga estaba en la mano de Styx al mismo tiempo que Salvatore se giraba
y, con un descuidado movimiento, golpeaba con un revés al callejero. Hubo un
sobresaltado gimoteo cuando el Were cruzó el tejado por el golpe y casi se cae
sobre el pavimento del lado opuesto.
Styx alzó una ceja mientras Salvatore le daba la espalda al callejero y
devolvía su atención al vampiro de abajo. Evidentemente, un líder que creía en la
filosofía de ‘evita la vara y perderás al hombre-lobo’24.
“Dame a la mujer y consideraré... las negociaciones,” concedió Salvatore en
un tono suave, como si nada raro hubiera sucedido.
Styx mantuvo la daga en su mano, preparado para atacar. Este era un Pura-
Sangre que sólo un necio subestimaría.
Además, la arrogante orden de entregarle a Darcy le hizo querer hundir sus
colmillos en el maldito lobo.
24
NdT: del proverbio de la biblia ‘spare the rod and spoil the child’ (pero cambiando child por
werewolf), literalmente es algo así como ‘evita la vara y perderás al hijo’ pero que en castellano se
perdería la gracia del cambio porque se usa más la frase ‘la letra con sangre entra’, en alusión al
castigo físico como disciplina.
Traducido por: Grupo Inferno
57
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“La Srta. Smith no será liberada hasta que hayas consentido en regresar a
vuestros terrenos de caza tradicionales y detener vuestro ataque sobre los
humanos. Sólo entonces podremos discutir tus quejas.”
Como es lógico, el Were soltó una corta carcajada sin humor ante la inflexible
demanda. Styx no esperaba nada menos.
“Si no me entregas a la mujer, yo la cogeré.”
Un hombre-lobo con un deseo de muerte.
Su tipo favorito.
Él sonrió. “Te invito a intentarlo.”
“Arrogante hijo de puta.”
“¿Por qué es esta mujer tan importante para ti?”
Incluso a esa distancia Styx podía sentir la repentina cautela en Salvatore.
Era una pregunta que él no quería responder.
“¿Por qué cualquier hombre quiere a una mujer?”
“¿Quieres hacerme creer que has rastreado a esta mujer –una mujer a la que
ni siquiera habías conocido hasta la pasada noche– durante semanas sólo porque la
deseas?”
Él se encogió de hombros. “La mayoría de los hombres son idiotas cuando se
trata de asuntos del corazón.”
Styx estrechó su mirada. “No.”
“¿No?”
“Eres un Pura-Sangre. Tú nunca desperdiciarías tus energías en un humano.
Sólo aceptarías emparejarte con otro Pura-Sangre.”
“Yo no dije que tuviera la intención de emparejarme con ella, sólo acostarme
con ella.”
¿Acostarse con ella?
Styx necesitó sus dos milenios de auto-control para evitar matar al hombre-
lobo en el acto. Darcy era su cautiva. Por el momento, ella le pertenecía. Le rasgaría
la garganta a todo aquel que intentara llevársela.
Traducido por: Grupo Inferno
58
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Ella nunca estará en tu cama, lobo,” le advirtió él en un tono de puro hielo.
“Ahora regresa a tus terrenos de caza antes de que os tenga a todos enjaulados y
neutralizados.”
Darcy no pudo negar un suspiro de alivio cuando la pequeña gárgola había
anunciado su intención de salir en busca de su cena entre los bosques de los
alrededores.
No es que ella no apreciaba sus esfuerzos para aliviar sus temores y
levantarle el ánimo. A pesar de la rareza de ser una gárgola, había algo bastante
encantador en su sardónico ingenio e inesperados destellos de amabilidad.
Sin embargo, ella necesitaba que se fuera para poder encontrar su ropa y
fugarse de esta casa de locos.
Ella podría ser un poco extraña, y ni siquiera podía decir con toda certeza que
no tuviera alguna rara sangre de demonio corriendo por sus venas. Era una
explicación tan buena como cualquier otra. Pero una herencia mixta no la preparaba
para ingresar en una comunidad formada por sexys vampiros, gárgolas en
miniatura, y acechantes hombres-lobo.
Sobre todo cuando era muy probable que ella fuera entregada a esos
hombres-lobo como una virgen en sacrificio.
Bueno, quizás no virgen, pero bastante cerca.
Lamentablemente, sus planes de huida se vieron obstaculizados por el hecho
de que su ropa no estaba por ninguna parte para ser encontrada. De hecho, la única
ropa que se encontraba en la habitación era una camiseta blanca que caía casi
hasta sus rodillas.
Y luego, por supuesto, estaba el enorme hombre que ella suponía era un
vampiro (a juzgar por su increíblemente pálida piel y colmillos) que estaba parado
justo al otro lado de la puerta, y los otros dos que estaban debajo de su ventana.
Durante un tiempo, ella caminó de un lado a otro por la gran habitación con
una sensación de puro pánico.
Tenía que salir de aquí.
Traducido por: Grupo Inferno
59
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Pero, ¿cómo?
Su caminar se prolongó durante casi una hora antes de que ella soltara un
suspiro y diera una triste sacudida a su cabeza.
Su temperamento realmente no era adecuado para cavilar.
Y era difícil estar verdaderamente aterrorizada cuando estaba rodeada por un
lujo tan elegante.
¿Todos los vampiros eran tan ricos como el pecado? El dormitorio y el baño
contiguo podrían alojar a una familia de cuatro con espacio de sobra para estacionar
una mini-caravana. Nada que ver con su propio estrecho apartamento. Caray, no
dudaba que las sábanas de satén, que combinaban perfectamente con las
alfombras y cortinas de marfil, costaban más de lo que ella pagaba de alquiler cada
mes.
Sólo Dios sabía el valor de los jarrones de porcelana y los delicados
grabados de carbón vegetal.
Cuando llegó a la profunda ventana panorámica25 que daba a un pequeño
jardín y a un lago lejano, se detuvo abruptamente. Un ceño estropeó su frente
cuando estudió las bonitas violetas africanas que cubrían el alféizar26.
Era una vergüenza, se dijo a sí misma mientras movía con mucho cuidado las
plantas sobre el asiento de la ventana y las alejaba de los helados cristales. Sólo
entonces recogió un vaso de agua del baño y se puso a atender a las marchitas
plantas.
Poca gente entendía el cuidado que se requería para mantener las plantas
sanas, reconoció ella mientras recortaba cuidadosamente las hojas amarillentas y
removía la tierra abonada.
Se necesitaba más que un ocasional remojón de agua. Simplemente porque
no pudieran hablar, no significa que no tuvieran sentimientos.
Perdiéndose a sí misma en su auto-impuesta tarea, estaba felizmente
inconsciente cuando se abrió la puerta detrás de ella y Styx entró en la habitación.
“Aquí tienes, Dasher,” murmuró ella, vertiendo el agua de manera uniforme
sobre las raíces. “No, no, no me he olvidado de ti, Dancer. No seas impaciente,
Vixen. Ya voy.”
Ventana panorámica: (bay window) tipo de ventana que sobresale del muro en forma de U
formando un pequeño asiento o repisa interior.
26
Alféizar: parte inferior de la ventana que remata el muro y donde suelen colocarse las plantas.
25
Traducido por: Grupo Inferno
60
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Qué diablos estás haciendo?,” exigió una profunda voz masculina.
Ella no necesitó darse la vuelta. Sólo un hombre de todos los muchos,
muchos varones que ella se había encontrado, era capaz de hacerla estremecerse
de conciencia con sólo el sonido de su voz.
“Tratar de salvar a estas pobres plantas que tú has descuidado,” le reprendió
ella chasqueando su lengua. “Mira que marchitas están. ¡Debería darte vergüenza!
Si acoges a una criatura viva en tu casa tienes la obligación de cuidar de ella
adecuadamente.”
Hubo una larga pausa, como si él estuviera tratando de decidir si ella estaba
completamente pirada.
Lo cual era realmente bastante irónico, dadas las circunstancias.
“¿Hablas con las plantas?,” preguntó él finalmente.
“Por supuesto.” Darcy se volvió, su aliento retenido ante la visión de él.
Simplemente no parecía justo que un hombre pudiera ser tan categóricamente
hermoso. Apresuradamente, devolvió su atención a las plantas. Era eso o quedarse
boquiabierta frente a la pecaminosa bestia como si ella no tuviera un cerebro. “Se
sienten solas, al igual que las personas. ¿No es así, Rudolf?”
“¿Rudolf?”
Ella se encogió de hombros. “Bueno, yo no sabía los nombres que les pusiste
así que tuve que llamarlas de alguna manera. En esta época del año parece
adecuado ponerles el nombre de los renos de Santa Claus. Ya sabes, como en
‘Twas the Night before Christmas’27.
Darcy dio un salto de sorpresa cuando de pronto él estuvo arrodillado a su
lado. No había oído ni un susurro. ¿Era él tan silencioso, o podía saltar simplemente
de un lugar a otro como por arte de magia?
Aparentemente ignorante del hecho de que le había dado un susto de
muerte, el vampiro la miró con una curiosa expresión.
NdT: (Es la noche antes de Navidad o Una visita de St. Nicolás) Poema escrito anónimamente en
1823, atribuido generalmente a Clement Clarke Moore o a Henry Livingston Jr. Es en gran parte
responsable de la concepción de Santa Claus desde mediados del siglo XIX hasta hoy, incluyendo su
apariencia física, la noche de su visita, su modo de transporte, el número y los nombres de sus
renos, y la tradición que trae juguetes a los niños. Antes de eso las ideas americanas sobre San
Nicolás y otros visitantes navideños variaban considerablemente.
27
Traducido por: Grupo Inferno
61
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Debo asumir que es alguna tradición humana? Parecen tener un suministro
interminable de ellas.”
“¿Los vampiros no celebran la Navidad?”
“Cuando uno es eterno, la necesidad de marcar el paso de los años con
extraños rituales parece algo redundante.”
Su malestar se desvaneció rápidamente. Extraño que cuando él estaba cerca
ella no fuera capaz de recordar que era una peligrosa criatura que la mantenía
cautiva.
Tal vez era porque ella seguía estando abrumada por el impulso de rasgar
ese ajustado suéter y pasear sus labios sobre su suave y bronceada piel.
Sip, debía ser eso.
“La Navidad no es sobre marcar el paso del año,” protestó ella, sus dedos
acariciando suavemente las hojas de Rudolf.
“¿No?”
“Es sobre el espíritu de la estación. Paz en la tierra y buena voluntad para los
hombres.” Sus pestañas bajaron para ocultar la soledad que mantenía escondida en
su interior. Ella no quería la compasión de nadie. “Es acerca del amor, la bondad,
y... la familia.”
Delgados y bronceados dedos se extendieron para enrollarse alrededor de su
mano. Su piel estaba fría, pero consiguió enviar un fuerte brote de calor corriendo
directamente hacia la boca de su estómago.
“Si es una celebración tan especial, entonces ¿por qué te pone triste?,”
murmuró Styx suavemente.
Ella se tensó ante su inoportuna perspicacia. “¿Qué te hace pensar que me
pone triste?”
Él se inclinó más cerca, sus oscuros ojos extrañamente hipnóticos. “Puedo
sentir tu tristeza. Se abraza a ti como un viejo amigo.”
Darcy tragó con fuerza. Ella estaba perdiéndose a sí misma en esa
magnética mirada. En la suave caricia de su dedo pulgar en el interior de su
muñeca.
Oh. Había pasado tanto, tanto tiempo desde que alguien la había tocado con
tanta intimidad.
Traducido por: Grupo Inferno
62
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Qué quieres decir con que puedes sentirlo?,” preguntó ella con un
enronquecido tono.
“Soy un maestro vampiro.”
“Y eso te hace, ¿qué? ¿Algún tipo de súper lector de mentes?”
“No, pero puedo sentir emociones muy profundas cuando estoy tocándote.”
Darcy se movió incómoda. No le gustaba la idea de él leyendo sus estados
de ánimo. No cuando una parte de ese estado de ánimo incluía un deseo muy
tangible de acurrucarse contra ese duro pecho y besar un camino sobre esas
perfectas facciones masculinas.
“Oh.”
Su mano libre se levantó para tomar su barbilla. “Dime por qué estás triste,
Darcy.”
“Supongo que todo el que está solo en el mundo está algo triste en esta
época del año,” confesó ella a regañadientes. “Como he dicho, es un momento para
las familias. Para compartir tu vida con otros.”
Hubo un breve silencio, su mirada bajando hasta donde sus dedos estaban
enredados. “Tú no estás sola ahora.”
Ella se sorprendió por sus extrañas palabras. “Ser mantenida cautiva
difícilmente es lo mismo que estar en casa por las vacaciones.”
“Tal vez no.” Su mirada se levantó bruscamente para atrapar a la suya. “Pero
nosotros estamos aquí juntos, y me gustaría aliviar tu soledad si me lo permites.”
Por alguna extraña razón se le secó la boca y su corazón quedó atascado en
algún lugar cerca de su garganta.
“¿Qué quieres decir?”
“Siento tu tristeza, Darcy, pero también siento tu pasión.”
“No creo que...”
“Despierta una necesidad en mí que no estoy seguro de ser lo
suficientemente fuerte para combatirla,” dijo él pasando por alto su suave protesta.
“Una necesidad con la que no quiero luchar.”
Traducido por: Grupo Inferno
63
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Con un lento y deliberado movimiento, él levantó sus dedos hacia su boca.
Sintiéndose extrañamente perpleja, Darcy miró mientras él mordisqueaba a lo
largo de la longitud de su dedo pulgar.
Ella hizo un sonido ahogado mientras todo su cuerpo se estremecía en
reacción. Oh, chico. Eso se sentía bueno. Muy bueno.
“Styx,” jadeó ella.
“¿Dónde está la gárgola?,” preguntó él, sus ojos negros brillando con un
peligroso fulgor.
“Él... él dijo que se iba de caza.”
“Bien.”
Sin previo aviso, él dio un tirón a su brazo. Darcy jadeó cuando se encontró
sentada entre sus piernas con sus brazos envolviéndola apretadamente.
“¿Qué estás haciendo?”
Él soltó una suave risa mientras se inclinaba para presionar sus labios contra
la curva de su cuello.
“Ha pasado mucho tiempo, pero no creo haber olvidado la mayor parte,”
susurró él contra su piel.
La mano libre de ella agarró su suave suéter de cachemira mientras la lengua
de él trazaba una húmeda línea en la base de su garganta. Un calor estaba
comenzando a reunirse en la boca su estómago. Ella recordaba vagamente la
sensación de esta cruda y gloriosa lujuria.
También había pasado mucho tiempo para ella.
Sin embargo, no sabía lo suficiente sobre las prácticas sexuales de los
vampiros, o de este vampiro en particular, para relajarse completamente.
“¿Vas a morderme?,” susurró Darcy.
Ella podía sentir el estremecimiento que recorrió su cuerpo. Como si la idea
de morderla fuera una muy potente.
“¿Quieres que lo haga?”
“¿Duele?”
Traducido por: Grupo Inferno
64
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Muy al contrario.” Él bromeaba raspando la punta de sus colmillos sobre su
piel. “El mordisco de un vampiro no aporta nada excepto placer. Estamos obligados
a ser muy cuidadosos para asegurarnos de que nuestro acompañante no se
convierta en un adicto.”
Ella se quedó sin aliento mientras él hociqueaba más abajo, tirando de la
suelta camiseta para poder seguir la línea de la clavícula con sus labios.
“¿Acompañante o presa?,” preguntó ella.
Styx la movió sobre su regazo para permitir que una mano de dedos largos
acariciara la piel desnuda de su muslo. “A veces lo uno, a veces lo otro, a veces
ambos.”
Darcy tuvo que tragar dos veces antes de poder hablar. El calor en su
estómago se estaba propagando a través de su cuerpo a un ritmo alarmante.
No era una cosa mala, pero le estaba haciendo cada vez más difícil pensar.
“¿Y cuál soy yo?”
Él se retiró para estudiarla con sus ojos negros como el carbón. “¿Cuál
quieres ser?”
Ella se humedeció los labios mientras su mano se movía hacia la sensible
piel de la cara interna de su muslo. “Creo que soy un rehén. Uno que tienes la
intención de entregar a una manada de hombres-lobo.”
“Nada ha sido decidido todavía.”
Ella hizo una mueca. “Bueno, eso es tranquilizador.”
“¿Prefieres que te mienta?”
Darcy no sabía cómo habría respondido a la directa pregunta, y al final no
importó.
Bajando la cabeza, Styx capturó sus labios en un exigente beso. Al mismo
tiempo, sus hábiles dedos encontraron el borde de su diminuta ropa interior y se
deslizaron por debajo.
Sus caderas dieron un tirón hacia arriba cuando él se abrió paso para
descubrir la resbaladiza humedad de su interior.
“Dios,” jadeó ella sorprendida.
Traducido por: Grupo Inferno
65
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Te gusta?,” susurró él.
Sus ojos se cerraron mientras él empujaba profundamente, su pulgar
descubriendo fácilmente ese mágico lugar de placer.
“Sí.”
Él gimió en voz baja. “Puedo sentir el latido de tu corazón. Probarlo sobre mis
labios.”
Darcy luchaba por pensar. Luchaba por no ser arrastrada bajo la oscura y
maravillosa corriente.
Todo estaba sucediendo demasiado rápido, pero ella no lograba reunir la
voluntad para detener el delicioso ataque.
Las manos de ella se deslizaron por debajo del suave suéter para descubrir
finalmente si su piel era tan suave y perfecta como ella había imaginado.
Lo era.
Al tacto era como la más fina seda y estaba fría como el mármol. Ella suspiró
suavemente mientras exploraba los duros músculos que se agitaban bajo sus
dedos.
El gemido de él salió como un bajo siseo, y con una repentina impaciencia él
consiguió tirar de la camiseta por encima de su cabeza y quitarle el sujetador de
encaje.
“Ángel.” Su boca rozó la curva de sus pequeños senos antes de arrastrar su
endurecido pezón entre sus labios.
Los dedos de los pies de Darcy se curvaron cuando él tiró suavemente de su
pezón mientras su dedo acariciaba entre sus piernas con un rápido ritmo de infarto.
Las manos de ella se deslizaron a lo largo de su tórax hacia su ancha
espalda. Ella podía pasar horas enteras tan sólo tocándolo, se dio cuenta. No había
miedo de que pudiera hacerle daño sin saberlo, o de revelar partes de sí misma que
siempre había mantenido ocultas.
Por primera vez en toda su vida, estaba libre de las restricciones que siempre
la habían encadenado.
Regodeándose en la deliciosa sensación de libertad, ella arqueó sus caderas
hacia arriba cuando el placer comenzó a construirse en un punto de no retorno.
Traducido por: Grupo Inferno
66
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Te necesito. Necesito probarte.” Styx levantó la cabeza, los oscuros ojos
llenos de un anhelo que hizo al corazón de Darcy apretarse de la forma más
extraña. “¿Me lo permitirás?”
Ella se estremeció ante su expresión de cruda hambre. Había algo
terriblemente emocionante en ser deseada con tanta fuerza.
Incluso si era por su sangre.
Las uñas de ella se clavaron en su espalda mientras esa brillante y gloriosa
cumbre se cernía fuera de su alcance.
En ese momento, ella habría estado de acuerdo con cualquier cosa que él
pidiera.
Cualquier cosa.
“Sí,” susurró ella.
Con un gruñido que la hubiera aterrorizado si no estuviera atrapada en la
agonía de la pasión, la cabeza de él descendió lentamente por la esbelta longitud de
su cuello.
A pesar de su excitación, Darcy se encontraba tensa. No había modo posible
de que un par de colmillos atravesaran la piel sin dolor.
La lengua de él tocó ligeramente la pulsante vena de su garganta. “Te juro
que no te haré daño,” dijo él en un enronquecido tono.
“Styx...”
Sus palabras se detuvieron bruscamente ante una sensación de fría presión y
entonces una impresionante sacudida de intenso placer inundó a través de su
cuerpo.
Ella podía sentir cada profunda succión. Como si él estuviera tirando de la
sangre desde la punta de los dedos de los pies. Y a un ritmo perfecto, él seguía
acariciando su pulgar sobre su sensible punto de placer.
Todo era demasiado.
Darcy jadeó mientras se retorcía bajo su toque, sus uñas rastrillando hacia
abajo por la espalda de él. Había disfrutado del toque de un hombre antes. No era
una completa novata.
Traducido por: Grupo Inferno
67
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Pero nada –nada– podía compararse a la casi violenta explosión que apretó
sus músculos inferiores y arrancó un sobresaltado grito de sus labios.
Con una suavidad que ella nunca hubiera esperado de un hombre tan
grande, Styx la llevó a la cama y metió su todavía tembloroso cuerpo debajo de las
sábanas. Luego, estirándose a su lado, se apoyó sobre un codo y la miró con una
penetrante mirada.
“¿Ángel?”
Le llevó a Darcy varios momentos recordar cómo hablar. “¡Caray!,” consiguió
decir ella finalmente.
Su expresión se volvió preocupada mientras tocaba su mejilla. “¿Estás...
bien?”
“Creo que sí.”
Ella comenzó a levantarse sobre el montón de almohadas cuando fue
detenida por una firme mano en el hombro.
“No deberías moverte todavía.” Él se giró para alcanzar detrás de él,
sorprendiéndola cuando presionó contra su mano el frío vaso que había traído.
“Toma.”
“¿Qué es?,” preguntó ella con evidente desconfianza.
Los labios de él temblaron. “Nada más peligroso que zumo de frutas.”
Ella tomó un cauteloso sorbo, aliviada por el sabor dulce de las naranjas.
Aliviada y sorprendida.
“Esto es fresco. ¿Lo has hecho tú?”
“¿Por qué te asombras? No soy completamente inútil.”
Ella vació el vaso antes de apartarlo a un lado y devolver su atención hacia el
hombre que se cernía sobre ella.
“Simplemente no puedo imaginar por qué un vampiro necesitaría habilidades
culinarias. No es como si fueras a gastar mucho tiempo en la cocina.”
“No, nuestro sustento no proviene de los alimentos.” Un calor que estaba
empezando a reconocer ardía en sus oscuros ojos mientras deliberadamente
arrastraba sus dedos por la curva de su cuello. Sus cejas se alzaron cuando un
repentino color tiñó sus mejillas. “Estas ruborizada.”
Traducido por: Grupo Inferno
68
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Bueno, no me digas.
Acababa de tener el orgasmo de su vida en los brazos de un completo
desconocido. Por no hablar de permitirle beber su sangre como si ella fuera una
conveniente tienda abierta toda la noche.
No era una mojigata, pero tampoco era una mujerzuela. Y esto iba más allá
de ser una golfa.
Era ser una… súper-golfa.
“Por supuesto que me ruborizo,” murmuró ella, tirando de la manta hacia
arriba hasta su barbilla.
Vale, estaba cerrando la puerta después de que el caballo hubiera escapado,
pero la hacía sentir mejor.
Un pequeño ceño tiró de las cejas de él. “¿Lo que ha pasado entre nosotros
te avergüenza?”
Ella dejó escapar un suspiro. “Mira, no sé qué tipo de mujer sueles ligarte
para un bocado, pero yo no... me permito meterme en este tipo de líos con alguien
al que acabo de conocer. Sobre todo cuando ese alguien resulta ser un vampiro que
me ha secuestrado.”
Las bellas y bronceadas facciones tomaron esa distante expresión. Una
expresión que estaba empezando a sospechar que él utilizaba inconscientemente
como mecanismo de defensa.
Sin duda, uno de sus muchos psiquiatras a lo largo de los años lo llamaría un
‘bloqueo’.
“Yo no me ligo a todas las mujeres. Es mucho más conveniente adquirir lo
que necesito de los bancos de sangre.” Hubo un filo en su voz, casi como si ella
hubiera conseguido herirlo. Lo cual era ridículo. ¿Sería incluso posible herir los
sentimientos de un vampiro? “Pero no hay vergüenza en compartir esa intimidad. Ha
habido una atracción entre nosotros desde el primer momento.”
“Eso no cambia el hecho de que somos desconocidos, o de que estás
reteniéndome contra mi voluntad.”
Styx hizo un impaciente sonido cuando su mano tomó su barbilla y la obligó a
encontrarse con su brillante mirada.
Traducido por: Grupo Inferno
69
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Esta noche me crucé con Salvatore, ángel. Es un peligroso Pura-Sangre y
está desesperado por tenerte en su poder. Si te dejo en libertad, no me cabe duda
que él te haría su prisionera.”
Él estaba tocando su cara. Nada más, pero envió una caliente ola de
excitación corriendo a través de ella.
¡Santo cielo! Ella tuvo que detenerse físicamente antes alargar la mano para
sacar ese glorioso cabello fuera de su trenza.
Para esto, Darcy Smith, se dijo a sí misma con severidad.
Su propia vida podría estar en peligro y todo en lo que ella podía pensar era
en este vampiro llenito de testosterona.
“No estoy completamente indefensa,” murmuró ella.
“Tal vez no, pero no eres rival para un hombre-lobo de su fuerza.”
“¿Podría el ser su prisionero ser tan diferente de ser el tuyo?”
Esta vez no hubo ningún error en su agudo siseo. Si ella no lo había herido
antes, finalmente había conseguido ofenderle.
“No te he hecho ningún daño,” dijo él en un duro tono. “Es más, he hecho
todo lo que estaba en mi poder para hacerte sentir cómoda.”
A pesar de la absurda punzada de culpa, Darcy se negó a estar arrepentida.
Ella era la víctima aquí, ¿no?
“Sí, y mientras estoy aquí en esta comodidad, estoy perdiendo mi trabajo,
atrasando el alquiler, y mis plantas se están muriendo,” arremetió ella, retirando el
mentón de su agarre. “Puedo no tener mucho en la vida, pero es mío y lo estás
arruinando.”
Él tampoco se preocupó de estar arrepentido.
“No tienes que preocuparte por el dinero. Yo tengo... ”
Su mano salió disparada para cubrir su boca antes de que ella pudiera
detener el instintivo gesto. “Ni siquiera lo digas. No soy un caso de caridad.”
Su ceño se intensificó. “Sólo es dinero. Yo no lo necesito y tú sí.”
“No. Puedo ganarme mi propio sustento.”
Traducido por: Grupo Inferno
70
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Estás siendo absurdamente testaruda.”
Su barbilla se inclinó. Ella podía ser su cautiva, pero no era de su propiedad.
“Es mi elección.”

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:21 am

Capítulo 5
Styx despertó a la noche siguiente decididamente malhumorado y
completamente solo en su habitación profundamente debajo de la casa.
Aunque todas las habitaciones poseían ventanas tintadas y persianas lo
suficientemente fuertes como para proteger a un vampiro del sol, Styx se sentía más
cómodo entre los oscuros túneles que corrían por debajo de la gran propiedad.
Y, por supuesto, era el único medio seguro de garantizar que él no cedía a la
tentación y regresaba a la cama de su molesta invitada.
¿Cómo se supone que un mero vampiro entendiera a tan extraña criatura?,
cavilaba él mientras se remojaba en la gran bañera de Viper y después empleaba
casi media hora trenzando su pelo húmedo.
Habían compartido el más íntimo de los abrazos. Ella había gritado en la
culminación mientras él tomaba toda su esencia dentro de su cuerpo. Habían sido
como uno solo. Tan unidos como sólo un vampiro y su amante pueden estarlo.
Había sido glorioso.
Asombrosamente glorioso.
Aunque como vampiro, él se había dado cuenta de lo rara que había sido su
unión. Como humana, ella debería haber estado completamente subyugada.
En lugar de eso, ella había murmurado sobre el deseo de dejarlo e incluso se
había negado a aceptar una parte de su considerable riqueza.
Aún estaba enfurruñado cuando subió la escalera y entró en la gran cocina.
Lamentablemente, su humor no mejoró en absoluto por la pequeña gárgola sentada
a la mesa mientras se despachaba lo último de su cena.
Una cena que, Styx sospechaba, había sido capturada en los bosques
cercanos y comida cruda.
No es que eso le importara particularmente. De darse la oportunidad, él
habría subido las escaleras para cazar su propia dulce comida. Pero tenía la
Traducido por: Grupo Inferno
72
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
sensación de que Darcy no estaría encantada de entrar y descubrir a Levet
consumiendo el cadáver de un animal en la cocina.
La gárgola brincó de su asiento y esbozó una amplia sonrisa.
“Un muerto andante28.”
Styx frunció el ceño. “¿Perdón?”
“No importa,” Levet suspiró. “Realmente pocos entienden mi humor.”
Sumamente indiferente al extraño humor de la gárgola, Styx volvió su
atención a cuestiones mucho más importantes.
“¿Todavía no se ha levantado Darcy?”
Levet se encogió de hombros. “No la he visto, pero podría ser debido a que
tienes su habitación vigilada como si ella fuera un animal rabioso en lugar de una
mujer joven y dulce.”
Styx se tensó con ira. ¿Por qué todo el mundo presumía lo peor de él?
“Los guardias están allí para su protección,” dijo él con tono helado. “¿O
preferirías que se la llevase una manada de hombres-lobo?”
El pequeño demonio tuvo la osadía de sonreír. “Sólo estoy diciendo... ”
“¿Diciendo qué?”
“Que tienes mucho que aprender sobre cómo hacer amigos e influir en las
personas.”
Styx se tragó su rabia. No iba a dar explicaciones a una simple gárgola.
Moviéndose a través de la cocina, tomó el pequeño bolso que había cogido del bar
la noche que capturó a Darcy.
“Tengo una tarea que necesito que realices.”
“¿Yo?” Los ojos de Levet se agrandaron mientras miraba como Styx realizaba
una concienzuda búsqueda entre el extraño contenido del interior del bolso de
cuero. “Oye, ¿ese es el bolso de Darcy? No puedes… ”
28
NdT: Juego de palabras intraducible: ‘Dead man walking’literalmente ‘Hombre muerto
caminando’ lo que muy bien puede considerarse un sinónimo para ‘vampiro’, pero en EE.UU.
también se usa esa frase para referirse a un ‘condenado a muerte’ por eso de ‘la milla verde’ que
deben caminar antes de ser ejecutados.
Traducido por: Grupo Inferno
73
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Tengo prisa,” soltó Styx mientras sacaba el objeto que había estado
buscando y se lo entregaba al demonio.
Estudiando el pequeño y laminado cuadrado, Levet soltó un suave silbido.
“Wow. Es una belleza, incluso en la foto del permiso de conducir. Me pregunto qué
le parecería tener una cita entre especies. Ya sabes, soy un buen partido… ”
“Quiero que memorices la dirección,” interrumpió Styx. Era eso o aplastar al
fastidioso pesado. Si él le lanzaba aunque sólo fuese una persistente mirada a
Darcy, descubriría lo que significaba enojar a un vampiro maestro.
“¿Por qué?”
“Darcy está preocupada por sus plantas. Quiero que vayas a su apartamento
y las recojas.”
Hubo un momento de silencio mientras Levet lo miraba como si le hubiera
crecido una segunda cabeza.
“¿Sus plantas?”
“Sí.”
“¿Y quieres que las traiga aquí?”
Styx soltó un impaciente siseo. Realmente no era una tarea tan difícil.
“Por supuesto que traerlas aquí.”
“Vaaaleee.”
“¿Algún problema?”
“No.” Una molesta sonrisa cruzó por las grotescas facciones de la criatura.
“Creo que es encantador que estés preocupado por sus plantas.”
“No lo estoy.” Styx señaló hacia la puerta. “Tan sólo vete.”
Levet aleteó ridículamente sus pestañas. “¿Algo más mientras estoy allí? ¿Un
peluche? ¿O su manta favorita?”
“Puedes traer su ropa,” decidió Styx abruptamente. “Los humanos parecen
tener preferencia por los artículos familiares.”
“Muy considerado por tu parte.”
Traducido por: Grupo Inferno
74
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx entrecerró lentamente su mirada. “¿Tienes alguna otra observación que
desees hacer?”
Totalmente ignorante del letal filo en la suave voz de Styx, la gárgola permitió
que su sonrisa se ampliara mientras miraba los pantalones de cuero negro, las
botas altas, la camisa de pura seda, y los delicados abalorios de turquesa
ensartados en la trenza de su anfitrión.
Su sonrisa se volvió realmente enorme cuando Styx se movió con
incomodidad.
“Bueno, iba a felicitarte por tu apariencia. Tanta elegancia en un vampiro que
era feliz excavando entre cuevas. Tanta savoir faire29… ” Las palabras se detuvieron
cuando Styx se acercó amenazadoramente. “Yo... umm... mejor luego. Ya me estoy
yendo.”
“Eres más inteligente de lo que pareces, demonio,” gruñó Styx.
Esperando hasta que la gárgola se hubo escabullido de la cocina, Styx giró
sobre sus talones y se dirigió a la apartada puerta.
Por los dioses, una gárgola en miniatura no se burlaría de él.
Era un hombre adulto, y si deseaba cuidar su aspecto era asunto suyo y de
nadie más.
No tenía nada que ver con su hermosa cautiva.
Él hizo una pequeña mueca.
Muy bien. Tal vez tuviera algo que ver con Darcy. Tal vez tenía todo que ver
con Darcy. Pero aún así no era asunto de una gárgola entrometida.
Abriéndose paso a través de la casa a oscuras, se detuvo en una de las
habitaciones no utilizadas para recoger una espesa bata de brocado dejada por
Viper antes de regresar al pasillo y abrir la puerta del cuarto de Darcy.
Pasó dentro tan sólo para detenerse bruscamente en el umbral.
Una fuerte punzada de inquietud apretó su pecho cuando su mirada se movió
sobre la cama deshecha y vacía, y la habitación igualmente vacía.
En francés en el original – Traducción: ‘saber hacer’, dícese de la persona que es exquisita en su
comportamiento y trato con los demás.
29
Traducido por: Grupo Inferno
75
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
¿Se había escapado ella mientras él había dormido? ¿Salvatore había
logrado colarse a través de la seguridad y llevársela?
A punto de llamar a cada vampiro de la finca para empezar una búsqueda
intensiva, Styx se detuvo cuando percibió el inconfundible aroma de flores frescas.
“¿Ángel?,” dijo él en voz baja.
La puerta del cuarto de baño contiguo se abrió y Darcy entró en la habitación
cubierta con nada más que una esponjosa toalla blanca.
Styx apretó las manos a los lados mientras sus colmillos se alargaban
instintivamente.
No había mucho de ella, incluso para un humano. Sin embargo, no podía
negar una feroz fascinación por sus pálidos y delicados miembros, y sus ligeras
curvas molestamente ocultas bajo la toalla. Y esa cara…
Su cuerpo se endureció mientras estudiaba sus grandes e inocentes ojos y
los carnosos labios. Labios que harían soñar a un hombre con tenerlos explorando
toda clase de íntimos lugares.
“¡Caray!” Pareciendo no compartir su inmediata llamarada de deseo, ella
apretó fuertemente la toalla y lo miró con fastidio. “¿Has oído hablar de llamar a la
puerta? Incluso a un prisionero debe permitírsele un poco de intimidad.”
Él ignoró su mal humor mientras avanzaba para ofrecerle su regalo.
“Te traje una bata. Pensé que tal vez desearías tener algo que te cubriera de
modo que puedas dejar estas cámaras.”
Ella tomó con indecisión la hermosa prenda y la miró con una extraña
expresión.
“Lo siento,” le dijo ella finalmente en voz baja.
“¿Qué?”
“Normalmente no suelo ser tan antipática.” Ella levantó la cabeza y le ofreció
una sonrisa de medio lado. “Y a pesar del hecho de que te lo mereces totalmente,
estar enfadada es malo para mi karma.”
Él sacudió la cabeza con desconcierto. Podía hablar un centenar de idiomas
con fluidez, pero estaba empezando a sospechar que Darcy hablaba una lengua
enteramente propia.
Traducido por: Grupo Inferno
76
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Tu karma?”
Ella se encogió de hombros. “Ya sabes, mi energía vital.”
“Ah.” Styx sonrió de medio lado. “Me temo que no recuerdo ninguna energía
vital que pudiera haber tenido.”
Su expresión era más curiosa que horrorizada por el recordatorio de que Styx
ya no era humano.
“Una vez fuiste humano, ¿no?,” preguntó ella.
“Hace mucho tiempo.”
“¿Pero no lo recuerdas?”
“No.” Styx luchó por concentrarse. Demonios, ¿qué hombre no lucharía por
hacerlo cuando había una hermosa mujer medio desnuda parada de pie tan cerca
que estaba envuelto en el aroma de su caliente y tentadora piel? “Cuando un
humano es... transformado en vampiro, no queda memoria de su vida pasada.”
“¿Ninguna memoria en absoluto?”
“Ninguna.”
“Eso es extraño.”
Él sonrió de medio lado. “No más extraño que despertar a un vampiro en
primer lugar.”
“¿Cómo ocurrió?” Ella se pasó una ausente mano por su corto cabello en
punta. A Styx siempre le habían gustado las mujeres de pelo largo, pero el estilo
parecía quedarle bien a la pequeña cara de duendecillo. Por no mencionar el hecho
de que daba una deliciosa visión de su esbelto cuello. “Quiero decir, ¿cómo te
convertirse en vampiro?”
Styx hizo una pausa. Como norma, los vampiros raramente discutían su
legado con los demás. No era precisamente un secreto, pero la mayoría de los
demonios era de naturaleza reservada.
En este momento, sin embargo, estaba más preocupado por tranquilizar a
Darcy de que ni su toque ni su mordedura la convertirían en un vampiro.
“Sólo se produce cuando un vampiro drena completamente a un humano,”
confesó él. “La mayoría mueren, por supuesto, pero en raras ocasiones un humano
Traducido por: Grupo Inferno
77
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
compartirá la suficiente esencia del vampiro para alzarse de nuevo. No hay manera
de saber que humano sobrevivirá y cual se perderá.”
“¿Así que tú estabas muerto?”
“Bastante muerto.”
Ella frunció el ceño mientras trataba de aceptar la difícil verdad. “¿Y ahora?”
“¿Ahora?” Él se encogió de hombros. “Estoy vivo.”
“¿Para toda la eternidad?”
Él sonrió. “Nunca hay garantías.”
Ella hizo un pequeño asentimiento, reflexionando silenciosamente sobre sus
palabras. “¿Y qué hay de los hombres-lobo? ¿Cómo se hacen?”
Styx frunció el ceño. Su interés por los demonios que estaban desesperados
por poner sus manos sobre ella era comprensible, pero él no era indiferente a la
idea de ella cavilando sobre el indudablemente apuesto Salvatore.
“Hay verdaderos hombres-lobo, o Pura-Sangre, como ellos prefieren ser
llamados,” reveló él a regañadientes. “Ellos nacen de una pareja acoplada de Weres
y son muy raros. Luego están los callejeros. Son humanos que han sido infectados
por un hombre-lobo y lograron sobrevivir al ataque. Son mucho menos poderosos
que los Pura-Sangre y tienen poco control sobre sus instintos.”
Darcy se sentó de repente en el borde de la cama.
“¿Así que hay vampiros y hombres-lobo deambulando por todas partes?”
Styx resistió el impulso de unirse a ella en la cama. Tan difícil como sería de
admitir, no estaba del todo seguro que pudiera confiar en su una vez perfecto
control.
Era francamente vergonzoso.
“Vampiros, hombres-lobo y un gran número de otros demonios,” murmuró él
sin pensar.
“¿Cuántos otros demonios?”
“Cientos.”
Traducido por: Grupo Inferno
78
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Hubo una brusca inspiración cuando ella lo miró con incredulidad. “¿Cómo es
que nadie lo sabe?”
Dándose cuenta de que no estaba siendo precisamente reconfortante, Styx
hizo una mueca. Tal vez la maldita gárgola tuviera razón. Él tenía mucho que
aprender cuando se trataba de tener a una mujer joven bajo su techo.
“Los vampiros son capaces de alterar la memoria de los humanos que
encuentran, y la mayoría de los demonios pueden ocultar su presencia por
completo.” Él la estudió atentamente. “Además, la mayoría de los mortales prefieren
convencerse a sí mismos de que el mundo sobrenatural no es más que un producto
de su imaginación.”
Ella sonrió, pero contenía una tristeza tan profunda que hizo al corazón de
Styx apretarse con una extraña sensación.
“Supongo que eso es bastante cierto,” susurró ella. “Nadie me creyó. Incluso
mi psiquiatra se negó a aceptar que yo era realmente diferente. Ni siquiera cuando
le mostré la rapidez con que me curaba. Él juró que no era más que un truco de
magia que había inventado para llamar la atención sobre mí misma. Él dijo que era
una simple necesidad de auto-validación.”
Styx lanzó un suspiro. Bueno, no había nada como tomar una mala situación
y hacerla peor. Tal vez era tiempo de retirarse y reagruparse.
“Después de que te cambies, ¿te reunirás conmigo en la cocina para la
cena?”
Ella se puso en pie lentamente, haciendo un visible esfuerzo por restarle
importancia a su oscuro estado de ánimo. Ella incluso logró hacer una ligera
sonrisa.
“Siempre y cuando yo no esté en el menú.”
“Tengo sangre,” le aseguró él mientras avanzaba. Incapaz de resistir la
tentación, alargó la mano para tocar ligeramente su mejilla. “Aunque no me voy a
disculpar por beber de ti. Tampoco voy a negar que me gustaría tenerte en mis
brazos y saborearte de nuevo.” Él tocó sus labios con su dedo cuando ella intentó
interrumpirle. “Pero no te forzaré. Nunca.” Él se inclinó para rozar sus labios a lo
largo de su boca antes de girarse y dirigirse hacia la puerta. “Te esperaré abajo.”
Traducido por: Grupo Inferno
79
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy esperó hasta que Styx hubiera cerrado silenciosamente la puerta antes
de volver al baño para cambiar la toalla por la bata.
El sentido común le advertía que permaneciera en sus habitaciones. Cuando
ella estaba sola podía recordar fácilmente que Styx era un insensible vampiro que
tenía toda la intención de utilizarla para sus propios fines.
Cuando él estaba cerca...
Bueno, cuando él estaba cerca todo en lo que ella podía pensar era
solamente en cuanto había disfrutado de su toque, sus besos... su mordisco.
Y en la cruda soledad que se escondía profundamente en sus ojos negros.
Una soledad que podía igualar a la suya. Una soledad que tiraba
peligrosamente de su corazón.
¡Maldita sea!
Sin embargo, el sentido común no podía competir con su instinto natural de
librarse de los restrictivos aposentos. Una de sus madres adoptivas la había llamado
un espíritu del bosque por su hábito de salir a hurtadillas de la casa, incluso en
medio de la noche, para estar bajo el cielo abierto.
No importa cuánto lujo la rodeara, ella necesitaba espacio.
Entrando en el baño negro y marfil, ella colocó la bata sobre el tocador de
mármol y estaba alcanzando el nudo que había atado en su toalla cuando una mano
se colocó sobre su boca y la sensación de un caliente y duro cuerpo se presionó
contra su espalda.
“Shhh,” susurró una voz masculina en su oído. Una voz que reconoció al
instante como la de Salvatore. “No te haré daño.”
Ella se liberó de un tirón y giró para mirar airadamente al hombre-lobo. Era
tan guapo como lo recordaba, a pesar de que había elegido un ajustado pantalón y
un delgado jersey negros en vez de su traje de seda.
También era igual de peligroso.
Incluso en la tenue luz, los dorados ojos brillaban con advertencia, y el
delgado rostro era aún más depredador con el oscuro pelo recogido en una corta
coleta en su nuca.
Traducido por: Grupo Inferno
80
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Un histérico y fugaz impulso de gritar corrió a toda prisa por su mente sólo
para ser descartado.
Si él quería hacerle daño, gritando no iba a conseguir cambiar una maldita
cosa. El vampiro que vigilaba su puerta no encontraría nada más que un cadáver
ensangrentado si Salvatore decidía que la quería muerta.
Tal vez menos.
Tomando una profunda inspiración, se obligó a cuadrar sus hombros y
encontrarse con esa inquietante mirada sin pestañear.
Si ella iba a morir, lo haría con un poco de orgullo intacto. (Ey, ella había visto
los suficientes viejos westerns para saber que eso era importante.)
“Por el amor de Dios, ¿qué pasa con vosotros y lo de acercarse
sigilosamente a la gente?,” preguntó ella.
Una sonrisa tocó sus labios, como si él estuviera satisfecho por su exhibición
de coraje.
“Quería hablar contigo en privado.”
Su mirada se entrecerró. “¿Cómo llegaste aquí?”
Él se movió con una lánguida gracia para apoyarse contra la puerta, una lenta
sonrisa revelando sus extraordinarios dientes blancos.
“El sistema de seguridad es bueno, pero no lo suficiente. No hay ningún lugar
en el que no pueda entrar si lo deseo.”
“Difícilmente una habilidad de la que estar muy orgulloso.”
“Tan sólo es una de muchas, te lo aseguro,” dijo él alargando las palabras, su
mirada vagando deliberadamente sobre su cuerpo casi desnudo.
Genial, maldito caradura.
“¿Qué quieres?”
Sus ojos se entrecerraron. Sin duda estaba sorprendido de que ella no se
hubiera derretido a sus pies. Concedido, él era digno para derretirse. Era el tipo de
magnífico, sexy y peligroso hombre que la mayoría de las mujeres encontraba
irresistible.
Traducido por: Grupo Inferno
81
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Por desgracia para él, Darcy ya tenía las manos llenas con otro magnífico,
sexy y peligroso hombre.
Uno por siglo era su límite.
Salvatore la estudió durante un largo rato, como si reevaluara cómo tratar con
ella. Una situación bastante común.
“Sé que fuiste tomada por el vampiro contra tu voluntad,” dijo él. “Tengo la
intención de rescatarte.”
Ella lo miró con recelo. Ella no creía ni por un minuto que su idea de
rescatarla se ajustara a la suya.
“¿Ahora?”
“¿Eso es un problema?”
“En realidad, sí. Es un problema.”
“¿Por qué?”
“Porque no me fío de ti.”
Sus rasgos se endurecieron. Hubo una inquietante energía que zumbó
alrededor de él y llenó el aire con calor.
“¿Y confías en el vampiro?”
Ella sonrió de medio lado. “Creo que es más una cuestión de ‘lo malo
conocido’. Hasta el momento no me ha hecho daño.”
“¿Hasta el momento? ¿Estás dispuesta a arriesgar tu vida por el capricho de
un vampiro?”
Darcy se encogió de hombros. Sonó increíblemente estúpido cuando él lo dijo
así. Por otra parte, ¿sería menos estúpido dejarse rescatar por el hombre-lobo que
había empezado todos sus problemas en primer lugar?
“¿Por qué quieres rescatarme?,” preguntó ella bruscamente.
Hubo un tenso silencio, como si él estuviera debatiendo si debía o no
simplemente echársela sobre su hombro y terminar con ello.
Darcy se tensó, totalmente preparada para gritar, pero él negó con la cabeza.
Traducido por: Grupo Inferno
82
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Creerías que tan sólo soy un buen tipo?”
“Ni por un minuto.”
Él soltó una suave y enronquecida carcajada. “No voy a negar que te
necesito.”
“¿Qué necesitaría un hombre-lobo de mí?”
Él se incorporó mientras su calor se propagaba a través de la habitación y se
desbordaba sobre su desnuda piel.
“¿Lo sabes?”
Darcy tragó un repentino nudo en la garganta. Tal vez no debería haber
mencionado esa cosa del hombre-lobo. Esa podría ser el tipo de información que él
no quería compartir.
Sin embargo, ahora ya era demasiado tarde para fingir ignorancia.
“Sí.”
Salvatore se inclinó hacia adelante y olfateó el aire a su alrededor. “No
pareces muy asustada.”
Ella dio un paso hacia atrás. Se había encontrado un sinfín de bichos raros a
través de los años. Demonios, la mayoría de la gente la consideraba a ella un bicho
raro. Pero no estaba muy a gusto siendo olfateada.
“Si quisieras hacerme daño ya me lo podrías haber hecho.”
“Tienes razón.” La tensión en el aire disminuyó y su seductora sonrisa
regresó. “No tengo ningún deseo de hacerte daño. De hecho, mataré a cualquier
cosa o cualquiera que intente hacerte daño.”
“Sí, bueno… eso es sicóticamente tranquilizador, pero todavía no me has
dicho por qué has estado siguiéndome.”
“Te lo diré una vez que te libere del vampiro. Si él conociera tu valor
probablemente te mataría.”
Genial. Simplemente genial.
Eso era todo lo que ella necesitaba. Una razón para que un peligroso vampiro
la matara.
Traducido por: Grupo Inferno
83
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Yo no sé qué quieres decir con valor. Tan sólo soy una camarera sin
educación con menos de cincuenta dólares en el banco.”
Los oscuros ojos mantenían un calor que era más que un poco inquietante.
“Oh, no, cara, tú eres sin duda más que invaluable.”
“¿Por qué? ¿Por qué yo? ¿Tiene esto algo que ver con mi sangre?”
“Tiene todo que ver con tu sangre.”
Darcy se quedó sin aliento, su latente inquietud bruscamente olvidada. “¿Tú
sabes algo de mis padres?”
Sin previo aviso, él se había movido hacia delante y estaba sujetando su cara
entre las manos.
“Te lo revelaré todo una vez que estés a mi cuidado, cara,” prometió él.
Su toque era sorprendentemente dulce, pero Darcy golpeó sus manos
apartándolas con impaciencia.
“Basta.”
Él se limitó a sonreír mientras retrocedía hacia la puerta. “Si quieres la verdad
sobre tu pasado, debes venir a mí, Darcy. Contactaré contigo en unos días con un
plan para ayudarte a escapar. Hasta entonces.” Él hizo una pequeña reverencia
mientras daba un paso en dirección a la puerta. “¡Oh, cara!”
“¿Qué?”
“Tendrás que volver a la ducha. Los vampiros poseen una extraordinaria
capacidad para oler a los hombre-lobo.”
Él desapareció de la vista y Darcy dejó escapar un profundo suspiro.
“¡Caray!”
Salvatore se deslizó a través de las sombras con una hirviente frustración.
Nada iba como debía.
Traducido por: Grupo Inferno
84
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Había dedicado treinta años a la búsqueda de Darcy. Treinta malditos años.
Entonces, cuando finalmente consiguió encontrarla, ella fue secuestrada justo
debajo de sus narices por asquerosos vampiros.
Era suficiente para hacer a cualquier hombre-lobo querer morder y gruñir.
Y ahora, cuando él lo había arriesgado todo para que ella escapara, se veía
obligado a salir solo de la aislada finca.
¿Qué demonios estaba mal con la mujer?
Se suponía que ella estaría aterrorizada de ser mantenida prisionera por un
vampiro. Se suponía que ella estaría escondida en un rincón esperando a ser
rescatada.
Rescatada por él.
Pero ella no había estado aterrorizada. Como un Pura-Sangre, él podía sentir
cada uno de sus estados de ánimo, y mientras que ella había estado confundida y
comprensiblemente cautelosa, no había habido ninguna aterrada necesidad de
escapar.
De hecho, le había tomado sólo unos minutos darse cuenta de que ella se
resistía a cualquier intento de obligarla a dejar la casa.
Resistencia suficiente como para atraer a una horda de enojados vampiros
sobre su cabeza.
Salvatore era un poderoso Were. Tal vez el más poderoso Pura-Sangre en
siglos. Pero ni siquiera él podía enfrentarse a una docena de vampiros. No cuando
uno de ellos era el poderoso Anasso.
Y lo más importante, él no podía permitirse arriesgar a Darcy
Ella era la clave de todos sus planes.
Ahora él estaba con las manos vacías y sin medio seguro de capturar a su
presa.
Alguien iba a pagar por esto.
Empezando por Styx, el jodido master del universo.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:22 am

Capítulo 6
Styx caminaba de un lado a otro por la cocina, cuidando de evitar que su
mirada se extraviara hacia la pequeña mesa en el centro.
No había nada malo en la mesa.
De hecho, estaba perfecta.
Había calentado la lasaña vegetariana y el pan de ajo exactamente como
había indicado el ama de llaves. El vino tinto estaba respirando. Incluso había
colocado las velas para proporcionar un resplandor suave y reconfortante a la
habitación.
Y eso era lo que le molestaba.
Se veía exactamente como se había propuesto que se viera.
Romántico.
Sacudió la cabeza mientras miraba hacia la vacía puerta por enésima vez.
No había explicación para su extraño comportamiento.
No podía ser sólo deseo.
Si él sólo quisiera sexo y sangre podría cautivarla fácilmente con su mente y
tomar lo que quisiera. Ella le daría todo lo que él deseara, y lo haría con mucho
gusto.
Era lo que los vampiros habían estado haciendo desde el principio de los
tiempos.
Pero esto… ser puntilloso y preocuparse por su más mínima comodidad.
Esto no era ciertamente lo habitual en un vampiro.
Afortunadamente para su paz mental, Darcy eligió ese momento para pasar a
través de la puerta.
Traducido por: Grupo Inferno
86
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Cualquier confusión en cuanto a por qué estaba él actuando de manera tan
extraña, fue olvidada cuando permitió que su mirada se deslizase sobre el pequeño
cuerpo envuelto en la pesada bata de brocado.
Ella parecía joven, delicada y tan vulnerable que haría desgarrar el corazón
del demonio más cruel.
Obligándose a resistir el impulso de cruzar la habitación y arrastrarla a sus
brazos, Styx alzó sus cejas.
“Comencé a temer que tuvieras la intención de permanecer en tus
habitaciones toda la noche.”
Ella sonrió, pero había algo cauteloso en su conducta mientras se acercaba
poco a poco a la mesa.
“El pensamiento cruzó por mi mente, pero tenía demasiada hambre. Algo
huele delicioso.”
“Ya que mi pobre presencia no parecía ser suficiente para tentarte a salir de
tu habitación, recurrí a la tentación de la comida,” respondió él secamente.
“Sabia decisión.” Llegando a la mesa, ella se sentó y aspiró profundamente.
“¿Qué es?”
“La nota del ama de llaves dice que es lasaña vegetariana. ¿Lo apruebas?”
“Si sabe la mitad de buena de lo que huele, haré más que aprobarlo.” Ella
cogió el tenedor y le dio un mordisco, sus ojos cerrándose con evidente placer.
“Delicioso.”
Styx sintió que su cuerpo se endurecía al instante. Él la recordaba demasiado
vívidamente cerrando los ojos en otro tipo de placer. Con una pequeña maldición, se
movió para sentarse a la mesa enfrente de ella. Era eso o permitir que ella se diera
cuenta de su inquietante poder sobre él.
Sintiendo su presencia, Darcy abrió los ojos y esa cautela regresó. “¿Y qué
hay de ti?,” preguntó ella.
Un indicio de molestia entornó su mirada. Él ya le había asegurado que no la
obligaría a compartir sangre. No estaba acostumbrado a que cuestionaran su honor.
“Ya he comido.”
Traducido por: Grupo Inferno
87
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Oh.” Ella agachó la cabeza mientras se concentraba en la comida ante ella.
“No tienes que quedarte, ya sabes. Prometo no intentar escapar por lo menos
durante los próximos veinte minutos.”
“¿Estás tratando de librarte de mí?”
“Debes de tener mejores cosas que hacer que verme comer.”
Styx frunció el ceño. “¿Qué te está molestando?”
Ella no levantó su cabeza mientras seguía comiendo. “Estoy siendo retenida
contra mi voluntad por un vampiro. Una manada de hombres-lobo está acechando
afuera con la esperanza de secuestrarme. Y para colmo, he perdido el trabajo, lo
que significa que no cobraré. ¿No crees que cualquier mujer pobre estaría un poco
tensa?”
Styx se vio obligado a reconocer que ella tenía un punto. A pesar de que él
había hecho un esfuerzo extraordinario para facilitar su confinamiento, no se podía
negar que ella era su prisionera.
¿Cómo podía culparla por no estar completamente feliz con la situación?
“Tal vez,” murmuró él, recostándose hacia atrás en su asiento para verla
zamparse lo último de la lasaña y dos rebanadas de pan. “Hay más si lo deseas.”
Ella hizo una media sonrisa mientras dejaba a un lado la servilleta. “Buen
Dios, no. Estoy llena. Lo que necesito ahora es una larga caminata.”
Styx se levantó de la mesa para echar un vistazo por la ventana con
perplejidad. “Los elementos no me molestarían a mí, pero hace demasiado frío para
un humano.”
Ella se movió para detenerse junto a él, completamente inconsciente de la
reacción del cuerpo de él ante el calor y el olor de ella.
“Oh, mira, está nevando.”
Él bajó la mirada hacia ella para descubrir su expresión suavizada con
deleite. “Ángel, no puedes salir afuera sin zapatos o un abrigo.”
“Supongo que no.” Una nostálgica sonrisa tocó sus labios. “Me encanta la
nieve. Siempre hace que el mundo parezca tan fresco y nuevo.”
Por los dioses, él era el maestro de todos los vampiros. Los demonios de
todo el mundo se estremecían ante la mención de su nombre. No había nadie que
Traducido por: Grupo Inferno
88
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
se interpusiera en su camino. Y sin embargo, el menor atisbo de nostalgia de esta
mujer lo hacía alterarse por complacerla.
Era francamente patético.
Tragándose un suspiro, se agachó para levantarla y acunarla contra su
pecho.
Darcy soltó un sorprendido chillido mientras se aferraba los bordes abiertos
de la bata. “¿Qué estás haciendo?”
“Creo que podría tener una solución que te complacerá,” le aseguró él
mientras salía de la cocina y se dirigía por el pasillo hacia el ala más alejada de la
casa.
“Styx, bájame.”
“Todavía no.” Abrió la puerta de la nueva ampliación y dejó a Darcy sobre sus
pies antes de alargar la mano para encender las luces. “Ya hemos llegado.”
Sus ojos se agrandaron con delicia mientras miraba por todo el cercado de
cristal que ofrecía una vista sin obstáculos de la nieve cayendo.
“Un solárium,” jadeó ella, girándose para ofrecerle una sonrisa encantadora.
“Es hermoso.”
“No está del todo terminado. Viper planea sorprender a su compañera una
vez que esté acabado.”
“¡Vaya!” Ella soltó una suave risa. “Un regalo muy generoso.”
Styx dejó que una sonrisa tocara sus propios labios. “Él mencionó algo sobre
una prematura interrupción en otro solárium que tenía la intención de corregir. Yo no
investigué más allá.”
“Sin duda una sabia decisión.” Ella caminó por todo el suelo, no pareciendo
prestar atención a los desnudos estantes y la sólo parcialmente terminada fuente.
Su mano tocó suavemente el helado cristal. “Levet me habló de Viper y su mujer.
¿Ella también es un vampiro?”
Él se movió silenciosamente hasta estar de pie detrás de ella. “En realidad,
ella es como tú. Una mezcla de humano y demonio.”
Su cuerpo se tensó ante sus palabras. “No sabemos si tengo sangre
demoníaca. Todavía no.”
Traducido por: Grupo Inferno
89
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx estudió su reflejo en el cristal. “Tú eres algo más que humana.”
“Tal vez.”
Percibiendo su reticencia a considerar la posibilidad de sangre demoníaca, él
cambió fácilmente de conversación.
“Si tú quieres, puedo pedirle a Shay que te visite para que puedas hablar con
ella.”
Ella se volvió con una expresión curiosa. “De acuerdo con Levet, ella no está
muy contenta contigo.”
Él hizo una mueca. “Nosotros tenemos… un pasado difícil. Y ella está
enojada porque te he tomado como mi invitada.”
“¿Invitada?”
“Prisionera, si lo prefieres.”
“Ya me gusta ella.”
Styx abruptamente deseó no haber sugerido la visita de Shay. Darcy ya
estaba determinada a mantenerlo a una detestable distancia. Una vez que Shay
revelase su pasado, esta mujer lo consideraría nada menos que un monstruo.
“Tal vez deberíamos esperar por su visita hasta... ” Las palabras de Styx se
detuvieron mientras se inclinaba más cerca de la curva de su cuello.
El olor era débil, pero inconfundible.
Hombre-lobo.
La incredulidad fue seguida de cerca por una fría puñalada de ira.
En la última hora, Darcy había estado en la compañía de Salvatore. El
bastardo realmente había tenido las pelotas para invadir su hogar y de alguna
manera arrinconar a Darcy mientras ella estaba sola.
Peor aún, esta mujer había ocultado el encuentro deliberadamente.
No era de extrañar que hubiera parecido distraída.
¿Salvatore la había amenazado si ella revelaba su ultrajante trasgresión? ¿O
el Were había conseguido convencerla de que era inofensivo?
Traducido por: Grupo Inferno
90
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
¿Estaban incluso ahora planeando su fuga?
“¿Styx?”
Dándose cuenta de que Darcy lo estaba mirando con una creciente
sospecha, Styx disminuyó su tensión e incluso logró una leve sonrisa. Él sólo había
conocido a esta mujer durante un corto tiempo, pero era suficiente para convencerlo
de que nunca podría obligarla a confesar sus secretos.
No sin recurrir a trucos de vampiro.
Algo que él era extrañamente reacio a hacer a menos que todo lo demás
fallara, por supuesto.
“¿Hay algún problema?,” preguntó ella.
“¿Qué problema podría haber?”
Ella frunció el ceño ante su tenso tono, pero cualquier respuesta que ella
pudiera haber dado fue interrumpida cuando la puerta del invernadero se abrió
bruscamente y un gruñón Levet entró dando pisotones en la habitación.
“Sacrebleu30, ¿crees que podrías haber elegido, posiblemente, una noche
más miserable para enviarme a caminar lenta y trabajosamente alrededor de la
ciudad como si fuera una mula de carga?” Él sacudió sus alas, enviando la nieve
volando por la habitación. “Tal vez mañana por la noche te gustaría que hiciera un
muñeco de nieve y bailara desnudo a su alrededor.”
Hubo una risa ahogada de Darcy, y con un esfuerzo, Styx contuvo el impulso
de tirar al impertinente demonio a través de la ventana más cercana. Tan fastidioso
como él encontraba a la gárgola, no pudo negar que su sentido de la oportunidad
fue perfecto.
Quién mejor para distraer a Darcy.
“Puedo asegurarte sin temor a equivocarme, Levet, que nunca te pediré que
bailes desnudo alrededor; con nieve o sin ella,” dijo él arrastrando las palabras
mientras deba un paso alejándose de Darcy. “Pero puedes mantener entretenida a
mi invitada por mí. Me temo que tengo un asunto urgente que no puedo posponer
por más tiempo.”
Hizo una pequeña reverencia hacia la sorprendida Darcy antes de cruzar el
invernadero y deslizarse por la puerta abierta. Él sintió su mirada siguiéndole, pero
En francés en el original – Traducción: exclamación de sorpresa que varía según el contexto,
varias traducciones posibles pueden ser: ‘¡La ostia!’ / ‘¡Santo Dios!’
30
Traducido por: Grupo Inferno
91
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
ignoró su cautelosa confusión mientras entraba en el pasillo y hacía señas al Cuervo
que merodeaba.
DeAngelo se deslizó desde las sombras y le ofreció una pequeña reverencia.
“¿Maestro?”
“Quiero que vigiles a nuestra invitada.”
“Por supuesto.”
“Y dile a Santiago que aumente los centinelas en los terrenos.”
El pálido rostro casi oculto bajo la capucha de la túnica no reveló el menor
atisbo de sorpresa.
“¿Temes que podamos ser atacados?”
“Todavía no sé lo que planean los Weres.” Su rostro se endureció con la rabia
que todavía hervía profundamente en su interior. “Pero te aseguro que tengo la
intención de averiguarlo. Hasta entonces, no permitas que Darcy se aparte de tu
vista.”
Darcy se quedó frunciendo el ceño en el solárium después de que el alto e
impredecible vampiro hubiera abandonado la sala bruscamente.
Ella nunca había poseído la habilidad de leer mentes. Y ciertamente, no era
una experta en vampiros. Pero había aprendido hacía tiempo a estudiar el lenguaje
corporal de los demás, y no podía negar que había habido una enojada tensión en
su captor.
“¿Interrumpí en un momento inoportuno?”
“¿Qué?” Volviendo la cabeza, Darcy se dio cuenta de que la gárgola se había
movido hasta detenerse a su lado. “Oh... no, en absoluto.”
Él cruzó los brazos sobre el pecho. “Si deseas seguirlo, no me importará.
Estoy acostumbrado a las mujeres que han sido cautivadas por los vampiros.
Parece ser mi triste suerte en la vida.”
Traducido por: Grupo Inferno
92
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy se encontró sonriendo. Ahora que había superado el shock de tener
alrededor a una gárgola de 90 centímetros, lo encontró extrañamente encantador.
“Soy muy feliz quedándome aquí contigo, Monsieur31 Levet,” dijo ella mientras
alargaba la mano hacia abajo para palmearle el hombro. Ella retiró su mano a toda
prisa de la fría humedad sobre su piel gris. “Oh, estás mojado.”
“Por supuesto que estoy mojado. He estado pisoteando sobre nieve.” Él
apuntó con un dedo en su dirección. “Y todo por ti.”
“¿Por mí?” Darcy parpadeó sorprendida. “¿Por qué?”
“Tu oh-tan-encantador vampiro insistió de manera absoluta en que no podrías
sobrevivir otro momento sin tus preciosas plantas y cada pedazo de ropa que
poseías, lo cual, por cierto, no es mucho. Tenemos que llevarte a un centro
comercial, ma belle32. Sin duda el alto, moreno y meditabundo podría ser
convencido para darte su tarjeta de crédito.”
Ella luchó para seguir su lluvia de palabras, ignorando su insulto a su menos
que impresionante armario.
“¿Plantas? ¿De qué estás hablando?”
“El gran maestro insistió en que volviera a tu apartamento y recuperara tus
plantas, ¿pero pensó él en el pobre infeliz que enviaba al exterior en el frío y la
nieve? Non.” Levet se sorbió la nariz. “No soy nada más que un lamentable criado a
sus ojos.”
“¿Styx te envió a recoger mis plantas?”
El demonio lanzó un profundo suspiro. “Estoy hablando en castellano, ¿no?”
Darcy se giró bruscamente para caminar de un lado a otro por el vacío suelo.
“Yo... ¿por qué haría él tal cosa?”
La gárgola soltó una corta carcajada. “Si tú no lo sabes entonces no voy a
explicártelo. Yo preferiría que creyeras que él es un monstruo sin corazón.”
Una extraña sensación estaba hormigueando a través de su cuerpo mientras
Darcy seguía caminando de un lado a otro. “¿Y también trajiste mi ropa?”
“Está todo en la cocina. Lo he traído, pero no soy ningún botones para ir
cargando y llevando las cosas a tu habitación.”
31
32
En francés en el original – Traducción: ‘Señor’
En francés en el original – Traducción: ‘Bella/hermosa mía’
Traducido por: Grupo Inferno
93
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Por supuesto que no.”
Ella le dio a la gárgola una distraída sonrisa mientras se movía pasándole y
dejando el invernadero. Por alguna razón, tenía que ver sus pertenencias por sí
misma.
Entrando en la cocina, se lo encontró justo como Levet había prometido.
Había cuatro cajas con sus diferentes plantas y una pequeña maleta que
llevaba su ropa.
Ella estaba mirándolo todo fijamente con un inconsciente ceño fruncido
cuando Levet se unió a ella en la mesa.
“Lo traje todo, ¿no?”
“Sí, esto es todo.”
Él se sorbió la nariz. “No puedo imaginar por qué querrías un montón de
malas hierbas plantadas en feas macetas. Parecen una gran cantidad de problemas
cuando se puede salir por la puerta y desenterrar cualquier cantidad de malas
hierbas igualitas que ellas.”
“No son malas hierbas, son mis compañeras,” corrigió ella.
“Bueno, supongo que como compañeras de cuarto por lo menos están
calladas.”
Ella sonrió tristemente mientras tocaba uno de sus helechos. “Realmente,
nadie lo entiende.”
Hubo un corto instante antes de que Levet se aclarara la garganta. “De
hecho, yo diría que al menos un vampiro lo entiende.”
“Sí,” murmuró ella suavemente, ese extraño cosquilleo regresando.
Styx.
Él entendía. O si no lo entendía, al menos estaba dispuesto a aceptar la
importancia para ella. Y él había enviado a Levet afuera bajo la nieve para que ella
no se inquietara por sus cosas.
Era...
Traducido por: Grupo Inferno
94
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
¡Caray!, era dulce. Y considerado. Y no del todo en consonancia con un
monstruo despiadado que pretendía hacerle daño.
Y por alguna estúpida razón, la conmovió mucho más de lo que era
razonable.
Bueno, tal vez no estúpida, admitió ella silenciosamente. Después de todo,
cuando una persona estaba sola en el mundo, el menor ofrecimiento de bondad
tendía a adquirir un mayor significado que para otras personas.
Incluso si esta bondad provenía de un vampiro sediento de sangre que la
mantenía cautiva.
“Discúlpame,” murmuró ella a Levet mientras salía de la cocina e iba en
busca del esquivo Styx.
Ella necesitaba ver al hermoso demonio.
Quería que él supiera que ella no era indiferente a su preocupación por su
felicidad.
Mientras recorría la vacía sala de estar y el estudio igualmente vacío, Darcy
se detuvo cuando una frialdad picó sobre su piel. Era una frialdad como la que
rodeaba a Styx, pero sin la añadida ola de excitación que él siempre despertaba.
Ella se giró con un rápido movimiento, sin sorprenderse por descubrir al
silencioso vampiro parado de pie en la puerta de entrada.
“Oh.” Ella se movió con inquietud. “Hola.”
El vampiro estaba inmóvil mientras la miraba fijamente desde el fondo de la
pesada capucha.
“¿Hay alguna demanda que pueda satisfacer?,” preguntó él.
Ella resistió el impulso de estremecerse. Él parecía un maniquí. Un maniquí
muy espeluznante.
“Estaba buscando a Styx. ¿Sabes dónde puedo encontrarlo?”
“Él ha dejado la finca.”
“¿Sabes cuándo regresará?”
“No.”
Traducido por: Grupo Inferno
95
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Ya veo.”
Darcy no pudo negar un brote de decepción. Lo que era casi tan aterrador
como el vampiro parado de pie delante de ella. Incluso una mujer que intentaba
pensar lo mejor de todos no debería estar suspirando por el hombre que la
mantenía prisionera.
Eso era de locos... demencial.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:22 am

Capítulo 7
El rastro desde el dormitorio de Darcy hasta el desvencijado hotel no era
especialmente difícil de seguir. Eso, sin embargo, no hacía nada para calmar el
ardiente temperamento de Styx.
Salvatore había invadido sus tierras y puesto sus sucias manos sobre Darcy.
Styx quería sangre.
Sangre de hombre-lobo.
Esa era la única cosa en su mente.
O lo era hasta que atrapó el inconfundible olor a vampiro.
Aclarando rápidamente su mente, Styx se deslizó dentro de las sombras de
un callejón cercano, su daga en la mano.
Como el soberano de los vampiros, él estaba por encima de los duelos
insignificantes y las ocasionales guerras de clanes que aún estallaban. Eso no
significa, sin embargo, que un vampiro granuja no pudiera decidir que su capacidad
de liderazgo podía ser mejorada por una estaca en el corazón. Él gobernaba con
mano de hierro, y había más de unos cuantos de sus súbditos que no siempre
estaban complacidos con sus leyes.
Ah, los placeres de ser rey.
Styx se estaba preparando para atacar cuando el vampiro estuvo lo
suficientemente cerca de él como para reconocer el familiar olor. Con una maldición
entre dientes, deslizó el puñal de nuevo en su bota y salió de las sombras para
hacer frente a su molesto amigo.
“Viper.” Él colocó sus manos sobre las caderas. “¡Qué poco grata sorpresa!”
Deteniéndose, el vampiro de pelo plateado ofreció una profunda reverencia.
Debería haber parecido ridículo con la dorada chaqueta de satén que le caía hasta
sus rodillas y los pantalones de terciopelo negro, pero, como siempre, el demonio
conseguía parecer absolutamente elegante.
Traducido por: Grupo Inferno
97
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Buenas noches, antiguo.”
“No me llames así,” gruñó Styx. “¿Qué estás haciendo aquí?”
“¿Creerías que por casualidad estaba por el barrio?”
“Ni por un minuto.”
“Vale.” Viper dio un paso adelante, su expresión suavizada en sombrías
líneas. “Estoy aquí por ti.”
“¿Cómo sabías que estaría aquí?”
Pasó un momento antes de que Viper hiciera un pequeño encogimiento de
hombros. “DeAngelo estaba preocupado.”
“¿Él se puso en contacto contigo?” Styx negó con la cabeza. Él mismo había
convertido a cada uno de los Cuervos. Su lealtad era incuestionable. “No. Él no se
atrevería.”
“¿Qué otra opción tenía?,” preguntó Viper. “Dejaste la finca con una furia
obvia sin llevar a uno de tus guardias contigo.”
¿Una furia obvia? Styx se tensó ante la insinuación. Él nunca había perdido
los estribos. Y si lo hizo, nadie debería ser capaz de detectar su estado de ánimo. Él
nunca se rebajaría a pisotear de un lado a otro en una especie de berrinche infantil.
Hizo una repentina mueca cuando comprendió que eso era precisamente lo
que había estado haciendo. Ir derecho a dar pisotones.
Maldición.
Todo esto era culpa de Darcy Smith. Ella sola había conseguido afectar el
gélido control que había perfeccionado durante cientos y cientos de años.
“No necesito una niñera, Viper,” replicó él.
“No.” Viper lo miró fijamente. “Lo que tú necesitas es protección.”
“¿Frente a una manada de callejeros?” Su nariz llameó por el orgullo herido.
“¿Tan poco piensas de mí?”
“Esto no tiene nada que ver con los Weres.” Dando un paso adelante, Viper
colocó una mano sobre su hombro. “Tú ya no eres sólo otro vampiro cualquiera,
Traducido por: Grupo Inferno
98
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx. Tú eres nuestro líder, y DeAngelo es tu segundo al mando. Él no sería digno
de ser un Cuervo si no hubiera tomado medidas para velar por tu seguridad.”
Styx quería discutir. Esta noche él no estaba pensando como el maestro de
todos los vampiros. Estaba pensando como un hombre. Un hombre que quería dar
una santa paliza a otro hombre.
Una noche para la testosterona, no la política.
Lamentablemente, DeAngelo había estado en su derecho. Él no podía haber
sabido que Styx no planeaba nada más peligroso que una pequeña pelea con una
manada de chuchos.
“Muy bien,” reconoció él a regañadientes. “Puedes quedarte aquí y ver el
moho crecer si quieres.”
Se sacudió la mano de su amigo y dio un paso adelante sólo para ser
detenido cuando Viper se interpuso suavemente en su camino.
“¿Tienes la intención de iniciar negociaciones con Salvatore?,” preguntó el
vampiro más joven.
“¿Ahora también tengo que darte mi agenda?,” dijo Styx bruscamente.
“Es una pregunta sencilla.” Viper entrecerró su mirada. “¿Estás aquí para
negociar con los Weres?”
Styx siseó suavemente. Él no respondía ante nadie. Ni siquiera ante un
poderoso líder de clan que daba la casualidad de ser también su amigo.
“Estoy aquí para asegurarme de que Salvatore entiende que la próxima vez
que intente invadir mi territorio, será la última.”
“¿Él estuvo en la finca?,” preguntó Viper con sorpresa.
Él debía estar sorprendido. Sólo los muy valientes, o muy estúpidos, se
atreverían a entrar en la guarida de un vampiro.
“Se deslizó en la habitación de Darcy mientras yo estaba en la planta baja.”
“¿Le hizo daño?”
“No.”
“¿Debo suponer que él trató de llevársela en contra de su voluntad?”
Traducido por: Grupo Inferno
99
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx miró con una fría advertencia. Él no iba a confesar que no tenía ni idea
de cuál había sido el taimado plan del Were. O que Darcy había ocultado
deliberadamente su encuentro con Salvatore. No cuando la simple idea era
suficiente para hacer a su sangre correr caliente y a sus colmillos doler por hincarse
en cálida carne.
Sin duda, Viper lo encerraría en un sótano hasta que recuperara su buen
juicio.
“¿Qué importa? ¿Acaso no es suficiente que él se atrevió a acercarse a ella?”
“¿Pero no es eso lo que querías, viejo amigo?”
Styx dio un paso atrás con el ceño fruncido. “¿Qué dijiste?”
Viper alzó las manos. “Ella difícilmente puede ser un adecuado elemento de
negociación si Salvatore no está ansioso por poner sus manos sobre ella. El hecho
de que se atreviera a una muerte segura para intentar recuperarla significa que
accederá a cualquier demanda que tú le hagas.”
Styx giró sobre sus talones para caminar con inquietud por el callejón. No
quería que Viper viera su expresión. No cuando no cabía duda de que iba a revelar
su brusco brote de cólera ante la mera idea de entregar a Darcy al Pura-Sangre.
Eso era algo que él consideraría más tarde.
Mucho, mucho más tarde.
“Más probablemente, él simplemente es lo bastante arrogante como para
creer que es capaz de robarla sin conceder nada. Necesita que le recuerden los
peligros de cruzar mi voluntad.”
“¿Así que todo esto es una cuestión de darle al Were una lección?”
Styx se volvió ante la inconfundible incredulidad en el tono de Viper. “¿Hay
algo de malo en eso?”
“¿Pensaba que deseabas evitar el derramamiento de sangre? ¿No es ese el
por qué tomaste a la mujer en primer lugar?”
¿Evitar el derramamiento de sangre? ¡Ni hablar!
“Él realizó un insulto que no puede ser ignorado.”
Viper se encogió de hombros. “Siempre y cuando tú mantengas a Darcy bien
guardada, ¿qué importa si el hombre planea robarla? Además, ¿no sería mejor
Traducido por: Grupo Inferno
100
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
evitar cualquier confrontación directa hasta que tú los hayas enviado de nuevo a sus
territorios de caza?”
Styx se tragó una enojada maldición. Su viejo amigo estaba pisando un
terreno peligroso. Lo que hiciera o dejara de hacer con Darcy no le concernía a
nadie excepto a él.
“No habrá… negociaciones hasta que descubra lo que él quiere de ella,” dijo
él entre dientes.
Hubo una sorprendida pausa antes de que Viper inclinara su cabeza hacia
atrás para reírse con aparente deleite.
“Ya veo.”
“¿Qué?,” Styx regresó por el callejón para fulminar al sonriente vampiro con
una impaciente mirada. “¿Qué es tan divertido?”
“Tú.”
“¿Yo?” Styx apretó sus manos con una impotente molestia. Él era muchas
cosas. Arrogante, dominante, ferozmente letal. Pero nunca había sido divertido. A
punto de recordar a su camarada que reírse de su líder era un peligroso hábito, Styx
fue repentinamente perturbado por un inesperado olor. “Agárrate bien, Viper, algo se
acerca.”
Viper apartó bruscamente su persistente diversión ante la obvia turbación de
su amigo. Él tendría mucho tiempo más tarde para disfrutar viendo a Styx cayendo
firmemente sobre sus rodillas. Por ahora, estaba mucho más interesado en el
inconfundible olor de callejeros aproximándose.
“Están tratando de rodearnos,” murmuró él, sacando los dos pequeños
puñales que había metido en su chaqueta antes de salir de su club.
Armas, nunca salgas de casa sin ellas.
Un lema que lo había mantenido con vida durante mucho tiempo.
Styx inclinó hacia atrás la cabeza para olfatear el aire. “Tres desde el sur y
dos desde el norte.”
Traducido por: Grupo Inferno
101
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Viper sonrió con anticipación. Su compañera, Shay, veía con malos ojos su
participación en peleas por diversión. Como muchas mujeres, ella simplemente no
tenía un gusto por la violencia y siempre tenía un discurso esperándolo cuando, por
casualidad, llegaba a casa con unos pocos cortes sangrientos.
Pero esta noche, sin duda, ella no podía esperar que se quedara a un lado y
permitiera que su maestro se convirtiera en un aperitivo de medianoche para
callejeros.
“Bien.” Él hizo girar los puñales en sus manos. “Tú coges el norte, yo cogeré
el sur.”
Styx alzó una ceja. “Ellos van a por mí. Yo cogeré el sur.”
“¿Lo echamos a suertes?”
“Simplemente coge el norte,” ordenó Styx, dándole la espalda a Viper de
modo que cada uno hacía frente a un extremo del callejón.
“¿No se supone que tienes que ser un poco más democrático? Después de
todo, eres un americano ahora,” preguntó Viper, su mirada buscando
incansablemente en las espesas sombras.
“Soy un vampiro, y hasta que alguien ocupe mi lugar, mi palabra es ley.”
Bueno, era difícil discutir la arrogante afirmación.
Su palabra era ley.
Y ya que había sido Viper quien había matado al viejo líder para poner a Styx
en el trono, realmente no podía quejarse ahora.
“Vale, hazlo a tu manera.”
“Siempre lo hago,” afirmó Styx suavemente.
Viper tampoco podía discutir eso.
La helada brisa se arremolinaba en el callejón y Viper aumentó su agarre
sobre sus puñales. Los callejeros estaban cerca. Muy cerca.
Hubo un sonido apenas perceptible de garras arañando contra el pavimento,
y entonces con un aullido, los callejeros entraron a la carga en el callejón con toda
su fuerza.
Traducido por: Grupo Inferno
102
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Ellos ya habían cambiado, pero incluso en forma de lobo eran tan grandes
como ponis y poseían una fuerza inhumana. También eran tan crueles como el
infierno.
Con los ojos rojos brillando en la oscuridad, ellos se abalanzaron sobre Viper,
indiferente ante el conocimiento de que estaban severamente superados. Se
necesitarían más de cinco callejeros para superar a dos vampiros. Especialmente
cuando, casualmente, ambos vampiros eran líderes de clan.
Extendiendo sus pies, Viper se agachó. Un callejero siempre iba a por la
garganta primero. Era tan predecible como la salida del sol.
Espeluznantes aullidos cortaron el aire mientras los callejeros se apresuraban
a sus muertes. Viper esperó hasta que pudo sentir el caliente aliento sobre su cara
antes de empujar hacia afuera sus brazos y enterrar profundamente las dagas en
los anchos pechos.
Una daga golpeó centrada, hundiéndose en el corazón del callejero atacante,
haciéndolo desmoronarse a los pies de Viper. La otra daga simplemente rasguñó el
corazón, y con un gruñido, la bestia abrió sus fauces para cerrarlas alrededor de la
garganta de Viper.
“Sangriento infierno, cómo apestas,” dijo Viper entre dientes mientras echaba
su brazo hacia atrás para golpear con un revés al callejero.
Hubo un sobresaltado gimoteo cuando la criatura navegó por el aire y golpeó
el edificio de ladrillo con un escalofriante ruido sordo. Hubo una breve pausa antes
de que el animal se pusiera de pie y se moviera pesadamente hacia delante una vez
más. En su forma de lobo el hombre parecía no ser consciente de que estaba
sangrando masivamente por la daga aún alojada en su pecho.
Viper esperó de nuevo hasta que el callejero estuvo casi encima de él antes
de golpearlo con su pie. Hubo un crujido cuando el hueso y el cartílago del hocico
del callejero se hicieron pedazos por en el golpe, pero enloquecido por el instinto de
matar y el olor de su propia sangre, el callejero continuó peleando.
Dientes tan afilados como navajas de afeitar chasqueaban hacia la pierna de
Viper y se vio obligado a bailar hacia atrás. Tropezó con Styx, pero ninguno de los
dos se giró mientras ambos se concentraban en sus propias peleas.
¿Dónde estaba el control de animales cuando se los necesitaba?, se
preguntó con pesar, esquivando las garras que atacaban hacia su garganta.
La gran zarpa dio otro golpe hacia Viper, inclinándose hacia abajo, él fintó
hacia el callejero y agarró la empuñadura de la daga incrustada. Sacándola de un
Traducido por: Grupo Inferno
103
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
tirón de la gruesa piel, se sorprendió al sentir las garras hincándose en su espalda.
Mierda. Había esperado que la bestia fuera a por su garganta. Un error estúpido.
Las heridas no eran profundas y muy pronto sanarían, pero no antes de que
Shay tuviera la oportunidad de darle un tirón de orejas por ser herido.
Molesto por haber permitido que el Were lo marcara, Viper agarró el mango
de la daga y la hundió de nuevo en el amplio pecho.
Esta vez su puntería acertó y la hoja de plata se hundió profundamente en el
corazón del callejero.
El callejero aulló de dolor mientras hacía un intento tardío por retroceder.
Viper se enderezó mientras observaba al Were arrastrándose detrás de un
contenedor cercano. No se molestó en seguirlo. El callejero no podía sobrevivir, y él
no era tan depravado como para necesitar verlo morir.
Además, quería asegurarse de que Styx había terminado con su parte.
Girándose para ver si su camarada necesitaba alguna ayuda, Viper se
distrajo por el leve sonido de pasos por encima de ellos.
Miró hacia el tejado del deteriorado hotel junto a ellos, esperando ver a un
callejero con la esperanza de cogerlos desprevenidos. Lo que vio en su lugar dejó
helado su muerto corazón.
“¡Styx!,” gritó él la advertencia mientras observaba a la ensombrecida forma
de encima enderezarse y apuntar con una ballesta directamente al corazón de su
amigo.
Viper alargó la mano para empujar a Styx a un lado mientras la flecha de
plata pasaba como un rayo a través de la noche. Él era rápido, pero aunque
consiguió mover a Styx lo suficiente como para evitar un golpe letal, la flecha logró
atravesar su pecho con un espantoso ruido sordo.
El alto vampiro bajó la mirada hacia a la herida, su expresión tensa por el
dolor. Entonces, con un estremecedor gemido, cayó hacia delante, casi llegando al
suelo antes de que Viper lo recogiera en sus brazos y saliera corriendo del callejón.
Jodido sangriento infierno.
Traducido por: Grupo Inferno
104
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy había desempaquetado sus maletas, limpiado la cocina, paseado por
su habitación y estaba colocando sus plantas en el hermoso solárium mientras
escuchaba ausentemente la charla de Levet, cuando oyó el sonido de pasos en el
pasillo.
No deberían haber llamado su atención teniendo en cuenta que la casa
estaba literalmente llena de gente. Ella había contado al menos a una media docena
de guardias diferentes en el corto tiempo que había estado cautiva.
Pero ellos eran vampiros.
Si ella había aprendido algo, es que podría haber un centenar de ellos
acechando en las sombras y nunca harían ni aunque fuera un crujido de pasos. No
era el más reconfortante de los pensamientos.
Dejando que Levet terminara de regar las marchitas plantas, Darcy entró con
cautela en el pasillo y se dirigió hacia una puerta abierta que había sido camuflada
por el oscuro panelado de nogal.
Ella escrutó la oscuridad, no sorprendiéndose al descubrir una estrecha
escalera que conducía profundamente al interior del suelo. Parecía lógico que las
criaturas que temían al sol apreciaran los lugares a los que este no podía llegar.
Hubo otra suave riña que venía de abajo y, tomando un profundo aliento, ella
bajó los escalones antes de que pudiera considerar las miles de razones por las que
era una mala idea.
El aroma de la rica y oscura tierra la rodeó cuando llegó al extenso túnel. Era
un aroma tranquilizador a pesar de la pesada oscuridad, y ella hizo una pausa para
orientarse.
Varios túneles más pequeños corrían desde el pasillo principal. Ella asumió
que llevaban a guaridas secretas, o tal vez eran para una rápida huida.
Huida.
Algo a tener en cuenta, reconoció ella en silencio.
Pero no esta noche.
No con el guardia encapuchado observándola mientras estaba parado
delante de la entrada de lo que parecía ser una pequeña habitación. Y no antes de
que ella descubriera lo que había pasado para crear la inconfundible tensión que
llenaba el aire.
Traducido por: Grupo Inferno
105
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Atravesando la corta distancia, ella se detuvo directamente delante del
inmóvil vampiro.
“¿Qué es?,” preguntó ella. “¿Qué ha pasado?”
Con un movimiento demasiado rápido para que un simple mortal lo siguiera,
el guardia había empujado hacia atrás su capucha, y Darcy dio un rápido paso hacia
atrás. Los oscuros ojos contenían un extraño brillo y no había duda de que los
colmillos estaban completamente extendidos.
Oh sí, algo andaba mal.
“El maestro ha sido herido,” dijo él con voz áspera.
“¿Herido?” Un agudo dolor apretó su corazón, y el impulso que la había
acosado durante las dos últimas horas por ver a Styx se convirtió en una feroz
necesidad. “¿Es malo?”
Ella se movió para pasar rozando al vampiro tan sólo para detenerse con una
sacudida cuando él extendió su brazo para bloquear su camino.
“Tú no puedes entrar.”
Ella empujó el brazo. Estúpido, por supuesto. Ella tendría mejor suerte
tratando de mover una pared de ladrillos.
Dando un paso atrás, colocó las manos sobre las caderas, no tan asustada
por los amenazadores colmillos como debería de estarlo.
“Entonces acostúmbrate a mi cara porque no me iré hasta que lo haya visto,”
le advirtió ella.
El guardia no se molestó en reaccionar a su ridícula amenaza. ¿Y por qué
habría de hacerlo? Él podía matarla en el acto si se cansaba de mirar su cara.
Para sorpresa de ambos, sin embargo, una voz baja habló desde el interior
de la habitación.
“Déjala pasar.”
El guardia se tensó pero dejó caer su brazo de mala gana. Darcy no dudó
cuando se lanzó a pasar su gran forma. Él no parecía ni un poco feliz y ella no
quería ningún desafortunado accidente al pasar.
Traducido por: Grupo Inferno
106
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Una vez dentro de la habitación inesperadamente grande, ella se encontró
con un alto vampiro de cabello plateado que era lo bastante hermoso como para
robar su aliento.
¡Dios! ¿Era la abrumadora belleza un requisito previo para convertirse en
vampiro?
“Tú debes de ser Darcy.” El pálido rostro era ilegible mientras los oscuros
ojos la estudiaban con una fuerza casi tangible. “Yo soy Viper.”
“Oh, esta es tu casa,” murmuró ella, su atención ya puesta sobre la amplia
cama donde Styx yacía con los ojos cerrados. Ella se mordió el labio cuando ese
dolor retorció su corazón una vez más. “¿Qué le pasó?”
Girándose, Viper se acercó a la cama con Darcy sobre sus talones. “Los
Weres nos tendieron una trampa. No nos dimos cuenta del peligro hasta que fue
demasiado tarde.”
Su aliento se atascó. “¿Demasiado tarde? ¿Él se va a...?”
“¿Morir?” Él negó con la cabeza. “No, ha sido herido gravemente, pero se
curará.”
Su mirada rehusó alejarse de las feroces y bronceadas facciones. Incluso
inconsciente, Styx conseguía parecer letal. Un mortal guerrero que mataría sin
piedad. Pero Darcy no sintió miedo. Al menos no por sí misma.
“¿Qué puedo hacer?,” susurró ella.
Hubo una pequeña pausa. “¿Deseas ayudar?”
“Por supuesto.”
“Perdona mi sospecha, pero considerando que actualmente estás siendo
mantenida prisionera por Styx, estoy más inclinado a creer que estás aquí para
rematarle en lugar de ofrecerle ayuda,” le acusó el vampiro con un suave tono.
Curiosamente ofendida, Darcy giró la cabeza para encontrarse con su fija
mirada. “¿Si tú creías que yo le haría daño, entonces por qué me permitiste entrar?”
“Porque prefería tenerte dónde puedo mantener mis ojos sobre ti.”
Ella se estremeció ante las crudas palabras. Maldición. Ella había soportado
suficientes sospechas y abiertas antipatías por parte de sus semejantes humanos a
través de los años. O quizás no tan semejantes humanos. ¿También tendría que
soportarlo por parte de los demonios?
Traducido por: Grupo Inferno
107
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Despiadado, pero supongo que honesto,” murmuró ella.
Viper se encogió de hombros. “Se evita cualquier confusión.”
Ella inclinó la barbilla. “Nunca le haría daño a nadie a menos que estuviera
protegiéndome a mí misma. Y ciertamente no le haría daño a alguien que ya está
herido.”
“¿Entonces por qué estás aquí?,” preguntó él.
“Ya te lo dije, quiero ayudar.”
Viper parecía lejos de estar convencido, pero antes de que él pudiera hablar
hubo un susurro desde la cama. Incluso sin la velocidad de un vampiro, Darcy
consiguió saltar pasando a Viper y sentarse en la cama al lado de Styx.
“¿Styx?”
Las gruesas pestañas se abrieron con una dolorosa lentitud. “¿Ángel?”
“Estoy aquí.”
Su mano se extendió para agarrar sus dedos en un apretón casi doloroso.
“Viper. ¿Él está herido?”
Viper se movió para quedar a la vista de Styx. “Estoy aquí, viejo amigo.”
El alivio ondeó sobre las bronceadas facciones antes de endurecerse
bruscamente. “¿Fue Salvatore?”
“Creo que sí. Fue sin duda un Pura-Sangre con un talento para enmascarar
su olor. Estuve a punto de perder su presencia.”
“Maldita sea.”
“Precisamente lo que yo pienso,” dijo Viper con voz tensa. “Cuando estés
curado, definitivamente necesitamos tener una larga conversación con ese chucho.”
“Una breve conversación.”
“Incluso mejor.” Viper lo miró fijamente. “¿Deseas ir a la tierra para curar?”
Styx lo consideró por un momento antes de dar una sacudida de su cabeza.
“No.”
Traducido por: Grupo Inferno
108
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Hará el proceso menos doloroso, por no mencionar que mucho más rápido,”
señaló Viper.
“No podemos estar seguros de que los callejeros no planeen atacar.”
“Ellos nunca conseguirían pasar a tus Cuervos. O a mí.”
Styx hizo una dolorosa negación con su cabeza. “Debes volver con Shay. Ella
estará preocupada.”
Viper frunció el ceño. “No.”
“Eso no era una petición.”
Intrigada por la obvia cordialidad que los dos hombres compartían, Darcy no
estaba preparada para la fría mirada que Viper dirigió en su dirección.
“Ella no debería quedarse.”
Darcy se encrespó incluso mientras los dedos de Styx se apretaban alrededor
de los suyos. “Has utilizado tus sentidos para tocar su alma, ¿no?,” preguntó él.
Darcy frunció el ceño. ¿Tocar su alma? Vale, eso no sonaba bien.
“Sí,” admitió Viper de mala gana.
“Entonces vete,” ordenó Styx.
Viper hizo una molesta sacudida con su cabeza. “Si acabas estacado voy a
estar cabreado.”
Una pequeña sonrisa tocó la boca de Styx. “Lo tendré en cuenta.”
Murmurando por lo bajo, Viper se giró para cruzar la habitación, deteniéndose
en la puerta para mirar a Darcy por encima de su hombro.
“Si él es lastimado no hay ningún lugar donde puedas ocultarte. Ni siquiera la
muerte te librará de mi ira,” le advirtió él antes de traspasar el umbral y cerrar la
puerta de un golpe detrás de él.
Darcy se estremeció. Era una amenaza que ella se tomó en serio. Era difícil
de no hacerlo cuando él había mostrado sus colmillos tan deliberadamente.
Ella se aclaró el nudo de su garganta. “Él es muy protector.”
“Hace unos cuantos años que nos conocemos.”
Traducido por: Grupo Inferno
109
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Cuántos años?”
“Casi dos mil, añade o quita unas pocas décadas.”
Su atención regresó rápidamente a las severamente hermosas facciones de
Styx.
“Caray.”
“Tú preguntaste,” dijo él irónicamente, soltando un pequeño siseo de dolor
cuando intentó de deslizarse más arriba en el montón de almohadas.
Ella presionó una mano contra su hombro, su frente fruncida con
preocupación. “No te muevas.”
“Entonces acércate.” Él dio un firme e implacable tirón a su mano. “Necesito
sentir tu calor.”
Darcy vaciló. No podía ser una buena idea acurrucarse con un vampiro.
Cualquier vampiro. Y muy especialmente uno que hacía temblar todo su cuerpo con
conciencia.
Por otro lado, siempre había sido una boba con cualquier criatura que
estuviera débil y herida.
Y a pesar de todos sus intentos por aparentar su arrogante ser habitual, no
había duda del dolor que tensaba sus rasgos y la debilidad que afectaba a su
espléndido cuerpo.
Con un suspiro por su propia estupidez, ella se deslizó con cuidado más allá
sobre el suave colchón y se tendió junto a su forma mucho más grande.
Ella se tragó otro suspiro. Esta vez por el sorprendente placer cuando sus
brazos se curvaron suavemente alrededor de ella y la presionaron fuertemente
contra su pecho.
“¿Así está mejor?,” preguntó ella, incapaz de contenerse de respirar
profundamente su exótico aroma masculino.
Ella ni siquiera podía recordar por qué no debería hacerlo.
Ni lo más mínimo.
“Mucho mejor,” susurró él, sus labios rozando sobre su sien.
Traducido por: Grupo Inferno
110
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Oh. Su corazón casi se detuvo.
Él tenía que parar eso.
“Viper dijo que fuisteis atacados por los Weres,” consiguió decir ella con voz
ronca.
Sus brazos se tensaron. “Ellos simplemente se aprovecharon de mi presencia
cerca de su guarida.”
“¿Por qué estabas cerca de su guarida?”
Styx se congeló por su pregunta. Como si estuviera obligado a considerar su
respuesta.
“Tenía la intención de castigarlo por invadir mi territorio,” confesó él
finalmente en un frío tono.
Darcy inclinó hacia atrás su cabeza para mirarlo con sorpresa. “¿Sabías que
estuvo aquí?”
“Pude olerlo sobre ti.”
Ella hizo una mueca, resistiendo el impulso de olfatear su piel. Ella nunca
había sido del tipo de persona que apestaba, pero estar rodeada de súper-narices
estaba haciéndola francamente paranoica.
“Oh.”
Los oscuros ojos brillaron con algo peligroso. “¿Por qué no me dijiste que él
se había acercado a ti?”
“Porque sabía que irías a buscarlo y tratarías de castigarlo.” Ella encontró su
mirada con firme determinación. “No seré responsable de un derramamiento de
sangre, incluso si no es la mía.”
Su disgusto vaciló ante su sencilla explicación. “¿Debo suponer que es malo
para tu karma?”
“Muy malo.”
Sus labios se estrecharon como si estuviera luchando contra las ganas de
sonreír. “¿Qué te dijo?”
“Que tiene la intención de rescatarme de tus malvadas garras,” respondió ella
sin pensarlo. No hasta que sus brazos se apretaron sobre ella hasta el punto del
Traducido por: Grupo Inferno
111
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
dolor. Ella no sabía si era el pensamiento de Salvatore conspirando para rescatarla
o la parte sobre sus malvadas garras lo que le había provocado apretar su agarre,
pero por cualquiera que fuera, ese agarre era suficiente para hacerla quedarse sin
aliento. “Um, Styx, soy lo bastante humana como para necesitar respirar.”
“Lo siento.” Los brazos aflojaron inmediatamente su agarre, pero sólo
ligeramente. “¿Te dijo cómo se propone rescatarte?”
“No. Sólo que debo esperar un mensaje de él.”
“¿Y qué hay de su motivo para desearte?”
“Él dijo que no podía decírmelo porque tú me matarías si descubrías la
verdad.”
“¿Él dijo que yo te mataría? El muy bastardo.” Él luchó por sentarse, sin duda
preparado para saltar de la cama e ir a buscar al Were. Un obvio error, pues soltó
un brusco jadeo y se desplomó de nuevo sobre la cama. “Maldición... ”
Preocupada de que Styx se hubiera dañado mucho más, Darcy se apoyó
sobre el codo y bajó la mirada hacia él con preocupación.
“¿Qué puedo hacer para ayudar? Conozco unas cuantas hierbas que
aliviarían tu dolor.”
Sus duras facciones se suavizaron milagrosamente cuando alargó la mano
hacia arriba para tocar su mejilla.
Nunca dejaba de sorprenderla que un hombre tan grande y extraordinario
pudiera ser tan suave.
“Me temo que las hierbas no tienen ningún efecto sobre los vampiros.”
Ella hizo una mueca al darse cuenta de lo ridículo que su oferta había sido.
“No, no creo que lo tengan. Tú necesitas sangre.”
Él asintió lentamente, el dolor todavía grabado alrededor de sus ojos. “Sí.”
Darcy tomó una profunda inspiración, no dándose tiempo a considerar el
peligroso pensamiento que le vino a la mente.
Si lo hacía, sin duda saldría disparada de la habitación y nunca miraría atrás.
“¿La sangre fresca es mejor que la embotellada?”
Traducido por: Grupo Inferno
112
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
La expresión de él era cautelosa cuando le ahuecó su mejilla. “Es mejor, pero
no es necesario. Sanaré.”
“¿Pero te curarías más rápido con sangre fresca?”
Él soltó un brusco siseo. “Ángel... ”
“¿Lo harías?,” presionó ella.
“No lo ofrezcas, Darcy.” Él cerró sus ojos cuando un escalofrío devastó su
cuerpo. “Tú no quieres esto realmente, pero estoy demasiado débil para resistir la
tentación.”
“No estás autorizado a decirme lo que quiero realmente,” protestó ella,
aunque no podía negar que había algo de verdad en sus palabras.
No es que ella temiera que él le haría daño al tomar su sangre. Demonios,
¿qué era un poco de dolor por una buena causa? En su lugar, ella recordó con toda
claridad cuán placentero podía ser.
Y tuvo que aceptar que había un profundo y oscuro anhelo dentro de ella que
quería sentir ese placer de nuevo.
Sus ojos se abrieron lentamente mientras sus labios se curvaban en una débil
sonrisa. “Perdóname. No quiero ofender a tu feminista corazón, pero no es
necesario que hagas tal sacrificio. Enviaré a uno de los Cuervos a por sangre.”
Darcy se encontró directamente con su mirada. Ella no era una persona sutil.
Ella era más del tipo de persona de ‘llamar a las cosas por su nombre’.
“Styx, ¿quieres mi sangre o no?”
Sus ojos se ampliaron, pero él no pudo disimular la tensión en su cuerpo o el
rápido alargamiento de sus colmillos.
Oh sí, él la quería.
“Dioses...” murmuró él, su mano moviéndose a la parte trasera de su cabeza.
“Si supieras lo mucho que te deseo, estarías huyendo de mí aterrorizada.”
Darcy pensó que podría haber estado haciendo exactamente eso si su propio
cuerpo no hubiera estado jugando al traidor.
El sofocante calor en el aire entre ellos no procedía sólo de Styx.
Ella estaba poniendo más que su cuota justa.
Traducido por: Grupo Inferno
113
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Viendo las emociones corriendo sobre la cara de ella, Styx tiró de su cabeza
hacia abajo, su toque tan ligero que Darcy supo que podía separarse en cualquier
momento.
Ella esperaba que él fuera directamente a su cuello. Era un vampiro, después
de todo. En cambio, su boca encontró la suya y ella soltó un suave gemido cuando
su lengua se deslizó entre sus labios.
¡Oh! ¡Oh! ¡Oh!
El hombre no había desperdiciado sus últimos dos mil años. Al menos no en
el departamento de besos. Sus labios eran suaves, pero había una urgencia en su
toque, un hambre contenida, que la hizo sentir ferozmente deseada.
Una sensación que era demasiado rara.
Apoyada contra su pecho, Darcy cogió la larga trenza y empezó a tirar de las
espesas hebras sueltas. Sólo por una vez, ella quería verlo envuelto en la satinada
longitud.
Las manos de él se deslizaron por su espalda, acariciando la pequeña
elevación antes de ahuecar sus caderas, y sin advertencia, la alzó hasta que
aterrizó sobre su duro cuerpo.
Ella se apartó con un pequeño jadeo. “Debes tener cuidado. Tu herida.”
Una lenta sonrisa curvó sus labios mientras sus manos se deslizaban por
debajo de su bata para acariciar un camino de abrasador calor sobre su piel.
“Ángel, sería necesario más que una flecha en el pecho para impedir que
disfrute de ti en mis brazos,” dijo él con voz ronca.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:35 am

Capítulo 8
Styx gruñó desde el fondo de su garganta.
El dolor y la debilidad seguían asediándolo, pero fueron olvidados cuando el
delicioso calor de Darcy estuvo envolviendo su cuerpo.
Sus manos rastrearon impacientemente sobre su satinada piel mientras
mordisqueaba su camino a lo largo de su mandíbula. Su hambre gritó a través de su
cuerpo, pero se obligó a sí mismo a saborear cada dulce beso, cada pellizco con
sus dientes y cada caricia con sus manos.
El tierno corazón de ella la había llevado a sus brazos esta noche. Quién
sabía si alguna vez tendría tal oportunidad de nuevo.
Él tenía que saborear cada momento.
Y saboreó. Él trazó hacia abajo la línea de su vena en la garganta con su
lengua. Y saboreó. Sus manos tiraron con impaciencia de la pesada bata y la
arrojaron al suelo. Y – tirando de sus piernas hasta que ella montó a horcajadas
sobre su dolorida erección – saboreó.
Ella se quedó sin aliento cuando él presionó su dureza contra ella. Styx se
quedó inmóvil mientras se preparaba para que ella se retirara con rechazo. El
cuerpo de ella era suave y entusiasta, pero conocía a los humanos lo suficiente
como para saber que a menudo se negaban a sí mismos lo que más deseaban.
Hubo una tensa pausa que a Styx le pareció como una eternidad antes de
que ella hundiera su cara en su pelo y moviera sus caderas en una tentadora
invitación.
“Darcy.” Él consiguió arrancarse los jirones de su camisa para sentir su calor
contra él antes de ladear su cabeza y permitir que sus colmillos se deslizaran
suavemente a través de su suave carne.
Ella jadeó con un sobresaltado placer, y con delicado cuidado, Styx sorbió su
preciada sangre.
Traducido por: Grupo Inferno
115
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
La vida fluía a través de su cuerpo, curando sus heridas y despertando
sensaciones que le hacían templar de necesidad.
Era una necesidad que iba más allá de la alimentación. Más allá de la
curación. Incluso más allá del sexo.
Esta era una necesidad que venía de un profundo lugar en su interior que él
había olvidado que poseyera.
Gimiendo ante la sensación de los dedos de ella pasando a través de su
cabello, Styx permitió a sus manos arrastrarse sobre la curva de su trasero hacia la
suavidad del interior de sus muslos.
Su piel era cálida y suave como la seda mientras las puntas de sus dedos se
arrastraban hacia abajo a la parte posterior de sus rodillas, y luego, regresaban a la
unión entre sus piernas.
“Dios,” siseó ella cuando él permitió a un dedo hundirse en su humedad.
Replegando sus colmillos, Styx lamió las pequeñas heridas cerrándolas y
dejó que sus labios bajaran por su cuello y sobre su hombro. Por los dioses, ella
sabía a inocencia. El tipo de inocencia que venía desde el alma y el corazón. Era
una erótica tentación que podría conducir a un vampiro a la locura.
“Ángel, quiero estar dentro de ti. Quiero sentirte envolviéndome,” dijo él en un
ronco tono.
“Sí.” La cara de ella se presionó contra su cuello y su caliente aliento envió
una sacudida de éxtasis bajando por su columna. “Sí, yo también quiero eso.”
Él quería decir algo romántico y encantador, pero no consiguió más que un
bajo gruñido cuando ella le dio a su cuello un fuerte mordisco con los dientes. Un
desesperado deseo corría por su cuerpo mientras deslizaba su dedo en su
humedad y utilizaba la otra mano para desabrochar sus pantalones y los sacaba
precipitadamente de su camino.
En este momento no era el diestro amante vampiro que ofrecía placer con
una lejana indiferencia. Era sólo un hombre que estaba desesperado por estar
dentro de una mujer que lo estaba volviendo loco de deseo.
“Ángel. No puedo hacer que esto dure,” susurró él, besando un camino
bajando por la clavícula y sobre la curva de su pecho.
Los dedos de ella tiraron de su cabello, el pequeño dolor sólo aumentando
sus febriles pasiones.
Traducido por: Grupo Inferno
116
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Entonces no lo hagas,” ordenó ella con tono ronco.
No lo hizo. Capturando su pezón en la boca, permitió que sus colmillos
presionaran suavemente dentro de su piel a la vez que la desplazaba sobre su
erección y se deslizaba profundamente en su calor.
Darcy soltó un sobresaltado jadeo. Su cabeza se arqueó hacia atrás mientras
sus uñas se clavaban en los hombros de él.
Styx se detuvo para darle a ella un momento para ajustarse.
Y un momento para recuperar su propio control.
Nada se había sentido alguna vez tan bueno como empujar dentro de su
cuerpo, su húmeda estrechez apretándole hasta que temió que no podría durar más
de un empuje.
Esperando hasta que ella empezó a mover sus caderas por voluntad propia,
Styx capturó su lento ritmo y se meció a sí mismo cada vez más profundamente.
Sus ojos se cerraron cuando el placer atravesó su cuerpo. El calor, el olor, y la
sensación de ella, estaban rodeándolo en un oscuro éxtasis.
“Styx...,” susurró ella, su aliento escapando en pequeños jadeos.
Él succionó su sangre profundamente, apretando sus caderas con sus manos
mientras golpeaba en su interior una y otra vez. No había ni un sonido excepto el
encuentro de sus carnes y los bajos gemidos de placer. Afuera, los Cuervos
estarían manteniendo la vigilancia y la gárgola estaría sin duda causando algún tipo
de estrago.
En esta habitación, sin embargo, el mundo había desaparecido y no había
nada excepto esta mujer que estaba empezando a ser demasiado necesaria para su
vida.
Abriendo sus ojos para ver a Darcy moverse sobre él, Styx aceleró el ritmo. Él
podía sentir el inminente orgasmo de ella. Estaba cerca. Tan cerca.
Sólo por un momento, fue distraído por la pura belleza de su rostro atrapado
en la agonía del placer. Los rasgos suavemente enrojecidos. Los ojos oscurecidos y
medio cerrados. Los labios separados por la pasión. Era una visión que quería
marcar en su mente para toda la eternidad.
Ella soltó un pequeño grito cuando el orgasmo la sobrecogió y el suave
apretón alrededor de su erección le hizo caer bruscamente por del borde.
La liberación lo golpeó con sorprendente fuerza.
Traducido por: Grupo Inferno
117
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Con un ronco gemido, levantó las caderas de la cama y se hundió tan
profundamente dentro de ella como pudo.
“Sangriento infierno, ángel,” jadeó él.
“Wow.” Ella se dejó caer sobre su pecho con un profundo suspiro. “¿Estás
curado?”
Styx sonrió de medio lado mientras bajaba la mirada hacia donde la flecha
había atravesado su pecho. Se había olvidado por completo de la herida.
No era sorprendente.
“Me siento como nuevo,” dijo él.
“Cómo nuevo, ¿eh?” Ella se apoyó en sus brazos para hacer su propio
diagnóstico. Styx gimió cuando el movimiento le hizo endurecerse dentro de ella.
Ella no parecía darse cuenta del peligro mientras miraba fijamente su pecho con
evidente interés. “Buen Dios, apenas hay una marca.”
“Tu sangre es mucho más potente que la de la mayoría de los humanos,” dijo
él con voz ronca.
Ella hizo una mueca por sus palabras. Como si no le complaciera que le
recordaran que no era del todo humana.
“Eso es todo un tatuaje lo que tienes ahí,” dijo ella, claramente decidida a
cambiar de conversación.
Styx bajó la mirada hacia el dorado dragón con sus alas carmesí que estaba
grabado sobre su piel. Lo había tenido durante tantos años que rara vez recordaba
siquiera que llevaba la marca demoníaca.
“No es un tatuaje.”
Las cejas de ella se arquearon con incredulidad. “No vas a convencerme de
que es una marca de nacimiento.”
“No. Es la marca de CuChulainn.”
Ella lo miró inexpresiva. “¿Y eso sería?”
Él hizo una pausa. Se encontró reacio a hablar de la violeta prueba por
combate. No en lo concerniente a revelar secretos. Sino simplemente por la innata
inocencia de ella.
Traducido por: Grupo Inferno
118
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“La marca de un líder de clan,” admitió él finalmente. “Se otorga después de
soportar las batallas de Durotriges.”
Ella arrugó su bonita nariz. “Tengo miedo de preguntar.”
“Son un medio organizado de elegir a nuestros líderes. Te aseguro que a
pesar de que son sangrientos y con frecuencia letales, evitan una guerra abierta.”
Ella no estaba impresionada por su afirmación. Por supuesto, ella no tenía ni
idea de los interminables años de barbáricas hostilidades que habían soportado. O
de la brutal masacre de desventurados demonios atrapados en la refriega.
Styx, sin embargo, lo recordaba todo demasiado vívidamente.
Era la única razón por la que había aceptado ser empujado a la posición del
Anasso.
“¿Habéis pensado alguna vez solamente en votar por un líder?”
Sus dedos se aferraron a sus caderas cuando ella se movió y envió una
llamarada de puro calor a través de su cuerpo.
“Todavía no estamos tan civilizados, ángel,” dijo él con voz ronca. “Además,
tenemos que tener algo de diversión.”
Había un indicio de censura en su mirada. “Hay muchas maneras menos
violentas de tener diversión.”
“Estoy totalmente de acuerdo, ángel.” Con un deliberado movimiento, él rodó
sus caderas hacia arriba, una sonrisa tocando sus labios cuando ella soltó un suave
jadeo. “¿Quieres que te lo demuestre?”
“Creo que ya has hecho demostración suficiente,” advirtió ella, aunque su
cuerpo no parecía estar de acuerdo.
De hecho, ella reaccionó con una dispuesta pasión mientras él comenzaba a
empujar lentamente con un ritmo constante.
“Nunca suficiente,” murmuró él. “Nunca tendré suficiente de ti, ángel.”
“Styx...”
Cualquier cosa que ella estuviera a punto de decir se perdió cuando él la hizo
rodar bruscamente sobre su espalda y la cubrió con su cuerpo.
Traducido por: Grupo Inferno
119
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Finalmente, el amanecer llegaría y él tendría que dormir para recuperar su
fuerza.
Hasta entonces, tenía la intención de disfrutar plenamente de este inusual
momento a solas con su hermosa prisionera.
Fue horas más tarde cuando Darcy regresó finalmente a sus habitaciones y
se metió dentro de una bañera caliente para limpiar su fatigado cuerpo.
Estaba dolorida, pero era el tipo más dulce de dolor.
Dulce y bastante aterrador.
Cerrando los ojos mientras flotaba en la inmensa bañera, Darcy soltó un débil
suspiro.
No era que ella estuviera asustada de Styx, aunque él podía ser inquietante
cuando quería. Eran más sus propias reacciones lo que la ponían un poco
intranquila.
El buen sexo era una cosa. Algo que no debía darse nunca por sentado o
descartarse a la ligera. Pero las pasadas horas con Styx habían ido mucho más allá
del buen sexo.
Acurrucada en sus brazos, se había sentido querida en una forma que nunca
antes había experimentado. Como si ella hubiera sido algo más que sólo un cuerpo
caliente y una oportuna donante de sangre. Como si ellos hubieran estado
conectados más allá de la simple carne.
Como si… como si ella no estuviera tan sola en el mundo.
Inquieta por sus pensamientos, Darcy se frotó enérgicamente para limpiarse
antes de salir de la bañera y ponerse con agradecimiento sus propios vaqueros y su
cómoda camiseta.
Fue un alivio tener su ropa. Una sensación de familiaridad en un entorno
nada familiar.
Traducido por: Grupo Inferno
120
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Después de cepillarse los dientes y pasar un peine por su pelo, se dirigió
escaleras abajo. Su vida siempre había sido demasiado ajetreada para permitirse
estar arreglándose mucho. Ella era un tipo de chica de poco mantenimiento.
Lo cual le venía muy bien.
El sol se había puesto en el momento en que entró en la cocina, pero no
había indicios de nadie levantado. Sin duda los Cuervos estaban escabulléndose
rápidamente por los túneles para asegurarse que nada se acercaba sigilosamente a
su maestro, y Levet estaría rastreando los bosques en busca de caza salvaje.
Puaj.
Afortunadamente, su propia cena había sido dejada por el ama de llaves. Una
mujer de auténtico talento que había conseguido un tofu33 salteado que se derretía
en la boca de Darcy.
Tal vez cuando tuviera suficiente dinero para abrir su tienda de alimentos
saludables podría atraer a la mujer lejos de Viper, pensó ella. Unos cuantos
estantes de comidas preparadas que supieran como este, atraerían a clientes de
todas partes de la ciudad.
Después de haber despachado su cena, Darcy lavó los platos y luego vagó
sin rumbo fijo hacia el solárium. A pesar de que había vivido sola la mayor parte de
su vida, descubrió que la inmensidad de la casa aumentaba su sensación de
aislamiento.
O tal vez ella estaba simplemente empezando a acostumbrarse demasiado a
la compañía de Styx.
Un pensamiento peligroso.
Alejando el aleteo de pánico con una firme sacudida, entró en el solárium y se
desplazó para atender a sus recuperadas plantas. Ella no necesitaba a un magnífico
e irritante vampiro para darle sentido a su vida.
Si ella había aprendido algo en los últimos treinta años, era que tenía que
depender de sí misma para encontrar un sentimiento de realización.
Canturreando por lo bajo, pulverizó las plantas con agua y quitó suavemente
un puñado de hojas marchitas. Estaba justamente considerando la necesidad de
33
Tofu: alimento tradicional oriental, realizado a base de leche de soja, agua y un coagulante. Se
elabora coagulando la leche de soja, prensándola posteriormente para separar la parte sólida de la
líquida, de forma semejante a la empleada para realizar queso a partir de la leche. Ningún producto
animal interviene en su elaboración, siendo por ello ampliamente utilizado como sustituto de la carne
por los vegetarianos.
Traducido por: Grupo Inferno
121
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
podar su crecido helecho cuando un ruido detrás de ella la hizo girar bruscamente
con sorpresa.
Su sorpresa sólo aumentó mientras observaba caminar hacia ella a la
delgada mujer con largo cabello negro, piel extrañamente bronceada y ojos dorados.
La desconocida era impresionantemente hermosa, pero incluso para sus ojos
no entrenados sintió que ella era algo más que humana.
No un vampiro. Pero algo.
Deteniéndose justamente delante de Darcy, la mujer sonrió lentamente y
cualquier inquietud por su condición menos que humana fue olvidada.
Había todo un mundo de bondad en esa sonrisa.
“¿Te estoy molestando?,” preguntó ella con suavidad.
“No, en absoluto.” Darcy ladeó su cabeza. “¿Eres amiga de Styx?”
“No precisamente. Soy Shay, y tú debes de ser Darcy.”
“Shay.” Pasó un momento antes de que los ojos de Darcy se ampliaran con
reconocimiento. “¿La compañera… de Viper?”
La mujer se echó a reír por su vacilante tono. "Sí, muy a mi pesar.”
Darcy no estaba segura de por qué se sorprendió. Shay era ciertamente lo
suficiente hermosa como para haber capturado la atención del elegante vampiro.
Pero había algo terrenal y cálido en la mujer. En Viper... bueno, no tanto.
Ante el pensamiento del vampiro de cabello plateado, Darcy se llevó la mano
a la boca.
“Oh, tú no deberías estar aquí.”
Shay alzó una ceja. “¿No debería?”
“Sé que esta es tu casa, pero creo que este solárium se suponía que era una
sorpresa.”
La mujer se rió mientras miraba alrededor de la hermosa sala. “Viper no es
tan astuto como él cree que es. He sabido durante semanas que estaba planeando
esto.” Ella devolvió su atención a Darcy con un guiño y una sonrisa. “Sin embargo,
no se lo diré si tú no lo haces. Los hombres pueden ser tan sensibles cuando
piensan que están siendo inteligentes.”
Traducido por: Grupo Inferno
122
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy no pudo evitar devolverle la sonrisa. “No diré una palabra.”
Shay se desplazó para sentarse sobre un banco acolchado. “Espero que te
sientas cómoda aquí. Bueno, tan cómoda como puedas estar, teniendo en cuenta
que estás siendo retenida contra tu voluntad.” Ella dio un tirón de la larga trenza que
le caía sobre el hombro. “Algún día voy a colocar una estaca en el corazón de Styx
sin importar si es el maldito Anasso o no.”
“¿El Anasso?,” preguntó Darcy.
“Maestro de todos los vampiros.” Shay hizo rodar sus ojos. “Y no es que él no
lo sepa.”
“Él tiene una cierta arrogancia de sí mismo,” admitió Darcy.
“¿Una cierta arrogancia? ¡Ha! Él podría escribir el libro sobre el orgullo
desalmado.”
Una arruga tocó la frente de Darcy. Concedido que Styx la había tomado
como cautiva. Y que podía ser indiferente y distante a veces. Pero también sabía
que él tenía cualidades maravillosas que mantenía ocultas de la mayoría.
“Se toma muy en serio sus responsabilidades. Tal vez demasiado en serio a
veces,” dijo ella en un tono tranquilo. “Pero puede ser muy amable y tierno una vez
que llegas a conocerlo.”
Su invitada soltó una ahogada tos, pero pareciendo sentir la aversión de
Darcy sobre hablar mal de Styx, ella consiguió hacer una leve sonrisa.
“Tendré que creer tus palabras en eso.”
“Si estás aquí para verlo, me temo que aún no se ha levantado.”
“En realidad, estoy aquí para verte a ti.”
“¿A mí?”
“Viper me contó todo acerca de ti y yo simplemente tenía que venir y
conocerte por mí misma,” explicó Shay.
Darcy hizo una mueca, recordando su breve pero tenso enfrentamiento con el
vampiro. “Puedo imaginar lo que dijo. No pareció que yo le gustase mucho.”
“En realidad estaba muy impresionado.”
Traducido por: Grupo Inferno
123
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Encuentro eso difícil de creer. Parecía convencido de que tenía la intención
de matar a Styx en el momento en que él se volviera de espaldas.”
Shay alzó tristemente sus manos. “Él sólo estaba preocupado por su Anasso.
Todos los vampiros son muy protectores con él.”
“Lo he notado,” contestó Darcy secamente.
“Sí, supongo que lo has hecho.” Shay soltó una pequeña risa mientras se
levantaba y caminaba hacia las plantas que Darcy había puesto en los estantes de
madera. Había una inquieta energía que parecía crepitar alrededor de su esbelta
forma. “¿Son tuyas?”
“Sí.” Darcy se movió hasta detenerse a su lado. “Espero que no te importe
que haya tomado tu solárium, pero estaba preocupada por ellas estando solas en mi
apartamento.”
“Por supuesto que no me importa.” La mujer alargó la mano para tocar
ligeramente una violeta africana. “Obviamente tienes habilidad para la jardinería.”
“Disfruto de las plantas.”
“Yo también, pero de alguna manera siempre termino matando todo lo que
toco.” Shay se volvió para mirar a Darcy con su extraña mirada dorada. “Tal vez
pueda contratarte después de que el solárium esté acabado. Voy a necesitar a
alguien que me impida cometer asesinatos en masa de plantas.”
Darcy sonrió. “Yo no diría que no. Siempre estoy buscando trabajos.”
“Viper dijo que eres camarera.”
“Entre muchas cosas,” admitió ella en seguida. “Nunca terminé la escuela
secundaria, así que cojo lo que puedo conseguir.”
“¿Estás sola en el mundo?,” preguntó Shay con suavidad.
“Sí.”
“Así estuve yo durante muchos, muchos años. Me sentía...” Los dorados ojos
se oscurecieron con un dolor que sólo ahora estaba empezando a sanar.
“¿Sola?,” terminó Darcy, con una triste sonrisa.
“Sola y aterrada.” Shay sacudió la cabeza, como si despejara sus oscuros
pensamientos. Entonces, bastante inesperadamente, tomó la mano de Darcy en la
suya. “¿Te importa?”
Traducido por: Grupo Inferno
124
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Importarme qué?,” preguntó Darcy.
“Viper me dijo que crees que podrías tener sangre demoníaca. Soy medio
Shalott, lo que me permite detectar a la mayoría de los que son de otra especie.
Podría ser capaz de decirte algo sobre tu linaje.”
Darcy dudó por un momento. Ella no creía realmente que la mujer pudiera
ayudarla a descubrir los secretos de su pasado. Ni siquiera si ella era un demonio.
Sin embargo, de algún modo, le parecería grosero no permitirle intentarlo.
“¿Qué vas a hacer?,” preguntó ella finalmente.
Shay arrugó la nariz. “Lo siento, pero tengo que olerte.”
¿Olerme? Jesús. ¿Qué pasaba con esta gente?
“Muy bien,” accedió ella con cautela.
La demonio levantó la mano de Darcy hasta su nariz y olfateó profundamente
sobre su piel. Y olfateó, y olfateó, y volvió a olfatear.
Parecía ser una cosa de demonios.
“Extraño.” La mujer soltó la mano de Darcy y retrocedió con una expresión
confusa. “Juraría que...”
“¿Qué?”
“Hay un indicio muy tenue de hombre-lobo,” confesó Shay.
Darcy levantó las manos en el aire. “Por el amor de Dios, he tomado dos
duchas y un baño desde que estuve cerca de Salvatore. ¿Tengo que hervirme en
lejía?”
“¿Estuviste con un Were?”
“Sólo por unos instantes y apenas me tocó.”
Shay se mordió el labio mientras meditaba las palabras de Darcy. “Podría ser
eso.”
“No pareces muy segura.”
Traducido por: Grupo Inferno
125
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“No lo estoy, lo que es muy extraño.” La mujer dejó escapar un profundo
suspiro. “Lo siento, tenía la esperanza de ser de alguna ayuda.”
Darcy se acercó instintivamente para tocar su mano. “Fue muy amable de tu
parte venir aquí e intentarlo. Lo aprecio.”
“Tenía que venir.” Sus ojos se oscurecieron. “Yo lo sé, Darcy. Realmente, de
veras sé lo que es ser diferente, tener que aislarte de otros por el temor de que
puedan descubrir la verdad, preguntándote siempre si alguna vez te sentirás
segura.”
Darcy sonrió dulcemente. Sentía una inesperada conexión con esta mujer.
Una afinidad que calentaba su corazón.
“Tú lo sabes.” Ella le dio un pequeño apretón a los dedos de Shay. “Pero
ahora eres feliz.”
Shay parpadeó, como sorprendida por la percepción de Darcy. “Sí.”
“Yo también. Feliz. Quiero decir,” le aseguró ella a la demonio. “Me llevó un
tiempo, pero he descubierto que la vida es muy valiosa, incluso cuando es difícil.
Estaría muy mal no apreciar cada día que se me ofrece.”
Un silencio llenó el solárium antes de que una sonrisa alejara la oscura
expresión de Shay. “Viper tenía razón, eres admirable.”
Darcy descartó las ridículas palabras. “La mayoría de la gente piensa que soy
un bicho raro, pero está bien.”
“La mayoría de la gente es idiota,” replicó Shay en seguida. “Y como yo soy
un auténtico bicho raro, creo que nos llevaremos bien.”
Darcy pensaba lo mismo.
Por primera vez en toda su vida estaba rodeada por aquellos a los que ella no
tenía que ocultar su verdadero yo.
No tenía que mentir o fingir o concentrarse en su continua farsa de ser
normal.
Era... pacífico, comprendió ella con un destello de sorpresa.
Un sentimiento extraño considerando que estaba siendo mantenida prisionera
por un vampiro y perseguida por una manada de hombres-lobo.
Ah, bueno.
Era una rara aventura más en toda una vida de rarezas.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:37 am

Capítulo 9
Styx despertó solo.
No había nada nuevo en eso.
Había estado despertándose solo durante un sinfín de años. Todos ellos sin
el menor lamento.
Los vampiros no eran una raza familiar por naturaleza. Formaban clanes más
por protección que por alguna necesidad de una familia, y mientras que los amigos
podrían estar dispuestos a matarse unos a otros, rara vez sentían la necesidad de
buscar a otros por simple compañerismo.
Esta noche, sin embargo, Styx se encontró francamente malhumorado
cuando rodó a un lado y encontró la cama vacía.
Por los dioses, esto estaba mal.
Darcy debía estar en sus brazos. Su calidez debería envolverlo, y su aroma
debería llenar la habitación con su dulzura.
¿Por qué le había dejado ella?
Era algo que tenía la intención de descubrir.
Después de tomar una ducha rápida y atarse el pelo hacia atrás con una tira
de cuero, se puso una bata y fue en busca de la mujer que estaba consumiendo
demasiados de sus pensamientos.
No le tomó mucho tiempo.
Era un vampiro y había tomado la sangre de Darcy. En el momento en que
subió las escaleras y entró en el pasillo, pudo sentirla detrás de la puerta del
solárium.
Mientras caminaba por el pasillo para unirse a ella, Styx permitió que una
pequeña sonrisa tocara sus labios.
Traducido por: Grupo Inferno
128
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Gracias a Dios que no había Cuervos cerca. Styx no era un demonio que
sonriera a menudo. Ni que tuviera prisa por estar en compañía de un simple
humano. Sus siervos sin duda temerían que se hubiera vuelto loco.
Y tal vez estarían en lo cierto, reconoció con pesar.
Cuando se acercó a la puerta, su sonrisa desapareció bruscamente ante el
inconfundible olor a gárgola.
“Maldición,” suspiró él mientras Levet se contoneaba desde las sombras y le
ofrecía lo que sólo podría ser descrito como una sonrisa burlona.
“Yo no entraría allí si fuera tú,” le provocó con burlas la gárgola con un
movimiento de su cola. “No, si valoras tus... er... objetos de valor.”
“¿Por qué?” Styx dio un paso hacia delante con una sombría expresión. “¿Le
ha ocurrido algo a Darcy?”
“Ella está bien,” dijo Levet apresuradamente, sin duda oliendo la muerte en el
aire. “Pero ahora mismo está ocupada.”
“¿Ocupada?” Styx inclinó hacia atrás la cabeza para olfatear el aire. Su
expresión no se relajó cuando captó el familiar olor. “La Shalott.”
“Sí.” La sonrisa burlona regresó al feo rostro gris. “Y Shay no está nada
contenta contigo.”
Styx se encogió de hombros. Shay estaba muy lejos de perdonarlo por
torturar a Viper e intentar sacrificarla al Anasso.
Imagínate.
“¿Y cuándo ha estado ella contenta conmigo?,” preguntó él.
“Nunca.”
Levet parecía excesivamente pagado de sí mismo por la ardiente antipatía de
Shay hacia Styx y sus Cuervos. Una peligrosa expresión considerando que el mal
humor de Styx acababa de convertirse rotundamente en un humor de perros.
La parte noble de él quería estar contento de que Darcy estuviera con una
acompañante que se sentiría íntimamente identificada con ella. Ambas eran en
parte demonio, y estaban solas en el mundo. O al menos Shay había estado sola
hasta que Viper se había emparejado con ella.
Traducido por: Grupo Inferno
129
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Quién mejor para asegurar a Darcy que el mundo de lo sobrenatural no era
tan aterrador como ella podría temer. Y más importante, que ser sobrenatural no era
algo de lo que avergonzarse.
La parte menos noble de él quería echar a Shay fuera de su propia finca
antes de que pudiera conseguir envenenar a Darcy en su contra.
“¿Cuánto tiempo lleva aquí?”
“Una hora o así. Parecen llevarse bien la una con la otra.”
“Bien,” dijo él apretando los dientes, no queriendo nada más que borrar esa
malvada sonrisa de los labios del diminuto demonio.
“¿Bien?” Levet soltó una pequeña carcajada. “¿No tienes miedo de que Shay
convenza a tu belleza para clavarte una estaca por la espalda?”
Styx se encogió de hombros ante la deliberada provocación. Era bastante
cierto que él tenía la inquebrantable norma de no confiar en nadie excepto en sus
Cuervos. Y posiblemente en Viper.
La sospecha y la paranoia eran los mejores amigos de un vampiro cuando se
trataba de sobrevivir.
Pero a pesar de su instintiva desconfianza, no creería nunca que Darcy
podría ser una amenaza. Ella podía tener un valor increíble y una voluntad de hierro,
pero la ternura de su alma no podía ser fingida.
“Darcy es demasiado tierna como para hacerle daño a alguien,” dijo él con
absoluta certeza. “Ni siquiera a mí.”
La malvada sonrisa desapareció mientras Levet soltaba un pequeño suspiro
de decepción. Hoy no habría vampiro estacado.
“Debo admitir que ahí me has pillado. Ella no es para nada como un demonio.
O un humano, para el caso.”
Styx alzó sus cejas. “¿Has conseguido determinar lo que es?”
“Ella es demonio, de eso no hay duda.” Un indicio de molestia entró en el
tono de Levet. No le gustaba no ser capaz de determinar la ascendencia de Darcy.
Era un insulto a sus poderes de gárgola. “Pero es como si de algún modo estuviera
enmascarada por su humanidad.”
Traducido por: Grupo Inferno
130
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx se inclinó hacia delante para mirar directamente a los ojos grises. Él no
estaba por encima de utilizar la propia insaciable curiosidad de la gárgola en su
contra.
“Salvatore posee la verdad.”
“¿El Were?”
“Sí.”
La gárgola frunció el ceño, percibiendo claramente que estaba siendo
manipulado. “Él ya te ha pateado el culo una vez. ¿De verdad quieres avergonzarte
a ti mismo otra vez?”
Styx soltó un bajo siseo. Muy pocos se atreverían a recordarle tan humillante
desastre.
“Cualquier tonto puede disparar una ballesta mientras se encoge de miedo a
distancia. No fue más que un golpe de suerte.”
Levet parecía asombrosamente escéptico. “Si tú lo dices.”
“Muy bien, soy claramente incapaz de ser más astuto que el Were.” Styx
controló su temperamento con esfuerzo e incluso logró una fría sonrisa. “Tú, por otro
lado, amigo mío, posees las extraordinarias habilidades y la inteligencia necesarias
para hacer que Salvatore parezca un idiota.”
Levet retrocedió con las manos en alto. “Non. Y mil veces non. Soy alérgico a
los perros. Por no hablar de los dientes largos y afilados, y las repugnantes garras.”
“Sin duda una poderosa gárgola no le temerá a nada, ¿verdad?”
“¿Estás majara? Mido menos de un metro, con este fastidio de magia y
pequeñas alitas cursis. Tengo miedo de todo.”
Styx se encogió de hombros. “Ser pequeño significa que podrías deslizarte
inadvertidamente en su guarida.”
“¿Estás seguro de que la flecha atravesó tu pecho y no tu cerebro?,” resopló
Levet con disgusto. “¿Por qué arriesgaría mi vida por ti?”
“Porque no es por mí. Es por Darcy,” dijo Styx suavemente. “Hasta que
sepamos por qué los Weres están tan desesperados por tenerla en sus manos, ella
estará en peligro.”
Los ojos grises se entornaron. “Eso no es justo.”
Traducido por: Grupo Inferno
131
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
No lo era, por supuesto. Pero Styx no estaba por encima de utilizar cualquier
medio necesario.
Él tenía que saber qué secretos estaban escondiendo los Weres. No sólo por
Darcy, sino por la frágil paz que mantenía a raya el derramamiento de sangre.
“Y supongo que si tienes éxito yo podría encontrar algún medio para
recompensar tus esfuerzos,” reconoció Styx a regañadientes.
“Malditamente cierto, tú podrías.”
“¿Qué es lo que deseas?”
“Ser una estrella del rock de 1,83 de alto, con trasero de acero y abdominales
como una tabla de lavar,” exigió Levet de inmediato.
Styx alzó las cejas. “Soy vampiro, no mago.”
“Vale, vale.” La gárgola señaló con su dedo hacia la cara de Styx. “Voy a
hacer esto, pero sólo por Darcy, ¿entiendes?”
Styx era lo suficientemente sabio como para ocultar su sonrisa. No había
dudado ni por un momento que el compasivo corazón del demonio lograría lo mejor
de él.
“Por supuesto.”
“Y si termino en las fauces de un Were, volveré como fantasma para
atormentarte por toda la eternidad.”
“Un pensamiento que es suficiente para dar pesadillas a cualquier vampiro.”
Él murmuró por lo bajo una serie de maldiciones en francés. “Sabes, Styx,
estás a tan sólo una buena estacada de tener una buena personalidad.”
“Demonios más poderosos que tú lo han intentado, gárgola.”
Haciendo lo que Styx suponía que era un gesto grosero, el pequeño demonio
se fue pisoteando por el pasillo hacia la cocina.
Naturalmente, él tenía que tener la última palabra.
“Háblale a la cola, vampi,” gruñó él.
Traducido por: Grupo Inferno
132
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
La armería debajo de la propiedad de Viper era algo digno de ver.
No sólo poseía una colección de armas lo suficientemente grande como para
equipar a un pequeño ejército, sino que también había sido construida con todo el
equipo necesario para que un vampiro mantuviera sus habilidades bien afinadas.
Había un campo de tiro, con una línea de objetivos para la práctica de tiro con
arco y lanzamiento de cuchillo. Había maniquíes acolchados para el combate
cuerpo a cuerpo, e incluso maniquíes blindados para la esgrima.
También había una pequeña arena de combate que era perfecta para una
competición real.
Desnudo excepto por un par de pantalones de cuero y botas de suave
gamuza, Styx acuchilló con su espada hacia un expectante DeAngelo. Habían
estado entrenando durante más de una hora, y ambos tenían sangrantes heridas
para demostrarlo.
Los combates simulados entre vampiros siempre tendían a ser más combates
que simulados.
A pesar de sus heridas, sin embargo, Styx encontró que su tensión era
desechada bajo la familiar acometida de placer al enfrentarse contra un oponente
digno.
DeAngelo era un experto espadachín, y bastante capaz de mantener su
espada incluso contra Styx.
Silenciosamente, ellos realizaron la fluida y bella danza de las espadas.
Podría haber continuado durante otra hora, o incluso más, si Styx no hubiera sentido
a Darcy entrando en la sala.
Aunque ella permaneció en silencio en las sombras, Styx no era tan tonto
como para entrenarse contra DeAngelo con tal distracción cerca. Esa era una buena
forma de encontrar una espada clavada a través de su corazón.
No era una herida que deseara especialmente sufrir esta noche.
“Suficiente, DeAngelo,” ordenó él, sujetando la empuñadura de su espada
hacia su oponente. “Continuaremos esto mañana por la noche.”
Traducido por: Grupo Inferno
133
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Sí, maestro.”
Con una profunda reverencia, el Cuervo tomó las dos espadas y se dirigió al
interior de la armería. Styx confiaba en su sirviente para limpiar y engrasar las
armas antes de devolverlas a sus vainas. Styx también confiaba en que el vampiro
tendría el juicio de cerrar la puerta detrás de él de modo que Styx pudiera estar
seguro de estar a solas con su fascinadora cautiva.
Agarrando una toalla, Styx se acercó rápidamente a la mujer que le esperaba,
su naturaleza depredadora en alerta máxima. Darcy había conseguido eludirlo
durante demasiado tiempo.
Ahora, él estaba ansioso por tenerla en sus manos.
En sus brazos. En su cama. Gimiendo debajo de él.
Oh, sí. Eso era precisamente lo que quería. Tan urgentemente que todo su
cuerpo dolía por la necesidad.
Se detuvo ante ella y se tragó un bajo gruñido cuando una dulce y tentadora
sonrisa curvó los labios de ella.
“Muy impresionante,” murmuró ella suavemente.
Styx se encogió de hombros, su atención todavía sobre su exuberante boca.
Su habilidad como guerrero era célebre en todo el mundo de los demonios. Era algo
que él aceptaba sin pensarlo.
“He tenido varios siglos de práctica.”
Su sonrisa se amplió mientras su mirada descendía deliberadamente por su
desnudo pecho. “Yo no estaba hablando de tu habilidad con la espada.”
Styx se estremeció ante la feroz llamarada de excitación que corrió a través
de él. Su simple mirada fue suficiente para ponerle duro y dolorido.
Él se acercó lo suficiente como para sentir su calor envolviéndolo. “Una mujer
de gustos refinados,” dijo él con voz ronca.
Tomada por sorpresa, ella dio un apresurado paso hacia atrás, arrugando la
nariz mientras estudiaba las distintas heridas que estropeaban su pecho.
“Bueno, debo admitir que mi gusto tiende a ser un poco menos sangriento.”
Traducido por: Grupo Inferno
134
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx se maldijo a sí mismo mientras rápidamente se limpiaba la sangre con la
toalla. Pasaba tiempo entre los humanos tan raramente que tendía a olvidar su
aprensiva naturaleza. Sin duda ser mortal tenía algo que ver con ello.
“Sanarán,” la tranquilizó él, tirando a un lado la toalla.
Ella levantó su mirada para mirarlo con un indicio de confusión. “Pero, ¿no te
duele?”
Él parpadeó ante la extraña pregunta. “Por supuesto.”
“Entonces, ¿por qué lo haces?”
“Tengo que permanecer en forma.” Él hizo una pausa antes de encogerse de
hombros y continuar. “Y, en verdad, disfruto entrenando. Me hace sentir... vivo.”
Sus labios se fruncieron. “Bastante irónico.”
“¿Que un vampiro pueda sentirse vivo?”
“No, que coquetear con la muerte te haga sentir vivo.”
Styx se acercó una vez más, agradecido cuando Darcy no se apartó. Una
triste sonrisa tocó sus labios.
Parecía que la verdadera ironía era que un vampiro que dependía de su
despiadada reputación para mantener a los demonios de todo el mundo bajo su
control, se aterrorizara ante la mera idea de que esta diminuta mujer pudiera tener
miedo de él.
“¿Qué es la vida sin un poco de peligro?,” murmuró él, incapaz de resistirse a
alargar la mano para trazar esos tentadores labios con la punta de su dedo.
“¿Segura?,” replicó ella.
Su piel era pura seda bajo su tacto, despertando sus músculos hasta una
dolorosa dureza.
“Aburrida,” consiguió murmurar él.
“Cómoda.”
“Tediosa.”
“Prudente.”
Traducido por: Grupo Inferno
135
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Monótona.”
Ella mordió repentinamente su errante dedo, enviando una descarga de pura
lujuria hasta los dedos de sus pies.
“Tal vez simplemente deberíamos estar de acuerdo en que estamos en
desacuerdo,” dijo ella, sus ojos verdes ardiendo con un peligroso fuego. “Yo prefiero
mi vida mucho más pacífica, con tan poco peligro y violencia involucrados como sea
posible.”
Styx ahuecó su mejilla. No podía negar que una parte de él se sentía
fuertemente atraída por su dulce alma. Era un consuelo irresistible después de
siglos de interminable brutalidad. Pero si algo era él, es realista.
Sola en el mundo, esta mujer era una presa esperando a ser cazada.
En realidad, era increíble que hubiera sobrevivido relativamente indemne
durante tantos años.
“Es una hermosa vida, ángel, pero hay muy pocos que posean tu tierno
corazón,” dijo él suavemente. “Tú necesitas que alguien te mantenga a salvo.”
Los ojos verdes se entrecerraron lentamente. Styx no estaba del todo seguro
de que fuera una buena señal.
“¿Crees que no puedo protegerme a mí misma?,” preguntó Darcy.
De repente, se sintió como si hubiera caído dentro de un agujero que ni
siquiera recordaba haber excavado.
“Creo que te sacrificarías tú misma antes que dañar a otro,” admitió él con
cautela.
“No necesito una espada, o una daga, o una pistola para derrotar a un
vampiro.” Sin previo aviso, ella se acercó y colocó sus manos planas contra el
pecho de Styx. Él siseó bruscamente cuando ella comenzó a explorar
descaradamente sus apretados músculos. “Hay todo tipo de armas que son mucho
más temibles.”
“Ángel...” Su voz se ahogó cuando ella se inclinó hacia delante para golpear
con su lengua sobre su endurecido pezón.
“¿Sí?”
Por los dioses. Sus brazos se cerraron alrededor de ella y él la presionó
totalmente contra su excitado cuerpo.
Traducido por: Grupo Inferno
136
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Ella había demostrado su punto. Él estaba bien y realmente derrotado por
ese pequeño pedacito de la mujer.
“Armas peligrosas, ciertamente.” Sus brazos se tensaron. “Pero más te vale
que yo haya sido el único vampiro con quien las estás utilizando.”
Ella se rió ante su feroz tono. “Desde que los otros vampiros me miran como
si yo fuera algo que se han encontrado pegado a la suela de sus zapatos, creo que
puedo hacerte esa promesa con seguridad.”
Styx se sorprendió por la inesperada y oscura emoción que apretó su
corazón. Posesión. No había otra palabra para describirlo.
“Tal vez debería dejar claro que me refiero a todos los demonios, humanos,
hadas y criaturas de este mundo, o de cualquier otro.”
Ella inclinó su cabeza para mirarlo con una penetrante mirada. “Eso es muy...
inclusivo.”
“Completa y totalmente inclusivo.”
Sus labios temblaron, como si ella encontrara algo divertido en su
desconcertante reacción. Pero antes de que él pudiera protestar, su cabeza había
descendido una vez más y sus labios pasaban rozando sobre su sanado pecho.
“¿Así que no me quieres haciendo esto...?” Sus dedos se arrastraron de un
modo tentador por su estómago hacia la cinturilla de su pantalón. “¿O esto...?” Con
un tirón, ella había desabrochado el botón y luego había bajado la cremallera. Styx
soltó un ahogado gemido cuando sus dedos se curvaron suavemente alrededor de
su dura polla. “¿A ningún otro hombre?” Ella lo acarició de abajo arriba.
Styx hundió el rostro en la dulce curva de su cuello. “Por los dioses, eres
letal,” jadeó él, añadiendo silenciosamente que mataría a cualquier hombre al que
ella tocara de una manera tan íntima.
No parecía haber ninguna necesidad de molestar a su alma pacifista con ese
pensamiento.
“Te lo advertí,” susurró ella.
Ella lo hizo. Pero su advertencia no había incluido sus labios rozando sus
pezones, su esternón, la pequeña depresión que corría entre sus abdominales, y
entonces sorprendentemente, ella estaba de rodillas y su boca cerrada sobre la
punta de su erección.
Traducido por: Grupo Inferno
137
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Sus dedos se enredaron a través de los suaves rizos de ella cuando bajó sus
pantalones con un impaciente tirón y sus manos lo ahuecaron haciendo temblar sus
rodillas con su tacto.
“Sangriento infierno, ángel.”
Ignorando sus estranguladas palabras, gracias a los dioses, Darcy tiró de él
profundamente dentro de su boca. Sus ojos se cerraron y sus colmillos se
extendieron totalmente ante la sensación de su lengua pasando sobre la cabeza de
su polla.
Nada se había sentido alguna vez tan bien.
Tan condenadamente bien que estaba seguro de que podría morir en ese
momento con una sonrisa en los labios.
Gimiendo cuando ella lo exprimió y lamió con un entusiasmo que amenazaba
con traer un rápido final a su estremecedor placer, Styx luchó por mantener a raya el
orgasmo.
Él había afirmado que el peligro le hacía sentir realmente vivo.
Eso no era nada –nada– comparado con esto.
Y él quería que durara más que un puñado de maravillosos golpes.
“Ángel... basta,” gimió él, descendiendo hasta que estuvo de rodillas ante ella.
Ella sonrió con presumida satisfacción ante la visión de sus extendidos
colmillos y sus oscurecidos ojos.
“¿No te gusta?.” bromeó ella.
“Me gusta demasiado,” susurró él, sus manos recorriendo hacia abajo la
curva de su espalda hasta que pudo agarrar el final de su camiseta. Con un suave
movimiento, la pasó sobre su cabeza. “Ahora es tu turno.”
Pudo oír como a ella se le cortó la respiración cuando liberó de un tirón su
sostén y finalmente ahuecó los suaves montículos de sus pechos. Gracias a los
dioses que él no tenía que preocuparse de respirar, reconoció cuando el calor
explotó a través de su cuerpo. ¿Cómo podría un hombre recordar cosas tan
tediosas cuando se enfrentaba a tal belleza?
Con tierno cuidado, sus pulgares rozaron los prietos picos de sus pezones,
sus dedos deleitándose en la curva de sus pechos. Él había tocado a innumerables
Traducido por: Grupo Inferno
138
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
humanos antes, pero nunca había estado tan intrigado por la textura de la simple
piel.
Al igual que seda caliente, comprendió él con fascinación. Seda caliente con
un ligero hormigueo de pulsante vida que hizo que todo su instinto rugiera de
necesidad.
Tal vez percibiendo su extraño desconcierto, Darcy deslizó sus manos hacia
arriba por los desnudos brazos hasta sus hombros.
“¿Styx?,” preguntó ella en voz baja. “¿Pasa algo malo?”
Él inclinó la cabeza hacia abajo para presionar su frente contra la de ella.
“Cada momento en que tú estás cerca, me olvido de todo excepto de ti,” confesó él
en un tono ronco. “Si pudiera cerrar las puertas y no dejar pasar al resto del mundo
por el resto de la eternidad, lo haría con tal de que nosotros pudiéramos estar
solos.”
Sus dedos se deslizaron sobre sus hombros y bajaron por su espalda. “¿Y
eso te molesta?”
Él gimió, sus labios descendiendo por su delgada nariz y rozando sobre su
boca.
“No tanto como debería.”
Reacio a ensimismarse pensando sobre su extraña obsesión con esta mujer,
Styx reclamó su boca en un hambriento beso, su lengua deslizándose entre sus
labios. En este momento, él estaba preparado y dispuesto a olvidarse del mundo y
las responsabilidades que le esperaban tras la puerta.
Su deber lo encontraría tarde o temprano.
Él quería que fuera más tarde.
Mucho, mucho más tarde.
Sosteniendo a Darcy en sus brazos, la empujó hacia atrás, tendiéndola sobre
el duro suelo antes de cubrirla con su cuerpo. Las uñas de ella se clavaron en su
espalda mientras él besaba un camino bajando por la curva de su cuello y se
demoraba en la línea de la clavícula.
“Sabes a primavera,” murmuró él mientras deslizaba su lengua hacia abajo
hasta la punta del pezón.
Traducido por: Grupo Inferno
139
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy gimió mientras arqueaba la espalda en silenciosa invitación. “¿A qué
sabe la primavera?,” preguntó ella.
Sus colmillos perforaron su piel para probar su dulzura.
“A miel,” susurró él, su lengua seguía probando el duro nudo, “y néctar, y luz
del sol.”
Sus ojos se cerraron apretadamente ante sus insistentes caricias. “Dios.”
“Sólo estoy empezando, ángel,” prometió él, sus manos siguiendo las
esbeltas líneas de su cintura.
Con un mínimo esfuerzo, él había desabrochado sus pantalones.
Deslizándolos hacia abajo, los retiró junto con sus zapatos. Entonces, mientras él
estaba allí abajo, mordisqueó el sensible arco de su pie y chupó sus dedos dentro
de su boca.
Ella soltó un suave grito mientras él serpenteaba lentamente hacia arriba
hasta la pantorrilla, deteniéndose para acariciar la parte posterior de su rodilla. Él no
había mentido. Ella sabía a néctar. Suficientemente dulce como para nublar la
mente de cualquier vampiro.
Arrastrando su lengua hacia arriba por la tentadora vena del interior de su
muslo, Styx se estremeció con ansia. Esta vez era para Darcy, pero él tenía la
intención de volver pronto a este preciso punto y saborearla como sólo un vampiro
podía hacer.
Dándole el más ligero de los mordiscos, él ascendió poco a poco,
extendiendo sus piernas para ir a la búsqueda de su carne más sensible.
“Styx.” Sus dedos agarraron con fuerza su cabello cuando él acarició con su
lengua a través del húmedo calor. “Oh...”
Él sonrió cuando ella le tiró del pelo casi arrancándolo de raíz. El dolor era un
pequeño precio a pagar por sus roncos gemidos de deseo.
Sumergiendo su lengua profundamente dentro en ella, Styx la complació con
un ritmo constante. Sus caderas se retorcían mientras sus gemidos se convertían en
ahogados jadeos. Ella estaba cerca. Podía saborearlo en los labios.
Con una última y cariñosa caricia, Styx se empujó hacia arriba, reclamando
su boca en un feroz beso. Las piernas de ella se envolvieron instintivamente
alrededor de su cintura cuando él levantó las caderas y con un suave empuje se
hundió profundamente en su interior.
Traducido por: Grupo Inferno
140
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Se aferraron el uno al otro cuando el placer rodó sobre ellos en abrasadoras
olas.
“Debes de ser realmente un ángel,” susurró él mientras se retiraba de ella
lentamente para volver a empujar con un balanceo de sus caderas. “Porque me has
mostrado el cielo.”
Ella soltó una suave risita que fue estrangulada con un gemido cuando su
espalda se arqueó por la creciente excitación.
Esparciendo besos sobre su hermosa cara, él se bombeó a sí mismo dentro
de su calor. Esto era el cielo. Y ella era su ángel. Él enterró su cara en la curva de
su cuello. Continuando con su implacable ritmo, esperó a que ella se tensara debajo
de él.
Fue cuando ella soltó un suave grito de liberación que permitió que sus
colmillos se deslizaran dentro de su piel y succionó la esencia misma de ella. Con
un último empuje, se hundió tan profundamente como pudo llegar y permitió que su
orgasmo golpeara dentro de ella con eléctrica fuerza.
Sangriento infierno.
Era una buena cosa que él fuera un inmortal.
Seguramente, semejante placer llevaría a un simple hombre a su tumba.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:37 am

Capítulo 10
“Por aquí.”
Salvatore permitió que Hess lo condujera hacia el frío y húmedo sótano de su
actual guarida. Su humor era casi tan nauseabundo como el espeso aire que se
envolvía a su alrededor.
Sophia llegaría a Chicago en menos de una semana y él aún no tenía a
Darcy en sus garras.
Ahora Hess estaba quejándose sobre algún sigiloso intruso que
supuestamente se había deslizado en el edificio a través de las alcantarillas y que
ahora estaba...
Bueno, Hess no había sido del todo claro sobre lo que sospechaba que su
inesperado intruso pretendía hacer. Por supuesto, Hess rara vez se molestaba en
utilizar la grumosa materia gris que estaba atrapada en su cráneo.
¿Por qué molestarse en pensar cuando podías luchar con instintos
primitivos?
Afortunadamente inconsciente de los menos que halagadores pensamientos
de Salvatore, Hess se detuvo repentinamente y miró fijamente hacia la oscuridad
negra como la tinta.
“Allí, se lo advertí,” siseó el callejero, señalando con su dedo hacia una lejana
esquina. “Un intruso.”
Una sacudida de sorpresa corrió a través de Salvatore mientras estudiaba al
pequeño demonio que en ese momento estaba refunfuñando entre dientes mientras
intentaba limpiar sus delicadas alas.
Él olfateó profundamente, incapaz de creer en este golpe de suerte.
“La gárgola. La misma que olí en la guarida de Styx,” susurró él. “¡Qué
interesante!”
Traducido por: Grupo Inferno
142
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Hess se tensó, el aire crepitando a su alrededor mientras luchaba para no
cambiar a lobo. “¿Él pertenece a los vampiros?”
“Eso parece.”
“No hay mucha gárgola. Me lo tragaré de un mordisco.”
El hombre más grande dio un paso hacia delante tan sólo para detenerse
bruscamente cuando Salvatore alargó la mano para agarrar su brazo.
“No.”
“Pero...”
“Obviamente, él está aquí como espía para los vampiros.” La mirada de
Salvatore se mantuvo sobre la gárgola, la cual estaba agitando la cola y seguía
murmurando. “Sería educado asegurarse de que tiene algo que llevar de vuelta a su
amo.”
Hess temblaba de indignación. “¿Ha perdido el juicio? Deberíamos matarlo.”
“¡Desde luego, Hess!” Salvatore suspiró. Callejeros. “Tú siempre tan
dispuesto a solucionar tus problemas con la violencia cuando la diplomacia te
serviría mucho mejor.”
“Cuando matas a tus enemigos, la diplomacia no es necesaria.”
“¿Y de qué te sirve un cadáver?,” preguntó Salvatore.
Hess gruñó desde el fondo de su garganta. “Ellos yacen en el suelo y no
causan problemas.”
“Una lección, amigo mío,” dijo Salvatore arrastrando las palabras. “Un hombre
sabio utiliza a todo el mundo. Incluso a sus enemigos.”
Un tenso latido pasó mientras Hess luchaba por hacer funcionar sus sesos.
“¿La gárgola?”
“Y a través de él, a su amo,” murmuró Salvatore, una sonrisa tocando sus
labios.
“Fuiste lo bastante rápido como para disparar una flecha al vampiro,” se quejó
el callejero.
Traducido por: Grupo Inferno
143
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Salvatore se encogió de hombros. No podía negar que había tenido el gran
placer de poner al arrogante bastardo sobre el suelo. La única pega era que no
había conseguido matarlo.
“Bueno, él se puso como un objetivo tan irresistible,” dijo él lentamente. “Esta
noche, sin embargo, tengo la intención de utilizar otro tipo de flecha para disparar al
Anasso.”
“¿Qué vas a hacer?”
“Deja que yo me preocupe de la gárgola,” ordenó Salvatore. “Quiero que te
asegures de que tus callejeros no tropiezan con él. Queremos que el pequeño
demonio crea que consiguió entrar y salir sin ser detectado.”
Hess dudó antes de encogerse de hombros y deslizarse a través de la
oscuridad. El callejero podría preferir una reacción más sanguinaria hacia intruso,
pero poseía la inteligencia suficiente como para hacer lo que él le dijo.
Descartando a su sirviente de su mente, Salvatore devolvió su atención a la
gárgola, la cual estaba abriéndose paso cuidadosamente a través del húmedo y frío
suelo.
Una sonrisa asomó a su moreno rostro.
En esta ocasión, la montaña estaba a punto de llegar a Mahoma.
Darcy soltó un profundo suspiro de satisfacción. Ella no había tenido la
intención de seducir a Styx cuando había ido en su busca. O al menos, no
conscientemente. Pero, ¿qué mujer podría haber visto tal perfección masculina
fluyendo sobre la pequeña arena de combate y no haber tenido sus pasiones
agitadas?
Especialmente, una mujer que había estado negándose durante tantos años
el menor asomo de intimidad.
Por otra parte, ella no podía sentirse culpable.
Su vida estaba demasiado a menudo llena de soledad y decepción. ¿Por qué
no disfrutar de los inesperados destellos de felicidad que se cruzaban en su
camino? Ella viviría el momento y al diablo con las consecuencias.
Traducido por: Grupo Inferno
144
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Acostada sobre la suave alfombra y todavía envuelta en los brazos de Styx,
era fácil vivir el momento.
Sintiéndose totalmente complacida, tocó el extraño amuleto que él llevaba
alrededor de su cuello antes de levantar la cabeza para encontrarse con su ardiente
mirada.
“¿Estás adecuadamente derrotado?,” murmuró ella suavemente.
Una lenta sonrisa curvó sus labios. “Me declaro derrotado, aunque debo
admitir que me siento mucho más como el vencedor.”
El calor hormigueó hasta los dedos de sus pies. “Es extraño, yo también.”
“¿Por qué dejaste mi cama esta tarde?” Su dedo perfiló suavemente los
labios de ella. “Te extrañé cuando me desperté.”
“Estabas herido y necesitabas descansar. Además, no soy del tipo de chica
que permanece tumbada en la cama.”
“Algo que tengo intención de cambiar,” murmuró él.
“¿Y cómo piensas hacer eso?”
Los brazos de él se apretaron a su alrededor. “Si quieres que te lo demuestre,
podríamos regresar a mis habitaciones.”
Ella se rió. “Creo que cualquier demostración deberá esperar hasta más
tarde. A diferencia de ti, yo soy lo suficientemente humana como para necesitar
cierto tiempo para recuperarme.”
“Tú eres mucho más que simplemente humana.”
Ella se tensó. No podía evitarlo. El misterio de qué y quién era la
obsesionaría hasta que descubriera la verdad.
“Tal vez más, pero, ¿el qué? Esa es la pregunta. Ni siquiera Shay pudo
decírmelo.”
Fue el turno de Styx para tensarse, su expresión volviéndose cautelosa. “¿Así
que conociste a Shay?”
“Como si no lo supieras. Sin duda la oliste al minuto en que ella llegó a la
puerta de entrada.” Darcy sacudió la cabeza. “Eso realmente me está haciendo
flipar.”
Traducido por: Grupo Inferno
145
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Shay en nuestra puerta de entrada?”
“No, todos oliendo cosas. Realmente, no es muy educado, sabes.”
Él se encogió de hombros, enviando un ondeo de músculos bajo su mano.
Estupendo.
“La mayoría de los demonios utilizan su sentido del olfato para sobrevivir.
¿Tú… disfrutaste de su visita?”
“Mucho.” Darcy sonrió mientras pensaba en la bella medio demonio. “Ella me
gusta.”
“Supongo que ella puede ser encantadora cuando quiere,” reconoció él a
regañadientes.
Ella se apoyó sobre el codo para poder bajar la mirada hacia su tensa
expresión. Su corazón dio una pequeña sacudida ante la pura belleza de sus
oscuras y delgadas facciones.
No importaría si permaneciera con este vampiro durante una eternidad,
nunca se acostumbraría a su feroz esplendor.
“Ya me hago a la idea de que vosotros dos tenéis asuntos,” dijo ella con voz
ronca.
“Asuntos.” Su nariz se arrugó. “Sí, podrías llamarlo así. Ella sin duda te
advirtió que soy un bastardo sin corazón.”
“Ella lo hizo.”
Él movió su mano para ahuecar su mejilla, su mirada inquisitiva. “Y sin
embargo me buscaste.”
“Parece que lo hice.”
Una arruga tocó su frente. “¿Por qué?”
“¿Por qué, qué?”
“No puedo imaginar una mujer no odiándome ni temiéndome.” Su mano se
tensó en su mejilla. “No sólo soy un vampiro, sino que te he tomado prisionera y te
mantengo aquí contra tu voluntad.”
Traducido por: Grupo Inferno
146
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Los labios de ella se fruncieron con una media sonrisa. “Y no olvides tu
intención de entregarme a una manada de lobos.”
“Eso está lejos de decidirse,” gruñó él. “Salvatore no ha hecho ningún
esfuerzo por negociar. Hasta que lo haga, no habrá discusión sobre ti yendo a
ninguna parte.”
La mirada de ella descendió a su amuleto, el cual acariciaba distraídamente.
“Sin embargo, tienes razón. Debería temerte y guardarte rencor.”
Él se estremeció ante sus contundentes palabras. “Entonces, ¿por qué tú
no?”
Por qué, ciertamente.
Darcy inspiró profundamente. “Siendo honesta, no lo sé exactamente. Quizás
sea porque no me siento realmente como una prisionera. Después de todo, no me
has encerrado en mi habitación, te has asegurado de que tu ama de llaves prepare
siempre mi comida favorita, y has enviado al pobre Levet afuera bajo la nieve para
recuperar mis plantas.” Ella se encogió de hombros. “O quizás sea porque no pienso
como la mayoría de la gente.”
Él alzó las cejas. “¿No lo haces?”
Ella se rió. “No te sorprende, ¿eh?”
Sus rasgos se suavizaron. “Creo que eres una mujer que sigue su corazón en
lugar de su cabeza.”
“Lo que significa que soy impulsiva y totalmente carente de sentido común la
mayor parte del tiempo,” reconoció ella secamente.
“Lo que significa que eres amable y compasiva, y capaz de ver algo bueno
incluso en aquellos que no merecen tu simpatía.” Su mano se movió para envolver
los dedos alrededor de la nuca de ella. “Incluso en un insensible y despiadado
vampiro.”
Darcy negó lentamente con su cabeza. “Tú no eres insensible, Styx. Todo lo
contrario.”
Sus labios se afinaron. “Hay pocos que estarían de acuerdo contigo, ángel.”
“Sólo porque haces un gran esfuerzo para parecer insensible,” señaló ella.
“Sin duda, eso te ayuda a ser visto como un líder capaz, pero yo te conozco de otra
manera.”
Traducido por: Grupo Inferno
147
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿De verdad?” Él la estudió con una perpleja fascinación.
“Sí.” Darcy lo pensó un buen rato, comprendiendo la verdadera razón por la
que ella no podía verlo como su enemigo. “Todo lo que haces, incluido mi secuestro,
lo haces por el bienestar de tu gente. Ellos son tu familia. Tu responsabilidad y
deber. Y harías cualquier cosa, incluso morir, para protegerlos. Yo te respeto por
eso. Y espero que... si yo tuviera una familia, haría lo mismo.”
Algo brilló en la profundidad de sus ojos. “Ángel…” El sonido de golpes en la
puerta cortó bruscamente sus palabras. “Maldita sea, DeAngelo, vete.”
“Maestro,” la profunda e insensible voz flotó a través de la pesada puerta.
“Tiene usted peticionarios.”
“¿Peticionarios?,” preguntó Darcy.
Con una mueca, Styx se puso en pie de forma fluida, su desnudo cuerpo
brillando con una bronceada perfección en la tenue luz.
“Vampiros que buscan justicia. Me temo que debo atender esto.”
Darcy luchó contra el impulso de pasar sus manos sobre la cincelada línea de
su pierna. Maldito DeAngelo y su interrupción. Ella no quería que Styx se escapara.
No cuando él se estaba viendo lo suficientemente delicioso como para comerlo.
Desafortunadamente, entendía que Styx tenía obligaciones que iban más allá
de ellos dos.
“Es duro ser Rey, ¿eh?,” suspiró ella.
“Día sí, día también,” murmuró él, poniéndose los pantalones de cuero y las
botas antes de mirarla con una feroz mirada. “¿Estarás aquí cuando vuelva?”
Ella sonrió de medio lado. “¿Hay algún lugar al que pueda ir?”
Él se inclinó para robarle un dulce y suave beso. “Ningún lugar en el que no
pueda encontrarte.”
“De algún modo, ya lo sabía.”
Traducido por: Grupo Inferno
148
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx no podía negar la feroz decepción por haber sido arrancado del lado de
Darcy. Que extraño. Él ya había saciado su pasión, así como su sed de sangre. No
había una necesidad razonable de permanecer en su compañía.
Por supuesto, nada sobre su relación con Darcy era razonable, reconoció él
con ironía.
Iba mucho más allá de la necesidad de sexo o sangre. Iba incluso más allá de
descubrir la verdad de por qué ella era tan importante para los Weres.
La verdad del asunto era que su vida era diferente cuando Darcy estaba
cerca.
Él era más que un sombrío guardián, o un todopoderoso líder de los
vampiros.
Él era… un hombre.
Un hombre que había olvidado hacía tiempo lo valiosa que una verdadera
acompañante podía ser.
Una deliciosa, hermosa y dulce acompañante que estaba obviamente loca
para ofrecer a un peligroso vampiro tan dispuesto afecto.
Sacudiendo su cabeza, Styx alejó sus pensamientos sobre Darcy y trató de
concentrarse en los asuntos que tenía entre manos.
Por mucho que ansiara arrastrar a Darcy a sus habitaciones y bloquearle el
acceso al mundo, sus obligaciones no podían ser olvidadas.
Alisándose el cabello hacia atrás, estiró el brazo para tomar la pesada túnica
negra que DeAngelo sostenía en sus manos.
“¿Quiénes son los peticionarios?,” preguntó Styx mientras se ponía la túnica y
subía los escalones que llevaban a la cocina.
El pálido rostro de DeAngelo era ilegible. Si tenía alguna opinión sobre la
inequívoca obsesión de su maestro por su prisionera, era lo bastante sabio como
para no revelarla.
Vampiro listo.
“Se han presentado a sí mismos como Victoria y Uther,” murmuró él.
“No reconozco los nombres.”
Traducido por: Grupo Inferno
149
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Han viajado desde Australia.”
“¿Es una disputa por tierras?”
“En realidad, creo que es más una...”
Al entrar en la cocina, Styx se detuvo y miró a DeAngelo con el ceño fruncido.
“¿Qué?”
“Disputa personal.”
“¿Y ellos lo traen a mí?” Styx soltó un molesto gruñido. “Soy el Anasso, no...”
“¿Ann Landers34?,” ofreció DeAngelo con una leve sonrisa.
“¿Quién?”
“No importa.” A diferencia de Styx, el joven vampiro no se había separado por
completo del mundo durante los últimos siglos. Afortunadamente, sin embargo, rara
vez aburría a su maestro con las tediosas novedades o modas. “Han venido en
busca de asilo.”
“¿Por qué no van ellos a Viper? Yo no tengo un clan.”
“No, pero usted puede ofrecerles protección contra su líder.” La expresión de
DeAngelo se volvió sombría. “Él ha pedido un Desafío de Sangre.”
Styx levantó una ceja. Un Desafío de Sangre era una lucha a muerte en un
uno contra uno. Un desafío que no debía asumirse a la ligera, ni siquiera un líder de
clan.
“¿Cuál es su cargo?”
“Él ha afirmado que ellos conspiraron para tomar el control de su clan.”
DeAngelo se encogió de hombros. “Ellos niegan su acusación y dicen que el líder
del clan había descubierto que ellos son amantes y desea poner fin a su
determinación de convertirse en compañeros.”
“¿El líder del clan quiere a esta Victoria para sí mismo?,” preguntó Styx.
“Uther,” corrigió DeAngelo.
Ann Landers: famosa columnista que aconsejó a miles de personas en todo el mundo, no solo en
los EE.UU. La autoridad de sus consejos fue única durante casi cuatro décadas e iban desde
problemas domésticos y sentimentales, hasta confesiones de crímenes de los cuales la policía no
estaba enterada. Murió en Chicago a los 83 años.
34
Traducido por: Grupo Inferno
150
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Ah.” Styx soltó un débil suspiro. La última cosa que deseaba era ser
arrastrado dentro de alguna disputa doméstica. Especialmente cuando esa disputa
doméstica estaba manteniéndolo alejado de Darcy. Desafortunadamente, el mero
hecho de que haya sido emitido un Desafío de Sangre, lo obligaba a tomar el asunto
en consideración. Maldita sea. “Voy a verlos,” murmuró él, obligándose a sí mismo a
dirigirse hacia la parte delantera de la casa, donde podía sentir a los vampiros
esperando por él.
Entrando en la sala de estar, observó a la alta mujer de cabello negro y al
altísimo Vikingo cuando descendieron sobre sus rodillas y presionaron sus frentes
contra la alfombra.
“Mi señor,” entonaron ellos al unísono.
Styx ahogó un suspiro y fijó su semblante en rasgos distantes. “Alzaos,
Victoria y Uther, y revelad por qué buscáis la justicia del Anasso.”

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:41 am

Capítulo 11
Estaba acercándose el amanecer cuando Darcy dejó el solárium y entró en la
cocina. No le había visto ni el pelo a Styx desde que había sido convocado por sus
peticionarios, y ella sólo podía suponer que todavía estaba encerrado con ellos.
Durante un tiempo, ella había lamentado el saber que no podría ver a Styx
jugando a ser rey.
Ella no dudaba que él parecería muy imponente mientras impartía justicia a
aquellos por debajo de él.
Un orgulloso guerrero sentado en su trono real.
Después, su sentido común consiguió ponerse en marcha.
Ella no sabía mucho sobre la justicia de los vampiros, pero estaba bastante
segura de que no incluía cálidas y confusas sesiones con un psiquiatra, o cualquier
tipo de servicio comunitario.
Era más que probable que incluyera espadas, sangre y un rápido castigo.
De ningún modo su tipo de cosas.
Deambulando por la cocina, Darcy cogió una manzana de uno de los
armarios y se giró bruscamente cuando la puerta al exterior se abrió de golpe y
Levet entró en la habitación andando como un pato y mascullando maldiciones por
lo bajo.
Ella se estremeció ligeramente cuando el helado aire se precipitó dentro de la
habitación.
“Santo cielo, pareces congelado,” dijo ella mientras se dirigía a cerrar la
puerta. Por mucho que le encantara la nieve, no la quería llenando la cocina.
“Sin duda porque estoy congelado,” murmuró Levet. Sacudió sus alas para
librarse del hielo adherido. “Uno de estos días intentaré con ganas meter a ese
detestable vampiro en un congelador y ver cuánto le gusta ser un polo de demonio.”
Traducido por: Grupo Inferno
152
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy cogió una toalla y comenzó a secar suavemente la rugosa piel gris.
“¿Styx te envió otra vez afuera?”
“¿Crees que yo pisotearía voluntariamente por la nieve?”
“¿Por qué haría él tal cosa?,” preguntó ella con fastidio. Realmente, ¿en qué
estaba pensando Styx? La pobre gárgola estaba casi azul del frío.
“Oh...” Una expresión extrañamente cautelosa ondeó sobre las facciones
llenas de bultos. “Sólo un pequeño recado. ¿Dónde está el amo y señor?”
“Sentado en su trono.”
Levet parpadeó sorprendido. “Me da miedo siquiera preguntar qué quieres
decir.”
Con una risa ahogada, Darcy arrojó a un lado la toalla. “Él está impartiendo
justicia a algunos vampiros que llegaron.”
“Sacrebleu. Típico de un vampiro el enviarme afuera nevando y luego esperar
que yo pierda el tiempo esperando hasta que él esté dispuesto a verme.”
Observando a la gárgola pisotear con fuerza hacia la mesa, Darcy advirtió el
gran sobre que él sujetaba con fuerza en su mano. Un extraño escalofrío descendió
lentamente por su columna.
Obviamente, él tenía alguna información para Styx. Información que muy bien
podría tener que ver con ella.
“Todavía no me has dicho lo que estabas haciendo,” le recordó ella a su
acompañante en voz baja.
Levet hizo una pausa, su expresión de preocupación. “No estoy seguro de
que tu captor quisiera que comparta lo que he descubierto.”
“¿Y?”
Hubo otra pausa antes de que la gárgola formara una repentina sonrisa. “Así
que, por supuesto, yo felizmente compartiré cualquier cosa que tú desees saber.”
Darcy le devolvió la sonrisa. Ella había sabido desde el principio que le iba a
gustar este pequeño demonio.
“Dime dónde has estado,” preguntó ella.
Traducido por: Grupo Inferno
153
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Un indicio de satisfacción tocó la sonrisa de Levet. “Mientras que tu tan
valiente campeón todavía se estaba recuperando de su herida casi mortal, yo me
las arreglé para deslizarme dentro de la guarida del hombre-lobo.”
¡Ahá!, lo sabía.
Ella se las arregló para mirarlo adecuadamente impresionada. “Qué
inteligente, por no hablar de valiente, por tu parte.”
Levet batió sus alas. “Ah, bueno. Tengo alguna reputación por ser
asombrosamente valiente cuando la situación lo exige.”
“Puedo entender por qué.” La mirada de Darcy se desplazó al sobre en su
mano. “¿Descubriste algo de valor?”
“Es ciertamente intrigante.”
“¿Puedo verlo?” Ella tendió su mano, levantando sus cejas cuando él vaciló.
“¿Levet?”
Él hizo una mueca mientras exhalaba un resonante suspiro. “Supongo que
tendrás que verlas en algún momento, aunque sin duda encontraré mis partes viriles
cinceladas cuando me despierte.”
Un escalofrío viajó hasta la boca de su estómago. Ella no podía imaginar que
podrían poseer los Weres que le concerniera a ella. Y tuvo que admitir que había
una pequeña parte de ella que sentía un poco de inquietud.
Los secretos eran bestias peligrosas.
Ellos podían acercarse y morder a una persona cuando menos lo espera.
Sin embargo, ella tenía que saber. Simplemente tenía que hacerlo.
“¿Qué es?,” dijo ella con voz ronca.
Con un torpe movimiento, la gárgola empujó el sobre dentro de su mano.
“Toma.”
Tragando el nudo en su garganta, ella se sentó en una de las sillas de
madera que estaban colocadas alrededor de la mesa. Parecía una sabia
precaución, dado que sus rodillas ya se sentían débiles.
Después de abrir el sobre, ella sacó un montón de fotos y las extendió sobre
la mesa.
Traducido por: Grupo Inferno
154
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Mierda,” jadeó ella, su mirada entornándose mientras miraba las numerosas
fotografías. Todas eran de ella, y todas tomadas en las últimas dos semanas. Ella
en el supermercado. Ella en el parque. Ella en su pequeño apartamento (gracias a
Dios en la cocina, no en el baño). Una oleada de náuseas le revolvió el estómago.
“Ellos han estado espiándome. Eso es tan... espeluznante.”
“Hay más,” dijo Levet débilmente.
Darcy miró hacia arriba con sorpresa cuando Levet le entregó otra foto que
había mantenido oculta.
Tomando la foto, Darcy sintió a su corazón dar un violento salto cuando
estudió a la mujer con largo y pálido cabello rubio y ojos verdes.
Si ella no hubiera sido evidentemente mayor y con el pelo más largo, podría
haber pasado como la gemela idéntica de Darcy.
“Dios mío. Se parece a mí,” jadeó ella.
“Sí.”
“Ella tiene que ser un pariente.” Darcy lamió sus repentinamente secos labios
mientras levantaba la vista para encontrarse con la precavida mirada de Levet. “Tal
vez incluso... mi madre.”
Sintiendo como si todo su mundo se hubiera inclinado en un extraño ángulo,
Darcy ni siquiera se dio cuenta de la alta y silenciosa figura que entró en la
habitación y la observó con una penetrante mirada.
No hasta que una fría mano tocó su hombro. “Darcy, ¿qué es eso?”
Con un pequeño salto, ella ladeó hacia atrás su cabeza para descubrir que
Styx estaba de pie justo detrás de su silla.
Su mano temblaba mientras sostenía la impactante foto. “Mira.”
Inesperadamente, sus delgadas facciones se endurecieron con una peligrosa
cólera. “¿De dónde salió esto?”
Levet dio un paso adelante, su expresión obstinada. “De la guarida de
Salvatore. Tú me dijiste que lo buscara.”
El vampiro soltó un suave siseo de enfado. “Y entregarme todo lo que
descubrieras a mí, no a Darcy. ¿En qué demonios estabas pensando?”
Traducido por: Grupo Inferno
155
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy parpadeó con perplejidad al mismo tiempo que la gárgola daba un
nervioso aleteo de sus alas.
“¿Por qué ella no debería verlas? Las fotos, después de todo, tienen que ver
con ella.”
“Por supuesto que tienen que ver conmigo,” dijo ella, poniéndose de pie. Ella
no entendía la extraña reacción de Styx, y en ese momento ella estaba demasiado
abrumada para pensar mucho en ello. Nada importaba excepto la fotografía. “Esto
es... No sé. Tengo que hablar con Salvatore.”
“Eso está fuera de cuestión.”
Darcy se tensó mientras miraba al vampiro que se cernía sobre ella. Por
primera vez, ella notó la elegante túnica que cubría sus hombros. Sin duda, un
símbolo de su autoridad.
Un símbolo que obviamente se le había subido a la cabeza si pensaba que
podía darle órdenes como si ella fuera uno de sus lacayos vampiro.
“Esto ciertamente no está fuera de cuestión.” Ella agitó la foto debajo de su
arrogante nariz. “¿Entiendes lo que esto significa? Tengo... familia. Y el hombre-lobo
sabe quién es y dónde está ella.”
Con un rápido movimiento, él le había arrebatado la foto de sus dedos y
estaba mirándola airadamente con ardientes ojos negros.
“¿Y qué si no es más que un truco?”
Ella retrocedió de forma instintiva, alejándose del punzante poder que brillaba
en el aire alrededor de él.
“¿Qué quieres decir?”
“Salvatore está desesperado por poner sus manos sobre ti. ¿Crees que no se
rebajaría a cualquier medio para atraerte a sus garras?”
Algo muy cercano a la decepción apretó su corazón. Tal vez era
comprensible que Styx tratara todo lo que había estado en manos de los Weres con
recelo, pero al menos podía tratar de entender su excitación.
Por amor de Dios, ella había esperado este momento durante treinta años.
“Eso no es truco.” Ella señaló a la fotografía en su mano. “Quienquiera que
sea esa mujer, se parece a mí. Lo suficientemente parecida como para ser mi
madre.”
Traducido por: Grupo Inferno
156
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Darcy…”
Él alargó la mano como si fuera a acariciar su mejilla, pero Darcy se alejó
rápidamente. Ella no sería distraída por su tierna caricia.
Esto era demasiado importante.
“No. Tengo que saberlo.”
La impaciencia onduló sobre sus hermosas facciones antes de que él lograra
recuperar ese frío control que era tan parte de él.
“Entonces descubriremos la verdad,” dijo él con oscura autoridad.
“¿Cómo?”
Él se encogió de hombros. “Yo me acercaré a Salvatore.”
Darcy puso los ojos en blanco. “Claro, ya que te funcionó tan bien última vez.”
Un atisbo de colmillos destelló ante su deliberado aguijonazo. A él no le gustó
que le recordaran que Salvatore le había superado una vez.
“Estaba desprevenido. Te aseguro que no pasará de nuevo.”
Darcy le creyó. Él mataría al Pura-Sangre antes de permitir ser humillado de
nuevo.
Lo cual no hizo nada por su confianza en la capacidad de él para descubrir la
verdad que ella necesitaba.
Ella no podría obtener respuestas de un lobo muerto.
“Tal vez no, pero no es muy probable que Salvatore responda a ninguna
pregunta a su enemigo jurado, ¿no?”
“Lo hará si sabe lo que es bueno para él.”
“¡Oh, por amor de Dios!, no puedes sacarle la verdad a golpes,” replicó ella,
su temperamento usualmente alegre empujado más allá de toda razón. “Tiene
mucho más sentido que sea yo quién le pregunte. Esta podría ser la razón por la
que él está buscándome. Tal vez esta mujer le ha pagado para encontrarme.”
“O bien ella ya está en sus garras,” dijo él sobriamente.
Traducido por: Grupo Inferno
157
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Oh.” Ella se llevó una mano al corazón. El pensamiento de la desconocida
mujer estando en poder de los Weres era suficiente para hacerla entrar en pánico.
“Querido Dios. Tenemos que hacer algo.”
“Ya he prometido que me ocuparía de esto, Darcy. Déjalo en mis manos.”
Ella tomó una profunda inspiración. Tenía que ser el vampiro más testarudo
jamás creado.
“Si tú insistes en estar involucrado está bien, pero voy a ser yo la que se
enfrente a Salvatore.”
Los oscuros ojos brillaron en advertencia. “Esta no es tu decisión para ser
tomada.”
“Estoy haciéndola mi decisión. No dejaré que pongas en peligro a esta mujer
porque quieres castigar a los hombres-lobo.”
Darcy había discutido todo lo que ella pretendía. Ella ya se había decidido y
ese era el final de la discusión. Con paso firme, se dirigió a la puerta.
“¿Adónde vas?,” gruñó Styx detrás de ella.
“A cambiarme.”
Styx observó con impotente rabia como Darcy salía rápidamente de la
habitación.
Bueno, había logrado joder esto con abrumador éxito.
Por supuesto, no era enteramente culpa suya.
Girando alrededor, apuntó con el dedo directamente hacia el pequeño
demonio tratando de ocultarse detrás de una de las sillas de madera.
“Tú,” resopló él con un tono letal. “Tú hiciste esto.”
Con un esfuerzo, la gárgola inclinó el mentón en un obstinado ángulo. “Hey,
no culpes al mensajero. Después de todo, tú eres el que me envió a esa maldita
guarida. Podría haber sido asesinado.”
Traducido por: Grupo Inferno
158
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Una lástima que no hubiera ocurrido, se dijo a sí mismo Styx salvajemente. Él
había venido en busca de Darcy con la esperanza de pasar el resto de la marchita
noche en sus brazos. Él estaba necesitado de su suave tacto después de horas
dedicado a tratar con dos exigentes vampiros que esperaban que él resolviera
mágicamente sus problemas.
Ahora parecía que había cero oportunidades de ningún suave toque.
No cuando él se veía forzado a tener que convencer a su testaruda cautiva
que no había ni una maldita oportunidad de que ella fuera a ninguna parte cerca de
Salvatore.
“Así que en lugar de eso, tú regresas con fotografías que de fijo enviarían a
Darcy corriendo directamente a los brazos de sus enemigos,” gruñó él.
Levet entrecerró su mirada. “Yo diría que ella ya está en los brazos de sus
enemigos.”
“Ten cuidado, gárgola.”
“¿Puedes negar mi acusación?” El pequeño demonio se movió desde detrás
de la silla, su cola sacudiéndose. “Tú eres el único que la secuestró. Tú eres el
único que está manteniéndola prisionera. Tú eres el único que la está utilizando
para favorecer tus propios objetivos.”
Styx curvó las manos en apretados puños. Era eso o estrangular a la gárgola
hasta introducirla en el mundo de las tinieblas.
No necesitaba un recordatorio de que era un villano en esta absurda farsa.
En este momento, él estaba mucho más preocupado por el más peligroso de los
villanos.
“Salvatore es el único de quien preocuparse, idiota. Él ha invertido un gran
esfuerzo para poner sus manos sobre Darcy.”
“Aún no dispones de ninguna prueba de que él intente hacerle daño.”
“Y ninguna prueba de que no lo intentara.” Exaltado por la necesidad de
golpear o morder o matar a algo, Styx caminó de un lado a otro de la gran cocina.
Era ridículo. Él nunca caminaba de un lado a otro. Era una señal de una mente
confusa. Obligándose a detenerse, miró al molesto demonio con una fría mirada.
“¿Deseas poner tu confianza en un hombre-lobo que ya ha demostrado que no tiene
respeto por las leyes que lo obligan?”
Traducido por: Grupo Inferno
159
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“No tengo ningún deseo de poner mi confianza en vampiros u hombres-lobo,”
murmuró Levet. “Ellos son notoriamente inteligentes convirtiendo cualquier situación
en su propia ventaja.”
“Si Darcy es lastimada, yo te consideraré personalmente responsable,” le
advirtió Styx. “Nunca deberías haberle mostrado esa foto.”
“¿Tú se la habrías ocultado?”
“Por supuesto.” Su instinto se retorcía mientras recordaba la frágil esperanza
que ardía en los hermosos ojos verdes. No podía soportar que ese bastardo de
Salvatore usara su vulnerabilidad para lastimarla. “No tenía sentido perturbarla.”
Levet lo estudió con abierta desconfianza. “¿Aun cuando sabes que podría
ofrecerle lo que ella desea más que nada en este mundo?”
Styx desestimó las palabras de la gárgola con una implacable eficiencia.
Salvatore era un enemigo inteligente que se rebajaría a cualquier nivel para
atraer a Darcy fuera de esta segura guarida. Esto era, sin duda, otro método para
capturar a la mujer que quería tan desesperadamente.
Y si no lo era...
Una sensación de oscuro temor llenó su corazón.
Si no lo era, entonces él seguiría sin poder permitir a Darcy escapar de él.
Por el momento, ella era su única ventaja para forzar a la manada a volver a
sus terrenos de caza sin un abierto derramamiento de sangre.
“No sabemos nada todavía,” dijo él al final secamente.
“Si esta mujer es su madre…” empezó Levet, sólo para detenerse cuando
Styx lo fulminó con una letal mirada.
“Suficiente. Discutiremos esto más tarde. De momento, tengo que intentar
convencer a Darcy para no ir directa a la maldita trampa de Salvatore.”
Traducido por: Grupo Inferno
160
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy se sorprendió al descubrir sus manos temblando mientras se ponía un
par de pantalones limpios y un suave suéter verde. Bajó la mirada hacia ellas con
asombro. Maldita sea. Durante años, ella había sufrido siendo etiquetada como un
monstruo, siendo expulsada de una docena de hogares adoptivos, y viviendo en la
calle hasta que pudo finalmente reunir el dinero suficiente para encontrar un
apartamento.
En la última semana, había sido acosada por un hombre-lobo y secuestrada
por un vampiro.
Todo eso era suficiente para que incluso la más tranquila, calmada y
equilibrada mujer sufriera un colapso nervioso.
Pero nada –nada– la había sacudido tanto como esa simple fotografía.
Presionando una mano sobre su tembloroso estómago, Darcy se obligó a
tomar varias profundas inspiraciones.
Sería tan fácil saltar a conclusiones. No, no saltar. Brincar, botar, y volar muy
alto a conclusiones, reconoció ella con ironía.
Pero lo primero es lo primero.
Tenía que localizar a Salvatore y descubrir la identidad de la mujer.
Él tenía la llave a las preguntas que la habían perseguido durante demasiado
tiempo.
Justo acababa de ponerse sus botas de cuero cuando la puerta de su
habitación fue abierta de un empujón y Styx fluyó hacia ella con esa reservada
expresión que advertía que los problemas se estaban preparando.
Plantando las manos sobre sus caderas, ella se negó a flaquear cuando él se
detuvo a pocos centímetros de su rígido cuerpo. Él se alzaba sobre ella con
suficiente fluida fuerza como para aplastarla con una mano. Y luego estaban esos
molestos colmillos que podrían drenarla dejándola seca.
Tal vez tontamente, Darcy no estaba asustada.
Ni siquiera cuando él extendió la mano para sujetar su brazo. “Darcy,
tenemos que hablar,” ordenó él en voz baja.
“No.” Ella encontró directamente su oscura mirada. “No discutiré sobre esto,
Styx. Tengo que saber la verdad.”
“¿Y no confías en mí para descubrir la verdad por ti?”
Traducido por: Grupo Inferno
161
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Confío en que siempre harás lo que sea mejor para tu gente,” dijo ella
cautelosamente evasiva. Vampiro o no, Styx poseía todo el orgullo de cualquier otro
hombre. Demonios, él poseía el orgullo de varios hombres, todos enrollados dentro
de uno. No parecía el mejor momento para estar pisoteándolo. “Y tienes que admitir
que lo que es mejor para tu gente, podría no ser siempre lo mejor para mí. Esto es
algo que necesito hacer por mi cuenta.”
Él se tensó como si ella hubiera abofeteado su cara. “¿Por tu cuenta?”
“Styx, esto es importante para mí,” dijo ella en un agitado tono por la
desesperada necesidad que apretó su corazón. “He pasado toda mi vida buscando
y preguntándome. Si hay alguien por ahí que tiene respuestas, entonces tengo que
encontrarlo. ¿No puedes entender eso?”
Su levantada mano cayó cuando él se giró para caminar hacia la oscura
ventana. Ella frunció el ceño ante sus rígidos hombros y la inequívoca tensión que
se arremolinaba en el aire.
“Pareces haber olvidado un hecho relevante, ángel,” dijo él con una voz
extrañamente espesa.
Darcy se estremeció ante la oscura premonición que revoloteaba sobre ella.
“¿Y cuál es ese?”
“Por el momento, tú eres mi prisionera.”
Prisionera.
Su corazón amenazó con detenerse mientras apretaba sus manos a los
costados.
“¿Me impedirás hablar con Salvatore?”
“Te mantendré a salvo.”
“¿Y qué hay de la mujer?,” dijo ella con voz ronca. “¿Qué pasa si desaparece
antes de que pueda hablar con ella? ¿Qué pasa si Salvatore le hace daño?”
Él se volvió lentamente, su bello rostro ilegible. “Entiendo que estés molesta.”
Darcy luchó por respirar. No, no, no. Esto no podía estar pasando. No cuando
ella estaba tan cerca.
Ni siquiera un vampiro podía ser tan insensible.
Traducido por: Grupo Inferno
162
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Por supuesto que estoy molesta. He pasado toda mi vida esperando este
momento. No puedo dejarlo pasar.” Su barbilla se inclinó abruptamente. “No lo
dejaré pasar.”
“Y yo no te permitiré precipitarte a un peligro mientras estás evidentemente
alterada,” dijo él apretando los dientes. “Salvatore es un peligroso Pura-Sangre, no
un patético humano que tú puedas manipular con un aleteo de tus pestañas y una
encantadora sonrisa. Él podría matarte sin un segundo pensamiento.”
Ella pisoteó hacia delante, demasiado furiosa como para prestar atención al
peligroso fuego que estaba ardiendo en los ojos de él.
“No te atrevas a tratarme con condescendencia,” dijo ella apretando los
dientes.
Por un momento, el escozor en el aire se hizo casi doloroso. Darcy frotó
instintivamente las manos sobre sus brazos cuando el poder de él estalló a su
alrededor, y luego, sin previo aviso, una escalofriante frialdad endureció su
bronceado rostro.
“Mi decisión está tomada, Darcy. Haré todo lo posible para descubrir quién
podría ser esta mujer y tú permanecerás aquí. ¿Está claro?”
Ella dio un deliberado paso hacia atrás, su expresión tan fría e implacable
como la de él.
“Cristalino,” replicó ella. “¿Podría por favor tener algo de intimidad?”
Algo que podría haber sido arrepentimiento oscureció los ojos de él mientras
levantaba la mano para tocar ligeramente su mejilla.
“Ángel, no quiero disgustarte, pero debes entender que no puedo arriesgarme
a que Salvatore ponga sus manos sobre ti.”
Ella se sacudió su mano, negándose a dejarse llevar por su suave y
seductora voz. Por mucho que ella respetara a Styx por su dedicación a su gente,
en este momento él era su captor, no su amante.
Él se interponía entre ella y la verdad que tan desesperadamente deseaba.
“Has dejado muy claro que no arriesgarás tu... pieza de negociación, Styx.”
Ella miró intencionadamente hacia la puerta. “Ahora, ¿te irás, o he perdido el
derecho a tener unos minutos a solas?”
Traducido por: Grupo Inferno
163
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Cayó un sombrío silencio, y Darcy temió que Styx realmente pudiera negarse
a irse. Ella podía sentirlo mirando ferozmente su apartado perfil, como si estuviera
tentado de leer sus oscuros pensamientos.
Una sensación inquietante, tuvo que admitir ella.
Había aprendido a lo largo de los años a ocultar sus secretos. Esta noche eso
era más importante que nunca.
Después de lo que pareció una eternidad, Styx por fin soltó un débil suspiro.
“Tal vez sería mejor hablar de esto después de que hayas descansado,”
respondió él a regañadientes. Moviéndose hacia la puerta, se detuvo para mirarla
con un apenas visible ceño fruncido. “Yo no soy tu enemigo, Darcy. Si tan sólo
confiaras en mí, te lo demostraría.”
Y con eso desapareció de la habitación, dejando tras de sí su exótico y
masculino olor.
Una vez a solas, Darcy cerró sus ojos brevemente.
Si tan sólo confiaras en mí…
Maldita sea, ella confiaba en él. Lo que, sin duda, sólo confirmaba la opinión
de la mayoría de la gente de que ella era una completa chiflada. ¿Qué mujer con
algún sentido común confiaría alguna vez en un letal depredador de la noche?
Pero con esa confianza llegó el inquebrantable conocimiento de que él era
demasiado honorable para olvidar sus obligaciones.
Él haría cualquier cosa que tuviera que hacer.
Y así también haría ella.
Ignorando el extraño dolor en la región de su corazón, Darcy se trasladó al
cuarto de baño conectado y cerró la puerta. Cuando Levet había tenido la
amabilidad de recoger su ropa, había incluido su teléfono móvil y un pequeño fajo
de dinero en efectivo que ella guardaba en su cajón de los calcetines.
Cuando lo encontró, había ocultado sabiamente tanto el teléfono como el
dinero entre las toallas debajo del lavabo. Había sabido que podría llegar un
momento en que necesitaría escapar de su lujosa prisión. Y que Styx no se lo
pondría fácil.
Ella apretó el teléfono contra su pecho mientras consideraba quién podría
ayudarla.
Traducido por: Grupo Inferno
164
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
No la policía. Ellos le pondrían una camisa de fuerza si tratara de
convencerlos de que había sido secuestrada por un vampiro, suponiendo que Styx y
los Cuervos no les hicieran algo horrible cuando intentaran entrar en la finca.
Lo mismo podía decirse de su puñado de amigos.
Ella no podía ponerlos en peligro arrastrándolos a sus problemas.
Y, por supuesto, ella no tenía familia a la que molestar.
Así que eso dejaba a... jodidamente nadie.
Apretó los dientes contra los derrotistas pensamientos y caminó de un lado a
otro cruzando el suelo de baldosas.
Había alguien que podría ayudarla. Tenía que haberlo.
Se detuvo bruscamente cuando la inspiración la golpeó sin avisar.
Shay.
La hermosa demonio había dejado claro que estaba lista y preparada para
ayudar a Darcy con cualquier cosa que pudiera necesitar. Y más importante, ella no
tenía miedo de Styx o sus Cuervos.
Ella era perfecta.
Ahora, si ella tan sólo pudiera encontrar el modo de obtener su número de
teléfono...
“Darcy.”
El teléfono cayó de sus manos cuando Darcy se dio cuenta de que Styx había
entrado silenciosamente en el cuarto de baño y se había parado directamente
delante de ella.
“Mierda,” jadeó ella, su corazón atrapado dolorosamente en su garganta.
“¿Qué demonios estás haciendo aquí? Te dije...”
Sus palabras de pánico fueron cortadas cuando él colocó un delgado dedo
contra sus labios. “Shh. No te preocupes, ángel, todo está bien,” murmuró él
suavemente.
Ella frunció el ceño cuando sus dedos se deslizaron para ahuecar su barbilla
y él bajó su cabeza para mirar fijamente dentro de sus ojos abiertos de par en par.
Traducido por: Grupo Inferno
165
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Styx?,” susurró ella cuando la más extraña sensación de paz comenzó a
fluir a través de ella. No podía ver nada excepto sus ojos negros, no oía nada
excepto su suave y persuasiva voz.
“Estás muy cansada, Darcy," dijo él con voz calmante. “Debes olvidar los
problemas de esta noche. Olvidar que Levet volvió de la guarida de Salvatore.
Olvidar las fotografías.”
Sus pestañas revoloteaban descendiendo incluso cuando ella luchaba contra
la oscura compulsión. “Pero...”
“Olvida, Darcy,” susurró él. “Ahora duerme.”
Ella lo hizo.
Viper sacudió la cabeza mientras estudiaba la pequeña foto.
“El parecido es notable,” estuvo de acuerdo él, levantando la cabeza para
observar a Styx mientras caminaba de un lado a otro por la pequeña oficina del club
de Viper en la zona centro de la ciudad. “¿Y Darcy no sabe nada de la mujer?”
“Nada.” Styx se obligó a detenerse al lado del escritorio Louis XIV
elegantemente tallado que perfectamente hacía juego con el resto de la delicada
decoración francesa. Por los dioses, había caminado de un lado a otro en la última
semana más que en un milenio. Y todo era a causa de Darcy Smith. “Ella estaba...
alterada por las fotografías. Especialmente después de que Levet fuera lo bastante
idiota como para admitir que las había descubierto en la caja fuerte de Salvatore.”
Tal vez detectando algo en la voz de Styx, Viper se puso en pie lentamente y
lo estudió con inquisitiva curiosidad.
“¿Alterada? ¿Qué quieres decir?”
Styx apretó sus dientes cuando la imagen de Darcy acostada en su cama
profundamente dormida le golpeó.
Él no la había herido. De hecho, con toda seguridad, la había salvado de su
propia estupidez. Maldita sea, ella había estado empeñada en sumergirse en la
artera estratagema de Salvatore.
Traducido por: Grupo Inferno
166
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Todo lo que él había hecho era asegurarse de que ella despertaría esta tarde
y no recordaría nada de las últimas veinticuatro horas. De que estaría a salvo bajo
su cuidado, a donde pertenecía.
Así que, ¿por qué se sentía como si de algún modo hubiera traicionado a la
única mujer que trajo a su vida más que aburrido deber y responsabilidad sin fin?
Viper alzó las cejas. “¿Styx?”
Styx hizo un inquieto encogimiento de hombros, sus dedos tirando
ausentemente del amuleto en su cuello.
“Como todos los humanos, ella tiene tendencia a sacar conclusiones
precipitadas sin la menor cantidad de pruebas. Está bastante convencida de que
esta mujer tiene una relación de sangre con ella. Tal vez incluso su madre.”
Viper se encogió de hombros. “Es una conclusión bastante lógica. El parecido
es asombroso. No puede ser una coincidencia.”
Por los dioses, ¿era él el único con algo de sentido común?
“No sabemos nada todavía. Esto puede ser simplemente una inteligente
estratagema de Salvatore para atraer a Darcy a su guarida.”
“Difícilmente inteligente,” dijo Viper
Styx se calmó. “¿Qué quieres decir?”
“Dijiste que Levet descubrió las fotografías ocultas en una caja fuerte, ¿no?”
“Sí.”
“Seguramente, si el Were tenía la intención de utilizar las fotografías para
atraer a Darcy a su guarida, las habría llevado con él cuando se le acercó en el bar
por primera vez,” señaló Viper en voz baja. “O por lo menos cuando consiguió burlar
tus defensas para encontrarse con ella. Difícilmente puede hacer mucho por atraerla
con ellas guardadas en una caja fuerte.”
Styx no era estúpido. Había considerado la extraña idea de que Salvatore no
hubiera tratado de utilizar las fotos antes de ahora.
Había concluido finalmente que las razones no cambiaban nada.
Al menos en lo que a Darcy se refería.
Traducido por: Grupo Inferno
167
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Quién puede decir lo que hay en la mente de un chucho?,” dijo él entre
dientes.
“Bastante cierto, supongo,” estuvo
entrecerrándose. “¿Cómo está Darcy?”
de
acuerdo
Viper,
sus
ojos
Styx se giró bruscamente para mirar la acuarela pastel que adornaba la
pared.
“Ella está bien.”
Hubo una breve pausa y Styx se atrevió a esperar que su helado tono pusiera
fin a la molesta investigación.
Estúpido, por supuesto.
Nada menos que una estaca de madera disuadiría a Viper una vez que ha
hundido sus colmillos.
“Dijiste que ella estaba alterada por las fotografías,” presionó él.
Hizo una mueca mientras recordaba la vulnerable esperanza que había
brillado en los ojos de ella.
“Más que alterada. Estaba decidida a correr a la guarida de los hombres-lobo
y pedirles explicaciones,” dijo él entre dientes.
“No es de extrañar. Shay me ha enseñado que los humanos poseen una gran
necesidad de familia. Parece traerles una sensación de comodidad y seguridad.”
¿Familia?
¿Qué necesidad tenía Darcy de una familia? Especialmente una que no se
molestó en cuidar de ella cuando más los necesitaba.
Además, ella ahora lo tenía a él y a sus Cuervos para proporcionarle
comodidad y seguridad.
“También parece robarles cualquier sentido común que podrían pretender.
Ella podría ponerlo todo en peligro, incluso a ella misma, por una tonta fotografía.”
“No es tan tonta para ella.”
Styx volvió la cabeza para fulminar a su amigo con una feroz mirada. “No
permitiré que ella le de ventaja a Salvatore. Hay demasiado en juego.”
Traducido por: Grupo Inferno
168
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Estás hablando del tratado entre los Weres y los vampiros?”
“Eso, y, por supuesto, la propia seguridad de Darcy.”
“Ah.” Viper hizo una mueca. “Por supuesto.”
“¿Qué?”
“No creo que Darcy esté muy contenta contigo en este momento, ¿verdad?”
Fue el turno de Styx para hacer una mueca. “Ella está menos que
encantada.”
“Tú mejor mantienes un ojo sobre ella, viejo camarada,” le advirtió Viper.
“Tengo la sensación de que bajo su dulce sonrisa yace una voluntad de hierro. Si
ella decide escaparse, no será fácil detenerla.”
Styx cerró los ojos cuando una oleada de pesar revolvió su estómago. “No
hay ningún temor por eso.”
“Estás muy seguro de tu encanto.”
“No es mi encanto de lo que estoy seguro. He tomado medidas para asegurar
que ella no hará nada impulsivo.” Su frío tono no reveló ninguna de las
desconocidas emociones que lo estaban mortificando.
“¿Qué tipo de medidas?” Viper soltó un bajo siseo. “¿Styx? ¿Alteraste su
memoria?”
Demonios, él no necesitaba sonar tan horrorizado. Era lo que los vampiros
habían estado haciendo desde el principio de los tiempos.
“Era la única solución razonable.”
“Por las pelotas de Diablo.” Viper negó lentamente con su cabeza. “Juegas a
un juego peligroso.”
“No es ningún juego.”
“No, no lo es. Una cosa es cautivar a un extraño cualquiera, otra muy distinta
es utilizar tus poderes sobre una mujer que te has llevado a la cama.”
Con rígidos movimientos, Styx recogió su capa y la deslizó sobre sus
hombros. No necesitaba ningún recordatorio de que había utilizado descaradamente
la confianza de Darcy en su contra. O que mientras ella no tendría recuerdos de la
noche anterior, a él le perseguirían durante una eternidad.
Traducido por: Grupo Inferno
169
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Sólo he hecho lo que era necesario.”
Había llegado a la puerta cuando las suaves palabras de Viper llegaron a él.
“Tal vez, pero si Darcy descubre la verdad, tendrás un infierno que pagar.”

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:42 am

Capítulo 12
Era casi medianoche cuando Darcy se despertó sintiéndose extrañamente
desorientada.
No, era más que desorientada, admitió ella cuando se dio una ducha y se
puso unos vaqueros y una sudadera.
Había un borroso espesor en su cabeza, como si alguien se la hubiera
empaquetado llena de algodón.
Extraño, considerando que no podía ser resaca. No había bebido (bastante
irónico siendo camarera). Y no se sentía como si se estuviera viniendo abajo con un
grave virus.
¿Podría ser que la sangre que había estado dando a Styx estuviera
empezando a pasarle factura?
Preocupada por el débil dolor de cabeza y la constante sensación de que
algo no iba bien, Darcy fue escaleras abajo.
Sin duda, una buena comida y una brisa de aire fresco era todo lo que
necesitaba.
Y quizás uno o dos besos de vampiro.
La idea fue suficiente para calentar su sangre y llevar una débil sonrisa a sus
labios cuando una familiar forma silenciosa se deslizó desde las sombras hacia el
final de la escalera.
“Buenas noches, DeAngelo.”
El demonio realizó una pequeña reverencia que siempre conseguía pillar
desprevenida a Darcy. A pesar de que los vampiros parecen adaptarse a los
enormes cambios que deben soportar a través de los siglos, todavía retienen
algunos modales anticuados que raramente se mostraban en estos tiempos.
“Lady Darcy.”
Traducido por: Grupo Inferno
171
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Lady. Ella pasó una afligida mano por su corto y puntiagudo pelo. Ni
remotamente posible.
“¿Has visto a Levet o a Styx?”
Enderezándose, el demonio la miró desde las profundidades de su capucha.
“Creo que han ido a ver a Viper.”
Una punzada de desilusión corrió a través de ella antes de que pudiera
aplastarla sin piedad.
Jesús.
Ella realmente había caído en el reino de la-la-landia35.
“Vale.” Ella consiguió otra débil sonrisa. “¿Está lista la cena?”
“Está preparada y esperándola en la cocina.”
“Fantástico.”
Hubo otra elegante reverencia. “Si hay algo más que necesite, sólo tiene que
decírmelo.”
Darcy rodeó al vampiro y se encaminó hacia la cocina.
Los Cuervos no la asustaban, pero de vez en cuando la hacían sentirse un
poco inquieta. No estaba acostumbrada a tener tantas personas alrededor suyo,
humanos o demonios. A veces se sentía como un insólito experimento siendo
estrechamente supervisado por una manada de científicos.
Incluso cuando no podía verlos, podía sentir sus miradas siguiéndola
fijamente.
Por supuesto, había algunos beneficios, reconoció ella cuando entró en la
cocina para descubrir una cazuela de verduras esperándola en el horno y un gran
cuenco de fruta fresca ya puesto en la mesa.
Después de llenar su plato, se sentó en la mesa y se dispuso a disfrutar de la
deliciosa cena.
Sin embargo, apenas se había sentado cuando una sensación de mareo la
inundó y casi la hizo caer al suelo.
35
La-la-landia: lugar fuera de contacto con la realidad.
Traducido por: Grupo Inferno
172
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
¿Qué demonios?
Sus manos se elevaron para apretarse contra sus sienes. Junto con la
sensación de mareo tuvo la más extraña sensación de deja vu36 que estaba
apuñalado su cerebro.
No tenía sentido. Era como si hubiese un recuerdo tratando de emerger, pero
el recuerdo de alguien más, no de ella.
Intentando no entrar en pánico ante las incómodas sensaciones, Darcy tomó
un profundo aliento y luchó por dar algún sentido a las imágenes.
Había algo... Levet, sí. La gárgola estaba de pie en la cocina, sosteniendo un
sobre en sus manos. Y ella lo estaba alcanzando...
¿Qué había en el sobre?
Fotografías.
Fotografías de ella. Y de alguien más.
Su cabeza palpitó, y luego, se puso en pie con un brusco movimiento.
“Ese hijo de puta,” siseó ella con temblorosa furia.
Styx sabía que algo estaba mal desde el momento en que se aproximó a la
aislada finca.
Podía sentir la vibrante tensión de sus Cuervos mientras conducía cruzando
la alta verja de hierro.
Después de detener el Jaguar con un frenazo ante la puerta de la mansión,
Styx salió disparado del coche y entro como una exhalación en la casa.
La primera cosa que le impactó fue el inequívoco hedor a humo.
Jodido santo infierno.
36
Deja vu: sensación de que un momento concreto se ha vivido ya antes.
Traducido por: Grupo Inferno
173
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Había habido un fuego. Y muy recientemente. Quizás un olor no tan
espantoso en la mayor parte de los hogares de Chicago en invierno. Los humanos a
menudo quemaban troncos para resguardarse del frío del norte. Pero un vampiro
raramente permitiría una fogata en ningún lugar cercano. Especialmente, no en el
interior de su guarida.
Sin disminuir su paso, Styx atravesó el oscuro vestíbulo y entró en la sala de
estar, donde descubrió a DeAngelo y otros dos Cuervos hablando en voz baja.
Cuando entró, ellos se dieron la vuelta para mirarle con expresión
preocupada. Su corazón se encogió con repentina inquietud.
Para un vampiro, verse preocupado significaba que había algo que estaba
terrible y horriblemente mal.
“¿Qué ha ocurrido?”
“Maestro.” DeAngelo hizo una profunda reverencia. “Me temo que le hemos
fallado.”
La inquietud se convirtió en un insoportable terror lacerante. “¿Darcy? ¿Ha
sido dañada?”
“No, mi señor, pero ella ha... escapado,” reveló el vampiro con obvia auto-
repugnancia.
Durante un cegador momento, Styx no pudo sentir nada más que un
aplastante alivio. Darcy no estaba herida.
Podía aguantar cualquier cosa menos eso.
Styx ignoró a los Cuervos, que le estudiaban con estoica disculpa. Le estaba
llevando un gran esfuerzo recobrar su habitual calma y pensamiento lógico.
Finalmente, se las arregló para captar algunos pensamientos coherentes.
El primero fue la desagradable comprensión de que había habido alguna
necesidad urgente de Darcy por escapar.
No creyó ni por un momento que ella simplemente hubiera despertado y
decidido huir de sus ‘malvadas’ garras. Después de todo, había estado con él
durante días y nunca había hecho ni el más mínimo esfuerzo por huir.
Sus esfuerzos por borrar sus recuerdos habían sido claramente infructuosos.
La idea le provocó un nudo de terror en el estómago.
Traducido por: Grupo Inferno
174
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Maldición, debería haber tenido en cuenta que ella no era completamente
humana. Después de todo, había unos cuantos demonios capaces de resistirse a
los encantos de un vampiro.
Si ella había conseguido recordar, entonces no sólo había desaparecido, sino
que era más que probable que también estuviese buscando a Salvatore.
Jodido maldito infierno.
“¿Cómo?,” preguntó él repentinamente, su afilado tono haciendo a los atentos
vampiros estremecerse.
“Ella comenzó un fuego en la cocina, y mientras estábamos distraídos, usó
los túneles para salir de la casa,” admitió DeAngelo.
Eso explicaba el humo.
“Inteligente por su parte,” admitió él de mala gana. “Se las arregló para
encontrar la única forma segura de distraer a una casa llena de vampiros.”
DeAngelo destelló sus colmillos con enfado. “No fue tan inteligente el que
fuéramos engañados. No tengo ninguna excusa.”
Styx rechazó las oscuras palabras. Su único pensamiento era seguir a Darcy
y traerla de vuelta a donde pertenecía.
“¿Cuánto hace que se fue?”
“Menos de dos horas.”
“¿Dos horas?”
“El fuego comenzó poco después de la medianoche, pero no notamos que
faltaba Lady Darcy hasta hace unos momentos.”
Un frío miedo cortó su corazón. ¿Dos horas? Era demasiado tiempo.
“Maldición. A estas alturas podría estar en cualquier parte.”
“¿Irá en su busca?”
Styx se preguntó por un momento si su segundo en comando había perdido
el juicio. Ni todos los demonios del infierno podrían persuadirle de localizar a Darcy
Smith.
Traducido por: Grupo Inferno
175
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Por supuesto, tendrás que tener cuidado, susurró una voz de advertencia
desde lo más profundo su mente.
No dudó ni por un momento que la finca estaba siendo constantemente
vigilada por los Weres. Pero si Darcy se las había arreglado para salir sin que la
vieran, él desde luego no quería alertarles de la verdad.
Con un poco de suerte, podría ser capaz de localizar a la irritante mujer y
traerla de vuelta antes de que ella pudiera descubrir un modo de ponerse en
contacto con Salvatore.
Suerte.
Ahogó el impulso de rugir de frustración.
Era un vampiro que dependía de la fría lógica y planes ejecutados a la
perfección. No confiaba su destino a la caprichosa suerte.
No hasta esta noche.
Que los dioses tengan piedad de él.
El taxi dejó a Darcy en un destartalado almacén de una destartalada zona
industrial.
No era el mejor barrio. Realmente, era oscuro, sucio y desconcertantemente
aislado. Pero con el taxímetro corriendo no tenía muchas opciones. Su pequeña
cantidad de dinero en efectivo no le llevaría muy lejos.
Aún así, el almacén al sur de Marengo no era un mal lugar para esperar a
que Gina llegara con sus pertenencias.
Difícilmente sería el primer lugar donde alguien la buscaría, y ya que casi
había sido destruido por un fuego unos tres meses atrás, ella tenía la vaga
esperanza de que la manada de vampiros que sin duda estaba tras su rastro,
fallaría en captar su aroma entre el persistente olor.
No era el mejor de los planes, pero no es que tuviera una docena entre los
que elegir.
Traducido por: Grupo Inferno
176
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Sabía que tendría una posibilidad, y sólo una, de escapar de Styx. No había
tiempo para esquemas complicados ni pruebas sobre el terreno. Había provocado el
fuego, rezado una plegaria, y huido a través de los túneles tan rápido como pudo.
El mero hecho de conseguir coger un taxi y llegar hasta aquí era poco menos
que asombroso.
Envolviendo sus brazos sobre su cintura para rechazar la aguda frialdad,
Darcy caminó con paso firme y miró detenidamente a la espesa oscuridad.
Después de lo que pareció una eternidad, oyó el inconfundible sonido del
trozo de chatarra que era el coche de Gina y se apresuró a la puerta lateral donde
había quedado en encontrarse con su amiga.
En un momento, Gina se apresuraba hacia la puerta, con el entusiasmo
chisporroteando sobre ella con una fuerza casi tangible.
“¿Darcy? Santo guacamole, eres tú.”
Darcy echó un nervioso vistazo alrededor del vacío lugar antes de tirar de
Gina hacia dentro del almacén. “Por supuesto que soy yo. ¿Quién pensabas que
sería?”
Gina se encogió de hombros. “Pensaba que estabas muerta.”
Darcy parpadeó asombrada. “¿Por qué narices pensaste que estaba
muerta?"
La delgada mujer dejó caer al suelo el pesado bolso que llevaba.
“Bueno, obvio. Desapareciste del trabajo sin dejar rastro, no contestabas al
teléfono, no estabas en tu piso, y en la pizzería para la que haces entregas dijeron
que no te habías presentado en ninguno de tus turnos. ¿Qué se suponía que debía
pensar?”
“Oh.” Darcy nunca había considerado realmente la idea de que alguien
pensara que había muerto. Mierda. ¿Qué hay de sus empleos? ¿Y su piso? Si se
veía en la calle otra vez, ella realmente iba a estacar a aquel maldito vampiro.
“¿Llamaste a la policía?”
Gina pareció sorprendida por la pregunta. “No.”
“¿A pesar de que pensaste que estaba muerta?”
“Muerta es muerta.” Gina se encogió de hombros. “No es como si la policía
pueda traerte de vuelta o algo así.”
Traducido por: Grupo Inferno
177
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Supongo que tienes razón,” reconoció Darcy tristemente. En realidad no
podía culpar a su amiga. Gina hizo muchas cosas para ganarse la vida, no todas
ellas legales. “¿Lograste conseguirme el dinero?”
“Sip, estaba escondido en tu armario, justo como dijiste.” Gina rebuscó por el
bolso de cuero y abrió la cremallera. “Sabes, yo nunca habría pensado en
esconderlo en una caja de tampones.”
Darcy se rió entre dientes cuando Gina le dio el billete de cincuenta dólares
que siempre tenía escondido en un lugar u otro.
“Incluso el ladrón más decidido parece alérgico a los productos de higiene
femenina.” Metió el dinero en su bolsillo. “¿Y el abrigo?”
“Lo traje, aunque no puedo imaginarte vistiendo esta cosa repugnante.” Gina
sacó la raída chaqueta militar que pertenecía a uno de los porteros. Hizo una mueca
cuando se lo dio a Darcy. “Huele igual que Bart. Ugh.”
“Definitivamente, es un aroma distintivo,” estuvo de acuerdo Darcy mientras
se obligaba de mala gana a ponerse el pesado abrigo. Apestaba a humo de
cigarrillo, cerveza, y cosas en las que prefería no pensar. Una manera perfecta de
disfrazar su propio olor. Y maloliente o no, era cálido.
“También te traje un poco de comida.” Gina rebuscó por el bolso para revelar
una caja de barritas de cereales.
“Gracias.”
“Ah... Casi lo olvidaba. ¿Recuerdas a aquel magnífico mafioso que vino la
noche que desapareciste?”
Darcy hizo una mueca. ¿Qué si lo recordaba? Estaba grabado en su cerebro
y con detalles en Technicolor.
“Él es bastante difícil de olvidar.”
“Sin duda.” Gina soltó un profundo suspiro. “Que delicioso bocado para la
vista.”
“¿Qué pasa con él?”
“Volvió hace una o dos noches y dejó esto para ti,” dijo Gina mientras se
enderezaba y apretaba el pequeño objeto en su mano.
“¿Dejó un teléfono?”
Traducido por: Grupo Inferno
178
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Sip, dijo que si volvías, podrías querer llamarle con esto.” Un indicio de
envidia entró en la mirada de Gina. “Muy romántico, si me preguntas.”
El estómago de Darcy se encogió. A pesar de que había dejado a Styx con
toda la intención de buscar al hombre-lobo, ella no había olvidado la extraña y
posesiva actitud de Salvatore o las numerosas fotos que Levet había descubierto en
su guarida.
¿Qué clase de hombre iba por ahí sacando fotografías de mujeres extrañas?
Raritos, esos lo hacen.
“Sólo si estas interesada en la clase de tipo acosador psicótico,” murmuró
ella.
“Oye, si tú no estás interesada, yo con mucho gusto te lo quitaré de las
manos,” refunfuñó Gina.
“Confía en mí, Gina, tú no quieres ningún trozo de ese hombre.”
“Por supuesto que no.” La mujer hizo rodar sus ojos. “¿Qué haría yo con un
pedazo de hombre guapo hasta caerse muerta que, por un milagro, no es gay?”
Maldición. La última cosa que Darcy quería para su única amiga era que se
viera enredada con los despiadados demonios que ahora invadían su vida.
Lamentablemente, no había ningún modo de advertirla realmente de los peligros. No
sin que Gina asumiera que estaba totalmente chiflada.
“¿Creerías que es un lobo vestido de Armani?,” contestó ella evasivamente.
Gina frunció el ceño. “¿Qué se supone que significa eso?”
“Tan sólo aléjate de él. Es... peligroso.”
“Oh Dios mío.” Gina se llevó una mano a la boca. “¿Es un señor de la droga,
verdad?”
Bueno, esa era una mentira tan buena como cualquier otra, decidió Darcy.
“Algo así.”
“Típico.” Gina hizo un indignado sonido. “Es justo lo que mi abuela siempre
dice.”
“¿Qué dice ella?”
Traducido por: Grupo Inferno
179
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Si algo parece demasiado bueno para ser verdad...”
Darcy rió sin humor. “Le estas predicando al coro, hermana,” murmuró ella,
sus pensamientos regresando dolorosamente a Styx y la despiadada manipulación
de sus recuerdos. Sus dedos se apretaron fuertemente alrededor del teléfono en su
mano. “Tengo que irme.”
“¿A dónde vas?,” preguntó Gina.
“No estoy realmente segura.” Ella consiguió una rígida sonrisa. “Gracias,
Gina, y por favor, prométeme que tendrás cuidado.”
“¿Yo?” La mujer deliberadamente echó un vistazo alrededor del desastroso
edificio. “No soy yo la que está jugando al escondite en un asqueroso almacén.”
“Sólo prométemelo, por favor,” insistió Darcy. Ella nunca se lo perdonaría si
Gina resultara dañada.
“Vale, como quieras. Tendré cuidado.”
Con un encogimiento de hombros, la mujer se dio la vuelta y salió por la
puerta. En un momento, Darcy pudo oír el sonido de un coche arrancando y
saliendo del aparcamiento con un rugido.
Sola, cogió un profundo aliento y contempló el teléfono con una gran dosis de
miedo alojado en la boca del estómago.
Había llegado el momento.
Abriendo el teléfono, estudió el único número que había en la lista de
contactos.
Tenía los medios que necesitaba para ponerse en contacto con Salvatore.
Ahora todo que necesitaba eran las agallas para hacerlo.
Salvatore estaba en su oficina estudiando la gran pila de informes que habían
llegado recientemente de Italia.
Traducido por: Grupo Inferno
180
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Sin duda, sorprendería a todo el mundo de los demonios el enterarse de que
Salvatore poseía un grupo de los científicos y doctores más inteligentes del mundo.
Les gustaba tachar a los Weres de perros salvajes sin inteligencia ni sofisticación.
¿Cómo si no podrían justificar mantener a los hombres-lobo encerrados y
oprimidos?
Salvatore estaba muy feliz de mantenerlo en secreto. Finalmente, ellos se
enterarían de cuán equivocados que estaban en sus suposiciones, pero no hasta
que el último de sus planes encajara en su lugar.
Y para eso necesitaba a Darcy Smith.
Apenas se había formado la imagen de sus frágiles rasgos en su mente
cuando, con una inquietante sensación de destino, su teléfono móvil rompió el
denso silencio.
Frunciendo el ceño ante la interrupción, Salvatore automáticamente fue a
comprobar quién podría estar molestándole a estas horas. Su corazón dio un vuelco
cuando reconoció el número de su segundo teléfono móvil.
El que había dejado para Darcy.
Después de abrir el teléfono, lo presionó contra su oído mientras se
apresuraba fuera del cuarto y hacía señas a Hess, que estaba haciendo guardia en
la puerta.
“¿Cara?,” dijo él en un tono calmante. Había silencio al otro lado aunque su
agudo oído podía captar fácilmente el aliento entrecortado de Darcy. “Puedo sentirte
ahí. Háblame, Darcy.”
“Yo... quiero que nos veamos,” dijo ella finalmente con voz ronca.
Salvatore saltó resuelto una escalera tras otra mientras todo su cuerpo
vibraba con eléctrico entusiasmo. Podía sentir la preocupada cautela en la voz de
Darcy, pero también había algo más. Un indicio de desafío.
Independientemente de su temor, ella estaba decidida a encararle.
Lo que sólo podía significar que la gárgola le había enseñado la foto que
Salvatore había dejado para que la encontrara.
“También es lo que yo quiero, cara, aunque tendrás que perdonarme si
prefiero que nuestro encuentro tenga lugar en otro sitio que no sea la guarida de un
vampiro.” Salvatore llegó al final de la escalera y atravesó el casi derruido vestíbulo.
“Eres bienvenida en mi propia humilde casa. Puede no ser tan elegante, pero puedo
prometerte que serás un más que estimado huésped.”
Traducido por: Grupo Inferno
181
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“No. Quiero que nos encontremos en algún lugar público. En algún sitio
donde me sienta segura.”
No se molestó por su agudo tono. Era una mujer inteligente. Era natural en
ella ser desconfiada.
Después de dejar el edificio, Salvatore cruzó derecho hacia el Humvee37
aparcado y se deslizó en el asiento del pasajero. Hess fue tan rápido como él, tomó
su lugar tras el volante y arrancó el motor.
“¿Cuántas veces tengo que asegurarte que nunca te haría daño, cara?”
preguntó Salvatore, dando pequeños golpes en el sistema GPS. Una sonrisa tocó
sus labios cuando el sistema de rastreo que había instalado en el teléfono de Darcy
reaccionó. Ella estaba a una gran distancia en un almacén abandonado al oeste de
la ciudad, pero estaba bastante lejos de la protección de los vampiros. “Eres lo más
importante para mí en este mundo.”
Sintió su incredulidad. Y el frágil miedo que la envolvía. Ella se sentía
vulnerable, y el menor indicio de amenaza la haría huir.
“¿Te encontrarás conmigo en algún lugar público o no?,” exigió ella.
“Me encontraré contigo en cualquier lugar que desees,” le aseguró él
suavemente.
“Y quiero tu promesa de que vendrás solo.”
Salvatore fue aplastado contra la puerta del pasajero mientras Hess corría a
través de las calles vacías a una velocidad espeluznante.
“Ahora, cara, debes ser razonable. Por todo lo que se, esto es una trampa
puesta por tu vampiro. No soy completamente estúpido.”
“Yo tampoco. De ninguna manera voy a dejar que me rodee una manada de
hombres-lobo.”
“Entonces tenemos que llegar a un acuerdo. Estoy dispuesto a hacer lo que
sea necesario…”
Sin advertencia, sus calmantes palabras fueron interrumpidas cuando ella
soltó un bajo gruñido.
37
Humvee (o HMMWV): vehículo militar multipropósito que posee tracción a las cuatro ruedas, el
Hummer es su versión civil.
Traducido por: Grupo Inferno
182
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Hijo de perra.”
Salvatore frunció el ceño. “En realidad lo soy, pero ¿por qué estas tan
enfadada?”
“Ya estás aquí, ¿verdad? Me estabas rastreando.”
Su sangre se heló. Lo cual decía algo para un hombre-lobo.
Su sangre por lo general estaba cercana al infierno.
“¿Hay alguien allí?”
“Me has seguido por la ciudad, o has puesto algo en el teléfono. Maldición,
Styx estaba en lo cierto. No se puede confiar en ti.”
“Darcy, debes escucharme.” Su voz estaba marcada por la urgencia. “Quién
sea que esté en el almacén contigo, no soy yo, ni nadie de mi manada.”
“¿Ah sí? ¿Entonces cómo sabías que estoy en un almacén, Salvatore?,”
exigió ella. “Admítelo, me has rastreado.”
Salvatore gruñó por lo bajo. Por primera vez en su existencia, luchó por no
transformarse contra su voluntad.
Si algo le ocurriera a Darcy...
“Cazzo38. Si39, el teléfono está siendo monitorizado por mi manada, pero
todavía estamos a varias manzanas,” confesó él, intentando calcular
silenciosamente cuánto tiempo les llevaría alcanzar el almacén. “No sé quién está
en el edificio contigo, pero estás en peligro.”
“¿Por qué debería creerte?” Ella jadeó cuando un aullido distante resonó al
fondo. “Mierda.”
Cada instinto de Salvatore tembló en advertencia. Reconoció aquel aullido.
Sólo podía pertenecer a un hombre-lobo.
“Escúchame, cara. Tienes que salir de allí. Sal de allí ahora.”
Su respiración raspó sobre el teléfono. “Esto comienza a parecerse a una
película realmente mala de raja-y-destroza.”
38
39
En italiano en el original – Traducción: ‘¡Joder! / ¡Mierda!’
En italiano en el original – Traducción: ‘Si’
Traducido por: Grupo Inferno
183
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Salvatore hizo señas a Hess para que aumentara la velocidad. “¿Qué?”
“Ya sabes, ¿cuándo la policía llama a la canguro para decirle que las
llamadas amenazadoras vienen de dentro de la casa?”
Él sacudió la cabeza, preguntándose si su miedo le había nublado el juicio.
“No conozco esa película, pero…” Él se tragó sus palabras cuando una
repentina estática castigó su sensible oído. “¡Darcy!”
La estática fue cortada cuando la línea murió. Tirando el teléfono a un lado,
Salvatore fulminó con la mirada al callejero que estaba a su lado.
“Tenme en el almacén en los próximos quince minutos o me comeré tu
corazón para desayunar.”

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:42 am

Capítulo 13
Darcy metió el teléfono en su bolsillo mientras estudiaba con cautela a la
mujer que estaba de pie cerca de la pasarela metálica por encima suyo. Vaya. No
parecía el tipo de mujer que merodearía alrededor de sucios almacenes. No con esa
constitución alta y esbelta, y liso pelo negro que enmarcaba un perfecto rostro
ovalado y ojos sesgados.
Ella era más una exótica mariposa que debería estar empapada en seda y
champán.
De todos modos, Darcy era lo suficientemente inteligente como para no
dejarse llevar por las apariencias. Si había aprendido algo en estos días, era que las
criaturas más hermosas y elegantes del mundo eran también las más letales.
Un hecho que fue reforzado cuando la extraña mujer planeó escalera abajo.
Sí, planeó, reconoció Darcy con un temblor. No había ninguna otra palabra para
eso.
La mujer no era humana. O al menos no completamente humana.
Darcy rápidamente se puso de espaldas hacia la ventana más cercana. Tener
una ruta de escape cerca parecía algo práctico. No tan práctico como un arma, por
supuesto, pero ya que no pensaba que pudiera apretar el gatillo incluso si tuviera
una, la ventana era lo mejor que tenía.
“Así que tú eres la misteriosa oh-tan-fascinante Darcy Smith,” dijo la mujer
arrastrando las palabras, su tono erizándole el pelo de la nuca a Darcy. “Pensé que
tus fotografías no te hacían justicia, pero veo que realmente eres tan... vulgar como
pensé.”
¿Vulgar?
Bueno, habían llamado a Darcy cosas peores. Pero no con aquel preciso
indicio de malicia, o con ese odio tan personal que brilló en sus oscuros ojos.
De alguna manera se las había arreglado para encabronar a esta mujer, y
ahora estaba decidida a hacer pagar a Darcy.
Traducido por: Grupo Inferno
185
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Siento decepcionarte,” murmuró ella. “¿Nos conocemos?”
“Ya estarías muerta si nos hubiéramos conocido,” gruñó la mujer, sus oscuros
ojos comenzaban a brillar con una luz peculiar.
Otro escalofrío recorrió la columna de Darcy mientras instintivamente
alargaba el brazo para tocar la ventana rota detrás de ella. Empezaba a reconocer
aquel brillo distintivo.
La mujer era un Were.
Lo cual quería decir que Salvatore estaba mintiendo por sus perfectos dientes
blancos (una aparente tradición para demonios de todo tipo). Y que Darcy estaba
muy, muy enterrada en mierda. Podría ser capaz de arreglárselas contra la mayor
parte de los humanos, pero no creyó ni por un momento que pudiera conseguir
detener a un lobo salvaje.
“Me atrevería a decir que no te gusto demasiado.” Darcy intentó distraer a
la... cosa que merodeaba cada vez más cerca. “¿Te importaría contarme qué he
hecho para ofenderte?”
Un brillo de energía podía verse resplandeciendo alrededor del esbelto
cuerpo. “Tú eres ofensiva.”
“¿Sólo ofensiva o podrías ser un poco más concreta?”
“Eres humana.” Ella giró su cabeza para escupir en el suelo.
Darcy levantó las cejas. “¿Es eso? ¿Soy ofensiva porque soy humana?
Bastante duro.”
“Eres ofensiva porque Salvatore te prefiere a ti en lugar de a mí,” siseó ella.
Bueno... mierda.
Esto era lo que necesitaba. Una ex-novia psicótica. Una que también
resultaba ser una mujer-lobo.
Muchísimas gracias, Salvatore.
Darcy comenzó furtivamente a subir con cuidado la ventana rota. Preferiría no
tener que lanzarse a través de los restos de cristal roto si podía evitarlo.
Era así de rara.
“¿Entonces Salvatore no sabe que estás aquí?,” replicó ella.
Traducido por: Grupo Inferno
186
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Por supuesto que no.” El brillo en los almendrados ojos se hizo
completamente espeluznante. “El muy tonto está tan locamente enamorado de ti
que me mataría si supiera que me he cruzado tanto en tu precioso camino.”
Así que, Salvatore no había estado mintiendo.
Una oleada de alivio atravesó a Darcy. Estúpido, por supuesto, cuando había
una muy buena oportunidad de que estuviera a punto de ser comida por su enojada
novia.
Ella presionó la ventana hacia arriba un poco más.
“Y aún así, aquí estás,” dijo ella en un tenso tono.
“Él no debió haberme rechazado. Puedo ser un callejero, pero no soy su puta
para ser plantada y abandonada.” El brillo se hizo más marcado mientras el aire se
llenaba con un inquietante calor. “Pagará por eso.”
Darcy tragó el nudo de su garganta.
Mierda, mierda, mierda.
“Mira, estoy segura de que todo esto no es más que un malentendido.
Apenas conozco a Salvatore.”
La ventana estaba casi entreabierta. Sólo unos minutos más. Oh, por favor
Dios, dame unos minutos más.
“De hecho, somos prácticamente desconocidos. Tal vez si vuelves para
hablar con él podríamos solucionar todo esto.”
“Tengo la intención de solucionarlo ahora.”
Con un gruñido espeluznante, la mujer saltó repentinamente hacia delante,
con su esbelta forma cambiando suavemente de humano a lobo ante la asombrada
mirada de Darcy.
La impresión la dejó inmóvil durante un momento en que se le paró el
corazón. Decir que los hombres lobo existían era una cosa; ver a una mujer
transformarse en una impresionante bestia era otra completamente distinta.
Había algo extrañamente imponente en su mirada.
Y algo marcadamente aterrador.
Traducido por: Grupo Inferno
187
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Recobrando tardíamente sus sentidos, Darcy apenas consiguió tirarse a un
lado mientras el Were aterrizaba a sólo unas pulgadas de distancia. Hubo un
gruñido frustrado cuando el Were giró su cabeza para revelar unos encendidos ojos
rojos y unos dientes que parecían hechos a la medida para desgarrar la carne.
Uy. No había nada de humano detrás de aquellos horribles ojos. Nada con lo
que se pudiera razonar de todos modos.
Andando hacia atrás como un cangrejo, Darcy mantuvo su mirada fija en la
mujer-lobo, que estaba agachándose mientras se preparaba para saltar de nuevo.
No tenía ni idea de cómo se suponía que tenía que luchar con la bestia, pero
sabía que tenía que intentarlo. Por mucho que prefiriera una solución no violenta
para el encuentro, era lo bastante inteligente como para comprender que iba a ser
difícil razonar con una mujer-lobo atacando.
Hubo un bajo gruñido de advertencia y el animal se lanzó como un rayo hacia
delante. Instintivamente, Darcy le pateó con ambas piernas. Era un acto
desesperado, pero asombrosamente, consiguió dar una patada directa en el hocico
del lobo, y con un agudo gemido, la mujer-lobo se detuvo para sacudir la cabeza.
Darcy se puso en pie al instante y corrió hacia la lejana puerta. No creyó
realmente que pudiera conseguirlo, pero en este momento todo el espacio que
pudiera dejar entre ella y su atacante era una buena cosa.
Fue el puro instinto de nuevo lo que le salvó la vida cuando sintió que un
hormigueo le recorría la columna y con una zambullida de cabeza estuvo sobre el
asqueroso suelo justo cuando la mujer-lobo saltaba sobre su cabeza.
Su respiración había salido de un golpe de sus pulmones por el repentino
contacto con el suelo de cemento, y sólo con esfuerzo se puso sobre sus manos y
rodillas.
Más allá de ella podía ver que el gran salto de la mujer-lobo la había hecho
aterrizar en medio de una pila de barriles oxidados. Unos cuantos habían logrado
caer encima de ella, dejándola eficazmente inmovilizada contra el suelo.
Pero no por mucho tiempo, comprendió Darcy. A punto de ponerse en pie, vio
un corto tubo metálico yaciendo a unas pulgadas de distancia. De mala gana, cogió
el tubo del suelo mientras se enderezaba y seguía su camino hacia la puerta.
Casi había conseguido atravesar el almacén cuando el raspado de garras en
el cemento la obligó a girarse y encarar a la mujer-lobo que se aproximaba.
“Mierda,” jadeó ella, su boca seca cuando vio los largos dientes que se
lanzaban directamente hacia su garganta.
Traducido por: Grupo Inferno
188
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
No permitiéndose tiempo para pensar, balanceó el tubo directamente hacia la
cabeza que se aproximaba.
Hubo un horrible ruido sordo cuando el acero impactó en el grueso cráneo
con la suficiente fuerza como para enviar a Darcy volando hacia atrás.
Consiguió varios dolorosos golpes más, pero cuando volvió a ponerse en pie,
se dio cuenta de que había logrado atontar a la bestia.
Tal vez más que atontada, reconoció ella con un profundo estremecimiento.
Tumbada de lado con los ojos cerrados, el Were sangraba profusamente por
una cuchillada que corría desde una oreja hasta la curva de su hocico.
Una sensación de nausea revolvió el estómago de Darcy cuando comprendió
que había golpeado a la mujer con más fuerza de lo que tenía previsto.
Siempre había sentido que era más fuerte que una mujer normal, pero
superar a una mujer-lobo...
Ella realmente era un monstruo.
Con una sacudida de su cabeza, Darcy apartó los absurdos pensamientos y,
todavía agarrando el tubo, se dirigió hacia la puerta.
Salió del almacén y, mientras cruzaba el aparcamiento, vio un elegante coche
deportivo que estaba aparcado cerca de un contenedor de basura.
Acercándose con cautela al coche, miró detenidamente el interior, preparada
para escaparse al primer indicio de que la mujer no estuviera sola. Su corazón dio
un vuelco cuando vio las llaves aún puestas en el contacto.
Cielo santo, ¿podía finalmente la suerte estar de su lado?
Darcy tiró para abrir la puerta y se deslizó en el asiento del conductor. El
motor arrancó al primer intento, y luchando con la desconocida palanca de cambios,
consiguió conducir dando bandazos a través el aparcamiento.
No sabía hacia dónde iba, pero era lejos del almacén. Y eso tenía que ser
bueno.
No le apetecía un segundo ‘round’ con la inconsciente mujer-lobo. No cuando
estaba magullada, golpeada, y todavía enferma por saber que deliberadamente le
había hecho daño a otro.
Traducido por: Grupo Inferno
189
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Y, por supuesto, estaba el hecho de que Salvatore llegaría en cualquier
momento.
De momento estaba lejos de confiar en el Pura-Sangre. Ya sea si él envió a
la mujer-lobo o no, él aún era responsable del ataque.
Parecía mejor retirarse, así ella podría tener tiempo para considerar con más
tranquilidad cómo y cuando debería reunirse con el hombre.
Dando la vuelta al recinto, Darcy sacó el teléfono de su bolsillo. Mientras
conducía despacio por la calle vacía, memorizó meticulosamente el número de
Salvatore.
Cuando estuvo segura de poder recordarlo sin esfuerzo, bajó la ventanilla del
coche y con una pequeña sonrisa, tiró el teléfono en un estacionamiento vacío por el
que pasaba.
Estaba cansada de ser la desdichada pieza de negociación en una guerra
privada entre demonios que ella no entendía.
De ahora en adelante, tenía la intención de jugar a este juego según sus
reglas.
Styx murmuró una sarta de antiguas maldiciones cuando entró en el oscuro
almacén. Aunque el olor de Darcy fuera fuerte en el aire, era obvio que ya había
huido.
Peor aún, había un inequívoco hedor a hombre-lobo cerca.
Fluyendo entre las sombras, Styx descubrió a la mujer inconsciente en el
suelo. Ella tenía una herida curándose en un lado de su cara y un bulto en la sien
que había sido provocado por un fuerte golpe.
¿Darcy?
Parecía increíble que su dulce e inocente ángel pudiera haber luchado con
este callejero, pero si algo había aprendido en estos días pasados era que era inútil
tratar de predecir cómo podría reaccionar Darcy.
Traducido por: Grupo Inferno
190
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Ella le había aturdido, desconcertado y fascinado desde el momento en que
la había tomado como prisionera.
Hubo un movimiento de aire detrás de él cuando Viper se desplazó para estar
a su lado.
Styx había recogido al vampiro antes de partir en busca de Darcy. Había
aprendido la lección de hacer las cosas por su cuenta, y ya había enviado a sus
Cuervos hacia el refugio de Salvatore para mantener vigilado al condenado Pura-
Sangre.
“Sus huellas llevan al aparcamiento, pero debe haber encontrado un coche
para escapar. Sin duda ya está a muchas millas lejos de aquí.”
“Maldición.”
Styx se tensó con frustración. La noche pasaba demasiado rápidamente.
Pronto amanecería y tendría que verse forzado a buscar refugio.
Darcy estaría ahí fuera, sola.
A merced de Salvatore.
Bueno, quizás no completamente a su merced, reconoció él mientras su
mirada viajaba sobre la inconsciente mujer-lobo. Siguiendo su mirada, Viper cruzó
los brazos sobre el pecho.
“¿Quién es el callejero?”
Styx arrugó la nariz con repugnancia. “Ella huele a Salvatore. Debe de ser un
miembro de su manada.”
“¿Piensas que vino aquí para encontrarse con Darcy?”
La mera idea fue suficiente para hacer que sus colmillos ansiaran hundirse en
carne de hombre-lobo. Por supuesto, su humor estaba lo bastante horrible como
para hundir sus colmillos en cualquier cosa.
“Sea lo que sea por lo que viniera aquí, no parece haber salido como ella
hubiera esperado.”
“No, no parece haber salido bien del todo.”
Viper se giró para mirar a Styx con una ceja alzada. “Tu mujer puede
arreglárselas por sí misma.”
Traducido por: Grupo Inferno
191
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Eso parece.” Styx frunció el ceño, con el corazón encogido ante la idea de
Darcy luchando con el Were. No sólo porque pudo haber resultado herida
demasiado fácilmente, sino porque conocía a su ángel lo suficientemente bien como
para sospechar que había sido herida profundamente en su corazón por dañar a
otro. “Debe haber sentido que su vida estaba amenazada o nunca habría
contraatacado.” Se giró bruscamente para caminar hacia la puerta, olfateando
profundamente el rancio aire. “Pero, ¿por qué enviaría Salvatore a un callejero para
atacarla? Si la quisiera muerta, podría haberla matado en la barra del bar o incluso
cuando entró sigilosamente en la finca. Él parecía desesperado por cogerla con
vida.”
“Esa parece ser la pregunta.” Viper inició su propia búsqueda en el almacén
con expresión concentrada. “Había otra mujer aquí también. Una humana.”
Styx soltó un bajo siseo. “Nada de esto tiene sentido.”
Viper estudió brevemente el bolso negro que había sido dejado en el suelo
antes de sacudir la cabeza.
“Es un misterio que tendrá que ser solucionado más tarde, viejo amigo. Falta
menos de una hora para el amanecer. No podemos quedarnos aquí.”
Styx apretó sus manos. “Si Darcy tiene un coche, podría estar cruzando el
estado antes de que pueda comenzar a rastrearla otra vez.”
Sintiendo con facilidad la furia y frustración que hervían dentro de Styx como
un volcán a punto de erupción, Viper cruzó el almacén para colocar su mano
ligeramente sobre el hombro de Styx.
“Ni siquiera el Anasso puede combatir al sol y vencer,” dijo él suavemente.
“¿No estarás diciendo que el invencible Styx tiene miedo de unos pocos
rayos de sol, verdad?,” dijo arrastrando las palabras una voz burlona desde la
puerta cercana. “Que terriblemente decepcionante. Antes de que te des cuenta, me
estarás diciendo que no puedes saltar sobre altos edificios o esquivar veloces
balas.”
Sólo la restrictiva mano en su hombro impidió a Styx saltar hacia la entrada y
arrancarle la garganta al Pura-Sangre.
“Puedo temer la luz del sol, pero no le temo a los chuchos,” advirtió él con
helado desdén. “Muéstrate, Salvatore.”
“Encantado.” Salvatore paseó a través de la puerta vestido con un perfecto
traje gris humo y con su entrenado callejero en sus talones. Se movió con la fluida
gracia de todo Were, aunque había una inequívoca tensión brillando sobre su
Traducido por: Grupo Inferno
192
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
esbelto cuerpo. “Ah, también el magnífico Viper. Estamos realmente honrados de
estar en compañía de vampiros tan distinguidos, ¿no es así Hess?”
El enorme y pesado callejero miró con el ceño fruncido hacia los dos
vampiros y luego lamió sus labios deliberadamente. “A mí me parecen la cena, mi
señor.”
Styx sonrió mientras permitía a su poder exteriorizarse, golpeando al callejero
haciéndole arrodillarse.
“Esta cena tiene dientes, chucho, y no soy muy digestivo. Por supuesto, si no
me crees eres libre para intentar dar un mordisco.”
El callejero se lanzó hacia delante, pero antes de que pudiera cometer dicho
suicidio, Salvatore le tenía agarrado por el brazo y tiraba de él hacia atrás.
“Tranquilo, Hess. Tenemos asuntos más importantes que atender esta
noche.” Paseando hacia delante, el Pura-Sangre estudió a la mujer todavía
inconsciente sobre el suelo. "Jade. Debí haberlo sabido.” Su mirada se movió hacia
Styx. “Me sorprende que no la mataras.”
Styx sacó sus colmillos. Tal vez un poco infantil para el solemne líder de
todos los vampiros, pero no se estaba sintiendo muy malditamente solemne en este
momento.
“Lo hubiera hecho. No ha sido cosa mía.”
“¿Darcy?” Salvatore sonrió lentamente, una expresión complacida se colocó
en su delgado rostro. “Bueno, bueno. ¿Quién lo hubiera adivinado? Se está
volviendo toda una mujer. Cualquier hombre estaría encantado de llamarla suya.”
Una pura furia salvaje recorrió a Styx y ni siquiera el duro apretón de Viper
pudo impedirle lanzarse a través del suelo y agarrar a Salvatore por el cuello.
Dejaría seco a Salvatore antes de permitir al chucho poner una mano encima de
Darcy.
Con cegadora velocidad, Salvatore lo pateó, arreglándoselas para golpear a
Styx en la rodilla. Styx siseó mientras sus dedos se apretaban en la garganta del
Were.
“¿Enviaste a este callejero para matarla?,” dijo él ásperamente.
Salvatore gruñó mientras golpeaba brutalmente a Styx en el estómago.
“Siempre oí que los vampiros carecían de ciertos aspectos de su anatomía.
No sabía que quería decir el tamaño de su cerebro.”
Traducido por: Grupo Inferno
193
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx esquivó un gancho antes de que Salvatore diera otro golpe a su
estómago. Se estremeció y luego se vio obligado a saltar hacia atrás cuando el
Were agarró una daga escondida en su chaqueta.
Liberado de la inmediata amenaza de muerte, Salvatore enderezó
tranquilamente su corbata mientras fulminaba a Styx con la mirada. “Sacrificaré lo
que sea para mantener a Darcy con vida.”
Sería cosa fácil golpear la daga a un lado y tendría de nuevo al Were
agarrado, pero Styx resistió el impulso.
Sangriento infierno. ¿Qué había ocurrido con su férrea disciplina? ¿Y con su
fría astucia y su lógica?
El Anasso no se revolcaría en la suciedad con un vulgar hombre-lobo.
“¿Entonces por qué la atacó esta mujer?”
“Jade tiende a ser un poco hipertensa, hasta para un callejero.”
Styx entrecerró su mirada. “¿Esperas que me crea que este... Were, tan sólo
pasaba por este almacén y decidió atacar a Darcy?”
Salvatore se encogió de hombros. “Ella debió haber estado vigilando tu finca
ante una oportunidad de cogerla sola.” Él hizo una pausa, una burlona sonrisa
curvando sus labios. “Hablando de eso, ¿por qué estaba Darcy aquí sola, lo primero
de todo?”
“No me tomes por tonto, chucho.” El polvo se arremolinó cuando el poder de
Styx agitó el aire alrededor de él. “Darcy podrá ser algo inocente, pero te aseguro
que yo no lo soy. Pusiste deliberadamente una fotografía falsa para atraer a Darcy
fuera de mi protección.”
“No hay nada de falso en aquella foto, vampiro.”
“Imposible.”
“Si lo deseas, puedo hacer que Sophia te arranque la garganta para
demostrar lo real que es ella.” Los dorados ojos brillaron en la débil luz. “Lo hará de
todos modos una vez que descubra que has tomado a su hija como prisionera.”
Styx hizo una pausa. ¿Podría ser verdad que la fotografía fuera auténtica? Y
si lo era, ¿podría la mujer estar relacionada con Darcy?
Traducido por: Grupo Inferno
194
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Bruscamente, empujó un lado las repentinas preguntas. Ahora no era
momento para preocuparse con los ‘y si’.
“¿Cuál es tu juego, Salvatore?,” preguntó él.
Los oscuros rasgos se endurecieron. Su propio poder crepitando en el aire.
“No hay ningún juego. Darcy me pertenece.”
“Nunca.”
“Has vivido el tiempo suficiente como para nunca decir nunca, vampiro.”
El Pura-Sangre realmente tenía el deseo de morir.
“Te veré muerto antes de que pongas tus manos sobre ella.”
“No si yo te pongo en tu tumba primero.”
Styx dio un paso hacia adelante, completamente preparado para encarar
cualquier desafío que Salvatore estuviera dispuesto a ofrecer.
“¿Eso es una amenaza?”
“Oh, sí.” El resplandor en los dorados ojos brilló cuando Salvatore luchó por
controlar a su bestia. “Tú has secuestrado a mi consorte. Nadie me culparía de
cualquier castigo que pudiera elegir. Incluyendo la muerte.”
“Consorte.” Styx se sacudió como si Salvatore hubiera apuñalado su corazón
con la daga. De hecho, se sintió como si lo hubiera hecho. “Un Pura-Sangre sólo se
empareja con otro Pura-Sangre.”
“Exacto.”
Styx soltó un bajo siseo de advertencia. La tentación de simplemente matar al
Were y terminar con eso crecía por momentos.
Con seguridad, cualquier castigo que fuera obligado a soportar sería
compensado por el placer de poner a Salvatore en una bonita y profunda tumba.
“Darcy no es un hombre-lobo,” dijo él entre dientes.
“¿Puedes estar tan seguro, vampiro?”
“Por los dioses, esto es alguna clase de truco.”
Traducido por: Grupo Inferno
195
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Una burlona sonrisa curvó los labios de Salvatore. “Piensa lo que quieras.” Él
giró la daga, la deslizó suavemente bajo su chaqueta y comenzó a pasear a través
del cuarto. “Vamos, Hess, debemos seguir el rastro de mi reina. Siento que no
puedas acompañarnos, Styx. Para cuando el sol se ponga otra vez, Darcy será mía.
En todo el sentido de la palabra.”
Styx se movió antes de que pudiera pensarlo.
¿Ese chucho poner un dedo sobre Darcy? Le vería en el infierno primero.
Saltando hacia delante, no estaba preparado para la enorme forma que
surgió ante él repentinamente. Él chocó contra Viper con una fuerza aturdidora,
enviando al suelo a ambos.
En un parpadeo, Styx estaba de pie, pero Viper también.
“Styx, no,” gruñó Viper, su feroz expresión advirtiendo que estaba
completamente preparado para luchar contra Styx para impedirle perseguir al
condenado Were. “El amanecer está demasiado cerca como para estar luchando
con los Weres. Tenemos que salir de aquí. Ahora.”
“¿Y dejarlo libre para encontrar a Darcy?,” preguntó Styx, todo su cuerpo
temblando con la necesidad de seguir al Were. “La tendrá mucho antes de la puesta
del sol.”
Una extraña expresión ondeó sobre los pálidos y elegantes rasgos de su
camarada.
“Si ella realmente es su consorte, entonces debes apartarte, Styx,” dijo él con
un cuidadoso tono. “Ni siquiera la Comisión te permitirá que mantengas a la
compañera de un rey como prisionera.”
“Darcy no es un hombre-lobo,” replicó él en un gélido tono.
“Pero...”
“Basta, Viper. Como has repetido tan tediosamente, el amanecer se acerca.”
Girando sobre sus talones, Styx cruzó el almacén, su poder haciendo que el
polvo se arremolinara sobre él y reventando el cristal de las ventanas por la presión.
Era un vampiro cabreado, y cualquier cosa en las cercanías estaba en
peligro.
Maldita sea todo.
Traducido por: Grupo Inferno
196
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Él no podía ni considerar el hecho de que Salvatore no estuviera mintiendo.
Tenía que estarlo.
Darcy no podía ser la consorte de un lobo.
No cuando él estaba absolutamente seguro de que ella había sido elegida por
el destino para ser su propia compañera.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:44 am

Capítulo 14
Darcy despertó con un calambre en la pierna y el cuello dolorosamente rígido.
Obviamente, todos los coches deportivos estaban bien y eran buenos para
conducir por ahí y lucir fantástica, pero eran una putada para una pobre mujer que
trataba de pillar unas pocas horas de sueño.
Frotando su cuello, ella luchó por salir del coche y echó un vistazo alrededor
del pequeño parque que había elegido para esconderse.
Era uno de esos jardines cuidadosamente podados que sólo podían
encontrarse en los vecindarios más elegantes. Un lugar en el que no tenía que
preocuparse por ser atacada mientras dormía. Al menos no por humanos. Y ya que
había logrado robar la clase de coche que sólo podía pertenecer a alguien con una
considerable riqueza, ni siquiera la policía se había preocupado de molestarla.
Su estómago rugió, y ella suspiró cuando recordó las riquísimas barritas de
cereales que había dejado atrás dentro del bolso que Gina había traído para ella.
Joder.
Esa estúpida mujer-lobo lo había arruinado todo.
Por supuesto, la mujer probablemente estaba lamentando su ataque incluso
más que Darcy. Al menos de momento.
El estómago de Darcy se revolvió otra vez ante el persistente recuerdo de la
violenta pelea. Jesús, la mujer estaba evidentemente demente. ¿Cómo podría estar
celosa cuando Darcy apenas había hablado con Salvatore?
Tal vez todos los hombres-lobo estaban simplemente dementes.
O tal vez ella era la única demente, reconoció Darcy con un pequeño suspiro.
¿Qué mujer con una pizca de sentido común estaría perdiendo el tiempo en
este parque cuando podría estar en su coche conduciendo tan rápido y tan lejos de
Chicago como fuera posible?
Traducido por: Grupo Inferno
198
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Había recogido sus pertenencias y comenzado de nuevo más veces de las
que podía contar. Después de todo, nunca había tenido nada, o a nadie,
esperándola en un sitio.
Una nueva ciudad, un nuevo trabajo, un nuevo comienzo.
Un gran trato.
Pero justo cuando la tentación susurraba por su mente, sabía que no había
ninguna manera de que se marchara.
No hasta que supiera la verdad sobre la fotografía.
Apretando una mano contra su estómago que rugía, Darcy lo calmaba
lentamente cuando un extraño hormigueo le erizó el pelo de la nuca.
El parque parecía dormir silenciosamente bajo su ligero edredón de nieve,
pero ella sabía instintivamente que ya no estaba sola.
Algo, o alguien, se acercaba sigilosamente por los árboles cercanos con un
silencio que no era ni remotamente humano.
Retrocediendo poco a poco de vuelta hacia el cercano coche, Darcy estaba
totalmente preparada para huir cuando la elegante forma de Salvatore salió de las
sombras. Ella reconoció al corpulento gigante justo detrás de él de la noche en que
ellos se habían acercado a ella por primera vez. Míster Musculo incluso estaba
vestido con la misma camiseta negra y vaqueros, como si hicieran 26ºC en lugar de
-6ºC.
Salvatore, por supuesto, estaba ataviado con otro carísimo traje. Éste era una
sombra de gris humo con una camisa de rayas y una perfecta corbata de seda.
Se preguntó si los compraba a granel40.
“Mierda,” jadeó ella, apoyándose contra el coche con una sacudida repentina.
Viéndola hurgar por la cerradura de la puerta, Salvatore dio un rápido paso
hacia delante y le tendió una suplicante mano.
“Por favor, Darcy, no corras,” ordenó él, su acento era más evidente en su
urgencia. “Te prometo que no estoy aquí para hacerte daño.”
Ella hizo una mueca cuando recordó su último encuentro con un hombre-
lobo.
40
NdT: Comprar una gran cantidad del mismo producto pagando por su peso.
Traducido por: Grupo Inferno
199
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Y debería creerte porque...?”
Él se encogió de hombros. “Porque si quisiera hacerte daño no habría nada
que pudieras hacer para detenerme.”
Vale, eso es llamarle al pan, pan y al vino, vino.
O quizás, al lobo, lobo y al perro, perro41.
“¿Se supone que eso es tranquilizador?”
Él sonrió lentamente. “Realmente no deberías necesitar mis garantías. Has
demostrado que eres más que capaz de arreglártelas por ti misma cuando es
necesario.”
Ella se estremeció, disgustándole la nota de orgullo en su voz. ¡Dios mío!, la
última cosa que ella querría alguna vez sería ser admirada por hacer daño a otro.
“¿Estuviste en el almacén?”
“Sí.”
“¿La mujer está... está ella bien?”
“Se repondrá de sus heridas.” Los oscuros y ferozmente atractivos rasgos
cambiaron sutilmente. Como si sus emociones se erizaran bajo su piel más que
sobre ella. “Pero el que ella vaya a estar bien todavía está completamente en el aire.
Aún tengo que decidir cómo castigarla.”
Darcy no se molestó en esconder su ceño fruncido. “¿Castigarla?”
Los dorados ojos resplandecieron en la brillante luz del sol. Ella determinó
que eso era tan desconcertante al mediodía como en la medianoche.
Ves, ella no era completamente estúpida.
“No hay alternativa,” le informó él en un tono que no ofrecía ningún
compromiso. “Ella no sólo desafió mis órdenes directas, sino que se atrevió a
atacarte. Eso no lo puedo tolerar.”
NdT: Juego de palabras con la frase hecha ‘call a spade a spade’ (al pan, pan…) y cambiarlo por
‘call a wolf a wolf’. Lo he aproximado lo más posible.
41
Traducido por: Grupo Inferno
200
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Si me preguntas, pienso que ha sido suficientemente castigada,” murmuró
Darcy. No tenía ningún apego por la mujer que había intentado abrirle la cabeza,
pero rechazó ser usada como una escusa para causar más dolor a la mujer-lobo.
Salvatore soltó un pequeño suspiro mientras ajustaba con cuidado los puños
de su limpia y almidonada camisa.
“Realmente tienes que superar tu tierna naturaleza, cara. En nuestro mundo
te acabará matando.”
Su barbilla sobresalió. Ella no sería sermoneada como si fuera una niña. No
se disculparía por su carencia de una naturaleza sanguinaria.
“Quieres decir tu mundo.”
“No, nuestro mundo.” El Were permitió que cayera un silencio estratégico, su
mirada supervisando cuidadosamente cada una de sus expresiones. “Tú eres
realmente uno de los nuestros, Darcy.”
Su corazón dio un brusco salto. “¿Un demonio?”
Sus labios se separaron como si él fuera a contestar por fin a sus preguntas
más apremiantes, y luego con una impaciente negación con su cabeza, él echó un
deliberado vistazo alrededor del abierto parque.
“Este no es lugar para hablar. Ven conmigo y te lo revelaré todo.”
“Podemos hablar muy bien aquí.”
“Eres extraordinariamente testaruda para ser una cosa tan diminuta,”
murmuró él antes de que una afligida sonrisa curvara sus labios. “Eso debería hacer
nuestra vida juntos muy interesante.”
¿Vida juntos? ¿Como en ‘vivieron felices y comieron perdices’? Mierda.
Ella se apretó contra el coche mientras le miraba con un nuevo sentido de
cautela.
“Atrás, jefe. Te estás adelantado un poco,” murmuró ella.
“¿Jefe?” Él pareció notablemente ofendido. “Soy un rey, no un jefe42.
Descubrirás que los Weres son mucho más sofisticados que los vampiros, a pesar
de nuestra reputación de salvajes.”
42
NdT: Se refiere a que no le confunda con un ‘líder de clan vampiro’ (clan chief) / chief=jefe o líder
Traducido por: Grupo Inferno
201
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Cogida con la guardia baja por su obvio enojo, Darcy alzó sus cejas. “Nunca
te confundiría con un salvaje. No con un traje de mil dólares.”
“Gracias...” Él la miró por un largo latido. “Creo.”
“Eso no significa, sin embargo, que tenga la intención de pasar mi vida
contigo.”
“Pero lo harás, lo sabes,” le aseguró él dejando caer la voz, con una sensual
voz ronca revistiendo sus palabras. “Es nuestro destino.”
Darcy se estremeció. No había duda de que el hombre poseía un puro
magnetismo animal. Incluso de lejos consiguió hacer que sus rodillas se debilitaran
un poco. Pero Darcy no estaba interesada en la cruda y dominante pasión que él
ofrecía.
Ella prefería de lejos la dolorosa ternura de su vampiro.
El recuerdo de Styx envió una inesperada llamarada de dolor a través de su
corazón.
Incluso aunque estuviera furiosa con él, y por una maldita buena razón, no
podía negar que le echaba de menos.
Cuando él estaba a su lado, ella no sentía ningún miedo, ninguna
incertidumbre.
Se sentía completa de un modo que no tenía ningún fundamento de sentido o
razón.
“No creo mucho en el destino. Prefiero pensar que tengo un poco de control
sobre él,” dijo ella, sus brazos envueltos alrededor de su cintura. De repente ella
sentía frío hasta en los huesos. “Algo ridículo si tenemos en cuenta la situación en la
que estoy, ¿verdad?”
El Pura-Sangre se movió repentinamente incómodo, mirándola con una
extraña cautela.
“Darcy, cara, no vas a llorar, ¿verdad?”
Ella se sorbió la nariz, sorprendida de descubrir que de hecho estaba al borde
de las lágrimas.
El descubrimiento la hizo enderezar la espalda como nada más podría
haberlo hecho. Joder. No estaba por la labor de derramar lágrimas por un vampiro
arrogante.
Traducido por: Grupo Inferno
202
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Ni siquiera por un vampiro que había logrado alojarse en su corazón.
“No es nada.” Ella dio una indignada sacudida de cabeza. “Sólo estoy
cansada, asustada y hambrienta.”
Aún pareciendo ridículamente nervioso por la idea de que podría tener que
lidiar con una mujer llorosa, Salvatore se aclaró la garganta.
“Me temo que puedo hacer poco sobre lo de cansada y asustada, pero estoy
bastante dispuesto a alimentarte, si lo deseas.” Él hizo un brusco gesto hacia su
acompañante. “Hess.”
Moviéndose a su lado, el Increíble Hulk realizó una profunda reverencia. La
camiseta negra protestó, pero no se rasgó, como medio esperaba Darcy.
“¿Sí, mi señor?” Su voz era áspera, como si pasara más tiempo gruñendo
que hablando.
“Ve al restaurante más cercano y trae a la señorita Smith algo de comer.” Los
dorados ojos se deslizaron hacia Darcy. “¿Tienes alguna preferencia?”
Estaba demasiado hambrienta como para rechazar su oferta. Además, no
podía negar un pequeño alivio al ser librada de Hess. Él tenía una salvaje mirada
que la ponía claramente nerviosa.
Como si ella fuera una chuleta de cerdo siendo colgada justo encima de las
fauces de un perro rabioso.
“Nada de carne,” dijo ella con más énfasis del que era precisamente
necesario.
Las mandíbulas de ambos hombres se abrieron con asombro. “¿Nada de
carne?,” preguntó Salvatore. “¿Lo dices en serio?”
“¿Por qué no lo diría en serio? Soy vegetariana.”
“Imposible,” jadeó Salvatore, claramente sorprendido.
“¿Qué pasa?,” exigió ella. “Hay mucha gente que no come carne. Sabes que
es mucho más sano comer frutas y verduras.”
“Pero no un…” El Pura-Sangre cortó bruscamente sus palabras, sus rasgos
suavizándose en una expresión ilegible.
“¿Un qué?”
Traducido por: Grupo Inferno
203
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Él ignoró su pregunta mientras se daba la vuelta hacia su acompañante.
“Hess, trae a la señorita Smith algo que no incluya carne.”
Un amenazador gruñido brotó de la garganta del gran hombre. “Mi señor,
creo que no debería dejarle aquí solo. Podría ser una trampa.”
Salvatore entrecerró su mirada. “Una trampa muy inteligente considerando
que hay completa luz de día y ni siquiera el vampiro más decidido se atrevería a
arrastrarse fuera de su guarida.”
“Los vampiros no son el único peligro.”
“Bastante cierto, pero no estoy indefenso.”
“Todavía pienso que debería quedarme.” Hess giró su cabeza para enseñar
los dientes a Darcy. “No confío en esta mujer. Ella huele a engaño.”
“Oye...” Darcy comenzó a protestar sólo para cortar con un grito ahogado
cuando Salvatore perezosamente dio un revés al hombre.
Soltando un sorprendido gemido, el hombre cayó de rodillas y presionó una
mano contra su sangrante boca.
“Esta mujer está destinada a ser tu reina, Hess,” dijo Salvatore en un oscuro
tono. “Y lo que es más importante, te he advertido más de una vez que cuando
quiera tu opinión, te la pediré. Hasta entonces, harás lo que ordene sin cuestionarlo.
¿Entiendes?”
“Sí, mi señor.” Después de ponerse en pie, Hess realizó una reverencia,
luego retrocedió con obvia precaución.
Darcy esperó hasta que Hess desapareció entre los árboles y la sensación de
violencia que se cernía en el aire se aliviara lentamente antes de inspirar un
profundo suspiro.
“Mierda.”
Salvatore se movió suavemente hacia adelante, parándose sólo cuando
Darcy se tensó ante su proximidad.
“Lo siento si él te asustó, cara,” la calmó él. “Los callejeros son rebeldes por
naturaleza, y Hess más que la mayoría. Eso le hace un sirviente menos confiable.”
Ella mojó sus repentinamente resecos labios. “Él no fue el único que me
asustó,” dijo ella despacio. “¿Siempre golpeas así a tus sirvientes?”
Traducido por: Grupo Inferno
204
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Él se encogió de hombros. “Somos hombres-lobo, Darcy, no humanos. Y,
como todos los demonios, somos bestias violentas. Respetamos la fuerza. No soy el
rey sólo porque soy un Pura-Sangre. Es mi poder el que me hace un líder.”
Una frialdad tocó su corazón. “No puedo creer que todos los demonios sean
violentos.”
“Quizás unos cuantos pueden reclamar un carácter más suave, pero te lo
aseguro, la mayoría de los demonios dependen de la pura fuerza bruta. Es la forma
de nuestro mundo.”
Su mirada fija cayó mientras su estómago se encogía por la inquietud. Ella no
creía que estuviese de alguna manera destinada a volverse una bestia salvaje.
Seguramente no estaba en su carácter, sin importar cuán mala fuera su
sangre.
No, por supuesto que no lo estaba. Ella no permitiría que sucediera.
Levantando su cabeza, Darcy se encontró con la dorada mirada. “Entonces
no me gusta mucho tu mundo.”
Salvatore frunció el ceño ante sus feroces palabras. “¿Piensas que los
vampiros son algo diferentes?”
“Quizás no.” Ella le miró directamente. “Pero nunca he temido que Styx me
golpeara.”
“Ah.” Él la estudió de cerca. “¿Piensas que yo lo haría?”
“Dímelo tú.”
“Sólo te causaría dolor si ese fuera tu deseo. Eres mi consorte, mi reina.
Somos iguales.”
Darcy frunció el ceño. Salvatore lo había insinuado antes y había dado a
entender un interés íntimo hacia ella, pero nada como esto.
Ella sólo podía suponer que él estaba jugando a algún juego con ella.
“Sí claro. Yo una reina, muy gracioso,” murmuró ella.
Él frunció el ceño, su cabeza se inclinó a un lado cuando él inspiró
profundamente. Sin duda estaba oliendo lo que ella estaba pensando, lo que ella
estaba sintiendo, y lo que ella había comido hace dos semanas.
Traducido por: Grupo Inferno
205
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Jodidas narices de demonio.
Finalmente él dio una lenta sacudida a su cabeza. “No tenía la intención de
ser gracioso.”
“Bueno, porque no lo es,” replicó ella. “¿Cómo demonios podría yo ser la
reina de los hombres-lobo cuando obviamente no soy uno?”
Los dorados ojos destellaron con algo que podría haber sido arrepentimiento.
“Así no es como deseaba decirte la verdad, cara. Estás haciendo esto más difícil de
lo que debe ser.”
Oh no, no, no.
Aquella frialdad regresó al corazón de Darcy, y sin pensarlo, de pronto ella se
estaba escabullendo lejos del coche para poner una muy necesaria distancia entre
ella y el amenazante hombre-lobo.
Ella no sabía lo que él iba a decir, pero sospechó que no quería oírlo.
“Entonces tal vez deberíamos cambiar de conversación,” dijo ella en un
brusco tono. “Háblame sobre la foto. ¿Quién es esa mujer?”
Salvatore fue lo bastante sabio como para no perseguirla. En cambio, se
apoyó elegantemente contra el coche deportivo.
“Alguien que desea muchísimo conocerte.”
“¿Entonces por qué no está ella contigo?”
“Ella debería llegar a Chicago mañana, o pasado mañana como mucho.”
Darcy parpadeó con sorpresa. ¿Ella no estaba en Chicago?
¿Ella no estaba encerrada con llave en algún calabozo, quizás siendo
torturada ahora mismo?
“¿Ella no está... viviendo contigo?”
“No en este momento.” Salvatore levantó su hombro. “Ha estado ocupada
con sus propias responsabilidades en las últimas semanas, pero en el momento en
que la llamé y le dije que te habías puesto en contacto conmigo, lo dejó todo para
venir corriendo y estar a tu lado.”
Traducido por: Grupo Inferno
206
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy luchó por reorganizar sus pensamientos. Una tarea increíblemente
difícil.
“¿Así que ella no está en ninguna clase de peligro?”
“Por supuesto que no.” Los ojos de él se entrecerraron ante la expresión
confusa de ella. “¿Hay algún problema?”
Bueno, nada más que el hecho de que había estado completamente presa
del pánico al pensar que podría haber encontrado a su madre y estaba en peligro de
perderla. Y que su pánico la había llevado (de manera bastante indirecta) a huir de
Styx, exponerse a sí misma a una celosa mujer-lobo intentando matarla, incurrir en
un gran robo de coche, y ahora estar en un parque helado mientras su estómago
rugía de hambre.
¿Cuál demonios podría ser el problema?
Ella se aclaró la garganta. “¿Cómo la conoces?”
“Hemos sido cercanos durante más años de los que puedas imaginar.”
“Oh...” Ella meditó sus palabras hasta que se dio cuenta de lo que él debía de
estar diciendo. Joder. Eso era algo que nunca se le había ocurrido. “Oh.”
Él curvó sus labios en una sensual sonrisa. “A juzgar por ese delicioso rubor
sólo puedo suponer que has llegado a la conclusión de que somos amantes.”
“¿Lo sois?,” preguntó ella sin rodeos.
“No.” Él acarició suavemente su corbata azul claro. “Sophia es ciertamente
hermosa y lo bastante apasionante como para tentar a cualquier hombre, pero ella
ya tiene varios amantes. Prefiero ser algo más que uno de la manada.”
¿Amantes? ¿Como en plural? ¿Como en un harén entero?
Jesús. Esto no dejaba de volverse cada vez más extraño.
Que ya era bastante que decir.
Darcy apretó los dedos contra sus palpitantes sienes. Necesitaba más de seis
horas de sueño en un coche estrecho para hacer frente a todo esto.
“Mierda, esto me está dando dolor de cabeza.” Ella miró hacia Salvatore,
decidiendo que había tenido suficiente de implicaciones veladas y sutiles indicios.
Era hora de agarrar el toro por los cuernos. O el lobo por los dientes. Lo que sea.
Tomó una profunda inspiración. “¿Quién es esa mujer?”
Traducido por: Grupo Inferno
207
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Creí que sería obvio.”
“Sígueme la corriente.”
Hubo una tensa pausa antes de que él se impulsara desde el coche para
estar directamente delante de ella.
“La mujer es tu madre, Darcy,” dijo él.
Incluso esperando sus palabras, ella sintió que sus rodillas se debilitaban y su
corazón se atascaba en su garganta.
“¿Estás seguro?,” susurró ella.
Él extendió la mano para tocar ligeramente sus pálidas mejillas. “Teniendo en
cuenta que yo estaba allí cuando naciste, estoy muy seguro.” Su dedo acarició su
mejilla hasta la comisura de los labios. “Eras un bebé asombrosamente bello, al
igual que tus hermanas.”
“¿Hermanas?” Ella cogió bruscamente sus muñecas con un feroz agarre. Era
eso o caer de rodillas. “¿Tengo hermanas?”
“Tu madre dio a luz cuatrillizos,” dijo él suavemente. “No es un hecho inusual
para un Pura-Sangre.”
Con un grito, Darcy comenzó a alejarse, sus manos alzadas en un
movimiento de súplica.
“Espera. Sólo... espera.”
Él parpadeó ante su feroz reacción, como si no hubiera acabado de lanzar
una bomba de proporciones nucleares sobre ella.
“¿Qué pasa, Darcy? ¿Estás enferma?”
Ella envolvió sus brazos alrededor de su cintura mientras seguía
retrocediendo. “Estoy abrumada. Necesito un minuto.”
Los labios de él se afinaron cuando sintió fácilmente su angustia apenas
contenida.
“Te advertí que este no era el escenario para esta conversación.”
“Te aseguro que el escenario no tiene nada que ver con mi reacción.” Ella
soltó una corta y casi histérica risita. “Por el amor de Dios, he estado completamente
Traducido por: Grupo Inferno
208
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
sola durante treinta años y ahora de pronto descubro que no sólo tengo una madre,
sino también tres hermanas.” Ella se tragó el extraño nudo de su garganta. “Y
encima de eso, has hecho más que insinuar que mi madre es un hombre-lobo. Lo
que significaría...”
“Que tú eres un hombre-lobo,” completó en voz baja. “Si.”
“No,” negó ella instintivamente. Styx había afirmado que Salvatore estaba
tratando de engañarla y confundirla. El antiguo vampiro estaba obviamente en lo
cierto. Eso era más fácil de creer que el hecho de que Salvatore estaba diciendo la
verdad. “No es posible.”
El aire hormigueó mientras Salvatore luchaba por mantener su paciencia.
Darcy sintió que no era una tarea que realizaba con frecuencia. Ni bien.
“¿Qué debo hacer para probar mis palabras?,” exigió él.
“Nada.” El tono de ella fue brusco. No era sorprendente. Estaba luchando con
sus propias emociones enredadas. “Creo que lo sabría si me convirtiera en un
animal una vez al mes. Realmente eso no es algo que una chica pueda ignorar.”
“Hay una razón por la que tú no cambias.”
“¿Y esa sería?”
Los labios de él se afinaron con impaciencia. “Eso es algo que no diré hasta
que podamos estar seguros de nuestra privacidad.”
“¿Puedes contarme que soy una mujer-lobo, pero no por qué no tengo ningún
síntoma de serlo?,” preguntó ella con incredulidad.
“Yo no tenía deseos de hablar de nada aquí.”
Ella miró fijamente su apuesto rostro. “Estos secretos están empezando a
hacerme perder los nervios.”
Él hizo una larga pausa, sin duda recordándose a sí mismo que había pasado
por muchos problemas como para estrangularla ahora.
“Pensé que estarías encantada de descubrir que tienes una familia.”
Ella hizo un inquieto encogimiento de hombros. “Lo estoy, por supuesto.”
“¿Pero?,” sondeó él.
Pero, ciertamente.
Traducido por: Grupo Inferno
209
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Ni siquiera sabía por dónde empezar.
“¿Dónde han estado?,” exigió ella finalmente. “¿Por qué fui abandonada
cuando sólo era un bebé?”
“Darcy, nunca fuiste abandonada.” Los dorados ojos de repente brillaron con
una luz peligrosa. “Tú y tus hermanas sois increíblemente vitales para nuestra
gente. No hay ninguno de nosotros que no moriría por mantenerte segura.”
“¿Te estás burlando de mí?,” preguntó ella con incredulidad. “Fui dejada para
pudrirme en una casa de acogida detrás de otra hasta que finalmente me escapé y
viví en las calles. Por no mencionar el hecho de que una de tus mujeres-lobo
parecía haber perdido el memorándum que decía cuán vital soy, ya que ella trató de
matarme hace sólo unas horas.”
Salvatore frunció el ceño. “Jade es un mero callejero y no está en posición de
conocer nuestros secretos. Ella sintió que significabas mucho para mí, pero no
entendía como de importante.”
Fantástico. Porque él era demasiado condenadamente arrogante como para
dar explicaciones a los callejeros, ella había estado a punto de morir.
“¿Y el motivo por el que fui abandonada?”
“Como he dicho, nunca fuiste abandonada, Darcy.” Sus puños se cerraron a
los lados. “Tú y tus hermanas estabais perdidas para nosotros.”
“¿Perdidas para vosotros? Haces que suene como si fuéramos calderilla que
por casualidad se te calló en la alcantarilla.”
Ese inquietante hormigueo se deslizó sobre su piel.
“Entonces déjame ser más preciso. Nos fuisteis robadas.”
Tomó un momento para digerir sus palabras. “¿Robadas?”
“Los recién nacidos saludables siempre son deseados, Darcy,” señaló él.
“Hay humanos que pagarían cualquier precio por un niño, y por supuesto, hay
humanos e incluso demonios que están dispuestos a proporcionar esos bebés
robándolos.”
Bueno, eso era algo que no había previsto.
Por otra parte, aprender algo que no esperaba parecía ser el tema de su vida
últimamente.
Traducido por: Grupo Inferno
210
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Fuimos tomadas y vendidas en el mercado negro?”
“Si. Para cuando conseguimos localizar a los ladrones, vosotras cuatro ya
habíais sido enviadas en barco desde Italia para América.” Había un filo de furia en
su voz que ella sospechaba llevaba años fabricándose. “Es imposible seguir un olor
sobre un océano, incluso para los Pura-Sangre. Ha llevado años reconstruir lo que
pasó contigo y tus hermanas.”
“¿Así que no las habéis encontrado todavía?”
“Hemos logrado seguir la pista de dos de tus hermanas, aunque aún no nos
hemos acercado a ellas.” Una sonrisa de medio lado tocó sus labios. “Como has
demostrado, no siempre es una tarea fácil demostrar que no tenemos la intención
de hacer daño.”
“Difícilmente puedes culparme. Yo…”
Sus palabras se detuvieron bruscamente cuando Salvatore se movió
rápidamente hacia ella, su mano levantada en advertencia.
“Hess está regresando,” dijo él en un tono tan bajo que ella apenas podía oír
sus palabras. “Tienes que venir conmigo. Te prometo que contestaré a todas tus
preguntas.”
Darcy dio un deliberado paso hacia atrás. “No lo creo.”
Las cejas de él se juntaron. “Darcy, soy el único que sabe la verdad.”
“Tal vez, pero ahora mismo creo que he oído suficiente de la verdad,” confesó
ella. “De hecho, estoy empezando a creer que la ignorancia podría realmente ser la
felicidad.”
“No puedes huir de esto. Más concretamente, no puedes huir de mí.” No se
perdía la advertencia de su voz. “Eres demasiado importante.”
Ella inclinó la barbilla ante su inconfundible orden. No iba a ser intimidada o
amenazada. No cuando necesitaba desesperadamente analizar todo lo que había
aprendido hasta ahora.
“Ya he descubierto que no hay ningún sitio hacia donde pueda correr,” replicó
ella. “Al menos no a ninguno donde algún demonio u otro no me localizará, pero por
ahora sólo quiero algún tiempo para pensar.”
Traducido por: Grupo Inferno
211
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Con paso vacilante, ella se dirigió hacia el coche que había robado, medio
esperando que Salvatore la alcanzara y la detuviera cuando pasara su esbelto
cuerpo.
Afortunadamente, la capacidad de él para percibir cada estado de ánimo de
ella detuvo cualquier arrogante intento de amenazarla o intimidarla.
Lobo inteligente.
Ella estaba tan en el borde que podría muy bien salir disparada tan lejos y tan
rápido como pudiera ir si él siquiera la miraba mal.
Después de montarse en el coche, encendió el motor y se preparó para
conducir fuera de allí.
Sin previo aviso, la puerta se abrió y Salvatore arrojó una gran bolsa en su
regazo.
“No olvides tu comida,” dijo él antes de que ella pudiera protestar. “Y
comprende, cara, que si bien estoy dispuesto a ser paciente por ahora, llegará un
momento en el que deberás cumplir con tu destino.”
“Y tú debes recordar, Salvatore, que mi destino es precisamente eso. Mío. Y
se cumplirá como yo decida que se cumpla.”
Asestado su primer golpe, ella cerró de golpe la puerta y se alejó del parque
con un chirrido de sus neumáticos.
Bueno, realmente no eran sus neumáticos, reconoció ella con una corta risa
histérica.
Después de todo, ella robó el coche.
Sólo podía esperar que la policía no se encontrara en su camino.
Su camino estaba más que suficientemente lleno, gracias.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:45 am

Capítulo 15
Era nada menos que un pecado afirmar que el desmoronado montón de
ladrillos y el hundido techo fuera una casa de huéspedes. Aunque había habido
algunos patéticos intentos de dar una mano de pintura en las paredes y de cubrir la
raída moqueta con alfombras esparcidas, lo único que podría mejorar el lugar era
una bulldozer43.
Pero, a pesar del hecho de que el cuartucho podía presumir de nada más que
una cama estrecha y un televisor roto, era ligeramente más caliente que dormir en la
calle, y por el momento, estaba libre de demonios.
Acurrucada cerca del radiador, que escupía el calor a regañadientes, Darcy
mordisqueaba la ensalada que había encontrado en la bolsa que Salvatore había
tirado en su regazo e intentó poner sus dispersos pensamientos en orden.
Sí, claro. ¿Cómo enderezas pensamientos que eran un fangoso, decadente y
confuso lío?
Todo lo que ella había querido era descubrir la verdad de su pasado.
Simple y sencillo.
Ja.
Si Salvatore fuera de fiar, lo cual era un camino que aún no estaba dispuesta
a tomar, entonces la verdad de su pasado era que su madre era una mujer-lobo con
varios amantes, y que había dado a luz a una camada de cuatro bebés. Bebés que
rápidamente habían sido robados y vendidos en el mercado negro.
Era un argumento que sólo Hollywood podía inspirar.
Jesús. Después de las últimas horas, estaba aterrorizada de considerar
siquiera la idea de quién (o qué) podría ser su padre.
Bulldozer: máquina excavadora provista de una cuchilla de acero curvada que se acciona
mediante brazos móviles.
43
Traducido por: Grupo Inferno
213
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
O cómo supuestamente había sido vendida en el mercado negro sólo para
terminar en una interminable serie de hogares de acogida.
Era suficiente para provocar a cualquier pobre mujer un dolor de cabeza.
Y latidos.
Y… ¿zumbidos?
Darcy dejó caer su ensalada, y luego presionó las manos contra la frente,
luchando contra la repentina sensación de que un agujero negro se estaba
formando en mitad de su cerebro.
“Darcy.” Darcy soltó un pequeño grito cuando la insistente voz resonó en su
cabeza. “Sacrebleu, sé que puedes oírme,” gruñó la voz.
“¿Levet?,” jadeó ella.
“Oui44.”
“Mierda, estoy perdiendo la cabeza,” dijo ella, su voz antinaturalmente fuerte
en la vacía habitación.
“Non, no estás perdiendo la cabeza,” le aseguró la gárgola. “Estoy hablando
contigo a través de un portal.”
Ridículo, por supuesto. Ella sacudió la cabeza. El diminuto demonio no
estaba realmente en el interior de su cráneo.
O al menos ella esperaba que no.
En este punto estaba dispuesta a creer cualquier cosa.
“¿Un qué?”
“Un portal,” dijo él con un toque de impaciencia en su voz. “Y a pesar de que
mi magia es bastante formidable, y el temor de los demonios a lo largo y ancho, ha
habido unas poquísimas ocasiones en que no ha ido exactamente como estaba
previsto, en particular cuando abrí un portal y conseguí liberar al más molesto
duendecillo. Por supuesto, ella era hermosa, y vestida con los más reveladores... no
importa. Mi punto es que tenemos que hacer esto rápidamente.”
“Así que esto es…” Ella luchó por pensar que era esto realmente. “¿Magia?”
44
En francés en el original – Traducción: ‘Si’
Traducido por: Grupo Inferno
214
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Por supuesto.” Hubo una breve pausa. “¿Dónde estás, ma cherie45?”
A pesar de la sorpresa de tener una voz real (al menos esperaba que fuese
real) hablando en su cabeza, Darcy no se sentía especialmente estúpida.
“Oh, no. No quiero que Styx me localice,” dijo ella. “Todavía no.”
“Styx sigue metido sin problemas en su ataúd. Es Shay quien me pidió que
contactara contigo.”
Sus palabras la cogieron desprevenida. “¿Por qué?”
“Ella está preocupada.”
“Ella también es la compañera de Viper,” señaló Darcy fríamente.
“Compañera, oui, pero ella posee una mente propia y está muy preocupada
por ti.”
Darcy sintió su corazón calentarse. No estaba acostumbrada a tener a
alguien preocupándose por ella.
Sin embargo, ella nunca desearía causar una ruptura entre Shay y su
compañero.
“Dile que gracias, pero no hay necesidad. He estado cuidando de mí misma
durante mucho tiempo.”
“Bah. No te has enfrentado con una manada de hombres-lobo y vampiros
decididos. Necesitas algún lugar seguro donde quedarte.” Hubo una breve pausa. “Y
Shay desea recordarte que nada le complacería más que molestar al oh-tan-
arrogante Styx.”
Darcy no pudo evitar reír. No dudó ni por un momento que Shay disfrutaba
dando ocasionales pinchazos al maestro vampiro.
Y en verdad, podría ser útil hablar con alguien más.
En este momento no estaba segura de que sería capaz de ordenar alguna
vez sus enmarañados pensamientos por su cuenta.
Necesitaba una amiga. Un calentador que realmente funcionara. Y una gran
dosis de chocolate.
45
En francés en el original – Traducción: ‘Querida mía’
Traducido por: Grupo Inferno
215
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
En ese orden.
“Vale. Dime dónde encontrarme contigo.”
Styx estaba caminando de un lado a otro mucho antes de la puesta del sol y
en busca de Darcy antes de que estuviera apenas lo suficientemente oscuro para
viajar con seguridad. Podría haberse ido incluso antes si Viper no se hubiera
quedado en la finca para descansar durante el día y lo hubiera amenazado con
tenerlo atado con grilletes a la pared si intentaba algo estúpido.
El vampiro de pelo plateado había demostrado ser un valioso amigo en los
últimos días, pero había veces en que su determinación de ser lógico estaba
poniendo de los nervios a Styx.
Después de ordenar a sus Cuervos que permanecieran en la finca en caso de
que Darcy regresara, Styx y Viper regresaron al almacén y siguieron el débil rastro a
través de Chicago hasta un pequeño y aislado parque, donde se detuvieron a
inspeccionar la pisoteada nieve.
“Ella estuvo aquí,” anunció Viper lo obvio. “Y no sola.”
“No.” Styx apretó las manos mientras el dulce aroma de Darcy lo envolvía.
Podrían haber pasado horas desde que ella había estado en el parque, pero su
mera esencia permanecía. Junto con un olor mucho menos agradable. “Salvatore y
un maldito chucho estuvieron aquí también.”
“No parece haber ninguna señal de lucha y no hay olor a sangre,” le calmó
Viper. “El encuentro fue obviamente pacífico, y es igualmente obvio que se
separaron en diferentes direcciones.”
“Eso no significa que no estén juntos ahora,” gruñó Styx, caminando con
inquietud sobre la nieve mientras estudiaba las huellas. Salvatore había estado
cerca de Darcy. Lo suficientemente cerca como para tocarla. Maldito chucho. “¿Qué
demonios quiere de ella?”
“Una buena pregunta.” Viper se trasladó a su lado. “Desafortunadamente, por
primera vez en siglos, no sé que responder. Increíble, ¿no?”
“Increíble,” concordó Styx secamente.
Traducido por: Grupo Inferno
216
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Por ahora, creo que deberíamos concentrarnos en seguir la pista de Darcy.”
Viper tenía razón, maldita sea.
Así como tenía razón acerca de la reacción de Darcy a su intento de alterar
sus recuerdos.
Su arrogancia le había llevado directamente al actual desastre.
“Por los dioses, esto es culpa mía. Si yo no hubiera...” Styx sacudió la cabeza
en auto-disgusto. “La he conducido hasta aquí. Ahora está sola y a merced de
Salvatore y sus Weres.”
Viper le dio una palmada en el hombro. “Dudo que ella esté completamente
indefensa, viejo camarada. Tú mismo has dicho que sospechabas que era más que
humana, y se las arregló para al menos patear el peludo culo de un hombre-lobo.”
“El Were era un mero callejero y apenas con la edad suficiente para ser
dejada sin correa.” Su mirada se desplazó hacia la oscuridad que les envolvía.
Podía sentir el pulso y la energía de la noche arremolinándose a su alrededor. Era
un poder y un peligro que Darcy aún tenía que comprender. “Darcy no sería rival
para un Pura-Sangre.”
“Tómalo con calma, Styx.” La mano sobre el hombro de Styx se convirtió más
en una restricción que en una fuente de consuelo, como si Viper sintiera la
necesidad apenas contenida de Styx de precipitarse en la noche y desgarrar la
ciudad en la búsqueda de su ángel. “Hasta ahora parece que Salvatore no tiene
ninguna intención de hacer daño a la joven. De hecho, yo diría que está tan ansioso
por protegerla como tú mismo.”
“Ah sí, y yo he hecho un trabajo tan brillante por protegerla.” dijo Styx en un
mordaz tono. “Bien podría haberla arrojado en los expectantes brazos de Salvatore.”
“Muy dramático, pero difícilmente preciso. Simplemente hiciste lo que
pensaste que era mejor.”
“Mejor para mí.”
“¿Y lo que pensaste que era mejor para todos los vampiros?,” preguntó Viper.
Styx hizo un impaciente gesto de su mano. “Sí, por supuesto.”
“Entonces, ¿por qué tienes que sentirte culpable?”
“Maldito seas, Viper…” comenzó Styx, sólo para detenerse cuando captó el
inconfundible olor a vampiro. “Alguien se acerca.”
Traducido por: Grupo Inferno
217
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Viper olfateó el aire antes de que una sonrisa tocase su cara. “Ah, Santiago.”
“¿Qué está haciendo él aquí?”
“Resulta ser el mejor rastreador que jamás he conocido,” explicó Viper, con
una repentina sonrisa. “Santiago puede encontrar a Darcy, no importa como de lejos
o rápido haya huido.”
El barrio a las afueras de Chicago no podría haber sido más diferente de las
estrechas y sucias calles que Darcy acababa de dejar atrás.
Era increíble lo que unas pocas millas y varios millones de dólares podían
hacer.
Aquí las calles eran anchas y decorosamente silenciadas por grandes casas
escondidas detrás de altas puertas y árboles centenarios.
No había ni una hoja extraviada para deslucir la perfección.
Wow.
Sin embargo, Darcy estaba en guardia cuando aparcó el coche deportivo en
la esquina y se dirigió hacia el gran árbol a donde Levet la había dirigido para
esperar a Shay.
A pesar de los latigazos de terror, había descubierto que gran variedad de
demonios preferían lujosos entornos en lugar de oscuros y estrechos callejones.
Ella no iba a ser tomada por sorpresa.
Al llegar al árbol, se envolvió con sus brazos mientras el frío parecía meterse
en sus huesos.
Mierda.
Cambiaría su alma por un baño caliente.
“¿Darcy?”
Traducido por: Grupo Inferno
218
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
La voz vino directamente desde un lado del árbol, y Darcy se movió dentro de
las sombras para descubrir a Shay esperándola.
“Estoy aquí.”
“Gracias a Dios.” Sorprendentemente, la medio-demonio alargó un brazo para
tirar de Darcy en un fuerte abrazo. “He estado tan preocupada por ti.”
Sintiéndose extrañamente incómoda ante la abierta manifestación de afecto,
Darcy miró sus arrugadas ropas con una leve mueca.
“Pese a las apariencias, estoy bien.”
“Podemos arreglar eso bastante fácilmente,” le aseguró Shay.
“¿Por qué estamos aquí?”
Shay inclinó la cabeza hacia la extensa mansión calle abajo.
“En realidad, vamos a ir allí.”
“Wow.” Darcy soltó una temblorosa carcajada. “Parece un palacio. ¿Quién
vive allí?”
“Pertenece a...” Shay se interrumpió antes de que dejara escapar un profundo
suspiro. “Bueno, demonios, yo también debería ser honesta. Pertenece a Dante y
Abby.”
Darcy puso los ojos en blanco. ¿Invirtieron los demonios en cada barrio de
Chicago?
“Déjame adivinar, ¿vampiros?”
“Dante lo es.” Confesó Shay. “Abby, en cambio, es una diosa.”
Darcy resopló ante la ridícula afirmación. ¿Una diosa viviendo en los
suburbios? ¿Una diosa del fútbol?
“Ahora sencillamente te estás cachondeando de mí.”
“¿Cachondeando...?” Shay lanzó una súbita carcajada. “No, me temo que no,
pero te prometo que Abby no actúa como una todopoderosa deidad. De hecho,
puedo predecir que vas a quererla.”
“¿Estás hablando en serio, una diosa?”
Traducido por: Grupo Inferno
219
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Más precisamente, ella porta el espíritu del Fénix, que es adorado por
muchos. Ella es conocida como el Cáliz.”
“¿Puede volverse esto más raro?,” murmuró Darcy.
Shay alargó el brazo para presionar un dedo contra sus labios. “La única cosa
que he aprendido en los últimos meses es que nunca, jamás digas eso. Es como
agitar una bandera roja en la cara del destino.”
Darcy no podía discutir contra eso. “No, mierda,” dijo ella en un suspiro.
Con una sonrisa de aliento, Shay le tomó de la mano y tiró de ella más hacia
las sombras.
“Por aquí,” susurró ella.
“¿Por qué estamos merodeando?”
“Siempre hay vampiros vigilando la finca. Afirman que sólo quieren proteger a
Dante y a su esposa, pero la verdad del asunto es que todos los demonios quieren
seguirle la pista a Abby y al espíritu que porta en su interior.”
“¿Por qué?,” preguntó Darcy confundida. “¿La adoran?”
Shay soltó un pequeño resoplido. “Para nada. Ella es capaz de quemarlos en
un pequeño montón de polvo con un simple toque. Eso los hace ansiosos por saber
con precisión dónde podría estar ella en cualquier momento dado.”
Buena elección. Ese era un truco de la leche.
“¿Y está casada con un vampiro? ¿Él es un suicida?”
“Dante es muchas cosas, incluyendo los habituales rasgos en un vampiro.”
Shay enumeró los rasgos con los dedos. “Arrogante, controlador, posesivo y
molesto como el infierno, pero no suicida. Abby generalmente es capaz de controlar
sus poderes, aunque ha habido un chamuscado o dos.”
Darcy no pudo evitar envidiar a la diosa. Ella haría un gran pacto por ser
capaz de chamuscar a un vampiro o dos también.
Era una habilidad que cada mujer necesitaba.
Echando una mirada hacia la aparentemente silenciosa finca, Darcy buscaba
inútilmente algún vislumbre de los vampiros al acecho.
Traducido por: Grupo Inferno
220
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Si el lugar está siendo vigilado por los vampiros, entonces, ¿cómo esperas
que nos deslicemos más allá de ellos? Dios sabe que nos pueden oler a una milla
de distancia.”
“He organizado una pequeña distracción.” Shay sonrió con una anticipación
bastante pagada de sí misma. “Sólo espera.”
Darcy estaba a punto de señalar la espectacular estupidez de rondar los
alrededores esperando a que los vampiros las encontraran cuando el silencio de la
noche fue destrozado abruptamente por un profundo estruendo que sacudió las
ventanas y envió a Darcy a caerse sobre su congelado trasero.
“Ouch,” murmuró ella, obligándose a volver a ponerse de pie. “¿Qué fue
eso?”
“Levet.”
“¿Colocó una bomba?”
“No, eso es lo que suele ocurrir cuando intenta cualquier tipo de magia.”
Darcy no pudo evitar reírse. De alguna manera no le sorprendía del todo que
la diminuta gárgola fuera propensa a los desastres mágicos.
“Algo para recordar.”
“Exactamente.” Shay se movió alrededor de uno de los altísimos robles y
luego sorprendentemente alargó el brazo hacia abajo para sacar una rejilla de lo
que Darcy sólo podía sospechar que era un túnel. “Vamos.”
“¿Por allí?”
“Confía en mí,” murmuró Shay mientras desaparecía en la oscuridad. “E
intenta mantener el ritmo. No soy muy aficionada a los espacios oscuros, y preferiría
terminar con esto lo más rápidamente posible.”
Darcy la seguía detrás, con las manos extendidas hacia afuera mientras el
negro más absoluto la consumía rápidamente. Maldita sea. Ella no tenía problemas
con los túneles, pero no era particularmente aficionada de correr precipitadamente a
través de la densa oscuridad a una velocidad vertiginosa. Con su suerte, estaba
destinada a correr hacia una pared y golpearse hasta quedar inconsciente.
Viajaban casi en silencio, Shay más silenciosa que Darcy, hasta que al fin
dejaron el túnel y entraron en un gran sótano.
Traducido por: Grupo Inferno
221
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy suspiro de alivio cuando el calentito aire la envolvió. En este momento
no le importaba si estaban en el sótano del mismo infierno mientras estuviera
caliente.
El pensamiento apenas había pasado por su mente cuando las luces del
techo se encendieron y una bonita mujer de cabello oscuro, con un impresionante
par de luminosos ojos azules se movió hacia adelante.
“Abby.” Shay se adelantó a abrazar a la delgada mujer antes de agitar una
mano en la dirección de Darcy. “Esta es Darcy Smith.”
“Darcy.” Con una encantadora sonrisa, la mujer se adelantó a tomar la mano
de Darcy. “Eres más que bienvenida a mi casa.”
Darcy sintió un pequeño hormigueo corriendo a través de ella al contacto con
la mujer. Una sensación de poder que era inconfundible.
Recordaría no encabronar a la mujer.
“Gracias,” murmuró ella, resistiendo el impulso de estremecerse cuando Abby
le soltó la mano y se volvió hacia Shay.
“Dante está fuera buscando a Darcy, por lo que bien podríamos ir arriba,
donde estaremos más cómodas.”
Shay hizo una pequeña mueca. “En realidad, tengo que ir a ver a Levet.
Ruego a Dios que no se las arreglara para chamuscar sus alas de nuevo. Tuve que
escuchar sus gemidos durante una semana la última vez que lo hizo.”
Abby se rió. “Tráelo aquí. Pediré a su restaurante griego favorito. Si algo
puede desviarle de su quejas es una comida de siete platos.”
“Bien pensado,” murmuró Shay mientras se dirigía a las cercanas escaleras.
“Ten esa comida lista.”
La medio-demonio salió corriendo de la habitación y, sintiéndose
curiosamente extraña de estar sola con una verdadera diosa, Darcy trató de cepillar
torpemente el polvo de sus vaqueros.
“Supongo que todas las guaridas de vampiros tienen estos túneles,
¿verdad?,” preguntó ella.
Abby soltó una carcajada. “Son un poco obsesivos sobre tener lugares
oscuros donde ocultarse. Supongo que no puedo culparles. Son bastante
inflamables a la luz del sol.”
Traducido por: Grupo Inferno
222
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Una parte de su inquietud se desvaneció ante la actitud casual de Abby. Ella
parecía casi... normal.
Lo que demonios fuera que significase eso.
“Por aquí.” Abby encabezó el camino a las escaleras, y juntas subieron hacia
los pisos superiores. Una vez en el ancho pasillo que podría haber albergado todo
su apartamento, Darcy se detuvo bruscamente. Con una sensación de incredulidad,
permitió que su mirada se desplazase sobre la araña de cristal, que arrojaba un
suave resplandor de luz sobre las pinturas de incalculable valor y el suelo de
baldosas cerámicas.
Dándose cuenta de que su invitada se había detenido para mirar boquiabierta
con asombro, Abby refrenó sus pasos y miró por encima del hombro. “¿Darcy?
¿Pasa algo?”
Darcy sacudió lentamente la cabeza. “Nunca he estado antes en la casa de
una diosa. Es increíblemente hermosa.”
Abby soltó un pequeño resoplido mientras volvía sobre sus pasos y enlazaba
su brazo con el de Darcy. Con un pequeño tirón, tuvo a Darcy avanzando hacia otra
imponente escalera.
“Bueno, esta diosa preferiría estar viviendo en un cómodo apartamento que
esté en extrema necesidad de una buena limpieza, y lo suficientemente cerca del
centro comercial que pueda oler la esencia de los bolsos de Prada,” confesó Abby,
con una de esas sonrisas que invitaban al mundo a unirse a su felicidad. “Dante, en
cambio, prefiere un estilo más derrochador.”
“¿Cómo es?” Las palabras salieron de los labios de Darcy antes de que
pudiera detenerlas.
“¿Cómo es qué?,” preguntó Abby.
“Estar casada con un vampiro.”
“Ah.” Las bellas facciones se suavizaron de repente en una soñadora
expresión. Era la misma expresión que Darcy había notado en el rostro de Shay
cuando hablaba de Viper. “Supongo que no podría ser para cualquier mujer,”
confesó Abby. “La mayoría de los vampiros son propensos a la excesiva arrogancia
y son demasiado aficionados a dar órdenes. Y, por supuesto, tienen poca
experiencia en compartir sus emociones. Necesitan una gran cantidad de
entrenamiento para convertirse en un compañero adecuado.”
Darcy soltó una pequeña carcajada ante las burlas de la mujer. “Podría decir
eso de todos los hombres.”
Traducido por: Grupo Inferno
223
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Sí, pero los vampiros tienden a llevar sus defectos a niveles épicos.”
Darcy hizo una mueca. “Sé exactamente lo que quieres decir.”
Abby dio unas palmaditas en la mano de Darcy. “Por otra parte, son
extraordinariamente sexys, y poseen la habilidad de hacer sentir a una mujer como
la mujer más bella y más preciada del mundo. Y mejor aún, una vez que se
emparejan son completamente fieles y totalmente devotos por el resto de la
eternidad. Yo nunca jamás tendré que temer que Dante me deje por otra.”
Darcy parpadeó sorprendida. “¿Estás segura de eso?”
Abby se detuvo ante una puerta cerrada. “Sí, pero no porque sea lo
suficientemente vanidosa como para pensar que soy irresistible.” Ella soltó una
suave risita. “Justo lo contrario, de hecho. Pero una vez que un vampiro está
emparejado, es incapaz de desear a otra mujer. Dante siempre me amará tanto
como lo hizo la noche que nos volvimos uno.”
Darcy experimentó una extraña punzada en su corazón.
Un punzada que finalmente comprendió que era envidia.
¿Cómo se sentirá tener tan absoluta confianza en un compañero? ¿Saber
más allá de la duda que siempre estaría a su lado? ¿Que nunca se desviaría, nunca
vacilaría en su afecto, y nunca decidiría abandonarte por otra?
Para una mujer que nunca había tenido tal seguridad en su vida, a Darcy le
sonaba justo como el cielo.
“Eres una mujer muy afortunada,” dijo ella con una melancólica sonrisa.
“Sí, lo sé.” Abby inclinó la cabeza hacia un lado. “No es que yo quiera que
creas que todo ha sido una especie de cuento de hadas. Podría haber sido lujuria a
primera vista, pero no amor. Para ser honesta, al principio la mayoría de los días
sólo quería darle a Dante un puñetazo en la nariz.”
Darcy se echó a reír. “Conozco ese sentimiento demasiado bien.”
“¿Styx?,” sondeó suavemente la mujer.
“Sí.” Darcy dejó escapar un profundo suspiro. “Hay momentos en que puede
ser el hombre más tierno y más reflexivo que jamás he conocido. Y luego lo
siguiente que sé, es que está lanzando órdenes de un lado a otro y usando sus
poderes de vampiro sobre mí. Es muy... irritante.”
Traducido por: Grupo Inferno
224
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Un vampiro típico, me temo.”
Ella se encontró directamente con la curiosa mirada azul. “Necesito saber que
puedo confiar en él.”
“Sí, lo necesitas. Hasta entonces, eres más que bienvenida a quedarte
conmigo.” Abby dio unas palmaditas en el brazo de Darcy antes de alargar el brazo
para empujar la puerta. “Estas serán tus habitaciones. Hay un baño por la puerta de
tu izquierda, y he ordenado que te suban una cena vegetariana. Por qué no te das
un buen baño y yo te traeré algo de ropa limpia.”
“Oh, sí,” suspiró Darcy. “Eso sería maravilloso.”
“Y no te preocupes,” dijo Abby con una sonrisa. “Mientras estés aquí, estás
perfectamente segura.”
Darcy sonrió. “Shay tenía razón.”
“¿Oh?”
“Ella dijo que me gustarías mucho, y así es.”
Abby le dio un rápido abrazo. “La sensación es totalmente recíproca, querida
mía. Ahora ve a disfrutar de tu baño.”

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:45 am

Capítulo 16
“Sangriento infierno.” Styx se giró para mirar fijamente al vampiro que
estaban de pie a su lado. “¿Estás seguro de que ella está aquí?”
Santiago hizo una respetuosa reverencia con su cabeza. “Sí, maestro. La
mujer que busca está dentro de la casa.”
“Maldición.”
Con una carcajada diseñada para ser todo lo molesta posible, Viper le dio
una fuerte palmada en la espalda.
“Mira el lado bueno, viejo, estabas preocupado de que Darcy pudiera estar en
peligro. Ahora has descubierto que está en el lugar más seguro posible de todo el
mundo para estar.”
Styx soltó un bajo siseo. Ciertamente, se sentía aliviado de que Darcy
estuviera a salvo. Profundamente aliviado.
Y, por supuesto, estaba contento de que ella no estuviera en compañía de los
malditos Weres.
Sin embargo, no era tonto.
A pesar de todo su poder, él no era rival para una diosa.
Si Abby deseaba mantenerlo alejado de Darcy, entonces no había una
maldita cosa que pudiera hacer al respecto.
“¿En qué demonios estaba pensando Dante?,” Su fría mirada se movió hacia
la imponente mansión. “Se suponía que estaba fuera buscando a Darcy, no
escondiéndola.”
“No tengo dudas de que Dante está todavía escudriñando las calles en busca
de tu desaparecida prisionera,” le calmó Viper. “Esto huele mucho más a Abby y a
mi propia querida compañera.”
Traducido por: Grupo Inferno
226
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
La mano de Styx se cerró alrededor del medallón en su cuello mientras
luchaba por controlar el poder que corría a través de él.
El impulso de luchar su camino hacia Darcy era tan peligroso como ridículo.
Ponía de manifiesto lo difícil que era controlar sus ingobernables emociones.
“¿Por qué interferirían en asuntos de vampiros?,” preguntó él con un helado
tono.
“Porque son mujeres.” Viper alzó sus manos, con expresión resignada. No
era sorprendente. Las mujeres discutidoras tendían a llevar esa expresión a los
rostros de la mayoría de los hombres. “Se unen mucho más fuertemente que
cualquier otra criatura y desgarrarán a un pobre hombre en pedacitos si se atreve a
dañar a una de ellas.”
“Ni siquiera Shay puede imaginar que yo tenga la intención de hacer daño a
Darcy.”
Hubo un momento de silencio antes de que Viper se aclarara la garganta con
cuidado. “Maestro, secuestraste a Darcy con la única intención de canjearla a los
hombres-lobo. No puedes culpar a Shay por preguntarse cuáles podrían ser tus
intenciones.”
Los colmillos de Styx destellaron en la oscuridad. “Salvatore nunca la tendrá.
Nunca.”
“¿Qué hay de tus planes para negociarla…?”
“No tengo que dar explicaciones, Viper,” espetó Styx, agradecido por primera
vez por su posición como el Anasso.
No quería considerar, y mucho menos tratar de explicar, su feroz negativa a
contemplar la entrega de Darcy a los Weres. No cuando lo obligaba a revelar una
creciente debilidad en su interior.
Viper lo miró con una inquietante sonrisa. “No, supongo que no.”
Styx hizo una impaciente sacudida con su cabeza. “Necesito ver a Darcy.”
“Lo harás.” Viper volvió su mirada hacia la casa. “Pero primero permíteme
hablar con Shay.”
“Viper...”
Traducido por: Grupo Inferno
227
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“No, Styx.” Viper se giró para encarar a Styx de frente. “Si Abby está dentro,
puede impedirte entrar, lo sabes. Es mejor que tratemos de conseguir esto con el
mínimo derramamiento de sangre. Especialmente si esa sangre derramada resulta
ser la mía.”
De momento, a Styx le importaba un bledo cuanto derramamiento de sangre
fuera necesario, o incluso quien tendría que derramarla.
Tenía que ver a su ángel.
Y tenía que verla ahora.
“Tendré a Darcy,” juró él en voz baja.
“Excelente. Esto debería ser divertido.” Cuadrando los hombros, Viper
comenzó a caminar por la calle. “Vamos.”
Mientras Darcy se remojaba en su baño de burbujas, había sido alegremente
inconsciente de la batalla que se desarrollaba abajo.
Gracias a Dios, ya que habría estado profundamente angustiada por las
elevadas voces, las acusaciones y las amenazas ocasionales que quemaban el aire.
Por supuesto, podría haber sido bueno el haber tenido un poco de
advertencia de que Styx estaba encaminándose a través de la casa como un
desastre natural antes de salir del baño y sencillamente descubrirlo caminando de
un lado a otro por el suelo del dormitorio.
“Mierda,” murmuró ella, mirando a la cercana puerta y juzgando si salir por
ella corriendo o no.
Siguiendo fácilmente la dirección de sus pensamientos, Styx se interpuso sin
problemas entre ella y la puerta, su expresión tensa con una indescifrable emoción.
“Espera, Darcy. Por favor, no corras de mí,” dijo él en voz baja, su mirada
estudiando hambrientamente su pálido rostro. “Sólo quiero hablar.”
No fue la petición de Styx lo que detuvo su huída. Después de todo, ella
seguía estando magníficamente enojada con él. Marcharse parecía ser lo adecuado.
Traducido por: Grupo Inferno
228
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Pero sin nada entre ella y la húmeda desnudez excepto una pequeña toalla,
parecía más prudente permanecer en sus habitaciones. Sin duda, Styx había traído
a toda la nación de vampiros con él. Ella prefería mantener sus partes privadas en
privado.
Además, si ella se quedaba, podía mirarle fijamente hasta estar totalmente
saciada.
Algo que había estado deseando hacer durante horas.
“¿Te dijo Shay que estaba aquí?,” preguntó ella.
“No, tus conspiradoras estaban muy decididas a mantenerme alejado de ti.”
Sus ojos tenían un persistente indicio de enfado. Bien, se dijo a sí misma. Esperaba
que Shay le hubiera hecho saltar aros y bailar un jig46 antes de permitirle subir las
escaleras. "Afortunadamente, yo estaba mucho más decidido a llegar a ti".
Ella agarró la toalla más fuertemente. “Estoy furiosa contigo.”
Los labios de él se torcieron. “Comprendí eso cuando intentaste quemar mi
guarida hasta los cimientos.”
“Fue un fuego muy pequeño.”
“Ningún fuego es pequeño para un vampiro.”
Una punzada de culpabilidad corrió por su corazón. “Nadie resultó herido,
¿verdad?”
Styx se quitó cautelosamente la pesada capa y la arrojó sobre una silla
cercana. Darcy contuvo la respiración ante la visión de él en ajustados pantalones
de cuero y una floja camisa de seda que era lo suficientemente fina como para dar
un indicio del perfecto cuerpo bajo ella.
Peor aún, su cabello había sido dejado suelto para flotar a su alrededor como
un río de ébano.
Maldita sea.
Los hombres no estaban destinados a ser tan increíblemente hermosos.
O ser capaces de hacer que una mujer esté caliente e incómoda con sólo
estar en la misma habitación.
Jig: antiguo baile rústico, rápido con música en tres-cuatro tiempos con saltos, patadas y
movimientos rápidos. Pero en este contexto se refiere al ‘bailecito’ que hacen los perros durante un
espectáculo.
46
Traducido por: Grupo Inferno
229
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Sólo el orgullo de DeAngelo.” Styx se encogió de hombros. “Él no está muy
contento porque fue burlado por una chica tan minúscula y escurridiza.”
Darcy regresó severamente su atención hacia su bronceado rostro. Se
suponía que estaba enojada.
Un ataque de caliente y sudoroso sexo no estaba en la agenda.
No ahora, de todos modos.
“Entonces, ¿se ofendió porque soy minúscula o porque soy una chica?,”
preguntó ella.
“Ambas, sospecho.”
Ella soltó un pequeño resoplido. Vampiros.
“Entonces, me alegro de haber herido su orgullo.”
Los oscuros ojos se oscurecieron aún más cuando dio un paso más cerca.
“Fue una tontería por tu parte escabullirte. Podrías haber sido herida.”
“¿Y estabas preocupado porque podrías perder tu moneda de cambio?,”
preguntó ella.
“Maldita sea, Darcy, estaba preocupado por ti,” gruñó él con un calor que
envió un escalofrío por la columna de ella.
Darcy se giró bruscamente para caminar con inquietud hacia la gran ventana
mirador. Ella no iba a dejarle ver hasta qué punto significaba para ella su
preocupación.
No cuando no sabía si su preocupación era verdaderamente por ella y no por
sus condenados vampiros.
“Como puedes ver, estoy bien.”
“Aún así fue una maniobra imprudente. Deberías haberlo sabido mejor.”
Bien, eso aplastó efectivamente el pequeño calor que había empezado a
florecer en su corazón.
Ella se dio la vuelta para retomar su furiosa mirada.
Traducido por: Grupo Inferno
230
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Y qué hay de esa maniobra que lanzaste sobre mí, eh?, no habría
necesitado escabullirme si tú no hubieras tratado de lavarme el cerebro, tú... tú,
rastrero gusano.”
Los bronceados rasgos se tensaron. En cualquiera excepto en Styx, ella
podría haber tomado su expresión como una de culpabilidad.
Este vampiro, sin embargo, era demasiado arrogante como para creer
siquiera que alguna vez pudo haber estado equivocado.
“Lo hice por tu propio bien,” contrarrestó él previsiblemente.
Darcy puso sus ojos en blanco. “Oh, dame un respiro. Lo hiciste porque no
podías controlarme y eso nunca serviría para el oh-tan-poderoso líder de todos los
vampiros.”
Su fina nariz estalló ante su ataque. “Tenía miedo de que tu deseo de una
familia superara tu buen sentido común. Y yo tenía probada razón.” En el tenue
resplandor de la lámpara, él parecía cada pulgada del antiguo rey. Un antiguo rey
con colmillos y poder suficiente como para hacer que las cortinas se agitaran detrás
de ella. “No podías esperar para precipitarte de cabeza al peligro.”
Darcy levantó la barbilla. Ella no iba a dejarse intimidar.
Estúpido, por supuesto.
Cualquiera con la más ínfima cantidad de inteligencia estaría intimidado.
“No me fui sólo porque quisiera conocer la verdad sobre mi familia.” Ella
señaló con el dedo hacia él. “Me fui porque me traicionaste.”
“Yo…” De repente, él interrumpió sus palabras, su poder una vez más
azotando a través de la habitación. A pesar de sus mejores intenciones, Darcy se
encontró a sí misma dando un rápido paso atrás. Vale, tal vez estaba un poco
intimidada. A punto de dar otro paso, ella se detuvo cuando Styx asintió rígidamente
con su cabeza. “Tienes razón.”
Ella parpadeó. “¿La tengo?”
“Sí.” Sus manos se cerraron a sus costados mientras la miraba con su oscura
e hipnótica mirada. “Yo quería que te quedaras, y estaba dispuesto a hacer
cualquier cosa para mantenerte conmigo.”
Darcy de repente se encontró luchando por respirar. “¿Porque me necesitas
para negociar con los hombres-lobo?”
Traducido por: Grupo Inferno
231
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“No.”
“¿Porque temes que pudiera ser un peligro para tus vampiros?”
“No.”
“¿Porque...?” Ella soltó un pequeño chillido cuando Styx estuvo
repentinamente parado directamente delante de ella, los brazos de él envueltos a su
alrededor para arrastrarla firmemente contra su pecho.
Ni siquiera le había visto moverse.
“Por esto,” susurró él antes de que sus labios se cerrasen sobre los de ella.
Darcy se aferró a sus brazos mientras sus rodillas temblaban. Maldita sea.
¿Cómo se suponía que estuviera furiosa con él cuando la estaba besando como si
fuera a morir sin ella?
Una y otra vez, él arrasó sus labios antes de moverse para trazar una serie
de frenéticas caricias sobre su cara. Darcy hizo un suave gemido cuando el ardiente
placer corrió a través de su cuerpo. Había una magia en su toque que era
irresistible. Finalmente retirándose de mala gana, él la miró con una cruda
vulnerabilidad que casi le rompió el corazón.
“Darcy, nunca vuelvas a huir de mí. No puedo soportar la idea de que nunca
pueda tenerte en mis brazos otra vez.”
Su cabeza bajó como si él quisiera confundirla una vez más con sus besos,
pero con una fuerza que ella ni siquiera sabía que poseía, Darcy presionó sus
manos contra su pecho.
“Styx, espera,” le ordenó ella, no del todo sorprendida cuando él se calmó
instantáneamente para mirarla con una vigilante expresión. A pesar de toda su
arrogancia, Styx nunca había utilizado su considerable fuerza para forzarla a su
voluntad. Sólo sus jodidos trucos mentales, se recordó a sí misma. Su columna se
puso rígida, y consiguió entrecerrar su mirada con una severa advertencia. “Quiero
que quede muy claro que no seré manipulada. No soy una muñeca sin cerebro a la
que puedas dar órdenes cada vez que sientas el impulso.”
La mano de él ahuecó suavemente su mejilla. “No quiero una muñeca sin
cerebro, ángel, pero es muy difícil para mí.” Una mueca de medio lado ondeó sobre
su bello rostro. “Estoy acostumbrado a dar órdenes y ser obedecido sin preguntar.”
Bueno, no me digas.
Traducido por: Grupo Inferno
232
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Tendría que ser una completa idiota para no saber que él estaba
acostumbrado a que los demás se arrastraran para inclinarse ante todos sus
caprichos.
Sin embargo, era difícil creer que no hubiera unas pocas personas que no le
tratasen como a un semidiós.
“Seguramente no puedes darles órdenes a todos, ¿verdad?,” preguntó ella.
“Normalmente, sí.”
Ella soltó una pequeña carcajada. “Debes haber elegido novias muy patéticas
si ellas siempre te permiten hacerlo a tu modo.”
“¿Novias?” Una arruga cruzó su frente. “Un vampiro sólo se empareja una
vez, y es para toda la eternidad.”
Su corazón hizo un doloroso salto.
¿Cómo sería ser la compañera de este vampiro?
¿Tener su eterna devoción? ¿Su eterno tacto?
Ella apartó bruscamente los peligrosos pensamientos.
Maldita sea, Darcy, se suponía que estabas arrastrando su arrogante culo
sobre las brasas, no gimiendo por cosas que nunca serán.
Prohibiendo a sus dedos recorrer los duros músculos de sus brazos, inspiró
profundamente y luego rápidamente deseó no haberlo hecho.
Mierda, él olía bien.
A limpio, masculino y exótico vampiro.
“Seguramente debiste tener citas antes, ¿verdad?”
Él no tenía reglas para sus propios dedos, ya que iban a la deriva sobre su
mejilla y luego sobre la inestable línea de su boca.
“No en el sentido al que te refieres. A veces he tenido amantes, pero no eran
más que distracciones casuales. Los vampiros raramente formalizan relaciones.”
Ella se estremeció con su suave tacto. “Eso debe de ser solitario.”
Traducido por: Grupo Inferno
233
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Somos criaturas solitarias. No poseemos la necesidad humana de
apegarnos.”
“¿Así que soy una distracción casual?”
Él cerró brevemente sus ojos, como si estuviera luchando contra alguna
fuerte oleada de emoción.
“¡Por los dioses!, no hay nada casual sobre la forma en que me distraes,
ángel,” respondió él mientras la fulminaba con una casi furiosa mirada. “Tú me has
hechizado, confundido y endemoniado hasta el punto de la locura. No he tenido ni
un momento de paz desde que te vi de pie en el bar.”
“No es para sorprenderse,” murmuró ella. “Yo pensaría que ningún vampiro
se molestaría en secuestrar a una mujer.”
Él le envió un confundido ceño fruncido. “En realidad, los vampiros
secuestran a mujeres mortales muy a menudo. Yo nunca lo he hecho, pero para
muchos de mis hermanos es un juego con el que disfrutan.”
Darcy arrugó su nariz con desagrado. “Vale, eso no sólo es escalofriante,
sino más información de la que realmente quería.”
Él hizo un impaciente movimiento de cabeza. “El secuestro no es el por qué
te encuentro como una distracción.”
“Entonces, ¿por qué?”
“Porque tú...”
Ella alzó las cejas cuando sus palabras se detuvieron. “¿Yo qué?”
Él se quedó en silencio durante tanto tiempo que Darcy empezó a temer que
fuera a negarse a responder. Luego, con evidente reticencia, se obligó a terminar su
confesión.
“Tú me haces sentir.”
“Te hago sentir, ¿qué?”
“Todo.”
Ella parpadeó confundida. “Me temo que eso es un poco amplio, Styx.”
Traducido por: Grupo Inferno
234
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Él soltó un bajo siseo, sus dedos se apretaron en su mejilla. “Me haces estar
feliz, y furioso, y apasionado, y aterrorizado. No estoy acostumbrado a esas
sensaciones.”
Bien, pensó ella con un egoísta brote de satisfacción. Sería increíblemente
injusto si ella fuera la única sufriendo.
“¿Y?,” le provocó ella.
“No me gustan del todo,” dijo él entre dientes. “Son molestos.”
Ella resistió la tentación de poner los ojos en blanco. Evidentemente, Styx
había pasado mucho tiempo haciendo caso omiso a sus sentimientos o
simplemente arreglándoselas para no tener ninguno.
Un truco interesante si fuera posible.
“Styx, las emociones no son algo que te guste o no,” dijo ella suavemente.
“Simplemente están.”
“Así lo estoy descubriendo,” murmuró él, sus ojos oscureciéndose poco a
poco mientras su mirada iba a la deriva sobre su rostro levantado. “También estoy
descubriendo que hay algunas emociones que me gustan mucho más que otras.”
La boca de Darcy se secó mientras su corazón daba una aguda sacudida. Oh
señor, ella sabía exactamente de qué emociones hablaba él. Las que ya estaban
apretando la parte baja de su estómago y haciéndola dolerse con la necesidad de
tenerlo dentro de ella.
Ella hizo un suave sonido. Algo entre un gemido y un suspiro. No estaba
realmente segura de lo que quería decir, pero fuera lo que fuera, fue estímulo
suficiente para Styx.
Las manos de él se desplazaron para acunar su cabeza mientras rozaba
ligeramente sus labios por encima de la boca de ella.
Fue una simple caricia como de mariposa, pero logró enviar un rayo de
excitación a través de ella. Oh… Señor. Él era una tentación sexual que caminaba y
hablaba, y ella era demasiado susceptible.
Los dedos de ella se clavaron en los encordados músculos de sus brazos
mientras que su cuerpo se arqueaba más cerca instintivamente. Ella necesitaba
sentir su fresca fuerza presionando contra ella, adaptar sus curvas con tanta fuerza
contra él que fuera imposible saber dónde terminaba uno y empezaba el otro.
Traducido por: Grupo Inferno
235
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Era una necesidad que iba mucho más allá del mero sexo, comprendió ella
con un tenue aleteo de pánico. Incluso cuando estaba huyendo de Styx, sabía que
una parte de ella, una esencial y profunda parte de ella, siempre le pertenecería a
él.
No sabía cómo, ni cuándo, había pasado esto, pero no había que negar la
verdad de la cuestión.
Cuando Styx no estaba cerca, sentía como si una parte de ella hubiera
desaparecido.
Percibiendo su pronta respuesta a su contacto, Styx la envolvió con sus
brazos y profundizó su beso. Con una creciente insistencia, su lengua presionó
entre los labios de ella, saboreando su húmedo calor con un hambre que no se
molestó en ocultar.
La cabeza le daba vueltas y su corazón estaba tronando mientras sus manos
pasaban rozando hacia arriba por los brazos de él hasta la gran fortaleza de sus
hombros. Ella podía sentir su hambre feroz en la contraída dureza de su cuerpo y el
impaciente movimiento de sus manos cuando viajaban por su espalda y sobre la
curva de sus caderas.
Él hizo un bajo gruñido mientras mordisqueaba la comisura de su boca y
luego arrastró su lengua a lo largo de la línea de su mandíbula.
“Te quiero, ángel,” murmuró él mientras enterraba su rostro en la curva de su
cuello.
Todo su cuerpo se estremeció con una poderosa oleada de deseo. No
importaba cuántas veces Styx le hiciera el amor, nunca, jamás, sería suficiente.
Esforzándose por recordar por qué no debería arrancarle la ropa y hacer lo
que quisiera con él, Darcy dio una ligera sacudida de cabeza.
“Espera,” protestó ella con voz jadeante. “No puedo pensar cuando estás
besándome.”
Él frotó sus colmillos sobre su sensible piel. “Entonces, no pienses.”
Sus dedos se aferraron a los hombros de él. Un afilado hormigueo de placer
estaba corriendo desde el cuello directamente hacia la boca de su estómago.
“Esto está lejos de resolverse, Styx,” advirtió ella.
“Shh. Yo tampoco puedo pensar cuando estoy besándote,” ordenó él
mientras sus labios se cerraban sobre los de ella.
Traducido por: Grupo Inferno
236
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Los ojos de Darcy se cerraron al tiempo que una voz en el fondo de su mente
le advirtió que esta no era la mejor forma de marcar su punto de vista con Styx.
Era una mujer práctica. Reconocía una batalla perdida cuando le estaba
golpeando en la cabeza.
Podría marcar su punto de vista más tarde.
Con un bajo gemido, Darcy separó los labios y hundió los dedos en su pelo
suelto. Las gruesas hebras se sintieron como seda bajo sus dedos. Frescas, suaves
y perfectas como el resto de él.
Oh, sí. Podía marcar su punto de vista mucho, mucho más tarde.
El calor la recorrió cuando Styx apretó su agarre sobre sus caderas y con
fluida facilidad, la levantó en el aire y se la llevó hacia la enorme cama.
Una sensación de absoluta serenidad se colocó en su corazón mientras su
cuerpo estaba ardiendo con un creciente deseo.
No importa lo agravante, molesto, arrogante y distante que Styx pudiera ser a
veces, aquí era exactamente a donde ella pertenecía.
En sus brazos.
La sensación de resbaladizo satén le rozó la espalda cuando Styx la puso
suavemente sobre la cama. Ella esperó que él la siguiera hacia abajo sobre el
colchón, pero cuando ella levantó su mirada a regañadientes, lo encontró de pie
junto a la cama mientras recorría hambrientamente con la mirada sus delgadas
curvas.
“Eres tan hermosa,” dijo él con voz ronca mientras alargaba el brazo para
apartar suavemente la toalla de su cuerpo.
Darcy se estremeció bajo el calor de su mirada. Había una cruda necesidad
grabada en sus delgadas facciones que nunca había visto antes. Como si hubieran
estado separados durante años en lugar de unas pocas horas.
Tragando el extraño nudo en su garganta, se quedó pasiva mientras él
acariciaba su mano hacia abajo por la curvatura de su cuello con desgarradora
veneración.
“¿Styx?”
Traducido por: Grupo Inferno
237
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Tan suave… tan cálida,” susurró él. Su mano se movió deliberadamente
para acunar el escaso peso de su pecho. “Podría ahogarme en tanta dulzura.”
Darcy permitió a sus ojos revolotear cerrados mientras su pulgar rozaba su
endurecido pezón. Sí, sí, sí. Esta era la clase de cosa de la que una mujer podría
convertirse en adicta.
Sus exploradoras manos continuaron su camino de fuego hacia abajo por su
cuerpo, trazando la curva de su cintura y bajando por sus caderas. Ella se quedó sin
aliento y soltó un pequeño gemido.
Mágico.
Siempre bajando, exploró sus muslos, sus pantorrillas, y por último, las
puntas de los dedos de sus pies. Él se quedó largo rato, acariciando y buscando. La
acariciaba como si estuviera memorizando cada pulgada de ella.
Sus dedos agarraron las sábanas bajo ella mientras el placer fluía a través de
su cuerpo.
Incluso con los ojos cerrados, Darcy reconocería el tacto de sus manos, el
olor de su cuerpo. Estaba marcado en su corazón, y ningún otro hombre sería capaz
jamás de conmoverla con tal deseo.
“Por favor,” suplicó ella suavemente. “Te necesito, Styx.”
“Como yo te necesito a ti, mi ángel.” Hubo un leve susurro cuando él se
ocupó de su ropa, y luego su fría y dura fuerza estaba extendida junto a ella sobre la
cama. “Como siempre te necesitaré. Por toda la eternidad.”
Su voz tenía una suave urgencia que hizo de sus palabras un compromiso
solemne, y los ojos de ella se abrieron para encontrar el oscuro brillo de su mirada.
“Styx, no hablemos del futuro,” suplicó ella. “Sólo quiero estar en este
momento.”
Él la miró como si quisiera discutir, pero finalmente hizo un lento asentimiento
con la cabeza.
“Entonces vamos a hacer de este momento algo para recordar,” dijo él con
voz ronca.
Sin advertencia, su boca estaba sobre la de ella con una descarnada pasión
que envió instantáneamente una sacudida de excitación corriendo a través de ella.
Traducido por: Grupo Inferno
238
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Los brazos de ella envolvieron su cuello y devolvió su hambre con dispuesto
entusiasmo. Los labios de él eran fríos y exigentes mientras bebían de su respuesta.
Un profundo gruñido surgió de la garganta de él mientras sus manos pasaban con
avidez por encima del desnudo cuerpo de ella, provocando pinchazos de fuego
sobre su piel.
La lengua de él entró en su boca mientras sus colmillos presionaban sus
labios. Ella enredó su lengua con la de él, su cabeza elevada para disfrutar mejor
del sabor de él. Su feroz respuesta le cogió a él desprevenido, y Darcy
repentinamente tenía el cobrizo sabor de la sangre en su boca.
Al principio, ella supuso que él la había cortado con sus colmillos, pero
cuando él se apartó, comprendió que había sido el propio labio de él el que se había
cortado. Instintivamente, ella se acercó a lamer la gota de sangre de su labio.
Él emitió un sorprendido sonido de placer mientras sus ojos brillaban con un
ardiente fuego.
“Sí,” jadeó él, bajando la cabeza. “Por favor, ángel...”
Fácilmente capaz de sentir su necesidad, Darcy tiró de su labio con su boca y
chupó suavemente de la pequeña herida. Obviamente, los vampiros disfrutaban del
acto de la donación de sangre tanto como tomándola.
Agarrando sus caderas, él tiró de ella bruscamente contra su gruesa
excitación.
Darcy hizo un pequeño jadeo ante su cariñoso asalto. Había algo más entre
ellos esta noche. Una sensación de que sus pasiones estaba entrelazadas,
alimentándose el uno del otro hasta que el mismo aire estaba lleno de deseo.
Retrocediendo, Styx mordisqueó su camino por la mejilla y bajando por la
barbilla. Esperó hasta que la cabeza de ella se inclinó hacia atrás instintivamente,
antes de pasar su lengua por la pulsante vena. En el mismo instante, dio un suave
tirón a sus piernas, poniendo una sobre su cadera de manera que su mano pudiera
deslizarse entre ellos.
Las uñas de ella se clavaron en sus hombros mientras él bromeaba con ella
con una implacable experiencia.
Oh... mierda. Esta magia estaba a punto de finalizar demasiado rápidamente.
“Aún no,” susurró ella cuando él acarició su dolorido pecho.
Él emitió una baja risa entre dientes completamente masculina, y sin
advertencia, se encontró boca arriba con él suspendido sobre ella.
Traducido por: Grupo Inferno
239
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Ahora, mi dulce ángel,” le advirtió él. “Definitivamente ahora.”
Sus ojos se ampliaron mientras observaba su cabeza caer de manera que
pudo trazar un sendero de ardientes besos bajando por su cuerpo.
Más que besos, reconoció ella cuando él utilizó sus colmillos y su lengua para
lanzarla dentro de las llamas. Incluso el roce de su cabello era una caricia mientras
se deslizaba sobre su piel.
Sus dedos volvieron a agarrar las sabanas mientras él investigaba lenta y
metódicamente cada centímetro de su tembloroso cuerpo. El placer era casi
abrumador, sus sentidos se agudizaron de forma casi dolorosa.
“Styx,” jadeó ella, apenas resistiendo la necesidad de agarrar su pelo y
arrastrarlo hacia arriba para cubrirla.
“¿Sí, ángel?,” preguntó él mientras plantaba aquellos exasperantes besos
sobre el suave oleaje de su estómago.
“Dijiste que ahora.”
Él rió suavemente mientras se colocaba más firmemente entre sus piernas y
acariciaba la suave parte interna de su muslo.
“Eso dije.” Su lengua acarició su piel. “Y siempre soy un hombre de palabra.”
Esperando que él se moviera sobre ella, Darcy no estaba preparada cuando
sintió una leve presión y luego los colmillos de Styx deslizándose profundamente
dentro de su muslo.
Ella soltó un pequeño grito mientras casi saltaba fuera de la cama. No de
dolor, ni siquiera de miedo. Sino simplemente de puro gozo erótico.
Nada, nada en absoluto, podía compararse a la sensación de la alimentación
tan íntima de un vampiro.
Con cada tirón, todo su cuerpo se apretaba, subiendo cada vez más y más
alto. Su corazón tronó y su respiración se atascó en sus pulmones.
Era demasiado.
Ella hizo un ahogado gemido y, como esperando aquel particular sonido, Styx
comenzó a moverse con fluida velocidad. Se arrodilló entre sus piernas extendidas,
sus manos moviéndose debajo de sus caderas para levantar la parte inferior de su
cuerpo fuera del colchón.
Traducido por: Grupo Inferno
240
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy estaba brevemente sorprendida, sintiéndose extrañamente vulnerable
mientras él la miraba con ardiente deseo. Entonces, cualquier pensamiento
coherente fue vencido cuando, con un firme empujón, él entró en ella.
Sus dientes se apretaron mientras él la estiraba y llenaba completamente.
Ella podía sentirle en cada parte de su cuerpo como si su esencia se estuviera
propagando a través de su misma sangre.
Por un momento, él se mantuvo quieto, como si saboreara la sensación de
estar tan profundamente clavado en su interior. Sólo cuando ella estuvo segura de
que no podría aguantar más, él empezó a mecer sus caderas lentamente,
bombeándose dentro y fuera de ella con un ritmo constante.
Sus piernas se envolvieron alrededor de la cintura de él mientras le daba la
bienvenida dentro de su cuerpo, encontrando cada empuje con un levantamiento de
sus caderas.
Él emitió un profundo gemido mientras su cabeza caía hacia atrás y su rostro
se endurecía con una sensual concentración. Su pelo fluía hacia abajo por su
espalda y el pequeño medallón se deslizaba sobre la bronceada suavidad de su
pecho.
Darcy estaba bastante segura de que nunca había visto nada tan hermoso.
Su oscuro y poderoso azteca.
Su ritmo se aceleró, conduciéndose más y más profundo dentro de ella, y
Darcy cerró los ojos mientras la parte inferior de su cuerpo se apretaba con esa
dulce tensión. Un radiante gozo canturreó a través de ella, agudizándose y
centrándose hasta que su liberación explotó finalmente con una fuerza demoledora.
Ella gritó en el mismo momento que Styx emitía un grito bajo, y con un último
y delicioso empuje, se enterró profundamente en su interior.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:46 am

Capítulo 17
Salvatore regresó a su decrépita guarida y se encerró en su pequeña oficina.
Algunos podrían decir que había ido allí para enfurruñarse. Nunca a su cara,
por supuesto. Pero Salvatore se contentaba con la idea de que sólo estaba
considerando sus opciones.
Casi distraídamente, miró por la oscurecida ventana cuando recordó su breve
encuentro con Darcy.
Ella era una cosa hermosa. No había ninguna duda. Y estaba seguro de que
no tendría problemas para llevarse a la mujer a la cama. Lo que, por supuesto, era
el punto completo de rastrearla.
Sin embargo, no podía negar que ella no era su tipo habitual.
No había nada del peligroso fuego que podría arremeter con fuerza letal.
Nada de la cruda y ardiente sensualidad que atraía a cada varón a su alrededor.
Nada de la incansable energía que marcaba a la mayoría de los Weres.
Ella era vegetariana, por amor de Dios.
Dio una leve sacudida de su cabeza antes de agarrar la ballesta de su
escritorio. Apuntaba directamente a la puerta cuando esta se abrió para revelar la
descomunal forma de Hess.
El arma seguía apuntando fijamente al pecho del hombre mientras Salvatore
miraba hacia el inoportuno intruso.
“Te lo advertí, Hess, no estoy de humor para ser molestado,” gruñó él.
El callejero hizo una leve reverencia, su mirada permaneciendo en la mortal
flecha.
“Hay un coche llegando, mi rey,” advirtió él.
Traducido por: Grupo Inferno
242
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Con el ceño fruncido, Salvatore miró por encima de su hombro. En efecto,
una larga y brillante limusina se detuvo enfrente del edificio. Sus músculos se
tensaron. Había sólo una persona que se atrevería a atraer tan innecesaria y
llamativa atención.
La última persona que él deseaba ver en este momento.
“Maldición,” murmuró él, sin molestarse en ver a la mujer saliendo de la parte
trasera del enorme coche.
Devolviendo su atención a Hess, tiró la ballesta sobre el escritorio y la
reemplazó por dos puñales de plata que deslizó en vainas ocultas bajo su chaqueta.
A diferencia de Darcy, esta mujer siempre estaba deseosa de desatar su naturaleza
más salvaje.
“Lleva a los callejeros a la calle y no vuelvas hasta que te llame,” le ordenó
mientras se alisaba el cabello fuera de su cara.
“¿Quiere que nos ocultemos?”
Salvatore sonrió ante el alterado orgullo del callejero.
“Sophia posee un carácter aún peor que el mío, y no va a estar contenta con
las noticias que tengo que compartir. No quiero ninguna muerte accidental antes de
que ella tenga la oportunidad de calmarse.”
“Oh.” Hess tragó pesadamente. “Buena idea.”
“Sí.”
Salvatore vio como el callejero se escurría saliendo de la habitación.
Podía confiar en Hess para juntar al resto de la manada y meterlos prisa para
salir a salvo del edificio.
Por supuesto, eso significaba que estaría solo para hacer frente a la ira de la
reina.
Apoyado casualmente contra el borde del escritorio, estaba tan preparado
como podía cuando la poderosa Pura-Sangre irrumpió por la puerta y se movió
hasta estar de pie directamente delante de él.
Cualquier otro hombre habría caído de rodillas ante la visión de ella. No sólo
estaba para morirse de guapa en sus ajustados pantalones de cuero y su apenas
existente top, sino que el aire alrededor de ella parecía arder realmente con
invitación sexual.
Traducido por: Grupo Inferno
243
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Era necesario otro Were para sentir el hambre depredadora que brillaba en
sus ojos verdes y su amor por la violencia en el duro borde de su sonrisa.
“Ah, Salvatore, tan devastadoramente hermoso como siempre,” ronroneó ella
mientras apretaba atrevidamente su cuerpo contra el de él. “Mmm... ¿no tienes un
beso para tu reina?”
Salvatore la agarró por los brazos. “Ahora no.”
Ella soltó una carcajada burlona mientras su mano recorría su cuerpo hacia
abajo hasta ahuecar su polla. Sus dientes chasquearon juntos cuando ella le dio un
apretón burlón.
“Eres un niño tan malo por no dejarme compartir toda esta deliciosa bondad.”
Salvatore la apartó bruscamente de un empujón. No le molestaba una mujer
depredadora, pero no cruzaría la línea de ofrecer su semilla a una mujer que
compartía su cama con una docena de hombres. Todos al mismo tiempo.
El era un rey, no un humilde miembro de la manada.
Él elegiría a su consorte, y ella le pertenecería sólo a él.
“Ahora no es el momento para esto,” gruñó él.
Los hermosos rasgos de Sophia, que parecían tan jóvenes como los de una
adolescente, a pesar del hecho de que tenía más de trescientos años, se
endurecieron brevemente antes de que forzara una tirante sonrisa en sus labios.
“¿Aún estás enfurruñado porque me negué a darte el uso exclusivo de mi
cuerpo?”
Él alzó las cejas. “Ni siquiera el uso exclusivo podría tentarme a probar lo que
ha sido compartido por todos los Weres y callejeros en los cinco continentes.”
Con un borroso movimiento, Sophia extendió la mano para darle un revés.
Salvatore aceptó el golpe con una leve sonrisa que estaba diseñada para irritar.
“Bastardo. Puedes ser rey, pero aún no me gobiernas,” siseó ella.
Eso era muy cierto. Como una Pura-Sangre que había logrado quedarse
preñada de forma periódica e incluso dar a luz a una camada de cachorros, esta
mujer era venerada por todos los Weres.
Traducido por: Grupo Inferno
244
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Hasta que él pudiera producir su propia camada, estaba obligado a ofrecerle
al menos un poco de respeto.
“Entonces mantén tus manos fuera de mí a menos que seas invitada.”
Ella chasqueó los dientes hacia él antes de girarse para caminar de un lado a
otro por la estrecha habitación. Un indicio de desdén tocó su cara ante la baja
calidad del entorno.
No era sorprendente.
Sophia era más del Ritz-Carlton47 que del tipo barriobajero.
“¿Dónde está tu manada?,” preguntó ella finalmente cuando hizo una parada.
“Patrullando las calles.”
Sus labios se fruncieron. “¿Temes un ataque aquí?”
Salvatore se enderezó del escritorio. “¿Parezco idiota? Por supuesto que
temo un ataque. Nada les gustaría más a los vampiros que exterminarnos de una
vez por todas.”
“Háblame de ese Styx.”
“Frío, muerto y demasiado arrogante como para saber que debería estar en
su tumba,” le espetó Salvatore. Detestaba a los vampiros en las mejores
circunstancias, y había tenido un atracón de Styx, el jodido máster del universo.
Sophia rió ante su afilado tono. “Ah, apestas a celos, Salvatore. Este vampiro
ha conseguido realmente arrastrarse bajo tu pelaje. Tengo que conocerlo.”
Él forzó una sonrisa en sus labios. “Organizaré un encuentro si quieres,
aunque en realidad debo advertirte que obviamente él prefiere una… versión más
joven de ti.”
Un súbito calor crepitó por la habitación, como si un relámpago estuviera a
punto de caer. Sophia no estaba falta de poder o de ganas para encararle.
Con esfuerzo, la mujer controló su salvaje ira y fulminó a Salvatore con una
ardiente mirada.
“¿Dónde está la chica?”
Ritz-Carlton: marca de hoteles de lujo y resorts con 70 propiedades en muchas de las grandes
ciudades de 23 países de todo el mundo, el nombre viene de la unión del Hotel Ritz de París y del
Hotel Carlton de Londres.
47
Traducido por: Grupo Inferno
245
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Darcy?” Salvatore utilizó deliberadamente su nombre. A pesar de que
Sophia había dado a luz a los cuatro bebés de sexo femenino, ella no poseía
sentimientos maternales. En su mente, su deber terminó una vez que los bebés
dejaron su cuerpo. Fue responsabilidad de la manada criarlos. Por supuesto, estos
bebés fueron lo suficientemente especiales como para que ella se hubiera visto
obligada a unirse en la búsqueda una vez que se perdieron. Un hecho que no había
hecho nada para mejorar su temperamento. “Ella no está aquí actualmente.”
Previsiblemente, los ojos verdes brillaron de furia. “¿Y qué demonios quiere
decir eso? ¿No está aquí actualmente? Me dijiste que la tenías en tus manos.”
Él se encogió de hombros. “No te preocupes. He hablado con ella. Es sólo
una cuestión de tiempo antes de que contacte conmigo de nuevo.”
Su bajo gruñido goteó por la habitación. “¿Qué le has dicho a ella?”
“Le dije que tenía una familia que estaba muy ansiosa por conocerla.” Sus
labios se retorcieron con humor sardónico. “Especialmente su más que devota
madre.”
Sophia ignoró el sarcasmo mientras volvía a caminar de un lado a otro. “¿Ella
sabe lo que es?”
Salvatore se estremeció ante la sensación de calor que se arremolinaba en la
habitación. Había pasado demasiado tiempo desde que había llevado a una Pura-
Sangre a su cama.
Necesitaba a Darcy, y la necesitaba pronto.
“Traté de decírselo.” Una oleada de enojo apretó su expresión. “No es de
extrañar que ella estaba menos que convencida. Ni siquiera creía en hombres-lobo
hasta hace unos días.”
“Debería haber sabido que harías una chapuza de esto.”
“¿Una chapuza?” Sus manos picaban por rodear su esbelto cuello. Él era rey.
Sus decisiones no estaban abiertas a debate. “Me he dado cuenta de que no tienes
a ninguna de tus encantadoras hijas agarrada a tus faldas. Yo, al menos, he
conseguido localizar y ponerme en contacto con Darcy. Es considerablemente más
de lo que tú has sido capaz de hacer.”
Sophia se movió con sinuosa gracia para plantarse ante él. “¿Y dónde está
ella ahora? ¿En manos de los vampiros?,” se burló ella. “Ah, sí, has hecho un
magnífico trabajo.”
Traducido por: Grupo Inferno
246
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Resistió el impulso de apartarla de un empujón una vez más. No le daría la
satisfacción de saber que su proximidad le molestaba.
“Como he dicho, ella pronto vendrá a buscarme. Tengo las respuestas que
tan desesperadamente desea.”
"Idiota. No podemos simplemente esperar sentados con la esperanza de que
ella podría decidir contactar contigo.”
“¿Qué piensas hacer?”
“Tengo la intención de traer a mi hija a casa.”
Los ojos de él se entrecerraron. “O más probablemente enviarla huyendo de
terror.”
“¿Y qué se supone que significa eso?”
“Darcy fue criada por humanos,” le recordó él en tono de burla. “¿De verdad
piensas que puedes jugar al papel de June Cleaver48?”
Su labio se curvó. “Puedo hacerlo durante el tiempo suficiente para atraerla
lejos de los brazos de su vampiro. Después de eso, cualquier adoración tendrá que
ser hecha por ti.”
¿Adoración?
Salvatore se encogió de hombros mentalmente. Él nunca había intentado
adorar a alguien, pero si eso es lo que debía hacerse para conseguir a Darcy en su
cama, entonces que así sea.
Necesitaba herederos. Herederos fuertes que pudieran reponer a los
marchitos Weres.
Haría lo que fuera necesario para conseguirlo.
June Evelyn Bronson Cleaver: personaje de ficción de la serie de televisión americana “Leave it
to Beaver”. June y su marido Ward son a menudo citados como los padres modelo de los años ´50.
La pareja tiene dos hijos, Wally de doce años y Beaver de siete, casi ocho. Los capítulos tratan de
las travesuras de los hermanos y normalmente terminan con los chicos recibiendo ambos una lectura
moral por parte de su padre por su mal comportamiento, y una caliente y nutrida cena por parte de su
madre.
48
Traducido por: Grupo Inferno
247
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx se dio cuenta de que había perdido completamente el juicio.
No había otra explicación al por qué estaba caminando ansiosamente de un
lado a otro mientras Darcy se vestía en el baño contiguo.
Por los dioses, la mujer estaba a siete metros de distancia. Tan cerca que
podía oír todos sus movimientos y oler el cálido aroma de su piel. Podría estar a su
lado en menos de un abrir y cerrar de ojos.
Pero el mero hecho de que había una estrecha puerta entre ambos era
suficiente para hacerle desear gruñir y chasquear con exasperación.
Esto iba más allá del ridículo.
Poniéndose su ropa con una brusca impaciencia, Styx seguía regañándose a
sí mismo por su extraño malestar cuando un débil y ahogado grito resonó en la
habitación.
Con una llamarada de miedo, cruzó la habitación y abrió la puerta haciéndola
añicos. Su mirada recorrió el cuarto de baño, buscando lo que fuera que había
hecho a Darcy gritar.
Lo que descubrió, fue a Darcy sentada en el borde de la inmensa bañera
vestida sólo con sus pantalones vaqueros y un sujetador de encaje mientras miraba
su brazo con horror.
Presumiendo que de alguna manera debió haberse herido a sí misma, corrió
a su lado y se arrodilló delante de ella.
“Darcy,” dijo él en voz baja, esperando hasta que finalmente ella alzó la vista
para encontrar la preocupada mirada de él. “Ángel, ¿qué ocurre?”
“Mi brazo.” Viéndose extrañamente aturdida, ella le tendió el brazo. “Le pasa
algo malo.”
Él acunó cuidadosamente el brazo de ella en sus manos, sus dedos se
apretaron instintivamente cuando echó un vistazo al color carmesí que se arrastraba
arriba y abajo bajo la piel de su antebrazo.
Se quedó quieto sólo por un momento, tratando de aceptar lo que estaba
viendo. No era que no supiera lo que era. Todos los vampiros podían reconocer tan
antiguo símbolo.
Traducido por: Grupo Inferno
248
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Y ni siquiera era que alguna parte de él no hubiera esperado la aparición de
la marca. Él había sabido desde el principio que su reacción a esta mujer era mucho
más poderosa de lo que debería ser. Y cuando ella había tomado su sangre en su
interior, la cuestión estaba de todo menos resuelta.
Sin embargo, tomó un largo minuto antes de que la comprensión realmente
se acomodara en su mente.
Una comprensión que fue seguida rápidamente por un destello de inmensa
satisfacción.
Un feroz gozo masculino de posesión.
Fue su propia reacción lo que le sorprendió más que nada.
“Sangriento infierno,” jadeó él finalmente.
“¿Qué?” Los dedos de ella se cerraron en un puño mientras luchaba por
contener el pánico. “¿Estoy enferma? ¿Me pasa algo malo?”
Styx sacudió con severidad su sorpresa y se obligó a sí mismo a
concentrarse en la mujer sentada delante de él.
Ella no tenía ni idea de lo que le estaba sucediendo. La cuestión era qué la
aterrorizaría más, si saberlo o no.
“No.” Él obligó a sus dedos a aflojarse a pesar de que era lo suficientemente
sabio como para mantener su agarre sobre ella. “Estas perfectamente bien, Darcy,
te lo prometo.”
“¿Sabes qué es esto?”
Él vaciló antes de asentir lentamente. “Sí.”
“Dímelo,” exigió ella.
“¿Juras que no huirás de mí si te digo la verdad?”
Ella inspiró bruscamente. “Maldita sea, Styx, me estás asustando.”
Él se inclinó más cerca, su mirada taladrando la de ella. “No hay nada que
temer, ángel, pero quiero tu promesa de que me escucharás antes de que hagas
algo imprudente.”
Una parte de su miedo parecía desvanecerse extrañamente mientras su
desconfianza se profundizaba. Sin duda, ella estaba empezando a sospechar que el
Traducido por: Grupo Inferno
249
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
carmesí que brillaba bajo su piel no tenía nada que ver con cualquier enfermedad
mortal.
“¿Tú me hiciste esto?,” preguntó ella.
“Aún no tengo tu promesa, Darcy.”
“Por el amor de Dios, sólo dímelo,” dijo ella entre dientes con impaciencia.
Aceptando que no iba a recibir ninguna promesa, Styx apretó su agarre.
Obviamente, tendría que tomar medidas directas para asegurarse de que ella no
conseguía escapar.
“Esta es la marca del emparejamiento,” dijo él suavemente.
Su ampliada mirada descendió hasta su brazo. “¿Tengo un tatuaje porque
dormimos juntos? Jesús. Eso es algo que podrías haber mencionado. Quiero decir...
mierda, ¿qué dice? ¿Tuve sexo con Styx?”
Él ocultó la llamarada de diversión ante su ultraje. Ah, si sólo fuera así de
simple.
“Es un símbolo, Darcy, no palabras, y no lo tienes porque tuvimos sexo. Es la
representación física de una antigua unión.”
“¿Puedes decir eso otra vez en castellano?,” preguntó ella.
Él tragó un suspiro. Ella no era un vampiro y no tenía conocimiento del
mundo demoníaco, se recordó severamente. Necesariamente tenía que estar
confundida.
“Es la marca de un verdadero emparejamiento.”
“¿Verdadero emparejamiento?” Su rostro palideció visiblemente. “¿Como
en… felices por siempre jamás, y jamás, y jamás?”
“En parte.”
“¿Qué quieres decir con en parte?”
“Esta marca revela que tú eres mi verdadera compañera, pero para una unión
completa, tendrías que abrirte a mí por completo y sin vacilación.”
Él sintió su rigidez antes de que ella se liberara de su agarre de un tirón y se
pusiera en pie. A regañadientes, él le permitió una pequeña cantidad de espacio.
Podía detenerla fácilmente si ella salía disparada hacia la puerta.
Traducido por: Grupo Inferno
250
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Envolviendo sus brazos alrededor de la cintura, ella lo miró con preocupados
ojos verdes.
“Vale, vamos a ver si lo entiendo. Tengo esta… cosa en mi brazo y, ¿ahora
estamos emparejados?”
“Estoy unido a ti como tu compañero,” explicó él con cautela.
“¿Y eso qué significa?”
“Eso significa que te pertenezco a ti, y sólo a ti, por toda la eternidad. Nunca
habrá otra para mí.”
Ella parpadeó, como aturdida por su franca confesión. “Guau.”
Los labios de él se fruncieron. “Esa es una forma de decirlo.”
“¿Y yo qué? ¿Te pertenezco?”
Una oscura emoción llameó a la vida dentro de Styx.
Por supuesto que ella le pertenecía. Mataría a cualquiera que intentara
llevársela.
Con un esfuerzo, luchó por controlar el salvaje deseo de tirar de ella dentro
de sus brazos y advertirle que nunca la dejaría ir.
Había cometido suficientes errores con Darcy. Él no la forzaría o manipularía
para convertirse en su compañera, sin importar cuán desesperadamente la deseara.
“Debes ofrecerte a ti misma voluntariamente mientras yo tomo tu sangre para
estar emparejados.”
“Pero... me he ofrecido voluntariamente en más de una ocasión.”
“No tu cuerpo, Darcy.” Él buscó las palabras para explicar la mística unión.
“Debes ofrecer tu corazón y tu alma. Tu misma esencia.”
Ella lo consideró durante un buen rato. “¿Qué pasa si no lo hago?”
Los dientes de él se juntaron fuertemente. “Permaneces sin atar.”
“¿Podría tan sólo irme lejos y tú todavía seguirías emparejado conmigo?”
Traducido por: Grupo Inferno
251
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Sí,” gruñó él, frunciendo las cejas cuando ella se cubrió el rostro con las
manos y escuchó el inconfundible sonido de la risa. “¿Lo encuentras divertido?”
Las manos de ella descendieron lentamente, y Styx descubrió su rabia
derritiéndose al comprender que las mejillas de ella estaban húmedas por las
lágrimas. Maldición.
“Bueno, incluso tú tienes que admitir que hay una cierta ironía en la
situación,” dijo ella mientras alargaba una temblorosa mano para coger un pañuelo y
secar sus lágrimas. “Fuiste el que me tomó prisionera y me retuvo contra mi
voluntad. Ahora parece que tú eres el prisionero.”
“Así parece, ciertamente,” murmuró él, moviéndose hacia delante para
detenerse directamente delante de ella. Con movimientos deliberadamente lentos,
alargó las manos para acunar su cara entre ellas, sus pulgares trazando
suavemente la persistente humedad de sus mejillas. “¿En qué estás pensando?”
Ella no hizo ademán de retirarse de su toque mientras lo miraba con una
dolorosa vulnerabilidad.
“¿Sabías que esto era una posibilidad?”
Impulsivamente, él apoyó su frente contra la de ella, sin saber cómo ofrecer el
confort que ella necesitaba.
“¿Que podrías ser mi verdadera compañera?”
“Sí.”
Sus labios tocaron la frente de ella. “Creo que he sabido que era una
posibilidad desde el momento en que te capturé. Nunca he sido tan… consciente de
una mujer en mi muy larga vida.”
Ella se apartó para mirarle con una expresión irónica. “¿Quieres decir que me
querías en tu cama?”
“En mi cama, en el suelo, sobre la mesa de la cocina, en el solárium...”
Ella golpeó su pecho. “¡Styx!”
Sus manos se apretaron sobre su rostro. ¿Cómo podía ella no sentir las
emociones que ardían dentro de él? ¿Cómo podía dudar siquiera por un momento
que toda su existencia estaba dedicada ahora a su felicidad?
“No tienes necesidad de hacer una pregunta tan ridícula, ángel,” dijo él con
una feroz urgencia. “Sabes muy bien que me has acosado mucho más allá del
Traducido por: Grupo Inferno
252
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
dormitorio. No parece haber ni un momento en que no estés en mis pensamientos,
incluso cuando lo deseara de otra forma. Te has convertido en una parte necesaria
de mí.”
Un encantador rubor tocó sus pálidas mejillas y Styx sonrió cuando sus
manos temblaron con confusión.
Ella nunca perdería del todo esa dulce inocencia que él encontraba tan
fascinante.
Inspirando profundamente, ella consideró cuidadosamente sus palabras. “No
pareces...”
“¿No parezco qué?,” instó él.
“Casi tan molesto como deberías estar.”
“Estoy de acuerdo.”
Ella dudó ante su rápida respuesta. “¿Lo estás?”
“Por supuesto. Un vampiro se empareja sólo una vez en su existencia. Es un
momento que une su vida con otro por toda la eternidad, y es considerada una de
nuestras más sagradas ceremonias.” Su sonrisa mantuvo un inconsciente indicio de
nostalgia. “Ahora estoy emparejado con una mujer que muy bien podría huir de mí.
Al menos debería estar preocupado.”
“¿Pero no lo estás?”
“No puedo negar que hay una parte de mí que desea desesperadamente
atarte a mí, pero más allá de eso hay una sensación de...” Styx buscó el nombre
para las sensaciones que le llenaban. “De paz.”
“Styx...”
Él presionó un dedo contra sus labios. Podía sentir el pánico que aún hervía
dentro de ella.
No era precisamente halagador, pero difícilmente inesperado.
“Discutiremos esto más tarde,” dijo él con firmeza, su dedo trazando
distraídamente sus carnosos labios. “Primero, quiero saber lo que te dijo Salvatore.”
“¿Cómo sabes...?,” comenzó ella sólo para cortar sus palabras con un
profundo suspiro. “No importa.”
Traducido por: Grupo Inferno
253
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Me lo dirás?”
Ella levantó la mano para agarrar la mano de él, como si su suave caricia la
estuviera distrayendo. Él escondió una repentina sonrisa. Le gustaba la idea de
distraer a esta mujer. De hecho, tenía la intención de distraerla mucho más antes de
que esta noche terminara.
“Él dijo que la mujer de la foto es mi madre.”
Styx la observó de cerca. “¿Y le creíste?”
Ella dio un paso atrás, con expresión defensiva. “Styx, has visto la fotografía.
Incluso tú tienes que admitir que nos parecemos demasiado como para que sea una
coincidencia.”
Él se tragó las ganas de discutir. En ocasiones, realmente aprendía de sus
errores.
Milagro de milagros.
“Estoy seguro de que te habrá dicho más que el hecho de que la mujer es tu
madre,” dijo él en su lugar.
Los ojos de ella se oscurecieron. “Lo hizo.”
“¿Y?”
“Afirma que mi madre es una Pura-Sangre.”
“No,” dijo él más bruscamente de lo que pretendía. “Debe de estar mintiendo.
Tú no eres un Were.”
Los labios de ella se afinaron ante su tono. “Bueno, ciertamente soy algo más
que humana. Tú mismo has dicho que debo tener sangre de demonio.”
“Sangre de demonio, sí,” admitió él de mala gana. “No Were.”
“¿Estás seguro?”
¿Lo estaba? Styx se giró bruscamente para caminar de un lado a otro por el
suelo de baldosas. En verdad, estaba desconcertado por el hecho de que no había
sido capaz de determinar con precisión lo que ella era. Pero lo que sí sabía era que
no podía permitirse considerar la posibilidad de que ella pudiera ser siquiera en
parte Were.
Traducido por: Grupo Inferno
254
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
No tenía nada que ver con los prejuicios. Los vampiros podían ser arrogantes
como el que más, pero a menudo escogían amantes de diferentes especies.
No, su renuencia venía directamente de su miedo de perder a esta mujer.
Ya era bastante malo tener que combatir contra una madre largo tiempo
perdida regresando a la vida de Darcy.
¿Qué posibilidades tendría contra la llamada de una manada entera?
Él se giró lentamente para encontrarse con su preocupada mirada. “No puedo
decir exactamente lo que eres, pero sé que estás en una edad en la que ya
deberías haber comenzado a cambiar.”
La mirada de ella cayó al suelo mientras alargaba el brazo para coger la
camiseta que había dejado sobre el mostrador. “Supuestamente hay una razón por
la que nunca he... cambiado.”
“Ridículo.” Las manos de él se cerraron en puños. Por los dioses, debería
haber matado a Salvatore en el momento en que entró en Chicago. “Esto tiene que
ser algún tipo de juego.”
“Tal vez.” Darcy se puso la camiseta y le dio un brusco tirón sobre su cadera.
“Sea lo que sea, tengo la intención de descubrir la verdad.”
“Darcy...” Sus inútiles palabras de advertencia se cortaron cuando se volvió
hacia la puerta.
Ella fue rápidamente a su lado. “¿Qué pasa?”
“Viper se está acercando.”
“Tal vez deberías ir y ver lo que quiere.”
Él se volvió para pasar un dedo por su mejilla. “Tenemos que terminar esta
conversación.”
Ella sonrió de medio lado antes de darle un empujoncito. “Ve. Estaré aquí
cuando hayas terminado.”
“¿Lo prometes?”
Darcy rodó sus ojos. “Sólo ve.”

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Nanis
Correctora de estilo
avatar

Mensajes : 1831
Rango : 1
Fecha de inscripción : 11/06/2010
Localización : México

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:47 am

Gracias Gemma :youpi: constecque ni te estaba presionando ehhh :manga09: Pero que bueno que ya me lo estas posteando :woohoo:

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:47 am

Capítulo 18
Con pasos deslizantes, Styx salió del baño y se movió a través del dormitorio
en sombras para abrir la puerta justo cuando el vampiro de cabello plateado llegaba.
Salió al pasillo pero dejó la puerta abierta. No importaba lo tonto que pudiera
ser, no quería ninguna barrera entre él y Darcy.
“Viper, a menos que la casa esté en llamas, no quiero ser interrumpido,” dijo
él con el ceño fruncido en advertencia.
“Debo hablar contigo.”
“Ahora no.”
“Sabes que no estaría aquí si no fuera un asunto de importancia.”
“No me importa si el mundo está llegando a su fin, yo…”
Se interrumpió con un siseo cuando Viper le empujó de repente pasándole
para detenerse cerca de la puerta, los oscuros ojos entrecerrándose mientras
olfateaba el aire en una profunda inspiración.
“Sangriento infierno. ¿Te emparejaste con ella?,” gruñó Viper. Con un borrón
de velocidad, cerró la puerta de un golpe y se movió hasta detenerse directamente
delante de Styx. “¿Has perdido la cabeza?”
La sonrisa de Styx denotaba poco humor. “Supongo que es posible.”
“Más que posible,” dijo Viper entre dientes. “Ni siquiera sabes qué diablos es
ella.”
Hizo una mueca, bien consciente de que sus palabras no iban a tranquilizar a
su camarada.
“En realidad, Salvatore ha afirmado que ella es la hija de una Pura-Sangre.”
Traducido por: Grupo Inferno
256
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Ella es una Were?” Esperando franca incredulidad, Styx fue tomado por
sorpresa cuando en su lugar Viper asintió lentamente con la cabeza. “Shay dijo que
ella olía a lobo, aunque ni siquiera estaba segura.”
Styx frunció el ceño. ¿Shay había sospechado que Darcy era una Were?
Maldición, maldición, maldición.
Resistió el impulso de gruñir mientras ofrecía a Viper una severa mirada. “No
importa demasiado lo que ella sea.”
“Por las pelotas
sangrientamente mucho.”
del
Diablo,”
murmuró
su
amigo.
“Eso
importa
“Esto no es de tu incumbencia, Viper.”
“Eres nuestro Anasso. Todo es de nuestra incumbencia.”
Con una facilidad deliberada, Styx permitió que su poder llenara el pasillo.
Viper era su amigo, pero no estaba de humor para ser sermoneado como si fuera un
demonio recién nacido.
“¿Deseas retarme? ¿Crees que mi lugar te pertenece?”
Los oscuros ojos se entrecerraron. Si la situación empeorase, ambos sabían
que Styx poseía el poder más grande, pero el vampiro más joven estaba lejos de
estar intimidado.
Viper era como cualquier vampiro.
Era demasiado condenadamente arrogante para ser intimidado.
Ni siquiera cuando debería.
“No seas imbécil, Styx,” le espetó él. “No tomaría tu posición ni aunque se me
entregara en bandeja de plata. Pero no puedo permanecer al margen y ver que te
pones en peligro con una mujer que está claramente ligada a los Weres. ¿Qué pasa
si ella es una trampa?”
“¿Una trampa?”
“Ni que decir tiene que Salvatore no te atraería deliberadamente, haciéndote
creer que estaban a la caza de Darcy, para que la capturaras por ti mismo.”
Styx siseó por lo bajo, su expresión endurecida con advertencia. “¿Por qué
desearían que yo secuestrara a Darcy?”
Traducido por: Grupo Inferno
257
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Tal vez ella es simplemente una espía.” Valientemente –algunos podrían
decir que estúpidamente– Viper se negó a atender al peligro que se estaba
arremolinando en el aire. “O más probablemente, fue enviada para seducirte
haciéndote bajar la guardia y distraerte del hecho de que los Weres están
rompiendo sus tratados. Un truco que ha sido demasiado exitoso.”
Styx apretó los dientes mientras se obligaba a dar un paso atrás. Había
pasado siglos desde que había golpeado con furia sin sentido, pero en este
momento no podía estar seguro de que no fuera una posibilidad.
“No tiene sentido, Viper,” dijo él con deliberado control. Era eso o chasquear
los dientes y gruñir. “Un momento estás sugiriendo que no estoy tratando a Darcy
con el debido respeto, y al siguiente la estas acusando de ser alguna taimada sirena
destinada a provocar la caída de los vampiros.”
“Ese es el punto, Styx. No sabemos lo suficiente sobre ella como para decidir
si es amiga o enemiga.” Viper sacudió frustrado su cabeza. “Ciertamente no
sabemos lo suficiente para que la hayas convertido en tu compañera.”
Ya era suficiente.
Nunca había querido asumir la carga de ser el Anasso, pero era sin lugar a
dudas el líder de todos los vampiros.
No tenía que dar explicaciones o disculparse por cualquier decisión que
pudiera hacer.
Especialmente cuando se trataba de su compañera.
“No hablaremos más de esto. Está hecho y no puede ser alterado.” No había
error en el comando de su tono. “Ahora, ¿por qué insististe en interrumpirme?”
Por un momento, Viper luchó contra su propia naturaleza dominante. Era un
líder de clan y estaba acostumbrado a dar órdenes, no a tomarlas.
Finalmente, consiguió superar su instinto de seguir con la inútil batalla y
asintió rígidamente con la cabeza.
Obedecería, pero no intentaría estar contento con ello.
Styx podía vivir con eso.
“Desmond ha llegado a Chicago exigiendo el retorno de los miembros de su
clan.”
Traducido por: Grupo Inferno
258
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
A Styx le tomó un momento recordar precisamente a quien se refería Viper.
Por supuesto, en ese momento era difícil recordar nada más allá de su necesidad
de volver con Darcy.
Una comprensión peligrosa.
Finalmente se las arregló para desenterrar el recuerdo de los dos
desesperados vampiros que tan recientemente le habían pedido su protección.
Desmond tenía que ser el líder de clan a quienes ellos temían.
“¿Él traspasó tu territorio?,” preguntó Styx con un toque de sorpresa.
Era un deseo de muerte entrar en el territorio de otro vampiro sin el permiso
formal.
“Reclama el derecho de Reparación ya que actualmente estamos reteniendo
a dos de su gente contra su voluntad.”
“Se sabe que vinieron a pedírmelo y actualmente están bajo mi protección.
Retarte a ti es retarme a mí.”
Viper se encogió de hombros. “Supongo que ese era el punto.”
Por los dioses, había veces en que no desearía la posición del Anasso ni a
sus peores enemigos.
“¿Cuál es el daño?”
“Hasta el momento ha matado a tres hellhounds49, un diablillo, y cinco
demonios Scibie.” Viper hizo una mueca. “Suficiente matanza como para hacerme
salir, pero no lo suficiente como para provocar una guerra abierta entre clanes.”
“¿Ningún vampiro?”
“Todavía no, pero es sólo una cuestión de tiempo. Debo ocuparme de esto,
pero preferiría hacerlo sin tener que matar al líder.”
Styx resistió el impulso de suspirar. Él sabía lo que se avecinaba y no le iba a
gustar.
“¿Quieres que vaya contigo?”
Hellhounds: literalmente ‘Perros de caza del infierno’ o ‘Acosadores del infierno’, pero prefiero
dejar el termino en inglés, es más corto y más chulo.
49
Traducido por: Grupo Inferno
259
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Sí.” Viper alzó sus manos. “Por supuesto, si no puedes...”
“Iré.” A pesar de su reticencia, Styx comprendió que no tenía elección. Había
sido su decisión el dar protección a los dos vampiros. Ahora era su responsabilidad
enfrentar al líder que venía en busca de ellos. “Permíteme un momento a solas con
Darcy.”
La expresión de Viper se endureció, pero por suerte resistió el impulso de
continuar con la discusión.
Inteligente, inteligente vampiro.
“Como desees,” murmuró él, con una profunda reverencia. “Te esperaré
abajo.”
Darcy estaba de pie junto a la ventana cuando sintió a Styx entrar en la
habitación. Por un momento, continuó mirando la espesa oscuridad, saboreando
silenciosamente la fresca ráfaga de poder que rozó su piel.
Ella podría estar preocupada por la idea de estar emparejada a un vampiro,
pero eso no cambiaba la feroz pasión que sentía cada vez que él entraba en la
habitación, o la extraña sensación de confort que se asentaba en lo más profundo
de su corazón.
Como si su mera presencia fuera suficiente para completar su mundo.
Mierda.
Girándose lentamente, ella se rodeó la cintura con los brazos. No sabía si el
emparejamiento la había hecho más sensible al estado de ánimo de Styx, pero supo
incluso antes de encontrarse con los cautelosos ojos negros que algo iba mal.
“¿Qué ha pasado?”
Él se movió hacia adelante. Lo suficientemente cerca como para acunar su
mejilla en su mano. Su toque era suave, pero Darcy podía sentir la tensa necesidad
que zumbaba a través de su cuerpo. La tocaba como si tuviera que tocarla.
“Un líder de clan ha entrado en el territorio de Viper. Debe ocuparse de ello
antes de que cause un derramamiento de sangre entre los vampiros.”
Traducido por: Grupo Inferno
260
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
La mano de ella subió hasta cubrir los dedos que presionaban contra su cara.
“No me gusta cómo suena eso.” Ella frunció el ceño cuando su corazón dio
una fuerte sacudida de temor. “¿Vas a estar en peligro?”
Él se encogió de hombros, pareciendo más interesado en la forma de sus
labios que en el hecho de que estaba a punto de enfrentarse a un peligroso
vampiro.
“Muy poco. Desmond sólo necesita que le recuerden el peligro de hacer
alarde de nuestras leyes.”
Los ojos de ella se entrecerraron ante su despreocupado tono. “Todavía no
me gusta cómo suena. ¿Qué pasa si este vampiro no quiere que se le recuerden
vuestras leyes? ¿Qué pasa si decide herirte?”
“Viper estará conmigo. Hay pocas cosas que puedan enfrentarse contra
nosotros dos.” Él hizo una pausa mientras su mirada se movía para trabarse con la
de ella. “¿Estás preocupada por mí?”
Bueno, no me digas.
A pesar de su inquietante percepción, había ocasiones en que los vampiros
podían ser increíblemente densos.
“Por supuesto que estoy preocupada. Puedes volverme loca, pero nunca
querría que fueras herido.”
Su expresión se suavizó. “¿Porque te importaría?”
Ella se puso rígida con sus suaves palabras. No porque se opusiera a su
acusación, sino porque era tan dolorosamente cierta.
Le importaba mucho, muchísimo.
Sin embargo, se encontró ridículamente reacia a confesar las enredadas
emociones que apretaban su corazón. Eran demasiado crudas y tiernas como para
ser sacadas y discutidas.
Al menos por ahora.
Darcy bajó la mirada para ocultar sus ojos detrás de la curva de sus
pestañas.
“No quisiera ver a nadie herido.”
Traducido por: Grupo Inferno
261
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Los dedos de él se tensaron sobre su mejilla. “¿No puedes tan sólo decir las
palabras, ángel? ¿No puedes admitir que podría importarte un poco?”
“Sabes que me importa,” suspiró ella finalmente.
“No suenas feliz por ello. ¿Te preocupa que sea un vampiro?”
“Por supuesto que no.” Ella alzó la mirada. “De hecho, estoy encantada de
que no seas humano. Siempre he sabido que no podría estar con... un hombre
normal.”
Styx parpadeó ante su contundente confesión antes de soltar una reacia
carcajada.
“¿Acabo de ser insultado?”
Una sonrisa de respuesta tocó los labios de ella. Eso no había salido
precisamente como lo había previsto.
“Sabes lo que quiero decir.” Sin pensarlo, ella alzó su mano para que sus
dedos pudieran acariciar suavemente la fuerte línea de su mandíbula. ¿Cómo podía
ella no tocarlo? Se sentía tan condenadamente bueno. “He pasado años evitando
las relaciones porque la mayoría de la gente piensan o bien que estoy loca o que
soy un completo bicho raro. Nunca he sido capaz de sólo ser yo misma. Es
maravilloso no tener que fingir ser algo que no soy.”
Él giró la cabeza para rozar sus labios sobre la palma de la mano de ella.
“Nunca tendrás que fingir conmigo, ángel. A mis ojos eres perfecta.”
“Difícilmente perfecta.”
Los oscuros ojos brillaron. “Si yo creo que eres perfecta, entonces eres
perfecta.”
“¿Y tu palabra es ley?”
“En realidad, lo es.”
Incapaz de discutirlo, ella rodó los ojos. “Tal arrogancia.”
“Tal vez, pero estás tratando de distraerme, ángel.” Sus dedos se tensaron
sobre la mejilla de ella. “Puedo sentir lo que hay en tu corazón. Puedo olerlo sobre
tu piel. Perfuma el mismo aire que te rodea. ¿Por qué no puedes decir las
palabras?”
Traducido por: Grupo Inferno
262
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy luchó para poner su renuencia en palabras. “Demasiadas cosas están
ocurriendo demasiado rápido, Styx. Sólo necesito tiempo para ordenarlo todo.”
Los oscuros ojos destellaron con una intensa emoción cuando él luchó por
recuperar el frío control que era tan parte de él.
Una parte que muy a menudo estaba ausente cuando ella estaba cerca.
Hmm. ¿Eso era algo bueno o malo?
Recordando de repente su cruda pasión y dolorosa ternura, ella decidió que
era bueno.
Muy bueno.
“Tienes razón, pero no es fácil,” gruñó él, con una sacudida de cabeza.
“Extraño considerando que con frecuencia he planeado y conspirado durante siglos
sin perder nunca la paciencia. Tú me haces sentir como si fuera un expósito50 otra
vez.”
“¿Un expósito?”
“Un vampiro recién alzado,” explicó él.
“Caramba.” Ella resistió el impulso de reírse tontamente cuando intentó
imaginar a este orgulloso guerrero como el pobre Oliver51 mendigando por un plato
de gachas. “Haces que suene como si no fueras más que un desamparado
huérfano.”
Él se encogió de hombros. “No es una mala analogía.”
Ella permitió que su mirada viajara deliberadamente sobre su muy larga y
muy amplia forma masculina antes de regresar para permanecer sobre sus oh-tan-
blancos dientes.
Sin duda, nunca había habido un depredador más peligroso.
“¿Un huérfano con colmillos?,” preguntó ella.
Expósito: dicho de un recién nacido abandonado o expuesto, o confiado a un establecimiento
benéfico.
51
NdT: referencia a Oliver Twist, personaje de ficción de la novela homónima del autor inglés
Charles Dickens. Cuenta la historia de un huérfano cuya única posesión es el pañuelo de seda de su
madre y que conoce el hambre, la explotación, la pobreza, y la delincuencia. Una historia de la lucha
por la supervivencia en la Inglaterra victoriana. La novela denuncia el trabajo infantil y la utilización de
niños para cometer delitos.
50
Traducido por: Grupo Inferno
263
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Él no hizo más que pestañear, pero Darcy sintió físicamente la leve retirada
de él. Como si ella hubiera removido recuerdos que él mantenía profundamente
enterrados.
“Hacen poco si no sabes por qué los tienes o qué hacer con ellos,” dijo él
finalmente con voz sombría.
Bueno, ella no había esperado eso.
Los dedos de ella se movieron suavemente para tocar los cincelados labios.
Ella nunca fallaba en ser conmovida por sus breves destellos de vulnerabilidad.
“¿Qué quieres decir?”
“Cuando los vampiros despertamos, no tenemos recuerdos de nuestra vida
anterior, y no nos damos cuenta de qué o quién somos. La mayoría mueren con el
primer amanecer, e incluso aquellos que sobreviven, rara vez lo hacen más allá de
un par de semanas. No sin la protección de un mayor.”
Darcy se estremeció ante la idea de Styx viéndose obligado a soportar solo
tan traumática transformación.
“¿Tuviste a un mayor para protegerte?”
Sus hermosas facciones se apretaron. “No.”
“Pero sobreviviste.”
“Sólo por pura suerte, e incluso entonces era demasiado débil para combatir
contra aquellos guerreros que querían utilizarme como esclavo.”
Ella hizo una mueca antes de que pudiera detener su instintiva reacción. “No
sabía que los vampiros tuvieran esclavos. Eso es… horrible.”
“Lo fue. Más horrible de lo que puedas imaginar.” El tono llano de él advirtió a
Darcy de que ella no quería intentar ni imaginarlo. “Esa fue la razón por la que me
uní al anterior Anasso. Él estaba decidido a unir a los vampiros como una raza y
poner fin a nuestra costumbre de masacrarnos y embrutecernos unos a otros.”
Darcy luchó contra las ridículas lágrimas. Su propia infancia difícilmente
había sido un lecho de rosas, pero estaba empezando a sospechar que no fue nada
en comparación con el pasado de Styx.
Y sin embargo, él no estaba resentido ni lleno de una oscura necesidad de
venganza. En lugar de cavilar sobre los pecados de los demás, él había tomado el
mando de la situación y luchó para mejorar el mundo para todos los vampiros.
Traducido por: Grupo Inferno
264
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
¿Cómo podría una mujer no enamorarse de un hombre así?
“¿Y lo conseguisteis?,” preguntó ella en voz baja.
“En parte, pero aún queda mucho por llevar a cabo.” El atormentado dolor fue
reemplazado por una siniestra determinación. “Empezando por nuestros más
nuevos y vulnerables hermanos.”
Ella lo miró con verdadera curiosidad. “¿Qué vas a hacer?”
“No permitiré que los expósitos sean abandonados por sus creadores. En el
futuro, serán tomados por clanes y no estará permitido pelear por sobrevivir.”
“Eres un líder muy bueno, Styx,” dijo ella en voz baja.
Él descendió su cabeza para acariciar sus labios con un prolongado beso.
Darcy sintió el familiar calor, pero antes de ella pudiera realmente ponerse al asunto,
Styx se retiró con un triste suspiro.
“Un líder que necesita ocuparse de Desmond,” admitió él mientras daba un
paso atrás y alargaba el brazo para coger su pesada capa. “No quiero dejarte,
ángel, pero debo hacerlo.”
“Lo sé.” Darcy se rodeó la cintura con los brazos, no gustándole el extraño
escalofrío de aprehensión que goteó hacia abajo por su columna. “Solo prométeme
que tendrás cuidado.”
“Eso puedo prometerlo.” Él sonrió antes de sorprenderla cuando se quitó el
amuleto que colgaba de su cuello y pasó suavemente la banda de cuero por encima
del cuello de ella. Con una sacudida del poder, el hermoso amuleto se colocó entre
sus pechos. Él le enmarcó el rostro con las manos mientras le ofrecía un último
beso. “Volveré a ti,” juró él contra sus labios. “Siempre volveré a ti.”
“Styx...”
Con una sacudida de su cabeza, él se apartó y se deslizó saliendo
silenciosamente de la habitación.
Una vez a solas, Darcy alzó la mano para tocar el amuleto de su cuello. Sus
dedos se estremecieron mientras acariciaban la alisada piedra.
Tal vez era su imaginación, pero casi podía creer que podía sentir la
presencia de Styx contenida en el amuleto. La fresca oleada de su poder. La feroz e
implacable confianza que encubría una vulnerabilidad que a pocos se les permitía
ver. La inquebrantable lealtad hacia sus compañeros vampiros.
Traducido por: Grupo Inferno
265
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Con un suspiro, se movió para tenderse sobre la cama. Estaba cansada
hasta los huesos, pero había un doloroso vacío en su interior.
Era un vacío que tenía que admitir que estaba directamente causado por la
ausencia de Styx.
Maldita sea.
Él podría afirmar que era el único unido por su inesperado emparejamiento,
pero ella sabía la verdad.
No necesitaba ningún tatuaje para decirle que ella ya pertenecía en su
totalidad a un jodido vampiro.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:49 am

jajajajaja que pasa!!!! oliste que lo estaba subiendo :manga17: :manga17: :manga17:

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:51 am

Capítulo 19
Fue el delicioso aroma a comida lo que atrajo a Darcy fuera de su ligero
sueño.
Frotando las manos sobre la cara, se sentó en la cama para descubrir a Levet
rondando en la puerta con una bandeja en las manos.
“Levet.” Ella miró todavía atontada hacia la oscura ventana. “¿Qué hora es?”
“Pasan un poco de las tres.”
Lo que significa que sólo había estado dormida dos horas. No era de extrañar
que su cerebro se sintiera como si estuviera atascado en la primera marcha, y sus
ojos estuvieran lo suficientemente raspados como para utilizarlos como papel de lija.
Con una sacudida de su cabeza, luchó para formar un pensamiento
coherente.
No estaba ni remotamente sorprendida por el primero que flotó a la cima de
su mente.
“¿Ha regresado Styx?”
La diminuta gárgola hizo un aleteo con sus finas alas. “Todavía no, pero Viper
llamó hace unos minutos para decir que habían logrado rastrear al líder de clan
hasta una pequeña casa al oeste de la ciudad. Deberían estar de vuelta bien antes
del amanecer.”
“Oh.” Ella luchó contra la estúpida oleada de malestar. Jesús, ¿no podía Styx
estar ausente un par de horas sin que ella perdiera la compostura? Esto estaba
llegando más allá del ridículo. Ella regresó severamente su atención a su
inesperado invitado. “¿Esa bandeja es para mí?”
“Sí.”
Darcy sonrió mientras se deslizaba fuera de la cama y estiraba sus rígidos
músculos. “Gracias. Huele delicioso.”
Traducido por: Grupo Inferno
267
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Extrañamente, el demonio vaciló. “¿Puedo entrar?”
“Por supuesto.” Darcy frunció el ceño confusa. “Sabes que no tienes que
preguntar.”
Levet hizo una mueca. Toda una visión teniendo en cuenta sus rasgos llenos
de bultos.
“En realidad lo hago.”
“¿En serio?”
“Se supone que no estoy molestándote.”
Darcy sacudió la cabeza preguntándose qué estaba mal con el diminuto
demonio. Dios sabía que él difícilmente era de los que vacilaban en entrar sin
permiso en donde quisiera.
Él era impermeable a los insultos, completamente falto de modales, y tenía la
piel tan gruesa como la de una... bueno, una gárgola.
“Nunca eres una molestia, Levet,” dijo ella confundida.
“Díselo a Míster Alto y Poderoso.”
“¿Styx?”
“Sacrebleu. Nunca me he encontrado con alguien tan mari-mandón.”
Rodando sus ojos, la gárgola logró una creíble imitación de Styx. “Darcy tiene
hambre. Darcy está cansada. Darcy no debe ser molestada. Darcy debe ser
protegida. Darcy debe…”
Con una pequeña carcajada, Darcy levantó la mano. “Creo que he cogido el
punto.”
“Eso sólo fue el principio de la lista. Incluso insistió en que el ama de llaves
de Viper fuera traída aquí para que pudiera preparar tu comida favorita.”
Una pequeña sonrisa tocó los labios de ella mientras miraba hacia la bandeja
que le esperaba. Ser independiente estaba muy bien y era bueno, pero no podía
negar una renegada oleada de placer por la obvia preocupación de Styx.
Nunca había sido mimada antes, así que ¿por qué no disfrutar de ello un
poco?
Traducido por: Grupo Inferno
268
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Supongo que Styx tiende a ser un poco mandón, pero en realidad no puedes
culparle. Está acostumbrado a dar órdenes.”
“Yo puedo culparlo,” corrigió Levet con prontitud. “Y creo que tú también lo
hiciste. Huiste de él, ¿no?”
Darcy se encogió de hombros. “Sí, bueno, como todos los hombres, él es lo
suficientemente duro de mollera para que de vez en cuando una mujer deba tomar
fuertes medidas para hacer entender su punto.”
“Yo diría que lo conseguiste. De acuerdo con Viper...” Las palabras de Levet
se interrumpieron cuando inclinó la cabeza hacia atrás para olfatear el aire.
Entonces, sin previo aviso, embistió hacia adelante. “Sacrebleu.”
Más sorprendida que asustada, Darcy retrocedió instintivamente, con los ojos
muy abiertos cuando la pequeña gárgola cogió su brazo en un firme agarre.
“¿Qué estás haciendo?,” preguntó ella.
“Estás emparejada.” Levet apartó hacia arriba la manga de la sudadera para
revelar el tatuaje carmesí que teñía su antebrazo. Él olfateo otra vez al aire. “O más
exactamente, Styx está emparejado. La ceremonia aún no se ha completado.”
Jesús. ¿Podría pasar un día sin que algo la olfateara?
“Eso parece,” murmuró ella.
Retrocediendo, Levet la observó con una expresión curiosa. “Estás muy
tranquila al respecto. ¿Entiendes lo que ha pasado?”
Darcy combatió el impulso de reír histéricamente.
¿Entender lo que ha pasado?
Diablos, no.
Su vida había sido un torbellino de confusión desde el momento en que
Salvatore había entrado en el bar.
Vampiros, y hombres-lobo, y demonios...
Oh dios.
“No del todo,” admitió ella con una sonrisa triste. “Styx afirmó que significa
que él está atado a mí de alguna manera.”
Traducido por: Grupo Inferno
269
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿De alguna manera? No hay ‘alguna manera’ sobre esto. Más ciertamente él
está unido a ti por toda la eternidad.” La gárgola dio una lenta sacudida de su
cabeza. “Mon Dieu52. ¿Quién hubiera creído que el despiadado bastardo era incluso
capaz de emparejarse con una mujer?”
Darcy lanzó a su acompañante una fulminante mirada. O lo que ella suponía
que era una fulminante mirada. Nunca había estado del todo segura, pero siempre
parecía funcionar en las novelas románticas.
“Él no es despiadado. De hecho, posee el más generoso y leal corazón que
nadie que haya conocido jamás.”
Levet parpadeó sorprendido ante su feroz tono. “Voy a tener que tomarte la
palabra en esto, ya que con certeza él no lo revela al resto de nosotros, la chusma.”
“Eso es sólo porque no está acostumbrado a mostrar sus sentimientos.”
“No me digas,” murmuró Levet.
¿Por qué todo el mundo persistía en tratar a Styx como el Darth Vader53 del
mundo de los demonios?
Él dedicó toda su vida a proteger a los demonios que consideraba su
responsabilidad sin pedir nada a cambio. Deberían estar colmándolo de gratitud, por
amor de Dios.
“Eso no significa que no los tenga. O que no pueda ser herido cuando es
incomprendido constantemente.”
“Tal vez.” Levet parecía lejos de estar convencido, pero desechó los
argumentos de ella fuera de su mente y permitió que su atención regresara al brazo
de ella. De repente, él comenzó a reír.
Darcy frunció el ceño. “¿Qué es tan gracioso?”
“Simplemente se me ocurre que le has puesto la correa al demonio más
poderoso del mundo entero. No sé si felicitarte u ofrecerte mis condolencias.”
Ah.
En realidad ella tampoco lo sabía.
En francés en el original – Traducción: ‘Dios mío’
Darth Vader: personaje de la saga de ‘Star Wars’ de George Lucas y referente en la cultura pop
como personaje oscuro, misterioso y malvado, el héroe trágico que finalmente se sacrifica para
vencer al mal.
53
52
Traducido por: Grupo Inferno
270
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Hasta el momento, había alternado entre el puro terror y una dicha pacífica.
No era el más cómodo de los cambios bruscos de humor.
“Styx difícilmente está atado,” protestó ella.
“Oh, pero lo está.” La sonrisa de Levet se volvió absolutamente malvada. “Y
es tan deliciosamente irónico. Las mujeres vampiro han estado tratando de atraer a
Styx fuera de su auto-impuesto celibato y hacia ellas durante siglos. Harán
chasquear sus colmillos con furia cuando descubran que está emparejado.”
“Genial.” Darcy rodó sus ojos. Si Levet se había pasado para ofrecerle
confort, ya le estaba hartando. “Eso es todo lo que necesito. Un grupo de enojados
vampiros detrás de mí.”
“Oh, no.” Las delicadas alas dieron un fuerte aleteo, haciendo a los hermosos
colores brillar con la tenue luz. “No hay un vampiro vivo o muerto que se atrevería a
dañar a la compañera de su Anasso. Pueden desearte un infierno, pero lucharían
hasta la muerte para protegerte.”
Vale. Eso sonaba mejor.
Por lo menos un poco mejor.
“Tal vez, pero como has dicho, la... ceremonia no está completada,” ella se
sintió obligada a señalar. “No se ha decidido nada.”
Levet levantó su abultada ceja. “Tal vez no para ti, pero sin duda lo ha sido
para Styx. Esta marca en tu brazo demuestra que él está unido a ti de por vida. Para
los vampiros tú ahora eres su reina.”
Ella envolvió sus brazos alrededor de la cintura cuando un escalofrío corrió
hacia abajo por su columna.
¿Reina? ¿Ella?
Bueno, eso era simplemente... patético. Para toda la raza de los vampiros.
Con una sacudida de cabeza, ella caminó inquieta de un lado a otro por el
suelo.
“Todo esto está yendo demasiado rápido,” murmuró ella. “Realmente
demasiado rápido.”
“¿No crees en el amor a primera vista?”
Traducido por: Grupo Inferno
271
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Resueltamente, ella mantuvo su rostro girado lejos de la diminuta gárgola
para ocultar su compungida expresión. Hubo un tiempo en que ella no hubiera
creído en tal sinsentido. Después de todo, no había estado del todo segura de que
existiera el amor verdadero.
Para ella era un mito al igual que los vampiros y los hombres-lobo. ¿Cómo
podía ella aceptar algo que nunca había visto por sí misma?
Ahora ella creía.
En ambos, demonios y amor.
¿Pero amor a primera vista?
Oh, sí.
Lamentablemente, ella aún tenía que convencerse a sí misma del felices por
siempre jamás.
Girándose lentamente, ella miró a Levet con una débil sonrisa. “Supongo que
creo. ¿Qué hay de ti, Levet? ¿Las gárgolas se enamoran?”
Sorprendentemente, una expresión nostálgica se asentó sobre los feos
rasgos. “Oh, sí. Nosotros somos como la mayoría de los demonios. Tenemos un
compañero y es para la eternidad.”
Darcy se reprendió en silencio cuando sintió que había tocado una fibra
sensible. Cáscaras. Ella nunca querría hacer daño al pequeño demonio. No cuando
estaba segura de que había pasado toda una vida soportando insultos y burlas.
“Dijiste la mayoría de los demonios,” dijo ella suavemente, con la esperanza
de distraerlo mientras descubría más sobre el mundo al que había sido arrojada.
“¿Qué hay de los hombres-lobo?”
Como ella esperaba, el diminuto rostro se despejó y una sonrisa volvió a sus
labios. “Ah. Debo admitir que ahí me tienes.”
“¿Nada de hasta que la muerte nos separe?”
“Hace siglos, los Pura-Sangre de vez en cuando compartían una relación
monógama, pero hablando sin rodeos, están desesperados por niños.” Él hizo un
tonto coleteo con las cejas. “La mayoría de los Weres hoy en día son famosos por
sus apetitos sexuales. Especialmente las mujeres, que pueden tener una docena o
más de amantes a la vez.”
“Ew.”
Traducido por: Grupo Inferno
272
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Levet se encogió de hombros ante su estremecimiento de desagrado. “El
temor a la extinción es un poderoso afrodisíaco, mignon, y producir una camada es
mucho más importante que el amor verdadero.”
Darcy hizo una mueca. Ick. No era una mojigata, pero la idea de que se
esperase que tomara a una docena de amantes no era en absoluto lo que ella
quería oír.
Sobre todo cuando no podía imaginar permitir que ningún hombre además de
Styx la tocara.
“¿Entonces la afirmación de Salvatore de que tenía la intención de hacerme
su consorte no era más que un montón de mierda?”
Los ojos de Levet se abrieron como platos. “¿Él dijo eso?”
“Sí.”
Hubo una pausa antes de que Levet se estuviera riendo con abierto placer.
“Sacrebleu. No es de extrañar que Dientes Largos estuviera en tal estado de
agitación. Los vampiros son un dolor en el culo en las mejores circunstancias, pero
se vuelven delirantes lunáticos cuando están recién emparejados. Y tener otro
hombre husmeando alrededor…” Él hizo un dramático escalofrío. “…Dios ayude a
cualquier cosa que se cruce en su camino. Matará primero y preguntará después.”
Instintivamente, Darcy miró hacia la ventana. Esa extraña inquietud estaba
una vez más asentada en la boca de su estómago.
“No me importa de qué humor está. No me gusta la idea de que esté ahí
fuera siguiendo a unos vampiros renegados.”
Moviéndose hacia delante, Levet le acarició ligeramente la mano. Su piel era
áspera y curtida, pero su toque fue un consuelo bienvenido.
“Haría falta más que un simple vampiro, renegado o no, para herir a Styx.” Él
dio un aleteo con sus alas. “Créeme. Lo he visto en acción.”
Darcy se obligó a recordar ver a Styx practicando con su espada. No podía
negar que él se había visto como la muerte súbita en pantalones de cuero.
La imagen, sin embargo, no hizo nada para aliviar su preocupación.
“Tal vez, pero tengo un mal presentimiento.”
Levet frunció el ceño. “¿Tienes premoniciones?”
Traducido por: Grupo Inferno
273
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy se encontró moviéndose hacia a la ventana y presionando una mano
contra los fríos cristales.
“Como dije... tengo un mal presentimiento.”
Había sido una simple cuestión de seguir al vampiro renegado por las
oscuras calles de Chicago. Desmond había dejado tras de sí un rastro de
hellhounds, hadas, y dos diablillo muertos. Había sido un poco más difícil seguir su
olor a través de los suburbios y fuera de la ciudad hasta la granja que estaba
sorprendentemente cerca de la guarida de Viper, la cual Styx había estado
compartiendo con Darcy tan recientemente.
Un poco más difícil, pero no lo suficientemente difícil, reconoció Styx mientras
se arrodillaba en el seto demasiado crecido que rodeaba la casa en mal estado.
Mirando fijamente a través de la turbia oscuridad, estudió la casa de dos
pisos que sin duda había visto días mejores. La pintura blanca estaba pelada, el
techo estaba hundido, y había más persianas desaparecidas que no. Incluso las
ventanas habían sido rotas y reventadas de sus marcos.
No fue, sin embargo, la menos que prístina condición de la casa lo que le
molestaba. Su propia guarida cerca de las orillas del Río Mississippi nunca
aparecería en las páginas de Fine Living54. Diablos, probablemente no aparecería ni
en las páginas de ‘Apenas Llega’.
Lo que le molestaba era el hecho de que Viper y él no sólo habían
conseguido seguir al líder de clan sin dificultad, sino que ahora se habían deslizado
lo suficientemente cerca de la casa como para tocarla sin encontrarse ni un solo
guardia.
Meditando sobre su creciente malestar, Styx observó mientras Viper fluía a
través de las más profundas sombras y se unía a él en el seto.
Styx esperó a que su compañero estuviera agachado a su lado antes de
romper el pesado silencio.
Fine Living: (magníficas viviendas) publicación norteamericana que enseña desde decorar una
casa y diseñar un jardín hasta cómo vestirse adecuadamente según la ocasión. Además de contar
con una serie de programas en televisión por Cable, ofrece un portal cibernético donde detalla
muchos de los consejos y soluciones para hacer la vida algo más placentera.
54
Traducido por: Grupo Inferno
274
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿El líder de clan está dentro?”
“Sí.” Viper se encogió de hombros, sus ojos brillando con la promesa de
violencia que se avecinaba. Una vez un guerrero, siempre un guerrero. “Está
atrincherado en el sótano con otros dos vampiros.”
Styx frunció el ceño, su propia sed de sangre asfixiada por su sensación de
que algo andaba mal.
“¿Sólo dos?,” preguntó él.
“Sí, y ninguno poderoso,” confirmó Viper.
Styx apretó los puños mientras miraba fijamente hacia la casa. “Esto no me
gusta.”
“¿Qué no ha de gustarte?,” preguntó Viper, claramente ansioso de una buena
pelea. “Yendo al sótano ellos mismos se han atrapado.”
“O han puesto la trampa.”
Viper se calló mientras estudiaba a Styx con una entrecerrada mirada.
“¿Sientes algo?”
“Nada.”
“¿Y?”
“Y eso es lo que me molesta.”
“Ah, por supuesto.” El vampiro levantó las cejas. “Perfectamente razonable
suponer que porque no puedes sentir ningún problema debe haber algo
preparándose.”
“Exactamente.”
“Sangriento infierno, debí haberte dejado con Dante. Los vampiros recién
emparejados deberían ser encerrados por el bien de su propia cordura. Y la mía,”
murmuró Viper por lo bajo.
Styx ignoró la menos que halagadora confianza en sus habilidades de caza.
Siempre había estado mucho menos que deseoso de utilizar la fuerza física cuando
el cerebro podía servirle mejor.
Un rasgo no muy demoníaco.
Traducido por: Grupo Inferno
275
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Girando la cabeza, fulminó a su amigo con una penetrante mirada. “¿No
encuentras al menos sospechoso que un experimentado líder de clan pudiera ser
tan estúpido como para entrar a la carga en la ciudad, crear el suficiente caos como
para atraernos a rastrearlo, y entonces, en lugar de salir de la ciudad o enfrentarse a
nosotros directamente, arrinconarse descaradamente a sí mismo en una
convenientemente remota granja sin ningún apoyo aparente?”
Viper consideró a regañadientes las palabras de Styx. “¿Un poco demasiado
fácil?”
“¿Serías tú tan idiota?”
Su compañero soltó un bajo gruñido. “Maldita sea, ¿tienes que ser tan
lógico?”
“Sí.”
“Mierda.” Dando una sacudida de cabeza, Viper estudió la silenciosa casa.
“¿Qué quieres hacer?”
“Creo que sería inteligente llamar por algo de apoyo antes de seguir
adelante.”
Con un asentimiento, Viper sacó su teléfono móvil del bolsillo y lo abrió.
“Maldición.”
Styx frunció el ceño. “¿Qué pasa?”
“La batería está muerta.”
“¿Estaba cargada cuando dejaste Chicago?”
“Sí.” Viper devolvió el inútil teléfono a su bolsillo. “Pero no es tan raro que la
tecnología moderna se vea afectada por los poderes de un vampiro.”
Eso era muy cierto. El anterior Anasso había apagado redes enteras de
electricidad cuando perdía los estribos, y Styx rara vez podía estar en la misma
habitación con una televisión sin que ésta parpadeara de un canal a otro. No sería
nada raro en un vampiro que drenara la energía de las baterías.
Sin embargo, el conocimiento de que en realidad estaban aislados de ayuda
hizo que los instintos de Styx hormiguearan con inquietud.
“No me gusta esto,” murmuró él.
Traducido por: Grupo Inferno
276
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Y ahora qué?,” preguntó Viper.
Esa era la pregunta, por supuesto.
La lógica exigiría que regresaran a Chicago y consideraran la extraña
situación de forma más completa. Sería más que estúpido precipitarse en una
trampa simplemente porque estuvieran impacientes.
Por otro lado, ¿podrían arriesgarse a permitirle a Desmond la oportunidad de
escapar y causar aún más estragos? ¿Qué pasa si dirigía su juerga de matanza
hacia los vampiros? Viper no tendría otra opción que llamar a una guerra de clanes.
Y él estaría atrapado en medio.
Maldita sea.
Con sombría determinación, consideró sus opciones. No es que hubiera
muchas.
Él no estaba a punto de entrar en la casa sin saber lo que había dentro.
La única opción era conducir a Desmond y sus compañeros afuera.
“Ahora tratamos de hacer saltar a la trampa sin ser atrapados,” dijo él
finalmente.
Viper estudió su feroz expresión. “¿Tienes un plan?”
“En realidad tengo la intención de utilizar el plan de Darcy.”
“¿Se supone que eso tiene sentido?”
“Ella probó que la mejor manera de distraer a un vampiro es poner la casa en
llamas.”
“Ah.” Viper hizo una mueca. “Un incendio sin duda captará su atención, pero
es difícilmente la mejor manera de ganar amigos e influenciar a los vampiros.”
“No tengo ningún interés en hacer amigos.” El tono de Styx era francamente
glacial. “Estoy aquí para asegurarme de que mis leyes son obedecidas.”
“Hablando como un verdadero Anasso,” dijo Viper, con una débil sonrisa.
Styx lanzó a su amigo una oscura mirada. “Si piensas en el pasado, Viper,
recordarás que fuiste tú quien me forzó a esta posición.”
Traducido por: Grupo Inferno
277
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Sólo porque no quería tomar la oportunidad de poder quedar atrapado con el
trabajo.”
“Muchas gracias.”
“Cuando quieras.” Viper volvió su atención a la cercana casa, una sombría
expresión instalada sobre su rostro. “Supongo que por casualidad no tendrás un
encendedor o una caja de cerillas encima, ¿no?”
“Eso no será necesario. Todo lo que necesito es encontrar por dónde entra la
electricidad en la casa.”
“Eso debería ser bastante simple.” Viper no dudó mientras se ponía en pie
fluidamente y se dirigía hacia la parte posterior de la casa. “Por aquí.”
Styx estaba casi en los talones del vampiro mientras se movían con absoluto
silencio a través del frío aire de la noche. Sólo las hadas y posiblemente los
diablillos podían moverse con tal sigilo.
No hicieron mucho más que agitar un copo de nieve mientras cubrían la corta
distancia hasta el patio trasero.
La suerte por una vez estaba de parte de Styx, y localizó fácilmente la caja de
fusibles que estaba cerca del pequeño porche.
No se molestó en abrir la caja, si no que en cambio, puso una mano a cada
lado antes de permitir que su poder empezara a fluir a través del metal hacia los
ocultos interruptores.
“Quédate atrás,” advirtió él mientras sentía el metal calentándose bajo su
toque.
Viper fue lo suficientemente sabio como para no preguntar mientras
retrocedía apartándose de la humeante caja. En realidad Styx no podía crear fuego,
pero podía calentar los cables hasta que se derritieran.
No quería que Viper se hiciera daño si su poder estallaba fuera de control.
Concentrándose en la caja bajo sus manos, Styx prestaba poca atención a su
entorno. Al menos no hasta que sintió a Viper volverse repentinamente.
“Styx...” advirtió él en un bajo tono.
Con renuencia, Styx bajó las manos y se volvió para escuchar el sonido de un
vehículo que se aproximaba. Agarrando el brazo de Viper, tiró de él detrás de un
Traducido por: Grupo Inferno
278
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
arbusto cercano justo cuando la camioneta entró a la vista y más de una media
docena de vampiros salieron de ella.
“Maldición,” murmuró él, dándose cuenta de que el líder de clan debía de
haber ordenado a sus siervos permanecer lo suficientemente lejos de la casa de
modo que no pudieran ser sentidos. Al menos no hasta que Viper y Styx se hubieran
metido en la trampa. Y era una trampa, reconoció sombríamente. No podía haber
duda. “Me quedaré y los frenaré. Quiero que vayas por ayuda.”
Viper soltó un bajo siseo. “No puedes frenarlos por tu cuenta.”
“Hay demasiados para nosotros dos,” señaló Styx, ya sintiendo al líder de
clan y a sus dos compañeros moviéndose por la casa. Muy pronto estarían
rodeados. “Nuestra única esperanza es que puedas escapar y regresar con tu clan.
Esto no está lejos de tu guarida.”
“Entonces vete y yo me quedaré,” insistió Viper tercamente.
Sabiendo que su amigo podría discutir hasta que ambos fueran capturados y
estacados, Styx asumió su expresión más dominante.
“No te lo pedí, Viper; te lo ordené.”
Hubo un momento mientras Viper luchaba con su abrumador orgullo. “Maldita
sea. Odio cuando te aprovechas de tu rango.”
Styx le dio a su brazo un apretón. “Vete.”
“Si permites que te maten, estaré seriamente cabreado.”
“Eso ya lo has dicho antes,” dijo secamente Styx.
Esperando hasta que Viper se había fundido en las sombras, Styx se puso de
pie lentamente y salió de detrás del arbusto. No quería a ningún vampiro
emprendedor dando vueltas alrededor de la casa y descubriendo a Viper antes de
que pudiera escapar.
No tenía de qué preocuparse.
A medida que avanzaba hacia adelante, la atención de los vampiros nunca
vaciló lejos de su alta forma mientras levantaban sus ballestas y apuntaban
directamente a su corazón.
Encantador.
Traducido por: Grupo Inferno
279
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Nunca había esperado ser adorado como el Anasso de los vampiros. No eran
del tipo de raza de adular o consentir a sus líderes. Eran más del tipo de mentalidad
de el-grande-se-come-al-chico.
Sin embargo, no era frecuente que un vampiro se atreviera a amenazar su
misma existencia.
Habría graves consecuencias por esta pequeña hazaña, reconoció con una
llamarada de ira.
Alzándose en toda su estatura, deliberadamente se quitó su capa para
revelar la enorme espada sujeta a su espalda.
Era una espada que era temida en todo el mundo.
“Soy Styx, vuestro Anasso,” dijo él en un tono que se escuchó por todo el
patio. “Deponed vuestras armas o seréis juzgados.”
Sólo por un momento los vampiros vacilaron, sus miradas ansiosas revelando
que no eran del todo indiferentes al conocimiento de que estaban cometiendo una
ofensa que podría tenerlos a todos colgados y dejados para el amanecer.
Antes de que sus ánimos pudieran romperse por completo, sin embargo, la
puerta de atrás se abrió y aparecieron los tres vampiros que habían permanecido en
la casa.
“Manteneos firmes, cobardes bastardos. Si se escapa, yo me encargaré
personalmente de ver a cada uno de vosotros muerto.” El obvio líder bajó las
escaleras hasta estar directamente ante Styx. A pesar de ser varias pulgadas más
bajo que Styx y con apenas la mitad de su peso, había una burlona expresión sobre
su enjuto rostro cuando realizó una profunda reverencia. “Ah, el gran Anasso.”
Esperando hasta que el vampiro se enderezó, Styx estudió los ojos de color
verde pálido y el estrecho rostro rodeado de lacio cabello rubio.
No se dejó engañar ni por un momento por la constitución casi delicada del
hombre. Poseía poder suficiente como para hacer hormiguear la piel de Styx.
“Desmond, supongo,” hizo constar él con una deliberada arrogancia.
La sonrisa burlona nunca vaciló. “Tienes ese honor.”
“Honor no es la palabra que yo usaría.”
“¿No? Bueno, quizás es porque no sabes nada sobre el honor.”
Traducido por: Grupo Inferno
280
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx no vaciló cuando alargó el brazo para agarrar al vampiro por el cuello y
dejarlo colgando.
Hubo un murmullo de agitación cuando los vampiros reunidos se prepararon
para la batalla, pero Styx los ignoró tranquilamente. No toleraría la falta de respeto.
No de uno de sus hermanos.
“Pisas terreno peligroso,” dijo él con un tono letal.
“Y tú eres más estúpido de lo que sospechaba si piensas que mi clan no te
matará ahí donde estás parado,” advirtió Desmond. “Suéltame.”
“Nunca cuestiones mi honor.”
Con un desdeñoso ondeó de su mano, Styx tiró al vampiro traidor,
complacido cuando tropezó torpemente antes de conseguir recuperar el equilibrio y
enderezarse.
Mezquino, pero qué demonios.
Haciendo una pausa para alisar las manos sobre su camisa de seda color
verde jade, Desmond logró recuperar finalmente su sonrisa.
“Entiendes mal, mi señor. No me estoy quejando de tu falta de moral.
Siempre he pensado que la cortesía estaba altamente sobrevalorada. ¿Qué lugar
tienen el honor, la lealtad, o la tradición entre demonios sedientos de sangre?
Estamos por encima de tales débiles conceptos humanos.”
Styx no se sorprendió por la confesión del hombre. Era un sentimiento
compartido por muchos vampiros.
“Obviamente, también crees que estás por encima de las leyes de los
vampiros,” dijo él con gélido desdén.
“En realidad, tú rompiste primero las leyes cuando acogiste a dos de los
miembros de mi clan.”
“Ellos pidieron protección. Está dentro de mis derechos ofrecerles santuario.”
El hombre alzó las cejas. “¿Tus derechos?”
“Yo soy el Anasso.”
Los ojos verdes se oscurecieron mientras el poder del vampiro se
arremolinaba en el aire. “Así lo afirmas.”
Traducido por: Grupo Inferno
281
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Afirmar?” Styx apretó los puños a los costados. Era eso o envolver los
dedos alrededor de la garganta de este idiota engreído. “No hay duda de que soy el
líder de los vampiros.”
“Y, sin embargo, ¿cómo tomaste una posición tan ilustre?” El hombre fingió
reflexionar durante un buen rato antes de dar un chasquido con sus dedos. “Ah sí,
ahora me acuerdo. Asesinaste al anterior Anasso. Muy emprendedor por tu parte,
debo decir.”
Styx se tensó ante la acusación. En realidad, había sido Viper quien había
conseguido el golpe de gracia sobre al anterior Anasso, pero Styx nunca negó su
propia culpabilidad. Asumió toda la culpa por la muerte del vampiro que había
admirado y protegido durante siglos.
Un vampiro que se había vuelto loco por sus propias retorcidas adicciones.
“¿Estás aquí para hacer regresar a los miembros de tu clan o para debatir
mis derechos de liderazgo?”
El vampiro sonrió. “¿La verdad?”
“Si puedes decirla.”
“Estoy aquí para quitarte tus así llamados derechos.”
Styx frunció el ceño. Maldita sea. Había venido aquí creyendo que este
vampiro estaba solamente flexionando sus músculos en un intento por recuperar a
los miembros de su clan. Ahora se daba cuenta de que era una situación mucho
más peligrosa.
Peligrosa y potencialmente letal, reconoció mientras miraba de forma
encubierta hacia los vampiros que los rodeaban, que continuaban apuntando sus
armas directamente hacia su corazón.
“¿Es esto alguna clase de broma?,” gruñó él.
Con una irritante sonrisa de suficiencia, Desmond miró hacia el altísimo
vampiro a su lado. “Jacob, ¿estoy bromeando?”
El alto vampiro, con lacio pelo negro y apagados ojos marrones sacudió
lentamente la cabeza. Styx no tenía que mirar de cerca para darse cuenta de que se
trataba de un vampiro que había sido quebrado de toda voluntad.
En un tiempo, había sido aceptado que los vampiros más fuertes pudieran
maltratar y esclavizar a los débiles. Un líder podía gobernar por el terror, y aquellos
por debajo de él obedecían o pagaban un espantoso precio.
Traducido por: Grupo Inferno
282
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Durante los pasados siglos, Styx lenta, y a veces dolorosamente, había
tratado de cambiar tales prácticas.
Desgraciadamente, parecía que Desmond se aferraba a las viejas
costumbres, y todo su clan sufría por su arrogancia.
“No, mi señor,” entonó el sirviente.
“Ahí, ¿ves?,” se burló Desmond. “No bromeo.”
Styx miró al vampiro con un frío desdén. No podía pensar en nada que
disfrutaría más que arrancar la garganta del grosero fanfarrón. Desafortunadamente,
la media docena de ballestas que actualmente le apuntaban limitaban severamente
sus opciones.
“¿Cuál es tu plan?,” preguntó él. “¿Que me matas y luego caminas en mis
zapatos?”
“Algo así. Es lo que tú hiciste, después de todo. Yo siempre aprendo de un
maestro.”
“¿De verdad crees que los vampiros te seguirán simplemente porque
proclames ser el Anasso?”
“¿Por qué no?” Desmond pretendía estudiar sus cuidadas uñas. “A ti te
siguen, ¿no?”
Styx soltó una corta carcajada sin humor. “Cuando les conviene hacerlo.”
“Tonterías, mi señor. Eres demasiado modesto. Tu reputación se ha
extendido a lo largo y ancho. Todos los vampiros saben que ir contra tu voluntad es
cavar su propia tumba. De hecho, tu nombre se utiliza para hacer temblar a los
expósitos en sus zapatos.” Él levantó la mirada revelando un brillo febril en los
verdes ojos. Un brillo que Styx estaba empezando a sospechar que se debía más a
pura locura que a simple ambición. “Lo que significa que el vampiro que se las
arregle para matarte demostrará a todos que es aún más peligroso, aún más brutal.
El líder perfecto.”
Vale, él realmente había rebasado el borde.
Styx empleó un momento para considerar sus opciones. No eran muchas.
Podría sin duda nublar la mente de un puñado de vampiros, o aturdirlos con su
poder, pero no a todos a la vez. Simplemente eran demasiados enemigos como
para luchar por su liberación. Ni siquiera aunque fuera lo suficientemente rápido
como para escapar de una ballesta.
Traducido por: Grupo Inferno
283
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Su única esperanza parecía ser convencer al rabioso vampiro de que nunca
conseguiría realizar un plan tan atrevido.
Perfecto.
“Eres patético,” dijo él finalmente con una sonrisa burlona propia.
“¿Yo soy patético?” La furia onduló sobre el demacrado rostro incluso
mientras Desmond luchaba por parecer indiferente a los insultos. “Extraño, yo no
soy el que actualmente está siendo retenido como rehén, ¿verdad?”
Styx se encogió de hombros. “Puedes matarme si quieres, pero los vampiros
nunca te seguirán.”
“¿Por qué no? Un Anasso es tan bueno como otro para la mayoría de tus
hermanos. ¿Qué importa el nombre, siempre y cuando defienda las leyes para
todos?”
“Si eso es verdad, ¿qué retiene a otro líder de llegar y tomar la posición de
las mismas traicioneras formas que tú?”
“Yo soy lo suficientemente sabio como para no encerrarme en húmedas
cuevas y jugar al distante y misterioso monje.” Él lanzó una desdeñosa mirada sobre
la larga forma de Styx. “Los humanos han demostrado que no es necesario ser un
gobernante amable, o inteligente, o incluso competente. ¿Cuántos bufones e idiotas
se han sentado en un trono? Sólo tienes que ganarte la buena voluntad de tu gente
y te seguirán.”
Styx lanzó una aguda carcajada. Por los dioses, este vampiro había permitido
que su habilidad para aterrorizar a su pequeño clan se le subiera a la cabeza.
“¿De verdad crees que puedes jugar a la política humana entre los
demonios?”
“Bueno, habrá algunos retoques aquí y allá.” Una cruel sonrisa tocó los
delgados labios. “Y, por supuesto, voy a asegurarme de que tengo suficientes
ejecutores para convencer a aquellos que pudieran tener problemas con mi estilo de
liderazgo.”
¿Pensaba que un puñado de matones aseguraría su posición como Anasso?
“Estaba equivocado. No eres patético; eres estúpido.” Styx deliberadamente
se inclinó hacia abajo, haciendo énfasis en su propio tamaño mientras hablaba
directamente al oído del hombre. “Estarás muerto dentro de un mes. Si no es por un
Traducido por: Grupo Inferno
284
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
clan leal a mí, entonces por mis Cuervos. Ellos nunca descansarán hasta que todos
y cada uno de vosotros estéis muertos.”
Desmond dio un apresurado paso hacia atrás antes de que pudiera detener el
revelador movimiento. Su cara contrayéndose con enfado mientras sus manos se
alisaban sobre su camisa en un esfuerzo por pretender que el embarazoso incidente
nunca había ocurrido.
“Sí, debo admitir que los Cuervos me han preocupado. Ellos son un enemigo
formidable,” admitió él en un brusco tono. “No sólo están bien entrenados, y son
leales más allá de la razón, sino que ellos nunca serían tan estúpidos como para
atacar con furia de venganza. Oh no, son el tipo de esconderse en las sombras e ir
matando a mi clan uno por uno.”
Styx sonrió con frialdad. “Te acosarán por toda la eternidad.”
“Como he dicho, un problema. A menos que…”
A Styx no le gustaba el brillo petulante que ardía en los verdes ojos. Advertía
que las sorpresas no habían terminado por la noche.
Lástima.
Él ya había sobrepasado su limitada tolerancia a las sorpresas.
Alguna más y seguro que se volvía extremadamente violento.
“¿A menos que qué?”
“A menos que fueras lo suficientemente amable de proclamarme como tu
heredero,” dijo Desmond, con una sonrisa burlona. “Por escrito, por supuesto, ya
que lamentablemente no estarás aquí para hacer el pronunciamiento por ti mismo.
Entonces los Cuervos no tendrán más remedio que aceptar mi posición. Tal vez
incluso les haré mi propia guardia personal.”
Styx sacudió lentamente la cabeza. Esto iba mucho más allá de la mera
locura. El vampiro estaba francamente delirante.
“Tienes la intención de matarme, pero antes de morir, ¿esperas que te
nombre mi heredero?,” preguntó él, incapaz de frenar su aguda risa. “Y la gente me
llama a mí arrogante.”
Los ojos verdes se entrecerraron. “No dije que estarías encantado de
obedecer mis órdenes, pero lo harás.”
Traducido por: Grupo Inferno
285
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Los colmillos de Styx se mostraron en advertencia. Había sacrificado todo lo
que apreciaba para salvar a los vampiros de un loco psicótico. No estaba dispuesto
a entregarlos a otro.
Ni siquiera si eso significaba su propia muerte.
“Nunca.”
“Un vampiro debería saber que nunca debes decir nunca.” Desmond
chasqueó los dedos. “Jacob, ve a buscar papel y una pluma.”
“Ahora mismo, mi señor.” El alto vampiro hizo una torpe reverencia antes de
moverse pesadamente escaleras arriba y desaparecer dentro de la casa.
Styx dio un paso hacia delante, sonriendo con frío desdén mientras Desmond
se tambaleaba hacia atrás.
“Estás perdiendo el tiempo,” siseó él.
Desmond le miró con fastidio antes de recuperar su frágil sonrisa. “No lo creo.
Después de todo, puedo no poseer tu fuerza, pero resulta que soy muy, muy listo.
Nunca combato abiertamente a un oponente a menos que tenga absolutamente
seguro que ganaré.” Su sonrisa se ensanchó. “En este caso, tengo el seguro de una
bonita pequeña rubia que parece haberte cautivado.”
Styx se tensó mientras un shock paralizante corría a través de él.
“¿Darcy?,” jadeó él.
“Un nombre tan encantador.”
El pánico amenazó con levantarse antes de que Styx obtuviera firmemente el
control de sus sentidos.
No. No era posible. Styx no estaba seguro de cómo Desmond consiguió
saber de Darcy, pero no había manera de que pudiera poner sus sucias manos en
ella.
Esto no era más que una estratagema para provocarlo a hacer algo estúpido.
Bueno, algo incluso más estúpido que entrar a la carga en una flagrante
trampa colocada por un vampiro con complejo de Dios y su banda de estúpidos
hombres alegres55.
55
NdT: referencia a Robin Hood y su banda de hombres alegres.
Traducido por: Grupo Inferno
286
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Sí, y a salvo bajo la protección del Fénix,” dijo Styx arrastrando las palabras.
“¿O es que tienes la intención combatir con la diosa?”
“Por supuesto que no.” El hombre tenía el descaro de sonreír burlonamente.
Imbécil. “Gracias a Dios que te aseguraste de que tal horrible destino no fuera
necesario.”
“Yo…” Enfurecido por la mera sugerencia de que de alguna manera podría
poner en peligro a Darcy, Styx se detuvo repentinamente. De pronto se dio cuenta
de cómo el vampiro había tenido conocimiento de Darcy. Y cómo había sabido
exactamente el momento en que él estaría con Viper para que pudiera ser
fácilmente atraído a rastrear a los renegados hasta esta casa. “Los miembros de tu
clan,” dijo él entre dientes con una llamarada de auto-disgusto.
“Precisamente,” dijo arrastrando las palabras el pronto-estar-muerto vampiro.
“Al creer su patética historia y ponerlos en la casa de Dante les diste la oportunidad
perfecta para descubrir todas tus debilidades. Y, por supuesto, el medio perfecto
para capturar a tu amada Darcy. Justo ahora la están recogiendo para que pueda
unirse a nosotros en esta trascendental ocasión.”
Styx cayó de rodillas lentamente mientras una fría furia letal corría a través de
él.
Más tarde tendría la oportunidad de castigarse por haber sido tan fácilmente
engañado por sus enemigos. Sin duda, habría años de cavilaciones y auto-
recriminaciones, y despiadados planes para garantizar que nunca repetiría tal error.
Eso era, después de todo, lo que él hacía mejor.
Por ahora, sin embargo, estaba totalmente consumido por una rabia que no
tenía límites.
Un error de cálculo de Desmond en su elaborado plan estaba en el hecho de
que Styx estaba recién emparejado.
No era el frío y calculador Anasso que consideraría su situación con una
lógica imparcial. Aquel Styx se daría cuenta fácilmente de que estaba superado en
armas, superado en número, y superado en estrategia. Entendería que la manera
más sensata de mantener a Darcy a salvo sería acceder a las demandas del
vampiro.
Este Styx era un animal rabioso que sólo sabía que su compañera estaba en
peligro y que mataría a cualquiera y cualquier cosa que se pusiera en su camino.
Sintiendo el poder que comenzaba a tronar a través de su cuerpo, Styx miró
hacia arriba cuando Jacob regresó de la casa con la pluma y el papel aferrados en
sus carnosas manos.
Traducido por: Grupo Inferno
287
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Sin saber que estaba a meros segundos de la muerte, Desmond sonrió
mientras miraba hacia abajo al arrodillado Styx.
“Bueno, Styx, parece que tus días de gobierno están a punto de llegar a su
fin. ¿Tienes algunas últimas palabras?”
El viento comenzó a silbar y la tierra tembló mientras Styx se ponía en pie
lentamente.
“Sólo una.” Su mano se levantó hacia el rostro crecientemente desconcertado
de su oponente. “Muere.”

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:53 am

Capítulo 20
Una pacífica quietud bañaba la elegante mansión. Bueno, la paz lo bañaba
todo excepto las lujosas habitaciones de Darcy.
Dándose cuenta de que no conseguiría dormir más hasta que Styx hubiera
regresado sano y salvo, Darcy se había dejado atraer tontamente a un juego de
damas con Levet.
Ambos estaban sentados sobre la cama con las piernas cruzadas mientras
Darcy estudiaba el tablero con un repentino ceño fruncido. No era una experta
jugadora, y su atención había estado más finamente sintonizada en escuchar el
regreso de Styx que en las piezas sobre el tablero. Sin embargo, ella no era tan
mala jugadora, ni estaba tan profundamente distraída, como para no poder decir
cuándo estaba siendo verdaderamente y bien engañada.
Levantando la cabeza, ella lanzó a su diminuto acompañante un ceño
fruncido. “Hiciste trampa.”
“¿Moi?” Levet presionó una nudosa mano contra su pecho con burlón ultraje.
“No seas absurda. ¿Por qué haría trampas cuando tan obviamente soy el jugador
superior?”
“¿Superior? Ha.” Darcy apuntó hacia el tablero. “Te estaba pateando el culo.”
Levet sorbió por la nariz. “Estoy herido, cherie. Herido de muerte.”
“Lo que eres es un vil tramposo,” corrigió Darcy. “Cada vez que miro hacia la
ventana mueves las piezas en el tablero.”
“Buah. Nunca he oído semejante calumnia. Mi honor está por encima de
cualquier reproche.”
“Entonces, ¿cómo conseguiste una reina cuando ni siquiera cruzaste el
tablero56?”
NdT: en el juego de las Damas, si consigues cruzar el tablero con una de tus fichas, esta se
convierte automáticamente en ‘reina’, que puede moverse en diagonal más de un cuadrado y se
caracteriza por estar formada por dos fichas puestas una encima de otra.
56
Traducido por: Grupo Inferno
289
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Levet hizo un aleteo con sus alas que envió a las piezas volando fuera del
tablero y por toda la cama en una lluvia de plástico de colores.
“Damas, bah. Un juego tan estúpido,” se quejó él mientras saltaba fuera de la
cama y caminaba de un lado a otro por la alfombra. “Lo que necesitamos es un
verdadero desafío.”
Recogiendo distraídamente las damas y devolviéndolas a su caja, Darcy
disparó a su acompañante una mirada sospechosa.
Ella no sabía mucho sobre las gárgolas, pero sospechaba que idea de Levet
de un desafío y la suya propia podrían ser mundos aparte.
“¿Qué clase de desafío?”
“Algo que requiera verdaderas habilidades. Algo que requiera tanto una
aguda inteligencia como el talento de un atleta bien afinado.” Caminando de un lado
a otro. Adelante y atrás, la diminuta gárgola cruzó la alfombra hasta que finalmente
se detuvo con un chasquido de sus dedos. Un truco bastante hábil con dedos tan
gruesos y nudosos como los suyos. “Ajá, ya lo tengo.”
Dejando a un lado las damas, Darcy se acercó al borde de la cama. “Tengo
miedo de preguntar.”
“Bolos.”
Darcy parpadeó y luego soltó una sorprendida carcajada. “Santo cielo. Tienes
que estar bromeando.”
“¿Qué?” Levet hinchó el pecho. “Los bolos son un antiguo y noble deporte. El
deporte de los reyes, de hecho.”
“Pensé que ese era el ajedrez.”
Levet ofreció una ceja alzada de superioridad. “¿Y a cuantos reyes has
conocido?”
Reyes, sí claro.
Había todo tipo de realeza pasando el tiempo en bares góticos y casas de
huéspedes.
“Déjame pensar. Ah…” Darcy fingió considerarlo. “Eso sería ninguno.”
Traducido por: Grupo Inferno
290
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Levet dio un aleteo socarrón con sus alas. “Yo, en cambio, he conocido
cientos de reyes. Algunos de ellos muy íntimamente.”
Darcy levantó una mano. “Vale, estamos llegando al terreno de la demasiada
información.”
“Muy graciosa.” Levet rodó los ojos. “Con íntima quiero decir que adorné sus
castillos durante varios siglos. Te sorprendería lo que un demonio emprendedor
puede aprender cuando está posado frente a la ventana de una habitación.”
Darcy hizo una mueca. “Ick, me lo puedo imaginar.”
“Por supuesto, cuando se trataba de las reinas, bueno, vamos a decir que mi
intimidad estaba…”
“Suficiente.” Darcy interrumpió con firmeza. Ella no quería un recuento
detallado de las aventuras sexuales de la gárgola. No esta noche. Ninguna noche.
“No voy a jugar a los bolos.”
Levet plantó sus manos en la cintura y sacó el labio inferior. Fantástico. Un
demonio que hacía pucheros.
“¿Alguna vez lo has intentado?,” preguntó él.
Darcy se estremeció antes de que pudiera detener el traicionero gesto.
“Cuando era una adolescente.”
Detectando con facilidad sus infelices recuerdos, Levet se movió hacia
delante con una expresión curiosa. “¿Qué pasó?”
“La primera bola que lancé atravesó la parte trasera del callejón.” Ella sonrió
con un humor sombrío. “El gerente me pidió que me fuera de inmediato, y más tarde
esa noche, también lo hicieron mis padres adoptivos.”
Levet hizo un suave sonido cuando las preciosas alas se inclinaron de pronto
con pesar.
“Oh, Darcy, lo siento.”
Ella se encogió de hombros. “La mierda ocurre.”
“Sí.” Él hizo una mueca. “Ciertamente lo hace.”
Darcy hizo una pequeña carcajada mientras no le daba importancia al feo
recuerdo. De alguna manera, cuando Levet estaba cerca, las cosas casi no
parecían tan malas.
Traducido por: Grupo Inferno
291
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
A punto de sugerir un apasionante juego de rayuela57 o ‘tirar a la gárgola
desde el tejado y ver si realmente puede volar’, Darcy sintió un extraño cosquilleo
correr sobre su piel.
Se volvió hacia la puerta absolutamente segura de que había alguien
moviéndose por el pasillo.
Dos alguien.
Ambos vampiros.
Ella podía... olerles, maldita sea. Incluso a través de las gruesas paredes y la
pesada puerta.
Obviamente había estado pasando realmente demasiado tiempo en
compañía de demonios.
“Alguien viene,” murmuró ella en voz baja.
Levet cerró brevemente los ojos antes de volver a abrirlos de nuevo con el
ceño fruncido.
“Los dos vampiros que Styx ha tomado bajo su protección.” La nariz de él era
todavía claramente mejor que la suya. O tal vez poseía otros medios místicos y
mágicos para mirar a través de la pared. “Pensé que Dante les había ordenado que
se escondieran en los túneles hasta que su líder sea eliminado.”
“¿Eliminado?” Darcy arrugó la nariz. Hombre-lobo o no, ella nunca se
acostumbraría al asesinato casual. “Jesússs.”
Levet mostró una maliciosa sonrisa. “¿Finiquitado? ¿Desaparecido? ¿Ido al
gran banco de sangre en el cie...?”
“Levet,” siseó ella mientras se movía hacia la puerta y la abría. Los dos
vampiros ciertamente estaban de pie afuera, los pálidos rostros inexpresivos y sus
cuerpos misteriosamente quietos. Como dos maniquíes colocados en posición,
reconoció ella con un pequeño estremecimiento. Por alguna razón, su presencia…
le molestaba. Como si hubiera algo preparándose bajo esos congelados rostros que
estaban teniendo cuidado de no revelar.
Su mano se tensó sobre la puerta mientras intentaba desechar su extraño
deseo de cerrarla de golpe. No sólo estaba siendo ridícula, sino que una mera
57
Rayuela: juego infantil en el que se dibujan una serie de cuadrados en el suelo y se van saltando a
la pata coja.
Traducido por: Grupo Inferno
292
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
puerta no detendría a un vampiro decidido. En su lugar, forzó una sonrisa en los
labios.
“¿Sí?”
Ellos hicieron una reverencia al unísono, aunque la alta mujer de cabello
oscuro se las arregló para enderezarse mucho más rápido que el corpulento vikingo
rubio.
“Ama, perdone nuestra intromisión,” dijo la mujer en un tono frío y plano.
¿Ama? Bueno, eso era una novedad.
“No os estáis entrometiendo. ¿Puedo ayudaros?”
El hombre alto, con una larga trenza rubia y ancho rostro, dio un ligero paso
hacia adelante.
“Recibimos noticias del Anasso.”
Darcy levantó una mano para presionarla contra su acelerado corazón. “¿De
Styx?”
“Sí.”
“¿Él está aquí?”
“No, él ha tratado con el traidor y ahora ha regresado a su guarida,” dijo el
hombre, su tono de voz tan plano como su expresión. “Desea que la acompañemos
para que pueda reunirse allí con él.”
Darcy frunció el ceño. No era el estilo de Styx enviar a otros a realizar sus
deseos. Especialmente cuando se trataba de ella. Si él la quería cerca, entonces
vendría a ella, no enviaría a alguien a buscarla como si fuera un perro.
“¿Por qué no regresa simplemente y me lleva él mismo?,” preguntó ella.
El vikingo pareció momentáneamente desconcertado. Como si la pregunta
fuera demasiado para procesar por su pobre cerebro.
Con una suave facilidad, la mujer se metió en el incómodo vacío.
“Me temo que fue... herido durante la batalla,” dijo ella.
“¿Herido?”
Traducido por: Grupo Inferno
293
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Las rodillas de Darcy se debilitaron mientras una oscura oleada de pánico
amenazó con nublar su mente. Styx, ¿herido? No. Oh Señor, no. Ella no podía
soportarlo.
Tenía que...
En medio de tratar de limpiar su mente y considerar precisamente lo que
necesitaba hacer, su pánico fue traspasado por una extraña sensación. La
sensación de que esto no podía ser cierto. Que ella sabría con absoluta certeza si
Styx estuviera herido.
Cuando pensó en Styx, lo que experimentó fue una... vibración. Al igual que
el zumbido de una enojada abeja.
Styx estaba completamente furioso. Ella no podía sentir nada de dolor físico.
Una áspera mano le tocó el brazo y ella bajó la mirada hacia los preocupados
ojos de Levet.
“¿Estás bien, Darcy?,” preguntó él.
“Sí... Yo...” Ella sacudió la cabeza y se obligó a devolver su atención a los
vampiros que esperaban. “¿Cómo está de malherido?”
La mujer alzó su delgada mano. “No puedo decirlo. Sólo sé que desea que
esté con él.”
Los dedos de Levet apretaron el brazo de Darcy. “No te preocupes, cherie. Iré
contigo.”
“No.”
Darcy parpadeó ante la abrupta negativa del vikingo. “¿Por qué no?”
“El maestro no dijo nada de llevar a la gárgola. Debe venir sola.”
Vale, su mierdómetro estaba empezando a ladearse.
Nada de esto tenía sentido.
Si Styx estaba herido, ¿por qué no habría regresado aquí? No sólo estaba
aquí Dante, sino que había una verdaderamente bondadosa diosa en la casa. ¿A
dónde podría ir que estuviera mejor protegido?
Y aun cuando él estuviera en alguna otra guarida, ¿por qué enviaría a estos
dos vampiros para llevarla a él?
Traducido por: Grupo Inferno
294
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Él tenía a cinco Cuervos a quienes ella conocía y en quienes confiaba para
escoltarla.
Ella retrocedió lentamente de forma encubierta, su mano aferrando la puerta.
“¿Dónde están Shay y Abby?”
Pasó un latido antes de que la mujer parpadeara lentamente. “Están abajo
ocupándose de Viper.”
“¿Él fue herido también?”
El vikingo soltó un bajo gruñido. “Debemos ponernos en camino. El amanecer
se acercará muy pronto.”
Darcy retrocedió lentamente otro paso, su mirada sobre la mujer. “¿Cómo
contactó con ustedes?”
Parpadeo, parpadeo, parpadeo. “¿Perdóneme?”
“Styx. ¿Cómo contactó con ustedes?”
“Envió un mensajero.”
“Quiero hablar con este mensajero.”
“Suficiente,” gruñó el vikingo mostrando sus colmillos. “Cógela.”
Las palabras aún estaban dejando sus labios cuando Darcy cerró de un golpe
la puerta y chasqueó el pestillo su sitio.
Con un chillido de sorpresa, Levet la miró como si hubiera perdido la cabeza.
“¿Darcy?”
“Algo no está bien,” jadeó ella, presionando las manos contra la puerta
mientras los vampiros del otro lado luchaban por abrirse paso.
“No me digas,” murmuró Levet, moviéndose para agregar su propia fuerza a
la temblorosa puerta. “Debes huir. Esta puerta no durará mucho tiempo.”
“De ninguna manera.”
Él maldijo por lo bajo. “Los mártires son criaturas tediosas, Darcy. Lárgate de
aquí cagando leches.”
Traducido por: Grupo Inferno
295
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy apretó los dientes y clavó sus talones mientras luchaba junto a Levet
por mantener la puerta cerrada. No pensaba ni por un minuto que podría enfrentarse
a dos vampiros y sobrevivir. Diablos, no pensaba ni que pudiera arreglárselas para
asestar un buen puñetazo. Pero no estaba por escapar y dejar a Levet.
“Yo no abandono a mis amigos,” murmuró ella mientras la madera temblaba
bajo sus manos. Muy pronto, la puerta se rompería y luego la diversión comenzaría.
Con sus brazos hinchados bajo el esfuerzo, el demonio miró fijamente su
decidida expresión.
“Sacrebleu, los vampiros no pueden hacerme daño si cambio. Ni siquiera sus
colmillos son lo suficientemente afilados como para masticar a través de la piedra.”
Él tenía un punto. Un punto malditamente muy bueno, pero Darcy no era
nada sino testaruda.
“No te dejaré.”
“Sólo estás estorbando.” Levet soltó un gruñido cuando una bisagra saltó de
la puerta y voló a meras pulgadas de su cara. “Tengo varios hechizos
espectaculares que he estado deseando lanzar, pero difícilmente puedo realizarlos
mientras estés aquí de pie mirándome.”
“¿Por qué no?”
Él le envió una mirada llena de siniestra advertencia. “Problemas técnicos.
Sólo vete.”
Un brillo sutil comenzó a rodear a la pequeña forma gris y Darcy se obligó a
retroceder. Todavía tenía vívidos recuerdos de la espectacular explosión que había
rasgado el aire cuando ella había estado colándose en la finca. Si Levet tenía algo
de esa clase de magia en mente, entonces ella tenía que aceptar que no quería
estar en ningún lugar cercano cuando las cosas empezaran a temblar.
Y con toda honestidad, si ella se fuera, entonces Levet sería libre para
convertirse en forma de estatua. Como había señalado, ni siquiera los vampiros
podían hacerle daño una vez que cambiara a piedra.
Ignorando la aguda punzada de culpa, Darcy giró sobre sus talones y se
dirigió a la ventana. Con la puerta bloqueada por vampiros rabiosos, la ventana era
la única salida. Además, ¿qué método más rápido de llegar abajo para avisar a
Abby de que su casa estaba albergando traidores?
Cruzando los brazos sobre la cabeza, Darcy golpeó la ventana con un
arranque de velocidad que la lanzó a través del cristal hacia el gélido aire de la
Traducido por: Grupo Inferno
296
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
noche. Ella gruñó cuando los irregulares fragmentos rasgaron su piel, pero su
atención estaba mucho más centrada en el duro suelo que se alzaba rápidamente a
su encuentro. Los cortes y magulladuras, sin importar cuán profundos, podía
curarlos en cuestión de horas. Una fractura de cuello... no tanto.
Agitando sus extremidades como si pudiera volar –un talento no asociado
generalmente con los hombres-lobo– Darcy consiguió girar en el aire lo suficiente
como para terminar aterrizando sobre su espalda, en lugar de con la cabeza. Un
pequeño alivio, sin embargo, ya que el aterrizaje sacó en el aire de sus pulmones y
envió una descarga de dolor a través de su cuerpo.
Mierda.
Con un gemido, se obligó a ponerse en pie. Fue una sorpresa descubrir que
realmente podía cumplir la tarea. Ella estaba sangrando por una docena de heridas,
magulladuras más allá de lo tolerable y su cabeza latía con fuerza, pero no parecía
tener ni un hueso roto u órgano interno reventado.
La noche estaba mejorando.
Mirando hacia la casa, estaba a punto de decidir dónde podría estar la puerta
más cercana cuando hubo un pequeño sonido a sus espaldas.
Ella se dio la vuelta bastante preparada para cualquier cosa que saliera
lanzado de la oscuridad.
Vampiro, hombre-lobo, sagrada deidad…
Leones, tigres y osos58.
Tensándose mientras se preparaba para hacer frente al último desastre,
Darcy sintió caer su boca abierta cuando una delgada mujer salió de detrás de un
antiguo roble.
A pesar de la oscuridad que la envolvía, Darcy no tuvo ningún problema para
distinguir el cabello rubio plateado que se arremolinaban alrededor de sus hombros
y los ojos verdes que contenían un inconfundible brillo.
La pura conmoción la mantuvo inmóvil mientras la mujer se movía con una
fluida gracia hasta detenerse directamente delante de ella.
NdT: referencia a una célebre frase de la película ‘El mago de Oz’. Durante la escena, Dorothy y
sus compañeros se adentran a un bosque oscuro en su camino hacia Oz, la Ciudad Esmeralda. En
su angustia de pensar cuántas bestias salvajes tendrían que enfrentar, empiezan a cantar
simultáneamente: ‘Leones, tigres, y osos, ¡Dios mío!’.
58
Traducido por: Grupo Inferno
297
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Este era un momento que Darcy había soñado todas las noches durante los
últimos treinta años.
Era su esperanza más secreta hecha realidad.
Ahora luchaba por aceptar que esto podía ser real.
“¿Madre?,” murmuró ella al fin con incredulidad.
“Sí, cariño, por supuesto que soy tu madre.” Una sonrisa tocó los rasgos que
eran tan misteriosamente como los suyos. “Qué amable de tu parte caer a mis pies.
Me ahorra una gran cantidad de esfuerzo.”
“¿Qué...?”
Absolutamente perpleja, Darcy nunca vio a su madre moverse. Ni siquiera
cuando su brazo se levantó.
No fue hasta que su puño realmente conectó con la barbilla de Darcy que
comprendió que a veces los sueños y la realidad no siempre son lo mismo.
Darcy se desplomó hacia atrás sobre el frío y congelado suelo mientras la
paciente oscuridad inundaba su mente.
Sip, la realidad era una perra.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:54 am

Capítulo 21
Apuntando su dedo directamente al corazón de su enemigo, Styx podía sentir
el aire crepitar con el gélido resplandor de su furia.
A lo lejos, podía sentir la aguda agitación de los vampiros que le rodeaban,
podía oler su malestar, y escuchar el sonido de los dedos apretándose sobre las
ballestas.
Nada de eso importaba.
El mundo se había reducido al demacrado vampiro que estaba directamente
ante él.
Un vampiro que había perdido su sonrisa de suficiencia y estaba mirando a
Styx con una renovada cautela.
Vampiro inteligente.
Aun cuando estaba a punto de morir.
Otra vez.
“Tu teatralidad no me asusta, Styx,” consiguió decir Desmond con voz ronca
incluso mientras caminaba arrastrando los pies bajo la malévola mirada. “Estás
rodeado y tu compañera está en mis manos. Harás lo que se te diga o pagarás las
consecuencias.”
Styx podía ver los labios del vampiro moviéndose. Sin duda, estaba haciendo
algún tipo u otro de amenaza, pero él estaba mucho más allá de escuchar. El único
sonido que importaba era el estruendo del poder que se precipitaba a través de su
cuerpo.
Profundizando en el frío que se arremolinaba en el aire, se movió hacia
adelante, ignorando la flecha que pasó silbando junto a su oreja.
“¿Styx?” Desmond se tambaleó hacia atrás, sus manos se alzaron hacia
fuera. “No seas estúpido. Mi clan te matará...” Sus palabras de advertencia se
Traducido por: Grupo Inferno
299
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
detuvieron cuando Styx envolvió sus manos alrededor de la escuálida garganta y
apretó.
Gritos de alarma llenaron el aire, y levantando al vampiro que se retorcía,
Styx utilizó fácilmente el cuerpo de Desmond para bloquear la andanada de flechas.
Desmond gemía mientras los proyectiles se hundían profundamente en su espalda,
la plata quemando su carne.
Desde atrás, Styx pudo sentir la urgencia de un ataque, y con un movimiento
despectivo arrojó a Desmond hacia los vampiros, que estaban mirando a su líder
con horror. Se apresuraron instintivamente a ayudar al líder, dejando a Styx libre
para girar y encontrarse con la embestida del enfurecido Jacob.
El vampiro era casi tan grande como él y desquiciado por su propia ira, pero
su poder no era rival para Styx.
Con un rugido, Jacob se lanzó hacia la garganta de Styx sólo para dar un
gruñido de frustración cuando Styx esquivó fácilmente su embestida. Mientras se
movía, Styx extendió su pierna y el idiota tropezó fácilmente. En un pestañeo, sacó
de su vaina su larga espada, y mientras el vampiro estaba luchando por ponerse en
pie, Styx deslizó su arma a través del aire.
Jacob ni siquiera consiguió ponerse de rodillas cuando Styx deslizó la espada
a través de la parte posterior de su cuello, quitándole la cabeza con un suave
movimiento.
Sin esperar a que el cuerpo se desintegrara, Styx lo pateó a un lado y se
volvió justo a tiempo para encontrarse con una estaca siendo empujada
directamente hacia su corazón.
Sacudió hacia arriba su brazo a tiempo de tomar el golpe. La estaca se
hundió profundamente en los músculos de su antebrazo, pero él tan sólo parpadeó.
Había evitado un golpe mortal, y ahora era su turno.
El vampiro atacante abrió los ojos como platos cuando la mano de Styx se
cerró sobre los dedos que agarraban la estaca. Los huesos se rompieron bajo la
presión cuando Styx arrancó bruscamente la estaca y la giró lentamente hacia el
corazón del vampiro.
Hubo una breve lucha cuando el pánico del hombre más joven le prestó una
oleada de fuerza, pero el final era predecible.
Todavía manteniendo los dedos del vampiro aplastados contra la estaca, Styx
soltó un bajo gruñido y la empujó en el estrecho pecho.
Traducido por: Grupo Inferno
300
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Hubo un gruñido de dolor antes de que el vampiro cayera hacia atrás y
golpeara el suelo en una lluvia de polvo.
Un lugar en el interior de Styx lamentaba la pérdida de sus hermanos.
Enemigos o no, aún eran de la misma sangre. La pena, sin embargo, no lo detuvo
cuando agarró su espada y se volvió hacia los vampiros restantes.
Tenían la intención de dañar a Darcy. Por eso, ellos morirían.
Dos de los miembros del clan todavía estaban inclinados sobre su líder caído,
pero otros tres estaban reuniendo su coraje para atacar.
Styx amplió su posición y dobló las rodillas mientras se preparaba para la
embestida. Ellos estarían entrenados para separarse y rodearlo. No podía permitir
que eso sucediera.
Tendría que atacar, y atacar con rapidez.
Inclinando la cabeza hacia atrás, soltó un grave rugido y llamó al poder que
fluía a través de su sangre.
Viper estaba maldiciendo cuando la furgoneta finalmente se detuvo y los
miembros de su clan se echaron a la noche para rodear la casa.
Él no había querido dejar a Styx. Un vampiro no abandonaba a un hermano
en el campo de batalla. Especialmente no cuando ese hermano era el Anasso.
Pero una vez que Styx dio una orden, no tenía más remedio que obedecer. Y
en verdad, había sido mucho más sensato que él fuera en busca de refuerzos.
Haberse quedado sólo habría garantizado la muerte de ambos.
La lógica, sin embargo, no alivió el frío terror que se aferraba en su corazón,
ni disminuyó la furia que golpeaba a través de su sangre.
Quería matar algo.
Un montón de algos.
Traducido por: Grupo Inferno
301
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Deslizándose hacia la parte posterior de la casa. Viper agarró su espada en
una mano y una letal daga de plata en la otra. Podía oler la muerte en el frío aire.
Más de un vampiro había muerto. Y recientemente.
Sangriento infierno.
Si Styx estuviera...
El oscuro y horrible pensamiento apenas había tenido tiempo de formarse
cuando un espeluznante rugido desgarró la noche.
Una siniestra sonrisa tocó los labios de Viper.
Styx.
Aún estaba vivo. Y de un muy, muy mal humor.
Con un estallido final de velocidad, Viper rodeó la esquina de la casa y luego
se detuvo sorprendido cuando vio a Styx lanzarse hacia los tres vampiros atacantes.
O al menos trató de ver.
Styx era poco más que un borrón de velocidad mientras corría hacia delante.
Hubo un destello de acero y uno de los vampiros se desplomó en el suelo sin
cabeza antes de que los pobres tontos ni siquiera se dieran cuenta del peligro.
Los dos que quedaban se detuvieron sorprendidos antes de intentar
retroceder fuera del alcance de la vertiginosa espada.
Fue un esfuerzo inútil.
Una gélida niebla se formó alrededor de sus cuerpos cuando Styx los retuvo
en el lugar con su feroz poder. Estaban indefensos para hacer cualquier cosa
excepto ver a su propia muerte avanzar hacia ellos.
Con esfuerzo, Viper salió de su sombría fascinación por la masacre y dirigió
su atención a su entorno.
Tres vampiros permanecían en el borde del patio, uno tendido en el suelo y
obviamente herido, y los otros dos intentando desesperadamente cuidar de él.
Alzando su mano, Viper dirigió a los miembros de su clan hacia los distantes
traidores. Él había ordenado tomar con vida a cuantos fuera posible. No por ningún
tipo de simpatía. Diablos, con mucho gusto ataría a cada uno de los vampiros en el
suelo y los dejaría para el sol. Pero entendió la conveniencia de hacer un ejemplo
de Desmond y su clan. Quería que sus ejecuciones fueran tan visibles que ningún
Traducido por: Grupo Inferno
302
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
otro líder sería otra vez lo suficientemente estúpido como para atreverse a levantar
la mano contra el Anasso.
Esperó hasta que sus hombres tuvieran a los vampiros luchando contra el
suelo y asegurados con las cadenas de plata que había traído antes de devolver su
atención a Styx.
Sólo quedaba un vampiro.
Viper vaciló.
Debería intervenir, sin duda.
Styx estaba fuera de sí por la furia, pero con el tiempo volvería a sus sentidos
y muy bien podría sentir lástima por la matanza. El vampiro siempre había estado
demasiado preocupado por la moral y la ética.
Una mirada al bronceado rostro, sin embargo, detuvo cualquier pensamiento
de interponerse entre el hombre y su enemigo.
No había dudas en esa expresión cruda y despiadada.
El vampiro había desatado su lujuria de batalla. Tal vez por primera vez en
toda su existencia.
Cualquiera lo suficientemente estúpido como para interponerse en el camino
de Styx estaba condenado a muerte.
Incluso el propio Viper.
Avanzando lentamente lo suficientemente cerca como para tomar medidas si
las cosas empezaban a ir mal, Viper se permitió simplemente disfrutar de la visión
de Styx mientras daba vueltas hacia delante, la espada moviéndose en una
intrincada y hermosa danza.
Todos los vampiros eran bendecidos con la fuerza y el poder, pero pocos
podían igualar a Styx en cualquiera de las dos. Y menos aún podía reclamar su letal
habilidad con las armas.
Era un experto haciendo lo suyo, y era un placer observar.
El aterrorizado vampiro logró elevar la ballesta que tenía en la mano y
apuntarla en la dirección de Styx. El esfuerzo fue demasiado poco y demasiado
tarde. Con un gran salto, Styx estuvo directamente delante de él arrancando la
ballesta de sus manos y aplastándola con un gruñido bajo.
Traducido por: Grupo Inferno
303
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Estúpidamente, el vampiro no cayó de rodillas y suplicó misericordia como
debería haber hecho. En su lugar, buscó a tientas debajo de su abrigo algún arma
oculta.
Una sonrisa letal tocó los labios de Styx mientras levantaba su espada. Hubo
un borrón de movimiento, y el joven vampiro estaba de pronto de pie sin su cabeza.
Viper hizo una mueca.
Uau. Lujuria de batalla, ciertamente.
Dio un paso hacia delante, con la intención de captar la atención de su amigo
cuando Styx inclinó hacia atrás la cabeza para olfatear el aire. Con un movimiento
demasiado rápido para seguirlo, se dio media vuelta para estudiar a los vampiros
que estaban hábilmente esposados y custodiados por los miembros del clan de
Viper.
Un gruñido bajo hizo que el pelo de la parte posterior del cuello de Viper se
erizara. Oh, mierda.
Styx todavía olía sangre. Y en este momento no tenía conocimiento real de
amigo o enemigo. Para él cualquier cosa que se moviera era un juego limpio.
Iba a ser cosa de Viper calmar de algún modo a la devastadora bestia.
Perfecto. Sólo jodidamente perfecto.
Deslizando su espada en la vaina, Viper tuvo cuidado de mantener la daga en
la mano mientras se movía hacia su amigo. No quería hacer daño a Styx, pero no le
permitiría matar a los miembros de su clan.
Murmurando una maldición, Viper se obligó a avanzar. Una vez que Styx
comenzara su embestida, nada lo pararía.
Haciendo un amplio círculo, Viper se aseguró de que Styx tenía
oportunidades de sobra para verle antes de comenzar su aproximación. Un hombre
inteligente nunca se acercaría por detrás a un vampiro nervioso.
“Styx. Mi señor.” Él mantuvo alzadas las manos en un gesto de paz. “Se
acabó. El enemigo ha sido derrotado.”
Los oscuros ojos se movieron hacia Viper, pero no había ninguna indicación
de que él realmente lo viera.
Al menos no como nada más que un irritante impedimento para su objetivo.
Traducido por: Grupo Inferno
304
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Desmond vive,” escupió el enorme vampiro con una horrible voz.
“Está bien encadenado,” dijo Viper lentamente. “Si consigue sobrevivir a sus
heridas será ejecutado ante la Comisión y los líderes de clan. Él debe ser convertido
en una lección para otros.”
Styx siseó, sus ojos todavía desenfocados y brillando con la muerte. “Él
morirá por mis manos.”
“Por supuesto que lo hará,” le tranquilizó Viper. “Pero sólo después de que
haya sido marcado y condenado por nuestra gente.”
Sin advertencia, Styx lanzó su mano para agarrar a Viper por el frontal de la
camisa y tiró de él dejándolo suspendido en el aire.
“Darcy,” gruñó Styx.
Viper resistió el impulso de luchar contra el agarre de Styx. No le estaba
haciendo daño... todavía. No quería provocar a su amigo a la violencia.
Sobre todo cuando estaba en línea directa para esa violencia.
“Darcy no está aquí, amigo mío,” dijo él con firmeza. “Ella está a salvo con
Dante y Abby.”
“No.” Styx le dio una fuerte sacudida. “Ella está en peligro.”
Malditos vampiros recién emparejados, maldijo Viper en silencio.
“Mi señor, no estás pensando con claridad…”
Sus palabras fueron ahogadas cuando Styx le dio una nueva sacudida. “Los
vampiros que tomé bajo mi protección son traidores.”
Viper soltó un conmocionado siseo. “¿Estás seguro?”
“Buscaron mi protección sólo para encontrar mi vulnerabilidad para su
maestro. La encontraron en Darcy.”
“¿Este fue un intento de coup d’état59?”
“Sí.”
59
En francés en el original – Traducción: ‘Golpe de Estado’
Traducido por: Grupo Inferno
305
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Viper maldijo, furioso porque había estado tan ciego. Debería haber sentido
que había algo podrido acerca de Desmond y su arrogante conducta violenta a
través de la ciudad. Debería haberse tomado la molestia de investigar lo que el líder
de clan estaba tramando antes de poner en peligro a su Anasso.
“Sangriento infierno.”
Los negros ojos brillaron. “Deben ser castigados.”
“A su tiempo.” Alzando la mano, Viper agarró la muñeca de Styx y, con un
fuerte tirón, logró zafarse de su agarre. “Primero tenemos que volver y advertir a
Darcy.”
Los bronceados rasgos se apretaron con una agonía tan intensa que Viper
podía sentir físicamente su dolor.
“Ya la tienen,” dijo él entre dientes. “La están trayendo aquí.”
Mierda. Viper apretó el hombro de su amigo, rogando por el bien de todos
ellos que Darcy no hubiera sido dañada.
No estaba seguro de poder detener el baño de sangre si Styx fuera llevado al
límite.
“Si eso es cierto, entonces tenemos que estar listos para capturarlos,” dijo él.
“Pero creo que mejor contactamos con Dante. Los dos vampiros podrían haber
planeado tomar a Darcy, pero dudo que lo hubieran encontrado una tarea fácil.” Él
sonrió de medio lado. “Tu compañera posee muchos talentos ocultos.”
Styx cayó de rodillas lentamente, su rostro hundido entre las manos.
“Finalmente entiendo.”
Viper se arrodilló a su lado, con el brazo sobre sus hombros. “¿Entiendes
qué?”
Styx levantó la cabeza para mirar a Viper con ojos atormentados. “Entiendo lo
que querías decir cuando dijiste que lo sacrificarías todo para mantener a tu
compañera a salvo.”
“Sí.” Viper asintió lentamente. “Estás bien y verdaderamente emparejado,
viejo amigo. Pero no habrá sacrificios necesarios en esta noche. Darcy estará muy
pronto de vuelta en tus brazos, donde pertenece.”
Traducido por: Grupo Inferno
306
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
A Darcy no le sorprendió en absoluto despertar con un dolor de cabeza del
tamaño de Texas. O una mandíbula tan hinchada que se sentía como si se hubiera
metido un pomelo en la mejilla. Ni siquiera se sorprendió al descubrir que estaba en
una habitación extraña y encadenada a una cama.
De hecho, todo parecía como era de esperarse.
¿Cómo de espeluznante era eso?
Tragando un gemido, se las arregló para obligar a sus pesados párpados a
abrirse y miró con cautela por la habitación.
Apenas valía la pena el esfuerzo.
No había nada que ver. No, a menos que contaras el panelado de madera de
imitación que estaba clavado a las paredes de cualquier manera y la moqueta
amarillo-vómito que estaba cultivando una adorable cosecha de moho.
Era una habitación estrecha y sombría exactamente igual que cualquier otra
habitación de un hotel de mala muerte. Ella había vivido en suficientes de ellos
como para reconocerlos por su hedor.
No, no exactamente como cualquier otro hotel de mala muerte, reconoció
cuando giró la cabeza lo suficiente como para ver las pesadas barras que cruzaban
la ventana. Obviamente, eran una nueva incorporación que no hacía nada para
aliviar el sombrío ambiente.
Y ridículamente innecesaria, teniendo en cuenta que estaba encadenada y
amarrada como una furiosa lunática.
Desplazándose sobre el duro colchón, Darcy fulminó con la mirada a los
grilletes de hierro que rodeaban sus muñecas. Estaban conectados a las pesadas
cadenas que estaban atornilladas al suelo. Cadenas que, sin duda, pesaban tanto
como ella misma.
O sus secuestradores pensaban que ella era la criatura más peligrosa que
golpeaba Chicago desde Al Capone60, o la necesitaban encadenada e indefensa por
una razón.
Al Capone: Alphonse Gabriel Capone (Brooklyn, NY, 17 enero 1899 – Miami Beach, Florida, 25
enero 1947), famoso gángster estadounidense de los años 20 y 30, aunque en su tarjeta de visita
decía que era un vendedor de antigüedades. Comenzó su carrera en Brooklyn antes de trasladarse a
Chicago y convertirse en la figura del crimen más importante de la ciudad. Su caída se produjo en…
60
Traducido por: Grupo Inferno
307
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Mierda.
Esperaba que fuera la espeluznante opción de Al Capone.
Nada bueno podía venir de alguien queriendo a una persona encadenada e
indefensa.
Ignorando el persistente dolor de cabeza, Darcy se retorció sobre el estrecho
colchón, usando sus pies para ayudar a empujarse a sí misma contra el cabecero
hasta una posición sentada.
No estaba más cerca de escapar, pero al menos no se sentía tan indefensa.
Gracias a Dios, ya que la puerta al otro lado de la habitación estaba siendo
empujada para revelar a una mujer ya familiar.
Su propia adorada madre.
La asquerosa perra.
Darcy se sorprendió momentáneamente por la fuerza de su ira hacia la mujer
que supuestamente la dio a luz.
Por supuesto, su primer encuentro difícilmente había sido el culmen de los
sueños. No a menos que sus sueños incluyeran el ser golpeada de forma
inesperada, secuestrada y estar encadenada a una cama. Pero mientras que
razonablemente ella podía esperar una sensación de traición e incluso decepción, la
aguda y tangible ira estaba definitivamente lejos de su carácter.
Tal vez porque Darcy ya no podía aferrarse a su sueño de la infancia de una
madre que era amable, gentil y amorosa.
Una madre que había sido obligada a renunciar a ella, pero que aún así
mantenía un profundo afecto por su hija perdida.
El conocimiento dejó un agujero de dolor en su corazón y le hizo desear
emprenderla a golpes con la mujer que la había creado.
Después de cerrar la puerta, la mujer se encaminó despreocupadamente
hacia la cama. Darcy se estremeció cuando un extraño cosquilleo corrió por encima
de su piel. Era una sensación que estaba empezando a asociar con estar en
presencia de un Were.
…los años 30 cuando fue encarcelado por el Gobierno Federal de los EE. UU. por evasión de
impuestos y enviado a la prisión de Alcatraz.
Traducido por: Grupo Inferno
308
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Como si algo en su cuerpo reconociera que estaba en compañía de su propia
especie.
Oh... mierda.
Deteniéndose cerca de la ventana, la mujer cruzó los brazos sobre su pecho
y permitió que su mirada asimilara la visión de Darcy.
Ella no parecía particularmente impresionada con su hija. No era de extrañar.
Darcy era muy consciente de que parecía una groupie61 de un grupo grunge62. Su
madre, en cambio, hacía gala de un traje-pantalón color marfil que parecía como si
saliera directamente de las páginas de moda, y su cabello había sido elegantemente
trenzado y enrollado en su nuca.
Ella habría sido impresionantemente hermosa si su expresión no hubiera sido
lo suficientemente fría como para helar el aire.
“Así que estás despierta,” comentó la mujer en un hosco tono.
Darcy entrecerró los ojos. “Eso parece.”
“Estaba empezando a temer que te hubiera golpeado demasiado fuerte.
Hubiera sido una lástima haberte matado después de que finalmente te hayamos
encontrado de nuevo.”
La ira que zumbaba a través del cuerpo de Darcy estaba a punto de
ebullición.
¿Eso era lo que su querida y amada madre tenía que decir?
¿Que se alegraba de que no la hubiera matado?
“Por favor, tu preocupación es abrumadora,” dijo Darcy entre dientes.
Una sonrisa burlona tocó los perfectos labios de su madre. “¿Preferirías que
besase tu pupa y te haga sentir mejor?”
“Considerando que fuiste la que me dio la pupa, creo que pasaré.”
“Haz lo que quieras.”
61
Grupie: fan del mundo de la música, en concreto mujeres fanáticas por sus ídolos hasta el punto
de tener sexo con ellos.
62
Grunge: subgénero del rock caracterizado por guitarras distorsionadas, melodías pegadizas y
repetitivas, y batería pesada de herencia punk y heavy metal, siendo más complejo que el punk en
sus melodías pero sin la pesadez del metal.
Traducido por: Grupo Inferno
309
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy se movió sobre el colchón, una oleada de irritación corrió a través de
ella por el sordo traqueteo de las cadenas.
“Ya que obviamente voy a ser una invitada aquí, tanto si quiero estar como si
no, creo que al menos deberías presentarte.”
“Pero tú ya me conoces, mi queridísima hija.” La sonrisa burlona se amplió.
“Por supuesto, me pondré bastante violenta si te atreves a llamarme madre. Yo soy
Sophia.”
Sophia. De alguna manera le pegaba, decidió Darcy. Mucho más que madre
lo haría jamás.
“Nunca se me ocurriría llamarte madre,” le aseguró ella mantecosamente a su
acompañante. “¿Dónde estoy?”
“En la guarida de Salvatore.” Sophia lanzó una mirada despectiva alrededor
de la habitación. “Una pocilga, ¿no es así?”
“Las he visto peores.”
“Quizás lo hayas hecho.” Su madre ladeó la cabeza mientras estudiaba la
feroz mirada de Darcy. “Tienes una apariencia frágil, pero hay fuego en tus ojos.
Como sólo es digno de tu posición. Necesitarás una gran dosis de fuego, hija mía.
La debilidad no es tolerada entre los Pura-Sangre.”
“Supongo que los buenos modales tampoco están en lo más alto de la lista.”
Darcy miró fijamente a los grilletes. “Cuando solía fantasear acerca de reunirme con
mi madre, no incluía ser atacada y encadenada a una cama.”
“Así no es como yo hubiera deseado que fuera nuestro primer encuentro,
pero es totalmente tu propia culpa, ya sabes.”
“¿Mi culpa?”
Sophia levantó la mano para estudiar su perfecta manicura. “Deberías haber
escuchado a Salvatore cuando se te acercó por primera vez. Nos habría salvado a
todos nosotros de una gran cantidad de problemas.”
Darcy soltó una corta e incrédula carcajada. ¿Le estaban echando la culpa
por ser acosada, estar aterrorizada, y ahora por despertar encadenada a una cama?
Esto se estaba pasando de la raya.
Traducido por: Grupo Inferno
310
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Perdóname, pero no suelo tener la costumbre de escuchar a hombres
extraños que me acechan por las calles de Chicago.”
“Una lástima. Te las arreglaste para hacer que Salvatore diera vueltas como
un idiota, que debo admitir que tiene sus momentos divertidos, pero yo no tengo su
paciencia. Es hora de que estés con tu familia.”
Familia.
¿Durante cuántos años había deseado una familia?
¿Estar rodeado de sus seres queridos en un lugar al que realmente podía
llamar casa?
Ella dio un brusco tirón de las cadenas. “Es curioso, yo no me siento muy
parecida a la hija pródiga. Tal vez sea la cosa esta de estar encadenada a la cama.”
“Tendrás a tu ternero cebado63 muy pronto, querida mía, pero primero tienes
que demostrar que estás dispuesta a aceptar tu posición entre los Weres,” dijo
Sophia arrastrando las palabras.
“Difícilmente puedo aceptar una posición sobre la que no sé nada.”
“Sí, es desafortunado que no fueras criada entre tu gente.” Sophia soltó un
largo suspiro de sufrimiento. “Tu ignorancia sobre nuestras costumbres está
haciendo todo esto mucho más difícil de lo que debería ser.”
Vale, eso era todo.
Estaba cansada, le dolía la mandíbula, y el una vez ardiente deseo de
descubrir la verdad sobre su pasado se había convertido en una amarga bola de
decepción en la boca de su estómago.
“¿Desafortunado?” Su voz se redujo a un gruñido furioso. “¿Es desafortunado
que fuera secuestrada cuando era un bebé y luego tirada de una casa a otra antes
de aterrizar en la calle? ¿Es desafortunado que haya pasado treinta años
sintiéndome como un bicho raro, siempre evitando a los demás y preguntándome
qué demonios está mal conmigo? ¿Es desafortunado que me entere de que soy
un... hombre-lobo por un extraño? Yo diría que es un poco más que desafortunado.”
Sophia rodó sus ojos mientras caminaba hacia la cama. “Oh, Dios, deja de
enfurruñarte. La vida es una perra para todos nosotros. Lo único que importa es que
NdT: metáfora o símbolo de celebración y regocijo por el regreso de alguien esperado, proviene de
la parábola del hijo pródigo del Nuevo Testamento.
63
Traducido por: Grupo Inferno
311
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
has vuelto a donde perteneces.” Ella se puso rígida con enfado cuando Darcy se
echó a reír repentinamente. “¿Qué es tan divertido?”
Darcy sacudió la cabeza mientras luchaba por contener su humor negro.
“Sólo estaba pensando en el viejo dicho.”
“¿Qué viejo dicho?”
“Ten cuidado con lo que deseas.”
Pasó un momento antes de que Sophia se diera cuenta de que Darcy se
estaba refiriendo a ella.
“Ah.” Una sonrisa desdeñosa tocó sus labios. “Salvatore me advirtió que
esperabas a una June Cleaver.”
Bueno, ¿qué demonios tenía eso de malo?
Cenas de cocina casera, ser arropada en la cama, un suave beso en la
mejilla...
Darcy hizo una mueca. “Y en su lugar conseguí a Queridísima Mama64.”
Sophia se encogió de hombros con indiferencia. “Supongo que eso es
bastante cierto. Sabes, realmente no soy una persona tan horrible, pero admitiré
que tengo poco interés en ser madre. Siempre pareció un trabajo muy tedioso con
pocas recompensas.”
“¿Qué pasa con el amor de tus hijos? Seguramente eso vale algo, ¿no?”
“Apenas lo suficiente. Tal vez cuando hayas sido una criadora durante unos
pocos siglos lo entenderás.”
Darcy hizo un sonido ahogado. No sabía lo que era una criadora, pero no
sonaba como una posición que quisiera asumir.
“¿Una criadora?,” preguntó ella con cautela.
64
NdT: referencia a la película ‘Queridísima Mamá’ (Mommie Dearest, 1981, Frank Perry), es la
plasmación cinematográfica del libro de Christine Crawford, hija adoptiva de la actriz Joan Crawford,
donde relataba la tiranía que la famosa estrella infringió a esta desde su infancia. Una relación llena
de conflictividad y crueldad, que tuvo su culminación al dejarla excluida del testamento; como
también sucedió con el otro hijo adoptivo de la actriz, favoreciendo la elaboración de un libro
“escandaloso” con el que la joven pretendió vengarse de su conocida progenitora adoptiva.
Traducido por: Grupo Inferno
312
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Eso es lo que somos, ya sabes,” dijo Sophia arrastrando las palabras. “Las
hembras Pura-Sangre tienen un propósito entre la manada, y ese es producir tantas
camadas como físicamente sea posible.”
Darcy abrió los ojos como platos. “Diosss, ¿realmente tienes... camadas?”
“¿Cachorros?” Ella soltó una aguda carcajada. “No, nuestros niños nacen
como humanos. Los llamamos camadas porque por lo general llevamos más de un
hijo a la vez, y por supuesto, tienen la sangre de los lobos.”
Bueno, eso era un cuasi-alivio. Y le recordó a Darcy la única cosa buena
dejada en todo este lío.
“¿Salvatore dijo que tengo tres hermanas?”
“Sí.”
“¿Me será permitido conocerlas?”
“Si podemos arreglárnoslas para capturarlas.” Los ojos verdes brillaron con
fastidio. “Están demostrando ser un gran dolor en el culo como tú, querida mía.”
Darcy estaba dividida entre el alivio de que sus pobres hermanas habían
logrado evitar su propio destino, y el lamento de que podría no conocerlas nunca.
Las hermanas parecían una cosa maravillosa que poseer.
“¿Hay otras?,” preguntó ella. “Quiero decir, ¿has tenido más de una...
camada?”
Hubo una pausa antes de que Sophia se encogiera de hombros. “He estado
embarazada más de un centenar de veces.”
“Buen Señor.”
“Los embarazos raramente duran más allá de los primeros meses. Ninguno
sobrevivió hasta el nacimiento a parte de ti y tus hermanas.”
Algo que podría haber sido pesar pasó brevemente por el hermoso rostro
antes de que Sophia se deslizara de nuevo bajo su máscara de indiferencia
sardónica.
El aliento de Darcy se detuvo en simpatía no deseada. Maldita sea. Ella no
quería considerar lo doloroso que podría ser para una mujer quedarse embarazada
una y otra vez sabiendo siempre que la muerte esperaba a un suspiro de distancia.
Traducido por: Grupo Inferno
313
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
O reflexionar sobre la idea de que ninguna mujer podría aprender a proteger
sus emociones de tales decepciones. Y tal vez incluso volverse cínicas con el paso
de los siglos.
No quería simpatizar con esta mujer que la trataba como si fuera un irritante
pedazo de propiedad perdida que era necesario para sus planes.
“Lo siento,” murmuró ella antes de que pudiera detener sus palabras.
“Es inevitable para los Weres.”
“¿Por qué?,” preguntó Darcy, recordando la referencia anterior de Levet a la
carencia de niños de los Weres. “Quiero decir... ¿Por qué tantos abortos
involuntarios?”
Sophia hizo un sonido de impaciencia. “Por favor, querida, usa ese cerebro
tuyo. ¿Puedes imaginar lo que le sucede al cuerpo de una mujer cuando cambia?”
Darcy hizo una mueca. No estaba del todo segura de lo que implicaba el
cambio, pero no sonaba nada bien.
“No, en realidad no me lo puedo imaginar.”
“Bueno, permíteme asegurarte que tan estimulante como pudiera ser,
también es extremadamente violento.”
“Oh.”
“Sí, oh.” Con un agitado movimiento, su madre caminó de un lado a otro por
el estrecho suelo. “Hay leyendas de que en la Edad Media una mujer Pura-Sangre
podía controlar sus cambios, incluso durante la luna llena, de modo que pudiera
llevar a sus hijos sin temor a un aborto involuntario. Si eso es cierto, entonces la
habilidad se perdió hace mucho tiempo.”
“¿Así que tienes que cambiar lo quieras o no?”
“Cuando hay luna llena, sí.” Sofía se detuvo para mirar a Darcy con una
significativa mirada. “Y, en ocasiones, cuando alguien es lo bastante estúpido como
para presionar mi temperamento.”
Darcy ignoró la menos que sutil amenaza. “Entonces, ¿cómo puedo ser tu
hija? Nunca he… cambiado de forma.”
“Y eso es lo que te hace tan especial, querida.” La verde mirada pasó
despectivamente sobre el delgado cuerpo de Darcy. “Una mujer Pura-Sangre que
no cambia. La perfecta máquina de criar.”
Traducido por: Grupo Inferno
314
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
¿Máquina de criar? Ew. No en esta vida.
Ahora, sin embargo, no parecía el momento de discutir el punto.
“¿Por qué yo no cambio?,” preguntó ella en su lugar.
“Dios mío, no me preguntes a mí.” Sophia hizo un leve escalofrío. “Salvatore
puede darte todos los aburridos detalles científicos. Algo que ver con la alteración
de las células o el ADN, creo.”
Darcy no trató de ocultar su sorpresa. Santa mierda. Ella había estado
preparada para lo extraño, lo insólito, e incluso lo místico. La experimentación
científica se encontraba en la parte inferior de la lista.
“¿Genética?”
“Sí, eso es.”
“¿He sido alterada genéticamente?”
“Sí, mi amor.” Una sonrisa burlona tocó sus labios. “Tú eres el equivalente
hombre-lobo del monstruo del Dr. Frankenstein.”
Un bajo gruñido resonó en la habitación cuando la puerta fue abierta de golpe
y Salvatore pasó por el umbral.
“Cierra la boca, Sophia, o te la cerraré por ti.”

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:54 am

Capítulo 22
Darcy inspiró bruscamente cuando el oscuro y ferozmente apuesto Salvatore
entró en la habitación. Como siempre, vestía un traje de seda que valía una
pequeña fortuna, este era de un color azul pálido con una corbata carbón oscuro. Su
cabello negro había sido alisado y atado en su nuca para revelar mejor la elegante
perfección de sus rasgos masculinos.
Su elegancia, sin embargo, no disminuyó la oscura agresividad que ardía en
los dorados ojos o el aire de violencia que repentinamente llenó la habitación.
Él no estaba contento con Sophia y parecía preparado para hacer algo al
respecto.
Darcy se tensó instintivamente. Si los dos Weres estaban a punto de pelear,
entonces no quería estar atada en el medio.
Pareciendo indiferente al peligro, Sophia caminó hasta estar detrás de
Salvatore, sus delgadas manos acariciando sus hombros con obvia intimidad.
“Todo, Salvatore. Ves, he conseguido llevar a cabo lo que tú no pudiste,” dijo
ella en un tono gutural. “No es de sorprender. Una mujer es normalmente más
capaz que un hombre, no importa lo superior que a él le guste creerse.”
Él se sacudió su toque encogiéndose de hombros, su mirada permaneciendo
en el pálido rostro de Darcy.
“Lo único que has conseguido llevar a cabo es aterrorizar a tu propia hija.
Espero que estés contenta.”
“Al menos ella está aquí y no en las garras de los vampiros,” replicó Sophia,
moviéndose para apoyarse contra la pared en una pose muy practicada. Era sin
duda una pose que haría que la mayoría de los hombres babearan, pero
desafortunadamente para ella, Salvatore en ningún momento se tomó la molestia de
mirar en su dirección. La expresión de ella se endureció. “Si tuvieras narices, la
habrías cogido en el momento en que llegaste a Chicago. Ella ya estaría en tu cama
y llevando su primera camada.”
“Hey.” Darcy le dio un frustrado tirón a las cadenas. “Espera un minuto…”
Traducido por: Grupo Inferno
316
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Déjanos,” interrumpió Salvatore en un tono bajo.
Sophia se echó a reír. “Dime, Salvatore, ¿eres lo suficientemente hombre
como para tomarla mientras está encadenada e indefensa?”
Un bajo gruñido brotó de la garganta de Salvatore mientras giraba lentamente
la cabeza.
“No te lo diré de nuevo, Sophia. Déjanos.”
Hubo un tenso momento antes de que Sophia finalmente ofreciera una
burlona reverencia. “Por supuesto, Su Majestad.” Moviéndose hacia la puerta, se
paró para echar una mirada por encima del hombro hacia la cama. “Intenta no
dañarla. Ella es mi hija, después de todo.”
Pronunciada su advertencia, Sophia salió al pasillo y cerró la puerta.
Sola con Salvatore, Darcy se movió con dificultad sobre la cama. En realidad
ella no creía que este hombre pudiera realmente violarla mientras estaba
encadenada a la cama. No después de que hubiera tenido tanto cuidado durante los
pasados días para intentar ganarse su confianza.
Pero se sintió irritantemente vulnerable cuando él avanzó hacia la cama y
bajó la mirada hacia ella.
Su madre había dejado dolorosamente claro que ella había sido diseñada
genéticamente para un propósito: tener hijos para los Weres.
Estaban obviamente desesperados.
¿Cuánto tiempo podría durar la paciencia de Salvatore?
Ella retrocedió cuando él alargó una esbelta mano hacia su cara. “No me…”
Los oscuros ojos destellaron con arrepentimiento. “Darcy, yo no quise que
esto fuera así. ¿Estás herida?”
“No me toques.”
Su mano cayó y su expresión se volvió una de arrogancia herida.
“A pesar de mi herencia, no soy un animal, Darcy. Yo no te haría daño.”
Traducido por: Grupo Inferno
317
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“No. Pareces tener un interminable surtido de mujeres para hacerlo por ti,”
murmuró ella, aún picada por el golpe que había recibido de su madre. Por no
mencionar su pelea con la adorable Jade.
La nariz de él se ensanchó con una ira que llenó la habitación con un
punzante calor.
“Tengo un interminable surtido de mujeres que poseen el mal hábito de
interferir en mis asuntos.”
Ella difícilmente podía discutir con eso.
“¿Y cuál es tu asunto conmigo?”
“Ya te lo he dicho, cara.” Su mirada recorrió hacia abajo lentamente la
longitud de su cuerpo. “Quiero que seas mi consorte. Te aseguro que es una
posición de gran honor entre nuestra gente.”
Ella se apretó contra el duro colchón. No era que ella fuese totalmente ajena
a la atracción de este hombre. Era apuesto hasta quitar el aliento y bendecido con la
clase de carisma que la mayoría de las mujeres encontrarían irresistible.
Tal vez en diferentes circunstancias podría haberse encontrado encantada
con sus atenciones.
Pero las circunstancias actuales incluían ser acosada, encadenada a una
cama, e informada de que poseía un útero alterado genéticamente para que pudiera
llevar camada tras camada para la manada.
No era el tipo de cosa que encandilaba a ninguna mujer.
Además, no era Styx.
Y eso era todo.
“No dudo de que es una posición de gran honor,” dijo ella lentamente. “Pero,
¿y si no la quiero?”
Él sonrió revelando sus perfectos dientes blancos. “Lo harás.”
“Estás muy seguro de ti mismo.”
“Nuestra unión estaba destinada desde el día en que naciste. No hay
escapatoria.”
Traducido por: Grupo Inferno
318
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Ella miró fijamente hacia sus muñecas. “Obviamente no, si tienes la intención
de mantenerme encadenada a la cama.”
“Te liberaría si me dieras tu palabra de que no intentarás escapar.” Su sonrisa
se desvaneció cuando encontró su mirada fijamente. “¿Puedo tener tu promesa?”
Darcy apretó los dientes. Sería tan sencillo mentir. Tan sólo abrir los labios y
prometerle lo que quisiera.
Es lo que quería hacer.
La confianza de Salvatore podría muy bien ofrecerle la oportunidad de
escapar. Razón suficiente para cualquier mentira.
Pero lo más importante, si pudiera liberarse pronto, entonces podría regresar
con Styx antes de que el peligroso vampiro hiciera la horrible situación aún peor.
Darcy se estremeció. No sabía qué hora era, pero sospechaba que era
pasada la tarde. Lo que significaba que la puesta del sol estaba sólo a una o dos
horas.
Sólo una o dos horas antes de que Styx pudiera ser capaz de seguir su rastro
y cargar al rescate.
Ella haría cualquier cosa para evitar la inevitable confrontación.
Desafortunadamente, la palabra simplemente no cruzaría sus labios.
Ella no podía pronunciar una descarada mentira bajo esa firme mirada.
“No.”
“Entonces me temo que las cadenas deben permanecer,” dijo él. “Al menos
por un tiempo. Finalmente te reconciliarás con tu destino.”
Darcy soltó una corta carcajada sin humor. “¿Para convertirme en una...
criadora? No lo creo.”
La expresión de Salvatore se endureció con enfado. “Obra de Sophia,
supongo. Debería aprender a mantener su boca cerrada.”
“¿Por qué?” Darcy estudió sus oscuros ojos. “¿Tenías la intención de
mantener en secreto el hecho de que soy un experimento científico? ¿O que mi
único propósito en la vida es producir tantos niños como sea posible?”
Traducido por: Grupo Inferno
319
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Sorprendentemente, él hizo una mueca ante su contundente acusación. Aún
más sorprendente, sus ojos se oscurecieron como si sintiera al menos un pequeño
pinchazo de culpabilidad.
“Cara, no es ningún secreto que durante siglos los Weres han ido
desapareciendo,” dijo él en voz baja, un dolor inconfundible tocando sus palabras.
“Las hembras Pura-Sangre pierden más y más niños, e incluso los callejeros se han
vuelto raros. Estamos mirando rápidamente a la cara de la extinción.”
Darcy se mordió el labio mientras su estúpido corazón amenazaba con
ablandarse. “Yo... lo siento, pero...”
Salvatore alzó una esbelta mano. “Espera. Quiero que lo entiendas, Darcy”
dijo él, su tono casi suplicante. “Contraté a un batallón entero de médicos y
científicos para que nos ayudaran sencillamente porque estamos desesperados.
Tenemos que tener hijos, si hemos de sobrevivir.”
Ella luchó por aferrarse a su perfectamente razonable ira. Ella era una
persona, no un pedazo de propiedad para ser fabricada y empujada a su papel
correspondiente.
“¿Y se les ocurrió la brillante idea de hacer el tonto con mi ADN?,” preguntó
ella.
“Los científicos aislaron los genes que nos hacen cambiar y los suprimieron
en ti y en tus hermanas.” Él hizo una pausa antes de alargar la mano para tocar
suavemente su mejilla. “Se espera que serás capaz de dar a luz a mis hijos si no
cambias.”
Darcy se alejó de un tirón de su prolongado toque. “¿Tus hijos?”
Sus oscuras cejas se levantaron. “Yo soy el rey. Siempre me es dada la
primera elección de hembras.”
Su breve destello de simpatía fue efectivamente aplastado.
Eso tiende a ocurrir cuando un hombre comenzaba a ladrar como si no
tuviera un cerebro en su cabeza.
Siempre me es dada la primera elección de hembras...
Imbécil.
“No ésta hembra,” contestó ella bruscamente.
Traducido por: Grupo Inferno
320
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Él frunció el ceño, casi como si fuera tomado por sorpresa por su enfado.
“Eres parte de mi manada, cara. Es la tradición.”
“Puede ser tu tradición, pero ciertamente no es la mía,” dijo ella entre dientes.
Jesús, y ella pensaba que Styx era arrogante. Él era un aficionado en comparación
con este hombre. “¿De verdad crees que yo saltaría a la cama con un completo
desconocido por cualquier razón?”
Salvatore alzó las cejas. “No me opongo a esperar un día o dos para llegar a
conocernos mejor.”
“¿Un día o dos?”
Él se encogió de hombros. “Para entonces serás fértil.”
Darcy soltó un estrangulado sonido. “Mierda. ¿Alguien te ha dicho alguna vez
que tus frases para ligar apestan?”
Sus labios se crisparon. “¿Quieres que te corteje con palabras dulces y falsas
promesas?”
Darcy se puso rígida al recordar la oscura y hermosa voz de Styx susurrando
en su oído mientras le hacía el amor.
Eso es lo que quería.
Tan desesperadamente que hacía que le doliera el corazón.
“Puedes guardar tus dulces palabras para alguna otra mujer.”
“Para los próximos meses no habrá otra mujer.” Sus ojos se entrecerraron.
“Hasta que estés embarazada te seré fiel.”
Ella se lo quedó mirando durante un buen rato.
“No puedes hablar en serio.”
“Hablo completamente en serio.”
Ella soltó una corta carcajada. “Justo cuando pensaba que esto no podía ser
peor de lo que es.”
“Acabo de prometer serte fiel. ¿Cómo puede eso ser peor?”
Traducido por: Grupo Inferno
321
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Ella se incorporó desde el cabecero para fulminarlo con una estrecha mirada.
“Dime, Salvatore, después de haber producido una camada para ti, ¿voy a ser
pasada a los otros machos Pura-Sangre para que puedan probar su suerte?”
Él la miró con el ceño fruncido. “Tendrás tu elección de compañeros de
cama.”
Disgustada por toda la situación, Darcy alzó la barbilla. Ya era suficiente. Se
tiraría por la ventana antes de estar de acuerdo con este desalmado arreglo.
Los niños deberían ser el resultado de dos personas que están
comprometidos el uno con el otro y pueden proporcionar un hogar lleno de amor y
seguridad.
Ella entendía esa necesidad más que nadie.
Además, ella ya pertenecía a otro.
Ni la raza, ni el deber, ni los grilletes de hierro cambiarían nunca eso.
“Sólo hay un hombre que tendré en mi cama, y no es un Were.”
Un agudo silencio descendió mientras Salvatore se acercaba a la cama.
“Olvídate de tu vampiro,” gruñó él. “Por mucho que odie estar de acuerdo con
Sophia en algo, ella tiene razón. He perdido demasiado tiempo. Me perteneces a mí.
No hay opción para ninguno de nosotros.”
Darcy sacudió lentamente la cabeza. “No.”
“Sí, cara.” Él asió su barbilla en un hiriente agarre. “Esta noche bajo la luna te
haré mía.”
A diferencia de Darcy, la verdad es que Styx no estaba encadenado a una
cama. Sin embargo, él estaba firmemente encerrado en una oscura celda muy por
debajo de la elegante casa de Dante.
No era el primer lugar en el que nadie esperaría encontrar al poderoso
Anasso, líder de todos los vampiros. Y no era el primer lugar en el que el poderoso
Anasso querría estar.
Traducido por: Grupo Inferno
322
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Afortunadamente para todos los involucrados, mientras las horas del día
pasaban lentamente, Styx consiguió recuperar el control de su atronadora furia. De
hecho, se vio obligado a admitir que no había dejado mucha elección a sus amigos.
Decir que había estado irritado cuando había descubierto que los Weres
habían tomado a Darcy durante su ausencia sería como decir que un huracán de
categoría cinco no era más que una fuerte brisa.
Más francamente, había estallado en una negra cólera.
Sin sus amigos, no sólo habría matado a los vampiros traidores que habían
tratado de secuestrar a Darcy y la habían asustado hasta salir de la seguridad de la
casa, sino que habría cargado ciegamente hacia el amanecer en un esfuerzo por
recuperar a su compañera.
Una sentencia de muerte segura y, sin duda, precisamente lo que los Weres
habrían esperado que sucediera.
Ahora, mientras el atardecer se acercaba, se obligó a dejar de lado sus
distractoras emociones y examinar la situación con la diminuta cantidad de lógica
que pudo reunir.
La cual no era malditamente mucha, admitió con tristeza.
Podría no estar haciendo espuma con la boca por la furia, pero su necesidad
de llegar hasta Darcy era un doloroso sufrimiento que agarraba todo su cuerpo.
Aún así, era suficiente para asegurarle que tendría que convencer a sus
amigos de que había recuperado su cordura si iba a salir de esta celda y seguir el
rastro de su compañera.
Avanzando hacia la puerta, habló con la fría autoridad que era mucho más de
su estilo.
“Viper, sé que puedes oírme. Tienes exactamente un minuto para reunirte
conmigo.”
Se oyó el ruido de pisadas, pero la puerta permaneció firmemente cerrada.
“Tómalo con calma, viejo. Estoy aquí.”
“Abre esta puerta.”
“Cuando la noche haya caído totalmente.”
Traducido por: Grupo Inferno
323
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Viper.” Su voz podría haber congelado el Sahara. “Abrirás esta puerta o
echaré abajo toda la casa sobre nuestras cabezas.”
“Esa forma de hablar es muy poco probable que me convenza de que debes
ser liberado,” señaló Viper. “Después de todo, te encadené para evitar que te
mataras a ti mismo. No saldrás hasta que esté seguro de que has recuperado el
juicio.”
Styx se tragó la furia que amenazaba con alzarse. Malditos amigos
entrometidos.
“Has marcado tu punto. No tengo la intención de hacer nada estúpido.”
“¿Tengo tu palabra de que no saldrás de esta habitación hasta que haya
caído la noche?”
“Mi palabra,” se obligó a decir, dando un paso atrás mientras la puerta se
balanceó abierta fácilmente. Esperó a que Viper estuviera en la estrecha habitación
antes de alargar el brazo para agarrar su camisa de seda negra en un feroz apretón.
“¿Qué has descubierto?”
Viper hizo una mueca pero no intentó alejarse mientras estudiaba la
devastada expresión de Styx.
“Shay consiguió seguir el rastro de Darcy de vuelta a la guarida de Salvatore.”
Sus dientes se apretaron. Era lo que esperaba, pero eso no hizo el dolor
nada menor.
“¿Está segura de que Darcy todavía está allí?”
“Sí.”
“¿Está...?” Styx se vio obligado a parar y aclararse la garganta. “¿Está
herida?”
Viper subió la mano para agarrar su brazo. “Ella está bien. Styx, los Weres no
le harán daño. No, siempre y cuando la necesiten.”
Styx gruñó en el fondo de su garganta. “Al parecer, ella estaba sangrando
cuando fue sacada de los terrenos.”
“Apenas más que un rasguño.”
“¿Y si fuera Shay?”
Traducido por: Grupo Inferno
324
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Los pálidos y elegantes rasgos se endurecieron. “Entonces, yo sería el que
estaría encerrado en esta habitación.”
“Precisamente.”
“Y tú serías el que me advirtiera de que sería una soberana estupidez
lanzarse hacia la guarida de Salvatore sin al menos un plan.” Viper alzó las cejas.
“Creo que hemos cometido suficientes meteduras de pata por una semana, ¿no
crees?”
Styx soltó bruscamente el agarre sobre su amigo y se giró para caminar de
un lado a otro por el suelo de tierra.
No podía negar que había hecho más que su cupo completo de meteduras de
pata. Una debilidad inaudita para el vampiro que era famoso por su impecable
lógica.
Y una debilidad que tenía la firme intención de dejar atrás.
No habría meteduras de pata cuando se trataba de rescatar a Darcy.
Girándose bruscamente, Styx descubrió a su camarada mirándolo con un
preocupado ceño fruncido.
“¿Dónde está la gárgola?”
Viper parpadeó ante la abrupta pregunta. “Aún en forma de estatua.” Él dio un
paso hacia adelante. “Styx, espero que no le cargues la culpa. Hizo lo que pudo
para proteger a Darcy, y para ser honesto, no estoy seguro de que puedas hacerle
sentir peor de lo que ya está.”
“Tranquilo, Viper.” Styx agitó una mano impaciente. “Sé que el pequeño
contuvo a los traidores para que Darcy pudiera tratar de escapar. No olvidaré su
valor.”
El ceño fruncido de Viper se mantuvo. “Entonces, ¿por qué lo necesitas?”
“Ha estado en la guarida de Salvatore. Espero que pueda dibujarnos un mapa
de las habitaciones y nos dé por lo menos una idea aproximada de dónde podrían
estar reteniendo a Darcy.”
“Ah.” Viper asintió con la cabeza lentamente, sus ojos entrecerrándose
mientras consideraba las posibilidades. “Si pudiera deslizarse dentro de forma
desapercibida también podría decirnos a cuántos callejeros tendremos que pasar
para llegar a ella. Prefiero no ser cogido desprevenido de nuevo.”
Traducido por: Grupo Inferno
325
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx sonrió. Un frío propósito estaba alojado en su corazón mientras
finalizaba sus planes en su mente.
Muy pronto tendría a Darcy de nuevo en sus brazos, donde ella pertenecía.
Nada menos sería tolerado.
“En realidad, no tengo ninguna intención de luchar contra nadie si puedo
evitarlo.”
Viper soltó una ahogada carcajada. “¿Realmente puedes verlo como una
opción?”
Styx se pasó los dedos con impaciencia a través de su largo pelo. Necesitaba
una ducha y cambiarse de ropa. También tendría que alimentarse antes de dejar la
casa de Dante. No iría a por Darcy sin estar con toda su fuerza.
“Tiene que serlo,” dijo él en un tono distraído, sus pensamientos centrados en
las armas que podían llevar con más facilidad.
“No temes a los Weres, ¿verdad?”
“Jamás.” Styx sonrió de medio lado. “Pero temo a mi compañera.”
“Muy inteligente, pero aún no lo entiendo.”
“Por mucho que desee castigar a los Weres por atreverse a ponerle una
mano encima a Darcy, conozco su tierno corazón demasiado bien.” Él hizo un
irritado encogimiento de hombros. “Nunca me perdonaría si fuera a aniquilar a su
familia largo tiempo perdida.”
“No puedes creer que ella se fuera con ellos voluntariamente, ¿no?”
“No. Prometió que me esperaría aquí, y ella nunca rompería su palabra,” dijo
Styx con absoluta confianza. “Pero eso no cambia nada. Ella podría estar furiosa por
ser secuestrada, pero ella preferiría quedarse como prisionera que tener sangre
derramada en su defensa. Especialmente si esa sangre resulta pertenecer a
miembros de su manada.”
“Ella no tiene manada. Ella nos pertenece a nosotros ahora,” replicó Viper.
Styx no pudo evitar sonreír. Su amigo podría haber albergado profundas
sospechas cuando se trataba de Darcy, pero ahora que era la compañera de Styx,
Viper lucharía hasta la muerte para protegerla.
Traducido por: Grupo Inferno
326
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“No podría estar más de acuerdo. Es a Darcy a quien tenemos que
convencer.”
La molestia tocó el pálido rostro. Viper siempre prefirió un enfoque directo.
Sin duda, porque era un mortal guerrero que era temido por todos.
“¿Tienes la intención de negociar su liberación?,” preguntó él.
“Sólo como último recurso,” reconoció Styx. Por mucho que prefiriera limpiar
a los Weres de la faz de la tierra, haría lo que fuera necesario para liberar a Darcy.
Incluido tragarse el famoso orgullo de la raza de los vampiros. “Espero ser capaz de
deslizarme dentro y cogerla antes de que los Weres se den cuenta de mis
intenciones.”
Hubo un incrédulo silencio antes de que Viper riera repentinamente.
“Oh, por supuesto. ¿Qué podría ser más fácil que escabullirse bajo las
narices de una docena o más de hombres-lobo y largarse con su posesión más
preciada? ¿Tal vez más tarde esta noche podamos alterar el universo?”
Styx plantó las manos en las caderas. “¿Dudas de mi habilidad, viejo amigo?”
“No, dudo de tu cordura.”
“Pisas un terreno peligroso, Viper.”
Fue el turno de Viper para caminar de un lado a otro.
“Sangriento infierno, no te acercarás a menos de una milla de la guarida sin
que los Weres lo sepan,” gruñó él. “Por mucho que me disgusten, no son en
absoluto estúpidos y poseen habilidades que no están muy por debajo de las
nuestras.”
“Las cuales tengo la intención de usar a mi favor.”
Viper se detuvo bruscamente. “¿Y cómo planeas hacer eso?”
“Ellos esperarán que ataque la guarida con toda la fuerza.”
“¿Crees que bajarán la guardia cuando no lo hagas?”
“Todo lo contrario.” Una sonrisa tocó los labios de Styx. Era una sonrisa que
enviaría a la mayoría de quienes lo conocían a huir despavoridos. “Tengo la
intención de que estén en total estado de alerta cuando tú y tu clan rodeéis la
guarida.”
Traducido por: Grupo Inferno
327
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Pasó un momento antes de que Viper finalmente le devolviera la sonrisa.
“Una distracción.”
“Exactamente.”
“Y mientras estamos haciendo sonar nuestras espadas y amenazando con
horribles castigos, tienes la intención de colarte por la puerta trasera y coger a tu
compañera.”
“Sí.”
Viper hizo un lento y reacio asentimiento con la cabeza. “Podría funcionar,
pero no quiero que vayas solo.”
Styx frunció el ceño. “Aprecio tu preocupación, Viper, pero ambos sabemos
que puedo moverme mucho más rápido y con menos posibilidades de atraer la
atención si voy solo.”
“Y si algo te sucede no tendré forma de saber que Darcy se encuentra aún en
necesidad de rescate,” le replicó él suavemente. “¿O prefieres que permanezca en
manos de los Weres?”
“Maldito seas,” murmuró Styx, sabiendo que había sido cuidadosamente
manipulado. Apretando sus manos, asintió bruscamente. “Llevaré a la gárgola, pero
le advertirás que va a seguir cada una de mis órdenes sin preguntas, o yo mismo le
tiraré a los lobos.”



_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 36
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   Mar Ene 04, 2011 11:55 am

Capítulo 23
Salvatore estaba de un humor de perros al salir de la habitación de Darcy y
fue a buscar a sus callejeros para asegurarse de que estaban preparados para la
inevitable llegada de los vampiros.
Admitió abiertamente que poseía su parte de arrogancia.
Y sin duda una saludable ayuda de vanidad.
Desde el día de su nacimiento había sido consentido por cada Were que
encontró. Él era el rey destinado. Un Pura-Sangre de impecable linaje que había
revelado un poder y fuerza más allá de los demás, incluso en sus primeros años. Y,
por supuesto, había sido bendecido con el tipo de belleza masculina que había
hecho a las mujeres librar batallas por él. Algunas veces hasta la muerte.
Era poco sorprendente que asumiera que cualquier mujer estaría ansiosa por
tenerlo en su cama.
Entrando en su oficina privada, cruzó el vacío suelo y se sirvió un largo trago
de brandy65.
Su orgullo herido le urgía a regresar escaleras arriba y demostrar a la perra
ingrata qué placeres estaba tirando a un lado tan descuidadamente.
No había dedicado décadas a perfeccionar sus habilidades de seducción
para nada.
Ninguna mujer dejaba su cama insatisfecha.
Pero una gran parte de él se negaba a ceder a tan bajos instintos.
Como le había dicho a Darcy, él no era un animal.
Tomar a una mujer contra su voluntad era absolutamente repugnante. Incluso
si significaba ganar los preciados niños que tan desesperadamente necesitaban.
65
Brandy: también llamado coñac.
Traducido por: Grupo Inferno
329
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
¿Y ahora qué?
Salvatore se puso rígido cuando el aroma del caro perfume llenó el aire. Sólo
por un momento consideró hacer una evasiva por la cercana ventana. Podría trepar
fácilmente por el lateral del edificio y encaminarse hacia la azotea.
Sus dientes chasquearon juntos al darse cuenta de la cobarde dirección de
sus pensamientos. No temía a ningún hombre, y desde luego a ninguna mujer.
Ni siquiera a Sophia.
Obligándose a apoyarse casualmente contra el escritorio, estaba bebiendo
tranquilamente un sorbo de su brandy cuando la puerta fue abierta y la hermosa
Pura-Sangre entró caminando por la habitación.
Una débil sonrisa tocaba sus labios cuando se detuvo ante él y permitió a su
descarada mirada vagar sobre él.
“Pobre Salvatore, no pareces particularmente feliz para un hombre a punto de
llevar a la cama a su consorte,” dijo ella arrastrando las palabras.
Él suspiró con deliberado aburrimiento. “Lárgate, Sophia.”
Los verdes ojos brillaron con enfado. Era una mujer que esperaba que cada
hombre a su alrededor estuviera jadeante de deseo cuando ella estaba cerca.
“¿Cómo podría?” Su mirada cayó a su vaso medio vacío. “Como madre, debo
preocuparme cuando descubro al compañero de mi hija ahogando sus penas en
brandy.”
“Un trago difícilmente es ahogar.”
“Ah, ¿entonces estas bebiendo porque es el único modo de que puedas
obligarte a realizar tu deber?” Ella hizo un burlón chasquido con su lengua. “Que
triste.”
“Cállate, Sophia.”
“¿No la encuentras atractiva?”
“La encuentro considerablemente más atractiva que a su madre.”
“Despiadado.” Ella hizo una corta y quebradiza carcajada. “Dime qué te está
molestando.”
Traducido por: Grupo Inferno
330
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Salvatore apuró el final de su brandy y puso el vaso sobre el escritorio con un
bajo chasqueo.
“Tu hija ha decidido que no le apetece especialmente tenerme como su
consorte.”
“¿Qué importa eso?” Sophia hizo un indiferente encogimiento de hombros.
“Ella está aquí ahora y en tu poder.”
“Y reacia.” Él se enderezó abruptamente, resistiendo el impulso de abofetear
a la mujer. A Sophia le gustaban los hombres rudos. No iba a darle la satisfacción.
“Yo no violo a las mujeres.”
Sintiendo con facilidad su ardiente violencia, Sophia le ofreció una sonrisa
burlona.
“No dudarás de tus poderes de persuasión, ¿verdad? Realmente, Salvatore,
pensé que tenías más pelotas que eso.”
Él soltó un bajo gruñido. Cómo demonios esa dulce e inocente niña escaleras
arriba había salido del útero de esta mujer sería por siempre un misterio.
“Mis pelotas no son el problema. Ella cree que está enamorada del vampiro.”
“¿Y? Ella lo olvidará con el tiempo.” Sophia alargó la mano para pasar una
arreglada uña bajando por el pecho de Salvatore. “El amor no es más que una falsa
ilusión que los hombres usan para atrapar a las mujeres en una perpetua
esclavitud.”
Salvatore hizo una mueca. “Encantador.”
“No creerás en el amor, ¿verdad?”
Salvatore mantuvo su expresión impasible. El amor entre los Weres no era
más que un mito ahora. La búsqueda de hijos se había vuelto la absorbente meta, y
nada tan mundano como las emociones, incluso la pasión, era permitido que
interfiriera.
Sería visto como nada más que una fatal debilidad si admitiera que en las
profundidades de la noche él deseaba descubrir a aquella única mujer que podía ser
su verdadera compañera.
Dándose cuenta de que Sophia estaba estudiándolo con una creciente
curiosidad, Salvatore se obligó a dar un encogimiento de hombros nada galante.
“No importa si lo hago o no. Mientras que Darcy…”
Traducido por: Grupo Inferno
331
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Oh, por el amor de Dios, sólo ve escaleras arriba y termínalo.” Sophia gruñó
con desagrado. “Una vez que la hayas dejado embarazada puedes entregarla a
alguien que no posea tu refinada sensibilidad. ¿Qué hay de Huntley? Él tiene un
gusto por forzarse sobre mujeres renuentes.”
Salvatore se tensó. No podía creer que incluso Sophia podía ser lo
suficientemente insensible como para entregar a su hija a un animal tan salvaje.
“Realmente eres una perra.”
“Si, lo sé.”
Alzando su mano, Salvatore estaba a punto de sacar físicamente de su
estudio a la irritante mujer cuando se detuvo abruptamente.
Sus sentidos agudizándose en plena alerta mientras inclinaba la cabeza
hacia atrás y olfateaba el aire.
“Algo viene.”
Sophia soltó un agudo siseo. “Maldición, son los vampiros.”
“Bien.” Una fría sonrisa tocó los labios de Salvatore. Todos los pensamientos
sobre Darcy y su desagradable deber fueron olvidados mientras una oleada de
anticipación lo recorría. Esto era lo que quería. La oportunidad de librarse él mismo
de la cruz de su existencia de una vez por todas. Acertadamente o
equivocadamente, culpaba totalmente a los vampiros por el declive de los Weres. Y
más especialmente a Styx. Ellos pagarían por los errores cometidos a su raza. “Una
vez que Styx entre en mi guarida, seré libre para matarle. Ni siquiera la Comisión
puede condenar a un Were por proteger su territorio.”
Sophia caminó de un lado a otro por la habitación con obvia agitación.
“¿Crees que él sería tan estúpido?”
“¿No prestas atención a nada?”
Ella le lanzó una afilada mirada. “Si tienes algo que decir, solo escúpelo.”
“Está emparejado con ella.”
“¿Emparejado?” Ella tropezó deteniéndose.
“Pude olerle sobre toda ella. Nada le detendrá de intentar llegar a ella.”
Traducido por: Grupo Inferno
332
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Estas chiflado?” Sophia estaba pálida mientras su mano subía hasta su
corazón. “¿Un vampiro emparejado? Nos matará a todos.”
“No estoy falto de destreza en la batalla, Sophia.” Contestó bruscamente
Salvatore, su orgullo ofendido. “También tengo a los callejeros situados y varias
desagradables sorpresas preparadas. No nos encontrarán como la presa fácil que
ellos esperaban.”
Sophia soltó una carcajada sin humor mientras se dirigía hacia la puerta.
“Eres un idiota, Salvatore, y por una vez no tengo la intención de quedarme
para ser despedazada por los chupasangres.”
“Perfecto, huye Sophia. He estado cediendo y arrastrándome con los
arrogantes bastardos. Tengo la intención de quedarme y luchar.”
Ella se detuvo para mirar sobre su hombro. “Volveré para enterrar lo que
quede de tus restos.”
Salvatore observó mientras la puerta se cerraba detrás de la forma que se
batía en retirada antes de girar su cabeza y escupir en el suelo.
“Cobarde.”
A pesar de su indudable habilidad y la fluida gracia de sus movimientos, Styx
se encontró luchando por mantener el paso de la diminuta gárgola.
No era sorprendente, considerando que la pequeña estatura de Levet le
permitía ajustarse perfectamente al estrecho túnel de desagüe, mientras que el
cuerpo de Styx, mucho más grande, estaba doblado casi a la mitad.
Peor aún, el hedor que llenaba el rancio aire era suficiente para repeler al
demonio más decidido.
Pateando a un lado a una rata lo suficientemente grande como para tragarse
un pequeño coche, Styx chocó su cabeza contra un perno de acero que sobresalía
del techo.
“Por los dioses, gárgola, aminora tu paso,” siseó él mientras sus dedos se
alzaban para contener el repentino flujo de sangre.
Traducido por: Grupo Inferno
333
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Levet miró por encima del hombro dando un aleteo con sus alas. “¿Pensé
que estabas ansioso por llegar hasta Darcy?”
Styx gruño en la parte baja de su garganta. La necesidad de estar con su
compañera lo tenía cercano a la locura. Sólo la comprensión de que la fría y concisa
lógica era lo necesario para llegar hasta Darcy mantenía a raya su aullido de dolor.
“En caso de que no te hayas dado cuenta, soy considerablemente más
grande que tú.”
Levet entrecerró su mirada. “Oh claro, tira tu tamaño en mi cara.”
Styx mantuvo su paciencia con un esfuerzo. Si no supiera que la gárgola
adoraba a Darcy casi tanto como lo hacía él, ya hubiera estrangulado al molesto
idiota.
“Mi punto es que encuentro mucho más difícil moverme furtivamente a través
de las alcantarillas. ¿Cuánto más tenemos que avanzar?”
Como si sintiera el frágil control de Styx, la gárgola se volvió antinaturalmente
sombría.
“Hay una entrada justo a unas pocas yardas.”
Bueno, gracias a los dioses por eso. “¿Y se abre al interior del aparcamiento
subterráneo?”
“Si. Hay unas escaleras que podemos tomar a las plantas superiores.”
“Sin duda estarán protegidas,” murmuró Styx, frustrado por su incapacidad
para sentir a través del pesado hierro lo que le rodeaba. No dudaba ni por un
momento que Viper y los miembros de su clan ya estuvieran rodeando el decrépito
hotel. Y que los lobos estaban completamente distraídos por la horda de vampiros.
Pero él no estaba por subestimar a Salvatore. Él no dejaría a Darcy completamente
desprotegida. “Debemos golpear antes de que sea dada ninguna alarma.”
“No te preocupes, vampiro. Tengo el hechizo perfecto…”
“No. Sin hechizos”, ordenó Styx en un feroz tono. “Yo trataré con cualquier
callejero que nos podamos encontrar.”
Levet soltó un ofendido gruñido. “Cabrón ingrato.”
“He visto tu magia, Levet. No expondré a Darcy a tus contratiempos.”
Traducido por: Grupo Inferno
334
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
La gárgola mostró una astuta sonrisa por encima del hombro. “Lo tienes
crudo, viejo.”
Si esperaba molestar a Styx, estaba perdiendo el tiempo. Styx se había
reconciliado consigo mismo con el conocimiento de que su mundo giraba ahora en
torno a una diminuta mujer. Y asombrosamente, había sido casi indoloro. Casi. “Ella
es mi compañera.”
Levet cayó en un feliz silencio mientras andaban pesadamente a través del
lodo del túnel de desagüe. No que Styx esperara que durase mucho. El cielo estaba
más cerca de caerse que esta gárgola de mantener sus labios sin moverse.
El milagro duró menos de un minuto. Aclarando su garganta, Levet mantuvo
su cabeza girada hacia delante.
“¿Sabes que es posible que ella prefiera quedarse con su familia?,” dijo él.
Styx se sobresaltó. Condenada gárgola. El desolador pensamiento era una
distracción que no necesitaba en este momento.
Empujándose hacia delante a través del húmedo y sucio desagüe, Styx
apretó sus dientes contra la llamarada de dolor.
“He considerado esa posibilidad.”
“¿Y?,” pinchó Levet.
O el demonio era estúpido, o increíblemente ingenuo. Nadie con una mínima
cantidad de sentido común metía el dedo en la yaga de un vampiro.
“Y no me la llevaré contra su voluntad,” dijo Styx entre dientes.
“¿De verdad?” Levet soltó una sorprendida risita. “Eso no es muy…
vampírico.”
No lo era, por supuesto.
E iba contra todos sus instintos.
Pero había aprendido por la vía dura que no podía obligar a Darcy a
permanecer a su lado.
Sus facciones se asentaron en siniestras líneas. “No he dicho que no
dedicaré el resto de la eternidad a intentar hacerla cambiar de parecer.”
Traducido por: Grupo Inferno
335
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Hubo una corta pausa antes de que la gárgola soltara un débil suspiro. “Ella
te tendrá, Styx. A pesar de su buen juicio, parece tener el deplorable mal gusto de
haberse enamorado de ti.”
Styx encontró su corazón saltando por las palabras del demonio. Justo como
si fuera un débil y emocional humano en vez del maestro y comandante de todos los
vampiros.
Patético.
Verdaderamente patético.
Pero, ¿qué podía hacer un demonio atrapado en la agonía del amor?
“¿Ella te confesó eso?,” preguntó él.
“No tuvo que hacerlo. Soy francés.” Levet hizo un despreocupado gesto con
la mano. “Reconozco el amor cuando lo veo.”
Styx ni siquiera se dio cuenta cuando su cabeza golpeó con otro perno
colgante.
Sabía que Darcy sintió una conexión con él. Y que las emociones de ella
estaban profundamente enredadas.
Incluso se atrevió a esperar que con el tiempo, ella estuviera dispuesta a
ofrecerse a sí misma y completar su unión.
Lo que no sabía era si sería suficiente como para superar su profundo anhelo
de una familia.
Apretando sus dientes, Darcy continuó tirando de los grilletes de hierro. Sus
muñecas ya estaban hinchadas y exudando sangre por sus forcejeos, pero se
negaba a admitir la derrota.
Maldición, el sol ya había caído y no había duda en el mundo de que Styx
estaba en este momento intentando su heroico rescate.
Ella tenía que salir de allí antes de que todo el infierno se desatara.
Traducido por: Grupo Inferno
336
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Maldiciendo y tirando con fuerza de las infernales cadenas, Darcy por poco
se pierde el leve hormigueo que corrió sobre su piel y el bajo susurro que resonó en
su mente.
“Darcy.”
Ella se detuvo, su corazón apretado con repentino temor. “Styx. ¿Dónde
estás?”
“Estoy cerca. ¿Estás sola?”
“Si, pero Styx, es demasiado peligroso,” dijo ella, hablando en voz alta ya que
no tenía idea de si él estaba realmente en su mente o no. “Salvatore estará
esperándote.”
“Los Weres están siendo distraídos.”
Darcy no intentó preguntar qué clase de distracción había ideado. Estaba
empezando a aprender que la ignorancia era la verdadera felicidad.
“No importa cuál sea la distracción, él sabrá que estás aquí.”
Darcy pudo sentir realmente la oleada de emociones de él. “No le temo a una
manada de chuchos,” contestó él.
Sus propias crudas emociones estaban a punto de estallar. Maldición. ¿Por
qué los hombres siempre sentían como si tuvieran que ir a la carga a la batalla?
“No es el momento para tu mierda de macho,” dijo ella entre dientes. “Vas a
empeorarlo todo.”
Hubo un rotundo silencio dentro de su mente, y sólo por un momento pensó
que él se había apartado de ella. Entonces, un escalofrío bajó despacio por su
espalda.
“¿No quieres ser rescatada?,” preguntó él. “¿Prefieres quedarte?”
Incluso a distancia, Darcy pudo sentir fácilmente el sombrío temor de Styx. Él
pensó que ella estaba diciéndole que se retirase porque quería permanecer con los
hombres-lobo.
Su corazón se encogió mientras el dolor de él estaba resonando dentro de
ella.
No. Oh no.
Traducido por: Grupo Inferno
337
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Ella había pensado que necesitaba una familia para llenar su corazón, pero
eso no era más que una ilusión. Todo el amor y seguridad que ella siempre había
necesitado podían ser encontrados en los brazos de su vampiro.
“Por supuesto que no quiero quedarme aquí,” dijo ella suavemente. “Pero no
quiero que te pongas en peligro.”
La ráfaga de alivio de él la envolvió. “Mi único peligro es estar separado de ti,”
dijo él, un indicio de acero en su voz. “No puedo sobrevivir sin ti.”
“Testarudo,” murmuró ella. Ella conocía ese tono. Él estaba viniendo a por
ella. Y nada, ni siquiera el mismo infierno, iba a detenerlo. “Ten cuidado.”
Su risita susurró en su mente. “Si, mi ángel.”
Apoyándose cansadamente contra las almohadas, Darcy lucho por aliviar el
frenético ritmo de su corazón.
Maldición.
¿Qué pasa si Salvatore estaba dentro de las sombras esperando para
tenderle una emboscada? El Were estaba desesperado. Y un demonio desesperado
era ciertamente un demonio peligroso.
Styx podía ser herido. Incluso asesinado…
El espantoso pensamiento fue agradecidamente cortado cuando la puerta fue
firmemente abierta y una familiar forma masculina caminó por el umbral.
Un agudo y penetrante alivio llameó a través de ella mientras permitía a su
mirada vagar ávidamente sobre los bronceados hermosos rasgos y el masculino
cuerpo revestido de cuero negro.
Con su cabello negro azabache recogido en una apretada trenza y una larga
espada atada en su espalda, parecía el guerrero en cada pulgada, pero Darcy podía
ver que era el tierno amante que había cambiado su vida.
“Styx”, jadeó ella, un extraño nudo formándose en su garganta.
Hubo un bajo y peligroso gruñido cuando Styx se acercó para tocar sus
muñecas heridas.
“Lo mataré”, dijo él, su llano tono más aterrador de lo que cualquier grito
hubiera sido. “Y será tan lento y doloroso como pueda hacerlo.”
Traducido por: Grupo Inferno
338
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“No.” Ella giró su brazo para poder agarrar los fríos dedos de él con los
suyos. “Sólo desátame para que podamos salir de aquí.” Los oscuros ojos ardieron
con suprimida violencia, pero su toque fue suave mientras agarraba los grilletes de
hierro y los rompía en dos fácilmente. Bajándose de la estrecha cama, ella exhaló
un profundo suspiro. “Gracias a Dios.”
Sus pies apenas golpearon el suelo antes de que fuera recogida por los
brazos de Styx. Los labios de él rozaron su frente, y luego retrocedió para estudiar
su amoratada mandíbula con una mirada entrecerrada.
“Estas herida.”
Darcy hizo una mueca mientras se acurrucaba más cerca de su duro cuerpo.
¿Y qué si ella estaba actuando como el peor cliché? Una débil y pegajosa mujer
dependiendo de su grande y rudo hombre para salvarla. Estaba demasiado
condenadamente feliz como para importarle.
“Un saludo de mi amada madre,” murmuró ella en su pecho.
Los brazos de él se apretaron mientras su mejilla descansaba en lo alto de la
cabeza de ella. “Lo siento, Darcy.”
“No importa. Ella es…” Darcy sacudió la cabeza. “Bueno, ella no es para
nada como imaginé que sería. Siendo completamente honesta, desearía que jamás
nos hubiéramos conocido. Preferiría estar sola en el mundo antes que proclamarla
como mi madre.”
“No estás sola, Darcy.” Su feroz tono provocó una erupción de carne de
gallina por su piel. “Tienes un compañero. Y una familia esperando ansiosamente
que te devuelva a su cuidado.”
Darcy no pudo evitar sonreír mientras pensaba en Shay y Abby, e incluso en
sus arrogantes compañeros.
Ellos habían revelado mucho más interés y preocupación por su bienestar
que cualquiera de los Weres. Incluyendo su madre.
Ciertamente eso era lo que hacía una familia.
“Si,” dijo ella suavemente.
Ella se permitió recostarse contra su bienvenida fuerza hasta que el sonido
de una garganta siendo fuertemente aclarada resonó en la habitación.
“Por mucho que odie romper este momento película-de-la-semana,
realmente pienso que deberíamos mover el culo,” ordenó una diminuta voz.
Traducido por: Grupo Inferno
339
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Con un inicio de alegría, ella giró la cabeza para descubrir a la pequeña y
adorable gárgola parada de pie en la entrada.
“¿Mover el culo?,” preguntó Styx, su tono perplejo.
“Rápidamente.” Levet ondeó sus manos. “Ya sabes, ponerse en movimiento.”
Ocultando su sonrisa, Darcy se arrancó de los brazos de Styx para
arrodillarse delante de la gárgola y besarlo en la mejilla.
“Levet.”
Sus ojos grises se encendieron con placer. “Bonjour, ma petite66. He venido a
salvarte.”
“Ya veo.”
Él hizo un orgulloso aleteo con sus alas. “No eres la primera, por supuesto.
Parece que hago un hábito el rescatar a damiselas en apuros. Es cosa de
vocación.”
Styx hizo un bajo resoplido, pero Darcy miró a su amigo con una sombría
expresión de respeto.
Nunca olvidaría que este demonio se puso en peligro para que ella pudiera
escapar de los vampiros intentando secuestrarla.
“Un verdadero caballero de brillante armadura,” dijo ella con inconfundible
sinceridad.
El pecho de Levet se hinchó con obvio orgullo. “Precisement67.”
Moviéndose para unirse a ellos en la puerta, Styx murmuró por lo bajo antes
de tirar de Darcy para enderezarla.
“Pensé que deseabas… ¿mover el culo?,” le preguntó él a Levet.
“Aguafiestas.” Levet le sacó la lengua antes de girar sobre sus talones y
conducirlos por el oscuro pasillo.
Darcy siguió detrás de su diminuta forma con Styx cerrando la retaguardia.
Una mirada por encima de su hombro reveló la fría y resuelta expresión de él
66
67
En francés en el original – Traducción: ‘Buenos días, pequeña mía’
En francés en el original – Traducción: ‘Precisamente’
Traducido por: Grupo Inferno
340
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
mientras caminaba a través de las sombras. Él estaba en completa alerta super-
Rambo. Y Dios ayude a cualquier cosa que se interpusiera en su camino.
Ella elevó una silenciosa plegaria para que consiguieran escabullirse de la
guarida de forma desapercibida.
No sólo temía por Styx y Levet, sino que la idea de una batalla del tipo
totalmente sangrienta y muerte-hasta-el-final, hacía a su estomago apretarse de
terror.
Podría estar furiosa con su madre y con Salvatore, pero no quería que fueran
heridos.
Ciertamente, no por su bien.
Con cuidado de no tropezar con los arqueados tablones del suelo, Darcy
mantuvo el paso de Levet mientras él les conducía hacia la parte de atrás del
edificio. La pesada sensación de decadencia sólo se profundizó a medida que se
encaminaban hacia abajo por un estrecho tramo de escaleras, y ella encontró su
mirada alzándose más de una vez hacia el bajo techo que estaba manchado de
agua y haciendo gala de arañas tan grandes que medio esperaba que aparecieran
Frodo y Sam y lucharan con ellas68.
Jesús. Ella sólo quería estar fuera de este lugar.
Ellos habían bajado tres tramos de escaleras y estaban avanzando
lentamente a través del abandonado vestíbulo cuando Styx fluyó pasándolos con
sorprendente velocidad.
“Esperad.”
Él mantuvo sus brazos hacia fuera mientras se giraba para mirar fijamente
hacia la distante entrada. Como si fuera el momento preciso, hubo un murmullo de
movimiento, y apareció la oscura y esbelta forma de Salvatore. El corazón de Darcy
se hundió mientras veía una burlona sonrisa tocar los labios del Were. Salvatore
había estado esperándolos deliberadamente, y deseaba problemas.
“Ah, Styx.” El Pura-Sangre realizó una amplia reverencia. Incluso con los
mugrientos alrededores, él se las arreglaba para parecer más como un sofisticado
hombre de negocios que un letal demonio. Lo cual sólo venía a probar que jamás
debes juzgar un libro por su cubierta. “Bienvenido a mi guarida, maestro. Empezaba
a temer que nunca llegarías.”
68
NdT: referencia al ‘Señor de los Anillos’ de Tolkien, en concreto al tercer libro/película cuando
Frodo y Sam luchan contra Ella la Araña, un bicho considerablemente grande.
Traducido por: Grupo Inferno
341
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Styx extendió sus pies y plantó sus manos en las caderas. Su expresión
nunca se alteró, pero no había error en el profundo frío del aire.
“Apártate, Salvatore,” ordenó él en un tono que hizo que Darcy se
estremeciera. “Por mucho que desee desgarrar tu corazón fuera de tu pecho, no
tengo deseos de disgustar a Darcy.”
“En eso estamos de acuerdo.” Salvatore lanzó una mirada deliberadamente
intima en la dirección de Darcy antes de devolver su atención a Styx.
“Desafortunadamente, has sido una espina en mi costado por demasiado tiempo.
Esta noche pretendo estar libre de ti de una vez por todas.”
“Valientes palabras, lobo. Espero que hayas traído a alguien más aparte de ti
para llevar a cabo tal cometido,” siseó Styx mientras se colocaba delante de Darcy.
“Ni siquiera tú puedes ser lo suficientemente estúpido como para creer que puedes
matarme sin una gran cantidad de ayuda.”
“Lo veremos,” ronroneó Salvatore.
“Como desees.”
“No...” Darcy alargó la mano para agarrar la espalda de la camisa de Styx. Un
inútil derroche de esfuerzo. Ella no capturó nada más que aire cuando él saltó hacia
el expectante Were.
Su aliento se escurrió de sus pulmones cuando los dos demonios chocaron
con una tremenda fuerza. Por un momento, ella estuvo perdida en una horrorizada
fascinación mientras los dos luchaban cuerpo a cuerpo, sus músculos ondeando
con un poder sobrenatural.
Permanecieron enredados mientras cada uno intentaba sacar ventaja. Styx
tenía la ventaja del tamaño y la fuerza, pero Salvatore se las arreglaba para usar su
velocidad para asestar varios salvajes golpes que habrían matado a un mortal.
Sin embargo, a pesar de los ataques veloces-como-el-rayo de Salvatore,
parecía que sería una rápida pelea, con Styx como obvio vencedor. Entonces un
extraño y tenue resplandor rodeó al Were, y Darcy sintió un resonante hormigueo
correr a través de su sangre.
Instintivamente, ella dio un paso atrás cuando Salvatore lanzó un
espeluznante aullido y comenzó a cambiar.
Santa… mierda.
No ocurrió en seguida, como pasó con Jade. En lugar de eso, su cuerpo
pareció formarse sobre sí mismo, engrosándose hasta desgarrar su caro traje. Sólo
Traducido por: Grupo Inferno
342
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
entonces su cara comenzó a estirarse y estrecharse mientras un grueso pelaje
ondeaba sobre su piel como por arte de magia.
Y tal vez fue magia, reconoció ella con un estremecimiento. Aunque fue un
doloroso tipo de magia, si el estallido y chasquido de sus huesos fue alguna
indicación.
Quizás había una macabra belleza en la transformación, pero Darcy no pudo
negar el repentino y abrumador alivio de que ella hubiera sido alterada
genéticamente. El enorme animal que ahora estaba en el centro de la habitación
podría poseer una feroz fuerza y poderes más allá de los suyos, pero su pubertad
había sido suficientemente difícil sin volverse una bestia salvaje una vez al mes.
Jesús. Hablando del SPM69.
Tragando el nudo que se formó en su garganta, Darcy combatió con su
extraña fascinación. Salvatore ya estaba de pie sobre sus patas traseras mientras
sus patas delanteras lanzaban mortales zarpazos hacia Styx.
Tenía que parar esto.
Tenía que evitar que se mataran el uno al otro.
Dando un paso hacia delante sin la menor idea de cómo iba a llevar a cabo la
hercúlea tarea, Darcy casi se cayó de rodillas cuando inesperadamente Levet
envolvió los brazos alrededor de sus piernas y se negó a dejarla ir.
“No, Darcy,” ordenó él.
Ella miró hacia abajo con un impaciente ceño fruncido. “Déjame ir, Levet.
Alguien va a resultar herido.”
“Oui, y si intentas interferir será tu amado vampiro,” dijo él entre dientes. “Sólo
lo distraerás.”
Sus dientes chasquearon juntos mientras la verdad de sus palabras se
hundía a través de su neblina de temor.
Maldición, Levet tenía razón.
En el momento en que ella se pusiera en la más mínima cantidad de peligro,
Styx cambiaría su atención de atacar a Salvatore a intentar protegerla. Él no podría
evitarlo.
69
NdT: SPM = Síndrome Premenstrual
Traducido por: Grupo Inferno
343
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Sería como una loca compulsión.
Ella presionó sus manos contra su acelerado corazón mientras era forzada a
observar la batalla desplegada.
Styx había conseguido liberar su larga espada mientras Salvatore caminaba
en círculos alrededor de él. Incluso contra el Were Pura-Sangre, parecía feroz y
completamente invencible, pero Darcy no se perdió la cautela de él mientras
esperaba que Salvatore hiciera su movimiento.
No importaba lo formidable que fueran sus habilidades, era obvio que
respetaba el peligro que el Were representaba.
Largas garras rasparon contra el suelo de madera cuando Salvatore fintó una
embestida y luego saltaba a un lado mientras la espada cortaba a través del aire.
Mientras se movía, el Were hizo chasquear sus dientes directamente hacia el cuello
de Styx.
Styx danzó fácilmente evitando el ataque que sin duda habría desgarrado su
garganta, su espada alteró su recorrido para golpear directamente en el corazón de
Salvatore.
Suavemente, el Were se apartó del camino de la espada, y con un
movimiento demasiado rápido para el ojo, saltó sobre Styx y golpeó con sus garras
bajando por la espalda del vampiro.
Darcy dejó escapar un chillido de alarma, pero con Levet sujeto a sus
piernas, fue incapaz de precipitarse hacia delante.
Styx tropezó, pero giró sobre sí mismo con alarmante elegancia, la espada
deslizándose a través del costado de Salvatore antes de que el Were pudiera saltar
hacia atrás.
Ellos continuaron haciendo círculos, pero incluso en la oscuridad, Darcy
podía oler el inconfundible olor de la sangre. De ambos, vampiro y Were.
“Levet”, dijo ella entre dientes. “Haz algo.”
Los cortos dedos de él se enterraron en sus muslos. “No puedo cherie. Se
acabará pronto.”
“¿Cuándo Styx esté muerto?,” siseó ella.
“Él no caerá, Darcy,” prometió la gárgola. “Debes tener fe.”
“Fe.”
Traducido por: Grupo Inferno
344
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Ella presionó sus manos contra los labios cuando Salvatore hizo otra
embestida, la fuerza de su movimiento enviando a ambos combatientes contra el
suelo. Las tablas de madera gimieron en protesta mientras ellos rodaban una y otra
vez, hundiendo profundamente sus colmillos el uno al otro mientras ambos
buscaban asestar el golpe mortal. O en este caso, el mordisco mortal.
El estómago de Darcy se apretó mientras el olor a sangre se volvía lo
suficientemente fuerte como para ahogarla. Ambos estaban llevándose lesiones.
Algunas de ellas lo suficientemente espantosas como para amenazar su misma
existencia.
Un aullido cortó el aire cuando Salvatore dio un poderoso empujón y se las
arregló para rodar colocándose sobre Styx e inmovilizarle contra el suelo. En las
sombras, ella pudo discernir los músculos hinchándose bajo el grueso pelaje que
cubría el cuerpo de Salvatore y el blanco destello de sus largos dientes.
Aún peor, ella podía jurar que los negros ojos estaban ardiendo con un odio
muy humano.
Él quería a Styx muerto. Y eso iba mucho más allá de su necesidad de ella.
Ignorando que las lágrimas estaban humedeciendo sus mejillas, Darcy
mordisqueó su labio y desvió su atención a Styx. Había vetas de sangre sobre su
bronceada piel y una tensión en sus rasgos que revelaba que no era insensible a
sus heridas. Pero su expresión era de una siniestra determinación más que de
miedo.
Silenciosamente, ella le entregó su fuerza. Una inútil tarea, sin duda, pero de
momento poco más podía hacer.
Sintiendo que él tenía la ventaja, Salvatore abrió ampliamente sus fauces
preparándose para golpear la vulnerable garganta de Styx. Darcy jadeó, horrorizada
por la longitud de los dientes del Were. Ciertamente podían causar más daño del
que Styx podría curar.
Su grito se atascó en su garganta cuando Salvatore lanzó su cabeza hacia
abajo. En ese preciso momento, Styx liberó su brazo de un tirón y hundió su espada
a través de la espalda del Were.
El terror se tornó en horror mientras Darcy veía la hoja de plata deslizarse a
través del cuerpo de Salvatore y salir por su pecho.
Oh, mierda.
Traducido por: Grupo Inferno
345
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Un aullido resonó en la habitación mientras Salvatore caía hacia atrás lejos
de Styx y se curvaba sobre un costado. La sangre salía a borbotones de su herida al
mismo momento que un resplandor rodeaba su cuerpo.
Darcy supo lo que estaba a punto de ocurrir antes de que el cuerpo de él
comenzara su cambio de vuelta a la forma humana. Hormigueaba a través de su
sangre como si la llamase.
Fue una lenta y dolorosa transformación, y el tierno corazón de Darcy se
estaba rompiendo mientras Styx se ponía en pie y se movía de modo casual para
liberar su espada del cuerpo del Were con un tirón.
No importaba lo que Salvatore le hubiera hecho a ella, o incluso el hecho de
que había estado intentando matar a Styx tan recientemente, ella no pudo hacerse
sentir nada excepto compasión mientras él se estremecía en agonía.
Sus manos descendieron para agarrar los hombros de Levet mientras Styx
estaba de pie sobre su vencido oponente, su espada sostenida en una posición
formal frente a su cuerpo y su expresión fríamente distante. Era imposible saber lo
que estaba pasando por su mente mientras clavaba la mirada hacia abajo al ahora
desnudo Rey a sus pies.
Como si fuera consciente de la amenazadora forma de Styx, Salvatore hizo
una ahogada tos y forzó sus ojos a abrirse.
“Termínalo, vampiro,” murmuró él.
Ofreciendo una ligera reverencia, Styx comenzó a levantar su espada.
“¡Styx… no!,” gritó Darcy, aliviada cuando Levet liberó a regañadientes su
aprisionador agarre para que ella pudiera moverse hacia delante. Con tambaleantes
pasos, ella llegó al lado de Styx y agarró su brazo. “Por favor, no le mates.”
Durante un latido, Darcy pensó que Styx tenía la intención de ignorar su
súplica. Estando tan cerca de él, ella no pudo fallar en sentir la tensa furia que
irradiaba de su rígido cuerpo.
Después de un momento cargado de tensión, la oscura cabeza se giró
lentamente y la inmovilizó con una ardiente mirada.
“Seguirá siendo una amenaza para ti mientras viva,” gruñó él.
Una mujer inteligente habría huido inmediatamente ante la visión de los
colmillos completamente extendidos de Styx y del rostro salpicado de sangre. Había
un salvajismo en la forma de sus rasgos que aterrorizaría al corazón más fuerte.
Traducido por: Grupo Inferno
346
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Sin embargo, ella tan sólo parpadeó mientras presionaba sus dedos en la
granítica dureza de su brazo.
Ella nunca temería a este hombre.
Ni siquiera cuando estaba en completo modo vampiro.
“Él no puede herirme mientras te tenga a ti para protegerme,” señaló ella
suavemente. “Por favor.”
Él miró furiosamente hacia su suplicante expresión antes de emitir un bajo
siseo de fastidio.
“Sangriento infierno.” Bajando su espada, cambió su mirada hacia el herido
Salvatore. “Recuerda esto, lobo, si tan sólo te cruzas en el camino de Darcy, no
vacilaré. Estarás muerto antes de que puedas respirar.”
Con un bajo gruñido, el Were se las arregló para colocarse en una posición
medio-sentada. Ya que estaba completamente desnudo, era fácil ver que su herida
estaba empezando a cerrarse, aunque él estaba lejos de estar curado.
Su cabeza colgando hacia abajo, su cabello negro cubriendo su estrecho
rostro.
“Ahórrate tus amenazas. He fallado. Muy pronto los Weres estarán extintos y
los vampiros podrán regocijarse de nuestra desaparición.”
Styx entrecerró su mirada, su mandíbula apretándose por la amarga
acusación. “No tengo ningún deseo de ver el fin de los Weres.”
Salvatore soltó una corta carcajada que terminó en una dolorosa tos. Darcy
hizo una mueca en simpatía. “Perdóname si lo encuentro difícil de creer. Nos habéis
aprisionado hasta el punto de que somos incapaces de producir hijos.”
“¿Nos culpas a nosotros de tu falta de descendencia?,” preguntó Styx.
“Los médicos han confirmado mi teoría.” Salvatore alzó su cabeza
lentamente, su rostro pálido pero sus dorados ojos brillando con ira. “Los lobos
estaban destinados a vagar libres. Manteniéndonos enjaulados nos habéis robado
lentamente nuestros poderes tradicionales. El más importante de los cuales es la
habilidad de nuestras hembras para controlar sus cambios durante el embarazo.”
Styx se quedó en silencio mientras consideraba las ominosas palabras.
Luego su expresión se endureció cuando se dio cuenta de lo que las palabras de
Salvatore revelaban.
Traducido por: Grupo Inferno
347
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“¿Eso es por lo que deseabas a Darcy?”
Salvatore se encogió de hombros, claramente dejando de importarle quien
conocía sus planes. “Si. Ella fue… alterada para que sus rasgos de hombre-lobo
fueran suprimidos.”
Levet hizo un disgustado sonido. “Eso es por lo que no pude decir lo que ella
era.”
La mirada de Styx nunca dejó al Were agachado en el suelo.
Instintivamente, Darcy agarró su brazo con más fuerza, sintiendo su deseo de
terminar lo que había empezado.
“Nunca será tuya,” dijo él entre dientes.
“Styx,” dijo ella en un tono suplicante.
La cabeza de él se sacudió hacia un lado, sus ojos endurecidos y brillando en
la tenue luz.
“No, Darcy. Por favor, no me pidas eso.”
Darcy pestañeó antes de comprender que él pensaba que le estaba
suplicando por la oportunidad de tener una camada de hijos para los Weres.
Ella se estremeció instintivamente.
Ella nunca había sido una mujer que estuviera abrumada por la necesidad de
producir bebés. Y ciertamente, no iba a dormir con una ristra de extraños por el
único propósito de tener hijos.
Eso era… simplemente equivocado.
“Nunca,” le aseguró ella, con una pequeña sonrisa. “Yo sólo quería sugerir
que los vampiros y los Weres intenten encontrar algún acuerdo. Tiene que haber
alguna manera de que los Weres puedan recuperar su fuerza.”
Ambos hombres la miraron con un ligero indicio de sorpresa. Como si de
hecho la idea de sentarse y discutir sus quejas fuera alguna clase de extraño
concepto.
Y tal vez lo era.
“Podemos llevarlo ante la Comisión,” concedió
regañadientes. “Ellos ya se han reunido aquí en Chicago.”
Styx
finalmente
a
Traducido por: Grupo Inferno
348
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy volvió su atención al herido Were. “Salvatore, ¿estás dispuesto a
negociar?”
El hizo un bajo gruñido mientras fulminaba con la mirada al vampiro
surgiendo amenazadoramente sobre él. “¿Cuál es el punto? Somos meros chuchos
que no tienen palabra en el mundo de los demonios.”
“Eso no es cierto,” negó Styx fríamente. “La Comisión es sobre todas las
razas. Ellos te darán una audiencia justa.”
“¿Quieres que vaya de rodillas y suplique?”
“Dios me salve de los hombres y su orgullo,” murmuró Darcy. “¿Qué pasa si
se necesitan unas pocos súplicas? Seguramente es un pequeño precio a pagar por
la salvación de tu –nuestra– gente, ¿no?”
Sus oscuros ojos brillaron con enfado. “No tenemos certeza de que eso
cambiará nuestro destino.”
Darcy apretó sus dientes. Salvatore sonaba mucho más como un chiquillo
con una rabieta que como un feroz líder de los hombres-lobo.
Obviamente, necesitaba un estímulo para reconsiderar su posición.
“Perfecto, entonces iré yo y hablaré con esa Comisión,” declaró Darcy.
“Alguien debe mostrar algo de sensatez.”
Como era de esperar, Salvatore se encrespó instantáneamente con orgullo
herido. “Nadie habla por los Weres excepto yo. Yo soy el rey.”
Darcy encontró directamente su mirada. “Entonces actúa como uno.”
Él se tensó, pero sorprendentemente, hizo una leve reverencia con su
cabeza. “Tienes razón. Realizaré mi deber.”
“Tal vez aún haya esperanza para ti,” murmuró Darcy.
Salvatore entrecerró su mirada, una especulativa expresión ondeando sobre
su rostro. Al menos él era lo suficientemente inteligente como para saber cuando
había sido manipulado.
Su mirada se deslizó lentamente hacia Styx. “Me has superado, vampiro,
pero no te envidio por completo tu premio.”
Traducido por: Grupo Inferno
349
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Sorprendentemente, una pequeña sonrisa tocó los labios de Styx. “Ella tiende
a convertirse en uno.”
Salvatore hizo un incrédulo resoplido. “Si tú lo dices.”
Darcy sacudió la cabeza. Minutos antes los dos demonios habían estado
decididos a matarse el uno al otro. Ahora estaban compartiendo uno de esos
momentos de-hombre-a-hombre que siempre eran a costa de las mujeres.
“Suficiente. Estoy cansada, hambrienta, y con la espantosa necesidad de una
ducha caliente. Quiero irme a casa.”
Styx se quedó extrañamente quieto antes de girar lentamente la cabeza para
mirarla con una expresión ilegible.
“¿A casa?,” preguntó él suavemente.
Dándose cuenta repentinamente de que ciertamente había usado la palabra
con ‘C’, Darcy inspiró profundamente.
Dios mío, ¿cuándo había ocurrido eso?
¿Cuándo había aceptado que estar cerca de Styx era todo lo que necesitaba
para sentirse como si estuviera en casa?
Exhalando lentamente, decidió que realmente no importaba. El cuándo, el por
qué y el cómo, estaban en el pasado.
El futuro era todo lo que importaba.
Su futuro con Styx.
“Si.” Ella permitió que una sonrisa curvara sus labios. “A casa.”
Styx extendió la mano para tirar de ella apretadamente contra su cuerpo, sus
labios rozando lo alto de su cabeza.
“Mi ángel.”
A punto de acurrucarse incluso más cerca, Darcy fue detenida por el sonido
del áspero suspiro de Levet.
“Sacrebleu. Allá vamos de nuevo.”
Con una risita, Darcy se apartó aunque Styx se negó a soltar su mano. Lo
cual estaba bien para ella.
Traducido por: Grupo Inferno
350
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Vale, Levet, has hecho tu punto. Nos vamos.”
La gárgola hizo un feliz aleteo con sus alas. “Y yo conduzco.”
“No,” gruñeron Styx y Darcy al unísono.
Styx abrió la marcha mientras dejaban al rápidamente curado Salvatore y
bajaban el tramo final de escaleras. Quería estar lejos de la sucia guarida. Y no sólo
porque aún había peligro acechando en los oscuros pasillos.
Incapaz de resistirse, su mirada se movió hacia la mujer que caminaba a su
lado.
Como siempre, su cuerpo se agitó con el habitual calor y la feroz ternura que
estaba extrañamente mezclada con pura posesión masculina. Esas eran tan
inevitables como la salida del sol. Pero mezclado con aquellas sensaciones había
una inconfundible sensación de triunfo.
Darcy le había elegido a él por encima de su propia manada.
Concedido, su manada difícilmente había demostrado ser la cariñosa familia
que ella siempre había esperado, reconoció él tristemente. Más los Monster70 que
los Cleaver.
Pero por otro lado, ella no era una mujer que tuviera que aferrarse a nadie.
Incluso si su familia fuera una decepción, eso nunca la forzaría a volver con él.
Los dioses sabían que ella tenía suficiente independencia y confianza en sus
propias habilidades para cuidar de sí misma. Ella nunca permanecería con él a
menos que eso fuera absolutamente lo que ella quería.
La familia Monster: (The Munsters, 1964-1966). Popular teleserie de los años sesenta sobre una
peculiar y divertida familia de apariencias ‘monstruosa’ que viven en una siniestra mansión gótica. La
familia está compuesta Herman Munster (Fred Gwynne), despistado y torpe padre de familia; Lily
Munster (Ivonne DeCarlo), bella esposa y madre ejemplar; El Abuelo (Al Lewis), antiguo conde que
aún disfruta comiéndose la vida a mordiscos, Eddie (Butch Patrick), pequeño licántropo y único hijo
del matrimonio Munster; y Marilyn (Pat Priest), la joven y ‘norma’ sobrina de Lily.
70
Traducido por: Grupo Inferno
351
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Luchando por esconder la tonta sonrisa que amenazaba con extenderse por
su rostro, Styx recordó su entorno cuando Levet alzó una mano para tirar rudamente
de su camisa.
“¿A dónde vamos?”
“De vuelta al garaje.”
Levet frunció el ceño ante su perfectamente razonable respuesta. “No te
referirás a llevar a Darcy a través de esas alcantarillas, ¿verdad?”
“Oh, ¿eran suficientemente buenas para mí, pero no para Darcy?,” preguntó
Styx.
“Por supuesto.”
Styx tuvo que reír. La gárgola al menos era consecuente. “No temas. Tengo
total confianza en que Viper se la arregló para tener un medio de transporte
esperándonos.”
El ceño fruncido desapareció milagrosamente. “Excelente. Siempre he
querido conducir su Jag.”
¿Este demonio tras el volante de un poderoso Jag? Sangriento infierno,
Chicago nunca se recuperaría.
“Cuando el infierno de congele, gárgola,” murmuró él, contrayendo sus labios
cuando oyó a Darcy transformar su risita una repentina tos.
Levet entrecerró su mirada. “¿Quién te puso al cargo, vampiro?,” preguntó él.
“Te haré saber que Viper me permite muy a menudo…”
“Silencio,” susurró Styx mientras tiraba de Darcy en una repentina parada.
Darcy le lanzó una preocupada mirada. “¿Qué pasa?”
“Un Were.” Él olfateó el aire. “Completo. Tu madre, si no estoy equivocado.”
Una fría sonrisa tocó sus labios. “He querido conocerla.”
Leyendo fácilmente su mente, ella sacudió la cabeza. “No, Styx.”
La frustración corrió a través de él mientras levantaba una mano para tocar
ligeramente su magullada mandíbula.
“¿Puedes al menos permitirme ensangrentarla?”
Traducido por: Grupo Inferno
352
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Por favor, Styx, sólo quiero salir de aquí.” Ella se agarró a su brazo como si
se tambaleara agotada.
Rápidamente, Styx puso su brazo alrededor de la cintura de ella. Maldición.
Él quería castigar a la mujer. Quería devolver con intereses las magulladuras que
ella le había hecho a su compañera. Muchos intereses.
Pero Darcy tenía razón. Ella había soportado suficiente. Lo único importante
era llevarla de vuelta a su guarida para que él pudiera cuidar de ella
adecuadamente.
No es que tuviera la intención de olvidar la deuda que tenía con su madre.
Algún día…
“Si intenta hacerte daño, la mataré,” murmuró él mientras sujetaba a Darcy
aún más cerca antes de continuar, entrando el oscuro garaje.
“Sólo después de que yo acabe con ella,” advirtió Levet, moviéndose
deliberadamente hasta que estuvo al otro lado de Darcy.
Ella hizo una baja y forzada risa. “Hombres.”
Dando un paso desde detrás de los gruesos pilares, Styx divisó fácilmente el
reluciente Jag negro que había sido escondido en una lejana esquina. También
divisó a la esbelta y rubia mujer que estaba recostada casualmente contra él.
La madre de Darcy, por supuesto.
Se parecían demasiado como para negar la conexión. O al menos se
parecían a distancia. Una mirada más cercana revelaba que los delicados rasgos de
la mujer habían sido endurecidos por un amargo cinismo que su hija nunca
poseería.
La mujer se enderezó mientras ellos se acercaban, y Styx luchó contra su
furia cuando sintió el estremecimiento de Darcy.
Quería a la mujer en el infierno.
Extrañamente, Darcy no estaba del todo sorprendida de ver a su madre.
Traducido por: Grupo Inferno
353
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
La única sorpresa sería si ella hubiera permitido a Darcy escurrirse entre sus
dedos sin ser un dolor en el culo una última ocasión.
Tragándose el impulso de gritar de frustración, Darcy se paró directamente
frente a la delgada mujer. No deseaba estar cerca de su querida madre. Había
soportado todo lo cercano y personal que podía aguantar de Sophia. Pero ella era
demasiado consciente de que Styx estaba ansioso de castigar a la mujer por
secuestrarla. Ella no quería ver más sangre esta noche.
“¿Qué quieres, Madre?”
Sophia se tomó un momento para recorrer una lenta y exasperantemente
íntima inspección de Styx. Claramente, le gustaba lo que veía, como indicaba el
calor que ardía en sus ojos.
Por supuesto, ¿qué no le gustaría?
Él era alto, oscuro y deliciosamente bondadoso.
Aún así, él era exclusivamente suyo, y a Darcy no le gustaba que su propia
madre le mirase como si él fuese un pedazo de apetitoso caramelo que ella tuviera
la intención de devorar.
Ignorando el ceño fruncido concentrándose en la frente de Darcy, Sophia
continuó mirando fijamente al silencioso vampiro.
“Solamente deseaba echar un vistazo al vampiro que te ha seducido
alejándote de nosotros. Mmm, debo decir que tienes buen gusto. Es delicioso. No
me sorprende que encontraras a Salvatore tan insatisfactorio.”
Darcy hizo un burlón resoplido. “No me quedaría ni aunque no fuera por Styx.
No tengo deseos de convertirme en… ¿cómo lo llamaste? ¿Una criadora?”
Con un obvio esfuerzo, su madre forzó su atención lejos de Styx para ofrecer
a su hija una burlona sonrisa.
“No todo es malo, mi amor. Ciertamente hay beneficios esperando ser
descubiertos.” Ella hizo una baja y ronca risa. “A veces, numerosos beneficios.”
Darcy no perdió la menos que sutil implicación. Ella hizo una mueca ante el
mero pensamiento.
“Quizás para ti.”
Sophia se encogió de hombros. “Así que, ¿puedes dar la espalda a tu deber
para con tu familia?”
Traducido por: Grupo Inferno
354
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Darcy ensanchó sus ojos ante la injusta acusación. “¿Familia? Quizás por
sangre. No espera, alterasteis mi sangre. No pertenezco a nadie.”
“¿Piensas que tu vida será mucho mejor con un vampiro? Sólo piénsalo,
Darcy. No habrá hijos, ni familia a la que llamar tuya. Jamás.”
Darcy no necesitaba girarse para saber que Styx se había puesto rígido con
malestar. A pesar de toda su arrogancia, era extraordinariamente sensible al temor
de que ella pudiera ser atraída alejándola de él.
“En realidad, no podrías estar más equivocada,” dijo ella con absoluta
seguridad. “Ya he encontrado a mi familia.”
“Ya veo.” Los verdes ojos se entrecerraron.
“Estoy segura de que lo harás bien sin mí.”
“¿Y tus hermanas? ¿Vas a echarlas a un lado tan fácilmente?,” Sophia
asestó su coup de grace71 con una dulce sonrisa.
El corazón de Darcy dio un agudo apretón. Maldita mujer. Ciertamente, ella
sabía cómo entrar a matar.
La barbilla de Darcy se alzó. “¿Cómo puedo echar a un lado a unas
hermanas que nunca he conocido?”
“Oh, las encontraremos. Puedes estar segura de ello.”
“Espero que no lo hagáis.”
La expresión de Sophia se endureció. “Es una esperanza inútil. Además, sólo
porque no te fueras con Salvatore no quiere decir que una de las otras no quiera
compartir su cama. Él es lo suficientemente apuesto y encantador cuando hace el
esfuerzo.”
Darcy no podía negar la verdad de sus palabras. Aunque Salvatore no podía
competir con Styx, era un hombre guapo. No dudó ni por un minuto que habría
varias mujeres brincando ante la oportunidad de ofrecerle una camada o dos.
“Quizás,” concedió ella. “Pero por mucho que desee conocer a mis hermanas,
no vale la pena ceder a tu chantaje.”
71
En francés en el original – Traducción: ‘golpe de gracia’
Traducido por: Grupo Inferno
355
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
Sophia alzó sus cejas, como si fuera cogida desprevenida por la respuesta de
Darcy.
“Touché, mi amor.” Su expresión se volvió irónica. “Supongo que no queda
nada excepto decirnos adiós.”
“Espero que no estés esperando un beso.”
Muy para sorpresa de Darcy, su madre no tuvo un comentario cortante. En su
lugar, su expresión se volvió sombría mientras estudiaba el pálido rostro de Darcy.
“No, pero sería agradable despedirse en condiciones no tan amargas.” Algo
que podría haber sido auto-burla ondeó sobre su precioso rostro. “Podrás
considerarme la madre salida del infierno, pero lo que hice fue por la protección de
mi manada. ¿De verdad puedes culparme?”
La sorpresa mantuvo a Darcy perfectamente paralizada mientras intentaba
ordenar las implicaciones de las palabras de su madre.
“¿Quieres mi perdón?”
“Supongo que sí. Eres mi hija, después de todo.”
“Darcy,” gruñó Styx desde atrás, claramente sospechando algún truco.
“Está bien, Styx,” le calmó Darcy. Ella era una idiota, por supuesto. No había
ninguna razón en el mundo para creer a esta mujer. Pero Darcy se conocía a sí
misma lo suficientemente bien como para darse cuenta de que lamentaría albergar
su cólera y frustración. Tales emociones negativas estaban destinadas a pesar en
su corazón. “En realidad preferiría que hiciéramos las paces. No parece correcto…
detestar a tu propia madre. Y para ser honesta, me gustaría conocer a mis
hermanas si las encontráis.”
Una sonrisa que parecía casi auténtica curvó los labios de su madre.
“Entonces te propondré un trato. Te las presentaré siempre y cuando prometas que
no intentarás predisponerlas contra su propia manada.”
“Yo nunca haría eso,” protestó Darcy. “Además, si se parecen en algo a mí,
tendrán pensamiento propio. Pueden decidir lo que ellas quieran para su propio
futuro.”
“Entonces tenemos un trato.”
“Yo…” Darcy hizo un lento asentimiento con la cabeza. “Gracias.”
“Ves, no soy del todo malvada.”
Traducido por: Grupo Inferno
356
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie “Guardianes de la Eternidad” 03
Eterna Oscuridad
“Me alegra saberlo.”
Madre e hija se miraron la una a la otra durante un largo momento, una tenue
armonía reemplazando a la amargura en el corazón de Darcy.
Al final, Sophia hizo un impaciente encogimiento de hombros y comenzó a
caminar hacia la entrada del garaje. “Me largo, querida. Las despedidas
emocionales no son realmente mi estilo.”
Con una pequeña sonrisa, Darcy vio marcharse a su madre. No era lo
bastante idiota como para creer siquiera que tendrían la clase de relación que ella
siempre había soñado, pero sólo tal vez podrían encontrar al menos una medida de
paz.
Habiéndose refrenado a sí mismo suficiente tiempo, Styx se colocó a su lado,
y antes de que ella supiera lo que estaba ocurriendo, estaba siendo levantada del
suelo y sujetada apretadamente en sus brazos.
“Vamos, Darcy,” dijo él delicadamente. “Es hora de que estés en tu cama.”
Alzando la mano, Darcy presionó sus dedos contra los labios de él. “Nuestra
cama.”

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)   

Volver arriba Ir abajo
 
Alexandra Ivy - guardianes de la noche (libro 1 - 2 y 3)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 5.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 Temas similares
-
» guardianes de tesoros es un mito o en verdad existen!!!
» El Nuevo Libro de Antiguos Tesoros
» Aquí mi opinión de La Hija de la Noche
» Secretos en la noche-Linda Howard
» LA NOCHE DE BODAS - JILLIAN HUNTER

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Black and Blood :: Proyectos del Foro :: Zona de Lectura-
Cambiar a: