Black and Blood


 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Feliz Año 2015!!!
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» LAS COTORRAS MÁS LOCAS DE LAS COTORRAS VIP.
Miér Feb 01, 2017 6:33 pm por rossmary

» saga Riley Jenson
Jue Ene 14, 2016 10:02 am por Vampi

» Kissing sin - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:31 pm por Vampi

» Lista de libros con links de capítulos
Mar Ene 12, 2016 1:25 pm por Vampi

» Tempting Evil - Saga Riley Jenson 3 - Keri Arthur
Mar Ene 12, 2016 1:22 pm por Vampi

» Saga Tempting Evil, Riley Jenson Guardian, #3
Vie Ene 17, 2014 8:03 pm por rossmary

» Anuncia Tu Blog!
Jue Ene 16, 2014 10:10 pm por rossmary

Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada

Comparte | 
 

 Parker Blue - Bite Me

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:27 pm

Parker Blue - Bite Me (libro 1)
Traducido en el foro Purple rose
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Argumento:

Con apenas dieciocho años de edad, la heroína Val Shapiro tiene obtiene un trato injusto de la lotería de padres. Su padre era mitad demonio incubus y su madre no la perdona por ello.
La vida después de la secundaria es bastante difícil sin tener que pelear 15 rounds con tu demonio interior. Después de ser echada de su casa por su madre, Val pone un pie delante del otro y hace la única cosa que parece tener sentido… asesinar a los vampiros que están la ciudad. Clavar una estaca al día, mantiene a raya al demonio. (Pero no la llames Buffy. Eso hace que Lola, su demonio interior, se ponga irritable).
Su lado oscuro hace que la vida cotidiana sea como una montaña rusa, pero eso significa que es perfecta para su trabajo nocturno como caza recompensas. Los vampiros de San Antonio están fuera de control y depende de Val, de su fiel perro del infierno “Fang” (colmillo) y de su nuevo compañero, un guapo detective de San Antonio mantener a los mortíferos colmilleros fuera de las calles de la ciudad.
Pronto se encuentra a si misma hundida en lo más profundo de la ciudad, descubriendo los secretos de los demonios subterráneos y peleando para salvar a sus seres queridos. Ya sea que ellos la amen o no.


Lista de links de los capítulos:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

LIBRO 1 COMPLETO

Parker Blue - Try Me (libro 2)

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Argumento:

Esta adolescente en parte demonio, combatiente de vampiros y su fiel sabueso del infierno están nuevamente patrullando las oscuras calles de San Antonio, Texas. El apuesto compañero humano de Val, el Detective Dan Sullivan; le está haciendo la ley del hielo desde que decapitó a su ex prometida vampira. El líder de los vampiros, Alejandro, está luchando por mantener la paz entre los vampiros, demonios y humanos. La Enciclopedia Magika de Mucho Poder ha sido robada, alguien del Bajo Mundo Demoníaco está envenenando vampiros, y la succubus interna de Val, Lola, se está tornando muy inquieta desde que Val ha sido emparejada con el sexy Shade, el demonio de las sombras con la apuesta apariencia rubia de un ángel.


Lista de links de capítulos:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 2:02 pm, editado 6 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:29 pm

Capitulo I

El hedor de la basura podrida llenó mis fosas nasales mientras buscaba por todos los lugares de las
calles oscuras de San Antonio algo para calmarme. Definitivamente lo necesitaba – esta era una de
esas noches donde me sentía menos que humana. No hay ninguna razón, realmente, excepto que
mañana es mi decimoctavo cumpleaños, y esta noche, todos los demás de mi edad estaban teniendo
un bueno tiempo en la Fiesta de Bienvenida, observando un estúpido partido de fútbol o yendo a
algún baile poco convincente.
Pero no yo, no, el bicho raro educado en casa casa no fue invitado. No que me importe. Ellos no
tenían idea de lo que sucedía en la vida real, ninguna idea de los horrores que frecuentaban la calles
por la noche. Horrores como yo.
Un grito ahogado vino de un callejón oscuro a mi derecha. Sonó prometedor, así que me acerqué a
comprobar. Sin duda alguna, algún tipo tenía a un joven Emo Punk inmovilizado contra la pared de
ladrillo, su cabeza enterrada en el cuello del niño. Podía ser que ellos estuvieran acariciándose y
besándose, o que un vampiro estuviera teniendo un bocadillo nocturno.
Dado el miedo que se veía en los ojos del niño, apostaba por lo último. De cualquier manera, él iba
a tener un serio chupón1 mañana por la mañana.
Me aproximé al vampiro y le golpeé ligeramente el hombro. “¿Disculpe?”
Él se movió rápidamente, viéndose conmocionado, con los colmillos brillando en la escasa luz.
“¿Buscando problemas, niñita?” Él gruñó.
Sonreí abiertamente. Había pasado mucho tiempo desde que alguien había cometido el error de
llamarme una niñita. “De hecho, sí. ¿Estás dispuesto a dármelos?”
El niño lloriqueó. El tipo le soltó y di un paso atrás en la pequeña piscina de iluminación formada
por el farol. No sólo para poder ver mejor, sino para darle al niño una oportunidad a escapar.
Chico listo – él la tomó, tropezando en la noche tan pronto como el vampiro dio un paso hacia la
luz. Alto y musculoso, con largo cabello rubio, el vampiro vestía cuero negro muy ceñido. Como
una declaración de moda, era un poco demasiado obvia. Él debía pensar que era un tipo realmente
malo.
Él me vio de arriba abajo y su labio se curvó en una sonrisa de burla y desprecio.
Con mi 1,69m de altura me veo bastante inofensiva, con una constitución media y el cabello café
común que va con mi corriente cutis aceitunado. Llevando pantalones vaqueros, botas pesadas, y un
chaleco sobre una camisa playera con mangas largas, podría ser cualquier niña lo suficientemente
estúpida como para vagar por la parte peligrosa de la ciudad a altas horas de la madrugada, a solas.
Podría ser, pero no lo era.
1 Marca de beso
La fija mirada del vampiro era fiera – hambrienta, sin embargo cautelosa. Obviamente le había
cogido desprevenido, y él vaciló. Alzó una ceja a modo de despectiva pregunta cuando no me
encogí de miedo. “¿Piensas que podrás conmigo?”
Me encogí de hombros. “No veo por qué no”.
Él pareció tomado por sorpresa. “¿Quién eres tú?”
Mi nombre no significaría nada para él, pero qué diablos. “Val Shapiro”.
“¿Val?” Él se mofó. “¿Así como en San Valentín?”
Sí. ¿Y qué? Pero todo lo que dije fue, “Muérdeme”.
“Me encantaría” Él gruñó, sus colmillos brillando brevemente en la luz del farol, entonces arremetió
contra mí a velocidad inhumana.
Predecible. Lo eludí igual de veloz. Él pasó volando, fallando por pocos centímetros. Yo le pegué en
la parte de atrás de la cabeza cuando él pasó, y sonreí abiertamente.
La primera ronda la gané yo.
Él tropezó al detenerse, y su mano fue a la parte trasera de su cabeza como si no pudiese creer que
le había tocado. Se giró para mirarme furiosamente, completamente indignado.
Disfrutando esto más que debería, cortesía de mi demonio interior, coloqué una mano en mi cadera
y utilicé la otra para menear un dedo ante él. “Has sido un niño muy malo”. Comer niños no era
nada genial.
“¿Malo? No has visto nada malo aún”, él gruñó.
Sentí un cosquilleo en mi cabeza – él estaba tratando de controlar mi mente. Bien. Justo lo que
había esperado. Ahora que él había abierto una línea entre nosotros, podría leer su mente. Su
nombre era Jason Talbert, y era un vampiro verdaderamente malo. Pero él no estaba ni siquiera
cerca de tener la fuerza suficiente como para poder controlarme.
Obviamente creyendo que me tenía dominada, el vampiro se apresuró hacia mi otra vez.
La parte de mí misma que mantenía suprimida se liberó con un estallido de júbilo, y la lujuria por el
juego burbujeó a través de mi sangre. Hora de jugar.
Me tensé en mi posición y enfrenté su acometida con un giro rápido hacia la izquierda, golpeando la
parte de atrás de su cabeza . El factor sorpresa le desaceleró, pero sólo por un momento. Dejando al
descubierto sus colmillos, intentó usar sus enormes puños para golpearme duramente y conseguir
que me rindiera, sin embargo conseguí bloquear su pequeño remolino de golpes antes de que
cualquier de ellos pudiese darme. Era fácil cuando la conexión mental me dejaba leer sus
intenciones tan claramente.
Él se detuvo para clavar sus ojos en mí sorprendido, haciendo un círculo a mi alrededor
cautelosamente. Me han dicho que mis ojos relampaguean de un púrpura oscuro, como el color de
una luz negra, cuando el súcubo dentro de mí – yo la llamo Lola– sale a jugar. Por la expresión en
su cara, mis ojos deben haber hecho precisamente eso. “¿Qué eres?” Exigió saber. “¿Una
cazadora?”
Puse mis ojos en blanco. “Mi nombre es Val, no Buffy. ¿Me parezco a una porrista rubia con
dudoso gusto en hombres?”
“¿Entonces qué eres?”
Mi boca se torció en una sonrisa. “Simplemente una chica esperando hacer un poco de servicio
comunitario limpiando la ciudad”.
Él no respondió, y no telegrafió su intención mentalmente, así que me cogió desprevenida cuando
embistió contra mí. Perdí el equilibrio y ambos caímos en un enredo de brazos y piernas. Molesta
conmigo misma por dejarle sorprenderme, le golpeé con mi cabeza justo en sus colmillos y me puse
de pie.
Bien – necesitaba una auténtica pelea.
Él saltó sobre mí otra vez, pero esta vez estaba lista para él. Peleamos furiosamente, Jason
determinado a clavar sus dientes en mi cuello y arrancar mi garganta, y yo decidida a detenerle.
Desafortunadamente, a él le gustaba pelear de cerca, y no podía obtener espacio suficiente para
alcanzar la estaca de plata que tenía en la parte de atrás de mi cintura.
Agarré su garganta y apreté, pero él me envolvió en un apretado agarre del que no me dejaba ir. Él
me golpeó contra de una pared del ladrillo, tratando de aplastarme. Estaba atrapada. Peor aún, el
poder que intenté tan duramente mantener confinado logró alcanzarle a través de mi campo de
energía en este estrecho lugar y yo pude sentir la lujuria en su interior cuando él restregó sus
caderas contra la mía. Pervertido.
Aunque conseguí mantener alejada su baba y su aliento increíblemente malo con una mano, mi otra
mano estaba atrapada entre nuestros cuerpos. Él no podía llegar hasta a mi cuello, pero yo no podía
llegar a mi estaca tampoco.
Estábamos estancados.
Hora de jugar sucio. Recordando que aun los vampiros tienen un lado sensitivo, le di con la rodilla
en la entrepierna.
Él chilló y me dejó ir para aferrarse a la parte ofendida de su anatomía. Eso se encargó bastante bien
de la lujuria. Le di un puñetazo tan duro que él voló, aterrizando sobre su espalda en la acera.
Sacando rápidamente la estaca de su escondite, me agaché a su lado y lo apuñalé justo a través del
corazón en un movimiento bien practicado.
Su cuerpo se arqueó por un momento, entonces él volvió a su posición y yació inmóvil – esta vez de
verdad muerto.
Ahora que mi presa había sido vencida y la lujuria de Lola estaba saciada, podía sentir una cierta
cantidad de las molestias y dolores que él había infligido en mi cuerpo. Sin embargo, valió la pena.
Y me curo rápidamente, así que no soy propensa a sentirlos por mucho tiempo.
Pero la adrenalina bombeó otra vez cuándo oí la puerta de un coche abrirse calle abajo. La luz era
más oscura aquí entre faroles, pero todavía era visible y así también lo era el cuerpo sobre el que me
agazapé. “¿Quién está allí?” Exigí.
“Soy... soy yo”.
Reconocí esa voz. Molesta, me levanté para mirar furiosa a mi media hermana menor. “Jennifer,
¿qué estás haciendo aquí?”
Ella salió del asiento trasero del Camry estropeado, pálida. “Te dije que quería venir también”.
“Y yo te dije que no”.
Ella se encogió de hombros, mostrando desafío e indiferencia como sólo adolescente de dieciséis
años de edad podría hacer. “Es por eso me escondí en la parte trasera del coche”.
Estúpida. Debería haber revisado. Usualmente manejo mi motocicleta – una Honda Valkyrie
completamente dulce – pero en noches cuando voy de caza, mi padrastro me deja tomar prestado el
viejo coche estropeado ya que tiene una cómoda cajuela. Desafortunadamente, era muy fácil para
mi hermana pequeña entrar sigilosamente en el asiento trasero y esperar ahí. Obviamente.
Confía en Jen para probar algo como esto. Había caído en el error de contarle sobre mis pequeñas
excursiones, incluso dándole un poco de entrenamiento acerca de la correcta forma de defenderse
en caso que ella alguna vez se encontrase con uno de los no-muertos. Ella había estado deseosa de
aprender todo lo que podía, pero mamá se había extralimitado cuando se enteró, especialmente
cuando Jen volvió a casa luciendo algunas magulladuras.
Mamá le había prohibido a Jen que hablara de eso otra vez y me había amenazado con daño físico si
volvía a mencionar vampiros alrededor de mi hermana menor. Sólo el señor sabe lo que haría mamá
si ella se enterara de esto.
Jen se quedó con la mirada fija en el vampiro muerto e hizo una mueca. “Nunca había visto uno de
ellos antes”.
“¿Un vampiro muerto?”
“Cualquier hombre muerto”.
¿Fue eso censura en su voz? “Vampiro muerto. Eso es lo que él era”, dije defensivamente. Mamá
estaba en lo correcto – Jen era demasiado joven e inocente para mi mundo. Tenía que encontrar la
manera de mantenerla a alejada de todo esto. “No estaco inocentes”.
“Lo sé. Lo vi”.
“Jen, idiota, no deberías haber venido. Es peligroso”. Y si un pelo de su pequeña y bonita cabeza
resultase dañado, mamá tendría la mía en una bandeja.
“Sí, bien, no todos podemos ser grandes, poderosos cazadores de vampiros,” dijo ella. Intentó
hacerlo sonar sarcástico, pero salió sonando más triste que otra cosa.
Suspiré, reconociendo los celos cuando los veía. Sabía que Jen envidiaba mis habilidades – mi
particularidad – con todo el anhelo de una chica que quería ser algo extraordinaria en sí misma,
pero que ni una vez ha pensado acerca del costo.
Por supuesto, era Lola, el demonio dentro de mí, eso me daba ventajas que ella no tenía. Todo mis
sentidos estaban incrementados mucho más allá de lo normal, incluyendo fuerza, velocidad,
agilidad, la rápida curación, y la habilidad para leer a las mentes de los vampiros cuando ellos
intentaban controlarme. Desafortunadamente, mi hermana menor no tenía ni una pista en lo que se
refiere al costo que pagué por esas ventajas.
Y ella tampoco tenía idea alguna de cuanto la envidiaba. Completamente humana, con la típica
rubia apariencia de los norteamericanos y bastantes amigos, ella tenía todo lo que siempre quise y
nunca podría tener... verdadera normalidad, no sólo en apariencia. Con mi historial de judíacatólica,
humana-demonio y la mezcla que estaba en mi herencia, me sentía como un perro callejero
junto a un perro de exhibición. Mi afortunada media hermana había logrado evitar la mayor parte de
mi confusa herencia desde que compartimos sólo a una madre.
Pero no le podía decir nada de eso – ella no lo creería. “Ayúdame a meter el cuerpo en la cajuela”,
le dije con sequedad.
Usualmente tenía que hacer esta parte por mí misma, pero ¿por qué no aprovecharme de la
presencia de Jen? Además, participar de la parte sucia del negocio le podría quitar las ganas para
siempre. Le quité el cerrojo a la cajuela y la abrí.
Ella vaciló. “Pensé...”
Cuándo ella se calló de pronto, dije, “¿Pensaste qué? ¿Que él se convertiría en una pequeña pila de
polvo?”
Ella se encogió de hombros. “Sí, supongo”.
“Desearía que fuera tan fácil”. Me apiadé de ella. “Y él será polvo lo suficientemente pronto –
cuando le dé la luz del sol. Tranquilizate, me aseguraré de convertir su trasero en ceniza”.
Jen hizo una mueca, pero no iba a dejarla irse tan fácilmente. Había sido su decisión seguirme – ella
tenía que pagar el precio. Agarré los pies del vampiro. “Sujeta su cabeza”.
Ella se quedó mirando abajo a los colmillos de Jason y el poquito de sangre que había quedado
alrededor de la estaca en su corazón y se puso un poco verde. “¿No puedes sencillamente dejarlo en
el callejón?”
Podría, pero entonces Jen no aprendería su lección.
Bien, demonios, soné como mamá justo ahora. Molesta conmigo misma, chasqueé, “No podemos
simplemente dejarlo aquí tirado para que alguien se tropiece con él. ¿Cual es el problema?
¿Demasiado para ti?”
Ella se encogió de hombros, intentando actuar indiferente. “No, acabo de pensar que a papá podría
no gustarle si dejas sangre en su cajuela”.
“Él le está acostumbrado. Además, la sangre se desintegrará junto con el resto de cuerpo cuando le
dé la luz del sol”.
Jen tragó saliva, pero tengo que otorgarle algo de crédito – ella no se acobardó frente a mi. Había
esperado que vomitara por lo menos, pero ella recogió sus hombros y metimos el cuerpo en la
cajuela.
Jen se enjugó las manos en sus pantalones vaqueros y clavó ansiosamente los ojos en él. “¿Está
realmente muerto?”
“En su mayor parte,” dije, y entonces sonreí abiertamente para mí misma cuando Jen retrocedió un
paso. Todavía estaba la remota posibilidad que Jason se curase si la estaca era removida de su
corazón. Pero para que eso ocurriera, sus amigos tendrían que rescatarle antes de amanecer, cuidarlo
cuidadosamente por meses y alimentarlo con lotes de sangre. Ni en sueños.
Me encogí de hombros. “Pero el sol de la mañana se encargará de eso”. Cerré la cajuela.
Tan pronto como lo cerré, los focos delanteros de un coche me cegaron y una intensa luz roja
iluminó la calle.
“Es un policia,” dijo Jen con pánico.
Nada bueno. Pero no tenía que ser malo, tampoco. “Relájate. Dejame manejar esto a mi”.
El policía vestido de civil se bajó el coche sin marcar. “Buenas noches, señoritas,” él dijo,
obviamente intentando sonar amistoso, aunque le salió mas bien cauteloso y sospechoso.
“Buenas noches,” respondí.
Él podía estar sólo a mediados de los veinte, pero estaba en ese estado alerta que correspondía a un
profesional experimentado. Enganchó el pulgar de su mano derecha en su cinturón, lo que le
facilitaría sacar su arma que se veía debajo de su brazo izquierdo.
A medida que él se acercaba, podía distinguir sus rasgos. Él medía cerca de 1,82m, con el cabello
café corto, una nariz recta, y un cuerpo bastante solido. Completamente caliente. Incluso podría
haber estado interesada en él si fuera un poco más joven y no tuviera esa sospechosa actitud.
Lola estuvo de acuerdo, preguntándose cómo sería cautivarlo, ponerle todo caliente y duro,
alimentarse de toda esa energía preciosa. Ese era el problema con ser en parte demonio de lujuria –
desde que comencé a notar a los chicos, Lola había estado al acecho, instándome a acercarme a
ellos, queriendo obligarlos a adorarnos y absorber toda su energía.
Había cedido una vez, y el pobre chico casi había muerto. Pero no esta vez. No otra vez. Hice
retroceder el deseo, lo cual fue bastante fácil desde que acababa de satisfacer la lujuria matando al
vampiro.
“¿Qué están haciendo ustedes aquí?” Él nos preguntó.
“Lo siento, ¿Oficial ...?”
“Sullivan. Detective Sullivan”. Él me mostró su placa de policía.
Sonreí, intentando verme tímida. “Mi hermanita se escapo de casa para encontrarse con su novio, y
yo estaba precisamente tratando de llevarla de regreso antes de que mamá se entere”.
“¿En esta parte de la ciudad?”
“Sí, bien, ella no tiene el mejor juicio. Por eso es que tuvo que escaparse”.
Jen me dio una mirada sucia, pero fue lo suficientemente lista como para no abrir la boca.
Él no se vio convencido. “¿Tienen alguna identificación?”
“Seguro – en el coche”. Gesticulé hacia el vehículo para pedir permiso y él asintió con la cabeza.
Cambiando de posición así es que podría observarnos ambas, le pidió a Jen su identificación.
Rebusqué en mi mochila y le di al detective mi permiso de conducir junto con el registro de Rick.
Él los recorrió con la mirada. “Sus apellidos son diferentes”.
“Seh – somos medias hermanas. La misma madre, diferente padre. Tenemos la misma dirección,
¿ve?”
Él asintió con la cabeza y llevó ambas identificaciones de regreso al coche para hablarle a alguien
por radio.
“Ohpordios,” Dijo Jen en un susurro ronco. “¿Qué ocurre si se entera de que hay un cuerpo en la
cajuela? Iremos a la cárcel. Mamá y papá estarán tan enfadados”.
“Sólo relájate. Todo debería estar correcto, así que no hay razón para que él deba mirar “.
Sullivan terminó de hablar por la radio y entonces nos devolvió nuestras identificaciones.
“¿Podemos irnos ahora?” Pregunté con una sonrisa. “Me gustaría llevar a Jen a casa antes de que
mamá se entere de que ella se ha ido”.
“Seguro,” él dijo contestando con una sonrisa. “Tan pronto como me digan que es lo que hay en la
cajuela”.
Oh, diablos. Estábamos jodidas.
“Nada”, dijo Jen precipitadamente, la palabra terminando en un chillido cuando ella retrocedió
hasta la cajuela y estiró sus brazos para protegerlo. “Simplemente, usted sabe, basura y cosas. Nada
malo”.
Oh, genial. Como eso no sonó culpable.
Todavía casual, él le preguntó, “¿Les importaría abrirlo para mi?”
Sí, me importaría. Bastante. Deprisa, examiné mentalmente mis opciones. No podía deshacerme de
él – no lastimó a los inocentes. Además, él había preguntado por nuestros nombres así es que
sabrían que fuimos las últimas que lo vimos. Irnos no era una opción tampoco – él sabía quienes
eramos y donde vivimos.
Tú podrías tomar el control de él, podrías obligarlo a dejarte ir, una pequeña voz interior me
susurró.
Que el cielo me ayude, por un momento, fui tentada. Pero no podía hacer eso. No podía
aprovecharme de los humanos de esa forma. Les había prometido a mis padres – y mí misma – que
nunca lo haría de nuevo.
Mi única opción era hacer lo que él pedía y esperar que me diera tiempo explicar. Maldición. Esto
no estaba yendo como lo planeé.
Amablemente, moví a un lado a Jen, le quité el cerrojo a la cajuela, y me preparé para lo peor.
Él alzó la tapa y se quedó con la mirada fija en el interior. Él ni siquiera retrocedió. Dios, ¿el
hombre estaba hecho de piedra? Inexpresivo, él nos preguntó, “¿Vampiro?”
Esto era tan irreal. Me relajé un poco, esperando todavía ser capaz de poder salir de esto sin
meterme en un problema mayor. “Uh, sí. Los colmillos ensangrentados son la prueba”.
Él me dio una mirada. La clase que dijo no estaba fuera de problema aún y que no apreciaba los
comentarios inteligentes. “¿Por qué lo estacaron?”
“¿Por qué?” ¿Él se quedaba mirando fijamente el muerto no-muerto y él quería saber por qué?
Jen barbulló, “Porque él estaba bebiendo sangre de un tipo.” Ella cambió de posición
nerviosamente. “Lo vi”.
El policía cabeceó. “Sí, también yo”.
Le miré boquiabierta. “¿Lo viste?”
“Sí, acababa de pedir refuerzos cuando tu danzaste hacia él y le golpeaste ligeramente en el
hombro”.
Diablos – había estado tan envuelta en mi misma que no había notado el coche sin marcar. Nota
para mi misma: ¡Presta atención!
“¿Y no ofreciste ayuda?”
Él se encogió de hombros. “Pensé acerca de eso. Se veía como si no la necesitaras”.
Cierto, mas sus anteriores palabras regresaron a mi mente. “¿Refuerzos?” Repetí. “¿Desde cuándo
los policías saben que existen los vampiros?”
Él le dio a Jen una mirada cautelosa. “¿Por qué no vas a sentarte en el coche?”
Ella se vio enojada, pero se fue para hacer lo que él le había dicho, y nosotros nos alejamos
ligeramente del coche mientras él bajaba la voz. “La Unidad de Crímenes Especiales lo ha sabido
por mucho tiempo”.
“¿Crímenes Especiales?”
“Sí, tu sabes... sobrenaturales, paranormales, extraños. Pero la política del Departamento de Policía
de San Antonio es que estas cosas no existen. Al menos no oficialmente. No tiene sentido hacer que
la población entre en pánico. Por eso es que tenemos al UCE”.
“¿Tu formas parte de esta Unidad de Crímenes de Especiales?”
Él asintió con la cabeza. “Pero no soy lo suficientemente estúpido como para arrojarme por uno de
estos tipos sólo”. Él me dio una fija mirada penetrante. “Pero tú no parecías tener ningún tipo de
problema en absoluto. ¿Qué hay con eso?”
Me encogí de hombros, no estando dispuesta a decirle que era en parte demonio, solo por si acaso él
me podría considerar lo suficientemente especial como para merecer la atención de la UCE. Tenía
suficientes problemas sin eso. “Me mantengo en forma, como mis cereales”.
Sus ojos se estrecharon. “Deja de bromear. ¿Cómo lo hiciste?”
“Con habilidad natural y montones de entrenamiento”. Cuando él se vio escéptico, suspiré. “¿Tiene
importancia? Hay un parásito chupa sangre menos allí afuera. Un monstruo menos por el que deban
preocuparse”.
“Así que no fue simplemente un golpe de suerte, ¿uno asesinato afortunado?”
“Tengo un montón de suerte”.
“Mira, no me importa cómo lo haces, pero tal vez podrías compartir...”
Una ambulancia pasó justo entonces, con sus luces brillando intermitentemente. Se detuvo delante
del coche del policía. Me moví para cerrar la tapa de la cajuela, pero Sullivan me detuvo. “Está
bien,” dijo él. “Es la camioneta de recolección de la UCE. Se encargarán de él”.
El personal de camioneta nos dio a Jen y a mí curiosas miradas, pero debían de haberse entrenado
para mantener sus bocas cerradas, porque no dijeron una sola palabra simplemente se hicieron cargo
del cuerpo y se marcharon.
Por curiosidad le pregunté, “¿A dónde lo llevan?”
“A una morgue especial diseñada para este propósito”.
“¿De verdad? Yo simplemente dejo que el sol se encargue”.
Él contuvo una sonrisa. “La morgue tiene un tragaluz, pero al UCE le gusta documentar estas cosas
primero. Además, es un poco desordenado simplemente dejarlos esparcidos en la calle”. Sus ojos se
desviaron hacia mi coche. “O en cajuelas”.
“Sí, bien, no quise dejarle en el callejón, y yo no tengo una lujosa ambulancia a mi disposición”.
“Haces esto a menudo, ¿no?”
“No, no realmente”. Sólo cuando el súcubo que forma parte de mí amenaza con salirse fuera de
control. Cuando Lola sentía deseos de salir, ella podía ser aliviada canalizando esa energía en la
matanza de un vampiro. Por algún tiempo, de cualquier manera.
Él clavó sus ojos en mí por un momento. “Si alguna vez quieres compartir algunos de tus secretos,
solo llámame.” Él me dio una tarjeta de presentación.
No iba a ocurrir. No necesitaba a cualquier otro sabiendo del demonio dentro de mí. Pero para
deshacerme de él, inserté la tarjeta en el bolsillo de mi chaleco y dije, “haré eso.”
“De acuerdo, ya pueden irse”.
Manejé a casa, molesta por lo tarde que se había hecho. Tenía que meter a Jen en su cama antes de
que nuestros padres de enteraran de su desaparición. Pero justo cuando salimos del coche, mamá y
Rick salieron de la casa.
Maldición – justo lo que necesitaba. Gemí y Jen se puso tan blanca como el vampiro.
Ya estábamos ahí. Resignada, giré hacia ellos, Jen sin embargo retrocedió, intentando esconderse en
las sombras del garaje.
No funcionó.
“Detente ahí mismo, señorita,” ordenó mamá. Viéndose en parte preocupada, en parte enfadada, ella
se apresuró hasta la acera. Jen se parecía a un híbrido de su madre y su padre – los tres Andersons
eran huesudos, rubios y bellos. La gente siempre se sorprendía cuando no podían ver ningún rasgo
de mi bonita madre en mi cara. Evidentemente, los fuertes genes del demonio habían abrumado a
todos los rubios de mi madre.
“¿Dónde han estado?” Mamá le preguntó a Jen. “Cuando no te encontramos en tu cama, nos
preocupamos tanto”.
“Ayudaba a Val,” dijo Jen en un tono que fue medio malhumorado y medio orgulloso. “Estacamos a
un vampiro”.
¿Nosotras? Sí, claro.
La furia se veía en la cara de mamá cuando ella se volvió contra mi. “¡Cómo te atreves a llevarla
contigo!”
Whoa... ¿demasiado intenso? “No lo hice,” dije, odiando cuan a la defensiva soné. “Ella se escondió
en el coche”.
“Ella no me dejaría ir” Jen masculló con malhumor.
“Sharon...” mi padrastro comenzó.
Pero mamá no estaba cerca de estar aliviada o calmada. Ella se volvió contra Jen. “Ve a tu cuarto,
jovencita. Trataremos contigo más tarde. Necesitamos hablar con Val. A solas”.
Jen se vio testaruda, pero su padre cabeceó severamente hacia la puerta principal y dijo, “Ve,
ahora”.
Jen fue, pero expresó su indignación y su renuencia en cada lento movimiento de su cuerpo. Sabía
cómo se sentía, pero ahora mismo, deseé poder ir a mi cuarto y saltarme toda la escena.
Antes de que Mamá pudiese repetir su demanda, dije serenamente “Ella me molestó para ir
conmigo pero le dije que no. No sabía que ella se había escondido en la parte trasera del coche.
Ustedes saben cómo es ella”. Ella siempre ha sido una pequeña diablilla caprichosa.
“Tú deberías haberlo sabido” dijo mamá, sus ojos todavía transmitiendo cólera. “La pones en
peligro”.
Bueno, ella tenía un buen punto. Debería haber revisado. Quizás. Pero el resto estaba todo mal.
¿Desde cuándo era responsable de la idiotez de Jen? Recorrí con la mirada a mi padrastro, Rick, en
busca de ayuda, pero me encontré sólo con una expresión impasible. Aparentemente, él había
decidido mantenerse fuera de la pelea. Como siempre. Aunque él me había criado como si fuera su
hija, él dejaba a mamá tomar las decisiones cuando se trataba de mí. Algunas veces él daba la cara
por mí, pero no parecía que hoy fuese a ser uno de esos días.
“No la puse en peligro,” dije con molestia. “Ella logró hacer eso por su cuenta. Además, ella
permaneció en el coche todo el tiempo”.
“Eso no es suficiente,” mamá insistió. “Te dije antes que no la quería involucrada en cualquier cosa
como esa”.
Un poco enfadada ahora, pregunté, “¿Por qué? ¿Piensan que soy una mala influencia?”
“No, pero...”
“Bueno, si lo soy, ustedes ayudaron a hacerme así”.
Mamá suspiró y visiblemente se calmó a sí misma. Habría valorado el esfuerzo si no sospechase
que ella solo quería tranquilizarme y asegurarse de que el gran demonio malo no se saliese.
“Son las tres de la mañana,” dije. “¿Realmente necesitamos hacer esto ahora?” La noche en las
oscuras calles de San Antonio era mi territorio. Mi familia pertenecía a la brillante luz del día.
Mezclar los dos me ponía incómoda.
“Sí, ahora,” mamá insistió. Ella hizo una pausa, como si estuviera buscando las palabras correctas.
“Para ti, cazar vampiros es necesario. Para mantener controlada... esa parte de tuya”.
“¿El demonio?” Mamá nunca lo diría, como si pensara que al no decirlo en voz alta fuera a
desaparecer de alguna forma. Desafortunadamente, era una parte irrevocable de mí.
“Sí” dijo Rick. “El súcubo”.
Mi padrastro no tenía miedo de decirlo. Y afortunadamente, él comprendía y respetaba a Lola. Él
era cuidadoso de no dejar que nuestros campos de energía se tocaran, gracias a Dios. Eso estaría
sencillamente... mal.
Pero él era quien me había ayudado a comprender que sino quería terminar demente y con
tendencias suicidas como mi padre, tendría que ceder ante el demonio dentro de mi ocasionalmente,
no combatirlo. Afortunadamente, la lujuria de la cacería usualmente le satisfacía lo suficiente como
para mantener la otra clase de lujuria lejos de estallar y quebrantar las voluntades de los hombres.
Desafortunadamente, aunque sólo un octavo de mi ascendencia era demonio, tomaba todos los otros
siete octavos de mí para controlarlo. ¿Era eso de lo que ellos estaban todavía preocupados?
Intentando ser paciente, les dije, “Ustedes me enseñaron cómo mantenerlo bajo control. Ahora que
le dejo salir cada cierto tiempo, puedo controlarlo. Nunca lastimaría a Jen”.
“No físicamente,” dijo mamá. “No deliberadamente”. Y su cara estaban dibujadas esas líneas tercas
que conocía demasiado bien. Mamá tenía más para decir y no iba a detenerse hasta que ella hubiera
expulsado todo eso.
“¿Qué estás diciendo?” Pregunté exasperada. “¿Que mi hermana menor debería tenerme miedo?”
“Tu media hermana,” dijo mamá. “Ella no tiene la misma... maldición que tu”.
Como si necesitara un recordatorio. “Lo sé. Nadie lo tiene”. Aparentemente, era única. Afortunada
yo.
Los ojos de mamá evitaron mi mirada acusadora. “Desafortunadamente, ella te admira, quiere ser
justo como tú”.
“Sí, bueno, ella obviamente no es muy brillante”.
Mamá negó con la cabeza. “Sabía que era un error dejar que tu hermana creciera sabiendo qué tan
diferentes eran ustedes dos”.
Sí, claro. Como si ella no lo hubiera sabido. “Vamos, mamá. Jen no es tan estúpida – ella sabe que
no puede ser como yo”. Aunque la obsesión de Jen últimamente había corrido a encontrar tanto
acerca de vampiros como ella pudiera, con la teoría de que ella me ayudaría dándome toda la
información que ella pudiera recolectar.
“Sí, pero ella es joven e impulsiva. A esa edad, todos ellos piensan que son invencibles”.
Sin mencionar ella pensaba que podría ayudar a salvar el mundo ayudándome. No era halagador,
era molesto, sobre todo cuando no hice nada para promoverlo, sabiendo cuanto molestaba esto a
mamá. “Bueno, es por eso que no la dejaré seguirme”.
“No, eso no funcionará. Tu misma lo dijiste – ella encontrará la manera de hacerlo de cualquier
forma, en ese momento ella se lastimará”.
¿Por qué mamá estaba siendo tan irrazonable? “La protegeré.” Y entonces patearía su trasero por
seguirme.
“No puedes protegerla y hacer... tu trabajo al mismo tiempo. Tenemos que asegurarnos de que ella
no vaya contigo”.
“Bien. No la quiero cerca de cualquier manera, ¿pero cómo voy a impedirle ir detrás de mi? Ese es
su trabajo, ¿no?”
Había querido decirlo para molestar, pero estaba sorprendida cuando mamá aspiró profundamente y
dijo, “Sí, lo es. Es por eso es que hemos tomado una decisión”.
Uh-oh. ¿Por qué tuve repentinamente el presentimiento de que no iba a gustarme esto? “¿Qué
decisión?”
“Por el bien de Jen, lo mejor sería que te mudes”.
“¿Cómo ayudaría eso? Ella todavía me verá en la librería”.
En la cara de mamá aparecieron más líneas tercas. “Nos gustaría que encontraras otro trabajo,
también”.
Mi cara repentinamente se volvió fría como el hielo, como si alguien acabara de arrojarme en agua
helada. Entonces el calor llegó a montones y repugnancia le siguió no muy lejos. Le eché una
mirada a Rick. Él era usualmente quien me ayudaba, pero ésta vez, su expresión mostraba que él se
había puesto del lado de su esposa. “¿Me están despidiendo?” Pregunté incrédula. ¿Cómo podían
hacer eso? Nunca jamás había concebido la posibilidad de que no trabajar en la librería familiar de
la Nueva Era.
No, eso no era exactamente cierto. Inconscientemente, había estado esperando por esto toda mi
vida, sabiendo que no era como el resto de ellos, sabiendo que no podría pasar, sabiendo que ellos
un día me rechazarían por eso. Aparentemente, ese día era hoy. Mi decimoctavo cumpleaños. Feliz
jodido cumpleaños, Val.
“Oh, entiendo” dije fieramente, mi voz sonando espesa por el enorme nudo en mi garganta.
“Ustedes me están echando de la familia”.
“No fuera de la familia”, dijo Mamá. “Simplemente del negocio. Sólo por un tiempo. Si Jen no te
ve alrededor por algún rato, tal vez ella perderá las esperanzas acerca de esta enfermiza obsesión, o
la perderá cuando madure”.
Negué con la cabeza silenciosamente, asustada de dejar salir mis emociones, asustada de dejar salir
al demonio.
“Esto es importante,”" insistió mamá. “Está la única manera protegerla”.
“¿Echándome lejos?” Aullé. ¿Cómo podían hacerme esto a mí?
“No te echamos a ningún lado,” dijo Rick. “Te amamos”.
Sí, correcto. Me amaban, pero sólo ciertas partes de mí – las partes humanas. El pedacito de mí que
era un demonio no les gustaba. Ni lo entendían. Desafortunadamente, no podría arrancar ese
pedacito... o detenerlo de mantener el control sobre mis emociones. Lo había intentado. Oh, sí que
lo había intentado.
Y estaba cansada de ser obligada a sentirme menos que humana por algo no podría manejar.
Negando con la cabeza e intentando mantener en secreto mi dolor y mi miedo apretadamente, supe
que no había nada que pudiera decir. Le di la espalda a los rostros que me juzgaban y me caminé
lejos.
“Val, espera,” Mamá me llamaba “te ayudaremos...”
Maldición, no. Ignorándola, medio caminé, medio corrí hacia la motocicleta que había dejado
esperando en la cuneta. Mamá dijo algo más, pero no lo escuché. Estaba demasiado ocupada
poniéndome mi casco, echando a andar el motor de la Honda Valkyrie, y marchándome de allí como
si los demonios del infierno estuvieran pegados a mis talones.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:11 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:30 pm

Capitulo II

La furia del demonio chisporroteó en mi sangre, haciéndome querer sacar todo fuera de mi mente
con un rápido, salvaje paseo. Sin embargo la parte humana de mí se sentía desconsolada,
decepcionada... desolada. Por una vez, mis emociones humanas superaron a las demoníacas, y bajé
la velocidad. Precisamente lo que necesitaba ahora era ser detenida por ese policía sospechoso... o
algún otro policía, por culpa de la velocidad. Sin saber a donde ir, me encaminé a mi lugar favorito
– River Walk2 en el centro.
A estas horas de la madrugada, antes de la salida del sol, el River Walk estaba libre de los turistas
que usualmente atestaban sus orillas. Veinte pies debajo de nivel callejero, el pintoresco encanto de
los cafés casi ocultos por los arboles de la acera, los puentes arqueados de piedra, y el río que fluía
despacio hacían al lugar tranquilo, sereno.
Era el corazón de San Antonio, y yo amaba la ciudad entera. La arquitectura colonial española se
combinaba en partes con un poco de arquitectura alemana del siglo diecinueve, dando la sensación
de ser una ciudad rica en historia, un gran ambiente para las coloridas celebraciones de la ciudad.
Pero ahora mismo, a estas hora de la noche, estaba todo gris... concordando con mi estado de
animo.
Estacioné mi Valkyrie lejos del área turística, bajé andando hacia la orilla del río hecha de
hormigón, y me senté para observar la corriente de agua.
Sin lugar a dudas, estaba completamente jodida. Sin lugar donde vivir, sin trabajo, con muy poco
dinero. Mis labios se torcieron en una sonrisa amarga. Tenía un poco guardado para ir a la
universidad. Parecía como si eso no fuera a ocurrir en ningún momento cercano.
Restregué mis ojos húmedos con una mezcla de agitadas emociones en mi interior. No sabía que
odiaba más ahora mismo – si la parte demoníaca de mí que había causado este problema, o la parte
humana que me hacía sentir tan condenadamente débil en este momento.
No importaba – el hecho era que acababa de perder a mi familia. Se sentía como si algo vital
simplemente hubiera sido arrancado de mi pecho. Dios, ¿qué haría sin ellos? Ellos eran lo que me
conectaba a una vida normal, los únicos que me mantenían cuerda en mi mundo manejado por un
demonio. ¿Podría sobrevivir sin eso que me relacionaba a la vida normal?
Esto no sería un problema si tuviese amigos. Pero cuando era menor, mamá y Rick habían temido
que las personas notasen mi lado extraño. No tenían ni idea en ese entonces de cuando el lujurioso
demonio se manifestaría por primera vez. Para evitar las inevitables preguntas, me mantuvieron
apartada del colegio público, enseñándome en casa y manteniéndome a una distancia segura de los
demás niños. Entonces después, no había parecido importar el hacer amigos. No de los cercanos,
por lo menos. Explicarles acerca de la parte demoníaca dentro de mi no era una opción. Así que
ahora, estaba completamente sola.
Contuve un sollozo. Bien, jodelos a ellos. Ellos no tenían la única librería en la ciudad. Podía
2 N/T: Paseo del Río
encontrar otro trabajo, un lugar para vivir, incluso amigos, maldita sea. No los necesitaba.
Mi ojo atrapó un movimiento y giré mi mirada para ver un pequeño perro acercándose
cautelosamente. Era una mezcla de algún tipo de terrier, él tenía su corto pelo tieso, ondulado, con
largas piernas flacas, una cola rizada levantada en una "C" sobre su espalda, y el pelaje de color
claro – el color exacto de la trémula luz de la luna.
Me congelé. Esto no era normal. Perros, gatos, y otros animales normalmente huían del demonio
que detectaban en mí. Aunque siempre había querido a un perro que fuese mío, era bastante inútil
mantener a una mascota que estuviera aterrorizada de mí.
Él debía estar desesperado si era lo suficientemente valiente como para acercarse a mí. ¿Estaría
hambriento?
Enjuagué el humedad de mis ojos y coloqué mi mano, con la palma hacia arriba, en el suelo.
Hablando suavemente, le dije, “Está bien. No te lastimaré”. Podía aceptar un poquito de cariño por
aquí ahora.
El perro, con su cabeza agachada, me veía como si no estuviese seguro pero avanzó lentamente más
cerca de cualquier manera. Deseé tener un poco de comida para atraerlo hacia mi regazo. “Está
bien,” le dije, con un tono consolador.
Un repentino cosquilleo en mi mente me hizo saltar. ¿Había un vampiro a alguna parte cerca de
aquí? Sin embargo cuando el cosquilleo desapareció, lo descarté. Debe ser mi imaginación – un
vampiro no se entregaría tan fácilmente.
Dándome cuenta de que el perro se había alejado atemorizado, intenté persuadirle otra vez con
ruegos. El terrier avanzó a rastras más cerca para olfatear mi mano y el cosquilleo se reanudó. No
era mi imaginación. Alguien estaba tratando de embelesarme, hacerme sentirme a salvo y segura.
¿Quién? La presencia en mi mente era masculina. Quienquiera que fuese, era muy confiado. Él
obviamente pensaba que era una turista, una comida fácil. Por el momento, me quedé quieta,
dejando al asqueroso no-muerto pensar que su idea de controlar mi mente estaba funcionando.
Cuando el perro lamió mi mano, mi corazón se derritió. Intentando no sobresaltarle, acaricié la
cabeza del terrier mientras me preguntaba cómo podría encargarme rápidamente del vampiro sin
ahuyentar al perro. Desafortunadamente, yo estúpidamente había dejado mis estacas en la
motocicleta.
¿Por qué no me había atacado todavía? Tal vez él estaba siendo cauteloso, asegurándose de que
nadie más estuviera cerca. Eché una mirada hacia los oscuros árboles más allá del camino junto al
muro de piedra, buscando potenciales armas. Con algo de suerte, habría algunas ramas caídas allí.
Quizás incluso podría hacerlo lo suficientemente rápido
El terrier repentinamente alzó su cabeza y olfateó el aire. Sus ojos brillaron púrpura, entonces él
gruñó, dejando al descubierto sus dientes sorprendentemente grandes y afilados, y él brincó para
encontrarse con la forma que se acercaba en la oscuridad.
La impresión se propagó rápidamente a través de mí, dejándome inmóvil por un momento. El perro
infaliblemente brincó hacia la entrepierna del vampiro y se aferró fuertemente a sus partes
sensibles. El vampiro chilló, intentando desesperadamente quitarse de encima al perro.
Ahogando una risa histérica, corrí hasta el árbol más cercano y arranqué de un tirón una pequeña
rama, entonces me arrojé hacia el vampiro y lo estaqué justo en su corazón. Él balbuceó algo en su
incredulidad, y luego cayó al suelo, sin vida.
Bien, eso fue interesante.
Estudié al vampiro. Vistiendo pantalones vaqueros y una camiseta de los 'Grateful Dead', él se veía
realmente poco interesante, excepto por el acné que cubría su cara. Sólo había visto unas pocas
docenas de vampiros lo suficientemente de cerca y personal y no había notado que fueran
susceptibles al acné. Me pregunté ociosamente cuántos cientos de años él había tenido que
aguantarlo, y por qué convertirse en un vampiro no lo había curado. Negué con la cabeza.
No importaba.
Eché una mirada abajo al terrier, quien se veía completamente inofensivo y para nada cansado,
aunque terriblemente orgulloso de sí mismo. “Tu no eres perro ordinario, ¿verdad?” Un comentario
demasiado ligero para el momento.
La mandíbula del terrier se entreabrió, era como si él se estuviera riendo de mi.
No exactamente.
¿Qué? ¿Quién dijo eso? Podría jurar que lo oí en mi mente. Pero pensé entonces que sólo podía oír
los pensamientos de los vampiros... y sólo cuando intentaban controlarme. ¿Habría otro aquí? Eché
una mirada alrededor.
No soy un vampiro. Piensa en algo más pequeño. Aquí abajo.
Me quedé mirando fijamente abajo, al desaliñado perro mestizo, completamente sorprendida,
revisando mentalmente los hechos. Un perro cuyos ojos brillaron púrpura como los míos, al que no
le dio miedo mi parte demoníaca, que atacó al vampiro, y que entendía inglés.
Nop, eso no era normal. “¿Puedes hablar?”
Sorpresa.
Oh, genial, un perro inteligente. Pero él también estaba obviamente deseoso de afecto. Estaba solo...
como yo.
¿En qué estaba pensando? Me dejaba engañar por un desaliñado perrito mestizo que usaba su
belleza como un arma. “¿Qué eres?” Me senté a su lado. Después de todo, el vampiro no se iba a ir
a ningún lugar.
El perro se vio aún más desamparado. Un perro del infierno, él me dijo a la defensiva, casi como si
estuviera desafiándome a reírme.
Bufé. Sí, claro. El terrier no más se parecía más a los dibujos de esas bestias enormes de lo que yo
me parecía a esas mujeres voluptuosas que solían retratar como súcubos. Pero él tampoco era
precisamente un perro normal.
La comprensión llegó a mi, y le pregunté, “¿Eres en parte un perro del infierno? ¿Medio-demonio,
como yo?”
El perro meneó su cola. Eso es, kiddo.
Suspiré aliviada. Eso explicaba un montón. “¿Tienes dueño?”
Él dejó a un lado su actitud defensiva y se movió más cerca, cautelosamente, aproximándose a mi
mano con su nariz fría y transmitiéndome sus emociones – él tenía el ardiente deseo de agradarme,
de alejar mi soledad, y aliviar también la suya. Rasqué que sus orejas y él resplandeció de pura
dicha mientras absorbía mí atención como una esponja seca.
¿Podrías ser mi dueña?
¿Quién podría resistirse? ¿Y por qué no? Podría usar un camarada ahora mismo, y este pequeño
perro mestizo no parecía ser ninguna amenaza. No para mi, al menos. Y éramos definitivamente
espíritus parecidos. Le abracé, dejando a la acción llevarse un poco de mi dolor. Él lamió mi cara,
afirmando mi decisión. “De acuerdo, ¿cuál es tu nombre?”
Él me recorrió con la mirada con un extraño brillo en sus ojos, sus pequeños y desaliñados bigotes
en su barbilla haciéndole verse vulnerable y adorable. Fang3.
Reprimí una risa. Eso era un tremendo nombre para que el pequeño perrito estuviera a la altura. “Mi
nombre es Val.”
Él exhaló un suspiro. Encantado de conocerte, Val.
“¿Quieres quedarte con conmigo?”
Removiéndose inquieto por la excitación, el terrier saltó y lamió mi cara. ¡Sí!
Limpié la baba del perrito y le miré cuidadosamente. Él podría parecer tener respuestas humanas,
pero él todavía era obviamente completamente canino. “Tú saltas a mi pierna4 y te convertirás en
perro muerto.”
Su mandíbula se entreabrió de nuevo en lo que él se reía de mí. No saltaré a tu pierna, te lo
prometo.
¿Quién sabía que los perros del infierno tenían sentido del humor?
Me reí, sintiendo un poco de esperanza entrar a escondidas en mi corazón. Qué día tan extraño.
3 N/T: Fang significa Colmillo, sin embargo quedará como Fang.
4 N/T: Con “saltar a su pierna” se refiere al momento cuando los perros están en celo, 'saltan' a las piernas de las
personas y se restriegan contra ellas.
Nunca olvidaría mi decimoctavo cumpleaños, eso es seguro. Podría haber perdido una casa y
trabajo, pero había conseguido un perro... y tal vez un amigo.
“Bueno, Fang, vamos a conseguir un lugar para vivir”
Buena coordinación – un brillo rosado precedía el amanecer y yo esperé hasta que los primeros
rayos alcanzaron y tocaron el cuerpo del vampiro. Se prendió fuego en abrasadoras llamas de color
verde que lo incineraron en instantes.
Bien. Ahora vamos al siguiente problema – cómo conseguir que Fang se subiera a la motocicleta.
Miré para abajo hacia él.
“¿Que piensas? Si te coloco adentro de mi chaleco cerrado, ¿crees que podrás ir bien?”
No hay problema.
Me subí en la moto y él dio un salto enfrente de mí. Cerré el cierre mi pesado chaleco sobre él, de
forma que tal solo su cabeza se asomaba, justo debajo de mi barbilla. Él disfrutó el paseo, oliendo
todos los aromas llevados por el viento. A mi también me gustaba bastante eso. Era asombroso
cómo un pequeño y cálido cuerpo acurrucado cerca de mi podía hacerme sentir mucho mejor.
Pero necesitaba encontrar una mejor solución a largo plazo para llevarlo conmigo. Tenía el
presentimiento de que este perrito iba a ser una auténtica ayuda a la hora de olfatear vampiros.
Tenía bastante luz cuando llegué de vuelta a casa. O lo que solía ser mi casa. Creí que no les
molestaría si me tomaba una siesta. No necesitaba muchas horas de sueño, pero claro, no había
conseguido dormir ni una anoche. Definitivamente necesitaba cerrar un poco los ojos. Después
empacaría mis cosas y buscaría trabajo, un nuevo lugar... una nueva vida.
Saqué a Fang de adentro de mi chaleco. A la luz del día, podía ver que su pelaje era de un color
rubio rojizo. Lo hacía verse aun más inofensivo, hacía aún más difícil creer que él fuera en parte
demonio.
Nos colé a Fang y a mi por la ventana de mi dormitorio por si acaso alguien estaba levantado – no
estaba con ganas de tener una conversación ahora mismo.
Curiosa acerca de los perros del infierno, saqué mis libros de consulta especiales – la Encyclopedia
Magicka de tres volúmenes. Estos libros antiguos eran lo único que había recibido como herencia
de mi papá. Sin embargo no los mantuve por razones sentimentales – ellos tenían las referencias
más precisas que había visto en toda mi vida sobre vampiros y súcubos.
Era lógico que fueran precisos acerca de otras criaturas también.
“Hmm, perros del infierno...”
Las orejas de Fang se alzaron y él vino a sentarse a mi lado, con su cabeza erguida a modo de
pregunta.
“Aquí dice que los perros del infierno son perros enormes, feroces y de color rojo como la sangre”.
Recorrí con la mirada al pequeño perro, cuyo pelaje rubio-rojo fresa y pequeño cuerpo no tenían
ningún parecido con el dibujo, el cual se parecía más a un galgo con esteroides. “¿Ves?”
Le mostré la imagen y él la estudió por un momento.
Wow.
“Sí – se ve un poco diferente de ti. ¿Qué porcentaje de ti es en realidad un perro del infierno, de
todas formas?” El resto tenía una gran dosis de terrier.
De alguna forma logró verse exasperado. No hago matemáticas – o árboles genealógicos. Soy un
perro, fergawdsake5.
Sí, cierto. Un perro con carácter. Sin mencionar el lado suave, pastoso que él aparentemente quería
seguir manteniendo escondido. Justo como yo.
Él me empujó impacientemente con su nariz. Continua.
“Está bien, esta bien. Los perros del infierno tienen narices muy sensitivas y están criados para
olfatear otros demonios y criaturas de la noche a la orden de su amo, luego ellos arrancan sus
gargantas”. Lo miré de reojo. “Comprendes la diferencia entre una garganta y una entrepierna,
¿verdad?”
Ja ja. Muy graciosa.
“Está bien, tú eres un poco pequeño para eso. Entiendo. Pero... ¿por qué no intentaste arrancar mi
garganta?” Era medio-demonio, después de todo.
¿Qué dice el libro?
Seguí leyendo. “Oh, ya veo. Un perro del infierno que está atado a la voluntad de su amo tiene que
obedecer a su maestro, pero una vez que el amo muere, el perro de caza tiene libertad de escoger a
su presa”. Ya que él no tenía un amo, la parte de rasgar gargantas era optativa.
El libro seguía para aconsejar que se destruyera a los perros del infierno que perdían a su amo ya
que sino él podría vengarse en un caos indiscriminado, y proveía también algunos cuantos cuentos
horripilantes para sostener esa recomendación.
No leí esa parte en voz alta. No había ninguna necesidad – mi nuevo amigo había sido obviamente
muy discriminado por los tipos buenos. Debía ser por la parte canina normal de él.
Lo entiendes, bebé.
Oh, sí, y él podía leer mi mente. Cerré el libro. Bien, ahora, se veía como si un perro del infierno
pudiera ser precisamente el mejor amigo de una chica demonio.
5 N/T: Es una especie de apodo, igual que kiddo que apareció antes, kiddo es cariñoso, fergawdsake no se sabe.
Su mandíbula descendió en una perruna sonrisa burlona. Yep, eso es lo que yo estaba pensando.
Rasqué sus orejas. Él me hacía sentirme un poco mejor acerca de la asquerosa tarde entera. Pero por
ahora, estaba muy cansada. No tenía ganas de cambiarme, así que colapsé con las ropas que llevaba
puestas, y Fang se acurrucó junto a mí.
Sintiéndome un poco confortada, me dejé llevar por el sueño y me dormí.
Sorprendentemente, no soñé. O si lo hice, no lo recordé. Me desperté a eso del mediodía y la
sensación del pequeño cuerpo peludo de Fang contra mi fue bastante agradable. Quise permanecer
en este agradable lugar cálido por siempre, pero la realidad me golpeó y me di cuenta de que no
podría. Tenía que empezar una nueva vida.
Fang me pinchó con su hocico. Necesito ir afuera. Y tengo hambre.
Oh, sí – los perros requieren cuidado. Al menos él era civilizado. Dándome cuenta de que el resto
de mi familia debería estar trabajando en la tienda en estos momentos, le dejé salir a hacer lo
propio, entonces me di una ducha y asalté la cocina buscando algo para los dos. Mientras él comía
muchisimos restos de estofado, yo conseguí un poco de cereal y contemplé mi siguiente
movimiento.
Tenía tanto para hacer... que fue un poco abrumador.
Supongo que lo mejor sería hacer el equipaje primero. Pasé la mirada alrededor de mi cuarto.
Necesitaría ropas, la ropa de cama, ese tipo de cosas.
¿Me dejarían tomar los muebles una vez que encontrara un lugar? Si no, tendría que comprar
algunos. Sin mencionar otras cosas como platos y toallas.
Había demasiado en lo que pensar. El cereal se congeló en mi estómago. Había pensado que era una
adulta, pero la cantidad de cosas que tenía que hacer me hizo sentirme inadecuada y no tan lista
para esto. Mis pequeños ahorros probablemente no irían muy lejos. No por mucho tiempo, de
cualquier manera.
Y no podría regresar. Parpadeé para contener las lágrimas. No era tanto, pero era mi casa... una casa
donde no sería bienvenida nunca más. Me restregué el pecho con la palma de mi mano,
preguntándome si el dolor de allí alguna vez se desvanecería. ¿Se podía morir por un corazón roto?
Fang me pinchó. Oye, tienes montones de razones por las que vivir. Me tienes a mi.
No pude evitar reírme entre dientes. “Es verdad. ¿Qué dices si empacamos estas cosas?”
Para mantener mi mente apartada de las decisiones que tuve que hacer, me moví veloz y
metódicamente, rellenando ropas, libros, y otras cosas que pensé necesitaría en mi bolso. Fue más
difícil que lo que hubiera esperado. Cada cosa que tocaba tenía memorias de mejores tiempos... la
pulsera perlada Jen había hecho para mí, la estrella de cinco puntas que mamá me había dado para
que me protegiera, la divertida muñeca vampiro con la que Rick había llenado mi calceta en
Navidad...
Maldición, había olvidado acerca de los días festivos. Me dejé caer en la cama, abrazando la tonta
muñeca con el depresivo sentimiento de tener un agujero en mi estomago. El próximo Halloween y
el Día de los muertos siempre eran grandes en la tienda, pero los más importantes en casa eran el
Día de Acción de Gracias y la Navidad. ¿Dónde estaría entonces?
¿Siquiera sería invitada?
Aun si lo fuera, demasiadas cosas rudas se habían dicho – por ambos lados – que harían que la
situación fuera bastante tensa e incómoda. Nunca sería lo mismo de nuevo. Abruptamente, me
levanté y enjugué la humedad de mis ojos. No era momento de preocuparse acerca ahora. Tenía que
hacer el equipaje y salir de aquí.
Una hora más tarde, oí un golpe en la puerta. Sentí mi estómago apretarse – tenía que ser mi
familia. Cambié eso por ex-familia. Me rehusé contestar, no queriendo presenciar otra escena, no
queriendo llorar y dejarles saber cuánto me habían lastimado. Además, ¿quién sabía de qué me
acusarían esta vez?
Cuando ignoré el segundo golpe, mamá y Rick abrieron la puerta y entraron de cualquier manera.
Ellos debían haber dejado a Jen atendiendo sola la tienda.
Fang se puso de pie de un salto en la cama y les gruñó amenazadoramente. Ellos se detuvieron de
golpe. “¿Qué es eso?” Mamá preguntó sorprendida.
Junté los jirones de mi calma y me refugié en un comentario sarcástico para evitar dejarles ver mi
dolor. “Es un perro, madre”.
“Puedo ver eso. ¿Qué está haciendo aquí?”
“Su nombre es Fang y él es mi nuevo amigo. En cuanto a lo que está haciendo, él les esta
recordando que no es educado irrumpir en el cuarto de las personas”.
¿Conoces a estas personas? Fang me preguntó.
Recorrí con la mirada a mis padres, pero ellos no parecían haberle oído. Debía ser sólo yo. Para
Fang, dije, “Está Bien. Éstos son mis caseros, sin embargo no por mucho más tiempo. Nos
mudamos”.
Mamá se vio herida. Que bien. Quería que ella sintiera el dolor que me había causado. “Somos más
que tus caseros,” ella protestó.
“Ya no. Tu me echaste, ¿recuerdas?” Repentinamente indecisa acerca de si iba a poder afrontar otra
enorme escena, le pregunté “¿Qué es lo que quieres? Estoy ocupada”. Me volví hacia el bolso y
toqué las cosas que estaban adentro, deseando que simplemente se fueran. Obviamente no iban a
disculparse, no iban a decirme todo estaba perdonado, y no quería oír más cosas racionales, no
quería quebrarme y berrear como un bebé.
“Pensamos que podrías necesitar una mano encontrando un lugar, mudándote ...”
Sin dejar de guardar cosas en el bolso, le dije, “No, gracias. Ya lo tengo cubierto. Aunque podría
regresar más tarde para obtener mi cama y mi tocador, si eso está bien”.
“Claro”. Mamá pareció confundida. “Tal vez podríamos hablar”.
“Dijiste bastante anoche”. Expulsar un poco de ira se sintió bien, alimentar una pequeña parte de la
lujuria por la venganza de Lola estaba haciéndome sentir bastante bien.
“No, queremos que entiendas...”
“Lo comprendo perfectamente. No discutamos esto de nuevo, ¿esta bien? Oí bastante la primera
vez.”
“Pero...”
“No, lo entiendo” dije, interrumpiéndola y afrontándolos completamente por primera vez, dejando
al daño salir con palabras rudas. “Ustedes son los buenos, yo soy la malvada. Me voy”.
Fang se movió más cerca, silenciosamente ofreciendo su apoyo.
“No es tan blanco y negro,” mamá protestó.
¿Cómo ella podía decir eso después de que hubiera escogido tan claramente a su otra hija – su hija
normal – por encima de mí? Qué hipócrita. “Lo es desde este lado de la cerca”.
Rick observaba silenciosamente desde el portal, viéndose inquieto y algo dolido. Pero eso fue todo
lo que él hizo – quedarse parado allí. Supongo que él no iba a tratar de mi venir a ayudarme... otra
vez.
“Val, sé que usas tu fachada inteligente y sarcástica para mantener tu verdadero yo escondido del
mundo, pero no tienes que usarlo con nosotros,” dijo mamá.
“Este es mi verdadero yo. Acéptenlo o soportenlo”. Hice una pausa, entonces dije sarcásticamente
“Oh, espera. Ustedes ya hicieron eso, ¿verdad? Sólo que soy quien tuvo que soportarlo”.
Viéndose exasperada, mamá dijo, “Estás determinada a hacerte la difícil, ¿verdad?”
“¿Yo?” Miré a los dos encolerizadamente. “¿Qué ocurriría si les dijera que tienen que dejar a su
familia, que ya no los quieren aquí, que son menos que humanos? ¿Cómo se sentirían?”
“Eso no es lo que yo dije”.
“Claro que lo es”. No importa cuánto mamá intentara endulzarlo, esta es la forma en que terminó.
Esta es la forma en la que se sentía, bien profundo. Y por primera vez, Lola no intentó liberarse.
Todo este revuelo dentro de mí alimentaba su lujuria en cierta forma.
“No me hables a mí de ese modo. Todavía soy tu madre”.
Había tenido bastante. Enfrentándome a ella, dije “No, no lo eres. Tu me desheredaste. No tengo
porque escucharte más. Vete”.
“¿Qué?” Mamá parecía estar verdaderamente conmocionada. Nunca les había replicado.
“Me escuchaste,” me sofoqué cuando sentí las lágrimas venir. “Sólo... vete”.
Fang añadió un gruñido bajo para completar la cosa. ¿Quieres que yo la haga salir?
Negué con la cabeza hacia él. No – ella todavía es mi madre. Aunque era lindo tener a alguien de mi
lado para variar.
Viéndose herida, mamá salió algo enfadada. Bueno – quizás ella tuviera una pequeña probada de lo
que me había hecho pasar anoche. Pero Rick estaba todavía en el portal.
“¿Qué quieres?” Le pregunté cansada. Esperaba que él no fuese a quejarse sobre mi también. No
podría sobrellevarlo ahora mismo.
Con compasión en su expresión, Rick me dijo, “Ella todavía te ama, lo sabes”.
Pues tenía una graciosa forma de mostrarlo. “Ella quiere a su otra hija –tu hija– mucho más”.
“Tú eres mi hija, también, cariño, tú sabes eso. En todos los aspectos que eso significa”.
Pestañeé alejando la humedad en mis ojos y negué con la cabeza. Yo siempre deseé muchisimo que
fuera verdad, pero aunque él siempre había intentado tratarnos de la misma manera, el hecho era,
que él no podría – Jen y yo eramos demasiado diferentes. Mamá ni siquiera lo intentó.
Él agregó quedamente, “Y tu mamá no quiere más a Jen. Es sólo que tu le recuerdas demasiado a tu
padre....”
Sí, y sabía cuánto odiaba Mamá la manera en la que el demonio de la lujuria de mi papá la había
seducido, la había forzado a ir a sentir deseo. ¿Me vería forzada a pagar el precio de lo que mi papá
había hecho el resto de mi vida?
“No soy como mi papá,” contesté bruscamente.
“Lo sé. Simplemente dale tiempo, Val. Esto se calmará eventualmente”.
Me encogí de hombros, renuente a dejarle saber cuánto dolía. “¿A quién le importa? Tengo
dieciocho años ahora. No necesito a ninguno de ustedes nunca más”. Y no podría soportar la
angustia.
“Oh, sí. Feliz...”
Lo fulminé con la mirada, y él fue lo suficientemente listo como para no acabar esa frase en
particular.
Tímidamente, él sacó algo de su bolsillo y me lo tendió. “Aquí, te conseguimos esto”.
Eché una mirada abajo. Era un teléfono celular... con un pequeño arco rojo pegado en él. No habían
olvidado mi cumpleaños. Las lágrimas acudieron a mis ojos otra vez. Me volteé. “No, gracias. No
necesito nada de ustedes”.
“No seas estúpida, Val. Lo necesitarás, para encontrar un empleo, un lugar donde vivir, mantenerte
en contacto...”
Él estaba en lo correcto. Sin amigos y viviendo en casa, realmente no había necesitado un celular.
Pero ahora lo necesitaría. Y no era como si fuese caridad ni nada de eso. A regañadientes, extendí la
mano para tomarlo. "Bien". Dándome cuenta de que había sonado un poco maleducada, agregué,
“Gracias.” Después de todo, sabía que él tenía buenas intenciones.
“Está prepagado así que no tendrás que preocuparte por las cuentas durante un rato. Y aquí”. Él
sacó un sobre de su otro bolsillo. “Aquí esta tu sueldo de la tienda... junto con un pequeño bono”.
Ahora eso, lo había ganado. Metí el sobre y el teléfono en mi bolsa. “Entonces, ¿me darás una
buena referencia?” Pregunté por encima del nudo de mi garganta.
“Por supuesto que lo haremos”. Él hizo una pausa. “¿Sabes qué te gustaría hacer? Tengo algunos
amigos...”
“No.” Eso sí sería caridad. “Quiero decir, encontraré un empleo por mí misma. Me enteré anoche
que los policías no están tan despistados como pensé acerca de los vampiros. Tal vez ellos puedan
apreciar algo de ayuda”.
“¿Es realmente sabio hacer eso?”
“¿Por qué no lo sería?”
“La razón por la que cazas vampiros es para dar al súcubo una salida aceptable para la lujuria.”
“Sé eso,” chasqueé. La lujuria por la cacería casi no satisfacía a Lola, pero la mantenía tranquila.
Aun más importante, me ayudaba a vivir conmigo misma a la mañana siguiente.
Ignorando mi interrupción, Rick continuó, “Pero si tu dejaras al demonio libre tan seguido, le
estarías dando al súcubo mucho más poder”.
“¿Y?”
“¿Serás capaz de manejar eso?”
Maldito fuese, él en realidad se vio preocupado. Y era una buena pregunta. ¿Podría manejarlo y
seguir siendo humana? ¿O la constante libertad del demonio le daría más control? “Tendré que
manejarlo, ¿verdad?”
Rick se congeló por un momento, viéndose como si él estuviera luchando contra sí mismo, entonces
dijo suavemente, “Si necesitas cualquier ayuda con el entrenamiento...”
“¿Qué? ¿Tu harás enojar a tu mujer y me echarás una mano? Sí, claro. Me hago una imagen de eso
sucediendo”.
No era justa, y lo sabía. Cuándo casi había agotado a ese pobre niño de toda su energía, Rick había
tenido mucha paciencia con mis hormonas incontroladas y el súcubo irritado. Durante un rato allí,
había sido como un gato en celo, y los niños que olía en el barrio a mi alrededor me hacían flirtear
un montón.
Fue entonces cuando mamá cambió, cuando comenzó a tratarme como algo menos que humano.
Rick, sin embargo, me había ayudado a canalizar el demonio mediante cursos de artes marciales. Él
incluso me había dejado sacar mis frustraciones probando mis habilidades luchadoras en él – una
vez que él estaba lo suficientemente acolchado, por supuesto.
Había ido a buscar problemas también, saliendo de casa hurtadillas por la noche para ir en busca de
un montón de malnacidos y violadores para deshacerme de mis frustraciones. Excepto que darle
golpes a completos humanos realmente no hacía funcionar el truco, así es que cuando me topé con
un vampiro la primera vez hace un año, había estado eufórica. Finalmente, había algo en lo que
realmente podía hundir mis dientes... por así decirlo.
Y Rick me había ayudado a investigar los no muertos, aprender a ocuparme de ellos. Le debía
mucho. “Lo siento. Sé que me ayudaste. Un montón”. Especialmente desde que mamá había estado
completamente negada e incapaz de tratar con la recientemente despierta sexualidad de su hija –
ninguna ayuda en absoluto.
Él arqueó la ceja. “¿No te preguntaste nunca cómo sabía que hacer?”
“Uh ... no”. Yo simplemente siempre había asumido que mi padrastro era el hombre más listo en
todo el mundo, especialmente cuándo llegó para las cosas de cortejo-enamoramiento. Después de
todo, él tenía una librería de la Nueva Era. “¿Cómo?”
“Cuando tenías doce, un hombre nos visitó a tu madre y a mí. Dijo que él sabía lo que eras y nos
dio algunos consejos en relación a la forma de ayudarle a manejar tus poderes cuando se
manifestaran”.
¿De verdad? “¿Cómo lo sabía?”
“Él no lo diría, pero era obvio que él sabía de lo que él hablaba – él era medio demonio de lujuria
también”.
“Vaya”. Mi cabeza se tambaleó en un desplazamiento total en el desde el punto de vista mundial.
“¿Hay otros como yo?” Entonces otra vez, ¿por qué no habría?
“Aparentemente”.
“¿Y nunca me lo dijeron?” Me podría haber ayudado a vivir con mi excentricidad si hubiera sabido
que había otros demonios que chupan energía en el mundo.
“Lo estabas haciendo bien, así es que nosotros tres decidimos que sólo te confundirías si lo supieras.
Él me hacía una visita de vez en cuando después de eso para darme más consejos en relación a la
forma de enseñarte a combatir a los vampiros”.
Aunque mi cabeza daba vueltas con centenares de preguntas sin responder, sólo una emergió. “¿Por
qué me estas diciendo esto ahora?”
“Porque vas a darle al súcubo un montón más de control. Si tienes problemas manejándolo,
quizás él pueda ayudar”.
Incluso hablar con alguien con el mismo tipo de demonio podría ayudar. Con la excitación
ascendiendo dentro de mí, le pregunté, “¿Cómo se llama? ¿dónde puedo encontrarlo?”
“Su nombre es Lucas Blackburn. Pero no sé cómo contactarle – él siempre lo hacía. Y no le he visto
ni una vez desde que comenzaste a combatir a los vampiros”
Cabeceé lentamente. “No hay problema. Lo encontraré”. No sabía cómo ni donde, pero tenía que
saber cómo él supo de mí, por qué me había ayudado.
Ahora que Rick había dejado caer esa bomba, salió de la habitación, cerrando la puerta
amablemente detrás de él.
Caí en una silla, aturdida, y Fang me pinchó ligeramente con su hocico, viéndose preocupado.
¿Estás bien?
“Sí, estoy bien.” Lo abracé, agradecida por su consuelo en tanto que mi mente intentaba darle
sentido a esta nueva información.
Mamá siempre me había disuadido de preguntar acerca de mi papá, y yo realmente nunca había
querido saber del demonio que me había engendrado, especialmente después de lo que sucedió el
día que él se suicidó. Creía que sabía todo lo que necesitaba saber. Pero ahora, no estaba tan segura.
Si hubiesen otros como yo, tal vez no estuviera tan sola como siempre pensé.
¿Quién era Lucas Blackburn, y qué otros secretos podría revelarme?

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:13 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:32 pm

Capitulo III
Ahora que había empacado todo, me puse de pie junto a mi cama y clavé los ojos en mi bolso. No
estaba muy segura de qué hacer primero. ¿Encontrar un trabajo, un apartamento, o a Lucas
Blackburn? Todos ellos parecían ser igualmente importantes.
Fang me golpeó con su pata ligeramente. Comida y refugio primero.
Brinqué del susto, para nada acostumbrada todavía a tenerlo leyendo mis pensamientos. Pero él
tenía un buen punto. Probablemente sería una buena idea encontrar un lugar cerca de donde
terminara trabajando, así es que sólo encontraría un hotel o algo por el estilo para pasar la noche, y
después algo permanente una vez que consiguiera un trabajo. Le eché una mirada a Fang. Un lugar
que aceptara perros.
Buen plan.
Le sonreí abiertamente. Él iba a ser algo muy divertido para tener cerca. Tomé las Páginas
Amarillas e hice varias llamadas. Diablos – nunca me había dado cuenta antes de cuan caros podían
ser los hoteles. A este paso, gastaría todos mis ahorros mucho más rápido de lo que había pensado.
Ninguno hotel de cinco estrellas para nosotros – sólo podía permitirme uno de una o dos. Encontré
uno relativamente barato que tomaba perros y fuimos hacia allá, con mi bolso en la parte trasera de
la Valkyrie y Fang en el frente.
Después de un breve altercado en la recepción por mi falta de una tarjeta de crédito, pagué al
contado y obtuve la llave para la habitación.
El lugar se veía como si no hubiera sido redecorado desde antes de que yo naciera – con una
combinación de anaranjada y verde en las paredes, un cubrecama algo viejo, la alfombra raída, y
una bañera descascarada.
Dejé caer mi bolso sobre la cómoda y Fang olfateó despectivamente. Tuve que estar de acuerdo. No
tenía su nariz, pero yo todavía podía oler el humo rancio y el hedor acre de la orina dónde los
previos ocupantes animales había marcado su territorio. No iría descalza sobre esta alfombra.
No utilices el cubrecama tampoco, Fang me recomendó, observándolo con desprecio.
Ew. No quise saber por qué. Desafortunadamente, podía imaginarlo demasiado claramente. Empujé
el resbaladizo cubrecama fuera de la cama con mi pie y lo pateé hacia la esquina. Las sábanas
parecían estar limpias. Como las miré dudosamente, Fang las olfateó para mi.
Todo despejado.
Me senté sobre la cama y miré alrededor, con mi corazón hundiéndose. ¿Es esto lo que tenía que
esperar viviendo por mi cuenta?
Mi pecho se apretó. Yo sólo quería ir a casa. Desafortunadamente, eso no era posible. ¿Y ahora qué?
Tenía tanto para hacer... y tan poca experiencia haciéndolo. ¿Qué iba a hacer? Denme a un vampiro
para matar y yo estaba completamente lista. ¿Pero pedirme que encaje de alguna manera en la vida
real como un adulto? No estoy segura de que estuviese lista para eso.
Fang saltó sobre la cama junto a mí y me dio un empujoncito con su nariz. Esto es temporal.
Además, no estás sola. Me tienes a mi.
Eso fue lo que hice, con un incentivo aun mayor para encontrar un empleo, ya que tenía dos bocas
que alimentar. Tomé las Páginas Amarillas y arranqué la sección con la lista de librerías. Fang se
rehusó a permanecer en el cuarto solo, así es que le arropé en mi chaleco. Hacía demasiado calor
durante el día, aún en octubre, para el chaleco, pero era la única manera de asegurarme de que Fang
estuviera seguro.
Salimos del hotel y conduje hacia la librería más cercana – una independiente como la de mamá y
Rick – y estacioné. Abriendo la cremallera de mi chaleco, eché una mirada a mi camisa negra,
repentinamente encontrando docenas de luminosos cabellos rubios rojizos. “Estás perdiendo pelo”.
Nota para mi misma: Conseguir algo para sacar el pelo.
Lo siento, dijo Fang, sonando avergonzado. No puedo hacer nada acerca de eso.
“No hay problema – simplemente trataré de recordar para vestir ropas Fang-coloreadas”.
Cepillando fuera el pelo tanto como pude, le dije, “¿Te importaría quedarte aquí afuera? No creo
que permitan entrar perros”.
Él dio un bufido mental. Discriminación. Pero él se desperezó junto a la Valkyrie y bajó su cabeza
con un suspiro.
Desafortunadamente, ellos no tenían ningún puesto. Y tres librerías más tarde, estaba comenzando a
desanimarme. Pasé con mi motocicleta delante del Centro Comercial Rolling Oaks en las afueras de
la ciudad, tratando de resolver qué hacer después. Se acercaba la hora de cerrar y nadie me
contrataba, aunque me habían hecho llenar aplicaciones en caso que hubiera un puesto más
adelante.
Caray, aun si encontrara un empleo, los dependientes de la librería no me pagarían mucho más que
el salario básico. Si los apartamentos costaban tanto como los hoteles, estaba en enorme problema.
Sin mencionar todo lo que venía con ellos, como los servicios, comida y otras cosas. ¿Podría
solicitar la pensión para desempleados?
Vamos por partes. Tengo hambre.
Yo también. Eché una mirada hacia Fang. “¿Qué comes?”
Cualquier cosa. Ratones, ardillas, lo que puedo encontrar en la basura. Soy un comedor que no
discrimina ninguna comida.
Ick. DI6... aunque yo había preguntado. “¿Quieres comida para perros?”
Él se estremeció. Ick, él repitió mi gesto.
¿Cómo alimentas a un perro del infierno? “Entonces, si tuvieses que elegir, ¿qué comerías?”
Pizza. Estoy tontamente enamorado de la pizza.
No pude evitarlo – sonreí abiertamente. Él prácticamente babeaba ante el pensamiento. “¿Algún
tipo en particular?”
Con un montón de carne y queso, sin cebolla ni pimienta.
El pensamiento de un perro del infierno dándome una orden tan específica para la pizza me divirtió.
“Bueno, la tienes.” Regresé en el centro comercial y compré un par de porciones para nosotros en el
patio de comida, además de una Coca-Cola para mí y agua para Fang.
Cenamos debajo de un árbol cercano y me pregunté qué hacer después. Yo en realidad no quería
volver todavía a ese cuarto de hotel, y no estaba lo suficientemente oscuro aún para que los
vampiros salieran a jugar. Tal vez debería conseguir un periódico y buscar avisos en los que
solicitaran empleados. ¿Pero para qué más estaba calificada? No es como si tuviera mucha
experiencia... o educación.
Puedes matar vampiros.
“Gracias, Fang. Sé que estás tratando de ayudar, pero no creo que haya trabajos pagos de eso.”
Que mal. Me gusta matar vampiros.
Sonreí abiertamente, entonces repentinamente me di cuenta de que estaba equivocada, si había un
trabajo pago de eso, tal y como le había mencionado a Rick. Ese detective de anoche tenía uno... y
él me había pedido consejos. Tal vez podría conseguir algunos dólares por pasar lo que sabía a los
policías, ayudándolos a entrenarse o algo similar.
Fang alzó una ceja sin alzar su cabeza de encima de sus patas delanteras. Llamalo entonces.
¿Por qué no? Su tarjeta todavía estaba en el bolsillo de mi chaleco, así es que la saqué y usé mi
nuevo teléfono celular para marcar su número.
“Sullivan”.
Ahora que lo tenía en la linea, no estaba realmente segura de qué decir. “Hey, hola, detective, es Val
Shapiro”.
“¿Quién?”
6 N/T: DI: Demasiada Información, en ingles TMI: Too Much Information
“Ya sabe, Val Shapiro. ¿De anoche?”
“Oh, sí,” él dijo recordando. “Eres la niña”.
Hice una mueca en el 'niña' – él no era mucho mayor que yo. “Uh, sí. Esa soy yo”. Geez, ¿podría
sonar un poco menos convincente?
“¿Qué necesitas?”
“Uh, bien, me preguntaba si podría querer contratarme. Ya sabe, para darle algunos consejos o algo
por el estilo”.
Él vaciló. “Eso no era exactamente lo que yo tenía en mente”.
Oh, rayos, me había olvidado del ego masculino. Él probablemente no querría seguir consejos de
una chica – no acerca de algo tan machista como combatir a los no muertos. Iba a tener que sacar
ventaja de su compasión. “Bien, verá, no llevé a mi hermana de regreso a casa a tiempo anoche, y
mis padres se enfurecieron y me echaron”.
“Vaya, eso es frío.”
“Sí, y me despidieron de mi trabajo, también”. Antes de que él pudiese decir cualquier otra cosa,
agregué, “Así que, ya sabe, estoy necesitando un trabajo y parecías tan interesado en lo que podía
hacer...”Me detuve completamente, dándome cuenta de cuan patética había sonado. “Oye, no
importa. Siento si le molesté. Yo simplemente...”
“Espera un minuto. Quizás podría hacer algo por ti. Dime de nuevo ¿cuántos años tienes?”
“Dieciocho”. Mi estómago se tambaleó otra vez cuando me percaté de que todavía era mi
cumpleaños. No se sentía como si lo fuera.
“Bien. ¿Puedo llamarte más tarde?”
“Seguro”. Le di el número y colgué el teléfono. “Entonces, Fang, ¿crees que él me devolverá la
llamada?”
Sería un tonto si no lo hiciera.
Sí, pero ¿llamará?
Tranquilízate. Él llamará.
Suspiré. “Desearía tener tu optimismo”.
No me moví de debajo del árbol, asustada de no poder oír la llamada en la Valkyrie. Fang y yo
esperamos lo que pareció ser una eternidad, aunque fue sólo cerca de una hora, antes de que el
teléfono sonase otra vez.
No estaba acostumbrada, así que me asustó. No era ningún número que conociera, por lo que esperé
que fuera el policía. Apreté unos cuantos botones antes de entender como tomar la llamada.
“¿Hola?”
“Soy Sullivan. Oye, ¿tienes tiempo para encontrarte con algunas personas ahora? Podría tener algo
para ti”.
¿De verdad? ¡Genial! Ignorando el 'Te lo dije' de Fang, le contesté, “Seguro. ¿Dónde?”
Él me dio instrucciones para llegar a un edificio cercano a una de las estaciones de policía y yo fui
hacia allí con Fang, preguntándome que tendría en mente el detective. Me sentía bastante optimista,
pero me recordé que él en realidad no había dicho que el 'algo' tuviera que ver con la ejecución de la
ley. Podría ser algo no relacionado, aunque mantuve la esperanza de que él no esperase que yo
limpiara inodoros o manejara un registro donde tuve que preguntar, “¿Quiere frituras con eso?”
La dirección que él me dio tenía una señal denominándola como la Unidad de Crímenes Especiales.
Las cosas se ponían mejor. Ante la insistencia de Fang, le llevé conmigo. “Intenta ser discreto,” le
sugerí.
Él simplemente echó su mandíbula en una abierta sonrisa perruna y me siguió adentro. “Estoy aquí
para ver a Dan Sullivan” le dije a la señora en el escritorio.
Ella me dio una mirada desinteresada y lo mandó a llamar. No creo que ella siquiera notara el perro
del infierno a mis pies.
Sin embargo, el detective si lo hizo. Él vino a través de la puerta, echó una mirada abajo y dijo,
“¿Qué hay con el perro?”
“Él es uh, ya sabe, uno de esos perros especiales de asistencia”.
Fang no pareció feliz con mi explicación. Bien, la parte de especial es correcta, de cualquier
manera.
El detective arqueó una ceja. Él no se lo creía. “¿Y en qué te ayuda?”
Recorrí cautelosamente con la mirada a la señora del escritorio, para nada segura de cuanto debería
decir. “Me ayuda con lo mismo que me atrapó haciendo anoche”.
“¿Oh? No le vi entonces”.
Eso es porque no había encontrado a Fang hasta más tarde. “Mire, está un poco demasiado frío
como para dejarle afuera. Fang se comporta muy bien, lo juro”.
Dan miró hacia abajo al perro. “¿Fang?”
Fang se concentró en verse lindo y obediente, sin embargo privadamente él me dijo, diviértanse a
mi costa y recibirán caca en su lindo piso limpio.
No te atrevas a hacerme mentir, le advertí.
No te preocupes – jugaré a ser la pequeña mascota agradable.
Sullivan se encogió de hombros. “¿Por qué no? Le enseñamos a otros perros a olfatear estos
blancos. Síganme”.
Le seguí a una larga habitación que se veía como el gimnasio de una escuela secundaria – debe ser
algún tipo de área de entrenamiento.
Otros tres tipos estaban allí, simplemente hablando, y alzaron la vista en cuanto entramos.
Para evitar tener que pasar por todo el asunto del perro de nuevo, le dije al Fang, colabora conmigo
aquí, ¿si? En voz alta, dije, “Siéntate. Quieto”.
Fang se sentó inmediatamente y permaneció quieto mientras yo caminaba hacia los hombres. Sí,
ama, vino la exagerada respuesta.
Muy gracioso. Pero sólo recuerda quién provee la pizza. Si no quieres continuar cenando animales,
trabaja conmigo.
Uno de los tipos – un rubio musculoso con su pelo corto bien cerca de su cabeza – me echó un
vistazo y se rió. “¿Esta es tu super cazadora?”
Sullivan simplemente sonrió. “Éste es Detective Horowitz, y el otro sucio es Fenton”. Él cabeceó
hacia un hombre hispanoamericano delgado que era un poco mayor, un poco más gris, y que parecía
llevar el peso del mundo – o al menos San Antonio – en sus hombros. “Y éste es nuestro valiente
líder, el Teniente Ramirez”.
“¿Sucio7?” Repetí. ¿Era ésta una de esas extrañas cosas masculinas en donde ellos se llamaban por
nombres groseros y se daban golpes el uno al otro?
“Viene de UCE,” dijo Sullivan. “Es como nos llaman los demás. Hay más de nosotros, pero todavía
no están en servicio. Caballeros – y uso el término muy relajadamente – ésta es Val Shapiro”.
Los dos detectives cruzaron sus brazos y me dieron breves cabezadas de reconocimiento. Del tipo
brusco, como si quisieran asegurarse de que no pensase que eran del tipo de saludos de aceptación.
Ramirez, por otra parte, sonrió y sacudió mi mano. “Encantado de conocerla, Srta. Shapiro. ¿Te
gustaría mostrarnos qué es lo que puedes hacer?”
Me gustó este tipo, y noté que era a él a quien debía impresionar. Me encogí de hombros. “Seguro.
¿Tienen algún vampiro hábil?”
Los otros dos se rieron e intercambiaron miradas divertidas. Mi cara se volvió caliente por un
momento, entonces recordé que no debía dejar que me provocaran. No tenían ni idea de qué podía
hacer. Pero Sullivan si, y él no se reía.
7 N/T: Sucio: Ahí se produce un juego de palabras en ingles con la sigla SCU (Unidad de Crímenes Especiales, UCE
en castellano), y la palabra Scuzzy que dice Dan, que significa feo, sucio, asqueroso.
Ramirez sonrió, aunque no era sonrisa significativa. “Pensé quizá podríamos empezar con un poco
de práctica”.
Eso explicaba las colchonetas en el piso. “Bueno. ¿Con quién tendré que practicar?”
Ramirez hizo un gesto con su mano que abarcaba a los tres otros hombres. “Elije tú”.
Obviamente esperaban que yo escogiera al tipo más pequeño, Fenton, pero tenía algo que probar.
Horowitz era fácilmente el más grande – y el más molesto. “Lo elijo a él.”
Horowitz se quitó su chaqueta. “Esto no tomará mucho.”
No dije nada – simplemente me saqué mi voluminoso chaleco caído y lo coloqué junto a Fang.
Lo protegeré con mi vida, el terrier me reconfortó gravemente.
Chico listo. Horowitz hizo rodar sus hombros, viéndose más que seguro. Bien, él estaba a punto de
ser más que sorprendido.
“¿Alguna regla?” Pregunté.
Ramirez asintió con la cabeza. “Ésta es una práctica. Ninguna amputación. Ningún golpe a los
genitales...” Él recorrió con la mirada a Horowitz “... o a los pechos. Empezarán a mi señal”.
Evalué a Horowitz con la mirada. Él tenía músculos, pero no las protuberancias de un físicoculturista
que yo había esperado. Él no confiaba en la fuerza bruta, entonces. Él debía practicar
algún tipo de artes marciales. ¿Cual?
Ellos se movieron al centro del cuarto y el detective estiró los músculos de sus brazos y piernas.
Bien – él se estaba tomando esto seriamente. Hice lo mismo.
Intenté permanecer suelta y lista para cualquier cosa que él arrojara sobre mi. No podría leer su
mente como la de un vampiro, pero de todas formas, él sería mucho más lento.
Él se agachó en la posición de combate y yo repentinamente me di cuenta de que él debía tener unos
cuarenta y tantos kilos más que yo. ¿En qué estaba pensando?
Tu puedes hacerlo, dijo Fang.
Supongo que tendré que hacerlo.
“Ahora” dijo Ramirez.
Horowitz se movió más rápido de lo que esperé, dando vueltas en una elegante maniobra para
aterrizar una solida patada en mi estómago. Mierda, no había esperado eso. Había creído que él
haría algún movimiento de las artes marciales orientales, no el francés savate.
Pero en cuanto él se alejó bailando, él pareció sorprendido de no verme contorsionandome en el
suelo. Esa era una definitiva ventaja de ser en parte demonio – que podía recibir muchos más golpes
que la mayoría de la gente.
“¿Te das por vencida?” Él se burló.
“No, simplemente estaba esperando que se cansara,” me quedé sin aliento. Los otros hombres se
rieron ahogadamente y fingí estar mucho más herida de lo que en realidad estaba, observando para
ver lo que él haría después. ¿Se quedaría él con las patadas savate o intentaría algo diferente?
Él fue fiel a lo que había funcionado y formó remolinos para intentar de nuevo el mismo
movimiento. Esta vez, sin embargo, estaba lista para él, y agarré su tobillo y lo tiré al piso. Tan
rápido como yo, él intentó barrer mis piernas de debajo de mí, pero había anticipado eso y había
saltado fuera del camino. Él se puso de pie, pero antes de que él pudiese quedar posicionado para
darme latigazos otra vez con sus pies, corrí hacia él, arrojando puñetazos que él tuvo que bloquear.
Él no esperó eso. Seguí con ello, persiguiéndolo por la colchoneta, tirando mis puños tan pronto
como podría mientras los hombres exclamaban y gritaban sin intervenir. Horowitz bloqueó algunos
golpes, pero no todos, y yo aterricé algunos duros golpes en su cara y su estómago mientras él
estaba principalmente ocupado en defenderse. Si sólo lo pudiese mantener falto de equilibrio, él no
estaría capacitado para conseguir alejarse lo suficiente como para usar esos pies mortíferos suyos.
Él logró pasar algunos dentro de mi guardia, y uno realmente bueno en realidad, un bello gancho
derecho. Ay, tan doloroso.
Lola se enfureció, y desde que esta vez era una lujuria por sangre, la dejé suelta, celebrando el
poder que llenó mi cuerpo.
Recargada por mi arma secreta, le pegué un golpe extremadamente fuerte que lo dejó
tambaleándose, entonces usé su propia técnica para apalearle con una serie de patadas relámpago
savate en la espinilla, estómago, y barbilla.
Él se cayó al suelo.
Instantáneamente, estaba encima de él, agarrando su garganta en tanto le inmovilizaba contra la
colchoneta. “Ríndete”.
Él luchó por un momento, pero le tenía completamente inmovilizado.
Un peso repentino aterrizó en mi espalda y un brazo repentinamente se encontraba en mi garganta,
estrangulándome, cortando totalmente mi respiración. Oof.
“Muy mal para ti que él tuviera un amigo,” Fenton masculló en mi oído. “Así es como realmente es
en las calles”.
De repente, él me dejó ir con una maldición y yo me di vuelta para ver a Fang sujetado a su trasero.
“Muy mal para ti que yo también tenga un amigo,” le dije con una sonrisa abierta. “Buen perro”.
Fenton intentó golpear a Fang fuera de su trasero, sin embargo él estaba teniendo un tiempo
bastante difícil tratando de alcanzarlo. Ramirez ordenó, “Deténganse”.
Cuando los dos hombres se mantuvieron ahí, me apiadé de Fenton. “Suéltalo, Fang”.
Fang obedientemente lo dejó ir y trotó a mi lado. Buen trabajo, le dije privadamente. Gracias por el
apoyo.
No hay problema. Él no jugaba limpio.
No, él no lo hizo. Ramirez debió haber pensado así, también – él miraba furiosamente a Fenton.
“¿Qué creías que estabas haciendo?”
“Echándole una mano a mi compañero.” Él sonó defensivo. Pero él no podría hacerle frente a la
mirada furiosa de Ramirez. Él apartó la mirada, frotando su retaguardia. “Lo siento, me dejé llevar”.
“No lo hagas de nuevo”. Ramirez se volvió hacia Horowitz. “¿Te rindes?”
Él realmente no tenía que hacerlo, pero asintió con la cabeza.
Horowitz era bueno – muy bueno. Los completos humanos contra los que había peleado en las
diversas artes marciales nunca habían durado tanto tiempo contra mi. Aun mejor, él no había dado
golpes sin fuerza, no me había tratado como una niña.
Con la señal de rendición de Horowitz, la lujuria del demonio se apaciguó dentro de mí, y tomé un
aliento tembloroso. Era tonto, pero visualizaba a Lola como un tipo de genio sexualmente atractivo
– del tipo de Marilyn Monroe – que permanecía taponada despierta en su botella hasta la lujuria
hacía estallar el corcho. Mentalmente metí a Lola adentro de nuevo y tapé con un corcho la botella.
No era fácil, pero podía hacerlo. Bien. Podría manejar esto. Si ellos me tomaban.
Horowitz tendió su mano y sonrió. “Diablos, cualquiera que pueda ganarme de esa forma esta bien
en mi libro. Llámeme Hank”.
Impactada, sacudí su mano. Fenton ofreció la suya, también. “Soy Mike”.
Sullivan agregó, “Llámeme Dan”.
Sonreí abiertamente. Se sentía bien ser aceptada. “Ustedes me pueden llamar Val – y mi compañero
aquí es Fang”.
Todos ellos le dieron a Fang una mirada dubitativa.
Fang les sonrió abiertamente a ellos. Ningún monstruo aquí. No señoritos. Simplemente un fiel
compañero canino defendiendo a su amado maestro.
Resistí el deseo de bufar, pero ha debido haber funcionado, porque Hank preguntó, “¿Cómo haces
eso, Val?”
Me encogí de hombros. “Secreto de estado”.
Ramirez miró a Dan. “Entonces, la revisaste, ¿verdad?”
Él asintió con la cabeza.
“Cuéntanos sobre ella”.
Pensé en protestar, pero no quise poner en peligro mi oportunidad de trabajar con estos tipos.
Dan Sullivan me dio un vistazo. “Sus padres se divorciaron cuando ella tenía sólo algunos meses de
edad, y un año más tarde, su madre se casó con Rick Anderson, el dueño de la Librería Reflexiones
Astrales de la Nueva Era donde ella trabaja. Su padre murió cuando ella tenía cinco años”.
Maldición – no sabía que él pudiera averiguar tanto en tan poco tiempo.
Él continuó. “Ella estudiaba en su casa hasta que obtuvo su diploma – antes de tiempo. Ella tiene a
una media hermana menor, Jennifer, aunque ella asiste a la escuela pública. Val ha tomado cada arte
marcial y cada curso de autodefensa ofrecido en la ciudad – incluyendo savate – pero nunca se ha
adherido a cualquiera de ellos el tiempo suficiente como para competir o ganar cinturones”. Él me
dio otra mirada. “¿Las clases te aburren?”
Adivinó. “Bastante”. Una vez que había aprendido los movimientos y cómo combatirlos, había
seguido adelante. No tuve que practicarlos para comprenderlos. La influencia de Lola me hacía una
luchadora natural, pero aprendí bastante de observar los partidos de los campeones.
Él asintió con la cabeza como si hubiera esperado esa respuesta. “Ella es una peleadora agraciada,
pero no puedo sacar en claro de dónde saca su velocidad y su fuerza. No hay indicación de
esteroides u otras drogas. Se mantiene fuera de problemas. Debe llegar naturalmente”.
Sí – tan natural como sería eso para una chica medio-demonio.
Ignorando a Fang, pregunté, “¿Eso es todo?” Pero tenía que admitir que estaba un poquito
impresionada. Él había estado ocupado.
“No todo. No tienes a amigas cercanas, ningún novio, y tu única extravagancia es una motocicleta,
una Honda Valkyrie. Hoy es tu decimoctavo cumpleaños, y tus padres lo celebraron echándote de la
casa”.
Bien, esa última parte yo se la dije . Pero el resto – no sé cómo lo encontró tan rápidamente. No es
extraño que él fuera un detective. “Eres bueno,” admití.
Ramirez sonrió abiertamente. “¿Te gustaría un trabajo, Val?”
Vaya – ¿era tan sencillo? ¿Recibiría un sueldo por algo que antes ya hacía gratis? “Estoy dentro.”
“Bien. Con su fuerza muscular y sus cerebros, usted harán un gran equipo”.
Hey – ¿equipo? Eso no serviría. Todo el tiempo rodeada por este policía... ¿qué ocurriría si él
averiguara lo que era?
Me eché para atrás rápidamente. “Ya tengo un compañero – Fang”.
Así es. No necesitas a ningún otro.
No parecía que Dan estuviera demasiado contento por la idea tampoco. Pero Ramirez no estuvo de
acuerdo. “Es política de la unidad – tienes que tener un respaldo antes de ir hacia uno de los
blancos. Y Dan no tiene un compañero ahora mismo – él perdió al suyo la semana pasada... por uno
de ellos”.
Era demasiado peligroso. Había estado escondiendo mi verdadera naturaleza por demasiado tiempo.
Trabajando junto con un ardiente policía, dejándole estar cerca – Lola estaría obligada a dar a
conocer su presencia. ¿Qué ocurriría cuando él averiguara que era yo realmente? Probablemente
sería clasificada como un monstruo junto con los vampiros. ¿Qué haría entonces?
Aspiré profundamente. Diablos, no puedo creer estoy a punto de decir esto. “Gracias, pero lo
siento. No puedo tomar el trabajo”.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:15 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:32 pm

Capitulo IV
Dan lucía molesto. “¿Qué?”
Bueno, él tenía derecho a sentirse molesto después de que pasar por todo ese problema para hacer
esto por mi. “No creo que pueda hacer esto con un compañero,” dije con cierto tono de disculpa en
mi voz. No uno humano, de cualquier forma.
“Mike precisamente acaba de mostrarte porqué necesitas un compañero,” dijo Dan, sonando
exasperado.
Sí, y fue una buena lección. “Lo sé, pero...” Bien, Fang me ayudaría con eso.
El teniente interrumpió, viéndose pensativo. “Val, ¿ podría tener un momento a solas contigo?”
¿Por qué no? El hombre había sido lo suficientemente agradable como para ofrecerme un trabajo.
Lo menos que podía hacer era escucharlo. “Seguro”.
“Bien. Hank, Mike, ustedes pueden irse. Dan, tú podrías querer regresar un poco más tarde”.
Todos los muchachos me saludaron con un asentimiento y el teniente me hizo un gesto para que lo
siquiera. Él cerró la puerta de su oficina e hizo un gesto para que tomara asiento. Él ni siquiera se
quejó cuando Fang se dejó caer a mis pies. No estaba segura de lo que iba a ocurrir, pero así debía
ser como se sentía Jen cuando era enviada a la oficina del director.
Eché un vistazo alrededor. Caray, la oficina del director tenía que ser más agradable que ésta. La
pared estaba revestida con madera barata, el linóleo lleno de cicatrices, el escritorio de metal
estropeado y sillas antiguas... el departamento obviamente no gastaba un montón de dinero en su
Unidad de Crímenes Especiales.
El teniente Ramirez frotó su frente con cansancio. “Ahora se supone que me tienes que decir la
verdadera razón por la que no quieres tomar el trabajo”.
Le eché una mirada a Fang. ¿Supongo que no puedes leer su mente?
No. Sólo funciona con demonios, vampiros, esa clase de cosas.
¿Estaba dando a entender que él había conocido otro tipo de cosas? Pero dejé esa idea por ahora e
intenté imaginar como podía contestarle a Ramirez.
Cuando vacilé, él agregó, “Y por qué pareces tener un perro del infierno como compañero”.
Fang y yo intercambiamos miradas sorprendidas. “¿A qué se refiere?” Pregunté cautelosamente.
¿Estaba él utilizando "perro del infierno" como una expresión, o ...?
Él le dio otra mirada a Fang. “Bien, un medio perro del infierno, de cualquier manera. El destello
púrpura en sus ojos cuando él mordió a Mike Fenton fue una pista bastante buena”.
“Oh”. No era una expresión.
“Y también tú lo tenías cuando luchaste contra Hank”.
Me retorcí en mi asiento. “Entonces, ¿usted sabe qué soy?”
“Sé que eres en parte demonio, que es la razón de porqué puedes hacer lo que haces”.
“Uh, ¿la Unidad de Crímenes Especiales no caza demonios?”
Él me dio una sonrisa media sardónica. “No los que obedecen la ley. Estamos aquí para servir y
proteger, no para hacer juicios”.
Bien eso era un alivio, sin embargo él sonó bastante tranquilo acerca de la completa existencia de la
cosa demoníaca. “¿Los demás también lo saben?”
“No. Los chicos tienen un tiempo lo suficientemente duro sólo lidiando con el pensamiento de
vampiros. Los demonios no se han convertido en una amenaza, así hasta que lo hagan, estoy
conservando a mi unidad informada solo con lo que necesitan saber”.
“Entonces usted sabe por qué no quiero a un compañero. Él va a tener un montón de preguntas
acerca de como puedo hacer lo que hago”.
Ramirez cabeceó. “Manejaré eso, le dejaré saber porque tú eres tan talentosa sin revelarle tus
antecedentes”. Él levantó su cabeza. “Dejame adivinar... súcubo, ¿correcto?”
Me le quedé mirando boquiabierta. “¿Cómo lo supo?”
Él sonrió. “De nuevo la base de que es importante saber”.
“Entonces sabe por qué no quiero un compañero masculino”.
“En teoría,” Ramirez concedió. “Pero pareces tenerlo bajo control, y si entiendo bien, la cacería
satisface los deseos de lujuria”.
“Sí, pero...”
“Simplemente escuchame, ¿de acuerdo?”
Cuando asentí con la cabeza, él procedió a explicar cómo los vampiros eran una pequeña minoría
cuya población había crecido significativamente en el área hace alrededor de un año – lo
suficientemente grande como para llamar la atención del Departamento de Policía de San Antonio.
El ganar un increíble poder, velocidad, inmortalidad, y la habilidad para controlar las mentes
mortales parecía despojarlos de todo juicio moral, así es que rápidamente se fueron convirtiendo en
el mayor problema criminal. El trabajo de la UCE era detenerlos, por cualquier medio posible.
Vaya, no me había dado cuenta de todo esto. Yo simplemente había estado en mi pequeño mundo,
matando vampiros e intentando tener bajo control a Lola. No era extraño que él se viera tan tenso.
”¿Cómo pueden detenerlos a todos ellos?”
“Normalmente no lo hacemos,” dijo Ramirez francamente. “Es por eso que Dan perdió a su último
compañero, y por qué he asistido a tantos entierros últimamente. Esa es también la razón por la que
no se ven vampiros pasando por el tribunal... o en el hospital. Ellos se resisten al arresto –
violentamente. La única manera que hemos encontrado de detenerlos es matarlos antes de que nos
maten”.
Fang lo aprobó. Esa es la mejor forma para tratar con un vampiro.
Ramirez continuó. “La clave es no dejarles asumir el control de su mente. Y han aparecido tres tipos
de personas que son capaces de resistirse”.
Curiosa, le pregunté, “¿Qué tipos?”
“Primero, aquellos que son muy devotos. Sin tener en cuenta su religión, tener una relación
profunda, personal con una deidad parece hacerlos inmunes para que ellos asuman el control de su
mente”.
Sorprendida, pregunté, “¿Cuántos de esos tiene?”
“No muchos. Usualmente no escogen la ejecución de la ley como carrera. La mayoría cae en la
segunda clase – aquellos que tienen emociones muy fuertes. Cólera, furia, o simplemente
empecinada obstinación parece hacerlos incapaces para controlar su mente”.
Asentí con la cabeza. “Como los tipos que acabo de conocer”.
“Exacto. Y los terceros son aquellos que son en parte demonios – personas como tu”.
Sorprendida, pregunté, “¿Tiene a otros como yo en su unidad?”
“Todavía no, pero me gustaría. Tres hombres – buenos hombres – han muerto en los últimos seis
meses, simplemente cumpliendo con su trabajo. Si más de ellos tuvieran las ventajas que tu tienes,
no tendría que decirle a sus familias que murieron en el cumplimiento del deber. No tendría que
observar a más de ellos siendo enterrados”. Él me atravesó con una mirada. “En realidad no quiero
asistir a más entierros”.
Mierda. Tomar las vidas de los vampiros en un mano un mano era una cosa, pero tener la
responsabilidad de la vida de otras personas... ¿estaba lista para eso? Yo seguía teniendo sólo
dieciocho.
Ramirez hizo una mueca. “El número de vampiros asesinos se ha triplicado en los últimos meses y
estamos realmente necesitados de ayuda. Además, los integrantes de la unidad ha estado
escuchando acerca de una veta de vampiros que se están juntado para planear algo”.
¿Una veta de vampiros? Nunca había escuchado que los llamaran de esa forma. Ew. “¿Vampiros
cooperando? Eso es nuevo.” Ellos eran usualmente tan creídos y centrados en su propio poder que
no funcionaban bien con otros.
“Sí,” dijo Ramirez. “Pero no puede ser bueno. El auge repentino en las matanzas de los vampiros
podría estar relacionado con este nuevo grupo. Espero que puedas trabajar con Dan para
localizarlos, enterarse si están detrás de éste repentino aumento de asesinatos y si lo están, los
detienen”.
Como si fuese tan fácil. “Uh, no es como si yo hablara con los no-muertos antes de estacarlos”.
“No tienes que hacerlo. Simplemente continua haciendo lo que has estado haciendo. La única
diferencia es que puedes toparte con pequeños grupos de ellos en lugar de individuos, es por eso
que necesitas un compañero. Normalmente no contrataría a alguien de tu edad, pero con tu
experiencia y tus ventajas, realmente podríamos utilizarte”.
Fruncí el ceño. Sólo había ido tras ellos de a uno en uno antes, así que esto sería un poquito más
complicado. Seguro, podría matar a que los vampiros por ellos, ¿pero realmente quería esto?
Dejaría a Lola tener más control. ¿Podría manejarlo sin revelarle mi secreto al mundo? “No estoy
segura...”
“Te necesitamos,” Ramirez dijo francamente. “Y tengo autoridad especial para contratar para esta
unidad. No tendrías que pasar por el proceso normal de contrato y entrenamiento, sin embargo por
supuesto, trabajarías en el turno de la noche. Si trabajas con nosotros, tu paga no será genial, pero
no será el salario base tampoco. Además, ofrecemos asistencia médica, dental, vacaciones pagas,
jubilación – un paquete completo de beneficios”.
Aun no había pensado acerca de eso, pero supuse que era importante en el mundo de los adultos. Le
eché una mirada a Fang. ¿Qué piensas?
Él se veía precavido. ¿Contratan perros?
Sonreí abiertamente. “Fang y yo venimos como un paquete. Él quiere saber si usted lo puede poner
en la nómina”.
El teniente se vio asombrado, pero tomó en serio la pregunta. “No pienso que pueda justificar eso,
pero te puedo proveer de una identificación que te da un permiso especial para llevarlo a donde sea
que desees, como un perro de servicio o un perro policía trabajando”.
Tomalo. Necesitas el dinero que nos encuentre un alojamiento decente... y me mantenga a pizza.
Él estaba en lo correcto. Necesitaba un trabajo de algún tipo, y mi encuentro con Horowitz me hizo
confiar en que podría mantener dominada a Lola cuando fuese necesario. Además el hecho de que
Ramirez supiera lo que era – y lo aceptara – me hacía sentir mucho mejor acerca de todo esto.
“Bueno, lo haré.”
Él me sonrió con alegría. “Genial. ¿Quieres comenzar a trabajar esta noche?”
¿Ahora? Él seguramente no desperdiciaba el tiempo. Debía estar realmente desesperado.
Oh. Diversión y juegos.
Pues bien, si Fang estaba listo para eso, ¿por qué no? De otra manera, tendríamos que regresar a ese
horrible cuarto de hotel.
“Seguro”.
Él pasó a mi alrededor y abrió la puerta. Dan estaba sentado afuera, con una caja rosada de la
panadería en sus manos.
“Bien – estás aquí. ¿Listo para mostrarle a tu nueva compañera las cuerdas?” Él le preguntó a Dan.
“Sí, señor”. Dan se vio asombrado pero complacido, como si le gustara la idea de trabajar conmigo.
Me hizo sentir un poco de calidez interior.
“Excelente,” dijo Ramirez. “Necesitamos a tantas personas como podamos conseguir y sus
habilidades la harán una compañera excelente para ti. Su perro será una buena adición, también.
Asegúrate de llevarlo contigo”.
Agradecí al teniente y me uní a Dan en el vestíbulo. Ramirez nos deseó suerte y nos envió en
nuestro camino.
“Aquí” dijo Dan torpemente en cuanto íbamos andando por el vestíbulo. “Esto es para ti”. Él me dio
la caja rosa.
“¿Para mí?” ¿Qué era? Lo abrí cautelosamente, sin estar segura de si esta era una broma que se les
gastaba a los novatos o que.
Nope – era un pastel, con las palabras 'Feliz Cumpleaños, Val' garabateadas en rosado a través del
baño de chocolate. Incluso tenía unas flores rosas y amarillas en él. Geez – él debía haber corrido
justo después del entrenamiento para comprarla.
Paré repentinamente. No había esperado obtener un pastel de cumpleaños de alguien en este
horrible día, y mucho menos de un total extraño. Las palabras en el pastel se desdibujaron ante mi
en cuanto me emocioné.
Maldición. ¿Por qué él tenía que haber ido y haber hecho esto? Ahora iba a llorar en frente de mi
nuevo compañero y él pensaría que era una completa chica.
Awwww, qué cosa tan dulce. A él le gustas – realmente le gustas.
El sarcasmo de Fang me jaló bruscamente fuera de mi fiesta de lástima. Lo fulminé con la mirada
pero interiormente me alegré de que él me hubiera ayudado a encontrar la manera de animarme.
“Gracias, Dan. Esto es muy agradable de tu parte,” dije cuidadosa para no derrumbarme o lloriquear
sobre él. Tal vez él no notaría que mi voz se quebró, sólo un poquito.
Dan se encogió de hombros. “Creo que todo el mundo merece un pastel en su cumpleaños.
Considéralo como una bienvenida a la unidad”. Comenzamos a andar otra vez y él continuó
diciendo, “además, los chicos te amarán para siempre si les compartes”.
Sonreí abiertamente. “Claro que lo haré”.
Dan me condujo al cuarto de receso y me presentó a los chicos que precisamente iban de salida.
Parecieron asombrados por mi edad y mi apariencia, pero cuando Dan les dijo cómo había pateado
el trasero de Hank y había eliminado a un vampiro por mí misma, obviamente decidieron esperar y
ver como iba. Eso estaba bien — sabía que tendría que ganar su respeto y no tenía problemas con
eso. Al menos Dan se aseguró de que tuviese la oportunidad.
Ayudó que hubiera llevado el pastel y a Fang – ellos fueron los dos grandes éxitos. En cuanto dejé
el cuarto de receso, me sentí repentinamente mucho más optimista acerca de mi futuro. Aun podía
encontrar un lugar al cual podría pertenecer.
Dan me hizo completar un poco de papeleo y me designó un casillero, entonces dijo, “¿Lista?”
“Seguro”.
Él nos guió fuera a un enorme, plateado Dodge Ram, con una cabina extendida y la parte de
almacenamiento cubierta.
“Vaya,” dije. “Ésto esta a un nivel superior del coche sin marcar que tenías la otra noche”.
“Seh, bien, los equipos los obtienen – se construyen especialmente. Las puertas y las ventanas están
cubiertas de plata que repele vampiros y la parte cubierta viene bien en caso de que estaquemos
algunos vampiros”.
Genial. Eso era bastante mejor que la cajuela del viejo auto de Rick. Y aquí es donde debe estar
todo el dinero del departamento, invertido en las ambulancias lujosas y el resto de las cosas
necesarias para mantener a los policías seguros. Lo aprobé.
Me monté y Fang pareció tener resortes en sus patas por como él fácilmente salto al escalón y
después al asiento.
Dan entró en el asiento del conductor y le echó una mirada a Fang. “¿Así que por qué estás trayendo
al perrito?”
¿Perrito? Fang repitió incrédulamente. ¿Acaba de llamarme un Perrito?
“Este Perrito me ayudó a eliminar a un vampiro anoche”.
Sí. Toma eso, aliento de dona.
Dan sonrió burlonamente. “Oh, ¿sí? ¿Cómo? ¿Sosteniendo la estaca por ti?”
“No, agarrándose de los testículos del vampiro con sus dientes”.
Dan hizo un gesto de dolor.
“No te preocupes. Fang sabe que eres un amigo. ¿No es verdad?”
Sí, seguro. Lo que sea.
Pero meneó su cola hacia Dan solamente para reconfortar al tipo.
“¿Así que estamos haciendo entrenamiento en el trabajo entonces?”
“Sí, pero primero, dejame asegurarme de que estamos en la misma página. Probablemente ya sabes
todo esto, pero simplemente para estar seguros, vamos a refrescarlo”.
En cuanto nos sentamos en el camión, me sermoneó acerca de la velocidad de los vampiros, sus
habilidades para controlar la mente, cómo matarlos, bla, bla, bla.
Finalmente, él se detuvo y dijo, “¿Estás escuchándome por lo menos?”
Aburrida, le dije, “Sí, lo entiendo. Puedes clavar algo filoso en sus corazones, arrastrarlos hacia la
luz del sol, o cortarles sus cabezas... si es que aciertas a tener una espada cerca. Ya sabía esto”.
Los niños pequeños saben esto, Fang pensó despectivamente.
“Está bien, estupendo. No quieres escuchar, vayamos”.
En cuanto él echó a andar el camión, yo pregunté, “¿Cómo deciden a donde ir?”
Él se encogió de hombros. “A veces tenemos detalles acerca de los nombres, apariencia, lugares
favoritos para salir, esa clase de cosas. Si no hay detalles, vamos buscándolos en las áreas donde
tienden a congregarse. Si son obedientes de la ley, los dejamos solos. Si nos atacan o atacan a
alguien más, son un buen blanco”.
“¿Cómo obtienen esta información?”
“De Ramirez”.
“¿Dónde la consigue él?”
Dan me dio una mirada sorprendida. “Buena pregunta. No lo sé, aunque me lo he preguntado
también. Creo que él tiene a un informante – alguien dentro de esta veta de vampiros que se supone
que debemos encontrar”.
Tenía sentido. “¿Tienes un blanco en mente?”
“Sí”. Él sacó su cuaderno y lo hojeó. “Le he estado siguiendo la pista a los puntos críticos,
lugares donde el UCE ha encontrado víctimas pero ningún perpetrador aún”.
“¿Dónde es eso?”
“Hay un lugar en el lado del oeste en donde se ha visto alguna actividad...”
En cuanto él comenzó a conducir, reanudó el examen del vampiro. “Entonces, ¿cómo se sienten los
vampiros acerca de la plata?”
Recordando qué tan agradable había sido él al conseguirme un pastel, le seguí la corriente. “Se
queman como el demonio cuando toca su piel”.
“¿Qué tal el ajo?”
“Una sabroso condimento para la comida, si no le prestas atención al olor”.
Él sonrió abiertamente. “¿Cruces?”
“Si tú crees, te pueden ayudar”.
“¿El agua bendita?”
“Como ácido”. Si era proveída por un sacerdote creyente, por supuesto.
“¿Los Espejos?”
“Refleja a los vampiros así a como todos los demás. Aunque es doloroso para ellos verse en los
viejos con plata en la parte de atrás”.
“¿Qué pasa con eso de la invitación?”
“Eso es cierto – no pueden entrar en un lugar a menos que hayan sido invitados. Por supuesto,
pueden entrar en lugares públicos, los cuáles están abiertos a cualquiera”.
“¿Pueden volverse invisibles? ¿Convertirse en murciélagos? ¿Volar?”
Negué con la cabeza. “Todos mitos. Pero lo que pueden hacer es nublar tu mente, hacerte creer que
pueden hacer todo eso. Es ahí donde la mayoría de la gente es atrapada. Pueden hacer que te
congeles en el lugar hasta que te dejen seco”.
Él hizo un ruido evasivo. “Así que, ¿cuántos has estacado?”
No lo sé – nunca los conté. “Uh, tal vez treinta o unos pocos más o menos”. Probablemente más,
pero eso sonaría como si estuviera alardeando. “¿Y tu?”
“Dos” admitió él.
¿Sólo dos? Oh, estupendo. ¿Quién era realmente el novato aquí? Y él había perdido a su compañero
recientemente, también. ¿De quién era la culpa de eso? Agriamente, yo pregunté, “Entonces,
¿pasé?”
“Pasaste”.
Ey, no me hagas ningún favor.
Él detuvo el auto en la orilla, estacionando el camión en las sombras de un área de mala fama en el
lado del oeste. Las afueras de San Antonio, que consistían principalmente en bases militares y
urbanizaciones más nuevas, no estaban ni un poco cerca de ser tan pintorescas como el viejo,
histórico centro. Y aquí, en el lado del oeste donde se llevaban a cabo los crímenes, el área era en su
mayor parte industrial con algunos pocos bloques de oficinas estableciendo una dañada tentativa de
punto de apoyo. No se veía tan mal de día, pero con varias luces quemadas o apagadas, el lugar se
veía siniestro en esta noche oscura. Y no era seguro para las personas normales a cualquier hora del
día.
“¿Este es el lugar?” Pregunté.
“Sí. Alguien ha estado asesinando personas alrededor de estas cinco manzanas”.
“Está bien, ¿cuál es el plan?”
“¿Que te parecería ser la carnada?”
La boca de Fang se entreabrió en una abierta sonrisa. Aquí, pescadito, pescadito.
Tenía sentido – especialmente cuando yo parecía tener más experiencia aquí. Y de nosotros dos, era
la que parecía más inofensiva. “Seguro, yo haré de carnada”.
“¿Estás armada?”
“¿Por qué crees que llevo chaleco? Sirven para esconder las estacas que guardo en una funda
especial en mi espalda”. Saqué una y se la mostré. “Por si acaso”.
Él la levantó. “Agradable. Pero tal vez debería...”
Exasperada, le interrumpí. “Mira, tú sabes que puedo manejar esto por mi misma. Si me meto en
líos, entonces puedes ir a rescatarme. Por ahora, sólo quédate aquí y... vigila al perro”.
¿Vigilar al perro? Oye, soy tu compañero.
Sí, pero un vampiro tiene menos probabilidad de pensar que estoy indefensa si te tengo conmigo.
Entonces no sería una buena carnada, ¿verdad?
Fang concedió el punto, pero Dan sencillamente me dio una larga, seria mirada. “Esa actitud podría
hacer que te maten”.
Mi cara se calentó. Mi boca siempre me metía en problemas. “Lo siento. Es sólo que no estoy
acostumbrada a trabajar con un compañero".
Él asintió con la cabeza. “No te preocupes. Yo te cubro”.
Sintiéndome un poco reprochada, salí del camión y me alejé, dejando a Dan y Fang solos.
Mientras caminaba lejos del camión, intenté cambiar mi comportamiento. No más confiada
cazadora de vampiros. En lugar de eso, encorvé mis hombros, deje a mis ojos lanzarse alrededor
con miradas cautelosas, y revisé mi reloj de pulsera cada par de minutos como si estuviera
esperando a alguien que llegaba muy tarde. La perfecta víctima.
Permanecí allí por casi media hora, pero nada ocurrió. Estaba revisando mi reloj de pulsera por
centésima vez, cuando oí a Fang gritar ¡Val! desde el camión, entonces el ladró por si acaso.
Corrí hacía allí para ver a Dan parado fuera del camión y a una rubia de mediana edad demasiado
gorda evaluándolo como bocadillo nocturno. A pesar del clima moderadamente frío, ella no llevaba
puesto nada más que unos pantalones negros de cuero y un apretado chaleco atado de cuero que
hacía que la pálida carne de sus pechos sobresaliera por los lados y la parte superior y enfatizaba el
rollo sobresaliente en estómago. Que vulgar. ¿Estaba el pobre escote algo sobrecargado estos días?
Pero no quise exagerar, en caso de que ella no fuese un vampiro. Ella no había intentado
controlarme, así que no estaba segura aún. Podía ser sólo una puta al acecho.
Ella le miró lascivamente, mostrando unos largos y puntiagudos incisivos. “Hola, guapo”. Haciendo
señas con un dedo gordito, ella dijo, “Ven con Charlene”.
Con la velocidad de una serpiente de cascabel, ella se arrojó hacia adelante y hundió los colmillos
en su cuello. Entonces, agarró su trasero con ambos manos, apretó sus caderas contra las de él y
succionó.
No era solo una puta. La lujuria del demonio surgió dentro de mí y me abalancé sobre ellos, sin
embargo Fang se lanzó fuera de la cabina y logró llegar primero. Él la mordió fuertemente en su
talón, evidentemente tratando de incapacitarla.
Ella soltó a Dan para chillar y golpear a Fang. “Escoge a alguien de tu propio tamaño,” le dije y le
di puñetazos a Charlene en la cara. No que yo estuviese siquiera cerca de su tamaño, gracias a Dios.
Eso obtuvo su atención.
“Tú estúpida perra”. Charlene se arrojó hacia mi, con sus garras extendidas para rasgar mi cara o
sacarme los ojos, no estaba segura de que pretendía.
Nunca antes había luchado con un vampiro que pelease como una chica – ella me pateó, gritó y me
tiró del pelo. Me mantuve firme, pero realmente no podría alcanzar mis estacas – estaba demasiado
ocupada alejando sus garras de mi cara.
Fang se arrojó contra ella una y otra vez, haciendo todo el daño que él podía. Dan no era de mucha
ayuda desde que él parecía demasiado atontado como para comprender que estaba sucediendo.
Manteniendo alejadas las muñecas de Charlene de mi cara, grité, “¡Clávale la estaca!”
Eso le despertó. Él jaló bruscamente una estaca fuera de su chaqueta y la enterró en la espalda de
Charlene, queriendo darle al corazón. Desafortunadamente, la estaca entró en ángulo y no alcanzó
su destino a través de toda su grasa. ¿Dónde estaba el martillo cuando lo necesitabas?
Charlene chilló e intentó alcanzar su espalda para arrancarla. Eso me daba una oportunidad perfecta.
Saqué velozmente mi arma y apuñalé a la vampiresa justo en su negro corazón. Charlene se dejó
caer y yació inmóvil. Mientras me ponía lentamente de pie, me concentré en poner a Lola de vuelta
en su prisión. Con Charlene vencida, fue bastante sencillo.
Dan estaba parado sobre la vampiresa, sujetando su cuello con su mano y viéndose un poco
aturdido.
“¿Qué sucede?”
Obviamente él se estaba preguntando si ahora se iba a convertir en vampiro.
“Yo– yo nunca antes había sido mordido.” Él alejó la mano de su cuello para revelar dos pinchazos
claramente delineados en su cuello y sangre en su mano. “No conozco a nadie a quien lo hayan
mordido y haya sobrevivido”.
“No te preocupes, no te volverás como ella”. Reflexioné por unos instantes. “Bien, no a menos que
te encojas unos quince centímetros, ganes veintidós kilos, tengas una operación de cambio de sexo,
y pierdas todo sentido de moda”.
Una chispa ardió en sus ojos – molestia. Me encogí de hombros. “Pero no te convertirás en un
vampiro a menos que bebas su sangre también”. Le eché una mirada abajo al cadáver en cuero
negro. “Podrías probar si quieres, pero no sé si funcionará ahora que ella está muerta”.
“Paso”.
Bien – él estaba manejando esto bastante bien. Lo vi moverse nerviosamente con la entrepierna de
sus pantalones, viéndose incómodo.
Adivinando la fuente de su incomodidad, dije, “Ahora sabes por qué tantas personas encuentran el
abrazo del vampiro tan irresistible”. Algunos de ellos cautivan a sus víctimas de modo que ellos no
sientan nada excepto lujuria desenfrenada. Aparentemente, Charlene había sido uno de ellos.
“¿Eso fue control mental? ¿Ella me hizo sentirme así?”
Era obvio que él ya sabía la respuesta y solamente quería consuelo. “Sí. ¿Supongo que ella no era
exactamente tu tipo?”
“No, difícilmente. Dios mío, eso ... eso es violación”.
Si él se sentía de esa forma acerca del vampiro, imagina cómo sentiría él acerca de un súcubo....
Hice un ruido evasivo.
Él se vio pensativo. “Sin embargo ellos no le hacen esto a todas sus víctimas”.
“No todos. En realidad, fuiste afortunado de que ella quisiese que tú sintieses deseo. A algunos les
gusta alimentarse del miedo además de la sangre. A otros... sólo les gusta matar”.
Él le echó una mirada a la vampiresa muerta, como si intentara imaginarse si debía sentirse
afortunado o no. Su boca se endureció. “Necesitamos asegurarnos de que el resto de la unidad sabe
acerca de esto”.
Adelante, pateala, Fang pensó hacia un abstraído Dan. Tu sabes que quieres.
Mi compañero todavía parecía un poco ido, probablemente era algún efecto demorado del control
mental de Charlene. Para traerle de regreso a la normalidad, dije, “No habrías tenido que pasar por
todo esto si hubieras permanecido en el camión”.
Su cabeza se elevó y vi cólera en sus ojos. Bien – él se recobraría rápidamente.
“No la habríamos atrapado de otra manera,” él dijo. “Tú no eras exactamente su tipo. Además, Fang
y yo estábamos aburridos”. Él bajó la mirada hacia el perro. “Gracias, compañero”.
El perro se merecía las gracias – sin la advertencia de Fang, no podría haber sabido que Dan estaba
en problemas hasta que fuera demasiado tarde.
Fang se quedó mirando fijamente a Dan con su lengua colgando fuera de su boca, viéndose como
un perro normal. Me debes una grande, cama rada .
Reprimí el deseo de reírme. Fang y yo teníamos bastante en común – ambos eramos en parte
demonio, ambos tratábamos de hacernos pasar por algo diferente. Estábamos haciendo un buen
trabajo en eso, también, pero era una infernal forma de vivir. “Entonces, ¿qué viene ahora? ¿Meterla
en la parte trasera de la camioneta o llamar a la ambulancia?”
“La ambulancia es sólo para recogerlos cuando actuamos en solitario... o tenemos que correr hacia
otro lugar. Normalmente, los lanzamos en la camioneta”.
Él aparcó la camioneta junto al vampiro, y ambos forcejeamos para meterla en la parte trasera,
entonces Fang se nos unió en el frente. Dan arrancó una toallita bebé y se limpió el cuello, clavando
por un momento los ojos en la sangre que quedó en él.
“Los vampiros son resistentes a las enfermedades,” dije casualmente. “No deberías necesitar un
desinfectante pero quizás podrías querer un apósito. ¿Tienes algún botiquín de primeros auxilios por
aquí?”
“Sí, hay uno en la parte trasera, pero me encargaré de eso más tarde,” dijo Dan.
Él se volvió silencioso, así es que intenté distraer su atención de lo que él acababa de pasar. “Oye,
¿sabes de algún lugar que pueda alquilar, que sea barato? Fang no está para nada enamorado del
motel de cucaracha que elegí para esta noche”.
Solo estaba tratando de distraer a Dan, pero él se tomó en serio la pregunta. “Bien, de hecho, mi
hermana Gwen anda buscando a un compañero de cuarto”.
¿Su hermana? Eso sonaba justamente un poquito demasiado acogedor. “Uh, no había hecho planes
de compartir la habitación con nadie – tú sabes, debido a las locas horas de noche en las que me
muevo y uh, Fang... él... él está mudando el pelaje”.
Bien, peeerdoonaame, Fang dijo con gran indignación. Te dije que no podía evitar eso
Tranquilo – simplemente estoy utilizándote como una excusa.
“No hay problema,” dijo Dan. “Gwen es una enfermera en el hospital así es que se mueve a altas
horas de la noche, también. Y ama a los perros. A ella no le importará un poco de pelo”.
¡Ja! Eso es lo que consigues por usar inocentes perros del infierno para impulsar tus malvados
planes.
Sheesh – ¿qué me hizo pensar que sería divertido tener a este perro alrededor? Su naturaleza cínica
y sarcástica estaban saliendo afuera ahora. ¿Y cómo podría rehusar la generosa oferta de Dan sin
verme como una ingrata?
No podía. “Bueno, gracias.”
“Estupendo – la llamaré.”
Sí, maravilloso. Pero con un poco de suerte, ella me odiaría a primera vista, o le repugnaría Fang.
Es poco probable. Parece que tú y yo vamos a tener una pequeña compañera de habitación.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:16 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:41 pm

Capitulo V
Fue difícil dormir la siguiente mañana debido a todo el ruido de personas saliendo. Alrededor del
mediodía, alguien golpeó ruidosamente la puerta del siguiente dormitorio y me di por vencida. Sólo
había dormido algunas horas, pero no necesitaba mucho.
El único problema era, que no quería moverme. Fang se había metido debajo de la sábana y se había
acurrucado junto a mí, tan cerca como él podía quedarse sin estar realmente encima de mí. Fue un
poco adorable. Su actitud cínica y sarcástica debía ser una fachada.
Sí, solo continua diciéndote eso, hermana.
Pero él lamió mi mano y se acurrucó aun más cerca.
Un golpe breve llegó a la puerta y esta se abrió repentinamente, sorprendiéndome.
Fang estaba fuera de debajo de las sábanas en un instante y le gruñía a la latina que estaba parada en
la puerta, sujetando toallas.
Ella gritó y cerró la puerta de golpe, desapareciendo rápidamente con una gran cantidad de palabras
en español.
Con mi corazón tratando de volver a su ritmo normal, dije, “Geez, Fang, ¿no crees que exageraste
mucho? Era simplemente la mucama”.
Ya que era de día – tiempo para todos los pequeños vampiros buenos de estar en sus camas – no me
había preocupado. Cualquier otra cosa podría manejarla.
¿Por qué no pusiste el cartel de "No molestar"?
Porque no había pensado en eso. No paso mucho tiempo en los cuartos de hotel. “¿Por qué no lo
pusiste tú?” Rebatí.
Noticia de último momento – no tengo manos, genio.
Bueno, él tenía un buen punto, pero él podría habérmelo recordado.
Oh bien, no hay problema – nos estamos mudando de cualquier manera, tan pronto como decida en
donde vamos a vivir. Me di una ducha, me vestí y dejé salir a Fang para hacer sus cosas. Casi era
hora de conocer a la hermana de Dan y yo ya había pagado por una noche en esta trampa para ratas
– no iba a pagar por nada más. De manera que, até mi bolso en la parte trasera de la motocicleta,
puse a Fang en la parte delantera, y fuimos a encontrarnos con Dan, consiguiendo hamburguesas en
camino para nosotros dos. A Fang le gustaban las hamburguesas, también – imaginatelo.
Sólo tendría que encontrar la manera de distraer a Dan hasta que pudiera encontrar un lugar
adecuado por mí misma. No estaba realmente en contra de tener un compañero de cuarto, pero ya
sería lo suficientemente duro para mi el esconder mi naturaleza demoníaca de mi compañero. El
simple pensamiento de también tener que mantenerlo oculto en donde vivía sonaba como un
auténtico dolor.
Sin embargo cuando me detuve en el lugar, se me cayó el alma a los pies. Estaba tan alejado del
hotel en el que habíamos permanecido anoche como pudieras imaginar. Localizado en el centro, se
veía medianamente nuevo, con arquitectura de adobe redondeada, el terreno bien cuidado, una
piscina, un gimnasio, caminos debajo de la sombra de grandes robles... simplemente el tipo de lugar
en el que me gustaría vivir.
Reconocelo – estas arruinada.
Todavía no. Después de todo, éste no era el único lugar para vivir en San Antonio.
Dan hizo señas para que me detuviera y estacioné donde él me indicó. Él se vio divertido cuando
saqué a Fang de dentro de mi chaleco. “¿El siempre viaja ahí?”
“Sí, pero pienso comprar un carrito lateral de motocicleta para él”. Tan pronto como pueda
permitírmelo.
Buen plan. Existe algo así como demasiado compañerismo.
“¿Estos son apartamentos o condominios?” Pregunté.
“Casas adosadas – ella alquila una en la que el dueño que tuvo que mudarse a otro estado. Pero la
ventaja es que la mayoría de la gente tiene la suya así que hay una población más estable aquí”.
“Oh”.
Sencillamente sonaba cada vez mejor.
“Bien, vamos y te presentaré a Gwen”.
Gwen abrió la puerta. Ella no se parecía mucho a su hermano. Un par de años menor que Dan, ella
tenía el pelo rojo cortito y despeinado. Ella inmediatamente se agachó para sonreírle alegremente a
Fang. “Qué lindo. ¿Puedo acariciarlo? ¿Es amigable?”
Miré hacia abajo al perro del infierno. ¿Lo eres? Yo en realidad no sabía como reaccionaría con
otros.
A modo de respuesta, él se acercó a la mano de Gwen con su nariz, como pidiendo ser mimado.
Maldito desvergonzado. ¿Por qué no podías ayudarme aquí y gruñirle?
Mientras Gwen acariciaba al perro, incluso diciendo que su nombre era lindo, Fang dijo, me gusta
ser mimado. Y me gusta ella.
Desafortunadamente, también me gustaba a mi. Ella se mostró extrovertida y llena de vitalidad
mientras me mostraba el lugar. La casa tenía dos dormitorios, separados por privacidad, dos baños,
y una cocina que era más bonita que la de mamá.
Ella lo había decorado con una buena cantidad de colores llamativos, y geniales y extravagantes
accesorios. Además tenía una puerta que daba a un bonito patio y más allá a un área abierta donde
Fang podría andar libre si quisiera.
Era perfecto. Maldición. Tratando de encontrar una razón para rechazarlo, dije, “Una cocina genial,
pero no cocino”.
“No hay problema,” dijo Gwen alegremente. “Yo lo hago – y me gusta cocinar para más de uno.
Además cocino con el horno cada vez que puedo. Tú solamente necesitas ayudarme a limpiar y
pagar la mitad de la comida. Oh, y traer tus propios muebles para el dormitorio. Tengo todo lo
demás”.
Eso sonaba razonable, pero no estaba buscando cosas razonables. Andaba buscando una razón para
rechazarlo. “Trabajo por la noche”.
“También yo,” dijo Gwen con una sonrisa. “y este lugar es tranquilo durante el día”.
“No sé si puedo pagarlo.” Era mucho más agradable de lo que hubiera esperado.
“Tu motocicleta está pagada y eres demasiado joven para tener una autentica deuda,” dijo Dan. “Sé
cuanto te pagará Ramirez. Créeme, podrás pagarlo – y todavía permitirte comprar el carrito lateral
de la motocicleta para Fang”.
Oh, estupendo, ahí se iba esa excusa. “Fang tira un montón de pelo,” dije con aire de disculpa.
Ella hizo un gesto con las manos como si eso fuera insignificante. “Oh, estoy acostumbrada al pelo
del perro. Nosotros siempre teníamos en la casa en la que crecimos. He estado tan ocupada con
escuela y después con mi trabajo que no he tenido la posibilidad de conseguir un perro aún”. Ella le
echó una mirada a Fang. “Él parece muy bien educado. Incluso puedes conseguir una de esas
puertas para perros para poner en la puerta del patio así puede salir cuando quiere”.
Ahora estamos hablando.
Ella me sonrió. “Por favor tómalo. Nos divertiremos”.
¿Cómo podría salir de esto airosamente, sin lastimar los sentimientos de nadie? “No sé...”
“Discúlpanos un momento,” le dijo Dan a su hermana y me jaló fuera hacia el patio. Él cerró la
puerta dejando a Fang dentro con Gwen. “¿Cuál es tu problema?” Él sonó irritado.
Me encogí de hombros. “Éste es el primer lugar que he visto. Sólo quiero mantener abiertas mis
opciones”.
“Vamos – ambos sabemos que sabes que no podrías conseguir un acuerdo mejor . ¿Cuál es tu
verdadero problema? ¿Tienes algo en contra de mi hermana?”
“Por supuesto no”. A decir verdad, envidiaba la relación fácil y cariñosa que esos dos
evidentemente mantenían.
“¿Entonces qué? Este lugar es perfecto para ti y lo sabes”.
Molesta, le di una parte de la razón. “Sí, lo sería, si no sospechase que lo haces para vigilarme. No
necesito un hermano mayor, sabes”.
Él bufó. “Obviamente. No es por eso que te quiero aquí”.
“¿Entonces por qué?”
“Así puedes vigilar a Gwen por mí. Me preocupo por ella. Trabaja a la noche en emergencias, y ve
un montón de cosas que ella no debería”.
“¿Como qué?”
“Como marcas del colmillos en las víctimas. Ella es demasiado condenadamente terca como para
buscar otro trabajo, y no quiere pedirle ayuda a su hermano mayor. Me sentiría mucho mejor si ella
estuviera viviendo con alguien con quien pudiera contar en caso de tener problemas. Alguien como
tú”.
Oh. Él me estaba pidiendo un favor. Rayos, eso le daba un nuevo giro a las cosas. Después de todo,
este tipo me había conseguido un trabajo, sin mencionar el pastel de cumpleaños. Estaba en deuda
con él. Y a mí me gustaba el lugar... y Gwen. ¿Pero podría vivir aquí y todavía mantener mi secreto
seguro?
Fang rascó la puerta del patio y me fulminó con la mirada a través del vidrio. Sin embargo el vidrio
no detuvo sus pensamientos. Tomalo.
Bien, disparen, me superaban en número. Y el pensamiento de ir a buscar otro lugar – o vivir en
cualquier otra parte – era deprimente. Caray, ¿por qué no? Sería lindo de poder decirle a mamá que
no la necesitaba y que había encontrado un trabajo y un lugar realmente bonito para vivir todo por
mí misma. Tal vez incluso algo parecido a una familia.
No – no vayas en esa dirección. Que aceptaran a la Val-humana no quería decir que aceptarían a la
Val-demonio.
Abrí la puerta del patio así es que ambos, Dan y Gwen, podrían escuchar. “Bueno, acepto el trato”.
“Bien,” dijo Gwen con un feliz brinco. “Será entretenido – y Dan vive cerca así que ustedes puede
ir a trabajar juntos”.
¿Cerca? ¿Acababa de ser engañada? Pero cuando arqueé una ceja hacia Dan, él masculló lo
suficientemente bajo como para que sólo yo escuchara, “No lo suficientemente cerca. Mi lugar está
al otro lado del complejo. No es como si pudiera vigilar su lugar toda la noche o algo así”.
Bueno, podía entender eso. Especialmente desde que él sabía exactamente qué clase de cosas
vagaban por las calles de San Antonio en la noche.
Cabeceé y Gwen dijo, “¡Vayamos de compras!”
Sonreí abiertamente. Nunca había tenido amigas con quienes ir de compras, simplemente a Mamá y
Jen. Sonaba divertido – otra nueva aventura.
Dejé mi bolso en la casa de Gwen, pero Fang no quiso tener nada que ver con ir de compras, así es
que él eligió quedarse y revisar su nueva casa. Mamá, Rick, y Jen estaban todos trabajando en la
tienda, así que Gwen y Dan me ayudaron a recoger los muebles de mi dormitorio, después Gwen –
una sería compradora – insistió en ayudarme a comprar sábanas, toallas, y la puerta del perro para
Fang.
Aun mejor, encontré algo mucho más estupendo que un carrito lateral para motocicleta en la tienda
de motos. Cuando regresé a la casa adosada, llamé a Fang para probarlo. Ellos tenían un tipo de
asiento acolchado de cuero forrado de piel de borrego con un arnés, y lo habían fijado a la parte
trasera de la Valkyrie para mí. Fang brincó en eso y dio la vuelta unas pocas veces, rascando la piel
de oveja, sentándose en él luego.
Esto funcionará, dijo él aprobándolo. Pero no necesitaré las correas.
“Mira, te conseguí estos, también”.
Deslicé un par de gafas protectoras café de cuero en su cabeza. “Estos mantendrán el viento y la
arena fuera de tus ojos”.
¿Cómo me veo?
Genial. Muy genial.
Dan se rió. “Todo lo que él necesita es una capucha y una larga bufanda arrastrándose tras de él para
verse como Snoopy persiguiendo al Barón Rojo”.
Fang dio zarpazos a las gafas protectoras. No quiero verme como algún estúpido sabueso de los
dibujitos.
No te vez como él, le aseguré. Además, son prácticas. En voz alta, dije, “Pues bien, yo creo que él se
ve lindo. Todos los demás perros estarán celosos y querrán unos. ¿No te parece, Gwen?”
Gwen asintió con la cabeza. “Completamente”.
Ahora que Gwen había estado de acuerdo conmigo, Fang dijo, Está bien, puedo vivir con lo
atractivo.
Era hora de ir a trabajar y nos pareció más sensato que los tres fuéramos en coche a trabajar juntos
en el SUV de Dan – una Toyota Highlander. No era tan grande como el camión de la UCE, pero era
muy espacioso. En algún punto, tendría que considerar comprarme un coche. Una moto no siempre
era práctica.
En la estación, nos metimos en el camión de la UCE después de la sesión informativa del trabajo.
Se sentía un poco extraño tener un trabajo distinto del de la librería, pero estaba más que lista para
él. “Así que ¿por donde comenzaremos a buscar esta veta de vampiros?”
Dan pensó un minuto y hojeó su cuaderno de apuntes para revisar sus notas. Él era extremadamente
meticuloso – aprendí que él tenía notas de todas las sesiones informativas previas y trabajaba
después de horas para relacionarlas entre ellas y llevar control de las tendencias por toda la ciudad.
“Vayamos hacia el sur”.
En cuanto él prendió el vehículo y comenzó a dirigirse a esa dirección, pregunté, “¿Qué es lo que
esperas encontrar?”
“No tengo ninguna nota de múltiples perpetradores, excepto tal vez en un área. Vamos a
comprobarlo”.
Él condujo hacia un barrio que la mayoría de la gente eludiría a estas horas de la noche. Con todo el
graffiti en los edificios, se veía como un territorio de bandas. Como desafiando al helado clima,
algunos tipos, en su mayor parte muchachos hispanoamericanos vestidos con los colores de la
pandilla, jugaban baloncesto en la cancha de un colegio.
Dan asintió con la cabeza en dirección a ellos. “Si alguien puede saber de una pandilla de vampiros
trabajando el área, será otra pandilla”.
“¿Y qué te hace pensar que te dirán algo?”
“Conozco a un par de estos niños. ¿Por qué no te quedas aquí mientras les hago un par de
preguntas?”
“Sí, como tu te quedaste cuando yo te lo pedí. Ni de casualidad”. Salí, pero creí que era más seguro
para Fang permanecer en el camión. Aunque los vampiros fueran malos, ellos eran algo conocido.
Los chicos de las pandillas podían ser psicóticos, imprevisibles.
Ningún reto, dijo Fang, sonando aburrido, así que lo dejé en el camión y seguí a Dan hacia la cerca
metálica.
“Levanten la cabeza,” dijo uno de ellos.
Todos ellos dejaron de jugar y comenzaron a dar miradas furiosas al rostro impasible de Dan. No
pareció desconcertarle. “Oye, Julio,” él llamó a través de la cerca.
Uno de los chicos, un niño de piel morena bajito y delgado con un trapo atado alrededor de su
cabeza, se acercó arrogantemente. Julio me miró de arriba a abajo, obviamente gustándole lo que
vio. Él se restregó la entrepierna y me miró de manera lasciva. “Linda pieza...”
“No creo que quieras terminar esa frase,” lo interrumpió Dan. “Val el otro día destruyó a un tipo que
era dos veces su tamaño y todo él había hecho fue mirarla mal. Tu no quieres disgustarla mucho”.
No estrictamente preciso, pero le di puntos por intentar. Y Lola aún no había sido tentada.
Julio me recorrió con la mirada e intenté verme como una pandillera de algún tipo, sin embargo
cuando Fang dio un bufido mental que pude escuchar aun de aquí, me di cuenta de que
sencillamente no lo podría llevar a cabo. Me reacomodé para darle la sonrisa de un depredador y
dejar al demonio relampaguear en mis ojos.
Bien – eso lo desestabilizó. Siempre les incomoda cuando no muestro miedo.
“¿Qué quieren?” Preguntó Julio, velozmente cubriendo su ansiedad. “No hemos hecho nada”.
Yo en realidad dudaba eso, pero Dan dijo, “Todo lo que queremos hacer preguntarles un par de
cosas”.
Julio volvió la mirada atrás hacia sus amigos como buscando apoyo y dijo, “No sabemos nada
tampoco”.
“¿Ni siquiera acerca de una nueva pandilla instalándose en su territorio?” Preguntó Dan.
“No sé nada acerca de ninguna nueva pandilla. E incluso si ellos vienen aquí, no se quedarán por
mucho tiempo. Nosotros nos encargaremos de ellos”.
Hubo un coro de asentimientos desde atrás suyo – niños idiotas adoptando una postura exagerada el
uno para el otro, mostrando su machismo.
“Estos son diferentes. Ellos matan a las personas sin razón – tres en este área el mes pasado. Ellos
dejan marcas como estas”. Dan corrió el cuello de su camisa y les mostró donde la vampiresa le
había mordido.
Julio no se inmutó, pero un muchacho detrás de él dijo suavemente, “Esas son las mismas marcas
que encontraron en el cuerpo de Hector”.
“¿Sabes quién hizo eso?” Julio le preguntó a Dan.
“Todavía no. Pero tenemos la intención de enterarnos. ¿Sabes de algún grupo de por aquí que podría
hacer algo como esto?”
La mayor parte de los chicos sacudieron sus cabezas, pero Julio se vio pensativo y entonces cabeceó
hacia un aviso pegado con cinta en un poste. “¿Qué tal ellos? Acaban de presentarse hace una hora.”
El póster anunciaba una reunión del Nuevo Movimiento de Sangre. Invitaban a todos los humanos a
acudir a tomar parte del evento y a conocer a los auténticos vampiros, ayudarlos a introducirse en la
corriente. Estaba programado para el primero de los Días de los Muertos, el primero de noviembre,
dentro de cuatro días.
Que... lindo. Durante los Días de los muertos, se suponía que costaba menos esfuerzo para los
muertos visitar a los vivos, y los vivos usaban ese tiempo para honrar a sus seres queridos difuntos.
Hacer a los vampiros asumir ese día de fiesta para su propósito sencillamente parecía equivocado,
aun si no era mi día de fiesta. No obstante, por la manera en la que el póster estaba escrito, era poco
claro si eran serios... o simplemente estaban haciendo teatro.
“Vale le pena ir a echar un vistazo,” dije.
Dan asintió con la cabeza y arrancó de un tirón el póster. “Gracias,” él le dijo a Julio.
Mientras nos dirigíamos de regreso al camión, alguien dijo en voz alta, “Encargate de ellos,
compañero”.
Dan miró sobre su hombro y les dio un gesto casual. “Cuenten con eso”.
Al regresar al camión, él dijo, “Entonces, ¿me dirás como puedes, como ellos dicen, encargarte de
los vampiros tan fácilmente, o continuarás manteniéndome en la ignorancia?”
“No te mantengo en la ignorancia. Hemos hablado acerca de esto,” dije cuidadosamente,
haciéndome la tonta.
“Sabes a que me refiero. ¿Por qué no tienes miedo al enfrentar a grupos de pandilleros... o grupos
de vampiros? ¿Capaz de derribar a un hombre que es dos veces tu tamaño? ¿Teniendo treinta
vampiros asesinados en tu haber con sólo dieciocho años?” Él arqueó la ceja hacia mí. “No eres
exactamente una adolescente normal”.
No se requería a un genio para descubrir eso.
Yo sabía que él sospecharía. “Simplemente un evento fortuito de naturaleza, supongo.” Cuando él
bufó, decidí darle algo un poco más verosímil. “¿Sabes que mis padres tienen una librería de la
Nueva Era?”
“Sí, ¿y?”
“Pues bien, encontramos este libro de vampiros que ha debido ser escrito por vampiros auténticos
ya que daba un montón de aclaraciones acerca de sus fortalezas y debilidades. Además, he tenido un
montón de practica – hice un montón de entrenamiento”. Para mantenerlo fuera de balance, dije,
“Tú puedes tomar un poco de esto para ti mismo”.
Esperé que eso le disgustara bastante, pero en lugar de eso, él dijo, “Sí, podría”.
Le eché una mirada sorprendida. “¿Tú crees?” Pareció demasiado fácil.
“Sí, bueno, Charlene fue lo que me hizo darme cuenta. Pensaba que podría manejar cualquier cosa,
pero ella me mostró no puedo”.
¿Charlene? Ah sí, la vampiresa que jugó al hockey de amígdala8 con él.
8 N/T: Ellos usan la frase 'play tonsil-hockey', o jugar al hockey de amígdalas, para referirse al beso francés.
Él cambió de posición ansiosamente, y me pregunté si él se sentía incómodo recordando la lujuria
que ella había despertado en él.
Curiosa, le pregunté, “¿Cuánto tiempo has estado haciendo esto?”
“Sólo he estado en el UCE por algunos meses. Mi anterior compañero me entrenaba, pero él fue...”
Él se detuvo lentamente, mirando fijamente hacia la distancia, su expresión desolada.
¿Mordido hasta morir? ¿Succionado hasta que lo dejaron seco? ¿Asesinado salvajemente?
“¿Asesinado?” Pregunté, lo cual sonó mejor que las alternativas de Fang.
“Sí, él murió – asesinado por uno de esos monstruos.” La expresión en su cara era asesina. “Nadie
debería morir de esa forma. No debería estar permitido que esas cosas existieran, y los quiero matar
a todos y cada uno de ellos”. Él se volvió hacia mí. “¿Puedes ayudarme a hacer eso, darme algunos
consejos?”
Impresionada por su buena disposición a ser enseñado por una chica, le dije, “Seguro”. Entonces
me sentí inmediatamente indecisa. ¿Podría hacerlo bien? Después de todo, nunca le había enseñado
a alguien antes. Siempre me habían enseñado, mis maestros de artes marciales y Rick. Eso era – le
enseñaría de la misma manera en que Rick me enseñó.
“Bien”.
Los siguientes días cayeron en una especie de rutina mientras me adecuaba a mi nueva vida. Fang y
yo dormíamos hasta cerca del mediodía, estábamos con Gwen – quien resultó ser una gran cocinera
– durante la primera parte de la tarde, entonces entrenaba con Dan hasta el atardecer y seguíamos
nuevas pistas por la noche.
Le enseñé a Dan cómo contrarrestar la velocidad sobrehumana de los vampiros con todo lo que
pude imaginar. La mayoría de artes marciales tomaban demasiado tiempo para llegar a dominarlas,
así es que no intenté enseñarle ninguna, aunque le recomendé que encontrara una clase acerca del
relativamente desconocido arte de la espada de Tai Chi para el futuro. Las largas cosas puntiagudas
no sólo eran geniales para mantenerte lejos de los no-muertos, sino que ellas venían bastante bien
para cortar sus cabezas. Eso era, si conseguías encontrar la manera de llevarlas de acá para allá sin
alarmar al resto de población.
Afortunadamente, él tomó la ballesta como algo natural. Desafortunadamente ellas no era una gran
opción desde que sólo servían si él era capaz de percibir a los vampiros a la distancia, y ese arma
era simplemente un poco demasiado visible como para llevarla en la calle. De modo que, para
peleas de cerca, Dan llevaba pequeños frascos de plata con agua bendita además de las estacas.
Él comenzó a llevar puesta bastante plata alrededor de su cuello, muñecas, y cintura. Aunque él
llevaba la mayor parte del metal debajo del cuello de la camisa, él recibió alguna que otra broma
acerca de su cambio de imagen de lo otros sucios. Pero Dan era listo – él no lo veía como joyería,
simplemente como armas que ayudarían a mantenerlo con vida.
En la cuarta tarde de nuestro entrenamiento en el gimnasio de la estación, pretendí ser un vampiro y
corrí hacía Dan, atrapándole en una lucha cuerpo a cuerpo. La última vez que había hecho eso, él
había sido incapaz de alcanzar cualquiera de las armas dentro de su chaqueta y había "muerto".
Pero esta vez él estaba listo. Él sacó una estaca fuera del arnés especial que él había equipado en
una manga y un frasquito fuera del otro. Él hizo volar el corcho fuera del frasquito con su pulgar en
un movimiento veloz y lo echó en mi cara. Cuando parpadeé por la sorpresa, él llevó hacia abajo la
estaca, deteniéndola a unos milímetros de mi corazón.
Sonriendo abiertamente, Dan dijo, “Tu cara es comida por el agua bendita y hay una estaca en tu
corazón. Estás muerta, Madame Vampiresa”.
¡Te atrapó!
Excelente. Incluso Fang parecía estar aprobando a Dan. Pero permanecer mucho tiempo con el
hombre encima de mí después del “asesinato” era una idea mala. Nuestros campos de energía se
juntaron como uno solo y tuve una vista mental de Lola haciendo estallar su corcho, filtrándose
fuera de su botella para dejarme saber que ella estaba extremadamente interesada en el muy bello y
masculino cuerpo apoyado contra el mío. Desafortunadamente, la parte de dejarme saber su interés
estaba en el área física.
Y, por la extraña expresión en el rostro de Dan, él lo sentía también.
No creo que esa sea una buena idea...
Yo tampoco. No estaba tan lista para esto. Hombres, saliendo en citas, besuquearnos... el
pensamiento de eso me hizo sentir todo revuelto adentro de mí. No estaba segura de que aún
quisiera lidiar con estos sentimientos humanos, y mucho menos con lo que Lola quisiese.
Especialmente con Dan. Sí, él era completamente caliente, pero él tenía mucho más experiencia que
yo, por no mencionar el hecho de que él era mi compañero.
Salí a toda prisa de debajo de él, limpiando con un paño el agua de mi rostro. “Buen trabajo”,
balbuceé. “Creo que ya estás listo para encargarte de algunos vampiros ahora”. Mentalmente, metí
de un empujón a Lola de vuelta en la botella. Me dio un poco de trabajo, pero la manejé. Dan me
dio una mirada conocedora, pero desvié mi mirada y comencé a girar mis pies.
“¿Cómo esta tu bloqueo mental?”
No había sido capaz de ayudarlo con eso, desde que realmente no necesito o utilizo uno, así que
algunos otros miembros del UCE habían trabajado con él, dándole algunos consejos y trucos que
habían aprendido en la forma más difícil. Sin embargo, yo cautelosamente había dejado saber que
podía sentir si un vampiro intentase embelesarme. Dan simplemente pareció tomarlo como parte de
mi extrañeza general.
“El bloqueo esta bien,” dijo Dan. “Requiere un esfuerzo consciente para mantenerlo, pero pienso
que está funcionando. No lo sabré con seguridad hasta que un vampiro realmente intente usarlo en
mí”. Él se puso de pie. “Estoy listo para la reunión de esta noche. ¿Y tu?”
Aliviada de que no hubiera mencionado lo que acababa de pasar entre nosotros, dije, “Seguro.
Hagámoslo”.
Lola se despertó otra vez, ansiosa para seguir con eso. ¿Era la lujuria de anticipación por la
reunión... o en reacción por lo qué acababa de ocurrir con Dan? No estaba segura, así que
simplemente tendría que asegurarme que la reunión se encargara de esas molestas necesidades de
mi demonio interior así ella mantendría sus ambiciosas manos alejadas de mi compañero.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:17 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:43 pm

Capitulo VI
Para cuando alcanzamos el enorme lugar de reunión cerca del centro, el mitin ya había empezado,
así que Dan estacionó cerca de la salida de atrás. Fang olfateó el aire y el pelo en su cuello se
encrespó cuando él dejó salir un gruñido bajo.
Vampiro.
“¿Qué está haciendo?” preguntó Dan.
“Olfatea vampiros”.
Dan le echó una mirada de sorpresa. “No sabía que él podía hacer eso”.
Lo que no sabes podría llenar una enciclopedia.
Déjele en paz, Fang — él es solamente un humano.“Él ha estado entrenando, también”.
“Bueno para saber. ¿Puedes decir que tan cerca están?”
Escuché. “Nada cerca. Deben ser los vampiros de adentro”.
Dan recorrió con la mirada a Fang. “Por esta vez, deberías dejarlo aquí. Sé que los organizadores
prometieron completa seguridad en su folleto, pero un perro pequeño en una muchedumbre excitada
— no será bueno”.
Fruncí el ceño. “Probablemente estás en lo correcto. Pero nunca puedes ser demasiado precavido.
Te diré que haremos, Fang. Te quedas aquí, y corres a ayudarnos si lo necesitamos, ¿esta bien?”
Dan puso sus ojos en blanco. “Geez, yo sé que tu perro es listo, ¿pero quién crees que es él —
Lassie?”
No me había dado cuenta de que había dicho en voz alta eso. “Él es mejor que Lassie — él puede
cargarse a un vampiro”.
Malditamente cierto.
Simplemente no a docenas de ellos. Por supuesto, él estaba dispuesto a intentar, pero yo no estaba
dispuesta a perderle en el intento.
Y él era lo suficientemente listo como para saber que él no lo podría manejar.
Me quedaré aquí, seré su respaldo.
Bien — haz eso.
Encogiéndose de hombros, Dan lideró el camino hacia el vestíbulo donde la reunión estaba en plena
actividad.
El vestíbulo alguna vez había visto mejores días siendo un lugar de cena con teatro, sin embargo
ahora el piso de madera estaba lleno de rozaduras y desesperadamente necesitado de una pulida. En
el alumbrado chillón, pude ver las cortinas del terciopelo rojo como la sangre dando marco al
escenario, brillando en diferentes lugares. Sin embargo a la muchedumbre no parecía importarle. La
mayor parte de los que acudieron estaban cerca de mi edad, y el vestido del día parecía ser a la
moda gótica o Emo, con otros llevando puestos trajes de esqueletos o de vampiros en honor a la
ocasión.
Pero los realmente espeluznantes eran esos que no llevaban puesto ningún traje o maquillaje — los
vampiros en el gentío.
Ellos le daban a la reunión un borde de peligro, la sensación de que una palabra equivocada era la
única chispa que necesitaba para estallar.
“Este lugar es un choque de trenes esperando para ocurrir”, masculló Dan.
“Sí.” Pero con toda la seguridad y la naturaleza pública de la reunión, esperé que todo fuera bien.
“¿Alguna idea de cuantos vampiros están aquí?”
Negué con la cabeza. “No puede decirlo con seguridad. Sólo los puedo sentir si están usando sus
poderes. Algunos de ellos lo están haciendo, para nublar las mentes de las personas acerca de su
verdadera apariencia. Probablemente la mayor parte de ellos. No más de veinte o poco más o
menos, diría “.
“No tan malo como había pensado. ¿Me puedes señalar uno?”
“Aquél. Él esta proyectando una imagen gótica. Pero él es más como una persona socialmente
inadaptada atrapado en los años cincuenta”.
Sentí a Dan relajarse a mi lado. “"Bien — lo veo como es en realidad — mi bloqueo debe estar
funcionando”.
Observamos por algunos minutos como un hombre sobre el escenario levantado detrás del vestíbulo
le hablaba a la audiencia.
El vampiro, quien se presentó simplemente como Alejandro, tenía la piel de color café-oro, largo
cabello café oscuro, un atractivo aristocrático, y una dramática capa negra que se movía cuando él
gesticulaba. Su voz seductiva y sus maneras carismáticas fueron en cierta forma efusivas y teatrales,
pero la multitud se lo tragó. Aunque su inglés era excelente, él tenía el leve acento y la forma de
expresarse de una persona cuya lengua original era española.
“Sí, los vampiros son reales. Pero no hay motivo para temer, mis amigos. Nosotros en el Nuevo
Movimiento de Sangre sólo tenemos el deseo de vivir en armonía con los humanos. No hay
necesidad de temer o luchar”.
¿De verdad? Dile eso a las personas que ellos drenaron.
Él continuó. “Nosotros hemos establecido bancos de sangre a lo largo de la ciudad donde es sencillo
para los humanos hacer depósitos y para los vampiros retirarlos según se necesite.” El hizo una
pausa, alzando su dedo dramáticamente. “Pero ¿por qué ustedes deberían donar, se preguntarán? Es
simple. Felizmente los compensaremos por este fluido que es tan vital para nuestra existencia. Y es
su elección si son compensados en efectivo... o en placer”.
Él procedió a explicar que no había necesidad para el incomodo proceso de hundir colmillos en los
cuellos y otras regiones del cuerpo. A menos que el humano quisiese, por supuesto, entonces
arreglarían discretos cuartos para donar sangre.
Y los tontos — o mejor dicho, los potenciales chupadores— parecían estar creyendole. Al menos
algunos de ellos lo estaban.
Algunos parecieron pensar que era un gran chiste, otros se mofaron, pero la inmensa mayoría
parecía tan fascinada por Alejandro que ni siquiera cuestionaron el hecho que él afirmó que los
vampiros eran reales.
Dan se inclinó un poco hacia abajo. “¿Puedes distinguir si él los presiona, usando su mente para
controlar sus pensamientos?”
“Sería imposible controlar a tantas personas al mismo tiempo. Pero yo le siento mandando oleadas
de buena voluntad, estimulando la confianza, la cooperación, y la aceptación”.
Él hizo una mueca. “Y los susceptibles lo absorben. Acerquémonos más”.
Fuimos abriéndonos camino hacia el frente y una oleada en la muchedumbre me apartó de un
empujón contra un vampiro que estaba parado cerca del escenario. Él me dio una mirada lasciva,
dejando al descubierto sus colmillos. Entre ellos y sus dreadlocks9, él era un poco asqueroso.
“Lo siento”, dije, retrocediendo. No quería iniciar nada. Y aquí, era muy fácil para los hombres
acercarse demasiado, y que nuestros campos de energía se superpusieran. Me acerqué lentamente
un poco más cerca de un grupo de chicas.
El vampiro echó una mirada de reojo hacia mí. “¿No te conozco, cosita dulce?”
“No lo creo”, dije y giré para ver al escenario.
Alejandro continuaba dirigiéndose a la audiencia, invocando a los vampiros no afiliados en el
populacho a unirse al Movimiento, viviendo en armonía con los humanos y disfrutando de las
ventajas adicionales de tener una fuente estable de sustento. En lo que respecta a humanos, él habló
incansablemente sobre los beneficios y las delicias de donar sangre, mencionando indirectamente
deleites carnales para esos humanos que personalmente ofrecieran sus cuellos para alimentar al
Movimiento.
9 N/T: Dreadlocks: también conocidas como rastas.
“Pero basta de palabras”, Alejandro finalmente dijo. “Déjennos darles una pequeña demostración.
¿Si mis tenientes quisieran acercarse al escenario?” Él gesticuló hacia todo el lugar.
“Austin ... ” Un vaquero alto, delgado — completo con el sombrero, las botas, y los pantalones
vaqueros — se unió a él, inclinando su sombrero para hacia el populacho. Él sonrió abiertamente y
las mujeres enloquecieron. Funcionó para los cigarrillos Marlboro, ¿por qué no para el
Movimiento?
“Luis ... ” Un apuesto latino se unió al vaquero. Llevando una barba tipo candado bien arreglada
junto con su largo cabello atado en una cola de caballo en la base de su cuello, Luis se inclinó en
una reverencia, viéndose como alguna tipo de histórico aristócrata español. Él produjo como
respuesta varios 'ooh's y 'ah's de las mujeres en el gentío.
“Rosa...” Una sexy latina con largo cabello suelto y el cuerpo de Marilyn Monroe le dio al
populacho una mirada seductora. Los hombres aplaudieron.
Partiendo de estos especímenes, cualquiera pensaría que todos los vampiros eran completamente
calientes. Hablando de publicidad engañosa...
Alejandro continuó, “ Y, última pero no menos importante... ¡Lily!”
Mientras los hombres en el populacho gritaron su aprecio, Dan se puso rígido a mi lado. La rubia
alta, delgada, vestía un vestido rosado caliente ceñido de cóctel y un peinado que terminaba en
puntas, se unió a los demás en el escenario, y Dan masculló algo que no conseguí oír.
“¿Qué te sucede?” le pregunté.
“Nada” dijo Dan en un tono entrecortado.
Sí, seguro. Pero no le remarqué eso, porque quería oír el resto de lo que Alejandro tuviera que decir.
“Donar sangre puede ser sin dolor, incluso apacible”, el vampiro dijo con una sonrisa conocedora.
“¿A quien le gustaría probarlo con uno de mis adorables asistentes?”
En ese preciso instante, todos los asistentes sonrieron, dejando al descubierto sus colmillos.
Un sentimiento como de deseo surgió de él hacia la audiencia. La repentina oleada de la lujuria, la
emoción, y la anticipación por todos lados en el vestíbulo reanimaron a Lola y la hicieron prestar
atención. Uh-oh. Una sensación de frío-caliente pasó a través de mi, dejándome sintiendo un
hormigueo e hiper-consciente de Dan y de todos los vampiros en el lugar.
Tuve una veloz imagen mental de la botella de Lola meciéndose y el corcho amenazando con
desaparecer. No la podía dejar salir ahora cuando todas las cosas estaban tan inestables.
¿Enloquecería ella con tantos blancos alrededor? La pisoteé hacia adentro, veloz, sin embargo
todavía podría sentir su conciencia hirviendo justo debajo de mi piel.
Dan me miró extrañamente. “¿Estás bien?”
“Estupenda” mascullé. Simplemente genial.
El vampiro con el que había chocado antes me disparó una mirada cínica, aparentemente molesto
porque estábamos interrumpiendo el show. Él reaccionó tardíamente y dijo acusadoramente
entonces, “Un momento. Yo sí te conozco. Tu eres la Cazadora”.
¿Qué? ¿Cómo sabía eso?
Detrás de mí, alguien dijo, “¿La Cazadora? ¿Estás seguro?”
Desconcertada, giré hacia la segunda voz, y los ojos del vampiro masculino se estrecharon. “Es ella.
Oye” él gritó hacia el escenario, su voz oyéndose claramente en el silencio expectante del vestíbulo,
“pensé que habías garantizado pasaje seguro para todo el que asistiese esta noche”.
Mientras Alejandro esperaba a los voluntarios que se abrían paso hacia el escenario, él le sonrió al
abucheador. “Sí, lo hice”.
“¿Entonces qué está haciendo aquí la Cazadora? Ella mata a los vampiros por diversión”.
Consternada, no pude hacer nada sino quedarme boquiabierta. Mejor calmaba esto rápido, o ellos
irían al estilo Vin Diesel hacia mi trasero.
Enfadados murmullos provinieron de los vampiros en el gentío, y se me puso la piel de gallina,
hormigueando con la conciencia de creciente peligro.
“No estoy aquí para eso,” protesté hacia Alejandro. Alisé el pelo en mis brazos, intentando
calmarlos, calmar a Lola.
“Ya ves” dijo Alejandro con una sonrisa cautivadora. “Ella no esta aquí para lastimar a nadie”.
“Sí, seguro” alguien gritó.
“Ella ha matado una buena cantidad de nosotros” vino otra gritada acusación.
¿Cuántos inocentes has matado tu? Quise preguntar, pero éste no era el momento para eso.
La tensión ascendió aun más palpablemente en la sala, haciendo mi piel avanzar lentamente y
poniendo a prueba mi control sobre Lola.
Los vampiros se arremolinaron alrededor, mascullando el uno para el otro, mirando furiosos hacia
el escenario y hacia mi. Ellos estaban obviamente instigándose entre ellos para algo. Si alguien no
hacía algo realmente rápido, las personas podrían resultar heridas.
Alejandro debió haberlo notado, también, pues le podría sentir mandar oleadas de calma a los
humanos en la audiencia, instándoles a salir, tranquilamente, de forma segura. Salieron en tropel,
apresurándose, pero no de forma peligrosa. Todo menos Dan, cuyo bloqueo era sólido.
Los vampiricos guardias de seguridad aparecieron en escenario, dirigiendo sus ballestas hacia los
vampiros en el gentío. Hora de irnos. Desafortunadamente, nuestro camino estaba bloqueado por
los vampiros que se acercaban desde detrás de nosotros, mascullando. Ellos todavía se contenían
por la amenaza de las ballestas, pero comenzaban a ganar confianza conforme nos iban rodeando.
No podría encargarme de todos ellos — demonio o no demonio. Debía haber al menos veinticinco o
treinta. La única salida segura estaba ubicada en el fondo de la sala.
Dan masculló en mi oído, “Vamos a través del escenario”.
Mis pensamientos exactamente. Salté hacia arriba del escenario, seguida de cerca por Dan. Los
tenientes de Alejandro se movieron para escudarlo, pero sostuve en alto mis manos para mostrar que
no tenía ninguna intención de dañarle. Me dejaron pasar y yo retrocedí lentamente hacia la parte de
atrás del escenario.
Nunca había visto a tantos vampiros en un solo lugar. Sacar una estaca sería una idea mala.
Probablemente lo tomarían como una invitación para arrojarse hacia mi.
Sin embargo, Dan no estaba retrocediendo conmigo. De hecho, el policía se estaba dirigiendo hacia
Alejandro y sus tenientes.
“Dan” lo llamé.
Él me ignoró mientras él salía disparado hacia la rubia alta. ¿Qué estaba mal con él?
Los murmullos se hicieron más altos mientras los vampiros se agrupaban alrededor del escenario y
el último de los humanos se apresuró hacia las salidas. Pronto, los vampiros gritaban hacia el
escenario y entre ellos.
“Tu la trajiste aquí a propósito — para identificarnos”.
“Nah, él la utiliza como a una amenaza para obligarnos a unirnos a su patético Movimiento”.
“Sí, ellos están trabajando juntos”.
“No, no, ” dijo Alejandro. “La única forma en la que resultarán heridos es si inician la violencia.”
Pero su carisma no pareció surtir efecto en los vampiros tan bien como había funcionado con los
humanos.
Si sólo yo pudiese agarrar a Dan y le sacarlo de aquí. Pero él murmuraba urgentemente al oído de la
rubia que intentaba quitárselo de encima.
Alejandro hizo un gesto imperioso y los no-muertos guardias de seguridad se alinearon al borde del
escenario, amenazando a los vampiros enojados debajo. ¿Vampiros luchando contra vampiros?
Caray, harían mi trabajo para mí.
Pero Alejandro se había resuelto a asegurar que todos los humanos estuviera a salvo. Odiaba
admitirlo, pero su corazón parecía estar en el lugar correcto... aun si no palpitaba. ¿Podía ser que él
estuviera realmente tratando de mejorar las relaciones entre vampiros y humanos como él afirmó?
Tal vez este grupo no fuera responsable del aumento de los ataques.
Los vampiros de abajo se introducían ellos mismos en un frenesí. Suspiré. Mi aparición había
iniciado esto, aunque parecían culpar a Alejandro. Puede que si me marchase — y él — el disturbio
incipiente fracasaría. Además, él era nuestra mejor opción para enterarnos de que estaba sucediendo
con este grupo.
Me aseguré de que su guarda personal viera que mis manos estaban bien lejos de cualquier arma en
cuanto me moví más cerca de Alejandro y mascullé “¿No deberíamos irnos de aquí, como
precisamente ahora?” Antes de que Lola se liberase y yo hiciera algo que todo el mundo lamentaría.
Él frunció el ceño. “Mi coche no estará aquí hasta dentro de otra hora”.
“No podemos esperar tanto tiempo. Vamos, le sacaremos de aquí”.
Austin sonrió abiertamente hacia él y dijo, “Vaya. Podemos encargarnos de estos indeseables sin
usted.” Los demás cabecearon demostrando su acuerdo y formaron una línea detrás de los guardias,
todavía escudando a Alejandro.
Jalé a Alejandro hacia la parte de atrás del escenario, gritando, “¡Dan, vamos!”
Dan vaciló, entonces agarró el brazo de la rubia alta y le dijo algo a ella que no pude escuchar.
“Dígale a ella que venga también” insté a Alejandro. Cualquier cosa para sacar a Dan de aquí.
El líder vampiro la llamó por gestos, y la mujer obedeció.
Por fin. Con alivio, apresuré a Dan y a los dos vampiros fuera por la parte trasera, y oí un rugido de
cólera en cuanto los vampiros se dieron cuenta de que su presa salía. Los sonidos de pelea pronto
los siguieron. ¿Cuánto tiempo las personas de Alejandro podrían mantenerlos alejados?
Corrimos a gran velocidad hacia el camión y Fang nos oyó llegar. Él se encrespó mostrando sus
dientes. “Está bien, ” le dije. “Son amigos”.
Abrí con fuerza la puerta y me arrojé en el estrecho asiento trasero a su lado. “No toquen el metal”
le advertí a los vampiros. “Es plata.” Ellos se subieron un poco más cautelosamente en el frente y,
sin perder tiempo, Dan echó a andar el camión y nos fuimos de allí justo en cuanto los vampiros
vinieron enfurecidos fuera del vestíbulo.
“Vamos” gritó Alejandro, su cabeza frecuentando la ventanilla del pasajero para averiguar sobre
nuestros perseguidores.
Dan se fue. El aullido de los no-muertos que nos perseguían a pie, aparentemente pensando que
podrían rebasar el camión. Ellos eran rápidos, pero no tan rápidos. Pero cuando Dan bajó la
velocidad para girar en una esquina, uno de ellos de verdad se agarró del marco de la puerta en la
ventana abierta del conductor. Su mano se quemó al contacto con la plata, pero él no la dejó ir.
¡La cena!
Fang se lanzó hacia adelante y masticó ferozmente sus dedos mientras Dan codeó al asqueroso nomuerto
en la cara.
El vampiro chilló y soltó la puerta, y ninguno de sus amigos fue lo suficientemente rápido como
para atraparnos. Pronto, dejamos a los otros vampiros comiéndose nuestro polvo. Con la amenaza
lejos, Lola se apaciguó y pude relajarme.
Buen trabajo, pensé hacia Fang.
Él me dio una abierta sonrisa perruna. Meteré mis patadas donde pueda, desde que dijiste que esos
otros dos están fuera de los límites. ¿Qué sucede con eso?
Le informé mientras Dan se concentraba en su conducción. “¿A dónde?” Él preguntó.
Alejandro vaciló, evidentemente renuente a dejarnos saber la posición de su guarida. “En cualquier
parte — no importa. Lejos del centro”.
Finalmente, la mujer habló. “El banco de sangre en el lado del sur. Esta cerrado esta noche por la
reunión”.
Alejandro asintió con la cabeza. “Buena idea” Él le dio a Dan las direcciones, luego sacó su
teléfono celular y le dio instrucciones a su conductor para encontrarle allí.
Un vampiro usando un teléfono celular.... Eso simplemente parecía equivocado, de alguna manera.
Él hizo otra llamada, esta vez para Austin, preguntando cómo iban las cosas en el vestíbulo.
Alejandro colgó el teléfono y dijo, “Ahora que nos fuimos, las cosas se han calmado allí. Nadie
estaba herido... no demasiado”.
Quería decir que los vampiros podrían sanar no importaba cuanto hubiesen sido dañados.
Asentí con la cabeza, pero Dan no dijo nada, y la mujer entre Dan y Alejandro estaba tan tiesa como
un palo. La tensión entre ellos era casi tangible. Extraño. ¿Qué estaba sucediendo? Alejandro dirigió
una mirada inquisitiva hacia mi en el asiento trasero. Me encogí de hombros, sin saber más de lo
que él sabía.
Aparentemente, el vampiro no me creyó, porque pronto sentí un cosquilleo en mi mente. Fang
gruñó, notando el intento del vampiro por mi reacción. “Eso no funcionará” dije rotundamente,
tranquilizando el pelaje del perro.
El cosquilleo desapareció. “¿Qué es lo que no funcionará?” Alejandro preguntó.
“Tu, tratando de controlar mi mente. No funcionará”.
“¿Por qué no?” Alejandro colocó su brazo sobre la parte trasera del asiento y me sonrió, destilando
encanto y atracción sexual viéndose como si no le requiriera ningún esfuerzo. Él ni siquiera
necesitaba ponerle atención al control para hacerlo — venía naturalmente de él.
Apuesto que una buena cantidad de mujeres cayeron por ese encanto latino, pero no podía olvidar
que él era uno de los no muertos. Ni, aparentemente, podía el súcubo dentro de mí. Lola no estaba
ni siquiera tentada. Simplemente le di una mirada de debes-estar-bromeando.
Él se rió, su voz como una caricia y llena de promesas sexuales. “Ya veo. No puedo controlar tu
mente porque eres... especial”.
“Malditamente cierto”.
Todavía sonriendo abiertamente, el líder vampiro dijo, “No esperaría nada menos de la Cazadora”.
Fruncí el entrecejo hacia él. “¿De cualquier manera, cómo se enteraron ustedes y todos los demás de
mí? ¿Y quién me llama la Cazadora?”
Alejandro logró hacer que un encogimiento de hombros se viera elegante. “Una jovencita ha estado
mostrando tu foto por los alrededores, llamándote la Cazadora, tratando de encontrarte”.
Oh, rayos — no Jen, seguramente. “¿Ella tenía aproximadamente dieciséis? ¿Rubia? ¿Viéndose
como una porrista?”
Pareciendo divertido, Alejandro asintió con la cabeza.
Tenía que ser Jennifer. ¿Quién más podía ser tan idiota?
Eso obtuvo la atención de Dan. Él le dio un vistazo a Alejandro. “¿Dijo ella por qué andaba
buscando a Val?”
Nah, ella probablemente justo tuvo un deseo de suicidarse.
Los ojos de Alejandro brillaron. “¿Intercambiaremos información, entonces?”
“Esta bien” dijo Dan. “Uno por otro.” Él se detuvo delante del banco de sangre, el cual se veía
como un hotel renovado, y Alejandro nos invitó a entrar.
¿Vienes? Le pregunté a Fang.
Él olfateó despectivamente. Si solamente van a hablar, no me necesitan. Me quedaré aquí. Grita si
es que en verdad van a hacerlo, ya sabes, matar algo.
Él sonó ofendido de que no me estuviera automáticamente volviendo al modo de la cazadora, pero
estaba curiosa acerca de esta supuesta veta más favorable, más gentil de vampiros — sin mencionar
la extraña fascinación de Dan con la mujer que estaba a su lado y qué diablos Jen estaba haciendo
rondando a un montón de vampiros.
Alejandro y la mujer lideraron el camino hacia el interior, a un oscuro vestíbulo, y Dan y yo los
seguimos. “¿Qué esta sucediendo contigo?” Susurré, pero Dan me ignoró. Si él no hubiera tenido
semejante expresión en su cara, podría haber pensado que él estaba cautivado. Pero, nope, él estaba
siendo simplemente Dan — terco hasta que todo salga.
Alejandro nos subió con el elevador al cuarto piso y nos condujo a una sala de juntas de avanzada
tecnología con todo tipo de cosas electrónicas. No podría ni siquiera comenzar a adivinar para que
servían la mayor parte de ellos.
“Entonces,” dijo el hombre carismático, sonriéndome, “soy Alejandro. No puedo continuar
llamando a una joven tan preciosa la Cazadora. ¿Tú eres...?”
Encantador. Ajá. “Nadie. Simplemente llámeme Buffy” dije. Era un nombre estúpido, pero
conveniente.
Él hizo una mueca. “¿Y tu encantador amigo?”
“Dan Sullivan”, la mujer contestó, su cara inexpresiva. “Él es un policía”.
Así es que ellos sí se conocían. Pero Dan no estaba muy contento acerca de eso, si su expresión
servía de indicación.
“Y esta es Lily Armstrong,” dijo Dan, su voz apremiante.
“¿Cómo es que la conoces?” Pregunté.
“Fue mi prometida” él dijo lacónicamente.
No podría distinguir si el nuevo trabajo dental de Lily era una sorpresa para Dan o una vieja herida.
Lo lamenté por él, yo en realidad lo hice, pero esperé que no le distrajera de lo que estaba
ocurriendo.
Alejandro alzó una elegante ceja como si los invitase a explicar más, pero ninguno de los dos
pareció inclinado a informarnos. Dan se quedó de pie junto a mí, mirando furiosamente a Lily. La
mujer no respondió, esmerándose en ignorarle mientras ella se quedaba al lado de Alejandro como
un buen pequeño lacayo.
Ella me ignoraba, también, como si no fuese ni siquiera suficientemente buena como para notarme
— ninguna amenaza en ningún departamento. Qué molesto.
Alejandro se encogió de hombros y enarcó extrañado una ceja hacia Dan. “Así que. ¿Una respuesta
por una respuesta?” Con la inclinación de cabeza de Dan, el líder vampiro preguntó, “¿Qué
esperaban conseguir causando disturbios en mi reunión?”
Dan frunció el entrecejo. “No fue intencional. Nosotros simplemente buscábamos aprender más
acerca de su grupo”.
“Sí,” agregué. “No tenía idea de que alguien sabría quién era”.
“¿Por qué deseaban saber más de nosotros?”
“No, tú primero,” dije. “¿Qué quería la chica con mi foto?”
Alejandro se encogió de hombros. “Ella quería aprender más acerca de nuestra organización,
encontrarte, y aparentemente amenazarnos con tu reputación. No sé su nombre”.
Bien. Mi mandíbula se apretó de cualquier manera. Obviamente, Mamá no le había dado a Jen mi
nuevo número. Pero si mi hermana continuaba en este estúpido rumbo, ella podría encontrar mucho
más de lo que jamás había buscado.
“¿Y su razón para estar en la reunión?” indagó Alejandro.
Dan hizo una pausa, entonces dijo, “ El Departamento de Policía de San Antonio supo de su grupo y
quiso que nosotros averiguáramos más, ver si ustedes son peligrosos”.
“¿Y lo somos?”
Alejandro había hecho un buen papel, pero ¿estaba diciendo la verdad? No lo sabía.
“Usted dígame” Dan dijo.
“Les aseguro que soy sincero, ” dijo Alejandro con una mano en su corazón. En esa capa, el gesto le
hizo verse como algo de Los Tres Mosqueteros, y me pregunté qué tan viejo sería.
Dan bufó. “¿Entonces por qué hay tantos vampiros asesinando en la ciudad?”
“Eso es algo que estoy tratando de detener, ” dijo Alejandro con ceño fruncido.
“¿Cómo? ¿Metiéndolos en su grupo?”
El vampiro inclinó su cabeza. “Precisamente. Si los puedo convencer de unirse al Nuevo
Movimiento de Sangre y usar nuestros bancos de sangre, no tendrán razón para alimentarse de
humanos sin su consentimiento”.
Dan dejó salir una breve carcajada. “Ninguna razón excepto por ser malvados”.
“Ah, pero ese es un malentendido común, ” exclamó Alejandro. “Convertirse en vampiro no lo hace
a uno malvado”.
“¿Entonces qué hace?”
“Ustedes no entienden. Uno de los efectos secundarios de convertirse en un vampiro es que esa
persona se convierte en más de lo que ellos ya eran”.
No lo entendí.
Aparentemente, tampoco Dan lo hizo. “Expliquelo”.
“Sus ... características principales son realzadas. Por ejemplo, si alguien es malo para empezar, se
volverá aún más malvado después del cambio. Sin embargo, si alguien vive con honor y justicia,
como mi vaquero, Austin, él ahora adoptará esos atributos aun más”.
Tenía un tipo de extraño sentido, pero no estaba segura de creerlo. “¿Y tu?” Pregunté. “No me digas
— tu fuiste un ambicioso Don Juan”.
Alejandro me sorprendió riéndose. “No, fui un líder de hombres... y mujeres. Uno bueno”.
Un aristócrata español, apuesto. Enseñada en casa o no, sabía que no hubo muchos aristócratas
buenos, nobles que les importaran más su prójimo que el poder y la riqueza.
La mirada fija de Dan se desvió hacia Lily, como si se estuviera preguntando qué características
suyas habrían sido realzadas. Molesta, me pregunté que era lo que había visto Dan en la Reina de
Hielo.
¿Estaba bromeando? ¿Qué hombre no sería atraído por alguna mujer que fuese alta, rubia, y
sofisticada? Una verdadera mujer, no una niña desaliñada como yo. Hice la pregunta por él. “¿Qué
hay acerca de Lily?"
“Ella tiene habilidades administrativas asombrosas, y un conocimiento de la tecnología moderna
que se ha vuelto invaluable para la organización”.
“¿Por qué?” preguntó Dan, el sonido casi explotando desde él.
Bueno, sorpresa entonces. Él no lo había sabido.
Eso fue todo lo que él dijo, pero fue suficiente. La agonizante confusión en su tono preguntó el
resto a él. ¿Por qué había abandonado ella su futuro para vivir como una no muerta?
Lily negó con la cabeza, sin encontrar sus ojos. “Mis razones son sólo mías”.
Los ojos de Dan se estrecharon. “¿Quién te hizo esto?” Su mirada fija giró a Alejandro. “¿Él?”
Lily se encogió de hombros. “No, y no importa quien lo hizo. Fue mi elección. Mi ... necesidad”.
“¿Necesidad?” repitió Dan, aferrándose de la palabra como si fuera una pista. “¿Qué significa eso?”
“Sr. Sullivan, por favor,” Alejandro intervino. “Se considera de mala educación preguntarle a mi
gente porqué y como hicieron el cambio.” Él hizo una pausa. “Pero quizá le confortará saber que
muchos escogen esta vida por... razones médicas. Los poderes curativos de los vampiros son muy
notables, sanando cualquier tipo enfermedad o herida de muerte”.
Dan encaró a Lily. “¿Estabas enferma?” Como yo, Dan evidentemente había notado que Alejandro
en verdad no había afirmado que Lily estaba enferma — él simplemente señaló la posibilidad.
Lily volteó su cabeza, rehusándose a contestar, rehusándose a dejar cualquier expresión mostrarse
en su rostro. Las manos cerradas de Dan se apretaron con fuerza y sentí un agudo dolor de
compasión, aunque me pregunté por qué a él le importaba tanto. Ella era su ex, ¿no es verdad? O tal
vez él realmente no la había superado.
“Entonces,” dijo Alejandro rompiendo el silencio, convirtiendo la sola palabra en una frase
completa. “Ahora que ustedes saben lo que somos y lo que planeamos, ¿creerá su departamento
policíaco que no representamos ningún peligro?”
“No estoy seguro de que sepa o crea eso” dijo Dan.
Alejandro le dio una mirada de reproche. “Si dudas de eso, eres bienvenido a venir de vuelta
mañana por la noche, visitar nuestra operación, y ver que todo es como decimos que es”.
Bueno, tengo que admitir que él parecía ser uno de los tipos buenos. Pero nunca había conocido a
un vampiro con un sombrero blanco10 antes — ¿podríamos confiar en él?
Por supuesto, éste era el turno de Dan. El oficial superior y todo eso. Me sentiría mucho mejor si
pudiésemos discutir esto a fondo. No estaba segura de que su cabeza estuviese en el juego desde
que su mirada continuaba desviándose hacia Lily.
A su favor, Alejandro había protegido a los humanos en la reunión enviándolos lejos, e incluso
había parecido preocupado acerca del destino de esos rezagados. ¿Realmente podría haber tal cosa
como un vampiro bueno?
Bien, si había, de seguro haría un infierno con mi vista del mundo. Pero no le podía condenar por
intentar hacer mejorar las cosas. Dan evidentemente llegó a la misma conclusión.
“Está bien,” él dijo. “Les otorgaré el beneficio de la duda. Pero si ustedes cometen cualquier error,
si cualquiera en su organización lastima a un humano, se convertirán en ceniza. ¿Entendido?”
Él sonrió. “Sí, lo tengo”.
“Bien. Val, nos vamos.” Él vaciló por un momento, todavía mirando furiosamente a Lily como si
esto la obligara a decir sus secretos.
“Dan”, dije un poco más alto, “no tenemos más negocios aquí”.
Dan me hizo una mueca, pero me siguió fuera de la puerta. Una vez en el camión, él agarró con
fuerza el volante tan duro que sus nudillos se pusieron blancos, su expresión llena de frustración.
Fang y yo compartimos una mirada.
¿Cuál es su problema?
Más tarde. “¿Estás bien?” Le pregunté a Dan.
“Estupendo”, él espetó.
10 N/T: Sombrero blanco, o white hat. son los considerados 'tipos buenos'.
Ajá. “Yo — lo siento acerca de Lily”, dije. No sentía que Dan ya no estuviera con esa caliente
mujer, pero nadie debería tener que saber que un ser amado — aun incluso un ex ser amado — se
había convertido en una criatura de la noche.
Él pareció luchar internamente por un momento, pero sólo dijo una palabra “Sí”..
Adivino que él necesitaba más tiempo aceptarlo. “Oye, si tú — “
“Cambia de tema” él rechinó, interrumpiendo mi oferta de un hombro en el cual llorar.
Bueno, seguro. “Uh, ¿qué tal acerca de los Spurs11?” Me aventuré.
Él simplemente me dio una mirada fija incrédula.
Está bien, ¿qué sabía acerca de los deportes, de cualquier manera? Busqué mi mente un tema nuevo,
esperando que Dan no intentara arrancar este vehículo hasta que él se calmara. Tenía que darle algo
diferente acerca de que pensar además de sí mismo. Y, francamente, cualquier plática acerca de
nuestro trabajo llevaría de regreso al único tema que procuraba evitar — Lily. Tenía que poner su
mente en algo diferente.
Bueno, él puede pensar acerca de mí. “Tal vez podrías ayudarme con algo”.
“¿Como que?” Él definitivamente sonó interesado, incluso esperanzador.
¿Cómo podría pedir su ayuda para encontrar al otro demonio de lujuria sin decirle por qué? Sólo
tendría que mentir.
“Justo antes de que me mudase, mi padrastro dio a entender que podría tener... otra familia en el
área. Del lado de mi papá”.
“¿Así es que estas tratando de encontrarlos?”
“Sí, pero él no tenía un número de teléfono o dirección o cualquier cosa. Simplemente un nombre
— Lucas Blackburn”.
“Asumo que probaste la forma obvia — la guía telefónica”.
“Sí. Pero ninguno de los Blackburns listados conocían a un Lucas”.
“Él está fuera de lista, entonces, ” Dan meditó. “Eso no debería ser un problema. Si él vive en San
Antonio, le encontraré.”
Él escribió el nombre en su cuaderno.
“Gracias,” dije, sintiéndome verdaderamente agradecida. Vaya, yo solo había estado tratando de
distraer al hombre, pero éste era un enorme bono.
11 N/T: Spurs: equipo de baloncesto de la NBA con base en San Antonio
El júbilo repentino me llenó mientras me daba cuenta de lo que ésto quería decir. Finalmente
encontraría alguien que parecía saber muchísimo más acerca de mi maleficio de lo que yo sabía. Tal
vez él me podría decir más acerca de cómo manejarlo. Y quizás... quizás él incluso supiera cómo
deshacerme de esto para siempre.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:17 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:43 pm

Capitulo VII
Dan no podía averiguar acerca de Lucas Blackburn para mí hasta que estuviéramos fuera del deber.
Como estábamos buscando más vampiros, traté de no preguntarme si hacía lo correcto tratando de
buscar a otros como yo.
En lugar de eso, mantuve mi mente firmemente en la tarea que estábamos realizando en tanto
conducíamos por horas alrededor del área que Dan había identificado como la más probable para
mostrar actividad. Mientras conducíamos, especulamos si el Nuevo Movimiento de Sangre podía
ser algo positivo.
Comenzaba a pensar que podrían ser sinceros, pero aunque Dan les había otorgado el beneficio de
la duda más temprano, él todavía estaba convencido de que todos eran malos. El Movimiento
realmente cambió la manera en la que veíamos las cosas. La política de la UCE era que no
podríamos estacar a los vampiros a menos que tuviésemos una prueba de que ellos eran en realidad
tipos malos.
Antes de esta noche, había sido fácil. Veíamos un vampiro atacar, veíamos un vampiro morir.
Ahora, ya no era más blanco y negro.
Pero o los vampiros estaban celebrando el Día de los muertos con sus propias especiales maneras de
hacerlo, o se estaban escondiendo por alguna razón porque no pudimos encontrar ninguno más. Al
menos la constante vigilancia parecía mantener la mente de Dan ocupada y lejos de Lily.
Finalmente, un par de horas antes de que amaneciera, fue hora de detenernos. Y desde que la
mayoría de vampiros probablemente se encaminaban hacia un oscuro, seguro lugar en estos
momentos, lo llamamos una noche.
Después de que registramos la salida, Dan me condujo de regreso a la casa adosada. “¿Qué harás
ahora?” Pregunté.
“No sé — tomar un trago o dos, tal vez escuchar un poco de música. ¿Por qué?”
Me encogí de hombros. No estaba segura de que fuera bueno para Dan quedarse solo ahora mismo.
Beber a solas nunca era una buena indicación. “No tengo nada que hacer y no tengo sueño todavía.
¿Quieres quedarte? Gwen no volverá hasta dentro de un par de horas”.
Tu sólo quieres saber más acerca de Lily.
Bueno, lo admito. Soy curiosa. ¿Qué hay de malo con eso?
Fang bufó mientras Dan se encogía de hombros y decía, “Lo que sea”.
Él me siguió dentro de la casa adosada y Fang dijo, Bien, estoy muy cansado. Ustedes dos charlen
entre ustedes. Voy a atrapar algunas zzz.
Le abracé, entonces ahuequé su pequeña barbilla peluda y elevé su cara hacia la mía. Él podría ser
cínico y desagradable, pero aún así era increíblemente lindo. Lo besé en la parte superior de su
cabeza y rasqué sus oídos. Buenas noches, Fang. Duerme bien. Te quiero.
Él lamió mi nariz. Lo mismo para ti, kiddo. Antes de que las cosas pudiesen volverse demasiado
calientes y peludas, él se dio vuelta y trotó hacia la cama. No pienses muy alto, ¿esta bien?
¿Cómo regulabas el volumen de un pensamiento? Aturdida, le prometí intentar y le pregunté a Dan,
“¿Te gustaría algo de beber?” Miré dentro del refrigerador. “Parece que tenemos Coca-Cola, jugo de
naranja, cerveza, agua ...”
“Gracias, pero sé dónde esconde Gwen las bebidas alcohólicas.” Él abrió una alacena y sacó una
botella de whisky americano. “¿Quieres un poco?” Él vaciló. “Oh, lo siento. Olvidé que no eres lo
suficientemente mayor”.
Precisamente otra razón para él para que pensara que era una niña. Maldición, él no era mucho más
grande que yo. Molesta, dije, “No, gracias — sabe a gasolina.” Me serví una Coca-Cola.
Él puso un poco de jazz suave en el reproductor de CDs, bajó la intensidad de las luces, y se
estableció al otro lado del sofá con los pies sobre la mesa.
“Oh, siéntete como en tu casa”.
Él se vio algo avergonzado, “Lo siento, me quedo bastante aquí y así es como me relajo”.
“Está bien,” le reconforté.
Él no pareció capaz para relajarse, sin embargo, y se veía más como si alguna clase de hámster
estuviera dando vueltas como loco en su cabeza. “¿Quiere hablar acerca de lo que pasó?” Pregunté.
“No hay nada de que hablar”.
“Uh huh,” dije dudosamente. “¿Te enteras de que tu ex es una vampiresa y no hay nada de que
hablar?”
Él suspiró. “Bien, una cosa es segura. No hay oportunidad de regresar juntos”.
¿Él había estado esperando que hubiera una posibilidad? Me pregunté por su tono asqueado. “¿No
puedes salir con un vampiro?” Le pregunté.
“Es difícil salir con alguien que te considera la comida.” Él me dio una mirada. “¿Podrías hacerlo
tú?”
“Pienso que no.” Aunque me hizo preguntarme que pensaría él acerca de salir con una chica en
parte demonio. No que tuviera interés. Sólo era, ya sabes, curiosidad.
Un bufido mental de Fang en el otro cuarto me mostró lo que él pensaba de esa racionalización.
Vete a dormir, pensé irritada.
No sabía que podías reírte en la mente de otras personas, pero Fang lo consiguió.
Dan tomó otro sorbo. “Lo que no entiendo es por qué. Quiero decir, dar un paso como ese —
convertirse en un vampiro — tiene que ser voluntario, ¿correcto?”
“Hasta donde sé. A menos que la persona que la convirtió de alguna forma la obligara a beber su
sangre. Es posible.” Posible, pero no probable. Si ese hubiese sido el caso, ella no estaría tan
cómoda con ellos ahora.
Aparentemente, Dan había llegado a la misma conclusión. “¿Por qué haría ella semejante cosa?
¿Piensas que ella estaba enferma?”
Me encogí de hombros. “Tu la debes conocer mejor que yo.” Realmente quería saber más, pero él
no parecía muy próximo a darme más información y no quise que él pensase que estaba interesada
en él o algo así.
¿Incluso si lo estas?
Vete a dormir, Fang. Sheesh12 — no tenía privacidad ni siquiera en mi propia cabeza.
Bueno, bueno. No te molestes. Estaré callado como una tumba.
Ignorando al perro del infierno, dije, “ Tal vez ella buscaba la inmortalidad. Eso es importante para
algunas personas”.
“No, no lo creo. Pero Alejandro pudo haberla embelesado, pudo haberla obligado a quererlo”.
Hice un ruido evasivo. Otra vez, era posible. Quizás incluso probable, pero más probablemente era
sólo una agradable forma de pensar. Evidentemente, Dan no había superado lo de Lily aún. ¿Y
quién podría competir con eso?
Él se giró para mirarme. “Oye, Alejandro dijo que tu hermana fue allí buscándote. ¿Qué hay acerca
de eso?”
“No lo sé.” Bebí otro sorbo. “La razón por la que mis padres echaron es porque pensaron la estaba
mal influenciando — ella estaba realmente entusiasmada queriendo ayudarme a matar vampiros.
Pero ella es demasiado joven para ésto. No tiene los mismos... reflejos que yo tengo”.
Dan clavó los ojos en mí curiosamente. “Sí, ¿cómo haces eso? No parece muy natural”.
“Bien, lo es, ” dije defensivamente. Natural para mí, de cualquier manera. Para sacarlo del tema,
dije, “Supongo que necesito encontrarla mañana y meter a la fuerza algo de sentido en su cabeza”.
Él cabeceó. “Sé cómo es tener a una hermana menor terca. ¿Necesitas una mano?”
Sonreí abiertamente, recordando la reacción de Jen la última vez que ellos se habían encontrado.
12 N/T: Sheesh: Es como Geez, una forma corta que tienen de decir Jesus.
“Sí, seguro. Tú, ella podría escucharte”.
Él se levantó y colocó su vaso vacío en el fregadero. “Bueno, trato hecho. Haré una visita mañana
temprano y asustaremos un poco a tu hermana".
"Bien.” Me levanté y le seguí hacia la puerta. Intentando bromear, dije, “Si los vampiros no me
matan, mamá seguramente lo hará.” No me salió muy bien.
Él bajó la mirada hacia mi. “Oye,” él dijo suavemente. “Realmente estás preocupada, ¿verdad?”
Me encogí de hombros. “Mamá me prohibió ver a Jen otra vez, pero ¿como la puedo proteger si ella
corre hacia el peligro sola?”
“No te preocupes — nos encargaremos de eso”.
Él estiró sus brazos para darme un abrazo y por alguna estúpida razón, bajé mi guarda por un
momento y lo dejé. Había pasado tanto tiempo desde que alguien me había abrazado sin estar
pensando en el demonio en alguna parte de su mente, sin ningún pensamiento excepto que
necesitaba un abrazo. El contacto humano es una cosa maravillosa y espeluznante. Para mí más que
para el resto.
Nuestros campos de energía se cruzaron y se pegaron. El calor dio una llamarada entre nosotros –
una extraña, danzante energía – y mi corazón latió más rápido . Lola estableció contacto con él y
una oleada de deseo y necesidad fluyó entre nosotros como una algo con vida propia.
Agarré firmemente sus hombros con fuerza, poniendo tirante el abrazo. El calor de su cuerpo contra
el mío, su masculino perfume a bosque, y el extraño hormigueo en mi cuerpo fueron completamente
maravillosos, aunque también aterradores al mismo tiempo. Temiendo que él pensara que estaba
actuando demasiado necesitada, me eché hacia atrás. No saliendo completamente de entre sus
brazos, sólo lo suficiente como para mirar hacia sus ojos.
Dan me dio una mirada intensa, como si él repentinamente se hubiera dado cuenta de que no era
simplemente una chica, sino una mujer... y él se preguntara como sabía esa mujer.
Un calor extraño desbordó a través de mi, dejándome sintiéndome débil y ansiando más. Sí, por
favor sí. Bésame, le ordené.
Él agachó su cabeza, clavando los ojos en mi boca. Ohpordios. No sabía que podía, pero mi corazón
palpitó aun más rápido y yo me sentí energizada — toda caliente y con mi cuerpo hormigueando —
algo así como con Johnny Morton hace dos años.
Uh-oh. Drenar la fuerza vital de tu compañero no era nada genial. Me quedé sin aliento y me aparté.
Él se vio aturdido y realmente no supe qué decir o hacer. Él ya no pensaba acerca de mí como una
niña, eso era seguro, pero fue artificial, causado por el demonio dentro de mí.
“Dios, lo siento tanto” él dijo. “Yo no — “
Lo corte en tanto ponía desesperadamente el máximo empeño en meter a una decepcionada Lola de
vuelta en su botella. “No te preocupes por eso. Fue mi error”.
“Pero —“
Oímos una llave en la cerradura en ese momento — Gwen debe estar en casa. Dan pasó una mano
por su pelo, viéndose uno poco cansado, y le abrió la puerta a su hermana. “Oye, Gwennie. Val y yo
acabamos de tener una pequeña charla, pero me estoy yendo a casa ahora. Hasta luego.” Él se
apresuró fuera de la puerta.
Gwen le echó una mirada a la espalda de su hermano, después a mi. Ella cerró la puerta
suavemente, preguntando, “¿De que iba todo eso? ¿Hay algo entre ustedes dos?”
“No, no,” le aseguré a ella, sin estar segura de como se sentiría si lo hubiera. “Es sólo que él se topó
con su ex hoy, y no esta feliz con... su nuevo estilo de vida”.
“Oh,” Gwen dijo en un tono seco y tiró sus cosas sobre la mesa del comedor. “¿Te refieres a Lily?”
“Sí.” Y ésta era la oportunidad perfecta para aprender más acerca de la mujer que Dan había amado
alguna vez.
“¿Cuanto tiempo hace que rompieron?”
Ella hizo una mueca. “Dos meses, gracias a Dios.” Dejándose caer en el sofá, ella dijo, “No sé que
fue lo que él vio en ella — ella es una mujer tan aburrida”.
Eso era algo lindo de escuchar. Me senté en frente de Gwen. “Ella parecía bastante... segura de si
misma”.
“Sí. Él siempre se ha sentido atraído hacia las mujeres fuertes, pero no podemos entender por qué él
la escogió a ella. La familia esta bastante feliz de que ella lo terminara”.
Si ella había decidido romper, eso podría explicar por qué Dan todavía no lo había superado. “¿La
familia?” Pregunté.
“Sí — mi madre y mis dos hermanos”.
“No sabía que tenían otros dos hermanos.” Dan no lo había mencionado. No obstante, no habíamos
hablado mucho excepto acerca de estacar a los no muertos y de mi familia.
“Sí — Jack y Adam”.
¿Otros dos como Dan? Vaya. “¿Son mayores o menores?”
“Más viejos. Dan y yo somos los más jóvenes”.
“¿Viven aquí en San Antonio, también?”
“Sí — Jack es un policía y Adam esta en administración pública en la Base de la Fuerza Aérea
Randolph y en las reservas”.
Arqueé una ceja. “¿Todos sirviendo a su país de una forma u otra?”
Ella se rió. “Sí, es una cosa Sullivan. Es un tipo de tradición, un lema, entre nosotros que cada
miembro de la familia sirve y protege. Mi abuelo y mi padre estuvieron ambos en las Fuerzas
Armadas — Papá murió en Vietnam. Lo mismo con mis primos — policías, militares, bomberos. Es
lo que hacemos”.
“Entiendo — ustedes son todos héroes,” dije con una media sonrisa. Explicaba mucho acerca de
Dan, por qué él estaba en el UCE para empezar.
Ella se vio sorprendida. “No, eso no fue lo que yo quise en absoluto”.
“No lo decía como algo negativo” le aseguré. “Pienso que es estupendo”.
Gwen se vio pensativa. “Eso es interesante — nunca pensé acerca de eso de esa forma. ¿Pero ves
por qué Lily no se habría adecuado bien?”
“Sí, ella es más del tipo depredador que del tipo héroe”.
“Exactamente.” Gwen frunció su ceño. “Tu dijiste algo antes acerca de su nuevo estilo de vida.
¿Qué querías decir con eso?”
Uh, ¿cómo explicarle esto sin mencionar el hecho de que ella se había pasado al lado oscuro —
literalmente?
Cuando vacilé, los ojos de Gwen se ensancharon. “No me digas — ella se ha convertido en un
vampiro”.
Wow. “¿Sabes acerca de ellos?” Sabía que ella había visto marcas del colmillos en víctimas en
Urgencias, pero no me había dado cuenta de que ella supiera que las había hecho.
“Oh, sí. Dan me explicó todo acerca de ellos. Él quiere que yo sea más precavida. Pero soy la única
en la familia que lo sabe además de él. Ya que eres es su compañera, creí que tu debías saber acerca
de eso”.
“Sí.” Era extraño hablar de estas cosas con alguien que no fuera de mi familia. Había tenido que
quedarme callada por tanto tiempo...
“¿Así que ella es uno de los no muertos ahora?” Gwen continuó.
Asentí con la cabeza.
“Es comprensible. Ser no muerta va perfectamente con su personalidad. Bien, bien. Ahora tal vez
Dan perderá las esperanzas con esa zorra”.
“Él realmente la ama, ¿huh?”
Gwen se encogió de hombros. “No lo creo. Pienso que es más una cosa de orgullo — ella le cortó
en vez de hacerlo él, pero no le dio una razón. Pienso él simplemente quiere saber porqué. Además
él estaría molesto si cualquiera que él conoce comenzase a jugar en el equipo equivocado”.
A mi me parecía que era un poco más que eso. ¿Pero qué sabía yo? No era lo suficientemente
brillante como para entender eso esta noche.
No tan frustrada como me sentía. Realmente me estaba cansando de querer cosas que no podía
tener. Familia, un novio, una vida.
Excepto... que cuando volví la mirada a la semana pasada, me di cuenta de que tenía más de una
vida de lo que jamás había tenido antes. Solamente porque ciertos aspectos apestaran no quería
decir no fuera una vida.
Ella bostezó. “Bien, me voy a dormir”.
“Yo también.” Sin embargo, mientras gateaba en cama hacia Fang, no estaba segura de si podría
dormirme. Recordando lo que casi había ocurrido más temprano con Dan era probable que ocupara
mis sueños esta noche, ya fuese que realmente lo quisiese o que no.
Interiormente, sentí ganas de abrazar el recuerdo bien fuerte y revivirlo repetidas veces.
Exteriormente, me retorcí. Maldición — casi lo había drenado, algo así como Johnny. ¿Cómo
podría ver a la cara a Dan más tarde hoy? ¿Cómo podría continuar trabajando tan cerca de él,
preguntándome si el demonio se soltaría otra vez, e intentaría embelesarlo?
Desafortunadamente, no tenía alternativa. Sólo tendría que mantenerlo bajo control y asegurarme de
que nuestros campos de energía nunca se mezclaran otra vez.
Buena suerte con eso.
Miré encolerizadamente a Fang en la cama. ¿El mejor amigo del hombre? Ja.
* * *
Más tarde ese día, mientras esperaba que Dan apareciera, me pregunté si sólo debería salir
corriendo sola y mandarlo a volar. Estaba tentada, pero todavía tendría que verlo en el trabajo de
cualquier manera. Mejor simplemente soportarlo, pretender que nunca ocurrió. Negué con la
cabeza. Bien, nada había ocurrido excepto por un simple abrazo que no llevó a nada.
Desafortunadamente.
No — ni siquiera pienses eso.
No podría ocurrir de nuevo, por mucho que desease que lo hiciera.
Chico, lo tienes mal.
“Cállate,” mascullé hacia Fang. “No estás ayudando”.
Él saltó sobre el sofá junto a mí y le dio un golpecito a mi mano con su nariz, ofreciendo consuelo y
probablemente una disculpa. No es tu culpa — es la parte súcubo en ti.
Rasqué sus pequeñas orejas peludas. “Lo sé. Sólo necesito aprender a controlarlo”.
Lo harás.
Gracioso — el perro del infierno tenía más fe en mí de la que yo misma me tenía.
Cuando Dan finalmente golpeó la puerta alrededor de las dos de la tarde, él no se veía tan mal.
Bien — había temido que él hubiera ido a tomar o algo por el estilo. Pero él se veía como si él
tuviese todo bajo control, aunque su expresión fue un poco cautelosa cuando me miró. Después de
la manera en la que yo había actuado como un conejo asustado anoche, no lo culpé. La mitad de las
veces ni siquiera yo estaba segura de si era una niña o una adulta. No lo podía culpar por estar
confuso también.
Repentinamente me sentí inepta y torpe, sin saber a donde mirar o poner mis manos.
“¿Estás lista para encontrar a Jen y sacarle algunas respuestas a la fuerza?” Dan preguntó.
Él supo exactamente qué decir para hacerme sentir tranquila otra vez — ignora la torpeza,
concéntrate en golpear algo. Ahora en eso era buena. Me reí. “Seguro”.
Sin saber cuanto tiempo estaríamos afuera o si regresaríamos antes del anochecer, me puse mi funda
con las estacas en mi espalda sobre mi camiseta y mis pantalones vaqueros, y las cubrí con mi
chaleco. “Bueno, estoy lista”.
Me subí en el SUV de Dan e inmediatamente me puse tan lejos de él como podía.
Oh, eso no es obvio ni nada. Fang saltó entre nosotros, haciendo la distancia parecer más natural.
Resistí el deseo a sacarle la lengua al perro. Seguro, Fang era un gran amigo, pero había ciertas
desventajas en tener a un peludo compañero inteligente que te conocía demasiado bien... y podría
hacer comentarios sarcásticos en tu cabeza.
“Así que, ¿donde podremos encontrar a tu hermana?” Dan preguntó.
“Ella todavía debería estar en el colegio a esta hora.” Le di instrucciones para llegar a la escuela
secundaria.
Afortunadamente, había recogido a Jen varias veces así es que los oficiales del colegio me
conocían. Pero esa familiaridad no me sirvió.
Ella estaba en casa, enferma.
Hice a Dan llamar a la casa de mis padres pero no hubo respuesta. Probamos la tienda después, pero
cuando Dan preguntó por Jen, haciéndose pasar por uno de sus amigos, Rick le dijo que Jen estaba
en el colegio.
Dan cerró su teléfono celular. “Parece que tu hermana menor falta a clases. ¿Piensas que ella está
fuera buscándote otra vez?”
“Probablemente”.
“Entonces, ¿donde podría estar?”
Pensé por un momento. “Tal vez ella se esté escondiendo en casa, ya que Mamá y Rick están en la
tienda”.
“Bueno, vamos a probar”.
Fue una difícil conducción hasta el único hogar que había conocido en toda mi vida y en el que
ahora me sentía como una persona extraña. Odié el pensamiento de ir a donde ya no me querían
más, pero tenía que encontrar a Jen antes de que ella hiciera algo estúpido.
“¿Es ella?” preguntó Dan.
Jen acababa de salir de la casa, cerrando con llave la puerta y mirando alrededor furtivamente.
Cuando la llamé por gestos, ella fue a toda prisa hacia el coche y me sonrió con alegría. “He estado
tratando de encontrarte, pero nadie me decía donde vivías o me daba tu número de teléfono”.
“Mamá y Rick no te lo darían porque no quieren que me veas más. Ya sabes eso, ¿no?”
“Sí, sí, pero lo padres no tienen idea qué tan importante es esto.” Ella recorrió con la mirada el
coche. “Hey, ¿me pueden llevar a la librería? Se supone que trabajo allí esta tarde”.
Dan asintió con la cabeza, así es que salí y le indiqué que se sentara entre nosotros, Fang saltó al
asiento trasero. En cuanto ella entró, le dí la dirección a Dan y él se encaminó hacia la librería.
Las fosas nasales de Fang dieron una llamarada. Ella huele a vampiro.
¿Mi hermana pequeña es una de los no muertos? Mi corazón se detuvo por un momento, hasta que
me di cuenta que lo que Fang quería decir es que ella olía a vampiro porque ella había estado
pasando algo de tiempo con ellos. El alivio me llenó, pero la molestia pronto lo siguió. “¿Qué
diablos has estado haciendo?” Dije bruscamente.
“Sí,” Dan casi gruñó. “Cuéntanos por qué has estado mostrando la foto de tu hermana por toda la
ciudad, llamándola la Cazadora, casi haciendo que la maten”.
“¿Maten?” Jen repitió. “Yo- yo no lo sabía”.
Esa era su frase favorita, desafortunadamente la usaba muy seguido, inmediatamente después de
que ella echara todo a perder. La verdad sea dicha, esa es la parte de la vida de Jen que me hace
enojar. Yo nunca tuve permitido decir 'No lo sé'. Nunca autorizada a ser una niña. Contuve mis
celos, diciéndome a mí misma un billón de veces por segundo que no era la culpa de Jen que ella
pudiera tener una vida normal, que pudiera ser una niña normal.
Ella echó una mirada de acá para allá entre Dan y yo, viéndose frenética. “Yo pensé que sería más
seguro alrededor de los… ya sabes... si ellos pensaban que estaba bajo tu protección. Tienes una
gran reputación, Val”.
“Sí,” Dan contestó. “Una que tú hiciste para ella. Hasta que pusiste un nombre y un rostro en ella,
los que 'tu sabes' no sabían quién era ella”.
Jen se vio miserable. “Lo siento. Me uní a su movimiento para averiguar más acerca de ellos para
Val. Estaba simplemente tratando de ayudar”.
Dan se había detenido en una parada una cuadra después de la librería y yo hablé rápido, no
queriendo que mamá o Rick vieran a Jen conmigo. “¿Que hiciste qué? ¿Cómo puedes ser tan
estúpida? ¿Y por qué pensarías que poniéndote en peligro podrías ayudarme?”
Ella encorvó un hombro. “No estoy en peligro. Y aprendo un montón — “
“No necesito tu ayuda — y ellos no son seguros.” Aun si Alejandro quería decir lo que él dijo,
todavía no quería a mi hermana pequeña andando con ellos. “Tienes que prometerme no hablarás
con los vampiros otra vez — nunca vayas cerca de ellos de nuevo” Ella podía ser cautivada tan
fácilmente.
Ella se vio resentida. “Bien, ¿pero qué ocurre si necesito contactarme contigo?”
“Me llamas.” Le di a ella mi nuevo número de teléfono junto con el número del móvil de Dan, y Jen
los metió cuidadosamente en su bolso.
Repentinamente, Dan dijo, “Ah, diablos”.
¿Qué —?
Pero no necesité preguntar en cuanto mi puerta fue repentinamente abierta con fuerza. Me tambaleé
un poco, ya que había estado apoyándome en eso, pero el cinturón de seguridad me mantuvo en mi
lugar. ¿Qué dem —?
Era mamá, viéndose como una nube de tormenta a punto de descargar su mal clima. Rick estaba
justo detrás de ella.
“¿Qué estás haciendo aquí?” demandó mamá. “Te dije que te mantuvieras lejos de Jen”.
“Es mi culpa,” dijo Jen. “Le pedí a ella — “
“No me importa lo que le hayas pedido. Di una orden, y espere que fuera obedecida — por las dos.
Sal de ese coche, jovencita”.
¿Una orden? Geez, ¿qué pensaba ella que era esto? ¿El ejército? Serenamente, desabroché el
cinturón de seguridad y di una seña a Jen para que saliera. “Vamos”.
Jen me miró de manera suplicante. “¿No puedo vivir contigo?”
“No”.
“Tu no irás a vivir con ella” Mamá casi gritaba. “Sal del coche”.
Fang le gruñó a mamá mientras Jen lentamente bajaba del auto. Vaya. Qué perra. Y no hablo de
ninguna perra animal.
Dan, viéndose enfadado, salió del coche y miró furioso a mamá y a Rick sobre el capó. “Paren un
poco. La verdad es, su hija Jennifer está faltando a clases, jugando a ser agradable con los vampiros,
y poniendo en peligro a Val para jugar algún juego propio. Ella cometió sus propios estúpidos
errores”.
Bien, ellos merecían saber la verdad, pero yo no se la hubiera dicho de esa forma tan contundente.
Sin embargo tenía que admitir que la versión de Dan ahorró tiempo. Me deslicé de vuelta dentro del
coche y cerré la puerta, esperando una huida rápida. Dan regresó en el coche, también, habiendo
dejado claro su punto.
Mamá se vio abatida, pero se recobró rápidamente. “Debería haber sabido. Es toda culpa de Val —
si ella no hubiese estado cazando a los vampiros, Jen no sabría acerca de ellos para empezar”.
La cara de mamá estaba arrugada por la angustia, pero no pude sentir lástima por ella, no con ella
culpando a su hija demonio por cada problema en la familia.
Puse mis ojos en blanco. “Enterate, Sharon. Manejas una jodida librería de la Nueva Era,
fergawdsake”.
Rick, viéndose inexpresivo, interrumpió para preguntarle a Jen, “¿Dónde has estado yendo? ¿Con
quién te has estado encontrando?”
Como si él pudiera hacer algo al respecto. Hice una mueca. “No importa. Me encargaré de ello.”
Entonces le dije a mi hermana menor, “No le digas. Él sólo hará algo estúpido y conseguirá que lo
maten”.
“No me importa”, dijo Rick. “Ella es mi hija y es mi responsabilidad si — “
Dan interrumpió la conversación. “Es su responsabilidad permanecer vivo para cuidarla,” dijo él.
“El resto es para que lo hagamos nosotros. Estoy en la Unidad de Crímenes Especiales del
Departamento de Policía de San Antonio, y Val es ahora mi compañera. Éste es nuestro trabajo.
Esto es para lo que nos entrenamos. Déjenos encargarnos de esto”.
Mamá no hizo nada excepto llorar mientras Rick se quedaba allí parado, sus manos apretándose en
puños. “No puede esperar que me quede parado sin hacer nada cuando mi hija esta allí afuera en
peligro”.
Sí, sus colores verdaderos se estaban mostrando ahora. Ellos no hicieron ni un pequeño movimiento
acerca de lo que me sucedió a mi. Sólo con su preciosa hija normal. Su verdadera hija. Pero no
tenía lágrimas esta vez, simplemente cólera.
Sin embargo no podría confiar en mí misma para hablar. Afortunadamente, Dan lo hizo por mí. “Si
intenta algo por su cuenta, si es lo suficientemente estúpido como para poner en peligro esta
investigación, lo arrestaremos por obstrucción a la Justicia y lo echaremos a la cárcel. ¿Quedó
claro?”
Fang ladró. ¡Bien, Dan!
Rick y mamá clavaron sus ojos en nosotros dos, anonadados.
Sí, ellos lo entendieron bien. Solamente esperé que esto sirviera. “Salgamos de aquí,” mascullé para
Dan.
“Con mucho gusto.” Él echó a andar el coche y pisó el acelerador, dejándolos mirando
estúpidamente hacia nosotros.
“Gracias,” dije suavemente.
“No hay problema. Eso les enseñará lo que sucede al meterse con la Cazadora”.
Fang se rió ahogadamente, pero no pensé que fuera tan chistoso. En cuanto se me revolvió el
estomago, me pregunté si había destruido toda posibilidad de tener una relación normal con mi
familia otra vez.
No importaba. Ellos podrían no preocuparse acerca de mí, pero yo todavía me preocupaba por ellos.
Sólo una cosa era realmente importante ahora — averiguar exactamente a que banco de sangre
había estado yendo Jennifer y asegurarme de que ella nunca fuese allí de nuevo.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:22 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:44 pm

Capitulo VIII
Casi era hora de trabajar. Ramirez nos mandó un mensaje de texto al teléfono de Dan y nos pidió
que nos presentáramos. Aunque nosotros podíamos escoger con bastante regularidad nuestros
horarios siempre que produjéramos resultados, todavía intentábamos quedarnos con las horas del
turno de la noche siempre que fuera posible. Y, por supuesto, le dábamos a Ramirez un informe
sobre los progresos una vez cada tanto.
Dan condujo hacia el cuartel general de la UCE y nos encontramos con Ramirez en su oficina. El
teniente hizo una seña hacia los asientos desvencijados y dijo, “Entonces, dígame qué diablos
ocurrió anoche. Oí que encontraron la veta de vampiros y causaron un disturbio”.
Dan y yo intercambiamos una mirada de sorpresa, pero entonces me percaté de que una cierta
cantidad de otros sucios debieron haber estado en la reunión de anoche. “No causamos un
disturbio,” protesté.
Ramirez soltó una carcajada, pero no sonó para nada divertido. “¿Cómo lo llaman entonces, cuando
veinte o treinta vampiros tienen una enorme pelea y destrozan un lugar público?”
“¿Pandillas de vampiros simplemente queriendo divertirse?” Pregunté.
Fang golpeó ligeramente mi pierna. Oh, esa estuvo buena.
Pero Ramirez no estaba divertido. “No te hagas la linda” él chasqueó. “Afortunadamente, los
vampiros mismos deben haber ayudado a los reporteros a olvidar todo, o ya se habría extendido el
pánico a estas horas.” Él frunció el entrecejo hacia mi. “Oí que estuviste vendiendo tus servicios
como cazadora de vampiros, y fue eso lo que los hizo estallar. ¿En qué diablos estabas pensando?”
Me retorcí un poco. “Yo no hice eso. Fue mi hermana”.
“¿Tu hermana? ¿Qué diablos tiene que ver con esto?”
“Verá, Jennifer tiene esta estúpida idea de que puede ayudarme, así es que ella se unió al
Movimiento para enterarse de tanto como pueda, pero ella usó mi reputación para protegerse
mientras lo hacía.” Hice una pausa, agregando, “Ella sólo tiene dieciséis años”.
Ramirez enterró la cara en sus manos, aparentemente intentando controlarse. Finalmente, él levantó
su cabeza y preguntó, “¿Tu hermana menor esta involucrada en esta investigación?”
“No realmente — le dije que dejara de hacerlo. Ella probablemente esta castigada sin salir para el
resto de su vida a estas horas”.
“¿Realmente piensas que eso la detendrá?”
Eso esperaba.
Ramirez se volvió hacia Dan. “Y tu. Oí que uno de los vampiros se llamaba Lily. Sólo conozco a
una Lily, y ella se alejó de ti”.
El rostro de Dan se tensó. “Sí, la encontré, pero eso fue un imprevisto”.
Ramirez negó con la cabeza, viéndose cansado. “Tienes razón. Lo siento. Siento que la encontraras,
lamento que ella se haya convertido, y lamento aún más que vaya a tener que sacarlos a ambos de la
investigación”.
“¿Qué?” Dan y yo exclamamos al unísono.
“¿Qué pensaban que iba a ocurrir cuando se involucraran personalmente?”
“No nos involucramos,” protesté. “Ellos lo hicieron solos. No tuvimos nada que ver con eso”.
“No importa cómo ocurrió,” dijo Ramirez. “El hecho es, ellos ahora se han convertido en parte de la
investigación”.
“¿Está cuestionando nuestra objetividad?” La voz de Dan era tranquila pero una parte de mí estaba
sintonizada con él de una forma más cercana desde anoche. Yo podía sentir cólera pulsando justo
debajo de la superficie.
“Claro que estoy preocupado acerca de su objetividad. Sus emociones están involucradas ahora, y
cuando las emociones están involucradas, la razón se va por la ventana”.
“No la mía,” dijo Dan. “No la de Val”.
“¿Quieres decirme que no dejarás que te influencie el hecho de que tu ex sea parte del grupo que
investigan? ¿Qué poner a la hermana de Val en peligro no es un factor?”
Dan visiblemente refrenó su cólera. “Por supuesto que nos afecta. ¿Cómo podría no hacerlo? Pero
sólo quiere decir que trabajaremos más duro para asegurarnos de que este nuevo movimiento no
ponga en peligro la ciudad o la familia de cualquier otro.” Cuando Ramirez no se vio convencido, él
agregó, “vamos a investigar esta organización de una forma o de otra. Tenemos que hacerlo. Así que
podemos ayudarlo mientras estamos en eso”.
Ramirez pasó una mano por su rostro, viéndose cansado. “Estamos tan faltos de personal, no puedo
permitirme el lujo de poner a alguien más en esto. Pero hay una cosa que realmente me gustaría
saber”.
“¿Qué?”
“¿Es cierto eso de que rescataron al líder de este movimiento vampiro?”
Fang se rió con satisfacción silenciosamente. Sí, eso estaba atravesado en mi estomago, también.
Eso se vio un poco mal. Tuve que explicar. “Sí, y ahora él nos debe un favor. Los otros vampiros
culparon a Alejandro por mi presencia allí, por ponerlos en peligro. No le podía dejar para ser
descuartizado, no cuando era mi culpa que él estuviera en problemas. Ademá, lo necesitábamos
vivo para averiguar lo que están tramando”.
“Así que sí causaron el disturbio,” Ramirez dijo rotundamente.
“No intencionalmente,” Dan se quejó. “No teníamos forma de saber que su hermana había
preparado esa bomba en particular para explotar. Además, su líder está intrigado con Val. No sólo
ella le salvó, sino que ella es inmune a su poder. Su bloqueo mental es sólido. Eso parece fascinarle
y ya han desarrollado un entendimiento mutuo”.
Vaya — él me estaba defendiendo. Decidí que me gustaba tener un compañero.
“¿Un entendimiento mutuo? ¿Es verdad?” El teniente me preguntó.
“No sé acerca de eso,” protesté. “Pero él se esforzaba terriblemente en convencerme de que su
movimiento es todo dulzura y luz”.
Ramirez suspiró. “Bueno, cuéntenme sobre eso”.
Explicamos cómo planeaba el Nuevo Movimiento de Sangre tener a los vampiros viviendo en
armonía con los humanos, donar sangre así ellos no tendrían que cazar y alimentarse.
Ramirez se vio incrédulo. “¿Y ustedes creyeron esa mierda?”
Me encogí de hombros. “Él dijo que las personas que se convierten en vampiros no son realmente
malas — sólo se convierten en más de lo que ya eran cuando eran humanos. Según él, las malas
personas se convierten en malos vampiros. Las buenas personas se convierten en buenos vampiros”.
El teniente se vio pensativo. “¿Ustedes creen eso?”
“No sé,” dije. Intenté ser objetiva. “Es posible que los independientes con los que nos hemos topado
en las calles sean todos los malos, y que los buenos se quedado juntos tranquilos bajo el mando de
Alejandro. Después de todo, él dejó en claro su punto salvando a todos los humanos antes de que el
disturbio empezase anoche”.
“Pero el disturbio empezó, ” Ramirez señaló. “En su consideración, ¿es este movimiento un peligro
para la ciudad?”
“No ahora mismo,” dije. “Alejandro se esfuerza en convencernos de que él es inofensivo, ese es el
porqué de los bancos de sangre alrededor de la ciudad, la reunión y la publicidad. Él se ha
arriesgado un montón al exponerse a si mismo. ¿Por qué pondría eso en peligro?” Cuando ningún
hombre respondió, continué, “Hasta ahora, él parece apuntarle a los niños, góticos, inadaptados. Él
no se ha dirigido a las masas aún. Pienso que él quiere decir lo que él dice.” No que quisiese a mi
hermana involucrada en nada de eso.
Dan no se vio convencido. “Eso es cómo el principio de distribuidores de droga, también. Van por
los niños sin sistema de apoyo o las personas que no mirarán demasiado de cerca la mano que les
ofrece ayuda o un alto”.
La mirada fija de Ramirez giró para posarse en Dan. “¿Tienes una opinión diferente?”
“Digamos que aún no estoy convencido. No confío en Alejandro. Él es demasiado refinado,
demasiado fino. Él puede estar usando este movimiento para cubrir algo más”.
“¿Cómo qué?”
“No sé, pero pienso enterarme.”
“De acuerdo” dijo Ramirez, aunque no se vio feliz acerca de eso. “Vean lo que pueden averiguar —
con un mínimo de daño para cualquier inocente espectador, por favor — y déjenme saber lo que se
enteren. Necesitamos mantener esto asegurado y tranquilo”.
“Usted parece notablemente bien informado para alguien que no trabaja en las calles,” dijo Dan.
“¿Quién es su informante? Tal vez él nos pueda ayudar”.
“¿Informante? Tenía a otro miembro de la UCE en la reunión”.
Dan asintió con la cabeza como si él hubiera esperado esa respuesta, también, pero realmente no la
creyera. “¿Y con la otra información que ha reunido?” Él preguntó calmadamente.
Le eché una mirada sorprendida a Dan. Buen punto. ¿De dónde obtenía el teniente la información
que él nos había estado dando?
Ramirez frunció el ceño. “Ocasionalmente conseguimos consejos — unos anónimos de una fuente
en particular. Pero la información siempre es confirmada. No se preocupen, les dejaré saber todo lo
que aprenda también.” Él hizo una pausa, entonces agregó, “Pero si parece que sus vidas personales
afectan su trabajo, los sacaré de la investigación, ¿escucharon?”
“Escuchamos”, Dan le aseguró. Obviamente con permiso para salir, él me tomó del brazo y
prácticamente me sacó a empujones de la oficina.
“Uf,” dije, mirando con atención hacia atrás para darle una mirada a mi trasero. “Mi trasero tiene
algunas marcas de dientes, pero creo que todavía está allí”.
Fang se rió y también lo hizo Dan. “¿Piensas que esa fue una reprimenda? Esa fue suave comparada
con algunas de las inquisiciones por las que he pasado. Tuvimos suerte.” Él agarró las llaves del
camión. “¿Por qué no revisamos el banco de sangre?”
“Seguro. Suena como montones de diversión”.
Él sonrió entonces, viéndose todo caliente y deseable, y de repente, el recuerdo de anoche, el
recuerdo que había estado suprimiendo todo el día, volvió a mi como si fuera una película en 3D.
Mi cuerpo reaccionó con una oleada de necesidad tan firme, que me dejó con las rodillas
temblando, con todo tipo de sensaciones extrañas que en realidad no quería tener. No ahora mismo.
No con mi compañero.
Fang empujó mi pierna. Controlate.
Eso intento. Me pegué contra la puerta, quedándome tan alejada de él como podría, y
esforzadamente controlando la reacción de Lola. Si pudiese escoger entre repetir el casi beso de la
noche anterior o estar pateandole el culo a un vampiro, me sentiría más segura en medio de una
lucha con la pandilla de vampiros.
“¿Estás bien?” Dan preguntó curiosamente.
No. Ese recuerdo me sobresaltaba, soltando a Lola sin una sola advertencia cada tres minutos. Pero
no le podía decir eso. “Genial. Simplemente estaba pensando que a mí, uh, no se me ocurrió traer
suficientes estacas.” No había nada como clavar una herramienta fría, afilada en un no muerto para
mantener controlado al demonio de la lujuria.
“No hay problema. Tenemos todo lo que necesitamos en el asiento trasero”.
Suspiré. “Bueno, vamos.” ¿Simplemente donde estaba el desalmado chupasangre cuando
necesitabas uno?
Logré refrenar a Lola mientras Dan conducía hacia el banco de sangre en el lado del sur. El
renovado hotel donde estaba alojado el banco de sangre estaba brillantemente alumbrado, un
tentador oasis en medio de un barrio desolado que tenía la apariencia de ser sospechoso y sórdido
después del atardecer.
Podría comprender por qué se veían atraídas las personas del área hacia el banco de sangre, pero me
pregunté cuantos en realidad se quedaban una vez que descubrían su propósito.
Él estacionó el camión tan cerca como podía, aunque eso fue un par de cuadras más lejos, se puso
encima toda la joyería de plata y escondió estacas así como yo también puse unas cuantas en la
funda de mi espalda. Seguro, el Movimiento predicaba tolerancia y compasión, pero uno nunca
podría demasiado ser precavido.
“¿Lista?” Él preguntó.
“Supongo. ¿Tienes un plan?”
“Intentar enterarnos de tanto como podamos”.
“Suena bien para mí”.
Fang nos contempló ansiosamente. Sí. Vamos a obtener algunas respuestas.
Entramos en el área del vestíbulo y, ahora que las luces estaban encendidas, pude ver que estaba tan
frescamente renovado como el exterior, un poco como el consultorio de un doctor, excepto que
estaba hecho de un cálido color marrón y borgoña, con sillas cómodas y mobiliario de madera
oscuro. El área de espera se veía casi lleno. En un extremo, una vivaz jovencita del tipo porrista con
casi la edad de Jen estaba tratando de convencer a un hombre de aceptar una taza de jugo.
Él tenía aproximadamente treinta y cinco años — un mecánico si su camisa azul de trabajo y su
ovalada etiqueta con el nombre servían de indicación — y tenía una extraña mirada satisfecha en su
cara, con marcas frescas de colmillos en su cuello y un lugar mojado en su bragueta.
Ew. Que vulgar.
Di ya tres suposiciones en lo que se refiere a lo que él ha estado haciendo.
No tenía que adivinar — lo sabía.
“Por favor, Sr. Johnson,” dijo la chica. “Usted no puede salir aún. Necesita sentarse y tener un poco
de jugo y galletas. Las reglas dicen que usted tiene que esperar por lo menos media hora después de
donar sangre”.
“Así que así es como ellos le dicen estos días,” Dan dijo sólo para mis oídos. “Me pregunto si la
Prensa sabe de este lugar. Él se ve como si fuera adicto a algo”.
Sí. La seductiva tentación del mordisco de un vampiro era una droga que muchos serían incapaces
de resistir. ¿Estaba recordando Dan lo que Charlene le había hecho?
Cuando Johnson intentó tambalearse hacia fuera, la chica pisó su pie y dijo petulantemente, “Si
usted no se sienta ahora, no tendrá permiso de regresar”.
Eso pareció penetrar en su neblina inducida por el sexo. “¿No ver a Lily de nuevo?” Él farfulló,
entonces tomó la taza y abruptamente se dejó caer en una silla.
Dan masculló algo incoherente, y me pregunté cómo sentía él ahora que se había enterado de que
Lily no sólo era un vampiro, sino que obviamente estaba acumulando una larga serie de cuasinovios.
Fang suspiró. Eso no es bueno, bebé. Eso no es bueno.
La chica de tipo de porrista volvió rápidamente a la recepción, y nos pusimos en la cola detrás de un
hombre que estaba esperando allí. La placa con el nombre en el escritorio decía Brittany.
Brittany le dio al hombre delante de nosotros una mirada exasperada. “Ahora, Sr. Archuleta, usted
sabe que sólo ha pasado una semana desde usted donó. Tiene que esperar al menos un mes entre
donaciones”.
Intercambié una mirada incrédula con Dan. ¿Ellos tenían normas? Tal vez no fueran los vendedores
de droga13 que pensamos después de todo.
Después de algunos minutos en los que trató de engatusarla infructuosamente, el hombre se fue,
decepcionado.
“Hola, ” Brittany saludó a Dan alegremente. “Bienvenidos al banco de sangre. ¿Qué tipo de
13 N/T: Vendedores de Droga, Camellos, etc.
donación les gustaría hacer?”
“Ninguna,” dijo Dan con obvia repulsión.
Tuve que estar de acuerdo con eso. ¿Cómo podía alguien observar su sangre vital fluyendo hacia
una bolsa plástica, sabiendo que terminará como la cena de alguien?
Interrumpí. “¿Conoces a Jennifer Anderson?” Le mostré a Brittany una foto de mi hermana.
“No, ¿quién es?” La chica se vio genuinamente desconcertada.
Bien, mierda. Supongo que este no era el banco de sangre correcto.
Dan dijo, “Nos gustaría ver a Alejandro. Él dijo que iba a estar aquí esta noche”.
Buena idea — conseguir la información directamente de la persona a cargo.
Su conducta alegre no vaciló. “Lo siento, pero Alejandro no verá más clientes esta tarde”.
“No somos clientes. Estamos con la policía.” Dan le mostró su distintivo. “Y él nos invitó. Somos
Dan Sullivan y... Buffy”.
¿Huh? ¿Por qué él estaba llamándome de esa forma? Ah sí, ese es el nombre que le había dado a
Alejandro anoche y, sin preguntar por qué no quería que mi nombre fuese sabido, Dan estaba
respetando mi decisión. Genial.
Fang no lo sabía para darle altas calificaciones a Dan. Él se rió dentro de mi cabeza. ¿Buffy?
Me encogí de hombros, sintiéndome en cierta forma avergonzada. Oye, no doy mi nombre a
vampiros por regla general, y Buffy fue la única cosa que podría sacar de entre manos en ese
momento. Dame un respiro.
Brittany se vio insegura por un momento, entonces usó el sofisticado sistema telefónico en su
escritorio para mantener una conversación en voz baja con alguien. Ella colgó el teléfono y nos
sonrió con alegría. “Alejandro los esta esperando.”
Dándole a Dan una llave electrónica, ella agregó, “Necesitarán esto para el elevador, cuarto piso, la
suite ejecutiva”.
Yo me giré hacia el elevador, sin embargo Dan se detuvo para inclinarse hacia ella ligeramente y
sonreírle, preguntando suavemente, “¿No deberías estar en casa estudiando?”
La sonrisa de Brittany vaciló. “Tengo dieciocho años — puedo hacer lo que quiera”.
¿Ella tenía la misma edad que yo? Parecía varios años más joven.
Fang añadió, Y mucho más estúpida.
Tuve que estar de acuerdo. Qué desperdicio.
Dan bufó. “¿Y eliges desperdiciar tu tiempo libre en la parte mala de la ciudad, trabajando para
chupasangres, ayudando a los perdedores a pasarla bien? Lo que sea que te estén pagando, no es
suficiente”.
Viéndose ofendida, Brittany dijo, “No me pagan — soy una voluntaria. Es una buena causa. ¿Sabe
usted cuantas vidas salvamos trabajando en estos bancos de sangre?”
“¿Sabes cuantos adictos están creando en el proceso?” Él contrarrestó.
Vaya, Dan, dí lo que en verdad piensas. Pero no le podía culpar — me preguntaba las mismas cosas.
“No es una adicción,” Brittany protestó. “Tomamos sangre de estas personas, no metemos nada en
su corriente sanguíneo, ¿cómo podría alguien hacerse adicto?”
Dan se apoyó un poco más cerca. “¿Piensas que Johnson o Archuleta dirían lo mismo?” Después de
su encuentro con Charlene, él sabría, si alguien lo hacía, lo que un vampiro podía hacerte sentir,
hacerte quererlo.
La chica hizo gestos con las manos como si fuera algo insignificante. “Ellos simplemente han
perdido la cabeza por algunas mujeres que trabajan aquí. No hay adicción”.
Dan se inclinó un poco más sobre el escritorio para mirar fijamente el cuello de Brittany y tiró
bruscamente del borde del cuello de su camiseta. “No veo ninguna marca del colmillos en ti. ¿Cómo
sabrías como le afecta a las personas?”
Indignada, Brittany alisó su cuello. “Lo sé porque Alejandro me contó como era. Y no dejan a los
voluntarios donar sangre de esa manera”.
“Oh, ¿de verdad? ¿Alguna vez te has preguntado por que no?”
La chica inhaló por la nariz. “Usted tendrá que preguntarle eso”.
“Estas queriendo decir que no sabes,” él dijo rotundamente. “Dime, ¿qué más hacen los
voluntarios?”
Cruzando sus brazos sobre su pecho, Brittany dijo, “No creo que deba continuar hablando con
usted”.
Él se enderezó. “Si no estás haciendo nada malo, ¿por qué no hablarás conmigo?”
“Porque usted tergiversa lo que digo,” ella dijo petulantemente.
Sí, y él lo hacía tan bien.... “No importa, ” dije. “Vamos, Dan, vamos a ver a Alejandro”.
En cuanto nosotros entramos en el elevador, Fang dijo, ¿puedo morder uno? ¿Puedo, huh?
Tal vez. Ya veremos cómo va.
Usamos la llave electrónica especial para subir el elevador al cuarto piso. Cuando salimos,
Alejandro estaba allí, sonriéndonos con alegría. “Estoy encantado de ver que aceptó mi invitación,
Señorita Shapiro”.
¿Señorita Shapiro? Alejandro había logrado enterarse de mi nombre en un cortísimo período de
tiempo, a pesar de mi breve intento de despistarle. Levanté mis cejas pero no dije nada mientras él
nos guiaba hacia la suite.
El área habitable de la suite se veía agresivamente moderno — todo de acero inoxidable, cuero
negro y blanco, y un ocasional tono rojo fuerte. Pero no se veía en realidad habitado, era más bien
como la reproducción de la foto de una revista.
Sí. Me dan un poco de ganas de orinar en su bonita alfombra blanca.
Suprimí una sonrisa burlona. Evidentemente, no era aquí donde Alejandro dormía durante el día.
Mientras nos sentábamos, me pregunté ociosamente si el vampiro usaba una cama o un ataúd.
“Entonces,” dijo Alejandro, produciendo su sonrisa encantadora. “Ustedes consiguieron atraparnos
en una de las noches que estamos en este lugar en particular”.
“¿Atraparnos?” Pregunté.
“Sí.” Alejandro gesticuló, y dos de sus asistentes — Lily y Luis — caminaron suavemente dentro de
la suite, viéndose increíblemente rosados y saludables. Obviamente, cenar tartare14 de mecánico
estaba bien para Lily. Sin duda Luis se había alimentado recientemente también.
Mientras Lily y Luis se posicionaron detrás de Alejandro, la mirada fija de Dan pareció atraída
hacia Lily. Pero ella no se la devolvía.
“¿Vinieron por le tour?” Luis preguntó. Aunque su idioma inglés era perfecto, su acento era incluso
más pesado que el de Alejandro.
“Ningún paseo,” Dan contestó. “Simplemente preguntas”.
Alejandro extendió sus brazos a modo de invitación. “Pregunten”.
Antes de que yo pudiese, Dan preguntó, “¿Tiene a una Jennifer Anderson trabajando para usted?”
Alejandro le echó una mirada a Lily. “¿Tenemos?”
Inexpresiva, Lily escribió algo en la PDA que sacó de su bolso. “Sí, ella ha estado trabajando como
una voluntaria en el banco de sangre del centro de la ciudad por casi una semana.”
“Entonces ¿por qué están cazando voluntarios en las escuelas secundarias?” Dan preguntó.
14 N/T: Tartare (o tartara): es un plato que se elabora con carne picada cruda.
“No hacemos eso de 'cazar'” Alejandro protestó. “Saben de nosotros por sus amigos. Vienen a
nosotros. Ellos encuentran la idea de vampiros excitante”.
Quizás, ¿pero por qué no había más voluntarios góticos o Emos? Habría pensado que serían
primeros en la línea. En lugar de eso, el Movimiento pareció apuntar por el tipo estirado.
“Bien, Jennifer es una que ustedes necesitan que se vaya, ” dije firmemente.
“Pero por supuesto,” dijo Alejandro, “si así lo deseas. ¿Pero por qué?”
Dan me dio una mirada indecisa, como preguntando cuanto de mi vida personal que quería revelar.
Pues bien, desde que Alejandro sabía mi nombre, él podía obtener el resto de eso. Suspirando, dije,
“Jennifer es mi hermana. Mi media hermana”.
Luis dejó salir una risa quebradiza. “Y estás tratando de salvar a tu hermana menor de los grandes
vampiros malos. Qué dulce”.
Dan lo fulminó con la mirada. “Estamos tratando de protegerlos también. Si ella no hubiera estado
trabajando para ustedes, su reunión no se hubiera convertido en un disturbio”.
“No entiendo,” dijo Alejandro desconcertado.
“Ella es la que mostraba su foto por los alrededores y llamándola la Cazadora.”
“Ya veo,” dijo el líder vampiro bastante pensativo. “Por supuesto, no sabía esto”.
Asentí con la cabeza. “Ahora que lo sabe, ¿la despedirá?”
“Es difícil despedir a alguien que no hemos contratado, pero sí, le pediremos que deje su posición
de voluntaria.” Él le dio una mirada a Lily. “¿Te encargarás de eso?”
“Sí, por supuesto,” Lily murmuró.
Eso fue extraño — el fácil rendimiento de Lily parecía todo lo contrario al fuerte carácter que Gwen
había mencionado.
“Gracias,” dije y le eché una mirada a Dan, preguntándome por qué él no se había movido aún.
Él plegó sus brazos y repentinamente se vio como alguien con quien ni siquiera yo querría meterme.
“Tengo algunas preguntas de mi parte”.
Fang dijo, Oh. Esto debería ser interesante. ¿Piensas que pelearán?
¿Sobre Lily? Espero que no.
“¿Sí?” Alejandro preguntó con una ceja alzada.
Dan ignoró a Alejandro y miró a Lily. “¿No podías aguantar el hecho que te trataba como a un
igual? ¿Tenías que convertirte en un no muerto así podías jugar a ser la sirviente para tu amo?”
Lily se limitó a mirar furiosamente hacia él.
“Ella no es una sirviente,” Alejandro protestó con una sonrisa. “Ella es mi confiable teniente, como
lo es Luis y lo otros dos ustedes vieron la otra noche. Nadie más lo ha conseguido tan rápido como
ella”.
“Liberela de su control mental y déjela a ella decirme eso”.
Luis bufó. “El control mental no surte efecto en otros vampiros,” él dijo en un tono despectivo.
“Él tiene razón,” dije, dándole a Dan una mirada de disculpa.
Dan negó con la cabeza y dijo para Lily, “¿Podemos hablar a solas?”
“No.” Por primera vez, alguna expresión se mostró en su cara — la molestia. “Mira, te dejé porque
no te quería. Tu no me podías dar la vida que merecía así que encontré a alguien que pudiera”.
Fang se rió. Ouch. Eso debe doler.
Sí, aunque Dan se vio más enojado que dolido. “Bueno,” dije, levantándome. “¿Podemos irnos
ahora?” Le pregunté suavemente.
Dan se levantó. “Seguro”.
Mientras nos dirigíamos hacia abajo en el elevador, dije, “Así es que ambos obtuvimos lo que
vinimos a buscar.”
Dan hizo un sonido evasivo. “Sí. Pero todavía no comprendo cómo tomaría ella — o cualquiera —
ese tipo de elección”.
Yo tampoco, así que simplemente mantuve mi boca cerrada. Estábamos saliendo del edificio yendo
hacia el camión que estaba a dos cuadras cuando Fang repentinamente gruñó y oí el sonido de pies
corriendo. Antes de que realmente pudiese registrar ese hecho, algo le pegó a Dan en la espalda y le
golpeó fuertemente el rostro contra la capota de un coche cercano.
Mierda. Un vampiro. Tenía que serlo — nadie más era tan rápido.
Pero no tuve tiempo para ayudarle, porque dos vampiros más se dirigían hacia mi. Fang brincó
hacia el más pequeño, y me preparé a mi misma mientras el otro me golpeó de cara contra el
edificio. Lola estalló libre.
Odiando la forma en que nuestros campos de energía se cruzaron y causaron que la lujuria saltara
hacia sus pantalones, usé mi fuerza demoníaca para patear hacia atrás y oí un chillido agudo en
cuanto mi bota hizo contacto. Su agarre se aflojó y pasé rápidamente alrededor y hurgué buscando
las estacas en la pequeña funda de mi espalda.
Saqué una fuera y empuñé la estaca poniéndola contra mi pecho mientras el asqueroso no muerto
agarraba el cuello de mi camiseta. Afilados colmillos amarillos se lanzaron hacia mi cuello y yo le
jalé a la fuerza contra mí con mi mano libre.
En cuanto se clavó a sí mismo contra mi estaca, él gorjeó y se deslizó abajo de mi pecho con una
mirada de sorpresa en sus ojos muy abiertos.
Fang aulló. ¡Un poco de ayuda por aquí!
Fang había estado molestando repetidamente a la otra vampiresa para mantenerla apartada de mí,
pero ella ahora tenía al perro del infierno contra una esquina y estaba levantando su pie para
patearlo. Maldición, no. Nadie se mete con mi perro.
Demasiado enfurecida como para pensar correctamente, usé fuerza bruta para estrellarme contra
ella. La aparté de Fang, correctamente, pero perdí mi equilibrio, y nos caímos en una maraña de
brazos y piernas.
Ella terminó encima y tuvo sus manos alrededor de mi garganta en un instante. Al diablo con
morderme — ella estaba determinada a estrangularme hasta morir. Agarré sus manos y apenas fui
capaz de impedirle cortar mi aire completamente, pero no me atreví a soltar el agarre para alcanzar
las estacas escondidas en mi espalda.
Fang atacó su pierna, intentando distraerla, pero ella estaba tan enfocada en matarme, no creo que lo
notara. Tal vez podría —
Repentinamente, su agarré se aflojó y ella cayó fláccida sobre de mí.
Sorprendida, miré sobre ella para ver a Dan parado encima de mí con sangre goteando hacia abajo
por su brazo a la estaca en la espalda de la vampiresa.
Restregando mi garganta, dije con voz ronca, “Mi héroe”.
Dan bufó. “Sí, correcto”.
Fang bufó. Oye, yo ayudé.
Sí, lo hiciste. Tu eres mi héroe, también.
Aw, no te preocupes15, no fue nada.
Sonaba como que Fang estaba muy bien.
Él se zarandeó a sí mismo. Soy estupendo.
Resistí el deseo a reírme ahogadamente y empujé al vampiro muerto lejos de mí, procurando evitar
15 N/T: Fang no dijo 'no te preocupes', él dijo “shucks”, que no significa nada, es una expresión que utilizan los
hombres cuando están avergonzados, o que se dice cuando se comete un error.
manchar con sangre mi camiseta. Lola se apaciguó, dejándome para tratar con mis molestias y
dolores. Levantándome lentamente, le dije a Dan, “No, de verdad, gracias. Por alguna estúpida
razón, no esperé eso aquí. Me tomaron por sorpresa”.
“A mi también”, Dan admitió, haciendo un gesto de dolor.
“Estas herido.”
Dan echó una mirada abajo hacia su muñeca derecha. Destilaba sangre y él acunó su brazo derecho
en su izquierdo mientras intentaba detener el sangrado. “Sí. Él quiso rasgar una vena en mi muñeca,
pero la plata le detuvo, así es que en lugar de eso él intentó arrancar ni brazo”.
Le di una mirada a su agresor. Las quemaduras de plata arruinaron su rostro por la joyería de Dan, y
él lucía un nuevo accesorio muy bonito — una estaca en su corazón. Dan realmente se había
mantenido firme, pero él no se curaba tan fácilmente como Fang y yo. “Necesitamos llevarte a un
hospital”.
“No es necesario. ¿Puedes conseguir uno de esos localizadores GPS del equipo?” Lo saqué del
camión y él me mostró cómo activar la señal de aviso.
Dan cayó bruscamente contra del camión. “La ambulancia con los equipos de recogida de la UCE
no están sólo para impresionar. Todos ellos están preparados para dar primeros auxilios, también —
ellos me atenderán y se llevarán a los vampiros cuando se vayan. Eso mata dos pájaros de un tiro”.
Bien, porque él seguramente no iba a ser capaz de ayudarme a meterlos en la parte trasera del
camión simplemente con un brazo. Le ayudé a armar un cabestrillo para su hombro torcido, y
logramos jalar a los tres asaltantes en un montón y cubrirles de una lona antes de que cualquier otro
viniera.
Mientras esperábamos que llegara la ambulancia, Dan dijo, “¿Te pareció extraño que fuéramos
atacados justo después de que tuviéramos nuestra pequeña charla con Alejandro?”
“Tal vez.” Pensé por un momento. “¿Pero no sería tonto para él colocar a sus personas sobre
nosotros, después de intentar tan duro ganarse nuestra confianza?”
“No si él pensaba que terminaríamos muertos”.
“Tal vez,” repetí dudosamente. “Pero él tiene que saber que nuestros superiores están enterados de
que le investiguemos, y él sería el primer sospechoso sí algo nos ocurriera. No tiene sentido.” Hice
una pausa. “Pero lo que realmente me molesta es que había tres de ellos. Los vampiros usualmente
no viajan en grupos”.
“Las personas de Alejandro lo hacen,” él apuntó.
“Es verdad, pero no puedo creer que él sea tan estúpido. No es él por quien estoy preocupada”.
“¿Quién entonces?”
“Son los otros vampiros, los solitarios que hemos estado estacando uno a uno. Ellos no anuncian
sus posiciones como Alejandro. Son menos previsibles. ¿Qué ocurre si han comenzado a juntarse en
grupo?”
Dan frunció el ceño. “Si lo hicieron, que el cielo ayude a nosotros los mortales”.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:22 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:45 pm

Capitulo IX
Me desperté la tarde siguiente al sonido del celular sonando. Me sobresaltó porque no lo había oído
sonar antes. Confundida, clavé con somnolencia los ojos en eso mientras Fang se despertaba al mi
lado. Oh — era un mensaje del texto.
Toqué nerviosamente el teléfono, intentando descifrar cómo leerlo. Nunca había tenido un teléfono
antes porqué que nunca necesité uno. Pero Jen y sus amigos se mandaban mensajes todo el tiempo.
¿Qué tan difícil podía ser?
Me tomó algunos minutos de apretar botones, pero lo averigüé. El mensaje decía, “Tu hna se
escapó. Esta trabajando para bco. de sangre”.
¿Qué? ¿Quién mandó esto? Revisé para ver quién lo había enviado, pero no había ningún número
de teléfono, sólo una dirección de correo electrónico. Maldición, ahí se fue mi idea de llamarlos
para exigir una explicación. Descifré cómo contestar y les envié un mensaje. “¿Quién eres?”
No hubo ninguna respuesta. Volví a revisar la dirección de correo electrónico. Era de D.E. en el
servicio de una compañía inalámbrica. ¿D.E.? ¿A quién conocía que con esas iniciales? A nadie.
Ellos sabían que tenía una hermana, sabían de los bancos de sangre, y sabían mi número... Examiné
rápidamente en mi cabeza la lista de personas que sabían todo eso. Ninguno de ellos me habría
enviado este mensaje anónimo.
El pensamiento de mi hermana menor en las garras de esos chupasangres revolvió mi estomago. Sí,
se suponía que ellos eran los buenos vampiros, pero Jen era tan impresionable, me preocupaba que
ella pudiera pensar que su estilo de vida era normal... incluso envidiable. No podía permitirme no ir
a comprobarlo.
Dejé a Fang salir del dormitorio entonces me bañé y me cambié. Me dirigí hacia la cocina por algo
para comer primero y vi a Gwen y Dan almorzando en el comedor. Extraño — no había oído entrar
a Dan.
Se reían acerca de algo y Dan atrapó a Gwen en un descuidado abrazo de un solo brazo. Era obvio
que ellos realmente se preocupaban el uno por el otro. Mi corazón se estrujó por la envidia. Quería
eso — las bromas privadas, la burla, el amor de una familia. ¿Tenían alguna idea de cuan
afortunados eran?
Gwen me vio y me hizo señas. “Hice quesadillas16 para el almuerzo. ¿Quieres una?”
Fang entró de pronto a través de la puerta para perros entonces, olfateando ansiosamente. Tomaré
una.
“Seguro,” dije. Compartiré, le prometí a Fang
16 N/T: Quesadillas: receta tradicional mexicana, está hecha a base de tortillas y queso.
Dan se giró y se vio un poco magullado, con su brazo derecho en un cabestrillo y un vendaje
alrededor de su muñeca, en su mayor parte cubierta por la camisa.
“¿Cómo te sientes?” Pregunté mientras Fang alzaba su hocico hacia el vendaje y olfateaba.
Él se encogió de hombros. “Bien, no ganaré un certamen de pulseadas17 en ningún momento
cercano, pero estoy bien. Creo que la desinfectaron lo suficientemente rápido. No puedo imaginar
que había debajo de las uñas de ese tipo”.
Me estremecí, imaginando las posibilidades. Cuando Fang dejó de olfatear y no se vio preocupado,
asumí que todos los germenes vampiricos se habían ido. “¿Sabes algo acerca de quienes eran o por
qué nos atacaron?”
“No realmente. Hablé con Ramirez. Todos ellos encajan bien con las descripciones de su lista de los
más buscados, pero ninguno de ellos había trabajado hombro a hombro antes que él supiera”.
“¿No eran del tipo que jugarían bien en la organización de Alejandro?”
“En la superficie, no. ¿Pero quién sabe qué busca realmente el Nuevo Movimiento de Sangre?”
Me encogí de hombros y le conté sobre el mensaje del texto.
Él y Gwen lo vieron, pero ninguno tuvo más pistas que yo de quien podría haber venido. Decidí ir a
comprobarlo antes de ir al trabajo.
Después de que almorzamos y Gwen me sermoneara para que fuera precavida, busqué la dirección
del banco de sangre del centro de la ciudad y conduje hacia allí en mi Valkyrie.
Desafortunadamente, no estaban permitidos los perros en el edificio.
Le eché una mirada abajo a Fang. “Mejor no presionar mucho con lo del perro de servicio — es
difícil de explicar ya que no llevas puesto un chaleco o siquiera un collar. Y no hay ningún vampiro
fuera durante el día, de cualquier manera”.
Cierto. Y no hay forma de que lleve puesto uno de esos chalecos afeminados. En cuanto a un collar,
olvídalo.
No le podía culpar por eso. Le ayudé a quitarse sus gafas protectoras. “Si Jen tiene olor a vampiro,
¿puedes distinguir que vampiro es?”
Él bajó de un salto al suelo y ladeó su cabeza. Tal vez. El aroma de los vampiros es casi igual uno
no muerto a otro, sin embargo hay algunas diferencias. Puedo intentar.
Es lo suficientemente bueno — y valía la pena intentarlo. Encontré a Jen con bastante facilidad. Ella
se veía aproximadamente de doce años de edad con su rubia cola de caballo y el suéter que traía
mientras servía refrescos. Los donantes en este banco de sangre provenían de una clase social
17 N/T: Pulseadas, también conocidas como pulseo, es cuando se agarran las manos por encima de la mesa y tratan de
doblar el brazo del oponente. Juego de fuerza.
ligeramente mejor. No obstante, sólo la impersonal donación médica pasada de moda podía hacerse
durante el día. La otra clase que manchaba los pantalones de hombres y los hacía lucir esa tonta
mirada tenía que esperar a que los vampiros se levantaran por la noche.
La yugular de Jen estaba todavía no había sido pinchada, gracias a Dios. Y gracias a la política de
Alejandro con los voluntarios.
“Val,” Jen exclamó y me abrazó, aunque estaba un poco más tiesa que lo normal. “Lamento la
escena el otro día. Y estoy verdaderamente apenada de que mamá y papá te hayan echado por mi
culpa”.
“Está bien,” la reconforté. “Era hora de que me mudara, de cualquier manera. Y mi compañero me
encontró otro lugar de inmediato, así no fue un problema.” Ahora, a llevarla al alcance de la nariz
de Fang “¿Podemos hablar afuera?”
“¿Por qué?” Jen preguntó suspicazmente.
Intenté dar con una razón en la que ella creería. “Porque tuve que dejar a mi perro afuera y no
quiero dejarle solo demasiado tiempo”.
Mientras conducía a Jen por la puerta, agregué casualmente, “Oí que has dejado la casa también.”
Jen giró rápidamente hacia mí. “¿Es por eso qué estas aquí? Pensé que tú de todas las personas
comprenderías”.
“¿Comprender qué, Jennifer?”
“Que no podía vivir más allí, no podía soportar más su mente cerrada”.
Ella tenía un buen punto, pero... “Ellos solamente están preocupados por ti,” dije en un tono
tranquilizador. “Tienen derecho a estarlo.” Era extraño que Jen se rebelara completamente y fuera al
lado oscuro, rechazando a sus padres. Precisamente la semana pasada ella había sido
completamente obstinada respecto a ayudarme a seguir la pista y matar a cada vampiro sobre la
tierra. “Me prometiste que no intentarías averiguar más acerca de los vampiros”.
“Sí, bien, cambié de idea,” Jen dijo con una inhalación fuerte. “Además, ya no estoy haciendo esto
para ti. Estoy haciendo algo importante aquí, ayudando al Movimiento a salvar las vidas de
personas inocentes proveyendo a las personas de la noche opciones más seguras, más convenientes
para saciar su hambre”.
Bufé. Esa era una forma interesante de darlo vuelta. “¿Pero donde vivirás? Los voluntarios no
ganan nada”.
“Oh, pero ellos ahora me pagan. Además, uno de los abogados de aquí me esta ayudando a solicitar
la emancipación. No te preocupes por mí”.
Pero sabía cuan complicado podía ser el estar por tu cuenta — yo todavía estaba tratando de
resolver todo por mí misma. “Soy tu hermana. Por supuesto que voy a preocuparme. Tal vez puedas
quedarte conmigo”.
Jennifer negó con la cabeza. “Alejandro tiene un lugar para su gente — me estoy quedando ahí”.
“Tienes que estar bromeando. No puedes — “
Pero me callé de pronto cuando la expresión agradable de Jen pasó a ser molesta y sospechosa. Si
quería enterarme más acerca de lo que estaba sucediendo con mi hermana, necesitaba quedarme en
su lado bueno, no molestarla. Cambié el tema. “Creía que se suponía que Alejandro te iba a
despedir”.
Los ojos de Jen se estrecharon en mí. “¿Tu hiciste eso? Bien, lo intentaron, pero me rehusé a
renunciar y me contrataron a tiempo completo. Realmente me aprecian”.
Preguntándome cómo meter algo de sentido en la cabeza de esta niña, dije agradablemente, “No es
saludable para ti trabajar aquí, Jen. Los vampiros son criaturas anormales con un ardiente deseo por
la sangre humana”.
“Sé eso, y pienso que es estupendo que traten de encontrar una forma para hacerlo funcionar sin
lastimar humanos”.
Esto no estaba funcionando, así que tomé otra dirección. “Por lo menos estás trabajando durante las
horas diurnas. Espero que eso continúe”.
Fue más de una pregunta que una declaración, pero Jennifer no respondió. Ella no prometía nada.
Suspiré. ¿Era posible que ella fuera la esclava de alguien en el Movimiento? Si era así, y sólo
pudiera sacar en claro cuál, podría obligar a la criatura a soltar a mi hermana menor.
Cuidadosamente, dije, “Parece que has hecho amistad con uno de ellos”.
“No sólo uno — al menos media docena. No son tan malos como crees”.
“¿Tienes algún amigo en particular en el Movimiento?” Insistí.
Jen frunció el ceño. “No.” Entonces, más suspicazmente, ella preguntó, “¿Por qué?”
“No hay ninguna razón,” mentí, entonces busqué una forma de distraerla. La guié hacia mi
motocicleta. “Aquí, no creo que tuvieras la oportunidad de conocer a mi perro el otro día. Su
nombre es Fang”.
Fang todavía estaba sentado en la Valkyrie. Consigue una buena bocanada de ella, le dije
mentalmente.
“Oh, qué lindo,” exclamó Jen.
Ella se apresuró a mimar al perro mitad perro del infierno que actuó como un perrito juguetón con
su atención. Noté que él consiguió olfatearla un montón, sin embargo.
“Soy tan feliz de que tengas nuevos amigos,” dijo Jen cuándo dejó de mimar el perro. “Igual que
yo”.
No exactamente....
Con una última caricia en la cabeza de Fang, Jen dijo, “Mejor regreso al trabajo. Gracias por ignorar
las ordenes de mamá y papá y venir a verme”.
Ella me hizo sentirme un poco culpable por tener motivos ocultos para verla. Le di a Jen otro
abrazo. “Fue lindo de verle”.
Quise llevar su trasero de regreso a casa, pero Jen ya había probado que ella no se quedaría allí,
especialmente si ella estaba considerando la emancipación. Mejor quedarse en su lado bueno así es
que ella vendría a mi para pedir ayuda cuando la necesitara. Ahora me alegraba que ella hubiera
usado mi reputación para protegerse. Las personas de Alejandro ciertamente pensarían dos veces
antes que meterse con la hermana de la Cazadora.
Pero eso no quería decir que no me preocuparía. “Pero si necesitas cualquier cosa, llámame de
inmediato, ¿escuchaste? A cualquier hora, de día o de noche. ¿Todavía tienes los números donde
puedes localizarme?”
“Sí, todavía los tengo,” Jen dijo alegremente.
Mientras ella se iba, le pregunté a Fang, “¿Oliste algún vampiro en Jen?”
Bien, duh. Ella trabaja en uno de sus bancos de sangre.
“Sí, pero quiero decir ¿has reconocido cualquiera de los aromas?”
No, pero ella tiene al menos cuatro olores diferentes en ella.
“¿Los reconocerías otra vez si los olieras?”
Probablemente, aunque la mayoría huelen bastante parecidos. Además, un chupasangre en
realidad no tiene que hablar con ella para esclavizar su mente, ya sabes.
Lo sé. Mierda. Había esperado que fuera obvio si ella estuviera embelesada y si era así, por quién.
Ni mucho menos. Sólo tendría que encontrar otra forma.
Conduje a casa y Dan todavía estaba allí. Le dije lo que sucedió.
Él frunció el ceño. “Si ella hubiera sido mi hermana menor, habría ido al estilo Rambo sobre su
trasero y la hubiera encerrado en su habitación por un año”.
Me encogí de hombros. Eso es lo que a mí me gustaría hacer, pero... “Mis padres probaron eso. No
funcionó.” Mordiéndome los labios, expliqué, “Conozco a Jen. Si intento forzarla, ella cavará sus
talones y se volverá aún más terca. Es mejor ayudarla a encontrar una forma de cambiar de idea,
mostrándole la verdad acerca de los vampiros que ella ahora esta idolatrando”.
“¿No estás preocupada por ella? ¿Preocupada de que ella podría estar embelesada?”
“Por supuesto, pero si ella lo esta, el vampiro puede esclavizar su mente así ella pensará sólo lo que
él quiere que piense. La única forma de romper el hechizo es convencer a su amo de dejarla ir... o
matarlo”.
“Así que nuestro desafío es enterarnos si ella esta embelesada y si lo esta, quien la controla”.
¿Nuestro reto? Así que él en realidad pensaba acerca de nosotros como un equipo. Me dio una
cálido sentimiento. No tan genial como tener una familia, pero era agradable. Realmente agradable.
Sonreí. “Correcto”.
“Probablemente es Alejandro”.
Podría ser, dijo Fang. Ella olía un poco a él.
“Tal vez. Pero probablemente es algún subordinado suyo. La manera en la que ella habló de él fue
más como de un jefe distante”.
“Legalmente, ella debería estar en casa”.
“Sí, lo sé. Pero la mejor forma de llevarla allí es haciéndolo a mi manera. Además, ella solicitó la
emancipación de mis padres”.
Él pensó por un momento. “De acuerdo. Ella es tu hermana menor. Tu familia. Tu decides”.
Agradecida de que él estuviese siendo razonable, le sonreí.
Dan chasqueó sus dedos. “Hablando de familia, eso me recuerda. Investigué un poco en la red
sobre Lucas Blackburn”.
“¿Lo hiciste?” Pregunté ansiosamente. “¿Lo encontraste?”
“Sí, en cierto modo. Lo siento, pero el único Lucas Blackburn que pude encontrar murió hace un
par de años”.
Fruncí el ceño, intentando esconder mi frustración.
“Pero él tuvo a un hijo — un Micah Blackburn, que todavía está en San Antonio. Si es el mismo
hombre”.
Tenía que serlo. Y si Micah fuese el hijo de Lucas Blackburn, tal vez él compartiera el mismo
demonio, también. Valía la pena hablar con él, de todas formas. “¿Dónde vive?”
“No estoy seguro, pero él es dueño de un club en River Walk llamado Purgatorio”.
Me sentí excitada aunque aprensiva al mismo tiempo. “¿Crees que podremos encontrarlo ahí?”
“Asumo que sí. Él no sólo es su dueño, él... actúa allí”.
“¿De verdad? ¿Cuándo?”
“La mayoría de noches, creo”.
“Entonces tengo que ir esta noche,” declaré. Tenía que verle, saber si él era como yo.
“¿Estás segura de que quieres?” Él tenía una extraña expresión en su rostro, como si hubiese algo
que él no estaba diciendo.
“Por supuesto, ¿por qué no lo haría?” ¿Porque me asusta hasta la muerte que él me rechace,
también? Negué con la cabeza. Si no iba, nunca lo sabría... y eso sería peor que cualquier rechazo.
“Bueno,” dijo Dan dudosamente. “Tu, uh, ¿quieres que vaya contigo?”
“¿Lo harías?”
“Seguro”.
“Entonces sí, lo apreciaría.” Por si acaso Micah resultaba ser un auténtico imbécil.
Pero tenía un presentimiento — un presentimiento realmente bueno — de que él no era para nada
como eso.
* * *
Más tarde esa noche, examiné mi armario y dudé acerca de las elecciones. Me sentía un poco
nerviosa acerca de conocer a Micah, e ir a un club. Nunca había estado en uno antes y no quería
vestir algo incorrecto.
Los pantalones vaqueros descoloridos y las camisetas componían mi escaso guardarropa, pero no
parecía correcto llevar mi ropa de trabajo a un club. Agarré un par de bonitos pantalones vaqueros
junto con un suéter de cuello de tortuga negro y un suéter de escote en V color rojo oscuro que
mamá me había dado y se los mostré a Fang. “¿Que el suéter piensas que es más apropiado para un
club?”
Estaba bromeando, pero Fang tomó en serio mi pregunta y estimó la ropa con un ojo crítico.
Ninguno. Él olfateó a través de mi armario y golpeó una blusa blanca con mangas largas con su
hocico. Ponte esto con el chaleco de flores. Esconderá las estacas.
Buen punto — después de ser sorprendidos por los vampiros anoche, no quería ir a ningún lugar
desarmada. Me puse el traje que Fang había escogido, divertida por el pensamiento de tomar
consejos de moda de un perro del infierno. No obstante, tenía que ser mejor que mi inexistente
sentido de la moda.
Gwen puede ayudarte con el maquillaje. Ella es hábil con las cosas de chicas.
Cierto. Y Gwen estaba más que feliz de ayudar. Ella me ayudó a ponerme un poco de maquillaje y
me prestó un lindo par de aretes.
Ella dio un paso hacia atrás y me miró con aprobación. “Ahí. Te ves más femenina... más suave”.
“¿De verdad lo crees?” No tenía experiencia con este tipo de cosas, pero mas o menos me gustó este
lado más suave de Val.
Completamente impresionante, bebé.
“Oh, sí,” dijo Gwen. “Confía en mí, te ves ardiente”.
No, no. Yo no iba para eso.
Pero no demas iado ardiente, corrigió Fang. Perfecta para un club.
Me relajé un poco. Bien — no iba allí para encontrar a un novio o algo... sólo a Micah Blackburn.
¿Entonces por qué mi estómago estaba agitándose como una licuadora puesta en puré?
Sabía que mis expectativas eran demasiado altas. Nadie podría ser la combinación de familia,
mentor, y mejor amigo que anhelaba. Siendo realista, tendría suerte si él al menos estuviera de
acuerdo en encontrarse conmigo. Pero tenía que intentar.
“Gracias — aprecio tu ayuda.” Dije para los dos.
“No hay problema,” dijo Gwen. “Diviértase”.
Le envié una duda a Fang, preguntándole si estaba de acuerdo con quedarse en casa.
Sí. Los clubes son ruidosos y las personas allí simplemente actúan como estúpidos.
Bueno, vendré y te recogeré si vamos de caza.
Fang se instaló felizmente con Gwen, así que me fui a la casa adosada de Dan y toqué. Él contestó,
viéndose realmente bien en pantalones vaqueros y un suéter azul marino suave.
Dan se dio cuenta de mi apariencia. “Muy agradable. Nunca te había visto luciendo tan...
femenina”.
Mi cara se calentó y me sentí repentinamente torpe. No estaba realmente acostumbrada a los
cumplidos y no sabía cómo reaccionar. Mis ojos trabaron con los suyos y no pude evitar
bambolearme en su dirección, como si él fuera un imán y yo un desafortunado montón de
limaduras.
Wow — él olía muy bien, con un perfume a almizcle, irresistible, primitivo. Lola estuvo de
acuerdo, enviando un cálido hormigueo a través de mi cuerpo, instándome a combinar mi yin con su
yang.
De ninguna manera. Si su yang llegase a algún lado cerca de mi yin, ambos estaríamos en gran
problema.
Me retiré un paso o dos y aspiré profundamente, forzando a mi demonio a rendirse. “Gracias, ” dije
brevemente. Por lo menos yo asumía que era un cumplido. Resistí el deseo decirle qué tan
estupendo se veía él. “¿Listo para moverte?”
“Seguro”.
Él insistió en conducir otra vez, diciendo que su hombro se sentía mucho mejor, y no repliqué.
Tenerlo detrás de mí en la motocicleta sería una muy mala idea. En lugar de eso, fuimos en coche
en silencio al Purgatorio, ambos perdidos en nuestros pensamientos, perdidos en cierta forma en
nuestros propios purgatorios privados. Sabía que el mío tenía un demonio viviendo ahí. No estaba
segura de que tan poblado estaba el infierno privado de Dan. Tal vez con la duda, las preguntas de
aproximadamente cómo la vida de un vampiro podía ser mejor que una vida con él.
La discoteca estaba en un largo edificio de dos pisos en River Walk que estaba lleno de personas,
aún a la una de la noche de un lunes. Aparentemente, Micah estaba haciendo un negocio próspero.
Entramos, y fuimos inmediatamente absorbidos en el mundo del Purgatorio... oscuro,
tentadoramente alumbrado con luces rojas, y palpitando con un pesado ritmo de bajo que sentí más
que oí. Hacía temblar las paredes.
Aquí, en el oscurecido vestíbulo, el ruido de júbilo era amortiguado, y la luz tenue iluminaba
nuestras opciones. El club estaba dividido en cuatro áreas principales — uno para jazz, otra para
rock, hip hop y rap y otra sólo para mujeres. El club debía estar bien insonorizado, pues apenas
podía oír la música de cada uno.
Un hombre repentinamente salió de las sombras, viéndose como un clon de Bela Lugosi haciendo
de Conde Dracula, completo con un pesado maquillaje blanco y falsos colmillos. “¿Han estado
antes en el Purgatorio?” Él preguntó con un dramático acento falso de Transilvania.
Suprimí una sonrisa, preguntándome lo que haría el tipo si alguna vez se enfrentara con un
auténtico vampiro. “No, pero andamos buscando a alguien,” dije. “Su nombre es Micah”.
El falso vampiro se rió suavemente. “Sí, todas las mujeres buscan a Micah.” Él inclinó una mirada
astuta hacia Dan. “Pero los hombres no lo harían simplemente porque él no sería encontrado”.
Así que Micah era un auténtico mujeriego, ¿huh? “Esto es diferente,” expliqué. “Quiero hablar con
él acerca de su padre.” Cuando el vampiro se vio escéptico, recordé lo que le había dicho a Dan y
añadí, “Creo que podríamos estar relacionados.” Si la sangre del demonio de lujuria corría por
nuestras venas, teníamos que estar relacionados en cierta forma, ¿correcto?
El vampiro negó con la cabeza y dejó el falso acento para sonar puramente tejano. “Buen intento,
pero he visto intentos mucho más originales para conocer a Micah, y confíen en mí, ninguno de
ellos funcionó”.
Exasperada, dije, “Mire, Lucas Blackburn me ayudó cuando era una niña y yo sólo quiero hablar
con su hijo.” Cuándo el hombre no se vio convencido, dije, “Simplemente dígale, ¿esta bien? Él
puede decidir si quiere verme o no. Mi nombre es Val Shapiro”.
El vampiro se encogió de hombros. “Bueno, le preguntaré después de se acto, pero no me culpes si
él se rehúsa”.
No quería pensar acerca de esa posibilidad. “¿Así que él está aquí esta noche?”
Sonriendo burlonamente, el doble de Bela Lugosi recobró su acento falso. “Por qué, por supuesto.
Siempre lo puedes encontrar entreteniendo en el Salón de Señoras...” Y diciendo eso, él se metió de
nuevo contra la oscura esquina y desapareció. Lindo truco — debe haber una cortina o algo por el
estilo allí.
Dan frunció el ceño. “Temía eso. Es sólo para señoras. No me dejarán entrar”.
“Lo siento,” dije, pero no era exactamente cierto. Ahora que conocer a Micah era inminente, me di
cuenta de que la ignorancia de Dan acerca de mi verdadera naturaleza podría ser un problema
cuando conociera a otro potencial demonio de la lujuria. “¿Te importaría esperarme?”
Él hizo una pausa. “¿Estás segura de que en realidad quieres hacer esto? Tal vez sería mejor
llamarlo durante el día”.
¿Por qué se veía tan preocupado? “No, estoy aquí ahora. Mejor me enfrento a esto antes de que
pierda el valor”.
Dan suspiró. “Esta bien. Estaré tomando un trago en la zona de rock”.
“Gracias”.
Porque tenía menos de veintiuno, el tipo en el escritorio selló mi mano con una X y me puso una
pulsera roja. Al menos ellos también le pidieron una identificación a Dan. Él recibió una pulsera
verde.
Conforme Dan se dirigía al salón del rock, abrí la puerta y fui subiendo las escaleras al Salón de
Señoras, donde un pesado ritmo y los gritos de las risas femeninas llenaban el aire. Estuve
sorprendida de ver a tres hombres semidesnudos en el escenario, descubriendo sus relucientes
pechos mientras movían sus caderas al ritmo de la música. Había escuchado acerca de
Chippendales18, ¡pero... geez!
Mientras observaba, uno de los bailarines se arrancó sus pantalones vaqueros para revelar una
correa marcada con rayas de cebra que apenas cubría su, er... paquete. Una ovación creció en el
cuarto y un par de mujeres trataron de alcanzarlo. Él retrocedió mientras continuaba sacudiéndose y
rosándose con la música. Los otros dos hombres siguieron su ejemplo y la multitud enloqueció.
Extrañamente, Lola no reaccionó para nada. Tal vez la lujuria comercial genérica no funcionaba
18 N/T: Chippendales: es una compañía conocida por el baile erótico masculino. Empezó como un cabaret en Los
Angeles, California.
para ella. O tal vez estaba simplemente demasiado avergonzada. Intenté apartar la mirada, pero
estaba extrañamente fascinada por los duros cuerpos de los hombres y las mujeres que iban todas
sobre ellos. Vaya. Supongo que mi vida había estado más protegida de lo que había pensado.
Mi rostro se calentó. Sí, sabía que era extraño que yo de todas las personas se sintiera incomoda
alrededor de esto, pero todavía era siete octavos humana. Rayos, difícilmente había sido besada.
Esto estaba completamente fuera de mi experiencia.
Otro grito creció cuando una mujer metió un poco de dinero en la correa de un bailarín. Ohpordios
— nunca tendría el valor de hacer eso. Ahora comprendía por qué Dan había parecido tan
incómodo. Él debía haberse dado cuenta de que tipo de lugar era este.
¿Era Micah uno de esos tipos en escenario? Me encogí de miedo en el pensamiento. Espero que no.
Logré abrirme camino hasta el otro lado del cuarto donde los cantineros con el pecho desnudo
estaban vestidos como demonios de los comics y otros ciudadanos del bajo mundo. ¿Todos los que
trabajaban aquí se vestían como algo salido de la Encyclopedia Magicka?
Gritando sobre la música, le pregunté a un diablo rubio, “¿Está Micah en el escenario?”
“Él estará más tarde,” el hombre gritó de regreso. “¿Qué quiere beber?”
Ordené una Coca-Cola con una rodaja de limón y me senté en la parte de atrás para esperar la
aparición de Micah. ¿Era él un stripper también? Por favor, no. Pero las probabilidades indicaban
que él probablemente lo era.
Después de que un bailarín vestido de bombero encendiera más fuegos de los que extinguió y un
trabajador de la construcción demostrara la forma correcta de usar sus herramientas, las luces se
fueron, entonces los proyectores pasaron rápidamente por el escenario.
Un redoble de tambor sonó, luego una profunda, amplificada voz masculina llegó por el altavoz.
“¡Y Ahora, el purgatorio es feliz de presentar al original, el único... Micah!”
Por fin. Me senté lo más derecha posible, asegurándome de tener una buena vista del escenario. Los
repentinos gritos ensordecedores de las mujeres del frente me dijeron que sabían exactamente quién
era Micah... y estaban muy contentas de verlo.
Ansiosamente, me pregunté cómo sería su acto... y si yo en realidad quería verlo.
Abruptamente, todas las luces se apagaron y los gritos se detuvieron, la anticipación suspendida
pesadamente en el aire. Una inquietante música ambiental llenó el cuarto, y un solitario proyector
remarcó la figura de un hombre sobre el escenario. Él estaba disfrazado como un sátiro, con
cuernos, pezuñas hendidas, un pecho rociado con pelo oscuro, y pantalones peludos que hicieron
parecer como si tuviera pelaje desde su cintura hasta sus pies. La multitud observó con fascinación
mientras él se concentraba en tocar la flauta de Pan en sus manos.
Pero ninguna estaba tan absorta como yo. Bebí sus rasgos, buscando cualquier afirmación de que él
hospedara un demonio de la lujuria. Él era alto, con un cuerpo que era más delgado que los tipos
que nos había entretenido más temprano, más bailarín que físico-culturista. Con su pelo ondulado
oscuro curvándose alrededor de sus orejas, sus labios llenos y barbilla firme, él se vio muy
masculino y muy seductor.
Podría ver su encanto para las otras mujeres, aunque él no lo hacía para mí personalmente. Me
retorcí un poco, recordando los actos que acababa de presenciar. ¿Estaba a punto de ver más de
Micah de lo que quería?
La inquietante melodía vino persistentemente cerca, entonces con una mirada malvada en la
audiencia, Micah se lanzó a una salvaje melodía céltica. Una orquesta invisible mejoró la melodía y
Micah abandonó la flauta para saltar alrededor del escenario con la música, con gracia como
Baryshnikov, pero masculino como Schwarzenegger.
Las mujeres parecieron extasiadas mientras observaban a su baile hablar de pasión, sensualidad, y
tentando eróticas posibilidades. Una repentina pausa dramática en la música le detuvo delante de un
miembro de la audiencia. Él la llamó por señas y ella encontró su mirada mientras elevaba
lentamente sus manos para colocarlas temblorosas sobre su pecho en tanto las mujeres a su
alrededor suspiraban audiblemente.
Micah la abrazó y la lujuria surgió en el cuarto en cuanto la música se elevó otra vez y él la hizo
girar en el baile. La mujer, obviamente no ser viviente de la audiencia, estaba contenta de ser
movida en no importa qué dirección que Micah escogiera mientras él simulaba un cortejo.
Entonces, cuando él acabó con ella, él la hizo girar de regreso a su mesa. Con sus dedos
demorándose en su brazo y mirada fija pegada para su cara, ella se hundió débilmente en su asiento.
Él echó un vistazo alrededor por otro compañero y atrapó mi mirada. Me eché atrás y él se vio
alarmado por un momento, pero se recobró rápidamente y dio vueltas lejos para repetir la función
con otro miembro de la audiencia.
Bueno, esto no era demasiado incómodo. Excepto esa sensación extraña en el aire... ¿qué era eso?
Se sentía como... como saciedad. Como una sed finalmente saciada.
Lola se movió y repentinamente me di cuenta de lo que había sucedido. Tal como un súcubo
habitaba dentro de mí, Micah definitivamente hospedaba un íncubo... y él lo alimentaba con la
lujuria de la audiencia.
Conmocionada, no supe qué pensar. Esto había estado prohibido para mí toda mi vida, pero él lo
hacía a completa vista del público, casi como si él estuviese haciendo lo sucio delante de una
audiencia.
Finalmente, el baile terminó con Micah congelado en una actitud teatral y las luces se apagaron. El
silencio total reinó por un largo momento, entonces las luces se encendieron y las mujeres se
volvieron locas — aullando y gritando como si fuese lo mejor alguna vez hubieran experimentado.
Y quizá lo fuera, especialmente para esas que habían sido seducidas en el baile. Esas pocas parecían
aturdidas y completamente satisfechas, pero al menos él no había drenado su energía
completamente. No parecían lamentar ser escogidas para la atención especial de Micah, tampoco.
Sentí un toque en mi manga, y el doble de Bela Lugosi estaba allí, diciendo, “ Micah te verá ahora”.
Me congelé. ¿Estaba realmente lista para esto?
Bien, demasiado tarde a retroceder ahora. Reprimiendo una oleada de júbilo teñida con aprensión,
seguí a Bela tras bambalinas a un simple cuarto sin marca alguna. Lucía un poco avergonzado,
probablemente por no creerme más temprano, Bela me hizo pasar, diciendo, “Micah estará contigo
en poco tiempo”.
Él me dejó sola en una oficina que era mayor de lo que esperé. No ostentosa, solamente simple y
elegante, con sillas que se veían cómodas para invitados. No sabiendo qué esperar, estaba parada en
el medio del lugar. Luego de algunos minutos, oí el sonido de una puerta abriéndose, y giré hacia él.
Evidentemente la puerta contigua era para un cuarto de baño, pues Micah estaba allí, oliendo fresco
de la ducha, su pelo mojado.
Descalzo, pero ahora llevando puestos pantalones vaqueros y una camisa, él detuvo el abotonarla
para darme una enigmática mirada, diciendo, “Finalmente, nos encontramos... Valentine”.
“Val,” me ingenié. “Me llaman Val”.
“Lo sé. Y he estado esperando mucho tiempo para que nos encontráramos.” Él tendió sus brazos,
ofreciendo un abrazo, y aunque había evitado contacto personal con hombres toda mi vida, me moví
hacia sus brazos como si él fuera un hermano perdido hace tiempo.
Oh Dios, eso se sentía bien. Las lágrimas picaron mis ojos y yo le abracé de regreso ferozmente.
Esto... había extrañado esto, si bien nunca lo había tenido antes. Nunca había podido abrazar a los
hombres, ni siquiera a Rick, por miedo de que el demonio se soltase y chupara toda la vida de ellos.
No supe si era porque nosotros teníamos tipos similares de demonios, pero mi súcubo y el íncubo
de Micah estaban inactivos, dejándome sintiéndome como una persona normal mientras le sujetaba
cerca.
Qué sensación tan maravillosa. De hecho, me sentía llena de emociones, casi estallando de eso,
aunque no podría haber dicho que emociones eran. No románticas, no turbias de cualquier modo,
simplemente estaba llena de alegría por encontrar a alguien con quien podría ser yo misma.
Rompimos el abrazo y Micah me condujo a una silla delante del escritorio. Mientras me sentaba, él
se apoyó contra el escritorio y me sonrió. “¿Así qué que fue lo que finalmente te hizo salir a
buscarme?”
Disimuladamente enjuagué la humedad de mis ojos y dije, “Precisamente me enteré de tu padre
hace unos pocos días, como él ayudó a mis padres a ayudarme. No tenía ni idea de que hubiera
otros como yo. ¿Estamos relacionados?” ¿Yo en realidad tenía familia del lado de mi papá?
“Es muy posible que seamos algún tipo de primos lejanos, pero tu padre no sabía demasiado de su
ascendencia. Él fue abandonado cuando era un niño”.
Dejé salir una risa amarga. “Sé cómo siente eso.” Le di una mirada curiosa. “¿Lo conocías?”
“Un poco. Tenía aproximadamente nueve años cuando él murió, pero mi papá lo conoció mejor, y
me contó sobre él”.
Por primera vez, me pregunté cómo había sido mi papá, si él era en realidad el monstruo que mamá
y mi propia imaginación lo habían hecho ser. “¿Me dirías lo que sabes?”
“Le recuerdo como un hombre sonriente, feliz, siempre listo con un chiste. Pero él tenía períodos
oscuros, cuándo luchaba contra su verdadera naturaleza”.
Eso encajaba con lo que recordaba de él. “¿Sabes lo que sucedió entre él y mi madre?” Todo lo que
tenía era mi perspectiva de alguien de cinco años, un poco limitada. “Mamá no hablaría de eso”.
Micah asintió con la cabeza. “No sé la historia completa, pero ¿sabes que tu padre sedujo a tu
madre?”
“Sí.” Y mamá había sido incapaz de resistir la parte íncubo de él — un hecho por el cual ella nunca
le había perdonado.
“Tu madre era una mujer muy bella y tu padre se enamoró de ella el momento que él la vio. Él la
sedujo, luego se casó con ella cuando se enteró de que ella estaba embarazada, esperando que él
pudiese mantener bajo control su naturaleza. Pero tu madre no podría resistir al íncubo en tu padre,
y realmente le molestaba cuando ella perdía toda razón alrededor de él, así que ella se divorció de él
y le prohibió a verte al poco tiempo de que nacieras”.
“Pero recuerdo haberlo visto,” dije perpleja. Algunas memorias intermitentes de un hombre bien
parecido, sonriente que me trataba como a una princesa.
“Sí, él todavía tenía derecho de verte — ella no le quitaría eso a él. Entonces... algo ocurrió”.
“¿Qué?”
“Esperaba que pudieses decirme eso,” Micah dijo seriamente. “¿Que sucedió cuando tu padre te
visitó en tu quinto cumpleaños?”
“Oh. Eso.” La culpabilidad me llenó. Había estado intentando olvidarlo por años, pero
horrorosamente, era la única memoria clara que tenía de mi papá.
“¿Puedes decirme?” Micah preguntó. “Es la única parte del rompecabezas que no tengo”.
“Yo... es difícil.” Como él esperó pacientemente, reuní mi coraje y le dije. “Estaba un poco
sobreexcitada ya que era mi cumpleaños y mi papá había venido a visitarme. Por alguna razón, esta
vez mamá no se fue de inmediato cuando él vino.” Me encogí de hombros. “Sabía todos los detalles
de lo qué ocurrió, pero realmente no comprendí todo eso hasta años más adelante”.
Hice una pausa, preguntándome cómo lo podría expresar con palabras. “Él estaba... muy contento
de ver a mamá, muy encantador y mimoso. Creo que estaba tratando de convencerla de volver con
él, a pesar de que ella ya se había casado con Rick y tenía otra hija para ese entonces”.
Cuando hice una pausa, Micah asintió con la cabeza alentadoramente.
“Ella se mantuvo rehusándose e intentando irse, pero él no la dejaba. Entonces... él hizo algo. Algo
que no comprendí en ese momento. Todo lo que supe fue que sentí algo extraño extenderse desde su
interior hacia mamá. Podría decir que mamá pensaba que era algo malo, y me sentí realmente
asustada, especialmente desde que ella se veía algo asustada, pero ansiándolo, también”.
Micah cabeceó. “Recién habías comenzado a reconocer sus poderes de íncubo a esa edad, pero no
podías comprender lo que estaba ocurriendo”.
Contenta de que él entendiera, continué. “Todo lo que sabía es que él hacía algo malo y que mi
madre estaba asustada. Le pedí que se detuviera, pero él la agarró y la besó, y esa sensación vino
otra vez.” Sabía ahora que había detectado al incubo que mi papá había sido incapaz de— o no
había querido — suprimir.
“¿Qué hiciste?” Micah preguntó suavemente.
“¿Qué podía hacer? Tenía sólo cinco años. Pero... golpeé su pierna con mis puños y le grité que la
dejara ir.” Todavía recordaba la sorpresa en su cara. “Él lo hizo, y salté entre ellos, extendiendo mis
brazos para proteger a mamá, diciéndole a mi papá que él era un hombre muy malo y que nos
debería dejar solas”.
Micah siguió silencioso, dejándome decir el resto de historia a mi manera. “Él... él se vio
completamente horrorizado. Golpeado. Entonces él salió corriendo de allí como si los demonios del
infierno estuviesen en sus talones.” Parpadeé para contener las lágrimas. “Nunca lo vi otra vez.” Él
se había matado más tarde ese día.
Micah asintió con la cabeza. “Tiene sentido. Por lo que otros han dicho, sé que él a menudo se
creyó un monstruo”.
Cabeceé. Conocía el sentimiento. Y aunque sabía que había salvado a mi madre de violación aquel
día, también sabía que tenía las mismas posibilidades yaciendo inactivas dentro de mi. Si mi papá,
un adulto fuerte, no lo podía manejar, ¿cómo podía esperar hacerlo yo?
Micah continuó. “Obviamente, él no podía aguantar lo que él le estaba haciendo a la mujer que
amó, especialmente cuando su hija de cinco años le reprendió por eso”.
Tuve que decir lo qué Micah debía pensar. “Así que soy la razón por la que él se mató”.
Micah se vio verdaderamente horrorizado. “¿Eso es lo que has estado creyendo todos estos años?”
“Es la verdad.” Nunca lo habíamos hablado mamá y yo, pero sabía que yo era la razón por la que mi
papá se había suicidado. Si no hubiera saltado entre ellos, él todavía podría estar vivo hoy.
Micah se dejó caer sobre sus rodillas para estrecharme en un abrazo otra vez. “No es tu culpa, Val.
Él no podía manejar los dos lados de nuestra naturaleza, no podría reconciliar lo dos y vivir con
ello”.
Intelectualmente, lo había sabido por un largo tiempo, pero emotivamente, todavía sentía que había
llevado a mi papá al suicidio. Hice más profundo el abrazo, dejando a las lágrimas fluir. “Entonces
tú... ¿no me culpas?”
Él se alejó un poco de mi para mirar directamente a mi cara llena de lágrimas. “Claro que no.
¿Cómo puedes pensar eso?”
Agité mi mano vagamente. “Tú y tu padre supieron de mí, pero nunca me contactaron
directamente”.
“No tuvo nada que ver contigo. Basta decir que tu madre no quiso ningún recordatorio de tu padre
alrededor, no quiso nada que pusiera en peligro el que te adaptaras con el resto de mundo”.
Sí, eso sonó como a mamá. “Deseo que la hubieran ignorado”.
“Quisimos,” Micah me aseguró.
“¿Por qué no lo hicieron?”
“Por ti”.
“No entiendo”.
“Tuviste un tiempo lo bastante difícil creciendo con tu parte demonio en esa familia —“
“¿Sabían como era mi vida?” Pregunté, asombrada.
“Sí, te seguimos la pista lo más posible, ayudábamos donde podíamos.”
“¿Cómo? ¿Por qué?”
“Desde que mi papá y yo compartimos tu naturaleza, sabíamos cuándo llegarían los tiempos de
crisis, sabíamos que te ocurriría mientras crecías. Papá visitó a tus padres para dejarles saber lo que
estaba por ocurrir, para ayudarles a ayudarte a ocuparte de algo que posiblemente no podrían
entender.” Él me sonrió. “No hay muchos de nosotros, y necesitamos echarnos una mano el uno al
otro. Además, como dijiste, probablemente estamos relacionados de alguna forma”.
“Pero todavía no sé por qué no me contactaron cuando me hice mayor. Pudimos habernos
encontrado fuera de la familia, en alguna parte sólo nosotros dos, de esta forma”.
Él me estimó por un momento, como si dudara qué decirme. “Porque llevo una vida muy diferente
de la tuya. No estaba seguro de cómo reaccionarías”.
Cierto, yo en realidad no sabía demasiado acerca de él. Me reí ansiosamente. “¿Por qué? ¿Haces
más que bailar con esas mujeres? ¿Te desnudas?”
Él se levantó, viéndose incómodo. “Eso no es lo que quise decir”.
“Oh. Quieres decir porque tu dejas al íncubo controlarte y yo mantengo al súcubo reprimido”.
Él ladeó su cabeza hacia mi. “Hablas de tu don como si fuera una parte separada de ti”.
¿Don? Más como una maldición. “¿No lo es?”
“No, no lo es. Es parte de quién eres. No lo puedes dividir en secciones, hacerlo a un lado. Tienes
que llegar a un acuerdo con eso, abrazarlo”.
“¿Pero no es eso peligroso? Vi lo que le hizo a mi papá. Esa fue una lección que nunca olvidaré —
demonio malo, humano bueno”.
“No tiene que ser peligroso —“
“No creo eso,” lo corté. “Cuando tenía dieciséis años y besé a un chico por primera vez, casi agoté
su energía, su fuerza vital. Casi lo maté”.
“Eras joven y no comprendías tus poderes. No tiene que ser de esa manera. Y es peligroso
mantenerlo suprimido de la forma en que tu lo haces. Puedo sentir su poder, esforzándose para salir,
enjaulado como una bestia”.
Buena analogía — así es como a menudo pensaba acerca del demonio dentro de mi. “Pero no
mantengo mi ‘don’ suprimido todo el tiempo,” insistí. “Lo dejo salir cazando vampiros. Eso
alimenta la lujuria de otro modo”.
Él negó con la cabeza. “Pero esa forma es mucho menos satisfactoria. La única manera para
satisfacer verdaderamente su deseo es usarlo sexualmente. Le dije eso a tus padres, pero supongo
que no lo encontraron una opción viable”.
Difícilmente. Un poco incómoda discutiendo esto, dije, “No puedo hacer lo que tí haces.” Entonces
realmente perdería todas las relaciones con mi familia. Además, no estaba tan lista. “¿Qué ocurriría
si abusara de alguien? ¿Qué ocurriría si los mato? Maldición, ¿qué si sigo el camino de mi padre y
me suicido?”
“Mira,” dijo Micah. “No es algo que simplemente puedas ignorar y esperar que se vaya”.
“Sé eso.” Demasiado bien.
“No lo entiendes. Eres como unos padres nerviosos que piensan que si ellos dicen, ‘Nada de sexo’
sus adolescentes caerán directamente en línea, cruzarán sus piernas e ignorarán sus hormonas. No
puedes ignorar esto. No puedes tomar una píldora para esto. Pero lo puedes mantener alejado de
destruir tu vida. Cuando lo dejas fluir un poco cada vez, como yo lo hago, no tienes ese hambre
insaciable. Puedes controlarlo fácilmente, y no lastimar a alguien”.
“¿Piensas que esas mujeres que... has seducido... sienten lo mismo?”
“Oh, estoy seguro de eso, ” dijo Micah seriamente. “Viste el acto. Todas ellas quieren estar
conmigo, todas quieren experimentar lo que les puedo dar. Y sólo tomo de esos que están dispuestos
a dar”.
Él sonó más resignado que agradecido por el hecho, y me di cuenta de que él probablemente nunca
había podido tener una relación normal tampoco. Era un poco triste.
“Es diferente para mí. No puedo... hacer lo que tu haces”.
“Lástima. Lo has mantenido suprimido por tanto tiempo que cuándo finalmente sueltes la rienda,
sabrá Dios que ocurrirá”.
Eso no sonó bien. “Entonces, ¿nunca podré... tu sabes...?”
Él alzó una ceja. “¿Intimar con un hombre?”
Bien, sí. Me encogí de hombros, mi cara caliente.
“Asumo que tienes en mente a alguien específico. ¿Sabe él lo qué eres?”
“No, y quiero mantenerlo de ese modo.”
Micah lo consideró por un momento. “Bien, podrías soltarlo con alguien distinto primero, podrías
ponerlo a prueba y ver qué ocurre”.
De ninguna manera. “Esa no es una opción”.
“No pensé en eso.” Él pensó por un momento. “Nunca he estado en esta situación así es que no sé
cómo aconsejarte. Pero estoy seguro de que tienes mucho más control ahora del que tuviste cuando
tenías dieciséis. Tal vez no será un problema. Tal vez puedes mantenerlo bajo control”.
Tal vez. Pero ¿podría arriesgarme?
Un golpe sonó en la puerta y Micah contestó.
Era Dan. Lola se reanimó a la sola vista de él, pero forzadamente me refrené de tener una reacción.
Era solamente porque habíamos estado hablando de él y las posibilidades, eso era todo.
“Me dijeron donde encontrarte,” dijo Dan, su mirada pasando velozmente de acá para allá entre
Micah y yo como tratando de distinguir que había sucedido. “¿Está todo bien?”
“Esta genial,” le reconforté. Introduje a los dos hombres, diciendo sólo una pequeña mentirita al
explicar que Micah era mi primo por el lado de mi papá, entonces me di cuenta de que no
podríamos continuar esta discusión en frente de Dan. “Supongo que debería dejar a Micah regresar
al trabajo”.
Micah asintió con la cabeza y me jaló aparte para hablar conmigo privadamente. “Éste es el
hombre. Lo puedo sentir, puedo sentir tu respuesta”.
Asentí con la cabeza, no confiando en mí misma para hablar.
“Tu reacción es fuerte. ¿Te das cuenta de que tendrás que liberarlo con él o sacarlo de tu vida?”
“¿No hay otras opciones?” Pregunté tristemente.
“No realmente”.
Era una situación de perder o perder. Si la dejara libre, probablemente perdería su amistad para
siempre. De una u otra manera, nunca le vería otra vez... y eso era simplemente demasiado
deprimente para siquiera pensarlo.
La única solución era seguir como íbamos y esperar que nunca tuviera que tomar esa decisión.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:22 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:46 pm

Capitulo X
Intercambié números de teléfono con Micah y le abracé una última vez. “No seas un desconocido.
Planeo verte. A menudo”.
Micah sonrió abiertamente hacia mí. “Estoy contento de oírlo”.
En cuanto Dan me siguió fuera del club, él dijo, “¿Asumo que todo fue bien?”
“Muy bien”.
“Bien. Lo de su... danza ¿no te molestó, entonces?”
“No realmente.” Le di una mirada de reojo. “Sabías lo que él hacía, ¿y no me dijiste?”
Dan se encogió de hombros. “No estaba seguro de cómo hacerlo”.
"No importa. Él no fue como los demás. Él, uh, no se quitó la ropa”.
“Eso es un alivio”.
Dan abrió la puerta del camión para mí, entonces se movió para su lado y entró. Viéndose curioso,
él preguntó, “¿Averiguaste por qué tu madre nunca te dijo acerca de este lado de la familia?”
Negué con la cabeza. “Mira, lo siento, pero yo en realidad no quiero hablar de esto. Yo — yo... no
sé cómo siento, y solamente quiero absorber todo esto, darle una oportunidad para ordenarse.” Le di
una mirada expectante. “¿Comprendes?”
“Seguro.” Él llegó a través del ancho asiento para darle a mi hombro un apretón. “Dejame saber si
quieres hablar”.
“Gracias.” Mientras él echaba a andar el camión, agregué pensativamente, “Es extraño. Nunca supe
cuánto significaba mi familia para mi hasta que los perdí”.
“Me alegra que encontraras a Micah, entonces”.
“Sí... gracias a ti”.
Él se encogió de hombros, viéndose incómodo con mi gratitud. “Cualquiera pudo haberlo hecho”.
“Pero fuiste tú quien lo hizo, y te estoy agradecida por eso”.
Él cambió el tema. “Antes de que vayamos a las calles de nuevo, ¿por qué no revisamos nuestras
notas, hacemos algunas llamadas para que ver que podemos enterarnos? Podemos lograr terminar
un montón de ese modo”.
“De acuerdo. ¿Tu lugar o el mío?”
“El mio, supongo — tengo mis notas allí”.
Cuando llegamos a las casas adosadas, seguí a Dan hacia la suya, lo cual era una copia exacta de la
de Gwen.
Mientras él hacía unas cuantas llamadas a otros integrantes de la UCE, llamé una algunos amigos de
Jen. Juntos, logramos construir una descripción de lo que hacía un voluntario en los bancos de
sangre. Brittany estaba en lo correcto — el Movimiento era cuidadoso acerca de no utilizar a sus
jóvenes trabajadores como donantes de sangre, y ninguno de ellos había sido dañado aún, o
convertido. Básicamente, todo lo que hacían era repartir jugo y galletas, dirigir el tráfico en los
bancos, y actuar como embajadores de buena voluntad para el público. Me sentí un poco aliviada,
pero no completamente.
Mientras Dan me daba una Coca-Cola, él dijo, “Hemos estado distraídos por Jennifer y las
situaciones de Lily y hemos olvidado que Ramirez nos asignó la tarea de enterarnos de si esta veta
de vampiros apoyaba los asesinatos”.
“Sí. Hemos encontrado la veta, pero no sabemos que están tramando”.
Dan tragó parte de su propia Coca-Cola. “Eso es obvio. Son vampiros, así que todo lo que ellos
hacen es asesinar, crear caos, y destrucción masiva”.
Sorprendida por la dureza de su tono, dije, “¿En realidad piensas que el Movimiento es responsable
del aumento de los ataques? Podría ser otro grupo del que aún no sabemos.” No era que estuviese
siendo cariñosa con el grupo de Alejandro, pero quería entenderlo bien.
“Los ataques de vampiros se han duplicado desde que el Movimiento comenzó. ¿Es una
coincidencia?” Dan se sentó sobre el sofá y bebió un trago de su bebida. “No lo creo!.
Me le senté a su lado, y ambos nos quitamos nuestros zapatos para reclinarnos en el sofá juntos,
nuestros pies arriba de la mesita de café. “Pero Ramirez dice que esos tres que nos atacaron no eran
parte del Nuevo Movimiento de Sangre”.
“Hasta donde él sabe”.
Él seguramente estaba cínico esta noche. “Su información ha sido correcta hasta ahora. ¿Ha
mostrado tu investigación algo diferente?”
“Todavía no. ¿Pero no piensas que es extraño que el teniente sepa un montón de lo que sucede con
los vampiros en la ciudad, pero que no sepa nada acerca de para qué esta el Movimiento?”
Me encogí de hombros. “Tal vez quiere decir que su informante no sabe”.
“Entonces, el informante no está en el Movimiento, sino que es alguien que sabe lo que los otros
vampiros están haciendo,” Dan dijo pensativamente.
“¿Otro vampiro?” Sugerí.
“Tal vez.” Él hizo un gesto impaciente. “Esto no nos lleva a ninguna parte. Necesitamos averiguar
que piensa hacer Alejandro con la organización que esta construyendo”.
“Creo que él es honrado. Pienso que él construyó el Movimiento para hacer precisamente lo que
dijo — mejorar las relaciones entre vampiros y humanos”.
Dan me dio una mirada incrédula. “¿Crees eso? ¿Por qué? ¿Porque él es bonito y encantador?”
Eso era ofensivo. “No, porque todo lo que él ha dicho ha coincidido hasta ahora. Él en realidad
parece estar tratando de hacer mejorar las cosas”.
Dan bufó. “Sí, seguro. Es por eso que él esta convirtiendo a personas como Lily en chupasangres...
porque él es una persona estupenda”.
“Lily es responsable de sus propias decisiones. ¿Por qué estas tratando de actuar como si ella no
hubiera tenido ninguna elección?” Pregunté, entonces me burlé de él con sus propias palabras.
“¿Porque ella es bonita y encantadora? Vamos Dan, ella está tan no muerta como él”.
Pasando una mano impaciente por su pelo, Dan dijo, “Sí, sólo es duro creer que alguien que
conozco escogería una vida como esa”.
“¿Estás seguro de que eso es todo lo que sucede?” Pregunté escépticamente.
“Sí, estoy seguro. Maldita sea, ya no la quiero más. Ella está muerta a mí ahora. Literalmente. Tu
me has mostrado eso.” Él me dio una mirada llena de significado.
¿Queriendo decir qué, sin embargo? El calor impregnó mi cara mientras me preguntaba...
esperaba... que él quisiese decir que me quería a mi en su lugar.
No, no podría ir hacia allá. “Me alegro de oír que te ayudé a recobrar el sentido,” contesté con
evasivas.
“Eso no es lo que quise decir.” Él se movió más cerca. “Hay algo entre nosotros — química, algo,
no sé. ¿No lo sientes?”
Me alejé a toda prisa mientras él avanzaba, hasta que me encontré con el fin del sofá y no pude ir
más lejos.
Su cara avanzaba lentamente hacia la mía, él miraba perdidamente hacia mis ojos. “Si lo sientes,
¿verdad?”
Lola gritó, “¡Sí!” Pero barbullé, “¡No!”
“¿Por qué no?” Dan preguntó con una sonrisa mientras acariciaba mi mejilla con el dorso de sus
dedos.
Ohpordios. No sabía que yo me podía sentir de esa forma, toda llena de hormigueo y cálida y débil.
Ésta no era el demonio-Val — ella tenía mayor probabilidad de sólo querer la parte física. Esta parte
era toda de la humana-Val, queriendo algo completamente mezclado y emocional.
Pero Dan acababa de preguntarme por qué no podíamos compartir un poco de ternura. Tenía un mal
rato tratando de descifrar eso por mi misma, pero buscaba algo que él fuera a creer. “¿Porque
trabajamos juntos?” Odié la manera en que eso salió sonando más como una pregunta que como una
declaración. Pero él severamente probaba los límites de mi agarre sobre Lola.
“¿Y?” Él preguntó mientras se inclinaba más cerca. “Ambos somos profesionales. No dejaremos
que esto interfiera con nuestros trabajos.” Y su lenta sonrisa me hizo sentirme débil en cuanto él
ahuecó la parte de atrás de mi cabeza con su mano y se inclinó más cerca.
Ohpordios. Podría comprenderlo — realmente comprenderlo — pero tenía que controlar mis
emociones antes de que fuera muy tarde para controlar al demonio. ¿Cómo podría detener esto? “Lo
haces por despecho,” protesté, presionándome a mí misma profundamente en los cojines del sofá
tan lejos de él como pudiera y puse mis manos contra su pecho.
“No realmente. Lily y yo no hemos estado juntos por dos meses, y antes de eso no iba... bien”.
Él se inclinó y besó mi cuello. Algo dentro de mí hizo una vuelta completa de pura alegría. Oh, no.
Quería que él hiciera más. Quería que él se detuviera. No sabía que diablos quería. Pero el súcubo
dentro de mí estaba muy seguro — estaba afectuoso, deseoso, y a la espera... de él. Todo lo que
tenía que hacer era cooperar.
¿Pero cómo podría? El Señor sabía que yo quería, ¿pero podría refrenarlo? ¿Le podría impedir al
demonio jalar demasiada energía mientras disfrutaba de eso en un nivel no físico? Dudosa, que
disparé mi arma más fuerte. “Y- yo que no quiero esto”.
Dan se rió. “Seguro que no.” Y con eso, él me besó, sus labios suaves y tiernos. Me hundí en él y él
movió su boca contra la mía, incitándome a que le respondiera.
Tenía tantos extraños sentimientos encendiéndose dentro de mí, no sabía qué hacer. Ese beso con
Johnny Morton había sido una cosa sin importancia comparada con esto. Johnny era un niño, pero
Dan definitivamente era un hombre. ¿Estaba lista para esto?
Y él seguro sabía cómo besar. No podía evitar reaccionar, y el poder giró dentro de mí,
respondiendo a la sensualidad de Dan. Pero no trató de asumir el control, no intentó forzarle. En
lugar de eso, Lola pareció contenta de dejar a Dan animarme.
No que él necesitase cualquier ayuda del demonio para hacerme estremecer — él lo estaba haciendo
bien por si mismo. Él rompió el beso para decir con voz ronca, “Dime que no quieres esto”.
Dios ayudame, yo quería — enormemente. Había controlado a Lola hasta ahora, tal vez era posible
evitar que asumiera el control. ¿Y por qué no debería intentar? Todas las chicas de mi edad habían
hecho esto, ¿por qué yo no podría? Yo en realidad quería saber cómo era besarse con un tipo.
Sintiéndome como si me ahogara en la sensación, admití, “No puedo decirte eso.” Tiré de su cabeza
hacia la mía y le besé con toda la frustración reprimida que había mantenido dentro por tanto
tiempo.
Él respondió del mismo modo y pronto estábamos ambos jadeantes, yaciendo medio encima, medio
fuera del sofá. Dan se arrodilló y se sacó el suéter, echándolo a un lado.
“Oh, vaya,” respiré. Si no hubiera sucumbido antes, la vista del pecho de Dan me habría hecho
dejar caer mis defensas en un instante. Ligeramente esculpido con los lisos músculos de un hombre
que se entrenaba en artes marciales, su pecho estaba salpicado de pelo café claro y un par de viejas
cicatrices.
Y pensaba que él era caliente antes.... Una oleada de hambre se relamió a través de mi, merodeando
dentro de mi como un depredador en la cacería.
Él trató de alcanzar mi blusa pero yo agarré su mano y la mantuve alejada. Mi cara estaba
demasiado caliente, y el resto de mi cuerpo no estaba mucho mejor. No podía ir un poco más allá,
no podía arriesgarme a que el demonio se soltara, aunque seguramente estaba tentada. ¿Cómo se
sentiría tener sus manos sobre mi piel desnuda? ¿En esas partes que estaban doliendo por la
necesidad?
Como si Lola sospechase no podía confiar en que le diera lo que quería, ella estalló libre, enviando
sus tentáculos ávidos de poder azotando a Dan.
No, no, no. Mientras observaba con impotente horror, desesperadamente intentando recoger los
restos destrozados de mi control, Dan se alzó, su cuerpo arqueándose con sorpresa. Los ojos de Dan
se ampliaron y él agarró mis brazos más fuerte mientras él se estremecía en el éxtasis.
No, no, no. Esto no podía estar ocurriendo.
Él me soltó y colapsó de regreso sobre el sofá, y usé todo en mi poder para evitar que el súcubo
bebiera toda esa deliciosa energía y lo agotara. Gateé lejos de él hacia una silla en una esquina
lejana, esperando que la distancia lo hiciera más fácil para ambos. Cuándo finalmente tuve al
súcubo de vuelta escondido, pregunté, “Dan, ¿estás bien?”
Él yacía repantigado en el sofá, intentando recobrar el aliento. “Dios mío,” él se quedó sin aliento.
“¿Qué... qué diablos fue eso?”
“¿Una sesión de caricias realmente buena?” Me aventuré. Pero la cólera en sus ojos me dijo que él
no lo estaba creyendo, y que mejor daba una explicación plausible — rápido.
Dan frunció el entrecejo. “Y un carajo que lo fue. Eso fue algo diferente. Se sintió como... como
cuando Charlene tenía sus manos sobre mi. ¿Eres un vampiro?” Él preguntó apretadamente.
“¡No!” Él no pensaba claramente. “Me viste manejando plata y sin ningún problema con la luz del
sol.” Pero él probablemente se sentía manipulado y controlado ahora mismo... violado. ¿Quién
podría culparlo? Le observé ansiosamente.
Él entrecerró sus ojos. “De acuerdo, entonces no eres un vampiro. Pero no eres muy humana,
tampoco, ¿verdad? Vi tus ojos relampaguear con una luz púrpura extraña. ¿Qué eres?”
Mordí mi labio, viendo a cualquier parte excepto a él. ¿Cómo le podía decir?
“¿Eres algún tipo de... de... engendro infernal?”
Oh sí, correcto. Esa no era la primera cosa en la que habría pensado. “Que yo sepa, no hay tal cosa
como engendros del infierno,” dije indignantemente.
“Deja de evadir la pregunta. ¿Qué eres?”
Me retorcí un poco, entonces admití, “Mi... mi bisabuelo fue un demonio”.
“¿He estado besando a un demonio?” Él se levantó rápidamente.
“Sólo un octavo demonio,” dije, mis ojos suplicándole que comprendiera.
“¿Entonces... qué?” Él preguntó, echándose sobre una silla. “¿Te vuelves toda rugosa y escamosa
ahora?”
Maldita sea, lo sabía. Sabía que él pensaría de mi como un monstruo. ¿Por qué había sido tan
estúpida? “No seas ridículo. ¿Me veo como una lagartija para ti?”
“No... ¿pero como se supone que voy a saber que harás?”
Suspiré. “Hay todo tipo de demonios”.
“¿Qué tipo eres tu?”
“S-soy en parte súcubo”.
“¿Qué diablos es eso?”
Todavía evitando su mirada, dije, “Un súcubo es demonio femenino... de la lujuria. Yo llamo a la
mía Lola”.
“¿Demonio de la lujuria? ¿Quieres decir que me obligaste a sentirme como lo hice?”
Él sonó traicionado. Encontré su mirada entonces. “No enteramente. Nuestra atracción mutua
simplemente le fortaleció”.
“¿Qué es ‘eso’ exactamente? ¿Qué hace un demonio súcubo?”
“Absorbe la energía generada por la lujuria”.
Él clavó los ojos en mí por un momento mientras se daba cuenta de las implicaciones de mi
confesión. Cuándo él finalmente recobró sus facultades de hablar, preguntó, “¿Te alimentaste de
mi?”
“Un poco,” admití. “Pero lo detuve tan pronto como pude”.
“¿Has estado alimentándote de mí todo este tiempo?”
“Lo haces sonar como si te hubiera seducido contra tu voluntad,” protesté. “Tu iniciaste esto”.
“Tal vez,” él dijo entre dientes. “Pero tu eres quien lo terminó”.
“No yo,” dije, odiando la manera en la que sonaba tan desesperada y suplicante. “Fue el demonio
dentro de mí. Pensé que la podría controlar, mantenerla oculta, pero eras tan bueno besando, lo
perdí”.
Él desechó mi adulación con un movimiento cortante de su mano. “Dijiste antes que eras un octavo
demonio. ¿Ahora estás tratando de decirme que vive dentro de ti como un ser separado? ¿Qué
quiere decir eso? ¿Lo que Lola quiere, Lola consigue?”
Encorvé mis hombros. “No. La tengo bajo control... la mayor parte del tiempo”.
“¿Así que puedes deshacerte de ella?”
“Ojalá pudiera, pero no funciona de esa forma. Lola realmente es una parte de mí.” Negué con la
cabeza tristemente. “Lo siento tanto. Micah pensó que podría ser capaz de controlarlo — “
“Espera,” Dan dijo, “¿Micah también es un súcubo?”
“En realidad, al demonio masculino de la lujuria se lo llama íncubo”.
“Lo que sea. ¿Lo es, también?”
“Sí. Él lo heredó de su padre. Yo lo heredé de mi papá.” Apreté un almohadón contra mi estómago,
sintiéndome miserable. “Él no podía controlar al íncubo, así que se mató”.
“Bien, eso explica bastante.... ¿Ramirez sabe lo que eres?”
“Sí. No sé cómo, pero lo sabe”.
“Eso hace cuatro demonios de la lujuria hasta ahora, dos vivos. ¿Cuántos hay en la ciudad?”
“N- no lo sé. Hasta que encontré a Micah, pensaba que era la única”.
Él se vio pensativo. “Dijiste que hay más de un tipo de demonio. Esos trajes en Purgatorio… no
eran trajes, ¿verdad? Esos eran verdaderos demonios”.
Tan forzó a mi cabeza a levantarse rápidamente. ¿Eran reales? “No sé. Si lo eran, no lo sabía
tampoco. Fang podría decirte — “
Me detuve de golpe, deseando poder retroceder lo que acababa de decir.
“¿Fang?” Él repitió. “¿El perro es un demonio?”
“Hasta cierto punto, ” dije débilmente. “Como yo. Él es en parte perro del infierno, por lo que puede
olfatear vampiros y otros demonios.” Además él hablaba conmigo en mi cabeza, pero no estaba
segura de que Dan estuviese listo para oír eso todavía.
Dan negó con la cabeza aturdido. “¿Todo el mundo tiene sangre sobrenatural excepto yo?”
“Claro que no. Y solamente porque seamos en parte demonio no quiere decir que seamos
completamente malvados, ya sabes. Como tú, intentamos vivir vidas normales. Comemos,
dormimos, bebemos — “
“Chupan sangre, se alimentan de la energía sexual...”
“Eso no es justo,” protesté.
“¿Justo?” Él repitió, su voz aumentando. “¿Qué diablos es justo acerca de cualquier cosa de todo
esto? ¿Cómo puedo decir qué es real ahora? ¿Cómo puedo decir qué sentimientos son realmente
míos, y cuáles son causados por Lola?” Él me miró furiosamente. “Apagalos”
“¿Qué?”
“Desactiva tus poderes. Quiero saber que siento en realidad sin ellos”.
Negué con la cabeza lentamente. “No es como un grifo. No lo puedo desactivar. Sólo lo puedo
mantener doblegado... como ahora. Cualquier cosa que sientas en este momento viene de ti, no de
mi”.
“¿Cómo sé eso?”
“Tienes mi palabra sobre eso”.
Él bufó. “Tu palabra. Cierto. ¿La palabra de una mujer que se hace pasar por humana y miente
acerca de ser un demonio a su propio compañero?”
“Tenía una buena razón para no decirte,” contesté bruscamente.
“Sí — así tu y Lola me podrían dejar seco sin que yo lo supiera”.
“No, si hubiera querido hacer eso, podría haberlo hecho la primera vez que nos encontramos. Pero
sabía que no lo comprenderías”.
“¿Qué hay que comprender? No es extraño que seas tan buena matando a los monstruos — eres una
de ellos.”
Él se volteó, pasando una mano sobre su rostro. “Apreciaría si te fueras ahora. Le pediré a Ramirez
otro compañero a primera hora mañana”.
Vaya. Hablando sobre una patada al hígado. No sé por qué, pero no había esperado eso. Supongo
que pensé que podríamos resolverlo, podríamos encontrar una forma de continuar trabajando juntos.
Creo que no.
Y todo era mi culpa. La vida simplemente había comenzado a ir bien otra vez, pero tenía que ir y
arruinarlo todo.
No, eso era un error. Lola lo había arruinado, y ahora Dan pensaba que era algún tipo de monstruo.
No había nada más que pudiera hacer o decir. En cuanto las lágrimas me cegaron, parpadeé
metiéndolas de regreso, recogí mis cosas, y me fui.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:23 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:47 pm

Capitulo XI
Me desperté de un inquieto sueño la siguiente tarde luego de una noche de regañarme a mí misma.
Aunque no dormí mucho, me sentía más fuerte de lo que jamás me había sentido, más
vibrantemente viva. Me habría gustado atribuirlo a una vida saludable, pero sabía que era porque
Lola se había alimentado de la energía de Dan.
Estaba verdaderamente aliviada de haberla detenido antes de que fuera demasiado lejos. ¿Pero qué
si no lo hubiera hecho? Me estremecí. Eso habría sido una catástrofe. Dan ya estaba enojado
conmigo. Si hubiera tomado más de él, realmente estaría furioso... o muerto.
Pero lo que más odiaba era cuan bien me sentí, como si hubiera estado sedienta toda mi vida y justo
hubiera conseguido un diminuto sorbo del néctar de los dioses. El único problema era, que no quise
simplemente un sorbo. Quise beber y beber hasta llenar todos los lugares deshidratados, vacíos en
mi ser. Sí, en su mayor parte era la Val-demonio la que se sintió de ese modo, pero temí que una
buena cantidad de eso fuera de la Val-humana, también. ¿Era eso enfermo, o qué?
Fang me golpeó ligeramente con su hocico, ofreciendo consuelo. No estás enferma. Eres normal.
Es todo el asunto ese de las hormonas de los adolescentes, ya sabes.
Tal vez. Le sonreí. “Gracias por intentar.” Simplemente deseé que pudiera creerle.
Él se acurrucó más cerca y lamió mi mano cuando acaricié sus suaves orejas.
De ahora en adelante, me iba a limitar a los perros. Eran dulces, sencillos, y amaban sin reserva.
Los tipos eran simplemente demasiado trabajo.
Debería haber tenido mejor criterio, debería haber confiado en mis instintos y no acercarme
demasiado. Había pensado que podría manejarlo, podría mantener bajo control a Lola. Pero el
súcubo me había traicionado en el peor momento posible. Y ahora estaba pagando el precio.
Eso era lo asesino. El precio era demasiado alto por unos pocos momentos de dicha. Me había
costado la amistad de Dan.
Parpadeé para contener las lágrimas. Las personas en todo el mundo formaban parejas. ¿Sería
alguna vez mi turno? ¿Podría alguna vez ser yo misma y encontrar alguien a quien amar sin
entregar a mi humanidad para hacerlo?
Las lágrimas salieron entonces. Esto sólo confirmaba que nunca podría acercarme a un hombre otra
vez. No de esa forma, de cualquier manera. No a menos que tomase el consejo de Micah y
encontrase a alguien de quien podría aprovecharme para alimentar a Lola primero.
Sí, como si eso alguna vez fuera a ocurrir.
Olvídalo. Sólo me convertiría en una vieja solterona con nada excepto perros del infierno para
hacerme compañía a en mis años de vejez.
Val, yo te amo, pero basta con la fiesta de autocompasión, ya.
Enjuagué una lágrima y abracé al cínico y sarcástico perrito mestizo, sabiendo que él sólo estaba
tratando de ayudar. Gracias a Dios tenía a Micah ahora. La única persona que posiblemente podría
comprenderme, preocuparse por mi, era una que fuera exactamente como yo. Solamente tendría que
contentarme con tener a Micah y Fang como mi única familia.
Mi celular sonó entonces, y clavé los ojos en él, preguntándome si debería contestarlo. Realmente
no quería hablar con nadie ahora mismo.
No obstante, podía ser Micah.
Contesté el teléfono, sorprendida de oír la voz de Ramirez del otro lado de la línea.
Su conversación fue breve, pero no muy dulce. “Trae tu trasero a mi oficina en media hora”.
“¿Por qué?”
“Te diré cuando vengas”.
“Pero... ni siquiera estoy vestida aún.” Y en realidad no quería hablar con nadie en mi actual estado
de ánimo.
“Cuarenta y cinco minutos entonces.” Su tono fue tajante.
“Pero —“
“Si quieres mantener este trabajo, ven aquí dentro de cuarenta y cinco minutos.” Sin esperar por una
respuesta, él colgó el teléfono.
Clavé los ojos en el teléfono incrédula. Dan seguro no había desperdiciado el tiempo. Al menos,
asumí que eso es lo que tenía a Ramirez tan enojado. Bien, había sólo una forma de averiguarlo.
Salí gateando de cama y me dirigí hacia la ducha. Había perdido bastantes cosas importantes en mi
vida últimamente, no quería perder mi única fuente de ingresos también.
Llegué al West Substation con tres minutos de sobra. El sargento del escritorio le dio a Fang una
mirada dubitativa, pero debía haber tenido la aprobación de Ramirez, pues él nos envió ambos hacia
la parte de atrás.
Abrí la puerta de la oficina del teniente y me paré en seco. Dan estaba allí, sentándose frente a
Ramirez.
Ah, diablos. No estaba tan lista para esto. Creí que sólo seriamos Ramirez y yo. No me di cuenta de
que él nos obligaría a estar en el mismo cuarto juntos.
Fang le gruñó a Dan como si él fuera un vampiro. Repentinamente me sentí mucho mejor. ¿Ahora
quién era el monstruo?
Y, tomando la indirecta de Fang, decidí no mostrar mi dolor. No le daría a Dan la satisfacción.
“¿Qué está haciendo ella aquí?” preguntó Dan.
Ramirez dijo, “Toma asiento, Val. Te prometo que Dan no morderá”.
Fang bufó. Sí, pero yo no estoy haciendo ninguna promesa.
Dan hizo algún tipo de sonido ahogado otra vez, pero mantuvo su boca cerrada. Dándole una
mirada cautelosa, me senté en la única otra silla disponible... junto a él.
Esta vez, estaba tan decepcionada de él, tan enojado por su intolerante actitud, que el súcubo no
estaba ni siquiera tentado. Lola y yo merecíamos algo mejor.
Pero en cuanto Fang se acomodó protectoramente entre nosotros y Dan intentó moverse
rápidamente más lejos, algún impulso me hizo susurrar, “Lola dice hola”.
Dan se puso de pie rápidamente. “¿Me puedo ir?” Él le preguntó a Ramirez.
Eres genial, chica, dijo Fang, riéndose silenciosamente.
El teniente frunció el entrecejo. “No. Siéntate.” Él nos miró furiosamente a ambos mientras Dan se
sentaba otra vez.
“Ahora, ¿qué es esto de que ustedes ya no quieren trabajar juntos?”
Me encogí de hombros, fingiendo indiferencia. “Pregúntele a él. Fue su idea”.
Prácticamente podría sentir a Dan poniéndose rígido en la silla junto a mi. “No trabajamos bien
juntos,” Dan espetó.
“Lo han estado haciendo hasta ahora,” Ramirez dijo serenamente. “¿Qué ha cambiado?”
“No somos... compatibles,” explicó Dan.
Ramirez frunció el entrecejo. “¿Qué diablos piensas que es esto? ¿The Bachelor19? No les estoy
pidiendo que convivan, sólo que trabajen juntos”.
La barbilla de Dan se elevó y él igualó el semblante ceñudo del teniente con el suyo propio. “Bien,
ya no puedo hacer eso. Quiero otro compañero”.
Estaba completamente de acuerdo. No quería trabajar con alguien que ni siquiera me consideraba
humana. Fang resopló en mi rodilla. Sí. El único compañero que necesitas es a mí.
“No puedo hacer eso,” dijo Ramirez. “Todos los demás en la unidad ya están en parejas y trabajan
19 N/T: The Bachelor: programa de TV estadounidense en el que un joven era cortejado por 25 mujeres a las que iba
descartando a medida que iba teniendo citas con ellas. Finalmente debía quedar una “elegida” y entonces terminaría
la temporada. The Bachelor significa, literalmente, “El Soltero”.
bien juntos”.
“Entonces trabajaré solo,” dijo Dan.
“Preferiría eso, también,” dije, por si acaso el teniente pensaba que él estaba tratando de guardar
mis sentimientos o algo.
Él me sacó del error de mi idea rápidamente. “Ustedes no trabajarán solos, ninguno de los dos. Es
demasiado peligroso estar allí afuera sin respaldo”.
Me encogí de hombros. “Lo hice antes. ¿Qué es diferente ahora?”
“Te diré lo que es diferente. Tenemos vampiros saliendo de quien sabe que inesperados lugares. Los
ataques se han duplicado en la última semana, y por lo que escuche, se convierten más y más
chupasangres todos los días”.
“Tal vez es por la época del año,” dije, ofreciendo una explicación posible. “Halloween, Días de los
muertos...”
“Tal vez, ” Ramirez concedió. “Pero ahora que los Días de los muertos terminaron, la actividad de
los vampiros no ha disminuido para nada. Afortunadamente, algunos vampiros todavía deben
mantener dominados a los medios para no enterarse — o para que no revelen lo que saben. De otra
manera, habría pánico masivo a esta hora.” Él se inclinó hacia adelante, atravesándonos a ambos
por turnos con su intensa mirada fija. “Es peligroso allí afuera, y no podemos permitirnos el lujo de
perder a ninguno de ustedes. O trabajan juntos, o encuentran otro trabajo”.
“Entonces quiero un traslado,” Dan espetó.
Ramirez se reclinó en su silla y arqueó una ceja ante la vehemencia de Dan. “Así que, finalmente
aprendiste lo que ella es, ¿huh? ¿Finalmente te enteraste acerca de su don?”
“Don,” dijo Dan burlonamente. “Que gracioso”.
Bien, él estaba en lo correcto, ahí — era más como una maldición.
“Sí, don,” Ramirez insistió, dándole a Dan una dura mirada fija. “Sin eso, podrías estar muerto
ahora mismo. Apuesto a que ella y Fang han salvado tu trasero más de una vez, ¿verdad?”
Dan se encogió de hombros, pero no lo admitiría.
“Estoy seguro de que tu también la has ayudado. Y es exactamente por eso que ustedes dos
necesitan seguir juntos. Ustedes hace un equipo condenadamente bueno... cuando no están actuando
como primas donnas, claro esta.” Cuando Dan y yo no contestamos, Ramirez agregó, “Ustedes dos
tienen el potencial para ser el mejor equipo en la UCE. No puedo permitirme el lujo de perderles
por algo tan estúpido. Los necesito. La ciudad los necesita. Maldición”.
No sabía qué pensar, pero Dan no tuvo problema expresando sus pensamientos. “¿Cómo podemos
trabajar en equipo cuando no puedo confiar en ella?”
“¿Te ha defraudado ella a pesar de eso?” El teniente rebatió.
“No como compañera”.
Eso dolió. “¿Qué quiere decir eso?” Contesté bruscamente.
Pero Dan respondió para Ramirez, no para mi. “Hablo de sus poderes. No puedo confiar en que ella
pueda mantener su lujuria para si misma”.
Fang le miró furiosamente. Thfpttttt.
Tuve que estar de acuerdo con la pedorreta mental de Fang. Qué egoísta tan testarudo. Me reí. “No
te halagues, Sullivan. No eres irresistible.” Ya no.
Ramirez estimó a Dan pensativamente. “Esto no es algo sobre lo que ella tenga control, ya sabes
eso”.
“No es en broma. Averigüé eso anoche”.
El teniente arqueó una ceja, como si le hubiera gustado preguntar cómo, pero sabiamente escogió
no ir en esa dirección. “Pero eso le da a ella cierto filo. Ella es el mejor arma que tenemos para
combatir a los vampiros, y tu eres lo mejor que tenemos que averiguar que esta causando esto y que
están tramando.” Su voz se endureció. “Ahora, ¿van a conformarse y hacer su trabajo o tendré que
patear sus traseros?”
Fang meneó su cola. Ahora eso me gustaría verlo.
Levanté mi mano. “Voto por — “
“Cállate,” dijo Ramirez, cortando mi respuesta de sabelotodo. “Tu no eres mejor. Querías una
posibilidad de combatir a los vampiros, querías la habilidad de alimentar a tu demonio con la lujuria
de la cacería. Te di eso... ¿y ahora quieres ceder porque se te hizo un poco difícil?”
¿Cómo sabía eso él? “No — “
“Bien. Entonces estás dentro”.
Ramirez estaba en lo correcto. Necesitaba este trabajo. No sólo por el dinero, sino por la vía de
escape para mantener bajo control a Lola. Si Dan no lo podía manejar, ese era su problema. “Sí.
Estoy dentro”.
Ramirez asintió con la cabeza, como si no hubiera esperado nada menos, entonces giró su mirada
hacia Dan. “¿Sullivan?”
“Lo haré,” Dan espetó. Dejó tácito pero colgando ahí en el aire que fue lo que no dijo — él lo haría,
pero no le gustaría.
“Bien. Ahora déjenme contarles lo que nos hemos enterado.” Y como si nada hubiera sucedido
jamás, el teniente nos puso al tanto sobre lo que los otros miembros de la UCE habían
experimentado en toda la ciudad mientras Dan y yo tomábamos apuntes. Un incremento de ataques
hacia los turistas, vampiros viajando en pequeños grupos para hacer más daño, y montones de
víctimas perdidas que se convertían en no muertos al día siguiente. Ramirez estaba en lo correcto —
eso si que sonaba mal.
Cuando él terminó, Dan dijo, “Sólo tengo una última pregunta.” Él sonó tan agresivo que tuve el
presentimiento de que no iba a gustarme esto.
“Dispara,” dijo el teniente.
“¿Cómo supo de su demonio? ¿Y por qué no me lo dijo?” Él intentó mantener calmada su voz, pero
la obvia furia bullía debajo de la superficie.
“No te dije porque es un asunto de Val, no tuyo”.
Fang gruñó. Acertó en eso.
Yo misma me había preguntado cómo lo había sabido. “¿Me diría a mi?” Pregunté. “¿En privado?”
Ramirez cabeceó. “Sullivan, ya terminamos aquí. Puedes esperar afuera”.
“Con mucho gusto,” dijo Dan entre dientes y salió.
Una vez que Dan estaba fuera y demasiado lejos como para oír, yo pregunté, “¿Cómo sabía tanto
acerca de mi?”
Ramirez vaciló, entonces dijo, “Mi informante me contó sobre ti, me animó a salir a buscarte de
hecho. Pero tu cruzaste mi puerta antes de que pudiese encontrarte”.
Así que por eso el teniente me había reclutado tan rápidamente. Me lo había estado preguntado.
“¿Quién es? ¿Quién sabe tanto acerca de mí?” Cuando él vaciló, dije, “Por favor, tengo que saber.”
¿Es discreta esta persona... o todo el mundo pronto sabrá lo que era?
Ramirez contestó mi duda no preguntada. “No te preocupes — tu secreto esta seguro”.
“¿Lo está?” Pregunté dudosamente. “¿Cómo sé eso? ¿Cómo sabe usted eso?”
Él suspiró. “No estoy seguro de si estás lista para oír esto aún, pero mi informante no es anónimo.
Él es el líder de los demonios encubiertos20”.
¿El qué?
El teniente asintió con la cabeza como si él hubiera oído mi asombrada pregunta. “Sí, San Antonio
tiene demonios encubiertos. No eres la única en la ciudad, ya sabes”.
20 N/T: Él dice “demon underground”, que literalmente se traduciría como demonios bajo el suelo o demonios
clandestinos.
“Lo sé, pero... ¿hay más?” ¿Más personas como Micah y como yo?
“Sí... más de las que crees”.
“Entonces ¿cómo supo él acerca de mí?”
“Él se encarga de seguir las vidas de toda persona con sangre de demonio, para ayudar donde
puede, ofrecer asistencia cuando se necesita. Si alguna vez lo necesitas, él estará allí para ti
también”.
Sonaba como si este líder misterioso ya me hubiera ayudado al menos una vez. “Lucas Blackburn...
El líder envió a Lucas Blackburn con mis padres, ¿verdad?”
“Podrías decir eso”.
Me relajé un poco. “Pero... ¿cómo sabe usted todo esto?” Una sospecha floreció en mi mente. “¿Es
uno de ellos? ¿Es... en parte demonio, también?”
Fang me golpeó ligeramente. No, lo sabría si él lo fuese.
Ramirez negó con la cabeza y dijo suavemente, “No, no lo soy... pero mi mujer lo es”.
Clavé los ojos en él, boquiabierta.
Él sonrió con arrepentimiento. “No tengo que decirte que esto es confidencial....”
“Por supuesto,” le prometí. Aturdida por el secreto que él acababa de colocar a mi cargo, prometí
hacer todo lo posible para mantener su confianza.
Esa era la parte fácil. Ahora por la parte dura — tratar de encontrar una forma de trabajar con Dan
que no me hiciera sentir como un monstruo... y que no involucrara al monstruo dentro de mí.
Encontré a Dan en el estacionamiento. Él mantuvo su cuerpo alejado y su rostro duro. Pero ya lo
había superado.
La cólera se había drenado fuera de mí y ahora sólo me sentía triste. Triste de que se hubiera
convertido en esto, de que cualquier potencial podríamos haber tenido como confiables compañeros
— de cualquier tipo — se hubiera ido.
Dan pasó una mano por sobre su cara. “Necesitamos hablar de lo que vamos a hacer después”.
“Está bien, ¿dónde?”
Él vaciló por un momento, obviamente intentando pensar acerca de un lugar que fuera lo
suficientemente privado para no ser oído por casualidad, pero que no fuera intimo. “¿Qué tal tu
lugar?”
“De acuerdo. Te veo allí”.
Afortunadamente, Gwen no estaba en casa. Dan deliberadamente tomó asiento en el lado opuesto de
la sala de donde yo me senté, y Fang tan deliberadamente como él se puso entre nosotros y miró a
Dan con una extraña expresión que definitivamente no era nada canina.
“¿Qué exactamente es un perro en parte perro del infierno?” Dan preguntó incómodo, mirando Fang
como si él pensara que el lindo perrito mestizo era tan monstruoso como yo.
Me encogí de hombros. “Las habilidades de Fang parecen recaer principalmente sobre el área de
olfatear vampiros, demonios, y otras criaturas que no son de este mundo”.
Pienso agregar castrar policías estúpidos a mis talentos.
“¿Entonces por qué me esta mirando de esa forma?”
Opté por no transmitir la amenaza de Fang hacia los genitales de Dan. “Él también es muy
inteligente”.
“¿Qué significa eso?” preguntó Dan, viéndose un poco ofendido.
Suspiré. “Él comprende el inglés, y aunque no lo puede hablar, él puede comunicarse
telepáticamente. Conmigo, en todo caso”.
Dan le echó una mirada abajo hacia Fang, cuya mandíbula había medio abierto en lo que se veía
como diversión canina. “¿Tu me entiendes?” Dan preguntó escépticamente.
No, duh. El colmillo rodó sus ojos e entonces deliberadamente cabeceó.
Dan se vio sorprendido. “¿Huelo a vampiro para ti?”
Fang negó con la cabeza.
“¿Entonces por qué estas mirándome fijamente?” Él le preguntó al perro.
Porque tengo hambre y te ves como el almuerzo.
Bufé. “¿Qué esperas que haga, que deletree una respuesta en la alfombra? Tendrás que confiar en
mí traducción o limitar tus preguntas a las que él pueda contestar con acciones. Él no tiene cuerdas
vocales como humanos. Si él estuviese en modo de caza de demonios, lo sabrías — sus ojos
relampaguean de color púrpura, también. Pero creo que la razón por la que él está mirándote
fijamente es porque has sido tan hostil y él quiere asegurarse de que no vayas a lastimarme”.
Lo tienes, bebé.
Fang soltó un ladrido agudo y una mirada furiosa que no le dejó a Dan ninguna duda de que el perro
del infierno estaba de acuerdo conmigo.
“¿Yo lastimándote a ti? Que gracioso”.
Cansada de toda esta cosa de Val-es-un-monstruo, dije, “¿Terminamos con los insultos? ¿Podemos
ponernos a trabajar ahora?” Enfocar la atención en trabajo sería lo mejor lo mires por lo donde lo
mires. Tal vez entonces Dan olvidaría lo que era... y yo olvidaría que él pensó acerca de mí como
algo menos que humano.
“Bueno,” dijo él a regañadientes, aunque no se disculpó. “Y ahora ¿qué?”
“Todavía piensas que Alejandro es el culpable, ¿cierto?”
Dan cabeceó. “Las cosas empeoraron justo cuando su movimiento comenzó a aumentar. No veo
cómo eso podría ser una coincidencia. No podemos pasar por alto que él podría ser responsable del
incremento en la actividades. Hablemos con él otra vez, veamos si podemos enterarnos de algo
más”.
“Sí, antes de que mis padres se metan en esto y hagan algo estúpido.” Hice una pausa, recordando.
“Me gustaría averiguar también donde se esta quedando Jen, si puedo”.
“Bien, hice un poco de investigación antes acerca de él para ver si podía obtener una dirección
particular”.
“¿Y?”
“No hubo suerte. Sus bancos de sangre están todos a nombre del Nuevo Movimiento de Sangre y él
no figura en la lista como un miembro oficial o de la junta en los registros corporativos del estado.
Es difícil averiguar más información sin saber su apellido. Alejandro es un nombre común aquí en
San Antonio.” Y antes de que pudiese preguntar, Dan agregó, “Revisé bajo el nombre de Lily,
también. Nada cambió desde que ella fue... convertida”.
“¿Podría ser que todavía este viviendo en el mismo lugar que cuando ustedes salían?” Pregunté.
“No — ella lo dejó y alguien más ya se ha mudado ahí. Pero no ha registrado un cambio de
dirección en ningún lugar que pudiera encontrar”.
Asentí con la cabeza lentamente. “Y no sabemos los apellidos de ninguna de sus otras personas.
¿Me pregunto si lo hacen a propósito?”
“Probablemente. La mayoría de cultos intentan obligar a las personas a sumergir su identidad en la
de ellos”.
Ese fue un pensamiento extraño. “Éste no es un culto en realidad, ¿verdad?”
“Todavía no... ¿pero quieres apostar a que no se convertirá en uno?”
“Sí, supongo que podría, incluso si Alejandro no lo quiere. Entonces, ¿que hacemos ahora?”
Dan se encogió de hombros. “Investigamos, vemos qué pistas podemos encontrar, vemos si
podemos encontrar una conexión entre los tres vampiros que nos atacaron y el Movimiento”.
Asentí con la cabeza. “Tiene sentido. ¿Cómo?”
“Ver que se está diciendo en las calles”.
“¿Te refieres preguntarle a las pandillas?”
“No, no creo que sepan demasiado acerca de esto. Quiero decir que deberíamos preguntarles a los
chupasangres. Encontrar una pareja e interrogarles”.
Fang se animó. Buena idea.
Dan continuó, “Pronto oscurecerá. Consigamos algo para comer, después atrapémoslos antes de que
ellos puedan conseguir un poco de comida”.
Grrr.
Estaba de acuerdo con Fang, pero al menos Dan parecía estar tratando de superar sus prejuicios.
“Lo haces sonar tan fácil".
“Oye, ¿cómo puedo perder con un perro del infierno y una Cazadora de vampiros a mi lado?”
Él mantuvo su tono ligero, pero había algo bajo eso, como si él resintiese tener que confiar en
nosotros para ayudarlo. “Está bien, vamos a capturar algunos vampiros”.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:24 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:48 pm

Capitulo XII
Dan se puso de pie. “Entonces, la cena primero, ¿después a donde? ¿El banco de sangre para
averiguar sobre tu hermana? ¿O prefieres ir a cazar primero?”
Pensé por un momento. Por todas las señales, Jen no parecía estar en peligro inmediato. “A cazar”.
Según las notas de Dan, River Walk atraía a más vampiros últimamente, así que decidimos ir hacia
allá primero. Dan fue a recoger el camión de la UCE, pero yo decidí conducir en la Valkyrie y
encontrarlo en un restaurante. Ambos necesitamos un poco de espacio.
Fuimos andando por los escalones de piedra hacia el río. Durante el día, era bastante más colorido.
El bello río verde jade estaba cubierto con docenas de mesas con sombrillas brillantemente
coloridas, repleto de turistas. Elegimos comer afuera en un restaurante en el agua así Fang podría
unirse a nosotros. Él no estaba demasiado contento teniendo que estar atado, pero era requerido en
el River Walk.
La conversación fue escasa desde que no podríamos hablar de nuestro trabajo en público y no
teníamos mucho más que decir el uno a otro. Para cuando terminamos de comer, ya se había puesto
el sol.
Sin embargo nunca estaba realmente oscuro en el área de River Walk, no con las centelleantes
bombillas de colores en los árboles y los hoteles y restaurantes ocupados a lo largo del río. Dos
grupos de gente festejando fueron con la corriente en rojas lanchas para la cena, apenas dejando
pasar el uno al otro en el estrecho río y añadiendo un breve estallido de risa y alegría a la tarde.
Me recordó que era lo que nosotros estábamos tratando de preservar — el derecho de las personas a
vivir sus vidas y disfrutar de ellas sin preocuparse acerca de las cosas oscuras que ocultas
acechaban. No se trataba de combatir la lujuria dentro de mí o de matar vampiros. Necesitaba
recordar eso.
Dan hojeó las notas que él había tomado en la oficina del teniente. “Parece que la mayoría de los
que se han visto han estado río abajo. ¿Empezamos allí?”
Cabeceé. Ahí es donde había matado al vampiro la noche que encontré a Fang.
Después de que pagamos y salimos, nos dirigimos pasando el área turística, hasta la orilla más
oscura de River Walk, andando por el camino de losa como cualquier otra pareja normal. Es decir,
cualquier otra pareja normal que mantenía sesenta centímetros de distancia y un pequeño perro del
infierno entre ellos.
Odié el hecho de que fuera necesario, pero sabía que era lo más prudente. Hasta ahora, mi ira hacia
Dan había mantenido a raya a Lola, pero no podría contar con ella para continuar. Un poco de
combate con vampiros esta noche ayudaría a encargarse de ella.
Como si mi deseo se hubiera cumplido, Fang repentinamente se detuvo y olfateó el aire. Con ese
delator destello púrpura en sus ojos, él gruñó y entró en acción, sacando la correa de un tirón de mi
mano y escapándose hacia el muro de contención.
¡Vampiro! él me dijo, innecesariamente.
Dan corrió tras él conmigo siguiéndolo poco detrás, mi sangre del demonio chisporroteando por la
expectativa de la acción. Dan saltó algo, pero no lo noté a tiempo y tropecé. En cuanto quedé
tumbada torpemente, tuve un momento para sentirme agradecida de que la cosa grande y suave
hubiera evitado que me raspara las manos o la cara sobre el terreno, entonces me percaté de que la
cosa sobre la que había aterrizado era un cuerpo humano. Uno cálido, sin movimiento.
Horrorizada, gateé fuera de eso. No, no eso. Ella. Había visto a bastantes vampiros muertos en mi
corta vida, pero los humanos... eso era algo enteramente diferente. Me congelé por un momento.
Esto no era algo con lo que hubiera tenido que tratar antes.
Dan y Fang se precipitaron hacia delante, y me reprendí a mí misma. Eres una profesional, una
cazadora. Ya sabes que hacer.
Sí — tenía que ver si la mujer todavía estaba viva. Me arrodillé para sentir el pulso en el lado de su
cuello. Desafortunadamente, no había pulso, sólo un par de pinchazos limpios, exudando pegajosa
sangre mojada. Pobre mujer.
Dan y Fang regresaron, un poco más lentamente de lo que habían salido. ¿Perdiste el aroma? Le
pregunté a Fang, limpiándome la sangre de mis pantalones vaqueros.
Sí. Él debe haber ido hacia los árboles o los tejados, porque no hay nada en el suelo.
“Lo perdimos,” dijo Dan. Él echó una mirada abajo hacia la mujer con la que había tropezado luego
me miró. “¿No sabes hacer algo mejor que contaminar una escena del crimen?”
“Muy divertido”, contesté bruscamente. “Estoy segura de que la mujer muerta aprecia tu humor.” Y
una muerta muy reciente, también, si el calor de su cuerpo servía de indicación.
Fang olfateó el cuerpo completamente. Él conocería el aroma de ese vampiro si lo encontrase de
nuevo.
Dan sacó la cartera de la mujer muerta de su bolso entonces llamó a Ramirez desde su celular,
recomendandole que enviara un equipo aquí tan pronto como sea posible, antes de que algún turista
diese un paseo por aquí. “La víctima es una mujer caucásica, llamada Lorena Kott, con una licencia
de conducir de Louisiana," le dijo a Ramirez. “Probablemente es una turista.” Él sacó una de sus
tarjetas de negocios. “Dice que es una viróloga molecular".
Miré abajo hacia ella con pesar. En realidad yo no veía muy a menudo a las víctimas. “Ella se ve
como una mujer agradable. ¿Me pregunto que estaba haciendo en esta parte del River Walk sola?”
“Oh Dios mío, Lorena,” exclamó una mujer desde la acera detrás de nosotros. Ella clavó los ojos en
el cuerpo horrorizada y se apresuró hacia nosotros.
Dan y yo gastamos los siguientes veinte minutos intentando calmar a la mujer histérica, y estuve
agradecida cuando llegó el equipo y se encargó. Esto tenía que detenerse. No quería tener que hacer
nuevamente esto para los seres queridos de alguna pobre persona nunca más. ¿Qué tal si hubiera
sido Jen? El pensamiento hizo correr mi sangre de repente, brindándome aún más determinación
acerca de enterarme de tanto como pudiera.
Después de que el equipo se encargó, Dan y yo tuvimos la libertad de realizar un poco más de
cacería. Desafortunadamente, con todas las sirenas y las luces intermitentes, supuse que cualquier
vampiro ya se habría ido hacía mucho para estos momentos.
Ramirez estaba en lo correcto — los vampiros se ponían más atrevidos, acercándose a áreas muy
concurridas, eso era tan poco común de ellos. “Vamos a cualquier otro sitio,” sugerí.
Dan estuvo de acuerdo y nos dirigimos hacia el cutre lado oeste de la ciudad donde había habido un
incremento en la actividad vampírica, yo en mi motocicleta y Dan siguiéndome en el camión. Pero
mientras pasábamos el HemisFair Park con su distintiva Torre de la silueta de América, Fang
repentinamente me dio un golpe con su hocico, fuerte. Miré hacia atrás y vi que él gruñía, su pelaje
erizado.
Huelo al vampiro. Dobla a la derecha.
Hice lo que él me pidió y saqué un brazo en esa dirección para avisarle a Dan a donde iba.
El perro del infierno me dirigió a través del parque, finalmente diciendo, Detente aquí.
Apenas había alcanzado a detenerme de un patinazo cuando Fang bajó de un salto de la motocicleta
y salió hacia los árboles, todavía llevando puestas sus gafas protectoras. Tomando un momento para
bajar de un empujón el soporte, corrí tras él, creyendo que Dan estaba un poco detrás.
Mientras el demonio saltaba alegremente en el juego, corrí tan silenciosamente como pude para no
alertar al vampiro. No, cambia eso a vampiros, plural, me percaté al toparme repentinamente con
dos de ellos en un claro.
Un niño que debía estar cerca de la edad de Jen yacía en el suelo, y dos vampiros masculinos
tiraban de una chica entre ellos como si fuera un hueso de la suerte21 que estaban a punto de rasgar.
La chica estaba haciendo desvalidos ruiditos gimoteantes mientras los niños, quienes no se veían
mucho más viejos que sus víctimas, luchaban por conseguirla.
“Alto,” grité. Tu también, Fang. Necesitamos información.
Fang se detuvo, y los vampiros se giraron en nuestra dirección. Rieron a carcajadas, entonces el
pelirrojo a la derecha dijo, “¿O qué? ¿O tu feroz perro cuatro-ojos nos atacará? Ooooh, estoy tan
asustado”.
El otro gruñó, intentando verse malvado y fallando en cuanto dijo con una voz dramática, “No tiene
idea de con que esta tratando”.
21 N/T: Cuando se come pollo, suele quedar un huesito que es llamado el hueso de la suerte, o huesito dulce, que tiene
la forma de una Y. Dos personas deben pedir un deseo, y luego tirar una de cada lado, quien se queda con el lado
más largo verá cumplido su deseo.
Fang bufó. ¿Estamos en medio de una mala película de serie B, o qué? ¿Cuántos años tienen,
doce?
Afortunadamente para mí, el pelirrojo cometió el error de tratar de controlar mi mente. Él debía
haber sido convertido hace muy poco, porque tan pronto como él estuvo conectado pude enterarme
exactamente con que clase de persona estaba tratando. “Oh, ¿de verdad?” Saqué dos estacas fuera
de la pistolera en mi espalda y las hice girar como los viejos vaqueros, dejándolas detenerse con las
afiladas puntas apuntando a sus corazones. “¿Te interesaría apostar sobre eso, Billy? ¿O tu, James?”
Sonreí abiertamente — había estado practicando ese movimiento por un tiempo y finalmente había
cogido el truco.
Lanzaron miradas inseguras hacia mí, obviamente preguntándose cómo sabía sus nombres. “¿Quién
eres tú?” Billy, el flaco pelirrojo, preguntó.
“¿Alguna vez oyeron de la Cazadora?” Yo también podía darle algún uso al estúpido apodo.
“S-sí,” James, el rubio más sólidamente construido, admitió.
“Entonces saben lo que les hago a las criaturas como ustedes que lastiman a las personas. Dejen ir a
la chica.” Di un amenazador paso hacia delante, preguntándome donde diablos estaba Dan.
Los vampiros gruñeron, todavía sin comprender el peligro, todavía pensando que eran inmortales.
“Obligame,” dijo Billy burlonamente.
Oí un sonido pulsante y un chasquido, y Billy repentinamente estaba clavado a un árbol por una
temblorosa flecha con punta en forma de diamante. Mientras el vampiro gritaba, aparté la vista para
ver a Dan justo saliendo de las sombras, volviendo a cargar su ballesta.
Fang ladró. Buen tiro.
“Lindo juguete,” dije con admiración. Así que eso es lo que le había atrasado.
“Más lindo de lo que piensas,” dijo él, apuntando contra James. “Las flechas están bañadas en
plata”.
No era extraño que Billy todavía gritara... y fuera incapaz de soltarse.
“Suelta a la chica,” dijo Dan en voz alta a James. “O el próximo va a tu garganta”.
James ni siquiera intentó resistirse y fue demasiado estúpido como para pensar acerca de utilizar a
la chica como escudo. Él la dejó caer, y ella gateó hacia el niño sobre la tierra, sollozante.
James retrocedió, sus manos alzadas mientras Fang avanzaba con un gruñido amenazador.
Dejame tomar sólo un pequeño mordisco, por favor.
Todavía no. Veamos qué más podemos enterarnos primero.
“No dispare,” James imploró. “No íbamos a lastimarla — simplemente íbamos a tomar un sorbo”.
Billy dejó de gritar lo suficiente como para expresar con voz entrecortada su acuerdo.
“¿Como lo hicieron con ese chico en el suelo?” Dan preguntó, su voz dura.
“Él no está muerto — solo desmayado” dijo James . “Pregúntenle a ella”.
La chica, quién había estado pegándole frenéticamente al chico en el rostro, finalmente habló. “Está
vivo, pero no gracias a ellos.”
Si sus ojos hubieran sido armas, James y Billy habrían sido asesinados en el acto.
Ellos decían la verdad. “Ellos son no muertos recientes,” le dije a Dan, sosteniendo mi mano en la
posición para estacar mientras me acercaba a James.
El vampiro sus clavó ojos llenos en miedo en mi, su boca abriéndose del susto mientras él
retrocedía tan lejos como podía.
Cuando su espalda se tocó contra un árbol y él no pudo irse más lejos, Fang gruñó.
Que debilucho. Una deshonra para vampiros de todos los lugares.
Reprimí una sonrisa. Fang tenía su feroz mirada fija en la entrepierna de James, como un niño
viendo un regalo de Navidad que no podía esperar para desenvolver. “Buen chico,” dije. “Si él se
mueve, come los pedacitos colgantes primero”.
James tragó visiblemente y bajó sus manos para escudar sus pedacitos, los que probablemente ya se
habían arrugado para estos momentos.
“¿Cómo... cómo sabe cuándo fuimos convertidos?”
“Lo sé porque soy la cazadora,” dije y le di una fría sonrisa. “Adelante, intenta controlar mi mente”.
El idiota lo hizo, y en la primera prueba de su mente, él abrió una conexión entre nosotros que ahora
yo dominaba — podría leer cada uno de sus pensamientos. “Preguntale lo que querías saber,” le dije
a Dan.
“¿Cuándo fuiste convertido?” Él preguntó.
“La... la semana pasada,” dijo James.
“¿Quién te convirtió?”
“N-no lo sé. Fue una de esas cosas de las iniciaciones. Todo el mundo estaba enmascarado”.
Dan negó con la cabeza como si él no lo creyese, pero dije, “Él esta diciendo la verdad. Hasta
ahora.” Pero ésta es la primera vez que he oído de alguien que fue convertido por un grupo.
“¿Para quién trabajas?” Dan continuó.
“P-para nadie,” dijo James con su voz entrecortada.
“¿Entonces por qué están trabajando juntos?” Dan exigió saber “La mayoría de los vampiros
trabajan solos”
“Somos mejores amigos, hacemos todo juntos.” James le echó una llorosa mirada a su amigo quien
todavía estaba clavado al árbol. “¿Por qué le hicieron eso?”
Fang dio un paso más cerca mientras Dan amenazaba a James con la ballesta. “Deberías estar más
preocupado por lo que vamos a hacerte a ti si no contestas mis preguntas”
El vampiro no pareció capaz de decidir cuál era la amenaza más peligrosa — Fang o Dan. “¿Qué?
Pregúnteme cualquier cosa, sólo déjelo ir”.
Por los siguientes veinte minutos, Dan interrogó a James. Nos enteramos de que él y su amigo
habían contactado a los vampiros por su cuenta, pensando que convertirse en no muertos
solucionaría todos sus problemas. Pero James no sabía quién los había 'iniciado', no sabía nada
acerca de los tres que nos había atacado, y no tenía ni idea de quien estaba detrás de la repentina
erupción de nuevos vampiros surgiendo por los alrededores de San Antonio. La única orden que sus
iniciadores les habían dado fue evitar al Nuevo Movimiento de Sangre y los bancos de sangre
costara lo que costara.
“Él dice la verdad,” confirmé
“¿A cuántas personas han matado?” preguntó Dan, su voz dura.
“A ninguna, lo juro,” dijo James mientras su amigo lloriqueaba una negativa. “Nunca haríamos eso
— sólo tomamos un poco. Pero tenemos que tener sangre de alguna forma o moriremos”.
Dan me echó un vistazo. Dije, “James esta siendo un pequeño vampiro bueno y esta diciendo la
verdad.” Retrocedí un poco cuando me di cuenta de eso. Estos idiotas se habían metido en algo que
no podían comprender. Pero no era como si repentinamente pudiesen cambiar de opinión y decidir
que no querían ser no muertos después de todo.
“¿Van a dejarnos vivir?” James preguntó, la esperanza apareciendo en su cara.
“¿Por qué deberíamos?” Dan preguntó duramente.
Me moví más cerca de Dan, y dije suavemente, “No han matado a nadie. Tal vez deberíamos
dejarlos ir”.
Dan frunció el entrecejo. “Pero ellos han aterrorizado a las personas. Y no tenemos celdas para
mantener vampiros”.
“Sí, pero no podemos simplemente matarlos.” No cuando estaban indefensos. Cuando él continuó
frunciendo el ceño, agregué con voz baja, “Me recuerdan a Jen. Es el tipo de error estúpido que ella
cometería... que ella todavía puede cometer. Recuerda lo que dijo Alejandro — no todos los
vampiros son malos. Se convierten en más de lo que fueron cuando estaban vivos.” Después de
tocar las mentes de estos vampiros novatos, creí eso. “Tal vez puedas asustarlos para mantenerlos
en el camino correcto”.
Dan se relajó un poco. “Esta bien, tienes un buen punto”.
Relajé los músculos que no me había dado cuenta que había tensado y que Fang suspiró
mentalmente. Bien, rayos. Estaba deseando esos pedacitos colgantes.
Dan recorrió con la mirada a los aterrados vampiros recién nacidos y alzó su voz. “Ustedes son
afortunados. Mi compañera se siente caritativa hoy y quiere dejarlos vivir”.
“No lo haremos de nuevo, lo juro,” dijo Billy.
“¿Se unirán al Nuevo Movimiento de Sangre?” Dan preguntó. “¿Tomarán sangre sólo de aquellos
dispuestos a darla?”
Escuché cuidadosamente la mente de James para ver qué significaba eso para él. Todo lo que
conseguí fue miedo.
“Pero ellos nos dijeron que nos mantuviéramos alejados de los bancos de sangre,” James protestó.
“¿O qué?” Pregunté.
“¿Huh?”
“¿Qué les dijeron sus señores que ocurriría si iban allí?”
“¿Señores? ¿Quieres decir nuestros padres?”
Puse mis ojos en blanco. Estos chicos despistados no sabían absolutamente nada acerca de la
cultura a la que se habían unido. “Su señor es el vampiro que los convirtió. ¿Qué dijeron los suyos
que ocurriría si iban al Nuevo Movimiento de Sangre?”
James pareció genuinamente desconcertado. “Nada — sólo dijeron que no fuéramos allá”.
Dan se vio incrédulo. “Ellos los crearon, les dijeron que no fueran a los bancos de sangre, ¿y
entonces los dejaron irse sin guía o supervisión?”
“Sí, supongo.” James pasó la mirada de acá para allá entre Dan y yo como si se preguntara que
significaba.
“¿No te parece extraño?” Dan preguntó.
“Uh... ¿sí?” Él lo dijo como si le estuviera preguntado a Dan si estaba dando la respuesta correcta.
Suspiré. “Confía en mí, es extraño. Dudo que ellos les estén siguiendo la pista o incluso tengan una
idea de lo que están haciendo”.
“Cierto, ” Dan rechinó. “Pero puedo asegurarte una cosa. Si alguna vez escuchamos que cualquiera
de ustedes ha atacado a una persona otra vez, personalmente los seguiremos, los estacaremos en una
lámina de plata y dejaremos que el sol se encargue. ¿Les quedó claro?”
“¡Sí, señor!” James dijo bruscamente tan inteligentemente como cualquier recluta militar. Billy
asintió con la cabeza.
“Bien — usen los bancos de sangre. Están para eso”.
Dan removió la flecha del hombro de Billy. Los vampiros se alejaron velozmente en la oscuridad,
muertos de miedo. Bien. Tal vez este incidente hubiera metido algo de sentido en sus cabezas.
Deben estar poniéndose desesperados por alguien a quien convertir, dijo Fang, su lengua colgando
fuera mientras el se veía muy complacido consigo mismo.
También él debería. Gracias por olfatear a esos dos para nosotros.
Un placer. Cuando olí a los humanos, también, supe que alguien tenía que estar en problemas.
Oh, sí, los humanos. Eché un vistazo alrededor, pero las dos víctimas habían desaparecido,
aparentemente habían escapado mientras sus asaltantes estaban distraídos.
"Entonces, ¿los demonios de la lujuria son detectores de mentiras, también?” Dan preguntó
conforme desarmaba cuidadosamente la ballesta.
Me encogí de hombros y le contesté cuidadosamente. “No realmente. Pero si intentan controlar mi
mente, puedo leer la suya. Eso es lo que me ventaja en una pelea. Y esos dos eran tan nuevos, no
podrían esconder nada”.
“Linda habilidad. ¿Alguna razón por la qué no me lo hayas dicho antes?” Él sonó un poco ofendido.
“Habría tenido que revelar mi verdadera naturaleza... y mira que bien que resultó eso”.
“¿Cualquier otra cosa que deba saber acerca de ti?”
“Veamos,” dije burlonamente. “Lujuria, lectura de mentes, la velocidad inhumana, súper oído,
rápida sanación... nop, eso lo cubre todo”.
“Bien”.
“Estoy tan contenta de que estés satisfecho. Ahora, hablemos de lo que nos enteramos”.
“¿Cómo qué?” Dan preguntó. “¿Sacaste algo más de que que yo hice?”
“Compartí todo lo que me enteré”.
“Entonces todo lo que sabemos es que algunos vampiros misteriosos los engendraron y les dijeron
que no se acercaran a la organización de Alejandro”.
“Sí. En cierto modo los hace ver como si estuvieran libres de sospecha. Sobre esto de cualquier
manera”.
“Tal vez. Tal vez no,” dijo Dan. “En cierta forma suena como la teoría clásica de juego — la forma
más rápida para atraer humanos con bancos de sangre es mostrarles la alternativa. Las personas se
pondrán en fila para donar sangre en una agradable y civilizada costumbre una vez que esto se haga
público. Él probablemente esta desesperándose, también, desde que las noticias no están
publicándolo”.
“O quizás alguien más esta tratando de hacerlos lucir culpables porque saben que eso es lo que las
personas pensarían”.
“Lo dudo”.
“Eso está por verse”.
Dan se vio exasperado, pero podría ver que él no quedó enteramente convencido por sus propios
argumentos. “Vamos a hacerlo entonces. Vamos a enterarnos”.
“De acuerdo.” Siguiente parada — el banco de sangre de Alejandro. Y será mejor que él tenga
algunas condenadas buenas respuestas.
* * *
Miré encolerizada, exasperada, a la alegre Brittany. “Sí, entiendo que Alejandro no está aquí, pero
¿puedes decirnos donde esta?” Éste era el tercer banco de sangre que habíamos visitado, sin suerte.
“No, lo siento, no lo sé,” dijo Brittany, aparentemente determinada a ser feliz a pesar de mi
molestia.
“¿Y alguno de sus asistentes? ¿Como Lily o Austin?” ¿Cuáles eran los nombres de los otros dos?
Oh, sí. “O Rosa, Luis”.
“No están aquí, tampoco”.
“Mira,” dijo Dan. “Ya sabes que estuvimos antes aquí y nos encontramos con Alejandro y los
demás. ¿Puedes enviarle un mensaje, dejándole saber que nos gustaría hablar con él?”
Un ceño fruncido arruinó su cara bonita. “N-no puedo. No sé cómo ponerme en contacto con él. Es
un secreto”.
Dan y yo intercambiamos miradas. ¿Un secreto? “¿Por qué?”
Brittany pasó nerviosamente la mirada alrededor de la llena sala de espera. Revisé para ver si
alguien estaba observando, y vio un tipo en el área de espera que se veía interesado en nuestra
conversación. Rubio y apuesto, él me parecía familiar, pero no podía recordar de donde.
Brittany debía haberle notado, también, pues ella bajó su voz y se inclinó hacia adelante para
confiarnos, “Alejandro tiene que ser más precavido. Ha habido... problemas últimamente”.
“¿Qué clase de problemas?” Dan preguntó en una voz igualmente baja.
“Algunos de los otros vampiros se oponen al Movimiento. Han estado atacando a las personas fuera
de los bancos de sangre, especialmente cuando Alejandro está allí. Así que, él ha tenido que
mantenerse alejado por un rato”.
Cabeceé. Eso sonaba parecido a lo que nos había sucedido la última vez que estuvimos aquí.
“¿Tienes la dirección de Alejandro?” Dan preguntó.
Brittany se vio sobresaltada por la sugerencia. “Él no le da eso a cualquiera”.
“¿Qué tal su número de teléfono celular?” Dan insistió. “Sé que tiene uno”.
“Tal vez, pero no lo tengo”.
Viéndose tan exasperado como yo me sentía, Dan preguntó, “¿Entonces cómo te pones en contacto
con él si algo sale mal?”
“No lo hago. Contacto al gerente y él se comunica con Alejandro”.
“Bueno,” dijo Dan pacientemente. “¿Podemos hablar con tu gerente?”
Brittany hizo un gesto abarcando a la llena sala de espera. “Tendrán que esperar en la fila. Él tiene
un montón de personas esperando para verle”.
“No importa,” dijo Dan y le dio a Brittany nuestros números de teléfono celular en caso de que ella
viese a Alejandro. “Gracias por tu ayuda”.
Mientras Dan me apartaba, yo pregunté, “¿Por qué no esperaste? ¿O mostraste tu placa o algo por el
estilo?”
“El gerente es un vampiro — él no será más abierto”.
Cierto.
Aunque habíamos mantenido bajas nuestras voces, ese tipo rubio todavía nos observaba. Cabeceé
en dirección a él. “¿Sabes quien es ese tipo — el rubio, el de la camisa azul? Él ha estado
observándonos. Le reconozco, pero no puedo recordar de donde”.
Dan echó una mirada en esa dirección. “No, pero reconocí alguien más en el último banco de sangre
que visitamos”.
“¿Quién?”
“Una mesera del club de Micah”.
Recorrí con la mirada al rubio otra vez. Quité su camisa y agregué cuernos de demonio.... “Eso es.
Él es un cantinero en el Purgatorio.” Intercambiamos miradas. “¿Piensas que es una coincidencia?”
Dan negó con la cabeza. “No creo en coincidencias, no en lo que se refiere al trabajo de policía. No
estamos llegando a ningún lugar tratando de encontrar a Alejandro. Vamos a comprobarlo”.
A regañadientes accedí a visitar al club de Micah. Aunque no me importaría verle otra vez, deseé
que no fuese bajo estas circunstancias. No confiaba en que Dan no lo molestaría. De modo que,
cuando llegamos allí, dije, “Dejame hablar a mi, ¿esta bien?”
Dan arqueó una ceja. “¿Por qué? ¿Porque él es tu primo?”
“Sí.” En cierto modo. “Y tu no tienes un gran historial tratando con esos que son... diferentes”.
Dan se vio como si le hubiera gustado responder a eso, pero él sabiamente mantuvo su boca
cerrada.
Nos acercamos a la puerta del club y Fang nos siguió.
Estoy cansado de esperar afuera.
Puede que no te dejen entrar.
Intentar no hace mal.
Para mi sorpresa, el portero Bela Lugosi que nos habíamos encontrado antes le echó una mirada a
Fang pero puso ninguna objeción mientras nos conducía hacia la parte de atrás a la oficina de
Micah.
Micah estaba entre sets, haciendo un poco de papeleo, cuándo entramos. Fang corrió hacia él y le
saludó como un amigo perdido hace tiempo, y Micah respondió del mismo modo.
“Ese es Fang,” dije con una risa. “Debemos oler parecido o algo. Nunca le había visto hacer eso con
otros”.
Él me gusta, dijo Fang, sonando un poco culpable. ¿Acerca de que se tenía que sentir culpable? A él
le podía gustar quién quisiese.
Micah sonrió y se puso de pie para darme un abrazo. “Es bueno verte otra vez”.
Devolví su abrazo. Se sentía bien sencillamente ser sostenida por alguien que no me juzgaba, que
no quería nada de mi. Le solté a regañadientes, y todos nosotros nos sentamos, Fang
sorprendentemente gateando sobre el regazo de Micah.
Pero antes de que pudiese decir cualquier cosa, una mujer metió su cabeza por la puerta. Ligera, con
una cara traviesa y exóticos ojos sesgados, ella se vio como un duendecillo. “Tengo alguna
información para los suc — “ Ella se detuvo cuando nos vio en el cuarto. “Para esos, uh
mugrientos22".
Micah la miró con el ceño fruncido. “Gracias, Tessa. Lo veré después.” Tessa asintió con la cabeza
y se retiró, y Micah dijo, “Perdón por eso. ¿Qué puedo hacer por ustedes?”
Me retorcí un poco. “Lo siento, pero esta no es una reunión social. Tenemos algunas preguntas para
ti”.
Micah echó una mirada hacia Dan, entonces me cuestionó con sus ojos.
“Él lo sabe,” dije simplemente.
“¿Sabe qué?”
Dan contestó. “Sé lo que son ambos — íncubo, súcubo, todo eso de los demonios.” Su tono fue
suave, pero eso no me engañó. Él sonó demasiado casual, como si el desprecio estuviera hirviendo
justo debajo de la superficie.
La ceja levantada de Micah demostró que él debía haberlo detectado también. “Supongo que la
revelación no fue bien”.
Fruncí mis labios. “Podrías decir eso.” Me volví hacia Dan. “Tal vez sería mejor si me dejaras
hablar con él a solas”.
“Olvídalo”.
“Pero te diré todo lo que consiga,” prometí.
“Entonces no debería haber problema en dejarme oírlo de primera mano.” Dan negó con la cabeza.
“¿Cuál es el problema, Val? ¿Tratando de proteger a tu primo y a sus demoníacos amigos?”
“¿Qué te hace pensar que él necesita protección... o que siquiera tiene amigos demoníacos?”
Pregunté exasperada.
Dan simplemente negó con la cabeza, como si mi pregunta fuese demasiado estúpida como para
contestarla. Esta bien, quizás lo era. No sabía si Micah en realidad tenía algunos amigos
demoníacos, pero si los tenía, planeaba mantener a Dan apartado de eso. Le di una mirada de
disculpa a Micah.
“Está bien,” dijo Micah mientras continuaba mimando a Fang. “¿Qué quieren saber?”
22 Juego de palabras en ingles, ella al comienzo va a decir scuzzie (sucios), pero lo corrige y dice scuzzball
(mugrientos).
“Ha habido un incremento de ataques de vampiros recientemente, y tratamos de descubrir quien
esta detrás de todo eso. ¿Has escuchado acerca de Alejandro y su Nuevo Movimiento de Sangre?”
“Sí. ¿Pero eso qué tiene que ver conmigo?”
“Vimos a algunos de tus empleados en el banco de sangre....” Me fui callando lentamente, sabiendo
que era un intento desesperado.
“Lo que mis empleados hacen en sus días libres es su problema. No regulamos principios aquí”.
Dan hizo un sonido incrédulo. “Dos empleados, dos bancos de sangre diferentes. ¿No piensas que
esa es una malditamente mala coincidencia?”
Micah se encogió de hombros, viéndose despreocupado. “Quizá la propia atmósfera del Purgatorio
deja a mis empleados con más aceptación de lo sobrenatural”.
“Quizá, ” Dan dijo dudosamente. “O tal vez lo aceptan mejor porque son demonios, también”.
Fruncí el entrecejo, no gustándome la manera en que mi compañero asediaba a mi primo, sin
importar cuán distante fuese la relación. Giré hacia Micah, dispuesta a disculparme, pero él no se
veía enfadado. De hecho, su expresión era completamente insípida mientras él continuaba
acariciando a Fang. El perro del infierno tenía un aspecto dichoso en su cara por toda la atención.
Hmm ... extraño. Si Micah era en parte demonio como yo — y él definitivamente lo era — entonces
él debería estar acostumbrado a que los perros detectaran a su demonio y se espantaran. ¿Por qué el
había asumido que Fang era diferente? Él no había estado sorprendido cuando Fang saltó a su
regazo, y parecían terriblemente cómodos juntos. Una repentina sospecha floreció dentro de mí.
“¿Cómo conocías a mi perro? ¿Cómo sabías que él era amigable?”
Ambos Micah y Fang se congelaron, el cuadro de culpabilidad. Entonces Micah se relajó. “Le
mencionaste la última vez que te vi. Creí si él no se oponía a tu naturaleza, no desaprobaría la mío
tampoco”.
“Pero no le mencioné.” Estaba segura de eso.
Micah se encogió de hombros. “Debí haber oído de él en alguna parte, entonces”.
Fang se bajó de su regazo y vino a yacer a mis pies, viéndose tan miserable como sólo un perro
podría. Te amo más a ti.
Ese no era el asunto. Venía a pensar acerca de eso, había algunas otras cosas peculiares, también. “Y
tu empleada Tessa. Ella comenzó a decir sucios, primero, ¿no es verdad? Antes de que ella lo
cambiara por mugrientos. Sucios es como otros llaman a los integrantes de la UCE.
Dan entrecerró sus ojos hacia Micah, cuya expresión no dejaba ver nada.
Seguí esa línea de pensamientos. “Y Ramirez sabía lo que era, sin que yo le dijera. Lo único que
puedo pensar es que Ramirez obtuvo la información de su informante.” Atravesé a Micah con una
mirada desafiadolo a mentirme. “Alguien aquí en el Purgatorio es el informante, ¿verdad? ¿Y el
líder de los demonio escondidos?”
“¿Los qué?” Dan preguntó, viéndose asombrado.
Bien, dispara. No debería haber mencionado eso enfrente de él. Pero no podía preocuparme eso
ahora mientras toda mi atención estaba enfocada en Micah.
Él suspiró. “Eres persistente, ¿verdad? Debería haber esperado eso”.
“Sí, deberías haberlo esperado,” estuve de acuerdo. “Pero deja de dar vueltas y contesta la pregunta.
¿Quién es?”
Él clavó los ojos en mí por un momento, como si estuviera pensando. “No te puedo decir. No
necesitas saber”.
“Sí, necesito saberlo. Él es el informante de Ramirez. Probablemente tiene información que
necesitamos. Si él puede ayudar, no puedes mantener su identidad en secreto. Le necesitamos”.
Micah suspiró. “Tienes razón.” Él hizo una pausa, obviamente renuente a revelar su secreto,
entonces finalmente cedió. “El líder... soy yo”.
Por alguna razón, eso me impactó. Él parecía demasiado joven como para ser el líder de cualquier
cosa. “¿Tu? ¿Por qué no me dijiste?” Bueno, sabía que era poco razonable esperar que él me dijera
sus secretos, pero le había abierto mi corazón, así que supongo que esperé que él hubiera hecho lo
mismo. Irracionalmente, me sentí excluida.
“No necesitabas saberlo aún. Y Sullivan seguro no lo necesitaba.” Él le disparó a Dan una mirada
molesta.
“Perdón por eso.” No había tenido la intención de revelar sus secretos — especialmente desde que
no había sabido que existieran.
“¿Como te enteraste acerca de los escondidos en primer lugar?” preguntó Micah.
“Ramirez me dijo”.
Dan se vio alarmado, pero ese era un secreto que mantendría en privado. Si Ramirez quería que Dan
supiera acerca de su esposa, el teniente le diría.
La repentina comprensión me hizo girar hacia Micah. “Entonces eso era lo que querías decir cuando
dijiste que habías estado ayudándome donde podías. Ramirez dijo algo similar. ¿Conseguiste el
trabajo para mi?”
“No exactamente. Le dije a Ramirez qué eras cuando fue claro que estabas siendo entrevistada por
la UCE, pero fue decisión de Ramirez contratarte”.
“¿Y Fang?” Demandé.
“Fang es un miembro medianamente nuevo de nuestra organización,” Micah admitió. “Lo envié a
conocerte, pero fue su decisión quedarse”.
Fang me dio un golpecito con su hocico, contemplándome con sentimiento. Te escogí a ti, él me
reconfortó. Te amo, bebé.
Bueno, al menos el perro era verdaderamente mi amigo. Y aparentemente Micah también lo era... en
secreto. Cuan extraño era que él hubiera hecho todo eso sin que yo lo supiera. “Así es que si me
ayudaste.” No sabía si estar agradecida... o molesta de que no hubiera logrado nada por mi misma
desde mi nueva liberación.
“Es para eso que están los escondidos,” dijo Micah dijo con una mirada cautelosa hacia Dan.
“No te preocupes,” Dan gruñó. “No revelaré sus secretos”.
Micah cabeceó, aunque él no se vio convencido. “Ayudamos a otros en parte demonios y otros
usuarios mágicos a encontrar trabajos, conectándolos con otros como ellos”.
“Escondidos del resto de mundo,” Dan dijo rotundamente.
“Viviendo vidas normales,” le corrigió Micah. “Sólo queremos ser como todos los demás sin tener
que preocuparnos por ser perseguidos por nuestras diferencias”.
“¿Por qué tu?” Pregunté. “¿Por qué eres el líder?”
“Mi papá fue el líder anterior. Él me educó para tomar su lugar y rescatar a otros como tú y como
yo”.
“¿Entonces por qué ustedes dos no me rescataron?” Indagué, preguntándome por qué nunca había
tenido el alivio de saber que había otros como yo en el mundo. Habría ayudado bastante...
“No necesitamos hacerlo. Tus padres lo hicieron por ti. No importa lo que puedas pensar de ellos
ahora, ellos te ayudaron a aprender a tratar con tus poderes, entrando en la normalidad. ¿Sabes
cuantos te envidiarían por la vida que has llevado? No necesitabas rescate”.
Intelectualmente, lo entendí, pero emotivamente, no estaba realmente cerca aún. Me había sentido
como un fenómeno por tanto tiempo, como una persona completamente ajena a toda normalidad. Él
me pudo haber dado la bienvenida en un mundo donde tenía un lugar. En lugar de eso, él me había
dejado continuar permaneciendo en esa casa, sabiendo lo que él sabía, y sin ponerme al tanto. Me
sentí un poco abandonada, como si mi mejor amigo acabara de decepcionarme.
Fang me golpeó ligeramente con su hocico. No, todavía estoy aquí.
El peludo perro mestizo me hizo sentirme mejor. “Bueno, ¿pero por qué eres un informante?”
Pregunté a Micah. “¿Por qué trabajas para la UCE?”
Micah dio otra rápida mirada cautelosa hacia Dan, pero decidió contestar. “El propósito de los
escondidos es ayudar a nuestra clase a ser aceptados en la sociedad normal. Pero están esos, como
muchos vampiros, quiénes no quieren mezclarse o vivir pacíficamente junto a los demás. Ellos lo
hacen peor para el resto de nosotros, así que entre nosotros, Ramirez y yo intentamos mantener bajo
control a los desagradables”.
“¿Cómo?”
Dan bufó. “Obviamente, él tiene una red de espías en todas partes. Por eso es que vimos a sus dos
empleados en los bancos de sangre, y por es por eso que Ramirez sabe tanto acerca de lo que están
haciendo los vampiros”.
“No les llamaría espías,” Micah dijo. “Observadores, tal vez. Cuando nos enteramos de algo que
pone en peligro la ciudad, le avisamos al teniente”.
Todo ello tenía sentido ahora. Y tal vez él pudiera ayudar con la discusión que teníamos Dan y yo.
“¿Entonces el Nuevo Movimiento de Sangre es malo o bueno? ¿Son ellos los que están detrás del
aumento de ataques de vampiros hacia los humanos?”
Micah hizo una mueca. “Desearía poder contestar eso, pero está por verse. He intentado meter a
algunas personas en su círculo interior, pero no he tenido éxito aún.” Él ladeó su cabeza, viéndose
curioso. “¿Por qué es esto tan importante para ti?”
“Porque no sólo necesitamos detener esta repentina ola de crímenes, sino que mi hermana se ha
enredado con ellos.” Repentinamente se hizo la luz. “Espera. DE... demonios escondidos. ¿Tu me
enviaste el mensaje de texto acerca de Jen?”
Micah asintió con la cabeza. “Mi gente lo hizo, de cualquier manera. Hemos estado vigilandote a ti
y a tu familia, así es que cuando quedó claro que tu hermana estaba quedando involucrada con los
bancos de sangre, pensé que deberías saber”.
“Gracias — aprecio eso.” Otro misterio solucionado. “Pero necesitamos más información. ¿Sabes
donde vive Alejandro? Él debe tener algún lugar donde va a descansar al amanecer todos los días”.
“No sé de buenas a primeras, pero tenemos una extensa base de datos de las actividades de esos que
hemos estado observando. Podría estar allí, pero no tengo tiempo para ir a buscarlo ahora. Tengo
otra función”.
“¿Puedo echar un vistazo?” preguntó Dan.
Cuando Micah se vio renuente, dije, “Él en realidad es un genio con las computadoras. Y si Ramirez
confía en él, tal vez tu podrías, también”.
“Sólo buscaré información de Alejandro y sus tenientes — no tocaré nada más,” Dan prometió.
“Lo vigilaré, me aseguraré de eso,” agregué.
“Esta bien,” dijo Micah, y giró hacia la computadora. Él arrancó un programa y le entregó a Dan,
dándole una mirada penetrante. “Confío en ti por la palabra de Val. No nos decepciones”.
“No lo haré,” dijo Dan. “Palabra de un Sullivan. Confía en mí, es buena”.
“Bien”.
Micah nos dejó solos con la computadora, y Dan se frotó las manos antes de ponerlas sobre las
teclas. “Ahora, a encontrar a Alejandro....”

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:24 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:50 pm

Capitulo XIII
Después de casi media hora de búsqueda, Dan dijo, “¡Lo tengo!”
“¿Qué?” Pregunté, mirando con atención sobre su hombro hacia la computadora.
“Este registro dice que uno de los... espiás de Micah siguió a Alejandro y su gente una noche hasta
una casa, y se quedaron allí todo el día y no volvieron a salir hasta la salida de la luna”.
“Estupendo — eso debe ser, entonces. ¿Dónde queda?”
Él garabateó la dirección. “Está en Alamo Heights”.
“Oh, ¿de verdad? Ese es un barrio bastante lujoso”.
“Sí. Quien sabe cuantos años ha tenido para juntar dinero”.
Cierto — hasta donde sabíamos él podía tener siglos — los vampiros no envejecen después de que
son convertidos.
Micah entró de nuevo entonces, llevando puesto un corto traje del tipo-Tarzan y viéndose como si
acabara de tener un entrenamiento. Una cosa era verle actuar en el escenario, pero otra muy distinta
era verlo casi completamente desnudo y empapado en sudor en su oficina. Dan se vio tan incómodo
como yo me sentí.
Aparentemente sintiendo eso, Micah se puso rápidamente una bata y preguntó, “¿Tuvieron suerte?”
“Sí, lo conseguimos.” Dan se levantó y guardó la dirección en su bolsillo. “Encontramos su
dirección en tu sistema y vamos a investigar esta noche. Gracias”.
“De nada.” Micah se recostó casualmente en contra del marco de puerta, pero sus ojos estaban
serios mientras él estimaba a Dan. “En cualquier momento que necesiten información — o
cualquier cosa relacionada con los demonios —“ él me dio una rápida mirada, “sólo pídanlo”.
Realmente sutil. Pero Dan obviamente no quería saber nada más acerca de Lola. Él hizo una mueca
y dijo, “Gracias”.
“Buena suerte,” nos dijo Micah mientras salíamos de la habitación.
Mientras nos dirigíamos fuera hacia el estacionamiento, Dan dijo, “¿Por qué no tomamos el
camión? Es menos extravagante”.
Él tenía un buen punto. Con Fang sentado en la parte trasera de mi motocicleta con sus gafas
protectoras, teníamos mayor probabilidad de llamar la atención que de desviarla.
Sí, ¡es porqué que soy muy caliente!
Suprimí una abierta sonrisa. Y yo había pensado que sería difícil obligar a Fang a llevar puestas esas
gafas protectoras...
Llegamos a la dirección y los tres nos quedamos sentados allí por un momento o dos, mirando
boquiabiertos la mansión. Hecha en el estilo mediterráneo español, ostentaba tres plantas en al
menos cinco acres23, docenas de cuartos, y un portón de seguridad.
Hablando de consumo llamativo...
“Parece como si hubiera espacio allí para un nido entero de vampiros,” dijo Dan.
“Sí... y algunos humanos también”
Y sería realmente atractivo para Jennifer que siempre había querido más de lo que nuestros padres
habían podido proveer. Solté mi cinturón de seguridad y le di a Dan una dudosa mirada.
“¿Estás seguro de que este es el lugar correcto?”
Dan consultó el papel en su bolsillo. “Es la dirección que estaba en la base de datos de Micah”.
“¿Cómo nos enteramos si es el escondite de Alejandro? ¿Golpeamos la puerta y les preguntamos si
tienen vampiros viviendo allí?”
Él me dio una mirada sardónica. “¿Qué tan lejos crees que nos llevará eso?”
“Probablemente no muy lejos”.
“Sí. Incluso aunque Alejandro nos invitó a hacerle preguntas, él probablemente no estará feliz si
aparecemos en su casa.” Dan pensó por un momento. “Bien, podemos entrar directamente en forma
precipitada y ver si podemos encontrarla, o podemos hacer algo de reconocimiento, ver si éste es el
lugar correcto y si Jennifer siquiera esta ahí dentro.” Él le echó una mirada a su reloj. “Tenemos
aproximadamente cuarenta y cinco minutos hasta el amanecer. Si hay cualquier actividad adentro,
probablemente se detendrá para entonces. Si queremos enterarnos de algo, mejor lo hacemos
ahora”.
“Bueno,” dije. “Echemos un vistazo”.
Fang gruñó y miró detrás de nosotros. Compañía, él avisó.
Una limusina oscura estaba llegando. Todos nos agachamos en los asientos para ser menos visibles,
pero Dan se mantuvo observando por el espejo lateral.
“¿Qué sucede?” Susurré.
“Están ingresando números en una caja de seguridad.” Después de un momento, él dijo, “Bien, han
entrado. Vamos a revisar”.
23 N/T: 5 acres = 2 hectáreas = 20.234 m2
Dan miró fijamente la caja en un poste junto al portón. “Es una cerradura numérica”.
Eché una mirada abajo hacia Fang. “¿Había vampiros en la limusina?”
Él olfateó el aire. No hay mucho en que basarme, pero sí, algunas personas de la creencia de los no
muertos estaban definitivamente en esa limusina.
Bien, así que probablemente teníamos el lugar correcto. Cabeceé hacia Dan.
Dan levantó la mirada a la cerca de hierro forjado donde los diseños de fleur de lis de encima
terminaban en una punta afilada cada quince centímetros más o menos. “Podemos intentar pasar
sobre eso, o esperar otro coche para pasar. A esta hora de la noche, debe haber más regresando al
nido”.
“Podrían,” dijo un hombre desde detrás de nosotros. “O podrían usar el código y entrar de esa
forma”.
Agarré una estaca y me adelanté rápidamente hacia la fuente de la voz, viendo a Dan hacer lo
mismo. Pero Fang meneaba su cola mientras él corría para saludar al recién llegado.
Tranquilícense. Es un amigo.
Dan y yo nos relajamos mientras el hombre, quien permaneció en las sombras, se inclinaba para
mimar a Fang. “¿Qué andas haciendo, amigo?”
Él se enderezó, diciendo, “Me llaman Shade24. Micah me llamó, me pidió que viniera y les diera un
mensaje”.
Shade permaneció escondido, haciendo difícil distinguir sus rasgos, especialmente dado que él
llevaba puesta una capucha que oscurecía su cara. Pero había algo extraño acerca de él, algo que no
estaba bien. Ya que él venía de parte de Micah, probablemente era alguna clase de demonio. Mejor
dejar al tipo mantener sus secretos y su anonimato.
Guardé mi estaca y Dan hizo lo mismo. “¿Qué mensaje?”
“He estado observando este lugar, y Micah dijo que les dijera cualquier cosa que necesitaran saber.
Creo que necesitan el código — 78209”.
Qué originales — era el código postal de aquí. “¿Hay una cámara de vigilancia?”
“No, sólo una voz para visitantes para solicitar entrar.”
“Gracias.” Saqué una foto de Jen de mi bolsillo de atrás. “¿Has visto a esta chica ir allí?”
Shade tomó la foto y la deslizó dentro de su oscuridad. “La he visto, un par de veces.” Él me
24 Shade: significa Sombra.
regresó la foto, nunca dejando ver ni una parte de su piel.
“¿Está ella allí ahora?”
“Quizá. No lo sé. No puedo estar aquí 24/7”.
Mierda. Desearía que hubiera una forma de saberlo con seguridad.
Dan preguntó, “¿Cuántos vampiros están allí?”
“Varía. A veces unos escasos ocho, otras veces hasta veinte. Más en ocasiones cuando esta teniendo
lugar un evento”.
“¿Está ocurriendo uno ahora?”
Shade se volvió hacia la casa como si buscara todos sus secretos. “No, no hay suficientes ventanas
iluminadas”.
“Aún así, ocho son demasiados,” dijo Dan.
“¿No crees que Ramirez nos autorizaría a llevar con nosotros una tropa dentro?” Pregunté
secamente.
“Lo dudo. Y para que sea completamente legal, necesitamos una orden de allanamiento.” Él giró
hacia el espía. “¿Qué puedes decirnos acerca de la seguridad de la casa?”
“Poco, pero no he visto a ningún centinela patrullando los terrenos. Supongo que creen que no los
necesitan”.
Es verdad. ¿Cuantos serían lo suficientemente estúpidos como para meterse a escondidas en un nido
de vampiros con sentidos supersensibles?
“¿Y sistemas electrónicos de seguridad?” Dan preguntó.
“No sé. Sólo observo de lejos, llevo control de las llegadas y salidas cuando la situación lo justifica.
Sin embargo, no ha habido mucha actividad esta noche”.
“¿Alejandro esta adentro?” Pregunté.
“Creo que sí. No le he visto salir, en cualquier caso”.
Dan cabeceó. “Gracias — has sido de gran ayuda”.
“De nada.” Y Shade, fiel a su nombre, se deslizó de vuelta en la oscuridad.
“Entonces,” dije. “¿Entramos a pie o tomamos el camión?”
“Más bien no tomaría el riesgo que alguien viera el camión. Podría estar fuera de lugar entre sus
otros vehículos — especialmente si tienen más limusinas”.
“Está bien, a pie.” Caminé a grandes pasos hacia el portón y tecleé el número que Shade nos había
dado. Tal cual prometió, el portón se abrió, luego se cerró silenciosamente detrás de nosotros.
Nos mantuvimos en las áreas arboladas de los lados mientras nos acercábamos a la casa y
avanzamos lentamente hasta una ventana iluminada. Nos pusimos en cuclillas para mirar con
atención adentro, pero todo lo que pude ver fue la cortina cubriéndola. La mayor parte de las
ventanas de la planta baja estaban de esa manera, excepto por una. Parecía un comedor y estaba
vacío. Tenía sentido — los vampiros no le darían mucho uso a un comedor.
Me incliné para susurrar en el oído de Dan, revisaré el segundo piso.
Él frunció el ceño hacia mi. “De acuerdo, pero se precavida”.
Había varios árboles de roble perenne a lo largo del lado de la casa, y me deslice hacia arriba de uno
de ellos, entonces trepé a una rama para revisar la luz en el segundo piso. Sí, había un par de
personas adentro, aunque todavía no podía ver demasiado a través de las finas cortinas. Le di a Dan
un pulgar alzado y avancé pausadamente poco más. Pero estaba prestando tanta atención a la
ventana que no presté atención a mis pies.
Un pie se resbaló y perdí mi equilibrio por un momento.
Dan, viéndose alarmado, corrió para atraparme, pero agarré una rama y recobré mi equilibrio
rápidamente.
Desafortunadamente, ahora Dan era claramente visible desde las ventanas.
Fang ladró. ¡Cuidado!
“Intrusos,” alguien gritó.
Repentinamente, la ventana más baja fue abierta de golpe y un vampiro que nunca antes había visto
arremetió contra Dan, aplastándole contra un árbol.
Dos más le siguieron afuera y mientras Fang intentaba incapacitar al que estaba atacando a Dan,
Lola se liberó con alegría para la cacería. Bajé de un salto para aterrizar sobre los otros dos,
esperando que pudiésemos librarnos de estos tres antes de que más se unieran a la pelea.
Maldición, no se me había ocurrido sacar una estaca antes de saltar y estaba demasiado ocupada
usando mis pies y mis puños para mantener a raya a estos dos como para sacar una ahora. Vi
momentáneamente a dos vampiros más mirando con atención desde la ventana. Aw, mierda. Ahora
si que estábamos en problemas.
Fang, apresurate, ve a buscar a Shade. Necesitamos ayuda.
Pero antes de que el perro del infierno pudiese salir, un timbre sonó y todo los vampiros se
congelaron. Repentinamente abandonando la pelea, se sumergieron de vuelta a la casa a través de la
ventana y apresuradamente la cerraron.
“Que diab — “ las palabras de Dan fueron cortadas mientras las contraventanas se derrumbaban con
estrépito sobre cada ventana por todo la casa, completamente oscureciendo la vista del interior.
Vaya. Eso fue suerte.
No, ese fue el amanecer. Hice un gesto hacia los primeros pocos rosados rayos de luz. “Las
contraventanas cortaban la luz, y el timbre les ha debido haber advertido que el amanecer era
inminente. Supongo que no quisieron quedar atrapados afuera al sol.” Gracias a Dios. Lola pareció
un poco decepcionada, pero ahora que la amenaza se había ido, la guardé bien y apretada. No quería
que Dan se espantara de nuevo.
Dan comenzó a moverse pero gimió.
Fang levantó la mirada hacia él. Eso no se ve bien.
“¿Qué te pasa?” Pregunté, acercándome para poder verlo más de cerca en la oscuridad. Había una
mancha oscura en su hombro, el mismo que se había herido antes. “¿Esa es tu sangre?”
“No estoy seguro...” Pero el dolor en su voz indicaba que probablemente lo era.
Miré con atención más cerca y me quedé sin aliento. “Hay una rama pequeña perforando tu hombro.
Espera un momento, déjame ayudarte”.
Fang respingó. Ay. Eso va a doler.
Separé a Dan. El dolor debía haber aumentado mientras la rama salía, pero él no lo mostró, aunque
su cuerpo entero se tensó por el dolor.
“Vamos,” dije. “Vamos a llevarte a un hospital”.
“Bueno, pero no al de Gwen,” él dijo entre dientes. “Ella se preocupará”.
Negando con la cabeza, le ayudé a volver al camión.
* * *
La sala de emergencias le arregló, pero los doctores dijeron que pasarían días antes de que él
pudiese usar su brazo derecho del todo, semanas o meses antes de que la fisioterapia lo ayudara a
volver a su uso completo.
Tuvimos un breve altercado acerca de quien exactamente iba a conducir el camión de regreso a la
UCE, pero gané ya que Dan no estaba en condiciones de manejar.
Fang bufó. ¿Te parece?
Ignorando a Fang, me concentré en conducir el camión, el cual era más grande que cualquier cosa
que hubiera conducido antes.
Dan se desplomó en su asiento. “No puedo creer que fuera tan estúpido” él masculló.
“¿Cómo crees?”
“Si no me hubiera puesto de pie delante de la ventana, no me habrían visto, y no estaríamos en este
enredo”.
“Ese fue mi error. Después de todo, te paraste para evitar que me cayera.” Lo cuál fue un poco
dulce, se venía a pensar acerca de eso.
Dan gruñó, pero no pude distinguir si él gruñía sí o no.
Fang arqueó su frente perruna. A veces un gruñido es simplemente un gruñido. Y ¿realmente
importa? El tipo esta con mucho dolor, probablemente no esta pensando correctamente.
Cierto, él se había rehusado a tomar más medicación hasta llegar a casa.
Cuando regresamos a su casa adosada, le seguí adentro.
“No es necesario que te quedes,” él dijo, frunciendo el entrecejo.
“Alguien lo necesita,” devolví el disparo. “Eres diestro, ¿verdad?”
“Sí. ¿y?”
“Así que no puedes usar tu mano derecha o tu brazo derecho para nada por varios días — el doctor
lo dijo. Necesitarás ayuda”.
“Me las ingeniaré”.
Fang expelió. Él es un chico grande, puede manejarlo. ¿Qué tal si alimentas a tu fiel perro del
infierno en vez de eso?
Es verdad — en toda la excitación, no habíamos comido últimamente. Estimé a Dan con cierta
duda. “Te diré que, llevaré a casa a Fang y le conseguiré algo que comer, entonces regresaré para
ver como lo llevas”.
“Eso no es necesario — ” Dan comenzó, pero ya me había ido y salido por la puerta antes de que
pudiese decir algo más.
Le di a Fang un poco de pizza que había sobrado y decidí llevar el resto a la casa de Dan. Fang se
dejó caer en la cama y se negó a salir del cuarto, rehusándose a ayudarme a jugar a la niñera. Volví
rápidamente a la casa de Dan y no toqué, no dándole una oportunidad para rechazarme. Por los
sonidos, él estaba en la cocina.
Él aún no se había dado cuenta de que estaba allí así es que observé como sacaba una lata de CocaCola
del refrigerador e intentaba abrirla con su mano izquierda. Cuando se escapó de él, la colocó
en la encimera y la sujetó contra el refrigerador. Pero cuando él intentó hacer estallar la parte
superior, atravesó velozmente el lado resbaladizo del refrigerador como un cerdo engrasado.
Él intentó agarrarla con su mano derecha, evidentemente olvidando su lesión, y maldijo por el dolor
mientras la Coca-Cola fluía por todo el piso de la cocina.
Hora de hacerle saber que estaba ahí. “Yo levantaré eso,” dije y agarré algunas toallas de papel.
“Yo puedo hacerlo,” él contestó bruscamente.
“Estoy segura.” Miré encolerizadamente arriba hacia él desde mi posición en el piso. “Pero lo
puedo hacer más rápido y más sencillo. Deja de actuar de macho y ve a sentarse en la sala de estar.
Te llevaré una Coca-Cola”.
Él me fulminó con la mirada, pero se fue pisoteando de cualquier manera. Calenté las sobras de la
pizza, la puse en un par de platos, y la llevé junto con una soda fresca.
Él estimó la pizza suspicazmente. “¿Para que es eso?”
“Para comer”.
Él me dio una mirada de molestia ante mi tono sarcástico, y agregué, “El doctor dijo que
necesitarías algo en tu estómago cuando tomaras la pastilla para el dolor. No te quiero vomitando
encima de todo. Además, no conseguimos cenar y yo tengo hambre”.
Tomé un pedazo y le di un mordisco, entonces le di su plato.
Él lo tomó, mascullando, “No necesitas cuidar de mi”.
“¿Entonces quién lo hará?”
“Nadie. Puedo cuidarme”.
"Oh, ¿de verdad? ¿Entonces cómo piensas vestirte? ¿Afeitarte? ¿Ducharte? ¿Conducir? ¿Cocinar?”
“Está bien, has dejado claro tu punto. Encontraré a alguien”.
Pero obviamente, no iba a ser su compañera. No, a él le daba demasiado miedo que Lola se
escapara y lo violara o algo por el estilo. Idiota. Su preciosa castidad estaba segura conmigo.
“Bien. Tan pronto como vengan, me iré. ¿A quién llamarás?”
“No sé. ¿Gwen quizás?”
“Oh, eso será muy divertido para ella. Pero todavía esta trabajando ahora, ya sabes”.
“Ella me ayudara,” él dijo tercamente. “O mi madre lo hará”.
“Bueno, pero hasta entonces, estas atrapado conmigo.” Clavé los ojos en él, negando con la cabeza
tristemente.
Él se tragó un poco de pizza. “¿Qué?”
“Ramirez no estará contento cuando se entere que estás fuera de servicio”.
Dan bebió un trago de su bebida. “¿Quién dijo que estoy fuera de servicio?”
Hice un gesto hacia su hombro vendado. “Eso lo dice”.
“No, no lo dice. Se supone que soy la materia gris del grupo, ¿no es cierto?”
“Sí, pero —“
“Bien, estoy malditamente seguro de que no pienso con mi hombro”.
“¿Con que piensas entonces? Por qué ahora mismo, de seguro no con tu cerebro”.
Antes de que Dan pudiese contestar, el timbre de la puerta sonó.
Contesté, asombrada de ver a Shade, todavía viéndose todo oscuro y misterioso debajo de su
capucha. Con manos enguantadas, él jaló su capucha inusualmente profunda alrededor de su cara
así es que no podría ver adentro. ¿Qué sucedía con este tipo? Él echó un vistazo alrededor,
pareciendo un poco nervioso a la luz del día. “¿Puedo entrar?”
Le dejé entrar y Dan gruñó un saludo. Aunque me senté y le ofrecí una silla, Shade se quedó de pie
y habló desde las profundidades de su capucha. “Vi su accidente y se lo reporté a Micah. Él me
envió a ayudar”.
“¿Cómo qué?” Pregunté. “¿Mi nuevo compañero? ¿Cómo eres estacando vampiros?”
“No,” dijo Shade. “Estoy aquí para ayudar a tu existente compañero a restablecerse”.
Sonreí abiertamente. “Aquí está la niñera que querías, Dan”.
Dan le disparó a Shade una mirada que claramente dijo, “De ninguna manera”.
“No exactamente,” dijo Shade, sonando impasible. Él hizo una pausa y viró su capucha en mi
dirección. “¿Es cierto que estás relacionada con Micah?”
Sí, ¿pero qué tenía eso que ver con cualquier cosa? “Sí. Al menos, pensamos que somos primos
distantes ya que ambos tenemos el mismo... demonio.” ¿Poderes? ¿Maldición? No sabía de que otra
forma llamarlo.
Shade hizo un gesto interrogante hacia Dan.
Me encogí de hombros, creyendo que sabía su pregunta tácita. “Oh, ¿él? Puedes confiar en él.”
Después de todo, él había mantenido mi secreto, incluso de su hermana, incluso aunque parecía
molesto por Lola.
Shade vaciló, entonces dijo, “¿Tú sabes que yo soy... como tú?”
“¿Te refieres a que eres parte demonio? Me lo imaginé.” Su misteriosa conducta fue más o menos
delatora, y el hecho de que él conociera a Fang y a Micah. “¿Qué clase de demonio eres?”
“Un demonio de sombra”.
¿Un qué? “Lo siento, supongo que no he estado haciendo mi tarea últimamente. ¿Qué es
exactamente un demonio de sombra?”
A modo de respuesta, Shade bajó su capucha. En todas partes donde debería haber habido piel,
había... algo más. Él se veía como un débil holograma perfilando la forma de un hombre. Pero los
interiores cambiaron de posición y se arremolinaron con oscuras serpentinas de luz en todas las
sombras de gris. La ropa cubría la mayor parte del revuelo, pero sus rasgos estaban completamente
oscurecidos por agitadas cintas de luz, imposibilitando leer su expresión.
O siquiera ver su cara por eso.
Era un poco inquietante, y esperé al menos un comentario de Dan, pero no hubo nada. Tal vez
fueran las drogas, o el movimiento hipnótico, o puede que porque a Dan se le había pedido que
creyera en demasiadas cosas imposibles antes del desayuno, pero esto ni siquiera no pareció
desconcertarle.
La cosa más extraña fue oír una voz completamente normal surgiendo de ese remolino. “Los
demonios de sombra pueden ocupar más de una dimensión. Desde que soy en parte humano, existo
en su mayor parte en este, pero todavía me desplazo dentro y fuera de otros también”.
Fascinante. Tendría que investigar sobre su tipo.
“¿Cómo nos ayudará eso?” Dan preguntó.
“Puedo sacar energías de otras dimensiones — energías sanadoras — pero sólo si ambos están de
acuerdo”.
Dan pareció destrozado anímicamente y me echó una mirada dubitativa. No podría leer su mente,
pero podía adivinar que estaba pasando por su cabeza. Él había negado completamente a mi
demonio. ¿Sería hipócrita de su parte aceptar la ayuda de Shade?
“Hazlo,” le dije. Las situaciones eran enteramente diferentes, y no podríamos permitirnos el tiempo
que le tomaría sanar. “No es mucho más diferente que ir a un terapeuta alternativo, ¿verdad?” Al
menos, eso esperaba. No tenía idea de lo que Shade podría hacer.
“Esta bien,” dijo Dan. “Lo haré”.
Ese fue un poquito indignante. Había esperado mucho más discusión de su parte. Pero él
probablemente odiaba sentirse desvalido, a mi merced. Sí, eso lo haría.
La cara interminablemente en movimiento de Shade todavía era ilegible. Debe ser realmente útil al
jugar al poker. “¿Estás de acuerdo, Val?” Él preguntó.
Viéndose desconcertado, Dan preguntó, “¿Por qué ella necesita estar de acuerdo? Es a mi a quien
curarás”.
“Porque para usar este método curativo, debo basarme en un ser de este mundo, uno cuyo hombro
ileso no sólo actuará como un molde para sanar el tuyo, sino quien también suministrará energía
para la sanación. Al ser ella misma un demonio incompleto con fuertes poderes, Val es ideal”.
“¿La lastimará?” Dan preguntó.
Él se las arregló para lograr asombrarme otra vez. ¿Realmente le importaba? No obstante, debía ser
esa cosa del héroe otra vez — su instinto protector destacándose. La clase de hecho que me hacía
desear que necesitara protección.
Shade negó con la cabeza, y las energías se enrollaron salvajemente donde debería haber estado su
cara. “En absoluto. Le drenará un poco de energía, pero nada que no pueda repararse con una buena
noche de sueño”.
Un poco como lo que yo le había hecho a Dan. Parecía apropiado pagarle la deuda de este modo.
“Lo suficientemente justo. ¿Te lastimará a ti o a Dan?”
“No me lastimará,” Shade nos aseguró. “Soy meramente un conducto. Sin embargo, el proceso de
sanación será doloroso para quien será sanado, y el acto puede ser más... íntimo de lo que
cualquiera de ustedes podría querer”.
Dan viéndose repentinamente sospechoso. “¿Qué quieres decir con íntimo?”
El dolor no le molestó, pero el pensamiento de dejar a Lola hundir sus tentáculos virtuales en él otra
vez obviamente lo hizo. Idiota. Quise gritarle que lo superara ya. No estaba a punto de dejar que eso
ocurriera de nuevo. La había mantenido encerrada tan apretada, que se necesitaría una palanca para
soltar a Lola otra vez alrededor de Dan.
Shade se encogió de hombros. “Quiero decir simplemente que ya que utilizaré los poderes de Val
para sanarte, puede ser que se enteren de más cosas acerca del otro de las que ustedes en realidad
quieren saber”.
Dan se vio aliviado. “Bueno. No hay ningún secreto aquí”.
Vacilé. ¿En realidad quería a Dan sabiendo como me sentía acerca de él? No que me importase, ya
sabes, pero no quería que supiera cuanto me había dolido su rechazo. Sin embargo, si podía
mantener a Lola encerrada en una jaula, supongo que podría mantener eso escondido también.
Además, le necesité en buena condición para trabajar. No podría encargarme de una vena entera de
vampiros sin nadie más que Fang para respaldarme. Podía hacer esto — sólo tendría que tener
mucho cuidado. “Estoy dentro”.
“Bien.” Shade se movió hacia Dan. “¿Cuántos analgésicos tienes en tu sistema?”
“Me inyectaron en el hospital, pero justo esta por terminar el efecto, y no he tomado ninguna
píldora aún.” Él obviamente había estado esperando que me fuera.
“Bien. Esto funciona mejor si tu mente no está nublada”.
“¿Qué necesito hacer?”
“Quédate dónde estás.” Shade me llamó por señas en cuanto él se desplazó detrás de Dan y se sacó
sus guantes.
“Ven a sentarte a su lado en el sofá así puedo tocar los hombros de los dos. Necesitaremos quitarle
el vendaje”.
Me senté junto a a Dan, entonces le ayudé a quitar el vendaje. Una vez que lo sacamos, le eché una
lenta mirada a Shade, dándome cuenta de que no sabía como podría reaccionar mi demonio interior
con el suyo. ¿Le distraería? ¿Le ofendería?
“Um, cuando nuestros campos de energía se superpongan, mi súcubo —“
“No hay de que preocuparse,” dijo Shade. “Saber de dónde llega la lujuria me ayudará a manejarla.
Además, una vez que mi poder se meta, toda tú — incluyendo a tu demonio — estará demasiado
ocupada como para hacer algo acerca de eso”.
Shade nos hizo sentar uno frente al otro en el sofá, entonces tocó mi hombro. Fue como si el
demonio de sombra extrajera sustancia de mi. Él se solidificó, volviéndose auténtico, humano. Sin
los efectos especiales espeluznantes, él se vio como un tipo normal — mayor que yo, quizá. Él tenía
largo cabello rubio, ojos azules, y era completamente bellísimo, pero normal.
Shade recorrió con la mirada a Dan, y por primera vez, pude leer su cara — él se veía preocupado.
“Si esto se vuelve demasiado, dime y me detendré”.
Luego él tocó el cuello de Dan y a mí no me importó como se veía. Todo por lo que pude
preocuparme fueron esas extrañas... cosas pasando dentro de mi.
Ahora sabía que quiso decir acerca de estar completamente ocupada. La energía fluyó y refluyó, de
mí hacia Dan, luego de vuelta a mi. No había espacio para cualquier otra cosa, ni siquiera Lola —
ambos fuimos simplemente arrastrados por la marea. Cada vez que avanzaba dentro Dan, obtenía un
pequeño vislumbre de su psique, una vista privada de su mundo, su mente. Como Shade había
advertido, era increíblemente íntimo y yo estaba aprendiendo mucho acerca de Dan, directamente
de la fuente donde sabía que sólo existía la verdad.
Obtuve destellos de su pasado, enterándome de su orgullo de ser un Sullivan y un protector, su
fuerte amor a su familia, su molestia por perder a Lily por los vampiros, y su miedo de Lola. Pero
no de la forma en que había pensado. Él estaba teniendo bastante problemas controlando su
atracción hacia una chica que él consideraba demasiado cría para siquiera haber tenido una vida
aún, y Lola le hacía jodidamente mucho más difícil ser fiel a su código de buen tipo.
¿De verdad? Eso me hacía sentir mucho mejor.
A cambio, podía asegurar que él estaba aprendiendo acerca de mi también. Aunque intenté traerlas
de vuelta, mis memorias se escaparon de mí. Mi aislamiento cuando de niña observaba a otros niños
jugar en la calle pero no me podía unir a ellos. El cariño de mi madre, pero el recelo de la niña del
demonio que ella engendró. Mi primer beso que casi resultó ser fatal para Johnny. Mi entrenamiento
para controlar la lujuria, y mi sufrimiento por ser diferente y perder a mi familia.
Peor, mi constante batalla para equilibrar mi necesidad por las personas con el lado de mí que
trataba de alcanzar el tipo de contacto para el que podía no estar lista. Dan aprendió que su
espeluznante enorme demonio de lujuria era una gran virgen miedosa.
Cuando Dan cambió de dirección demasiado cerca de cosas no quería que él se enterara, me tensé,
pero no fue necesario.
Shade movió su mano a la herida en el hombro de Dan y yo sentí la reacción de Dan mientras el
dolor caliente lo sumergió en agua hirviendo. No había más dar y recibir, sólo estaba mi poder y mi
fuerza fluyendo hacia Dan mientras Shade lo usaba para reatar ligamentos, reparar músculos
rasgados y hacer crecer de nuevo el tejido fino de piel hecho trizas.
Tomó más tiempo, mucho más tiempo, sanar el daño que crearlo, y fue infinitamente más doloroso
para Dan mientras él sentía cada diminuto detalle de la sanación. Abrí mis ojos una vez para rogarle
a Shade que se detuviera, que dejara de torturar a Dan, pero al ver demonio de sombra fluctuando
adentro y fuera de su forma humana, viendo a Dan aguantar estoicamente mientras su cara se
tensaba en un rictus de dolor y su piel se volvía pálida y desmejorada, no lo pude hacer.
Finalmente, después de eónes para Dan de tener su mente paralizada por la agonía, abruptamente
cesó en cuanto Shade quitó las manos de nosotros.
El alivio fue increíble, y aunque me encontraba agotada, me incliné para mirar el hombro de Dan.
“Ohpordios... esta completamente curado”.
“Sí.” Shade hizo una pausa poniéndose su chaqueta. “Él fue fuerte y pudo aguantar hasta el final.
Nunca he visto a alguien tolerar tanto dolor por una herida de ese tamaño.” Él colocó la capucha
sobre su cabeza otra vez y se puso sus guantes.
Sí, ese era Dan, todo estaba bien. Después de estar en su cabeza, pude ver que todo lo que él hizo
era heroico.
“Gracias, hombre,” dijo Dan con voz ronca. “Te debo una”.
Shade asintió con la cabeza, su enigmática expresión detrás de la capucha y el flujo de energías
interdimensionales. “Sí, me debes una. Y algún día, Micah la cobrará”.
Eso sonó ominoso. Dan arqueó la ceja, pero no objetó.
Shade continuó, “¿Cuántos saben de tu herida?”
“Sólo Val, tu, y las personas de emergencias”.
“Entonces te sugiero que no termines en ese lugar de emergencias de nuevo en ningún momento
cercano. Sería difícil explicar tu sanación repentina”.
“No te preocupes. Pienso evitar el hospital cueste lo que cueste”.
Sí. Dos lesiones en una semana eran más que suficiente para cualquier tipo, no importa cuán
heroicas fueran. Especialmente en el mismo hombro.
“Ustedes dos descansen,” Shade sugirió. “Puedo ir yo solo a la salida”.
Me sentí demasiado exhausta para moverme y Dan se vio aún peor de como yo me sentía. “Lo
siento,” él dijo bruscamente. “No me di cuenta de cuánto te agotaría”.
Hice un débil movimiento con mis dedos — todo lo que podría manejar por el momento. “Esta
bien. Yo estuve de acuerdo”.
“Sí, pero... te usé, usé tus poderes. Casi como — “
Él se calló, pero todavía estábamos conectados en cierto modo, así que sospeché lo que él había
dejado sin decir. “¿Casi como Lola te utilizó?” Dije suavemente.
“Sí. Pero vi... dentro de ti... vi que no podías evitarlo, que fue involuntario. Siento haber sido tan
imbécil”.
Cabeceé, el menor movimiento posible de mi cabeza. “Disculpa aceptada. Estamos en paz ahora”.
¿Eso quería decir que podíamos ser amigos de nuevo? Eso esperaba.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:25 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:50 pm

Capítulo XIV
Aunque ambos nos quedamos dormidos en el sofá de Dan, me tambaleé a casa a mi propia cama en
algún punto, y desperté para encontrar a Fang olfateándome.
¿Dormirás todo el día? Tengo hambre.
Revisé el reloj. Nueve horas habían pasado, y el sol había descendido otra vez. Comenzaba a
sentirme como un vampiro mismo, debido a que dormía durante el día y trabajaba durante las horas
de oscuridad. Afortunadamente, no tenía sed de sangre, sólo de Coca-Cola. Y, como Shade
prometió, me sentía como si hubiera recobrado completamente mis energías.
Me levanté y vestí, viendo que Gwen nos había dejado algo de comida. Me alimenté y a Fang y me
acurruqué en el sofá con mi Coca-Cola mientras pensaba acerca de los acontecimientos de la noche
anterior.
Shade había sido extraño, pero fascinante, y él había hecho maravillas sanando a Dan. Ociosamente,
me pregunté si Shade había sanado más que su hombro. ¿A quién más podría responsabilizar si no
de la disculpa de Dan?
Volví a vivir el momento en mi mente. Sí, estaba segura de que él fue sincero, especialmente
después de que había tocado la parte más secreta de él anoche. Él era un hombre honorable, así que
si él dijo que lo sentía, entonces él en realidad lo sentía.
Dan llamó a la puerta entonces, y le deje entrar. “¿Cómo te sientes?” Pregunté.
Él estiró su hombro experimentalmente, haciéndolo girar unas pocas veces. “Mejor que nuevo.
¿Qué tal tu? ¿Conseguiste dormir suficiente?”
“Sí, estoy bien. ¿Cuáles son los planes para hoy? ¿Trataremos de encontrar a Alejandro en su casa?
¿Intentaremos en los bancos de sangre?”
Dan pensó por un momento. “No estoy seguro de cual es el mejor acercamiento, especialmente
después de lo de anoche. A lo mejor — “
Un zumbido bajo le interrumpió y él se calló y sostuvo levantado un dedo mientras sacaba su
teléfono celular de su bolsillo. “¿Hola?” Él arqueó la ceja. “¿Alejandro?”
Hice señas para que me dejara escuchar también, y él inclinó el teléfono ligeramente así es que
podría oír ambos lados de la conversación. Afortunadamente, mi oído era excelente.
“¿Han estado tratando de ponerse en contacto conmigo?” Alejandro preguntó.
“Sí —“
“Comprendo que ustedes dos tuvieron un leve altercado con algunas de mis personas anoche”.
“¿Nosotros? ¿Qué le hace decir eso?”
“Una de mis personas reconoció a la Srta. Shapiro y yo deduje que usted ha debido haber sido su
compañero en el altercado”.
Dan puso sus ojos en blanco. “¿Ese ataque no provocado, quiere decir?”
“Oh, no fue no provocado, seguramente,” Alejandro corrigió suavemente. “Después de todo,
ustedes estaban en propiedad privada, no invitados, mirando por las ventanas como un alumno de
primaria. No es extraño que asumiéramos que eran enemigos”.
Dan hizo una mueca. Especulo que no le gustó ser llamado un alumno de primaria. “¿Y ahora?
¿Todavía asume que somos enemigos?”
“Mal informados quizás, pero no enemigos.” Antes de que Dan pudiese decir cualquier cosa más,
Alejandro agregó, “Mis disculpas. Si hubiera sabido que eran ustedes, le habría invitado adentro.
¿Por qué no simplemente golpearon?”
Supongo que él fue sacado de balance por la disculpa del líder de los vampiros, porque Dan dijo,
“No pensamos que seríamos bienvenidos”.
Alejandro hizo una pausa. “Tan cerca de amanecer... quizá tenían razón de preocuparse. Habría más
peligro de obtener una reacción exagerada. Pero no ahora. ¿Les importaría venir a verme?”
“¿Ir a verlo donde?” Dan preguntó precavidamente.
“En la mansión. Vengan, y les mostraré el sitio, contestaré sus preguntas. Ya saben la dirección....”
Dan me interrogó alzando sus cejas. Me encogí de hombros. ¿Por qué no? No nos lastimaría.
Dan aceptó la invitación, pero llamó a Ramirez y le informó lo que estábamos a punto de hacer, por
si acaso.
Cuando llegamos a la mansión de Alejandro esta vez, fuimos admitidos con el elegante encanto
propio del Viejo Mundo por el líder del Nuevo Movimiento de Sangre en persona. Él aceptó a Fang
como algo muy corriente, aunque el perro del infierno se erizó por tantos vampiros alrededor, y
Alejandro nos llevó a través de la bella mansión.
Estar muerto debía pagar bastante bien, porque esto era asombroso, como las imágenes del 'después'
en esos programas decorativos de la televisión. Él no había ido por el look excesivamente moderno
aquí. En lugar de eso, montones de baldosas, madera, y colores terrosos, combinados con piedra y
accesorios de hierro forjado, lo hacían bastante cálido e acogedor. Casi como me imaginaba que
debía verse una casa de campo en España.
El único lugar al que no nos llevó fue el sótano, y asumí que eso era porque dormían allí durante el
día.
Desafortunadamente, no vi a Jen en ninguna parte, ni Fang me alertó de su presencia. No forcé el
asunto en el sótano desde que Fang no pareció interesado en seguir su instinto hacia allá abajo.
Ningún humano va allí, él confirmó.
Una vez que las buenas costumbres se terminaron, Alejandro nos llevó a su estudio. Más cálidas
baldosas aquí, con alfombras gruesas y el obligatorio y masculino cuero cubriendo las sillas y el
escritorio. Pero fue el mural que cubría completamente una pared lo que capturó mi atención.
Mostraba una exuberante ladera verde cubierta con flores silvestres que conducían hasta un mar
turquesa. Pero lo que era más notable acerca del mural era cómo todo parecía empapado en luz del
sol. Probablemente la única luz del día que él siempre vio.
Alejandro nos hizo un gesto hacia un par de sillas de cuero y nos ofreció un refresco. No sabiendo
lo que las personas que sólo bebían sangre pudieran tener a mano para comer, decliné y Dan hizo lo
mismo.
Como si hubiera sido por una señal planeada de antemano, Luis y Lily flotaron suavemente dentro
para posicionarse al lado de su jefe — un par atractivos sujeta libros apoyándose al lado de su silla
parecida a un trono.
“Entonces,” dijo Alejandro, plegando sus manos en su regazo y viéndose como la imagen del
anfitrión considerado. “Ustedes deseaban verme. ¿Cómo puedo ayudarles?”
Dan me hizo un gesto para que prosiguiera. Optando por no ofender a Alejandro en su propia casa
con acusaciones de asesinato y tumulto, dije, “Estoy buscando a mi hermana”.
Una ceja se elevó. “¿Y piensas que yo la tengo?”
“Sí. Tú, o una de tus personas”.
“Pero como pediste, di órdenes de que su empleo tenía que terminar”.
Lily cabeceó. “Pasó. Le dije que se fuera”.
“Pero no lo hizo,” dije pacientemente. “Y ahora le están pagando”.
Alejandro desplegó sus manos como en una súplica. “Si ella no se va cuando se lo pedimos, ¿qué
esperas que hagamos?”
“Puede que la razón por la que ella no renunció es porque está cautivada por un vampiro que no la
dejará hacerlo”.
“Encuentro eso difícil de creer. Eso está prohibido en la organización”.
“Oh, de verdad,” dijo Dan rotundamente mientras Luis y Lily intercambiaban enigmáticas miradas.
“¿Entonces cómo le llama a lo que estaba haciendo con la audiencia la noche de la reunión, lo qué
le hace a todas las personas que conoce?”
Él se encogió de hombros. “Uso mi carisma para persuadir, para no controlar. Y eso es lo que cada
miembro de mi organización aprende — pueden utilizar su poder para influir en las mentes de
hombres para hacer el dar sangre más placentero, pero no lo pueden usar para dañar a otros o
utilizarles como esclavos”.
Lily y Luis intercambiaron otra mirada enigmática.
¿Qué significaba eso? No parecían tan seguros de las certezas de Alejandro como él. Quizá el
hombre no practicaba lo que él predicaba. O tal vez algunos integrantes de la organización no
estaban tan bajo su control como él asumía.
“Tal vez no todos los que trabajan para ti sienten lo mismo,” sugerí.
Una pequeña chispa de cólera iluminó los ojos de Alejandro. “Si es así, te aseguro que encontraré al
culpable y lo obligaré a soltar a tu hermana. No seré desafiado”.
Quise creerle, pero no podría, no cuando Jennifer estaba en peligro. Pero, la gran pregunta era, si
Alejandro no sabía que ella estaba embelesada y él activamente se oponía a eso, ¿por qué uno de
sus seguidores se arriesgaría a enojar al jefe? ¿Sabía Jen algo que hizo que controlarla fuera
necesario?
Liberarla repentinamente se convirtió en algo aun más imperativo. “Hágalo pronto,” dije, mi voz
helada. “O encontraré otro forma”.
Luis habló por primera vez desde que entró al cuarto. “¿Cómo? Si no podemos hacer esta
determinación, ¿cómo podrás tú?”
Me levanté, disponiéndome a irme. “Simple. Sólo los mataré uno por uno hasta que encuentre a su
controlador y Jennifer sea liberada”.
Lily dejó salir una risa breve.
Dan se levantó también y le dio una mirada. “Val no está bromeando. Ella lo hará”.
Fang gruñó. Y yo ayudaré.
La diversión de Lily desapareció y Alejandro ladeó su cabeza, viéndose suavemente curioso, pero
no sorprendido. “¿Realmente lo harías?”
“Seguro que lo haré” dije y salí.
Fang me siguió. Oh, breve y conciso. Palabra de un perro del infierno.
Una vez que estábamos fuera de la mansión y de regreso en el camión, le eché una mirada a Dan.
“¿En realidad creíste que los mataría a todos o sólo estabas respaldándome?” No estaba segura de
cuál esperaba que escogiera. Una me hacía parecer un monstruo, y la otra una mentirosa.
Él me dio una media sonrisa. “Estuve en tu cabeza anoche. Sé cuánto significa tu familia para ti, si
bien no lo merecen. Harías cualquier cosa para protegerles.” Él hizo una pausa, entonces agregó
quedamente, “Lo haría, también, si fuera mi familia”.
El alivio pasó sobre mi al comprender lo que Dan quiso decir. Vaya, entonces así era como se sentía
ser comprendida y aceptada. Me gustó.
“Pero pensé que estabas realmente entusiasmada acerca de probar que Alejandro es uno de los tipos
buenos”, Dan agregó.
“Lo estoy. Todavía pienso que lo es. Pero no estoy tan segura acerca de sus seguidores. Él puede
pensar que les tiene bajo control, pero, a juzgar por su lenguaje corporal, Luis y Lily no están tan
seguros. ¿Cuánto quieres apostar a que los tenientes tienen problemas acerca de los que no le dicen
a Alejandro?”
“Ninguna apuesta por aquí”.
Me encogí de hombros. “Creí que una amenaza ayudaría a descubrir al auténtico culpable. ¿Alguna
idea de lo que deberíamos hacer después?”
Él hizo una pausa, pensando. “No tenemos ninguna otra pista para encontrar la fuente del
incremento de actividad. Además, cada vez que buscamos a tu hermana, los problemas siempre
parecen encontrarnos”.
Fang bufó. Él tiene un buen punto.
“Cierto”.
“Quizás pueda echar otra mirada en los registros de Micah, ver si puedo encontrar cualquier
referencia acerca de Jen”.
“Buena idea. Creo que iré a darle otro vistazo a los bancos de sangre, hablaré con algunos de sus
amigos, revisaré los lugares que frecuenta normalmente, y veré si la puedo encontrar de ese modo...
o si Fang puede olfatearla”.
Ya que los tres estábamos de acuerdo, Dan me dejó en las casas adosadas y se encaminó otra vez al
Purgatorio.
No tuve suerte en los lugares que frecuentaba y nadie pareció saber dónde estaba, así es que regresé
al Purgatorio. Tessa, la asistente de Micah, me dejó entrar en su oficina.
Fang y yo entramos justo a tiempo para oír a Dan preguntarle a Micah, “¿Funciona en todas las
mujeres?”
“¿Si funciona qué?” Pregunté detrás de él.
Dan se dio vuelta, sorprendido. “Acabo de preguntarle a Micah si sus poderes funcionan sobre todas
las mujeres”.
Tessa puso sus ojos en blanco. “Si tienen pulso”.
“¿Incluso otros demonios?” Dan continuó. “¿Incluso vampiros?”
“Por supuesto”, dijo Tessa con un gesto impaciente de su mano. “¿Qué crees que soy?”
“¿Eres un vampiro?” Él preguntó incrédulo.
“No, genio, soy en parte demonio”.
Micah y yo intentamos sin éxito esconder nuestras sonrisas.
Fang bailó un paso. Ella me gusta.
Micah miró a Tessa alzando una ceja. “Me gustaría darle una pequeña demostración de mis poderes,
si no te importa”.
Tessa hizo una mueca. “¿Es tan necesario?"
“Temo que sí”.
“Está bien, adelante.” Ella se tensó, como preparándose a si misma para una batalla.
Micah sonrió abiertamente. “Primero, dile cómo es trabajar para mí”.
Ella se encogió de hombros. “Eres un buen jefe. Pagas bien, no eres juicioso, y no me persigues por
la oficina”.
Sonaba como si ella tuviera algunos antecedentes allí.
“Gracias.” Micah se levantó y tomó su mano, a pesar de la expresión aprensiva en su cara. “Ahora
para la demostración”.
Sentí a su íncubo despertarse y tratar de alcanzar a Tessa. De repente, su cara se relajó en una
sonrisa tonta, y ella se quedó mirando con admiración hacia Micah.
Micah sonrió abajo hacia ella. “Ahora, dile, Tessa, cómo es trabajar para mí”.
Ella se estiró para acariciar su mejilla con una mano y reptar su otro brazo alrededor de su cintura.
“Eres el mejor, el hombre más deseable con vida. Pero nunca me persigues — “
“Ahora termina,” Micah dijo, soltando su mano y dando un paso hacia atrás.
Su íncubo fluyó de vuelta hacia él, completamente bajo su control. Él lo hizo parecer sin ningún
esfuerzo. Deseé poder hacer eso.
Tessa retrocedió, limpiándose la mano contra sus pantalones vaqueros. “Yo en realidad odio cuando
haces eso — es humillante”.
Sorprendentemente, Micah no pareció ofendido. “Habrá un bono en tu siguiente cheque.” Él se
volvió hacia Dan. “¿Comprendes? A ella sólo le atraigo cuando estoy usando conscientemente mi
poder. Cuando no lo hago, su mente y sus sentimientos son suyos”.
Biiiieeeeen. Realmente sutil ahí, Micah. ¿Simplemente que clase de debate estaban teniendo Dan y
él antes de que entrara?
Tessa retrocedió, y Dan se vio pensativo mientras él me recorría con la mirada. “Si surte efecto
incluso en vampiros, entonces así es como puedes enterarte si Alejandro está diciendo la verdad —
utiliza tus poderes en él, Val”.
“De ninguna manera.” ¿Siquiera se daba cuenta de que me pedía que hiciera algo que él había
odiado que le hiciera?
“¿Por qué no?” Dan continuó. “Te ayudará a encontrar a tu hermana”.
“Si hago eso, entonces no soy mejor que el vampiro que ha embelesado su mente”.
“No exactamente. Estarías haciendo eso para ayudar a liberar a tu hermana, no para esclavizarla”.
Tal vez. Pero también soltaría a Lola, y la última vez que eso había ocurrido, había disfrutado de
demasiado para mi gusto. Negué con la cabeza. “Tu de todas las personas deberías saberlo”.
Dan se encogió de hombros. “Tal vez sería mejor que nos fuéramos”.
Dijimos nuestros 'adiós', entonces en el camino hacia la puerta, accidentalmente rocé a Tessa.
Ella agarró mi brazo mientras sus ojos relampagueaban púrpura. Cerrándolos con fuerza, ella arrugó
su frente completamente concentrada. Luego de un momento o dos, ella dijo, “Para obtener lo que
más deseas, debe aceptar lo que más odias”.
Me solté. “¿Qué quiere decir eso?” ¿Micah había estado preparándola?
Tessa abrió sus ojos. “¿Qué dije?”
Lo repetí.
Ella frunció el ceño, mascullando, “¿Por qué siempre tengo que sonar como a una estúpida galleta
de la fortuna?”
Micah sonrió. “El mensaje suena bastante obvio para mí”.
¿De verdad? Bien, yo no lo comprendí.
“Gracias, chicos,” dijo Tessa. “Eso ha sido real.” Ella se veía un poco conmocionada, pero trató de
esconderlo con un gesto casual de saludo mientras se iba.
“Ese es el don de Tessa — la profecía,” dijo Micah. “Tienen suerte. Ella raras veces lo comparte
con alguien fuera del círculo interior. Pero, tan trilladas como sus predicciones pueden sonar, Tessa
siempre tiene razón”.
Su teléfono sonó entonces y Micah lo contestó. Cuando él colgó el teléfono, su mirada en mí estaba
en parte triste, y en parte compasiva.
El miedo brincó a través de mí, como un fuego incontrolado. “¿Qué sucede? ¿Le ha ocurrido algo a
Jennifer?”
“No a tu hermana. A tu padrastro”.
“¿Algo le ocurrió a Rick?”
“Sí. Él ha desaparecido”.
No, no podía ser. No podía perder a otro más. Y Rick siempre me había tratado bien — mejor que
mi madre a veces. “¿Qué es lo que sabes?”
“Eso es todo. He tenido personas observando a tu familia, pero él no ha sido visto desde anoche. Tu
madre parece preocupada”.
¿Y ella no me había llamado? Eso dolía. Me volví hacia Dan. “¿Vienes?”
“Claro que sí. Vamos”.
* * *
Dan detuvo el camión delante de la casa de mi infancia y apagó el motor. Vacilé, insegura de si en
realidad quería tratar con mi madre. Dan simplemente esperó, dejándome reunir mis pensamientos
desparramados, pero Fang me olfateó, viéndose ansioso.
¿Estás bien, kiddo?
Rasqué sus oídos. “Está bien. Sólo necesito un momento.” Pero ninguna cantidad de tiempo me
podría preparar para la escena que estaba segura que estaba a punto de aguantar. Suspirando, salí del
camión y me dirigí hacia la puerta de entrada. Dan y Fang me siguieron pero no los detuve. Tomaría
una idea de los policías y aceptaría el respaldo.
Chico, se sintió extraño golpear la puerta que había usado tan libremente lo largo de mi infancia.
Mamá contestó la puerta, viéndose esperanzada. Pero cuando ella me vio a mí, su cara cayó. “¿Por
qué estás aquí? ¿Has encontrado a Jen?”
Vaya, que forma de hacerme sentirme bienvenida. “¿Podemos entrar?”
Ella hizo un gesto hacia la sala de estar, viéndose un poco distraída. Un gato pequeño, color rojizo
deambulaba, me vio, y se erizó hasta dos veces su tamaño. Fang lo observó con desprecio, dio un
paso adelante y gruñó. El gato se fue corriendo como si el demonio mismo lo persiguiera.
“¿Tienen un gato ahora?” No tenía la intención de sonar acusadora, pero Mamá sabía cómo
reaccionaban los animales a mi alrededor. Antes ella siempre había tenido cuidado de mantenerlos
alejados, para evitar lastimar mis sentimientos. ¿Qué quería decir que ahora tuviera uno en su casa?
¿Había pensado que nunca volvería? ¿O simplemente no le importaba?
No había pensado que cualquier otra cosa que Mamá pudiera hacer me lastimaría, pero por alguna
razón, ésto lo hizo.
Mamá se vio ligeramente avergonzada. “Jennifer siempre me molestaba para que le consiguiera un
gato. Pensé si le conseguía uno, ella podría regresar....”
“Uh-huh,” dije dubitativamente, aunque tuve que admitir que me sentí un poco mejor por la
explicación.
Mamá hizo un gesto impaciente. “¿Por qué estás aquí? ¿Has encontrado a Jen? ¿Ella está bien?”
“Todavía no,” dije apaciguadoramente. Nunca había visto a mi madre verse tan frágil, tan
preocupada. “¿Por qué no te sientas?”
“No quiero sentarme. Quiero recuperar a mi hija. Dijiste que la encontrarías”.
Mi hija. Las palabras fueron como un clavo en mi corazón. ¿Ahora Mamá pensaba acerca de
Jennifer como su única hija?
Fang acarició mi pierna con su hocico. Ella no merece tu amor.
Fang tenía razón. Cada vez que veía a Mamá, ella mataba un poquito más. Pero era difícil de dejar
de amar a alguien de golpe, no importa cuán mal te trataron. Y estaba claro ahora ninguna cantidad
de amor haría a Mamá quererme. Simplemente tenía que aceptarlo y seguir adelante con mi vida.
Algo dentro de mí se endureció, dejando fuera el dolor, obligándome a crecer un poco. Tomando un
tembloroso aliento, dije, “Estoy haciendo lo que puedo —“
“Pues bien, no es suficiente. Sólo Dios sabe lo que esas criaturas le están haciendo”.
Dan dio un paso adelante y abrió su boca, probablemente para defenderme, pero le detuve con una
mirada y una mano alzada. Mamá estaba comprensiblemente molesta, y estaba dispuesta a no ser
tan dura con ella. “La traeré de regreso,” prometí.
“¿Entonces qué estás haciendo aquí? ¿Por qué no estás allí fuera buscándola?”
¿No podía sólo visitar a mi familia, estar allí para ella, hacerla estar allí para mí?
Aparentemente no. “Porque escuché que Rick ha desaparecido”.
“Rick no ha desaparecido. Él esta allí afuera buscando enérgicamente a su hija, y no volverá a casa
hasta que la encuentre”.
Eso es lo que yo había temido. “Maldita sea, le dije que no lo hiciera. Le dije que me encargaría de
ello.” ¿Por qué no podía confiar en mí?
“¿Y qué esperabas? Su niñita se ha ido. Él tenía que hacer algo”.
Cerré mis ojos incrédula. Rick usualmente era el listo, no el tipo machista. Seguro, yo comprendía
su razonamiento, ¿pero por qué no podía esperar? Abrí mis ojos. “¿No ha llamado por teléfono?”
Mamá negó con la cabeza. “Él no lo hará hasta que encuentre a Jen”.
Quizá. No obstante, quizá él no podía. En vez de agregarlo a las preocupaciones de Mamá,
pregunté, “¿Cuándo lo viste por última vez?”
Mamá apartó a un lado su pelo, viéndose sumamente cansada. “Anoche. Él fue a buscar a Jen
inmediatamente después cerrar la tienda. Pero él no ha estado en casa. Probablemente pasó la noche
en su coche o algo por el estilo”.
Ella sonaba más preocupada de lo que aparentaba. “¿Sabes a dónde fue?”
“La hija de un amigo oyó en escuela que Jen trabajaba en un banco de sangre de vampiros diferente,
que acababa de moverse de uno a otro”.
“¿Dijo a cuál?” preguntó Dan, inclinándose hacia adelante.
“Sí — el que esta por Fort Sam”.
“Bien, ” dije. “Eso nos da un lugar para comenzar a buscar”.
Mamá levantó su cabeza, su expresión aprensiva. “No crees que Rick esté muerto... o cautivado,
¿verdad?”
Cualquiera era posible, y yo no iba a mentir. “No lo sé”.
“Oh, Dios mío.” Mamá envolvió sus brazos alrededor de sí misma y susurró, “No puedo perderle
también. Simplemente no puedo.” Ella giró su cara devastada hacia mí. “L-lo amo demasiado”.
“Lo sé,” dije suavemente. “Yo también.” Había oído historias de horror acerca de otros padrastros,
pero Rick no había sido nada excepto agradable conmigo. De hecho, él me había dado más apoyo
que Mamá. No quería perder eso... o a él.
“¿Entonces los traerás de vuelta a mi?” Mamá continuó.
No mentiría y haría promesas que quizás no podría mantener. “Intentaré “.
Encontraría a Rick y a Jen, de una u otra forma. Solo esperaba que todavía estuviesen vivos e ilesos
cuando lo hiciera.
“¿Qué hay acerca de Val?” Dan preguntó, pero había acero debajo de su voz engañosamente
tranquila. “¿No está preocupada por perderla también?”
Exactamente lo que me preguntaba.
Era lindo oír a algunas personas pensar que era tan importante como Jen y Rick, pero no estaba
segura de que quisiera oír la respuesta de Mamá. Tiré fuertemente del brazo de Dan. “Está bien, ”
susurré. “No tienes que hacer esto”.
“Val puede cuidarse,” dijo Mamá a la defensiva. “Además, es su estilo de vida lo que nos ha metido
en este desorden. Es su responsabilidad limpiarlo”.
¿Estaba cantando esa vieja melodía otra vez? Bien, maldita sea. Mamá acababa de poner fin a su
período de poca rudeza.
Estaba cansada de ser el chivo expiatorio para cada problema en la familia, cansada de quien
siempre trataba de suavizar las cosas. Ya no podía hacer las cosas bien, no podría comprar mi pasaje
de regreso a mi familia jugando a ser agradable. Era hora de prescindir de viejos hábitos que no
funcionaban. Era hora de soltarlo.
Solté el brazo de Dan, dándole permiso tácito de decir lo que quisiera.
Él lo tomó. “ ¿Su responsabilidad?” Él repitió incrédulamente. “¿Qué hay acerca de su
responsabilidad de madre? ¿Cuándo renunció a eso?”
“No lo hice —“
“Seguro que no lo hizo,” Dan espetó. “Val no ha hecho nada sino tratar de ayudarla y usted la trata
como si fuera mierda”.
“No lo hago.” Pero su protesta fue apenas perceptible. ¿Era porque Dan no era el tipo de persona
con el que discutirías cuando estaba tan justificadamente enojado... o porque Mamá sabía que él
estaba en lo correcto?
“Sí, lo hace,” Dan insistió. “¡No sólo tiene un montón de sus continuas acciones idiotas cuando ella
expresamente les advierte que no lo hagan, pero además luego usted la culpa de su propia
estupidez! Ni siquiera pueden confiar en que ella hará su trabajo, uno en el que usted sabe que ella
es condenadamente buena. ¿Y qué diablos ocurrió con su amor incondicional?”
Comenzaba a gustarme a este tipo.
Mis ojos picaron. Mierda, se sentía bien tener a un defensor para variar.
Mamá pareció encogerse. “Val siempre ha sido la fuerte. Ella nunca me necesitó tanto como Jen”.
Eso es lo que a ella le gustaría creer, pero yo lo sabía mejor. Sin embargo, me di cuenta de que
Mamá necesitaba un chivo expiatorio y que su hija mayor fue el sacrificio escogido. Puede que una
vez que todo esto se terminara, ella escuchara más razones. Pero por ahora, no tenía sentido intentar
razonar con ella. “Vamos,” le dije a Dan.
Dan y yo nos volteamos hacia la puerta. Simplemente quería salir, apartarme de toda esta sangría
emocional.
Fang le gruñó a Mamá, luego nos siguió.
En cuanto salimos, Dan dio la vuelta para un último disparo de despedida hacia Mamá. “Usted es
simplemente condenadamente afortunada de que Val sea lo suficientemente decente como para
ignorar la forma en la que usted la ha tratado y ayudarla de cualquier manera”.
Mamá solamente negó con la cabeza, viéndose triste, y cerró la puerta.
Suspiré. No fue más de lo que había esperado. Pero no importaba lo qué Mamá pensara, iba a
encontrar a sus perdidos integrantes de la familia y los traería a casa... a la casa donde sospechaba
que nunca sería bienvenida otra vez.
Bien, al diablo con ellos. Simplemente labraría una vida nueva para mí misma — una mejor que
cualquier cosa que tuviera en el pasado. Merecía el tipo de amor y respeto que los Sullivans
parecían tener el uno por el otro, y joder, iba a encontrarlo, no importaba cuanto tiempo tomara.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:25 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:54 pm

Capítulo XV
Mientras conducíamos hacia el banco de sangre, la injusticia de la acusación de Mamá me molestó
hasta que estuve completamente fastidiada. Despertó a la durmiente Lola, y la lujuria comenzó a
crepitar bajo de la superficie. Deliberadamente la enfoqué lejos de Dan y en la cólera, estimulando
mi búsqueda de Rick y Jen.
Cuando llegamos al banco de sangre, salí del camión y di un portazo, no sabiendo o importándome
si Dan y Fang me seguían. Abrí de golpe la puerta del edificio y eché un vistazo alrededor. El lugar
estaba lleno, pero no estaba Rick, ni Jen. Anduve con paso impetuoso hacia el escritorio y al joven
sentándose allí. Él palideció cuando vio mi expresión.
Recorrí con la mirada la etiqueta con su nombre. “Hola, Jerry.” Salió más como una amenaza que
como un saludo.
Él tragó saliva y se escabulló hacia atrás, fuera de alcance. Chico listo. “Ho-hola,” él tartamudeó.
“¿Está aquí Jennifer Anderson?” Ni siquiera intenté suavizar mi voz. Finalmente tenía una pista e
iba a seguirla hasta que encontrara a Jen y a Rick, o alguien iba a pagar.
“No esta noche”.
Dan apareció a mi lado, junto con Fang. Jerry echó una mirada abajo hacia el terrier. “No puede
traer perros aquí adentro —“
Fang y yo gruñimos hacia él, y Jerry retrocedió aun más. “De acuerdo, de acuerdo. Siempre que él
sea bueno, lo pasaré por alto esta vez”.
“¿Cuándo estará Jennifer aquí?” Demandé saber.
“¿Po-por qué quiere saber?” Él se veía aterrorizado mientras pasaba la mirada de acá para allá entre
Dan y yo, pero todavía tuvo las agallas suficientes como para desafiarnos.
“Ella es mi hermana”.
“Oh.” Él tragó. “L-lo siento, pero aun así, no tengo permiso de dar esa infor — “
Él se cayó cuando pasé por alrededor del escritorio tras él. Sosteniendo en alto sus manos para
mantenerme alejada, él dijo, “Por favor, no puedo. No tiene ni idea de en cuantos problemas me
metería”.
Pero la lujuria dentro de mí necesitaba una salida, necesitaba alguien a quien machacar. Apretando
los puños, la refrené, diciendo, “Estarás en más problemas si no me dices”.
“Pero... son vampiros,” dijo Jerry, como si eso le ganara a mi amenaza.
Acerqué mi cara a la suya. “Sí, y yo soy la cazadora de vampiros.” Mientras la cólera surgía dentro
de mí, vi el destello púrpura de mis ojos reflejado en sus pupilas.
“Oh, mierda.” La voz de Jerry fue un mero chillido y cerró sus ojos como si la muerte fuera
inminente. Asimismo, él debía estar realmente confuso por la lujuria que surgió a través de él con
mi proximidad.
Dan apareció detrás de Jerry viéndose divertido. Pero él mantuvo su voz seria mientras decía, “No
creo que Jerry sepa lo suficiente como para ser de ayuda, ¿no es verdad, Jerry?”
Los ojos de Jerry se abrieron repentinamente y él se aferró a las palabras de Dan como si fuera un
salvavidas. Su miedo superó su lujuria mientras él barbullaba, “No, no. Él tiene razón — soy
completamente ignorante”.
Fang bufó. Si no estuviese tan molesto, lo encontraría divertido también. Le eché una mirada a Dan
para ver a dónde iba con esto. Ésta era la mejor pista que teníamos para encontrar a Jen y Rick.
Dan vino alrededor de la silla así él podía sonreír abajo hacia el niño. “Pero apuesto a que sabes
quien nos puede dar la información”.
“Se-seguro. Uno de los jefes”.
Me retiré y el alivio en la cara de Jerry fue casi cómico.
“Bien,” Dijo Dan. “Tú nos dejas hablar con uno de los jefes y ella te dejará vivir”.
“Todos ellos están aceptando donaciones personales.” Ick — él quería decir del tipo 'colmillos hacia
el cuello'. “Tendrán que esperar en la fila — “
Di un paso al frente y Jerry alzó sus manos otra vez. “Pero por usted, haré una excepción,” él
balbuceó.
Me relajé y recorrí la mirada alrededor de la sala de espera. Alrededor del noventa por ciento de eso
se había largado durante nuestro pequeño altercado, y arqueé una ceja hacia los demás hombres y
mujeres. “¿A alguien le importa si vamos primero?”
Hubo un coro de no's, excepto por una enfadada mujer de mediana edad que dijo, “Si me —“
Pero el hombre sentado a su lado sujetó una mano sobre su boca y dijo con una sonrisa empalagosa,
“Por favor, adelántense”.
Fang gruñó y di un vistazo para ver que estaba mirando fijamente. Un vampiro y su último baboso
'cliente' habían salido de la trastienda.
El vampiro se veía como un niño de la fraternidad de la universidad que sonría burlonamente
jugando a disfrazarse en un traje con una camisa pirata blanca fluida y apretados pantalones negros
de cuero. Él recorrió la mirada abajo hacia Fang, entonces estúpidamente le ignoró, descartando al
perro como si no fuera una amenaza. “¿Quién es el siguiente?” Preguntó arrogantemente.
“Lorenzo...” La mujer que había objetado dijo con un suspiro de anhelo.
Ignorándola, sonreí con la sonrisa de un depredador y me centré en Lorenzo. “Nosotros”.
“¿Nosotros?” Lorenzo miró de un lado a otro entre Dan y yo. “Eso es un poco pervertido, pero ¿por
qué no?”.
Mientras él nos llevaba de vuelta a una serie de cuartos, Dan masculló, “¿Estás bien? Te vez como
si estuvieras a punto de perder el control”.
Respiré hondo. “Sí, creo que sí”.
“Tranquilizate. Yo manejaré esta parte”.
Asentí con la cabeza, dándome cuenta de que él estaba en lo correcto — necesitaba calmarme.
Lorenzo hizo un gesto hacia tres puertas. “¿Cuál es su fantasía? ¿El burdel victoriano, la escena del
bosque, o la mazmorra?”
Me quedé mirando boquiabierta hacia él por un momento hasta que me di cuenta de que él
preguntaba dónde quería experimentar el placer de su beso.
“Bosque,” dijo Dan.
Bien. No quería pensar acerca del tipo de persona que escogería la mazmorra. Además, necesitamos
cuestionarle en privado, no aquí afuera en el corredor, pero no necesitábamos estar demasiado
distraídos por nuestros alrededores tampoco.
Entramos en la suite. Estaba oscuro dentro, pero mis ojos pronto se ajustaron, y la ilusión fue tan
completa, me sentí como si hubiéramos entrado en otro reino. La luz de luna jugaba sobre la escena
agreste, varios altos y frondosos árboles daban sombra a un emparrado25 que se veía suave y
acogedor, y el perfume de alguna flor fragante, almizclada flotaba en el aire por ahí en una cálida
brisa.
Lorenzo se repantigó con practicada desenvoltura en la manta, palmeando el espacio junto a él de
modo tentador.
Fang gruñó. Déjamelo a mi.
Lo aparté. Lorenzo no había hecho nada mal... todavía. Él pensaba que éramos deseosos donantes
de sangre, buscando una emoción.
Disimuladamente saqué una estaca de mi funda de atrás y la sujeté detrás de mí mientras Dan decía,
“No estamos aquí para el juego que piensas que estamos”.
“¿Oh? ¿Y cual sería su juego?”
25 Emparrado: Conjunto de los vástagos y hojas de una o más parras que, sostenidas con una armazón de madera,
hierro u otra materia, forman cubierta.
“El juego es, nosotros preguntamos y tú respondes”.
Molesto, él contestó bruscamente, “Esa no es la forma en que se trabaja aquí. ¿A qué están
jugando?”
Recorrí con la mirada a Dan y él asintió con la cabeza, sabiendo lo que necesitaba hacer. Me caí de
rodillas en el pecho del vampiro, empujé mi antebrazo en su garganta así él no podría moverse, y
sostuve la estaca en mi otro puño, suspendida sobre su corazón. “No, nosotros hacemos las
preguntas”.
La cólera brilló en sus ojos mientras él intentaba tirarme al suelo. Cuando no funcionó, intentó
controlar mi mente, hasta que su cuerpo reaccionó al seductivo campo de fuerza de Lola.
Ahora lo tenía. “Esta bien, Dan, pregunta”.
Dan se sentó sobre las piernas del vampiro así él dejaría de patear. “¿Conoces a Jennifer
Anderson?”
Lorenzo combatió el atractivo del súcubo, lo cual no fue demasiado difícil ya que Lola no estaba tan
interesada.
“Váyanse al infierno,” él gruñó.
Pero la respuesta estaba clara en su mente — él la conocía. Asentí con la cabeza hacia Dan para
señalar que el vampiro sí conocía a Jen. Era más sencillo si él hacía las preguntas mientras yo me
concentraba en leer la mente del vampiro para conseguir las respuestas.
“¿Sabes dónde está?” Dan preguntó. “¿Quién la controla?”
Leí la respuesta claramente. “No, no lo sabe,” dije. “Y Alejandro ha esparcido la orden de averiguar
quien lo está haciendo”.
Lorenzo me miró boquiabierto. “¿Quién eres?”
“La Cazadora.” Dan amaba decir eso, aparentemente. Viendo el reconocimiento en los ojos del
vampiro, Dan añadió, “Pero si eres un buen vampirito y nos dices lo que queremos saber, puede que
te dejemos vivir”.
Lorenzo frunció el ceño pero dejó de pelear. Leí en su mente que Alejandro les había dicho que
cooperaran conmigo. Él no quería, pero dijo, “Depende. ¿Qué quieren saber?”
Ya que el vampiro estaba siendo razonable, aflojé mi llave estranguladora.
Cabeceé hacia Dan que preguntó, “¿El padre de Jennifer vino aquí buscándola anoche?”
“Sí”.
“¿Qué sucedió?”
“Él hizo un escándalo, intentó sacarla a la fuerza de aquí, pero ella no iría”.
Asentí con la cabeza para señalar que Lorenzo era sincero.
“¿Así que le mataste?” Dan preguntó.
“¡No! Alejandro no permitiría — Es decir, no sería correcto”.
“¿Entonces qué hiciste?”
“Él molestaba a los clientes, ahuyentando a las personas, así que le echamos fuera, le dijimos que
nunca más regresara.”
Él decía la verdad, pero había algo más.... “¿Qué es lo que no nos dices?” Pregunté.
“Nada,” Lorenzo me aseguró.
Pero él mentía. Allí, claro en su mente, estaba lo que realmente había ocurrido. Lorenzo había
observado por la ventana como tres vampiros, que él pensó que eran los privados de derechos,
agarraron a Rick. Mientras se lo llevaban a la fuerza, se rieron, diciendo que iban a bendecirle.
¿Bendecirlo? ¿Qué diablos significaría bendecir para un vampiro? Las cruces y el agua bendita eran
pura tortura para ellos. Con miedo brincando en mi pecho, pregunté, “¿Qué significa eso? ¿Qué es
una bendición vampirica?”
Lorenzo nos dio la información fácilmente, obviamente esperando que nos doliera. “Esa es su jerga
para 'traerlo de regreso'.” Entonces, en caso de que no lo hubiéramos comprendido, él explicó,
“Piensan hacerle uno de nosotros”.
Mi piel se volvió fría y húmeda y mi cabeza dio vueltas. Ohpordios. Ellos convertirían al único
padre que he conocido en un vampiro.
Tontamente había temido que estuviera muerto, yaciendo drenado de sangre en alguna parte. Pensé
que esa era la peor cosa que podría ocurrir. Pero esto... No, ni siquiera podría imaginarme esto.
Mi sangre se drenó de mi cara y me sentí fría y pegajosa, un poco con náuseas, y completa
extremadamente conmocionada. Ha debido haberse notado en mi cara, también, porque el vampiro
simplemente se tumbó desgarbadamente allí clavando los ojos en mí, aparentemente complacido
con su granada.
Dan le preguntó algo más, obteniendo descripciones de los vampiros, entonces me tomó del brazo
amablemente y me condujo fuera por una puerta lateral al camión. Sintiéndome entumecida, me
senté acurrucada contra la puerta, tratando de no pensar, de no sentir. Apenas noté cuándo Fang se
acurrucó contra mi y lamió mi brazo.
“¿Estás bien?” Dan preguntó.
“Sí,” mentí. “Solamente quiero encontrarlos — de alguna forma.” No podía pensar más allá de eso.
No pensaría más allá de eso. Me quedé con la mirada fija al frente y Dan finalmente maniobró el
camión.
Condujimos por los alrededores toda la noche, tratando de encontrar más pistas en los bancos de
sangre, en las calles, en cualquier parte que podíamos. No hubo suerte. Finalmente, exhausta y
decepcionada, me percaté de que casi amanecía y que los vampiros estarían escondidos en alguna
parte hasta que el sol descendiera otra vez, así que fuimos a casa.
Deprimida, me sentía como si estuviera deambulando en la niebla. No me animé hasta que Dan me
estableció en mi sofá y se me sentó a mi lado. “Habla conmigo, Val”.
Pero no fueron sus palabras las que penetraron en mi estupor, fue su suave toque mientras cepillaba
el pelo fuera de mi cara.
Eché una mirada abajo hacia Fang que se había acurrucado junto a mí en el sofá. Mis manos se
habían cerrado herméticamente en su pelaje aún sin darme cuenta de eso. Aflojé mi agarre de
muerte sobre el pobre perro y acaricié su pelaje tieso. Él ni siquiera se había quejado. “Todo es mi
culpa,” dije con voz tensa.
Dan me llevó a sus brazos. “No seas ridícula,” él murmuró mientras me sujetaba cerca. “No es tu
culpa”.
Oh vaya, esto fue tan agradable. Me acurruqué en él como un niño buscando consuelo. Pero él
estaba equivocado. “Sí, lo es,” dije, mi voz amortiguada en su pecho. “Si hubiera encontrado a Jen,
nada de esto habría ocurrido”.
“No sabes eso,” Dan protestó.
“Oh, por favor,” dije y me aparté ligeramente. “Como ser convertido en un vampiro es algo que le
ocurre a cualquiera”.
“¿No habías dicho que convertirse en un vampiro tenía que ser voluntario, ya que tienen que beber
la sangre de la persona que los convierte?”
Me tensé. ¿Qué quería decir? “Usualmente, aunque es posible que pudiese ser forzado”.
“Entonces... tal vez fue su elección,” sugirió Dan.
Esperé que Fang respondiera a eso, pero él estaba tan cansado, que se había ido a dormir.
Me aparté para mirar de frente a Dan. “¿Qué estás diciendo? ¿Que mi padrastro quería convertirse
en un vampiro?” Ridículo.
“Tal vez. Tal vez no le dieron ninguna otra elección”.
“¿Quieres decir morir o convertirse en uno de los no muertos?”
Dan cabeceó.
Pensé por un momento. “No, no puedo creerlo. Él me ayudó a aprender acerca de ellos, me ayudó a
aprender a combatirlos. Él nunca se convertiría en uno. ¿Quién haría esa clase de elección?”
“Un gran número de personas la hace. Por lo que oímos, más cada día”.
“No Rick,” dije con convicción.
Dan acarició mi pelo otra vez. “Bien, tal vez él no es un vampiro aún. Tal vez se escapó”.
Me gustaría creer eso, creer que era posible, pero había dejado de creer en Santa Claus, el conejo de
Pascua, y deseos mágicos hace mucho tiempo. Y no podría decirle a Dan no lo creyese, tampoco. Él
sólo estaba tratando de calmarme. “Buen intento, pero lo dudo”.
“No te preocupes, nos enteraremos, de una forma o de otra”.
Sí, eso era lo que me molestaba. Cerré mis ojos contra el dolor. ¿Cómo había había terminado todo
tan revuelto
Justo cuando las cosas se ponían mejor, cuando había ganado un perro maravilloso, un compañero
que salía en mi defensa, y un nuevo miembro de mi familia increíble a quién le gustaba yo por mí
misma, el destino tuvo que desplomarse sobre mí y desgarrar lejos mi alegría.
Peor, justo cuando finalmente había encontrado a alguien por quien interesarme, el universo se
había asegurado de que él fuera el único tipo que nunca se interesaría acerca de mí.
¿Qué diablos hice para merecer esto?¿Ese era el precio a pagar por pensar que era más fuerte, más
rápida, mejor que otros? ¿O por no ser completamente humana?
Dan besó mi frente y el anhelo surgió dentro de mí. No deseo, pero sí un anhelo de normalidad, de
una unión duradera con a alguien, como la que él mismo compartía con su hermana.
Aun si no podía tener mi pastel, estaba dispuesta a establecerme por unas pocas migas.
Tentativamente puse mis brazos alderredor de él, aceptando el consuelo que él parecía ofrecer.
Cuando él devolvió el favor, me aferré a él, empapándome en el maravilloso sentimiento. En sus
brazos, me sentía segura, querida... casi humana.
Lola no estaba interesada en estos amables de sentimientos, pero podría sentir el deseo aumentando
dentro de él — indudablemente una reacción puramente física. “¿No tienes miedo?” Le pregunté en
su cuello.
“¿Miedo de qué?”
“De Lola. De lo que ella podría hacerte”.
“No, Micah explicó algunas cosas. Sé que si quisieras, podrías obligarme a hacer el amor contigo”.
“En realidad, sólo podría obligarte a sentir deseo. Lo que haces con ese deseo es tu decisión.” Era
importante que él comprendiera que no podía hacerlo hacer nada.
“Comprendo”.
“Pero por supuesto nunca te forzaría intencionalmente,” le aseguré con ahínco.
“Sé eso ahora”.
Él sonó triste y más que un poco cansado. De repente, me di cuenta de cuan horrible debe ser esto
para él.
Suspiré pesadamente. “Lo siento tanto, Dan”.
“¿Por qué?”
“Por involucrarte en mi confusa vida”.
Él me dio un pequeño apretón. “No te preocupes por eso. Yo no lo siento. Me necesitas ahora”.
“Gracias.” Esto se estaba poniendo mucho más emocional y soné como alguna cobarde llorona.
Quería que él se sintiera seguro, que no se preocupara de que pudiera estar sintiendo atracción por
él o cualquier otra cosa.
A regañadientes, me aparté e inyecté un poco de travesura en mi voz. “Los amigos son buenos. Pero
tal vez Micah pueda presentarme un agradable chico parte demonio, uno que pueda tolerar Lola.
Shade es lindo en cierta forma, cuando no esta todo oscuro y giratorio. ¿Piensas que él podría estar
interesado?”
Miré hacia arriba hacia Dan que se vio un poco extrañado por la idea entera.
Me reí. “No importa.” Desperté a Fang y me dirigí a casa a dormir un poco antes de que tuviera que
ser la gran malvada cazadora de vampiros de nuevo.
En la cama, la preocupación se estableció sobre mi como una manta. ¿Era Rick realmente un
vampiro? ¿Habían convertido a Jen también? Si no, ¿qué querían con ella? ¿Estaba alguno de los
dos todavía con vida? ¿Y cómo diantres iba a encontrarlos?
Sabía una cosa con seguridad. Me levantaría antes que los vampiros y estaría allí para Jen... de la
forma en que nadie nunca estaba allí para mí.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:25 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:54 pm

Capítulo XVI
Me desperté al comienzo de la tarde por un golpe en la puerta. Era Dan. Él aun no había tenido
tiempo de afeitarse, y la sombra oscura en su cara lo hizo verse peligroso y bastante atractivo.
Él empujó una arrugada hoja de papel hacia mí. “Alguien lanzó una roca por mi ventana. Esto
estaba pegado a ella”.
DILE A LA CAZADORA QUE DETENGA SU INVESTIGACIÓN AHORA, O PERDERÁ MÁS
MIEMBROS DE SU FAMILIA.
El remitente de esta nota probablemente había tenido la intención de causar miedo, pero todo lo que
sentí fue furia.
La expresión de Dan se volvió sombría. “No te darás por vencida”.
Abrí bruscamente la puerta cerrada detrás de él. “De ninguna manera”.
“Bien por ti”.
“¿Alguna idea de donde vino?”
Él negó con la cabeza. “Alguien pudo haberlo impreso en una computadora”.
“Sí. Yo — ” me callé mientras notaba al perro del infierno olfateando la nota. “¿Qué es, Fang?”
Huelo humano.
Le transmití la información a Dan y le pregunté a Fang, “¿Reconoces el olor?”
No.
“¿Podrías seguir el aroma?”
No soy un perro del infierno para nada, bebé.
“Puede,” le dije a Dan.
Dan frunció el ceño. “Si el tipo que dejó esto usó un coche, puede que no llegues muy lejos. Y
todavía es de día, así que debió haberla dejado un sirviente humano, no el verdadero controlador de
tu hermana”.
Todo era cierto, pero... “Vale la pena intentar”.
Me vestí en un tiempo récord y nos fuimos deprisa hacia la casa adosada de Dan. Me volví hacia
Fang. “Ve por ello”.
El terrier puso su nariz al suelo debajo de la ventana y olfateó, entonces avanzó ansiosamente a
través del césped pequeño hacia el cordón de calle donde se detuvo y corrió en círculos por unos
momentos, lloriqueando.
¿Ya te detuviste?
Dan suspiró. “Tenía miedo de que sucediera esto — “
Lo conseguiré, lo conseguiré. Sólo espera.
“La nariz de un perro del infierno se supone que es mucho más sensitiva que la de un perro
normal”, expliqué. “Si el olor no es demasiado viejo, tal vez aún pueda seguirlo”.
Sí, conseguí un trazo de eso. Dejame probar.
“Vamos, utilicemos la Valkyrie. Será más sencillo”.
Tuvimos que quitar al asiento de Fang de la parte trasera para acomodar a Dan, pero él sujetó a
Fang. Ambos me daban direcciones mientras lentamente seguía el rastro del olor en la motocicleta,
ignorando los comentarios rudos de los otros automovilistas que desaprobaban nuestra lenta
velocidad.
No tomó demasiado descifrar a donde íbamos. “Te apuesto que vamos a terminar en la mansión de
Alejandro,” Dan gritó por encima del viento.
Claro está, terminamos ahí. Cuando logramos llegar, Fang bajó de un salto y olfateó furiosamente
alrededor del portón.
“¿Llegó aquí afuera?” Pregunté.
Sí, pero no pasó el portón. El aroma se detiene fuera.
Le transmití la información para Dan, preguntando, “¿Qué quiere decir eso?”
“Tal vez se detuvo aquí y salió del coche, pero no entró”.
“¿Por qué?”
Dan se encogió de hombros. “Podría ser él recogiera la nota aquí y nosotros le seguimos a su punto
de origen”.
“O se metió en otro coche”.
“Es posible. El problema es, no sabemos si estábamos siguiendo su rastro del lugar del que vino, o
al lugar al que fue después de dejar la nota”.
Eché una mirada abajo hacia Fang. “¿Puedes notarlo?”
Nope. Lo siento.
“¿Deberíamos continuar siguiendo el aroma?” preguntó Dan. “De una u otra manera, podríamos
encontrarle”.
“No” Miré furiosamente hacia la mansión, que se veía inofensiva e inocente a la luz del día. “Todo
siempre parece conducir de regreso a Alejandro. Veamos si podemos conseguir algunas respuestas”.
Ingresé el código presionando fuertemente las teclas y los portones se abrieron. O nadie se había
molestado en cambiarlo, o Alejandro pensaba que no tenía nada que esconder.
Dos fornidos guardias sin-cuello vestidos completamente de negro nos encontraron al final del
recorrido, con brazos cruzados y expresiones ceñudas. Y si no estaba equivocada, apretujaban un
montón de potencia de fuego debajo de esas chaquetas sueltas.
“Hola,” dije alegremente, quedándome en la motocicleta. “Los guardias son nuevos. ¿Alejandro
esta teniendo algunos problemas que no nos ha contado?”
El guardia a la derecha dijo, “Ésta es propiedad privada. Usted está entrando sin autorización”.
“¿Cómo podemos estar entrado sin autorización si tenemos el código para entrar?” Pregunté,
todavía conservando mi tono ligero.
Eso pareció dejarle perplejo, pero el guardia número dos dijo, “Alejandro no dijo que él estuviera
esperando visitas hoy”.
“Cierto, no nos esperaban, ¿pero no pueden los viejos amigos pasar a hacer una visita y verse el uno
al otro? Él dijo que siempre seríamos bienvenidos”.
“No durante el día,” dijo número dos. “Nadie es bienvenido hasta después del anochecer. Si usted
quiere verle, regrese entonces”.
“Pero — ” detuve lo que iba a decir cuándo número uno alcanzó algo dentro de su chaqueta.
Dan apretó su agarre alrededor de mi cintura. “Estaremos de regreso a la puesta del sol”.
“Hasta luego.” Seguí la corriente, meneé mis dedos a ellos y di un giro de ciento ochenta grados en
la moto para dejar la propiedad.
Casi a media cuadra de distancia, detuve y mire hacia atrás. ¿Estaba Jen adentro? ¿Estaba Rick?
“Ni siquiera lo pienses,” Dan advirtió. “Hay probablemente dos más detrás de la casa, y no hay
forma de que nos introduzcamos por esos postigos. Has lo que él dijo — regresa esta noche”.
“Esta bien.” El tiempo realmente peligroso era después de que el sol descendía, pero mi trasero se
quejó de tener que esperar.
“¿Por qué piensas que tiene tantos guardas de seguridad?”
“O los ataques en los bancos de sangre se han incrementado y él teme por su vida o está haciendo
algo que no debería hacer”.
“¿Piensas que el aumento de las precauciones tiene algo que ver con Jen y Rick?”
“No hay forma de saberlo. Yo en cambio me preocuparía por algo que puedo controlar. ¿Tal vez
podemos seguir el resto de ese aroma?”
Fang lo intentó, pero perdió la pista cuando cruzó la Carretera Interestatal 410. Había simplemente
demasiado trafico en la carretera principal y demasiado humo de tubo de escape como para seguir el
aroma de un sólo individuo.
Por si acaso había enfadado a la persona que envió esa nota amenazadora, llamé a Mamá. Le advertí
que no dejara la casa y que no, bajo cualquier circunstancia, dejara entrar a nadie.
Cuándo estuve segura de que mamá comprendía que tan importante era esto, Dan y yo conseguimos
información de Ramirez y Micah, entonces nos abastecimos de armas. Realmente no estaba
planeando abrirme camino a la fuerza en la mansión, pero quería estar lista por si tenía que hacerlo.
Cuando el sol se colocó detrás del horizonte, Dan, Fang y yo ya estábamos esperando en lo de
Alejandro. Una vez que los postigos se abrieron, calculamos que era seguro hacer nuestro
movimiento.
Los dos guardias nos miraron furiosamente pero no nos impidieron tocar el timbre.
Luego de algunos minutos, el teniente de Alejandro, Austin, contestó e inclinó su sombrero de
vaquero. “Hola, señora... señor. Que gusto volver a verlos”.
Él fue tan agradable, repentinamente me pregunté si había exagerado. “¿Podemos ver a Alejandro?”
“Sí, señora.” Él abrió la puerta de par en par y nos dejó entrar.
No pude resistir darles una mirada triunfante a los sin-cuello que protegían la puerta afuera. Pero la
mirada fue desperdiciada — su atención estaba desviada afuera, hacia los terrenos.
Austin nos condujo al muy masculino estudio donde habíamos estado antes. Cuando Alejandro nos
vio, suspendió de pronto su conversación con dos subalternos y les ahuyentó por medio de señas.
Sonriente, él nos hizo un gesto hacia las sillas.
“¿A qué debo este honor?” Él preguntó, encantador como siempre.
Dan me retrasó con una mirada.
“Mi hermana todavía esta desaparecida,” dije sin preámbulos. La sonrisa de Alejandro se marchitó
un poco mientras él sacudía su cabeza tristemente. “Temo que estabas en lo correcto acerca de que
estaba siendo controlada”.
Dan se sentó para adelante como un perro señalando a su presa. “¿Cómo lo sabe?”
“Un humano sólo puede ser controlado por un vampiro a la vez. Entonces, para probarla, hice que
uno de mis tenientes intentara controlarla”.
“¿Cuál?” Exigí saber.
“Ese sería yo, señora,” dijo Austin.
“¿Y?” Pregunté.
“No podía obligarla a hacer una maldita cosa”.
“¿Eso confirma que ella esta siendo controlada por alguien más?”
Alejandro y Austin asintieron.
“¿Entonces quién?”
Alejandro extendió sus manos. “Lo siento, no tenemos forma de saber eso, pero estoy haciendo todo
lo que puedo para averiguarlo”.
Dan frunció el entrecejo. “¿Y qué hay acerca de su padre? ¿Está al tanto de que él fue a uno de sus
bancos de sangre y fue echado a la calle?”
Alejandro asintió con la cabeza gravemente. “Sí. ¿Qué quería que hiciéramos? Estaba haciendo una
escena”.
“¿También esta consciente de que algunos vampiros lo agarraron y dijeron que iban a obligarlo a
unirse a su pequeño club no muerto?”
El líder vampiro pareció verdaderamente sorprendido. “No piensas que mis personas lo hicieron,
¿verdad?”
A modo de respuesta, le di la nota.
Dan agregó, “Eso fue lanzado por mi ventana esta tarde. Seguimos el olor de su chico de los
mandados hasta aquí”.
Alejandro clavó la mirada en nosotros incrédulo. “¿Seguramente no piensas que dejé semejante
nota?”
Tal vez. Por un lado, él voluntariamente había acordado vernos, lo cual sostenía que él era inocente
de cualquier crimen — en esto, de cualquier manera. Por otra parte, todas las pistas parecían
llevarnos aquí.
Infructuosamente, deseé que hubiera pensado lo suficientemente a futuro para tener algo de Rick
que Fang pudiera olfatear. Si lo tuviese, podríamos ser capaces de decir si Rick estaba aquí o no.
Jen no estaba. Fang había usado bastante a fondo su nariz toda el camino de entrada. Si él hubiera
olido a mi hermana, me habría informado.
“No sé qué pensar,” dije honestamente mientras me ponía de pie para irme. “Pero te puedo decir
esto. Si cualquiera de mi familia es dañado de cualquier manera, personalmente atraparé a los
monstruos responsables y dejaré que el sol se encargue. ¿Quedó claro?”
“Simplemente dejanos saber si necesitas cualquier ayuda,” Austin ofreció.
Di un paso hacia atrás sorprendida. Esa no era la respuesta que había esperado para nada.
Fang me contempló. Sí, y no confío en eso.
Alejandro se levantó y tomó mi mano entre las suyas. Era extraño cómo no tenían nada de calor en
ellas. “Austin tiene toda la razón. Luchamos por la adaptación con los humanos, peleamos por
asegurar nuestro lugar — pacíficamente — al su lado. Las bestias que han cometido estos atroces
actos no son bienvenidas dentro de nuestra organización, ni en esta ciudad. Los descubriremos y los
destruiremos”.
“B-bueno,” Dije. Eso era exactamente lo que quería, pero otra vez, habían logrado asombrarme con
lo impredecible.
Las manos de Alejandro se tensaron sobre la mío. “Si oímos cualquier información, obtenemos
cualquier pista, te avisaremos”.
“Bien, bien,” era todo lo que podía decir. Saqué con fuerza mi mano y seguí a Austin fuera.
Mientras los tres nos poníamos en la motocicleta, Dan preguntó, “¿Le crees?”
Suspiré. “Sí, creo que sí”.
“Creo que estamos cometiendo un gran error.”
“Tal vez. ¿Pero qué podemos hacer? Todo lo que nos hemos enterado señala que Jen y Rick no han
estado ahí”.
“Podemos hacer un poco más del bueno y viejo trabajo de detective”.
“De acuerdo.” Ninguna de nuestras otras pistas tenían éxito, así que era nuestra única opción. Pero
tuve el presentimiento de que sería mejor que los encontrara pronto... o sería muy tarde.
Decidimos regresar al banco de sangre. Era un intento desesperado, pero tal vez Lorenzo podría
darnos más información acerca de los vampiros que se llevaron a Rick.
Casi a tres cuartos del camino hacia allí, Dan golpeó ligeramente mi hombro e hizo señales para que
me orillara. Doblé hacia un lado del camino y le di una mirada inquisitiva.
“Teléfono,” dijo él brevemente. Contestó y escuchó por un momento, entonces me lo dio. “Micah le
dio a Shade mi número. Él quiere hablar contigo".
Había estado bromeando acerca de Shade siendo un potencial novio, pero sorprendentemente, la
leve chispa de desaprobación en los ojos de Dan indicó que él pensó que había sido seria.
Interesante.
Divertida, contesté el teléfono.
“Aproximadamente diez minutos después de salieron, cuatro personas llegaron a la mansión — dos
hombres y dos mujeres. Una era tu hermana”.
El latido del mi corazón se apresuró mientras mi diversión desaparecía. Finalmente — una pista.
“¿Estás seguro?” ¿Y por qué nosotros no habíamos visto a Shade?
“Sí — ella corresponde a la foto que Micah me dio”.
“¿Reconociste a alguno de los demás?” Tal vez Rick estaba con ellos.
“No, todos ellos estaban en un coche, y ella es la única de quien conseguí un buen vistazo”.
“¿Dijeron algo?” ¿Como cuánto tiempo iban a estar allí?
“Lo único que oí no tenía sentido.” Shade sonó indeciso. “Sólo escuché una parte mientras pasaban
a través de los portones”.
“¿Qué oíste?”
“Algo acerca de realizar una... ¿bendición a medianoche?”
Oh, mierda. “¿Qué dijeron?” Exigí saber. “¿Dijeron quién iba a ser bendecido?”
“No, sólo algo acerca de que lo habían atrasado bastante”.
¿Atrasado el de quién? ¿El de Jen? ¿El de Rick? El miedo golpeó en mi pecho, haciendo mi voz
más abrupta que pretendía. “¿Eso es todo?”
!Lo siento,” dijo Shade. “Eso es todo lo que oí”.
No era su culpa que él no supiera nada más “Gracias,” dije fervientemente. “Si escuchas o ves algo
más, ¿nos llamarás?”
“Por supuesto”.
Colgué y le devolví el teléfono a Dan, girando de costado en la motocicleta para informarle lo que
la Shade me había dicho. Cuanto más pensaba acerca de eso, más enojada me ponía. “Maldita sea,
él jugó con nosotros”.
“¿Alejandro?”
“Sí. Él actuó tan condenadamente inocente, cuando todo el tiempo debía estar sabiendo que
sucedía”.
Los labios de Dan se tensaron, probablemente prohibiéndose decir, "Te lo dije.” En lugar de eso, él
dijo, “No sabemos con seguridad que él esté involucrado en esta cosa de bendición... y podría no ser
su hermana de quien ellos estaban hablando”.
Lo fulminé con la mirada. “¿Te arriesgarías con tu familia?”
“No —“
“Bien, una cosa es segura — ella está ahí. Por lo menos puedo sacarla del peligro”.
“Si su controlador te deja,” dijo Dan.
Esta bien, comprendí eso. “No me importa. La haré venir conmigo si si ella quiere o no”.
Me giré de vuelta, pero Dan sostuvo mi mano sobre el acelerador. “Es demasiado peligroso”.
“No me importa. Mi hermana — “
“Es demasiado peligroso para ella si entramos, disparando sin parar. Especialmente con sólo
nosotros dos contra una casa llena de vampiros. El respaldo aumentará nuestras probabilidades de
sacarla ilesa”.
Giré para mirarle otra vez. “¿Y dónde vamos a conseguir eso?”
“Ramirez”.
Pensé por un momento, entonces asentí con la cabeza. “Esta bien, vamos a llamarle”.
“Probablemente es mejor hacer esto en persona— es un tremendo favor para pedirle”.
“Tardará demasiado tiempo —“
“Oíste a Shade — nada va a ocurrir hasta la medianoche. Tenemos horas todavía”.
Él estaba en lo correcto otra vez, sin embargo a la energía crepitando a través de mi sangre no le
gustó el retraso. “Hagámoslo rápido, entonces”.
Cañoneé el motor en la Valkyrie y me dirigí a toda velocidad hacia el West Substation. Fang eligió
esperar afuera mientras Dan y yo entrabamos. Ramirez estaba dentro, aunque él tenía a alguien en
su oficina.
Espeté, “Necesitamos hablar con usted. Es urgente”.
Ramirez recorrió la mirada de acá para allá entre nosotros, entonces le dio permiso para salir al tipo
con él que había estado hablando. “¿Qué sucede?”
“Necesitamos hacer un allanamiento en la mansión de Alejandro,” dije urgentemente.
“¿Por qué?”
“Tiene a mi hermana allí dentro”.
Ramirez se vio compasivo, pero dijo, “No puedo realizar un allanamiento solamente porque su
hermana mayor no le gusta con quien se junta”.
“Pero ella esta siendo controlada por un vampiro,” protesté. “Van a lastimarla.” Ésta no era alguna
petición frívola — Ramirez sabía eso.
“¿Tienes pruebas de eso?”
“No, pero —“
Dan intervino. “Alejandro admitió que ella está siendo controlada”.
“¿Por él?”
“No, pero —“
“Esa no es ninguna prueba,” Ramirez dijo con aire de disculpa.
“Va a ocurrir algo esta noche”, Dan dijo. “Pueden estar planeando convertir a Jennifer en un
vampiro”.
Oh, Dios, sonó aun más real, aun más plausible cuándo él lo dijo en voz alta. “Tenemos que
salvarla,” insistí. “Ella no tiene libre albedrío. Ella no puede escoger esto por sí misma”.
Ramirez se inclinó hacia adelante, viéndose atento. “¿Tiene pruebas de esto?”
Molesta por su estúpido estribillo, contesté bruscamente, “Una de las personas de Micah la vio
entrar a la casa, los escuchó decir que una bendición había sido atrasada por demasiado tiempo.”
Rápidamente, le expliqué lo qué Lorenzo nos había contado sobre el término bendición y lo que
temía.
Ramirez se vio decepcionado. “¿Eso es? ¿Eso es todo lo que tienen?”
“Sé que no suena como demasiado — ” Dan comenzó.
“Espera,” dijo el teniente. “Déjame entender bien esto. Hasta ahora, no ha encontrado nada que
señale que Alejandro o su movimiento ha hecho nada malo, ¿cierto?”
Fruncí el entrecejo. “Sí, pero —“
Ramirez me detuvo con un gesto cortante. “Dijiste que este Lorenzo no reconoció a los vampiros
que se llevaron a tu padrastro, que él pensó que ellos no estaban afiliados, lo que probablemente
significa que no pertenecen al Movimiento.” Pasando por encima de mi protesta, él continuó, “Y tu
hermana ha estado trabajando para ellos por al menos un mes, sana y salva. ¿Piensas que tu
preocupación podría venir del hecho de que estás asustada por tu hermana, que no tienes otras
pistas, que quieres que esto sea verdad tan fuertemente que te has convencido a ti misma de que lo
es, a pesar de la evidencia que dice lo contrario?”
Clavé los ojos en él por un momento, sorprendida de que humo de furia no estuviera saliendo de
mis oídos. Obligándome a sonar calma y razonable, dije, “Mire, sé suena carente de solidez, pero si
nos da las personas, tendremos la prueba”.
“Lo siento, no puedo hacerlo. No puedo asignar recursos de la ciudad sobre una posibilidad tenue.
Y sin alguna clase de prueba para respaldar tu demanda, no seré capaz de obtener una autorización
y no puedo justificar el invadir la residencia de un particular sin ella”.
No podría creer que estaba escuchando esto. “¿Un particular? Él es un vampiro. ¿Pueden los no
muertos ser dueños de una propiedad? ¿Tienen los mismos derechos que los vivos?”
“La ley no reconoce la existencia de vampiros, en lo que concierne a eso, si el camina y habla, está
vivo. Y tiene derecho de conseguir la misma protección que todos los demás”.
Recurrí silenciosamente a Dan.
Él me dio una mirada de disculpa. “Tiene razón. Sus manos están atadas”.
“Bien, las nuestras no lo están,” declaré.
Ramirez se levantó de su escritorio y me señaló con su dedo. “Ustedes dos no irán allí solos, ¿me
escucharon? Es un suicidio hacerlo”.
Y un homicidio si no lo hacíamos. “¿Así que admite que es peligroso?”
“¿Entrar en la guarida de un vampiro, sin ser invitado, intentando secuestrar o causar daño físico?
Es peligroso — y no tiene nada que ver si ellos son culpables o inocentes”
“Pero —“
“Suficiente. Prométanme que ustedes dos no harán nada tan estúpido o lanzaré sus traseros a la
prisión ahora mismo”.
“¿Puede hacer eso?” Le pregunté a Dan incrédula.
Dan se encogió de hombros. “Probablemente”.
Lo fulminé con la mirada. “Si lo prometemos, ¿qué diablos espera que hagamos?”
“Espero que cumplan con su trabajo. Salgan allí afuera y consíganme pruebas. Con eso, puedo
ayudarlos”.
“Está bien,” dijo Dan. “Haremos eso”.
Ramirez me atravesó con una mirada, silenciosamente exigiendo mi acuerdo también.
Iba en contra de todo lo que sabía que era correcto, pero respetaba mucho al teniente como para
mentirle.
No obstante, no podría hacer nada para ayudar a Jen y Rick si estaba presa. “Esta bien, esta bien.
Pero cuando tengamos pruebas, será mejor que no me haga perder el tiempo”.
“No lo haré,” Ramirez confirmó.
Salí de la estación de policía pisando fuerte, con Dan justo detrás de mí. Mientras hacía girar mi
pierna sobre mi motocicleta, pregunté, “¿Cómo podemos conseguir pruebas?”
“Dejame pensar un minuto”.
Bien, sabía cual era mi primer pensamiento — entrar de cualquier manera y al diablo las
consecuencias. Ese fue también mi segundo y tercer pensamiento. No quería romper su promesa,
pero las vidas de Jen y Rick estaban corriendo peligro. Tenía que ver si Jen estaba bien, tenía que
encontrar a Rick, tenía que ver sus colmillos por mi misma.
Mamá ciertamente no estaría satisfecha con nada menos. Si no tenía el conocimiento de primera
mano de lo que le había ocurrido exactamente a Rick, mamá podría hacer algo estúpido... como ir a
buscarlo ella misma.
No, eso no podía ocurrir. No podría perder a otro miembro de mi familia con los vampiros — ni
siquiera a una madre que no me quería. Ellos podrían ya no considerarme una parte de la familia,
pero maldita sea, ellos si eran parte de la mía.
Tenía que averiguar la verdad por mi misma, no importa lo que dijera el teniente. Si sólo pudiese
rescatarlos sin romper mi promesa. Volví otra vez a la conversación, buscando una excusa... y la
encontré.
Habíamos prometido que lo dos no iríamos a buscar a Jen. Bien — iría simplemente uno de los dos.
Esto era demasiado peligroso para completos humanos de cualquier manera — las lesiones de Dan
durante nuestros encuentros previos lo probaban. Mejor dejar a los demonios luchar contra los
monstruos.
Fang empujó mi mano. Eso es.
Pero mejor no compartía mis pensamientos con Dan. Él sólo intentaría hacerme cambiar de opinión,
o insistiría en acompañarme. No quería tener que preocuparme por él también.
Dan se sentó detrás de mí en la motocicleta y consiguió acomodar a Fang. “Averigüemos más
acerca de la ceremonia de bendición. Si podemos probar que se hace, demostrar que los humanos
que entran en la mansión de Alejandro salen como vampiros, tal vez eso será suficiente prueba”.
“¿Realmente piensas que es suficiente?” Pregunté.
“¿Tienes una mejor idea?”
“No.” Además, lo quería fuera del camino de forma segura y esto se veía como la mejor forma de
conseguirlo.
“Bueno, entonces vamos a revisar la base de datos de Micah, veamos que podemos encontrar”.
Ya que era domingo y el club estaba cerrado, Dan llamó por teléfono primero y Micah acordó
encontrarnos allí.
Mientras conducíamos hacia el Purgatorio, volví a pensar en mi estrategia. Cuando llegamos y
estacionamos en la parte trasera, dije, “He estado pensando. No me necesitas aquí, así es que haré
un poco de investigación por mí cuenta”.
“¿Como qué?”
“Revisaré en mi Encyclopedia Magicka, veré si hay cualquier mención de la ceremonia.” Aunque
sabía que no había nada — lo habría recordado. “Después visitaré a una amiga psíquica mía”.
Dan arqueó la ceja. “¿Cómo ayudará eso?”
“Ella podría ser capaz de decirme que hacer, que camino tomar”.
Él entrecerró sus ojos en ella, viéndose desconfiado. “Nunca la has mencionado antes”.
Porque ella no existía. “Sí, bien, no has sido exactamente abierto para hablar acerca de usuarios
mágicos, ¿no es verdad?”
Él se encogió de hombros, concediendo el punto.
“Está bien, te llamaré y te podré en contacto si aprendo algo o no. Entonces volveré para recogerte.”
Si sobrevivo.
“Esta bien”.
Dan fue dentro del club y yo me senté por un momento, contemplando a Fang. ¿Qué debería hacer
con él?
¿Qué hay que preguntarse? Me llevarás contigo.
Eché un vistazo alrededor y vi un estacionamiento privado que señalaba “Blackburn.” El coche
sofisticado en él debía ser de Micah... y estaba abierto. Perfecto. Sin dejar mis verdaderas
intenciones mostrarse en mi mente consciente, dije, “Tomemos el coche de Micah”.
Pero cuando Fang saltó dentro, cerré la puerta.
Fang clavó sus ojos en mí con una mezcla de incredulidad y furia en su cara peluda. No acabas de
hacer eso.
“Temo que lo hice.” Él era un perro muy pequeño, y no importaba cuanto de perro del infierno
tuviera en él, no era rival para una veta entera de vampiros, aunque él tuviera el corazón suficiente
como para probar. No podría soportar perderle, tampoco.
¿Perderme? ¿Quién dijo que me perderás? Él dio zarpazos a la ventana. Dejame salir.
“Lo siento, Fang. Tengo que ir a la mansión, y estarás más seguro así.” Y si no lograba regresar,
Micah se encargaría de él.
No. De ninguna manera me dejarás aquí. ¡Déjame salir de aquí! Fang se volvió loco, brincando
alrededor del coche y ladrando furiosamente. Ignorando su rabieta, me dirigí a casa para
abastecerme de armas. Necesitaba estar lista para cualquier cosa... incluyendo la posibilidad de que
podía errar, que podía morir.
Enderecé mis hombros. Bien si lo hacía, me aseguraría de llevarme a toda la jodida veta de
vampiros conmigo.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Gemma el Miér Dic 08, 2010 1:26 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 12:55 pm

Capítulo XVII
Hice una pausa fuera de la propiedad de Alejandro, considerando mis opciones. Esta vez, no quería
anunciar mi presencia. Desafortunadamente, había una despejada línea de visión desde la puerta
principal hacia los portones. Los guardas me verían si usara el código para entrar.
Exploré la cerca. Bien — había algunos árboles al lado. Pésima seguridad, pero si ya estabas muerto
en una ciudad que tenía en su mayor parte humanos supongo que no te preocuparías mucho acerca
de la seguridad.
Enganché una ballesta en mi trabilla y coloqué una funda de espada que cruzaba mi espalda así
podría alcanzar fácilmente la empuñadura de la espalda detrás de mi cabeza. Una vez que me
aseguré de que estaban bien colocados, trepé arriba del tronco y luego me subí a una rama. Una de
las ramas convenientemente cruzaba sobre los peligrosos fleurs de lis en lo alto la valla de hierro
forjado, y avancé a gatas hasta que estuve sobre los terrenos de la propiedad.
Hice una pausa, evaluando la amenaza. Los guardas no tenían la ventaja de los excelentes sentidos
que tenían los vampiros, y no había visto ningún rastro de seguridad electrónica o de perros — los
animales no trabajarían para vampiros. Probablemente estaba segura. Me dejé caer al suelo, aliviada
cuando ninguna alarma comenzó a sonar.
Los guardas permanecieron en la entrada y salida, sin patrullar los terrenos, así que fue fácil abrirse
camino silenciosamente hacia la ventana donde ya había visto dos veces a Alejandro. Parecía ser el
lugar más concurrido.
Sin duda alguna, cuando miré con atención por la ventana, divisé a Jen adentro, con Alejandro y tres
de sus tenientes. Cuatro vampiros.
No, cámbialo a seis. Dos vampiros más repentinamente se aparecieron, arrastrando a Rick entre
ellos.
Finalmente, un descanso — Jen y Rick estaban juntos. Ahora, si sólo la suerte se quedara conmigo
y me ayudara a encargarme de los seis vampiros a la vez. No estaba segura de que hubiera
suficiente esperanza de hacer eso con todo el mundo saliendo vivo, pero tenía que intentar.
Clavé fijamente los ojos en Rick en busca de cualquier señal de que hubiera sido convertido, pero
su boca estaba pegada con cinta aisladora y sus brazos estaban firmemente sujetos por los dos
vampiros desconocidos. Él se veía pálido, pero eso podía ser por el miedo, por la situación, por un
montón de cosas. Todavía no sabía si él había sido convertido en un vampiro o no, pero de una u
otra manera, él necesitaba que lo rescataran.
Desafortunadamente, no podía oír nada de lo que decían. Y si intentase subir por la ventana cerrada,
perdería el elemento sorpresa. Fui por el lado de la casa hasta que encontré una ventana que daba a
un cuarto vacío. Se abrió silenciosamente, y trepé adentro, luego me abrí camino a través del oscuro
cuarto.
Cautelosamente, miré con atención fuera hacia el corredor. No había nadie allí. Me deslicé al
vestíbulo, manteniendo las armas listas, pero escondidas detrás de mi espalda. Sin armamento
visible, podría ser capaz de mentir para seguir mi camino si me topaba con alguien.
Afortunadamente, no me crucé con nadie, y llegué sin incidentes al cuarto donde retenían a Jen y a
Rick.
Las puertas eran demasiado gruesas como para que pudiera oír cualquier cosa que se estuviera
diciendo dentro del cuarto. Mierda — tenía que entrar. Desenfundé la espada, la agarré bien, y
aspiré profundamente. Lola, sintiendo que habría acción en breve, burbujeó de vuelta a la vida en
mi sangre. Le dejé acudir más completamente que lo que jamás había hecho. En esto, estábamos
unidas con un propósito. Tan lista como jamás estaría, entre precipitadamente a través de la puerta,
gritando, “¡Nadie se mueva!”
Todos se congelaron por un instante y yo aproveché eso para cerrar la puerta y moverme a un lado
de tal modo que mi espalda estaba contra una pared y yo estaba frente a todos ellos.
Alejandro y sus tres tenientes estaban agrupados en el lado contrario del cuarto, con él sentado y los
tres detrás de él. Rick y sus secuestradores estaban a mi izquierda, del otro lado de la puerta, y Jen
estaba en el medio. Todo el mundo estaba dentro de alcance de mi espada.
Aprovechándome de su sorpresa inicial, dije, “Jen, ven aquí”.
Desafortunadamente, ella me ignoró, todavía siendo controlada.
Mis palabras parecieron romper el hechizo para los demás y todos ellos se relajaron un poco,
probablemente porque estaba sola.
“¿Está loca?” Luis preguntó, bien aristocrático y estirado. “¿Qué significa esto?”
“Pregúntele a Alejandro,” contesté bruscamente.
Alejandro suspiró. “Sé que esto se ve mal, pero tu padrastro está sujeto porque se ha convertido en
una amenaza”.
“Él le tiró agua bendita a dos de mis hombres,” dijo Lily con indignación.
Suprimí una sonrisa. ¡Bien, Rick! “¿Y Jen?” Le pregunté a Alejandro.
“Le pedí a tu hermana que viniera así podríamos descubrir quién la controla”.
“¿Lo han hecho?”
“Todavía no”.
Cabeceé. Tal como había pensado. “Entonces sólo tendré que comenzar a matar a los vampiros uno
por uno hasta que ella sea liberada”.
Alejandro se vio herido. “Pensé que teníamos un acuerdo. ¿Ya no confías en mi?”
“No.” No cuando mi familia estaba implicada. Apunté la espada hacia Alejandro para asegurarme
de que él lo comprendía.
“No te atrevas a lastimar a Alejandro,” dijo Jen.
“Así que él es quien te controla,” medité en voz alta, esperando la confirmación.
Luis simplemente bufó burlonamente.
“Bien, ahora,” Austin habló arrastrando las palabras. “Eso sería conveniente, ¿no es verdad? Pero
ella esta mintiendo. O mejor dicho, su controlador lo esta haciendo, a través de ella”.
Lily cabeceó. “No puede ser Alejandro. Él es quien esta intentando cambiar las cosas. Él ha
prohibido esto”.
Vacilé, preguntándome quién podría ser. Ellos hablaban racionalmente, pero alguien tenía que estar
mintiendo. El controlador podría ser una de las principales personas a cargo — Alejandro, Luis,
Austin, o Lily — o incluso Rosa, quien estaba desaparecida.
No obstante, no podría descartar a los seguidores como posibles controladores tampoco.
Pero tenía que escoger uno, así que escogí a Luis. A mí nunca me había gustado su actitud zalamera
de cualquier manera. “Usted primero,” dije, apuntándole la punta de la espada hacia él.
Había esperado una reacción, pero no la que conseguí.
Jen sacó una pistola de su pretina y la apuntó hacia mí con ambas manos. “No puedo dejarte matar a
nadie,” dijo ella en un tono duro tan diferente al de mi hermana.
“¿Qué idiota le dio un arma a mi hermana?”
Nadie confesó y el arma de Jen nunca vaciló.
Tuve que recordar que Jen no controlaba sus acciones, alguien más lo hacía. “¿Qué vas a hacer?
¿Dispararme, a tu propia hermana?” Esperé que hubiera alguna pequeña chispa de Jen
escondiéndose dentro, una que estaría horrorizada y sería capaz de liberarse.
Pero no funcionó. Jen apuntó el arma hacia su padre. “No, le dispararé a él. O a mi misma.”
Sonriendo con algo más parecido a una mueca de disgusto, la expresión claramente forzada en de su
cara por alguien más, ella apuntó la pistola a su cabeza. “Nadie se mueva o la niñita lo paga”.
El efecto de las palabras del controlador en la boca de Jen era escalofriante. Ahora nadie dudaba que
Jennifer estaba siendo controlada, obviamente por alguien en este cuarto. Eso descartaba a Rosa
como sospechosa.
“Cobarde,” acusé al controlador a través de Jen. “Revelate y deja de esconderte detrás de una
chica”.
Jen continuó sonriendo burlonamente. “No, creo que es más divertido así.” Ella movió hacia atrás el
percutor de la pistola, todavía sosteniéndola hacia su sien.
“No quieres hacer eso,” dije rápidamente. “Si matas a Jen, me aseguraré de que tu y todos los
demás en este cuarto tengan una muerte horrible”.
Jen se rió. “No antes de que uno de nosotros te agarre primero”.
“¿Nosotros?”
“Uy. ¿No mencioné que tengo aliados en el cuarto?”
Todos los vampiros se congelaron, sus miradas pasando velozmente alrededor del estrecho lugar
como preguntándose cuál estaba de qué lado.
Ahora nadie estaba seguro del resto. Bien, por lo menos yo no era la única en la oscuridad.
Desafortunadamente, todos ellos hicieron eso de pasar la mirada velozmente por el cuarto. El
controlador era demasiado listo como para dejarse atrapar de ese modo.
Pero ya que él no había matado a Jen aún, debía tener una razón. “¿Qué quieres?” ¿Y con quién
estaba hablando? Esto era increíblemente extraño, que le hablara a Jen como si ella fuera un
monstruo, sin saber con quien estaba tratando en realidad.
Los ojos de Jen se estrecharon mientras ella canalizaba las emociones de su amo. “Tu. Quiero que
sufras, Cazadora. No me has causado más que problemas, tu y tu hermana. Me hicieron revelar mis
movimientos antes de tiempo”.
Moví rápidamente mi mirada de un lado a otro por todos los vampiros. ¿Cuál era? Podría ser
cualquier de ellos, pero había apostado por Alejandro o uno de sus tenientes. Pero si escogía
incorrectamente, matando al vampiro equivocado, el verdadero malvado en el cuarto tiraría del
gatillo y Jen estaría muerta. Inaceptable.
Anduve con rodeos para conseguir más tiempo. “Si no querías que yo te persiguiera, no deberías
haber tomado a mi familia”.
La furia hizo erupción en la cara de Jen y ella empujó el arma con fuerza contra su cabeza. “Jennifer
se enteró de demasiado antes de tiempo. Entonces tu y esa lamentable excusa de hombre llegaron
husmeando y lo hicieron aún peor”.
Al principio, pensé que ella se refería a Dan, hasta que vi a Jen quitar la pistola de su frente y
dirigirla hacia Rick.
Rick, cuyos ojos me suplicaban que salvara a su hija.
Estoy tratando, ¿no?
Desafortunadamente, su cara y la de Jen eran las únicas en el cuarto que mostraban alguna
expresión. ¿Cómo podría descifrar que vampiro era el controlador?
“Tal vez simplemente debería matarte,” Jen masculló, y el arma se balanceó en mi dirección.
Pero antes de que pudiera hacer algo, Jen giró para mirar la puerta. Dos otros vampiros entraron,
arrastrando dos prisioneros más — Dan y Fang. Ambos estaban completamente doblegados por
quienes los habían capturado, Fang en una jaula, y Dan sujetado por una llave de cabeza26 con su
boca cerrada con cinta aisladora. Pero no habían sido capturados tranquilamente. Los vampiros se
veían bastante más lastimados.
No deberías haberme dejado, Fang lloriqueó, caminando de arriba abajo por los límites de su
diminuta jaula.
Lo siento, no quería ponerte en peligro. No quería esto. Se me cayó el alma a los pies. Había
esperado que alguien que me importaba sobreviviera esta noche, pero se veía cada vez menos
probable a medida que pasaba el tiempo.
El dos que los vampiros recién llegados vieron alrededor del cuarto con curiosidad, pero se
establecieron frente a Alejandro. “Los atrapamos intentando entrar a escondidas”.
Jen sonrió abiertamente, su pistola meciéndose de acá para allá entre Rick y sus dos nuevos blancos.
“Excelente. ¿Entonces quién va conseguir un disparo, Cazadora? ¿Tu compañero, tu padrastro, tu
hermana, o tu pequeño perrito?”
Alejandro gritó, “Escudenlos”.
Todo los vampiros se movieron, pero se detuvieron cuando Jen gritó, “Alto — o una de mis
personas los estacará”.
Otra vez, no sabían quien estaba de que lado, y obviamente nadie quería arriesgarse a ser estacado
por salvar a un simple humano.
“Elige uno,” Jen me gritó.
“No.” Imposible.
“Entonces yo lo haré.” Usando la pistola para señalarse primero y luego a los otros cautivos por
turnos, ella dijo, “Eenie Meenie, minie, moe...27”
No, esto no podía estar ocurriendo.
Alejandro hizo un movimiento frustrado, pero Austin lo refrenó, diciendo, “No dejaré que se ponga
en peligro”.
No sabía dónde terminaría esta canción infantil, pero ninguna de las opciones era siquiera
26 N/T: Llave de cabeza: es una toma de lucha mediante la cual se sujeta la cabeza del contrincante con los brazos.
27 N/T: Canción infantil estadounidense similar a las nuestras: pin uno pin dos pin tres pincuatro; manzana podrida un
dos tres y sa-li-da; de tin marín de do pingüe, cúcara mácara títere fue... etc.
concebible. Tenía que actuar, tenía que matar al controlador. Todos ellos parecían estar en el lado
correcto, pero uno mentía.
¿Quién era?
Aun si escogía correctamente y mataba al controlador, sus subordinados probablemente
despedazarían a los humanos.
“... si él grita, dejalo ir...”
El demonio dentro de mí me instó a hacer algo, cualquier cosa. No podría contener esta frustración,
esta lujuria por venganza por mucho más.
¿Entonces ... por qué la contengo? Si embelesaba al controlador como él embelesaba a Jen, tendría
todo el control.
Pero si usaba mi poder con tan pocas probabilidades de dirigirlo sólo hacia ciertos hombres, Dan
sería atrapado por Lola del mismo modo que seguramente todo el resto lo sería.
No tenía otro opción — Jen se acercaba el fin de la rima y parecía como si él fuera a ser el primero
en ser asesinado. Mejor vivo y enfadado que muerto.
Por primera vez en mi vida, usé mi poder. No sólo desaté todas las restricciones sobre Lola, sino
que puse fuerza detrás de eso y empujé, deseando que los hombres sintieran deseo y me encontraran
irresistible.
Poderosa, sintiéndome completamente a cargo, ordené, “Quédense quietos”.
Tuvo éxito más allá de mis sueños más descabellados mientras cada hombre, completamente
embelesado, hacía exactamente lo que ordené. Podría sentir el poder dentro de mí alcanzarlos a
todos, imponiendo obediencia, disfrutando de su adoración hacia Val Shapiro.
Era como si tuviera alambres cargados de energía conectándome a cada hombre en el cuarto, ya
fuera muerto o no muerto. Donde cada 'alambre' entraba en sus cuerpos, se extendía en cuerdas de
poder para tocar y penetrar en cada una de las siete chakras, los centros sagrados de energía de sus
cuerpos. Por medio de estas líneas invisibles de poder, sentí como si pudiera arrancar una cuerda y
sentirla vibrar a lo largo de su ser entero.
Pero era más fuerte en la segunda chakra, la que se relacionaba con la sexualidad.
Experimentalmente, rasgué la hebra que se dirigía a ese centro de energía, pero no tenía un control
lo suficientemente bueno como para escoger sólo una. En lugar de eso, el poder rasgó a través de
cada hombre en el cuarto, liberando su deseo, enviando su oscura, poderosa necesidad agitándose
en mi dirección como una gigantesca ola de lujuria fuera de control.
Me preparé para aguantar la acometida, pero Lola supo precisamente qué hacer con ella,
canalizando la poderosa bofetada de deseo hacia los centros desnutridos de poder de mi cuerpo,
absorbiéndola como una esponja.
En alguna parte bien profunda, me sentí enferma por el hecho que podría controlarlos como títeres
automáticos, pero no pude evitar regocijarme en el poder crudo y la energía que provenía de ellos
hacia mí, alimentando mis famélicos sentidos.
Oh mierda, dijo Fang atemorizado. ¿Sabes lo que estás haciendo?
A la fuerza, me traje de vuelta al aquí y ahora. Aunque se había sentido como horas, no podía haber
sido más que algunos segundos.
Jen dio vuelta hacia mí, con sus ojos estrechados, y apuntó el arma hacia mí. “¿Qué pasa? ¿Qué has
hecho?”
Sólo una mujer controladora haría esa pregunta, sería capaz de preguntar en estos momentos. Sin
titubear, mecí mi brazo hacia atrás y cercené la cabeza de Lily.
El cuerpo de la ex-prometida de Dan se encogió en el suelo, la cabeza cayendo junto a ella mientras
se desangraba en la bonita alfombra de Alejandro. Extraño, no había tanta sangre como había
esperado. Pero era una de las cosas más brutas que jamás he tenido que hacer para sacar a mi
hermana de un apuro.
Fang la olfateó. Esa es una forma de terminar una discusión.
Jen se tambaleó, viéndose asombrada, entonces clavó los ojos en la pistola en su mano. Ella la dejó
caer como si fuera una serpiente venenosa. Cuando golpeó la alfombra, detonó, dándole a uno de
los captores de Dan en la rodilla. Pero el vampiro estaba tan absorto en mí, que él ni siquiera lo
notó.
Esperé que él no fuese uno de los tipos buenos. De cualquier manera, él se curaría rápido.
“¿Jen?” Dije otra vez, dejando caer la punta de la espada.
Mi hermana se abalanzó sobre mí y tiró sus brazos alrededor de mi, sollozando y aferrándose.
“Gracias. Oh, gracias por salvarme”.
Bueno, esa era la verdadera Jen. Increíblemente aliviada, la abracé de regreso, encontrando un poco
más fácil controlar mis títeres ahora.
El teniente Ramirez entró violentamente en el cuarto, seguido por casi dos docenas de hombres.
Pero no eran policías. Sorprendida, reconocí algunos de los cantineros del club. Éstos eran todos
amigos de Micah — en parte demonios. Lola extendió la mano codiciosamente para agarrarlos para
ella también, pero la detuve. Apenas podía manejar a los que ya tenía en esclavitud.
“¿Qué sucede?” Ramirez demandó saber, viéndose asombrado cuando nadie se movió. Todos ellos
permanecían atentos en mí, esperando mi próxima orden.
“Uh, están bajo mi control,” dije tímidamente mientras soltaba a Jen. “Todos menos Lily que está
muerta ahora.” No me disculparía por eso — Lily se merecía lo que recibió.
“Ya lo veo,” dijo Ramirez secamente e hizo señales a sus hombres para retirarse.
Se dieron vuelta, mirando curiosamente a los hombres cautivados y manteniéndose alejados del
cuerpo sin cabeza de Lily. Sorprendentemente, era capaz de mantener mi agarre sin esfuerzo, sin
embargo se sentía extraño estar tan super consciente de tantos hombres a la vez.
“¿Qué está haciendo aquí?” Le pregunté a Ramirez. “¿No fue usted el que dijo que no podía
ayudarme?”
“No podría asignar recursos de la ciudad para ayudarte,” él me corrigió. “Pero cuando mi mujer
recibió una llamada de Micah, ella me fastidió para que guiara la expedición de salvamento en
calidad de no oficial”.
Sonreí abiertamente. “Me gustaría conocer a su mujer algún día”.
Ramirez sonrió de regreso. “El sentimiento es mutuo. Además, sí conseguimos una prueba de un
tipo. Dan y Micah lograron descifrar que Lily estaba detrás de todo esto. Sus registros no dejaban
de mencionar un ‘Brazo Fuerte28’ haciendo las bendiciones. O más bien Armstrong — Lily
Armstrong. Micah me contactó mientras Dan y Fang se dirigían hacia aquí”.
Oh, no — Dan todavía estaba embelesado con el resto de ellos. Eché un vistazo alrededor. “Algunos
de ellos son aliados de Lily, pero no sé quienes son.” Y no sabía cómo desactivar este poder
selectivamente mucho más de lo que había sabido como activarlo selectivamente — era todos o
ninguno.
El teniente se encogió de hombros. “Entonces pregunta”.
Duh. Por Supuesto. “Aquellos que trabajaban para Lily, alcen sus manos”.
Los dos vampiros que habían sujetado Rick alzaron sus manos, todavía viéndose atontados
conmigo.
“Arréstenlos,” Ramirez ordenó.
Su banda de demonios se lanzó a obedecer, aparentemente felices de encontrar una salida para su
adrenalina frustrada.
“Sujétenlos bien,” les advertí, “porque voy a soltarlos”.
Y fue bastante sencillo hacerlo, con el demonio dentro de mí completamente saciado por primera
vez en mi vida. Con sólo un poco de pena, les dejé ir y atraje la energía del súcubo de vuelta a mí.
Ahora que ya no estaba tan íntimamente conectada a todos ellos, sentí alivio y la determinación de
hablar con Micah. Él estaba en lo correcto — no podría vivir mi vida intentando suprimir a mi
demonio todo el tiempo. Tenía que aprender a vivir con ella.
Los primeros en recobrarse del hechizo fueron Austin y Alejandro.
28 N/T: Brazo fuerte se escribe: Strong Arm, de ahí el juego de palabras.
Austin se frotó la barbilla, viéndose precavido. “Interesante poder tiene allí, señorita”.
Alejandro se quedó mirando fijamente abajo hacia Lily, con pesar y confusión en sus ojos.
Suspiré. “Uh, lamento lo de la alfombra”.
Él se encogió de hombros. “No es nada. Y no tenía ni idea... ¿Por qué ella haría esto? Ella tenía
semejante potencial”.
Jen, quien finalmente había soltado su llave estranguladora sobre mí, contestó. “Cuando trabajaba
en el banco de sangre, oí sin querer su conversación con alguien — por eso me embelesó. Ella dijo
que necesitaba que usted construyera la organización con su carisma, pero que una vez que tuviera
establecido el poder base, ella asumiría el control y lo manejaría a su manera.” Jen tembló. “No creo
que a usted le gustaría su manera”.
Esa fue una declaración mesurada. Pero antes de que pudiera responder, fui repentinamente
envuelta en los brazos de un hombre. Rick, libre de todas las restricciones, nos había juntado a Jen y
a mí en un abrazo de grupo. “Gracias a Dios, mis dos chicas están a salvo”.
Oh, vaya. ¿Yo todavía era su chica? La emoción me tendió una emboscada, me hizo querer
aferrarme a él como una niña. Pero había sido herida demasiado. ¿Podría confiar en esto?
Me tensé e intenté apartarme, pero Rick estaba próximo a soltarme. Nos aplastó contra él y se
agarró a nosotras como si hubiera estado aterrado de poder perdernos para siempre. No sólo a Jen
— a mi también.
Cedí. Con Lola dichosamente satisfecha, me di cuenta de que por primera vez en mi vida, podría
abrazarlo sin consecuencias. Mientras lo agarraba firmemente y absorbía el maravilloso
sentimiento, también me di cuenta de que una vida normal había estado dentro de mi alcance todo el
tiempo. Matar de hambre a Lola no funcionaba. Empeoraba las cosas. La había hecho merodear
constantemente como un gato en una jaula del zoológico. Pero ahora, en este momento, sólo podría
ser la hija de Rick.
Gracias a Dios él estaba a salvo, también — él no era un vampiro. Pero no pude evitar decir, "Te
dije que no fueras tras ella".
Él se echó hacia atrás para mirarme. “Lo sé, lo sé. Y me salvaste justo en el momento oportuno,
también. Iban a obligarme a convertirme en uno de ellos esta noche”.
Así que la 'bendición' era para él. “Me alegro de haber llegado a tiempo”.
“Yo también,” dijo Rick fervientemente. “Tenías razón. Has tenido razón todo este tiempo, y hemos
estado muy equivocados.” Él acarició mi cara. “Lo siento tanto, pequeña. Te resarciré”.
Con lágrimas picando en mis ojos, dije, “Si mamá te deja”.
“No te preocupes — yo me encargaré de tu madre. Y si no le gusta, ella me contestará a mí”.
“Gracias, ” susurré en su oído. Apreciaba el sentimiento, pero sabía que no sería tan fácil como eso.
Y nunca sería como solía ser. “¿Por qué no llevas a Jen a casa? Ella ha pasado por una experiencia
muy dura.” Y también él, aunque no apreciaría que lo mencionara. “Una de las personas de Ramirez
probablemente los llevará”.
“Buena idea. Haré eso”.
Mientras él conducía a Jen hacia fuera para encontrar a alguien que los llevara, un Fang suelto saltó
sobre mí, incoherente en su alegría de verme segura.
Hey, realmente me amas.
Sí. Quiero decir no — estoy muy enojado contigo.
Dan estaba justo detrás de Fang, y no estaba segura de querer ver su expresión, así que me incliné
para mimar a Fang.
¿Cómo te atreves a dejarme atrás? Él lamió mi cara completamente. Jamás lo hagas de nuevo.
“Está bien, esta bien. Lo siento haberte encerrado en el coche. Pero tenía miedo de que te
lastimaran”.
“¿Has terminado de hablar con todos los demás?” Dan preguntó serenamente.
Uh-oh, aquí venía. El inevitable regaño. No contesté, simplemente me enderecé para encontrar su
mirada fija.
Su cara estaba tensa y sus ojos relampagueaban de ira. “¿En que diablos estabas pensando yendo
por ahí sin mi? ¡Podrías haber sido asesinada!”
Había esperado la furia, pero no esas palabras. Cómico — él sonó igual que Fang. “Pero no fui
asesinada. En vez de eso, maté a Lily. Lo siento tanto, Dan.” Aun si él y su ex habían terminado,
todavía debía haber algunos sentimientos por ahí.
“No te disculpes por eso,” dijo Dan abrupta mente. “Ella ya no era humana. Era un monstruo”.
¿Así que eso debía pensar acerca de mí, quien había embelesado a todo el mundo
indiscriminadamente?
“No me veas así,” dijo Dan suavemente. “Dios, tu no eres un monstruo".
Así que él leía mi mente ahora, ¿huh? “Tal vez, pero no soy humana, tampoco”.
“¿A qué te refieres? Si ser humano significa actuar con honor, integridad, y cuidado hacia otros,
eres la persona más humana que conozco”.
¿Él realmente quería decir eso? “Pero... estaba equivocada acerca de mi poder. Puedo obligar a las
personas — a los hombres — a hacer cosas”.
De manera chocante, Dan se rió. “Sí. Cuando la sueltas, realmente la sueltas”.
No comprendí su actitud. “Pero... es anormal.” No es humano.
“No, pero dudo que alguna vez suceda de nuevo. Sé que no tenías otra opción, y puedo decir no
tenía idea de tu poder completo antes. Como dijo Micah, es porque lo has mantenido contenido
todos estos años. Cuando lo sueltas, debe ser un infierno de un paseo”.
Él me sonrió. “Y me dio una perspectiva enteramente nueva sobre mi anterior encuentro con Lola.
¿Me perdonarás?”
Anonadada, dije, “Por supuesto. ¿Entonces, estas bien conmigo y con Lola ahora?”
“Ella es una parte de ti, una con la que tendremos que aprender a tratar juntos.” Él sonrió
abiertamente. “Además, cada hombre debería tener una pequeña Lola en su vida. ¿Compañeros?”
Sonreí abiertamente, dejando penetrar un poquito de felicidad. Finalmente, alguien que me aceptaba
como era — demonio y demás. Esto debía ser lo que Tessa quiso decir acerca de hacer lo que más
odias más conseguir lo que más quieres.
“Me encantaría”.
Fang me olfateó. Oye, ¿que hay acerca de mi?
Como si hubiera oído al perro del infierno, Dan agregó, “Y Fang, también”.
Malditamente cierto. Somos taaaaaaan malos. ¡Monstruos del mundo, tengan cuidado!
Dan puso un brazo a mi alrededor. “Entre nosotros tres — bueno, nosotros cuatro, incluyendo a
Lola — hacemos un equipo genial”.
Le sonreí con alegría. Sí — que el cielo ayudara a cualquiera que se meta en nuestro camino.

FIN DEL LIBRO 1

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 1:30 pm

Parker Blue - Try Me (libro 2)

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Argumento:

Esta adolescente en parte demonio, combatiente de vampiros y su fiel sabueso del infierno están nuevamente patrullando las oscuras calles de San Antonio, Texas. El apuesto compañero humano de Val, el Detective Dan Sullivan; le está haciendo la ley del hielo desde que decapitó a su ex prometida vampira. El líder de los vampiros, Alejandro, está luchando por mantener la paz entre los vampiros, demonios y humanos. La Enciclopedia Magika de Mucho Poder ha sido robada, alguien del Bajo Mundo Demoníaco está envenenando vampiros, y la succubus interna de Val, Lola, se está tornando muy inquieta desde que Val ha sido emparejada con el sexy Shade, el demonio de las sombras con la apuesta apariencia rubia de un ángel.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 1:42 pm

Capítulo 1

Miré desde los árboles del borde del cementerio de Texas, demasiado
acobardada para enfrentar a las personas que lloraban por la mujer que yo
había asesinado. Pensaron que se había matado en un accidente de auto.
Pensaron que su vida había sido arrebatada por el capricho del destino. Estaban
equivocados.
Pero no planeé en decirles algo diferente. Ellos realmente no la conocieron,
realmente no sabían en lo que ella se convertiría. Permítanles mantener sus ilusiones.
Me estremecí cuando una suave brisa con una indirecta de frío despeinó mi
cabello. Alguien sollozo y parecía totalmente extraño que la noche se sintiera tan
serena, el cementerio de San Antonio aun tan exuberante y verde incluso en
Noviembre, cuando toda la gente alrededor de la tumba estaba tan triste y
deprimida.
Una vez la oscuridad cayó, los dolientes finalmente se marcharon. Sin embargo,
vacilaba en la sobra más oscura de los arboles, arraigada al lugar. Con solo Fang y yo
en el cementerio, todo se sentía más normal. Estábamos acostumbrados a trabajar
fuera de las reglas de la sociedad. De estar solos y a gusto, en la oscuridad.
La parte demonio de Fang, la andrajosa parte terrier y todo lo sarcástico que era
tocándome con su nariz.
VAL SHAPIRO, ASESINA DE UN MONTON DE GRANDRES VAMPIROS,
¿ASUSTADA DE UN CUERPO MUERTO? Se burló. VAMOS, HAZ LO QUE TENGAS
QUE HACER, ASI PODREMOS LARGARNOS DE AQUÍ.
¿Mencioné que la parte demonio le permitía leer mis pensamientos y hablar en
mi cabeza? Estaba bien con los comentarios sarcásticos la mayor parte del tiempo,
pero a veces, era molesto. Como ahora.
Lo empuje hacia atrás, pero se negó en molestarse. No había vacilado porque
tuviera miedo. Vacilaba porque no estaba segura del por qué estaba aquí.
Posiblemente ¿qué podía conseguir?
Suspirando y esperando conseguir una pista, avance hacia su tumba. Mientras
me acercaba, la fragancia empalagosa de las azucenas predominaba a la fragancia de
tierra fresca removida y extraía el aire fuera de mis pulmones.
―Lily Ann Armstrong ―una cinta floral a lo largo decía―. Adorada hija.
Me sentí amordazada. Parcialmente por el desagradable olor de las flores, pero
principalmente por el sentimiento. ¿Adorada hija? Depravada demonio era más
conveniente. O sanguijuela mala.
Sin embargo alguien la había amado, había lamentado su partida. Pero ¿por qué
estaba yo aquí? Estaba aquí para atestiguar el hecho de su existencia, para admitir
que había cortado su cabeza con un golpe de la hoja de mi espada.
Dime, ¿qué podrías decirle a la tumba de una mujer que habías decapitado?
¿Hey, siento asesinarte, pero te lo merecías?
Fang resopló. ESO NO FUE UN ASESINATO. NO PUEDES MATAR A UN NOMUERTO,
SOLO COMPLETASTE EL PROCESO.
Tenía un punto. Ellos pensaron que Lily había muerto hace unos días a la edad
de veinticinco años, pero en realidad, había muerto meses antes, cuando había
tomado la decisión de convertirse en un vampiro. Yo no había matado a Lily, ella se
había hecho eso, hecho la inconcebible decisión de permanecer joven para siempre,
para siempre poderosa, para siempre mala. Si, ella lo había merecido y yo lo haría de
nuevo en un segundo.
Después de todo, su hambre por poder había puesto a todo San Antonio en
peligro, había costado muchas vidas y casi me había costado mi familia.
Así que ¿por qué había venido? Nunca había visitado la tumba de mis otras
muertes de vampiros. ¿Por qué esta era diferente? Porque mi compañero, Dan
Sullivan, ¿la había querido una vez?
No es que el Detective Dan Sullivan y yo tuviéramos un sólido romance que
seguía, pero habíamos sido más que amigos y compañeros caza-vampiros. Ahora él
estaba tratándome de manera hostil… ¿sólo porque había separado la cabeza del
cuerpo de su novia?
Su ex novia, me recordé. Ella y Dan se habían separado incluso antes de que ella
empezara cenando personas. Y él había dicho que yo había tenido derecho a
decapitarla para rescatar el resto de nosotros, incluyendo mi padrastro y medio
hermana. Pero aun así, no había oído de Dan durante varios días.
Ni siquiera sabía cómo me sentía. Feliz porque ella se había ido, triste porque
Try Me Damon Underground Parker Blue
no la había capturado pronto…. ¿Qué?
Fang se apoyo contra mí, la compasión reflejada en sus grandes ojos castaños.
ESTA BIEN SUFRIR. PERO ESTAS SUFRIENDO POR ELLA… ¿O POR TI MISMA?
Buena pregunta. Gracias a Lily, yo entraría en mi poder y liberaría a Lola, los
súcubos anhelan el demonio dentro de mí. Todavía me sentía ligeramente conectada
a los hombres que había embelesado hace tres noches, aun burbujeando con la
energía que había absorbido de ellos. Los últimos tres días, me había sentido
vibrantemente más viva que en mis dieciocho años enteros de existencia.
Estaba aliviada…… todavía asustada, también. Había luchado contra dejar a mi
demonio librar mi vida entera, pero a causa de Lily, me había obligado a dejar soltar
el súcubos para salvar a la gente que amaba. Gracias a Lily, ahora sabía contra lo que
había estado luchando, sabía que tan tentador al final era el poder, que tan poderosa
me hacía. Me hizo comprenderla en cierto modo que antes no lo hacía. Ella había
sentido este seductor poder, también y había cedido.
Pero nunca quise estar como ella, nunca quise ceder ante el demonio dentro de
mí. Esto significaba una vida de batalla entre las dos partes de mi naturaleza, pero no
estaba decidida para salir en la cima.
Así que, si, me dolió. Por ambas.
ESO ESTA BIEN. Dijo Fang, frotándose contra mi pierna. TE HACE HUMANA.
Whoa. Por alguna razón, que realmente me llegó, sentí una enorme ola de alivio
a través de mi cuerpo. Sí, era humana. Sólo una octava parte de mi era demonio. No
lo suficiente para hacerme un monstruo, sin importar como mi madre me miraba.
―Gracias ―dije simplemente.
Fang sonrió abiertamente. NO HAY PROBLEMA. AHORA, ¿PODEMOS IR A
MATAR A OTRO?
Me reí, como él había previsto. Era para lo que la Unidad Especial de Crímenes
nos contrato hacer, en lo que era buena, mi razón de ser.
―Seguro. Vamos.
Me interrumpí cuando Fang miré a lo lejos, y le vi meneando su cola. Me di la
vuelta y sonreí al hombre que se acercaba. Incluso en la oscuridad podría darme
cuenta de su buena apariencia. Con el cabello oscuro y ondulado alrededor de sus
orejas, labios carnosos, y el cuerpo de un bailarín. Micah Blackburn era la clase de
tipo por las que las chicas babeaban. Todas menos yo, que lo era. Mi demonio súcubo
Try Me Damon Underground Parker Blue
anulaba su demonio incubus y él era el único chico al que podría estar físicamente
cerca sin tener que preocuparme por qué Lola se pusiera toda sentimental. Él era
como el hermano mayor que nunca tuve. Probablemente estábamos de algún modo
relacionados a lo largo de la línea familiar, así que lo consideraba mi primo.
Sin embargo, es una lástima que no me parezca a él. Es un total papacito
mientras que yo… no. Cabello de un aburrido color castaño, aburridos ojos castaños,
estatura media. Ordinaria, esa soy yo. Por fuera, ni al caso. Por dentro, era totalmente
extraordinaria. Si pudiera encontrar la manera de cambiar el interior por el exterior,
lo haría en un nanosegundo.
Micah sonrió. ―Pensé que podrías estar aquí.
― ¿Por qué? ―no hubiera sabido que iba a venir por mí misma.
―El teniente Ramírez menciono el funeral. Imagine que sentirías la necesidad
de finiquitar todo.
Finiquitar. Los músculos que no había sentido tensos se relajaron cuando
comprendí que Micah los había pinchado. Había venido a finiquitar todo. Y ahora,
con al terminar su entierro, lo había logrado. Podría dejarlo pasar después de todo.
―Sí, supongo. ¿Por qué me seguiste? ¿Por qué simplemente no llamaste?
―Lo hice.
―Oh, lo olvide. Apague el teléfono para que no sonora en medio del funeral.
―Lo saqué y lo revisé. Efectivamente dos llamadas de Micah, ninguna de Dan o el
teniente Ramírez. Maldición.
― ¿Qué pasa? ―pregunto Micah.
Me encogí de hombros y me dejé caer sobre el césped con las piernas cruzadas,
mirando al suelo para evitar sus ojos sabedores. Micah se unió junto a mí, dejándose
caer y viéndose relajado, insólito y elegante. Nostálgicamente, deseé que ese fuera
uno de los rasgos de nuestra clase de demonio. Pero no, lo era sólo de Micah.
― ¿Quieres hablar de ello? ―pregunto él.
―En realidad no ―Pero sabía que él me fastidiaría hasta que contara mis
entrañas. Como líder de los Demonios Clandestinos de San Antonio, Micah había
sobre-desarrollado un sentido de responsabilidad por cualquiera de su organización.
Y eso me incluía…. Y a Fang.
Fang se acurruco contra mí. SIP. TAMBIEN PUEDES CONTARLO AHORA Y
Try Me Damon Underground Parker Blue
ACABARLO DE UNA VEZ. SI NO, LO HARÉ YO.
El perro del infierno podía leer la mente de alguien que era parte-demonio o
parte-vampiro, y proyectaba sus pensamientos en los suyos si él lo deseaba.
Usualmente, yo era la única con quien el elegía compartirlo. Que afortunada.
HEY, protesto Fang. ¿SABES LO QUE ES LEER LA MENTE DE LOS VAMPIROS
Y LOS DEMONIOS? COMO CAMINAR EN UN POZO NEGRO. NO GRACIAS.
Genial. Supongo que debería estar halagada.
PUEDES APOSTAR.
Micah me miro a la cara fijamente. ― ¿Val?
Suspire. ―No es nada.
ES ALGO. Corrigió Fang, dejando claro que el estaba comunicándose con
ambos. DILE.
―De acuerdo, De acuerdo. Ramírez me dijo que me tomara uso días de
descanso después de que yo... pare lo de Lily.
― ¿Por qué mataste a la ex novia de Dan?
―No. Porque deje salir a totalmente a Lola por primera vez.
Micah asintió. ―Oh, claro.
―Sí. El no estaba seguro de que yo pudiera manejarlo ―Diablos, no estaba
segura de que yo pudiera manejarlo. Y aunque Lola había estado plenamente
satisfecha por primera vez en mi vida, no significaba que ella estuviera dispuesta a
quedarse atrás y disfrutar de la sensación. Lejos de ello. En cambio, parecía querer
más y más todo el tiempo―. Tenías razón ―dije.
―Debería estar alimentando su lujuria un poco desde el principio. Habría sido
mucho más fácil de manejar ahora ―Durante años, no la había dejado alimentarse
del todo. La había puesto aguantar, y entonces de repente dejo su garganta al ritmo
de su corazón. En retrospectiva, no fue una buena decisión.
Micah sacudió su cabeza, exasperado. ―Te lo dije antes, no hay Lola, no hay
ningún demonio distinto dentro de ti. Es parte de ti.
―Lo sé, lo sé. Solamente que es más fácil pensar en mi naturaleza demoniaca
como una persona distinta dentro de mí ―Alguien a quien culpar por mis instintos
Try Me Damon Underground Parker Blue
que a mí, alguien más para tomar la desesperación por la lujuria que tenía un
problema controlando. Era demasiado raro que tuviera hombres que me deseaban
todo el tiempo y todavía fuera virgen―. Déjame algunas ilusiones, ¿quieres?
―Está bien, pero dime que anda mal.
―No es gran cosa. Me aburrí, me canse de no tener nada que hacer.
Cuando Micah siguió esperando pacientemente, admití lentamente. ―De
acuerdo, he estado esperando para que Dan llamara, solo para asegurarme de que él
no ha tenido dudas sobre mí. Que no piense que soy un monstruo y no me culpe por
tenerlo cautivado a él y a todos los demás ―Y para comprobar esa chispa, esa
cercanía que habíamos sentido inmediatamente después―. No ha llamado.
SI. Dijo Fang, TODO LO QUE ELLA HACE ES ESTAR DEPRIMIDA.
―No ―corregí rápidamente, también.
Así que, me había montado en mi motocicleta Valkyrie, y Fang se dejó caer en
su asiento de la parte de atrás y conduje para borrar las telarañas de mi cerebro. De
alguna manera, había terminado aquí, en la tumba de la mujer que todavía
complicaba mi vida incluso con su muerte.
Micah me dio un fuerte abrazo. ―Pensé que Dan estaba de acuerdo con... Lola
Me apoyé en el abrazo y deslicé mis brazos alrededor de su cintura, poniendo
mi cabeza en su hombro, sintiendo el calor impregnándome al extraño contacto con
una persona de persuasión masculina. ―Yo pensaba lo mismo, también. Pero quizás
fue sólo un efecto secundario del hechizo que Lola lanzo sobre él.
―Quizás ―murmuró Micah―. Pero no te preocupes. Él vendrá pronto.
Yo no estaba tan segura, pero una chica demonio podría esperar… ―Gracias,
yo…
Fang de repente se dio la vuelta, sus ojos brillando de purpura. VAMPIROS.
Gruño él y se lanzo hacia las tres formas para embestirlas.
Lola surgió al frente. Me puse de pie y saque una de las estacas que mantenía
envuelta en el cinturón de mis jeans. Cuando el primer vampiro salto hacia a mí, sus
manos extendidas y brillantes colmillos, lo apuñale directo en el corazón. Cayó como
una roca.
Fang tenía a la vampiresa controlada así que me di la vuelta para inspeccionar a
Micah. Él no estaba haciéndolo tan bien. Nunca había peleado en tierra y fue
Try Me Damon Underground Parker Blue
derribado por una vampira que estaba hundiendo sus colmillos en su cuello.
Aterrorizada, agarre otra estaca. ―Ve y clávate los dientes, perra ―Clavé la estaca
en la espalda de la colmilluda tan fuerte como pude.
Fue lo bastante para agujerar su corazón y aquel cayó sobre Micah.
UN POCO DE AYUDA POR AQUÍ, grito Fang.
Había arremetido hacia la vampiresa y la mantenía ocupada, pero aunque era
parte de un demonio del infierno, ella todavía lo superaba de seis a uno. Cuando ella
levanto el pie para darle una patada, me abalance sobre ella y la golpeé en la cara tan
fuerte como pude. Su cuello se quebró y cayó al suelo. Parecía sorprendida.
Se sentía bien, así que me deje caer sobre ella, me monte sobre su cintura y la
golpeé de nuevo. Y una y otra vez.
SUFICIENTE. Grito Fang en mi mente. YA LE DISTE UNA BUENA PALIZA.
PARA YA.
Su sarcasmo me llego. Me detuve, con el puño en alto, y miré hacia abajo a la
vampiresa cuyo rostro estaba golpeado, maltratado y sangriento. Molesta, dejé caer
mi brazo. ¿Yo había hecho eso?
Fang deposito una estaca en mi mano. SÓLO MATALA YA.
Si, ese era mi trabajo, acabar con los chupasangres que abusaban de los
humanos. No sacando a golpes la mierda de ellos como alguna clase de monstruo
como pensaba. Antes de que la vampira pudiera recobrase, cogí la estaca y usando
ambas manos, se la clave con tanta fuerza que la deje pegada al suelo. Ella se irguió,
luego se quedo quieta, bueno y verdaderamente muerta.
¿TE SIENTES MEJOR AHORA?
En realidad, sí. ―Cállate ―murmuré y sentí la furia corriendo por mi fría
sangre. Lola había conseguido divertirse con una clase de lujuria al fin y al cabo, así
que estaba feliz. Me alegra que alguien lo esté, pensé, molesta consigo misma. Me
puse de pie para inspeccionar a Micah.
Se había quitado de encima al vampiro y se estaba sentado, con los ojos
demasiado abiertos, con una mano sobre su cuello.
― ¿Estás bien?
Micah asintió. ―Sí, gracias a los dos ―Apartó la mano de su cuello. La marca
de la mordedura era muy poco profunda, así que el vampiro no había logrado
comenzar, gracias a Dios. Me pregunté ocasionalmente porque estaban aquí,
Try Me Damon Underground Parker Blue
entonces comprendí que probablemente habían venido a presentar sus respetos por
Lily, ex líder de los asquerosos, traseros vampiros de San Antonio. San Antonio,
tierra de Álamo, vaqueros, barbacoas y muertos vivientes. Bueno, ahora podían
presentar sus respetos personalmente en el infierno.
Hablando de eso… saqué un localizados GPS de mi bolsillo y lo activé para que
una Unidad Especial de Crímenes secreta en la cuidad llegaran para recoger a los
vampiros muertos. Después de haber hecho mi deber, estudié a Micah más de cerca.
Aunque era bastante oscuro, mis sentidos reforzados me permitieron verlo
claramente. Parecía realmente asustado.
― ¿Nunca te has enfrentado con un vampiro antes? ―supuse.
Él alzo la vista hacia a mí. ―No. Son mucho más rápidos y fuertes, intento
evitarlo.
Bajé la vista hacia los no-muertos que casi habían clavado los colmillos en
Micah y estaba sorprendida de ver ligeramente como se puso. Micah debe pesar más
que un vampiro, por los menos unas buenas treinta libras. ¿Por qué no había podido
luchar contra una sanguijuela?
Mientras ayudaba a Micah a pararse, Él añadió. ―No sé como lo haces, eres tan
buena como ellos. Rick debe haber sido un gran entrenador. Ni siquiera estas
respirando con dificultad.
Cierto, mi padrastro había sido un excelente entrenador de artes marciales,
pero la fuera y la velocidad llegaron naturalmente a mí. No había habido necesidad
de enseñarme eso. ― ¿Quieres decir, que no eres tan bueno como ellos?
Él se echo a reír sin entusiasmo. ―Por supuesto que no. Sólo tengo una octavaparte
íncubo, como tú. Lo único que podría hacer es atraerlos…y sólo si son mujeres.
Me miro con curiosidad. ― ¿Por qué no hiciste eso con los dos hombres?
Porque había intentado mi vida entera evitar usar mis poderes súcubos para
controlar a un hombre. Había crecido con una madre que nunca perdonó la parte
demonio de mi padre por engatusarla. ―No pensé en ello. Sólo reaccioné… ―Pero…
¿por qué Micah no había sido capaz de luchar con una vampirita?
Fang frunció el ceño. BUENA PREGUNTA.
Mi expresión debía parecer tan extraña como me sentía, porque Micah
preguntó. ― ¿Qué es? ¿Qué pasa?
―Tú no… ¿tienes súper fuerza, ni reflejos, ni sentidos, y ni habilidades
Try Me Damon Underground Parker Blue
curativas?
Se detuvo alisando sus pantalones, parecía sorprendido. ―No. ¿Y tú?
―Sí, pensé que sabías eso. ¿Quieres decir que eso no es parte de ser un
demonio de lujuria?
―No tanto como sé.
Fang me miró fijamente. MIERDA SANTA. OFICIAL. ¿QUÉ SIGNIFICA ESO?
―No tengo idea ―mi mente volaba mientras luchaba por entender lo que
Micah había revelado. ¿Por qué era yo mucho más fuerte y rápida que él?
―Es posible… ―vaciló Micah.
― ¿Qué? ―dime.
Él parecía apenado. ―No conozco personalmente a uno, pero es posible que
desciendas de otra clase de demonio.
― ¿Qué? ―pregunté aturdida―. ¿Qué otro tipo de demonio?
―No tengo ni idea. Perdimos mucho conocimiento cuando perdimos la
Enciclopedia Magicka.
NO ESTÁ PERDIDA, dijo Fang. VAL LA TIENE.
Era el turno de Micah para decir. ― ¿Qué?
―La tengo ―confirmé―. No sabía que alguien la estaba buscando.
― ¿Todos los tres libros?
Asentí. ―Mi padre me los dio para mi quinto cumpleaños ―Justo antes de que
se suicidara por la desesperación de ser un demonio, no lo dije en voz alta…
Micah abrió demasiado los ojos en mi dirección. ―Así que es a donde fueron.
Hemos estado buscando los libros durante años, luchando en la oscuridad,
intentando encontrar las pistas a nuestra naturaleza demoniaca siempre que
podíamos. ¿Y tú los has tenido desde el principio?
Parecía indignado, pero puse mis manos en señal de redención. ―Hey, no sabía
que él los robo. Puedes tenerlos de vuelta, no hay problema ―Era lo menos que
podía hacer después de que Micah me había hecho sentir bienvenida. Además, ellos
realmente pertenecían a él, ya que probablemente mi padre los había robado al padre
Try Me Damon Underground Parker Blue
de Micah.
Él se relajó y se pasó una mano por la cara. ―Lo siento, pero no tienes idea de
lo mucho que aquellos libros nos habría ayudado en los últimos trece años. Es la
única copia conocida de la existencia de la Enciclopedia.
Fang puso los ojos en blanco. ¿HA OIDO HABLAR DE UN ESCANER? ¿O UNA
FOTOCOPIADORA?
Micah sonrió tristemente. ―Buen punto. Pero mi padre probablemente no
quería hacerlo demasiado fácil para que otros robaran la información, puede ser
peligrosa en las manos equivocadas.
― ¿Cómo que peligrosa? ¿Quieres decir porque revela nuestras debilidades?
―Sí, pero eso sólo está en el primer ejemplar. Los otros dos… ―me dio una
mirada excéntrica―. ¿Has leído los otros dos?
―No ―no he leído mucho al cabo. Me encogí de hombros―. Imaginé que en
los libros no había más que magia, quizás un poco más precisa que la mayoría
―Después de todo, había tenido muchos de ellos de Mamá y de la Nueva Era de la
Librería de Rick. Y no era muy buena lectora, la acción era más lo mío.
― ¿Y no sentiste deseos de… tirar los libros?
―No. ¿Debería?
―Supongo que no. Mi padre no quería explicar eso muy bien, pero
definitivamente daba la impresión de que había algo peligroso sobre tener los
ejemplares dos y tres. Hablan sobre la antigua magia, una que ya nadie usa. Estaré
encantado de tenerlos de vuelta, así puedo mantenerlos a salvo.
―Te los traeré de inmediato, lo prometo.
Me di cuenta de que amanecía mientas charlábamos en la oscuridad, del
cementerio, con Lily enterrada cerca en dos piezas, su cabeza y el resto de ella y los
ojos abiertos de los tres cadáveres vampiros que yacían a nuestro alrededor. Me
encogí de hombros. No era gran cosa. En un día entero de trabajo.
―Te lo agradezco ―Micah chasqueó sus dedos―. Eso me recuerda. Que la
razón por la que he estado intentando encontrarte es porque quiero asegurarte de
que puedes llegar a ser social. Puedes traerme los libros entonces.
Hice una mueca. ―No me siento muy social en este momento ―y no conozco
Try Me Damon Underground Parker Blue
a mucha gente demonio del infierno.
―Deberías venir, comer, beber, llegar a conocer partes de otros demonios como
tú.
― ¿Por qué no comienzas solamente con una sala de chat? ¿O amigos en el
Facebook?
ESTA BIEN, Me aseguro Fang. HE ESTADO ALLI Y ES DIVERTIDO. PUEDES
SER TU MISMA SIN SANGRE, CAOS O VAMPIROS DESEOSO DE UNA FUENTE
DE SANGRE.
Lo mire, pero él me ignoro.
Micah añadió. ―Oh, y el Nuevo Movimiento de Sangre quiere discutir algo
con nosotros también, así que algunos de ellos vendrán también.
Hice una mueca. No había visto a Alejandro o a sus continuos vampiros desde
que había cortado la cabeza de Lily y manchado la inmaculada alfombra. Él había
dicho que estaba bien por eso, pero…
Oh, bueno, podría acabar con ello de una buena vez. ―Uh, está bien. ¿Cuándo
es entonces?
El miro su reloj. ―Más o menos en una hora, en el club. Lo he cerrado para el
público esta noche.
―Está bien, voy a ir y a traer los libros. Quizás puedas ayudarme a buscar en
ellos para encontrar porque tengo estas habilidades y tú no.
Micah estrechó mi mano. ―Es un trato.
La USC llegó, enmascarada como una ambulancia, arribando hasta entonces.
Micah se fue y ayudé al personal a cargar los restos de los no-muertos. Luego me
dirigí a la casa en el centro de la ciudad que compartía con la hermana de Dan,
preguntándome que cosa loca pasaría luego. Había sido un infierno de semana y la
revelación de que podría tener dos demonios dentro de mi me ponía mal y
confundida.
Fang me dio un codazo. NO TE PREOCUPES, MUCHACHA. TODAVIA ERES
VAL.
Sí, pero hasta hace una hora, había pensado que me conocía bastante bien.
Ahora no tenía idea de quien… o que… o cuantos yo… era realmente.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 2:02 pm

Capítulo 2

Fang y yo fuimos a la casa para abastecernos de nuevo de estacas y agua
bendita, por si acaso y coloqué los pesados libros de la enciclopedia en una
mochila. Mi amiga y propietaria, la hermana de Dan, Gwen, una enfermera,
no estaba para hacer preguntas, gracias a Dios. Ella trabajaba en el turno de noche en
el hospital.
Mi celular sonó cuando estábamos a punto de salir, y comprobé el número. No,
no era Dan. Era mi padrastro. Suspiré, y conteste:
―Hola, Rick.
―Hola, cariño. ¿Cómo está todo?
―Está bien ―Fang resopló, pero no hice caso de él―. ¿Todo el mundo está bien?
―Maravilloso, gracias, a ti. Jen y yo te debemos la vida y…
Lo interrumpí. ―No tienes que darme las gracias. Una vez es suficiente
―Además, eso es lo que se hace por la familia.
―Lo siento. Sólo quise decir que he estado hablando con tu madre, y ella te está
agradecida, también.
―Uh huh ―le dije neutralmente, cuando Fang rodó los ojos. Los dos sabíamos
que mamá estaba feliz de que su esposo y su hija preferida se hubieran salvado...
Pero yo no estaba tan segura de que se alegrara de que yo los salvara. Ella siempre
me culpó por ser una mala influencia para Jen. Es por eso que me había echado de la
casa y me hizo vivir por mi cuenta el día que cumplí dieciocho años. Había tenido
suerte de conectar con Fang, Dan, su hermana, y un trabajo con la P.D. de San
Antonio.
―No, en serio ―dijo Rick―. Te llamo para invitarte a comer el día de Acción de
Gracias.
Dudé. Hace una semana, me hubiera encantado ser invitada de nuevo. Pero
ahora… No estaba segura. Metí la mano en el bolsillo y con los hombros encorvados.
―No lo sé. Todavía no estoy segura de que sea bienvenida ―Era plenamente
humana. Lo acepté, finalmente, no lo era. Completamente humana, es decir. Durante
todo el tiempo cuando era pequeña, mamá me había hecho sentir como un monstruo.
No estaba segura de querer volver.
Su voz se suavizó. ―Realmente, Val, ella se ha suavizado. Incluso empleó a una
de las personas de Micah en la tienda.
― ¿Quieres decir que en realidad tiene a otra parte-demonio alrededor de Jen?
―Igual que antes y el demonio no soy yo, ¿eh?
―Sí, bueno, pero a Jen no le agrada.
Fang soltó un bufido. ESO EXPLICA MUCHO. SI A MI HERMANITA NO LE
AGRADA, MAMA ASUME QUE NO PUEDE SER UNA MALA INFLUENCIA PARA
ELLA.
Verdad. Y podría disuadir a la fascinación de Jen con todas las cosas de
demonios y vampiros malvados. Mamá no estaba siendo altruista, cuando cubría su
trasero. Después de ver a Jen en su ingenio sobre Alejandro y la vampiresa, yo no
podía culparla. ―No sé, Rick. Podría pasar la Acción de Gracias con Micah y los
otros.
Rick suspiró. ―Sé que probablemente los sientas más como tu familia en este
momento más que a nosotros.
―En realidad no, pero al menos no soy la carpa, y no me culpan de todo lo
malo en su vida como mamá lo hace.
―Lo entiendo, pero Jen y yo te queremos aquí, y tu madre se comprometió a
comportarse.
Hice una mueca. Por qué no podía ella sólo querer que fuera a casa
― ¿Soy su hija, también? Egoísta, quería que me quisiera allí. Pero obviamente
no iba a suceder. Yo no.
―Piensa en ello, Val. Acción de Gracias es dentro de tres semanas. En realidad,
creo que esto podría traerlas a estar juntas de nuevo.
Fang me miró. NO LO HAGAS. SABES QUE TE ARREPENTIRÁS.
Él probablemente tenía razón, pero mamá, Rick y Jen eran la única familia
humana que tenía. Ya estas cerca, le dije: ―Voy a pensarlo.
―Bien, bien ― Rick sonó aliviado. ―Vamos a contar con tú presencia.
Hice un ruido neutral y cambie de tema. ―Oye, ¿mamá nunca menciona nada
acerca de mi padre que era más que algún tipo de demonio?
―No ―Rick sonaba sorprendido―. ¿Por qué?
―Por nada. Sólo estoy, uh, tratando de aprender más sobre la herencia de mi
uh... ¿Ya sabes?
―Lo siento, nunca menciona nada acerca de él. ¿Quieres que le pregunte?
―Claro, lo harías ―Mamá era la única conexión que tenía para demostrar la
ascendencia de mi padre. Si tenía parientes cercanos por su parte, nunca me lo había
dado a conocer. Pero ella puede que los conozca.
―Está bien, lo haré. O podrías preguntarle tu misma...
Hice una mueca. Sí, claro. Mucha diversión, hablar con mamá sobre sus
indeseados suegros demonios. ―Escucha, tengo que irme. Tengo algunas cosas.
―Muy bien, cariño. Hasta pronto.
Colgó y Fang me olfateo. ¿REALMENTE QUIERES VER OTRA VEZ A LA
MAMÁ MAS AGRADABLE?
―En realidad no ―Pero había algo en lo más profundo que deseaba ser una
niña otra vez, jugar con mi hermana, entrenar con Rick, hornear galletas con mamá...
…SIENDO TRATADA COMO UNA MIERDA, COMO SI FUERAS DEL
INFRAMUNDO, ESCONDIDA LEJOS DEL MUNDO COMO SI FUERAS UN BICHO
RARO.
Hice una mueca de dolor. Fang tenía razón. A menos que de alguna manera
pudiera arrancar el demonio fuera de mí, mi madre nunca me va a amar como lo
hacía con su hija completamente humana. Suspiré. Era su problema, no mío, y yo
había aprendido a tratar con ello.
Aún mejor, TIENES UNA NUEVA VIDA PROPIA. Y A MÍ.
Me reí y lo abrace. ―Es verdad. Vamos, tenemos que conseguir estar en la
fiesta
* * * * *
Fang y yo cruzamos hasta Río de San Antonio en mi Valkyrie, mirando hacia
adelante a los restaurantes y a las personas y la atmósfera romántica y relajante en la
noche de otoño. Aparqué el Valkyrie y Fang y yo bajamos los escalones de piedra.
Los turistas y locales se mezclaban libremente en ambos lados del estrecho río, de
color verde jade, paseando de la mano, o charlando y riendo durante las comidas
bajo los paraguas luminosos. Las luces centellaron en los árboles que sobresalían
sobre el río pareciendo de alguna manera mágico... en el buen sentido.
El paseo por el Río siempre me pareció como un mundo perdido en mi propia
burbuja que se alejaba de la realidad ordinaria. O al menos, sin duda algo que nunca
supe como ordinario.
Pero a pesar de estar en mi lugar favorito, no podía dejar de especular sobre el
hecho de que otro tipo de demonio podría estar al acecho dentro de mí. Era difícil no
preguntarme... y no preocuparme.
RELAJATE, dijo Fang. QUIZA HAYA MAS DE UNA FORMA DE SER UN
DEMONIO DE LUJURIA. TAL VEZ TU FUERZA FISICA ES HEREDADA DE TU
FAMILIA Y NO COMO MICAH. NO ES GRAN COSA.
―Tal vez no para ti... ― ¿Y si era algo más? Como si una bomba de tiempo del
demonio estuviera establecida para morirse en mi cuerpo o algo así.
¿TE OBSESIONA MUCHO?
―Tal vez tengo una buena razón.
Y TAL VEZ NO. ¿HAS LEIDO ALGO SIMILAR EN LA ENCICLOPEDIA
MAGICKA?
No, pero no he leído mucho de ella, y no recuerdo haber leído sobre alguien que tenga
una mezcla de demonios en su interior. ¿Qué sucedió cuando dos tipos de demonios se
mezclaban?
CONSIGUE A VAL SHAPIRO, dijo Fang. NADA MALO CON ESO. Sonreí abajo
con el perro-demonio. Él sabía que me hacía sentir mejor.
Ignorando el “Cerrado” de muestra en el lugar de Micah, el Club del
Purgatorio, Fang y yo entramos por la parte delantera. Un hombre en el estrado nos
miró, entonces nos saludó ―Están en la sala de señoras ―dijo.
Fang olfateó el aire. HAY OTRO PERRO AQUI. COOL. ALGUIEN DE MI
TALLA.
Subió las escaleras, y lo seguí. El club se veía tan diferente con las luces
encendidas arriba. No era tan oscuro y misterioso. No había multitudes de mujeres
que miraban a Micah bailando. En cambio, lo llaman el purgatorio y el tema de
diablo parecía un poco teatral y el mal bajo las luces brillantes.
Cuando entré al salón, vi que alguien, probablemente la asistente de Micah,
Tessa, había hecho un intento de adornarlo para la fiesta, con serpentinas, globos y
centros de mesa florales en todas las mesas. Pero por suerte, no había estúpidos
sombreros de fiesta. ¿Podrían imaginar, demonios vistiendo piezas puntiagudas de
cartón con hilo elástico debajo de sus barbillas? No.
La habitación estaba llena de gente de todas las formas, tamaños, edad y etnia.
Todos los colores y credos del ser humano podría ser parte, demonio. Y la mayoría
de ellos parecían completamente normales... aunque una buena parte de ellos
mostraban evidencias de sus árboles genealógicos mixtos.
Yo estaba acostumbrado a ellos, ahora. Ni siquiera parpadeaba ante la visión de
pequeños cuernos saliendo de su cabello o piel púrpura, o de la nube vaporosa,
donde el rostro tenía que estar.
Fang siguió inmediatamente a su nariz hacia el otro lado de la habitación, y le
sonreí a Micah, que vino a saludarme. Echó un vistazo a la mochila. ― ¿Tienes los
libros? ―me preguntó con ansiedad.
―Sí.
Se los entregué. Desabrochó la mochila y miro dentro. ―Excelente ―Miró a su
alrededor e hizo una seña a Tessa. Ella parecía más pequeña de lo normal con este
tipo de iluminación. No es que fuera un elfo real. Al menos, no hasta donde yo sabía.
Tessa demando y la fama del demonio era sutil. Ella entró en trance y pronunciaba
profecías misteriosas―. ¿Podrías poner esto en la oficina y cerrar la puerta, por
favor? ―preguntó Micah.
Tessa sonrió con un saludo para mí. ―Claro que sí ―Ella levanto la mochila―.
Eso es extraño. . . No sabía que fuera capaz de sentir la magia.
― ¿Puede? ―le pregunté, sorprendida.
―Sí. ¿Tú no?
―Uh, no. Supongo que no soy lo suficientemente sensible.
Tessa se encogió de hombros y se fue con la mochila, pero ahora que no tenía
nada que sostener, no estaba muy segura de qué hacer con mis manos... o el resto de
mí. No había asistido a muchas fiestas en mi vida solitaria, por lo que estaba allí,
sintiéndome como una perdedora total.
Micah debió haber sentido mi incomodidad, porque hizo un gesto hacia la
barra. ―Hay comida y bebida allí. Toma un poco, después te mezclare, para que
conozcas más gente.
―Uh, ¿hay alguna... costumbre o usos de lo, que yo deba saber? No quiero
arruinar nada. Por favor, dame instrucciones sobre cómo navegar por esta tierra
extranjera.
―Una cosa en el Subterráneo de Demonios, se considera de mala educación
preguntarle a alguien qué tipo de demonio es. A menos que elija decirlo, por
supuesto.
―Entonces, ¿cómo sé que los que se ven como seres humanos ordinarios son en
realidad parte-demonio?
―Para pertenecer al Subterráneo de Demonios, tienes que registrarte con
nosotros y demostrar tus habilidades, así que sé de sus antecedentes.
―No me acuerdo de ese registro.
―No, tú padre lo hizo por ti, cuando tú naciste.
―Oh, tiene sentido.
Un par de personas entraron por la puerta, y él las saludó. ―Ve, y mézclate.
Ven a verme después, y vamos a revisar los libros de Magicka. A ver si podemos
averiguar más sobre que otro tipo de demonio podría estar dentro de ti.
Es más fácil decirlo que hacerlo. Miré a mí alrededor, pero no estaba segura de
cómo empezar a mezclarme, ya que incluso Fang me había abandonado. Sedienta,
me decidí a hacer lo que sugirió Micah y me dirigí a la barra para conseguir una
Coca-Cola. Una atractiva mujer hispana de mediana edad me sonrió cuando tomé un
vaso. Parecía la madre de alguien, y yo no podía imaginar cómo podía contener al
demonio en su casa. Ella me tendió la mano. ―Hola. Tú debes ser Val. Soy María
Ramírez.
Mientras estrechaba su mano, me pregunté cómo ella me conocía. Entonces, el
significado de su apellido me llamó la atención. ― ¿La esposa del teniente? ―le
pregunté.
―Sí, Juan me ha hablado mucho de ti.
¿Juan? Sí, no había pensado en que mi jefe tenía un nombre. Reí nerviosamente.
―Todo bueno, espero.
Ella sonrió. ―Por supuesto, aunque entiendo que estés pasando un momento
difícil justo ahora. Si alguna vez quieres hablar...
Miré a mi Coca-Cola, sin saber qué decir. ―Gracias. Estoy bien.
Ella me acarició la mano. ―Bueno, llámame, si cambias de opinión. Juan te
puede dar el número ―María señaló la esquina más alejada―. Creo que alguien está
tratando de llamar tu atención.
Alcé mi mirada y me di cuenta que tenía razón. Alguien se puso de pie y me
saludó. Con una sudadera con capucha ocultando su rostro inhumano, con guantes
escondiendo sus manos... tenía que ser Shade. Bueno, alguien que conocía. Sonreí y
le devolví el saludo y después mire vacilante a María, pues no quería parecer
grosera.
―Adelante ―ella dijo―. Vas a estar bien con la gente de tu edad.
Le di las gracias y me dirigí hacia la esquina. Al acercarme al individuo que me
había saludado, le pregunté con incertidumbre ― ¿Shade?
Él inclinó hacia atrás la capucha por un momento y vi las cintas oscuras de
remolinos de luz en el espacio donde su rostro tenía que estar. Sí, era Shade, bien.
Sólo podías ver las características del demonio de Shade, si su piel tocaba la de otra
persona. Entonces el parecía totalmente normal, o más bien, totalmente caliente.
Estaba un poco sorprendida de la sombra y se escondió debajo de su capucha, pero
tal vez su falta de características comunes provoco a su parte-demonio estar
incómodo.
Estaba sentado en una mesa con otras cuatro personas, llevaron otra silla y se
corrieron para hacer espacio para mí junto a Shade. ―Val, estos son mis amigos
―dijo. Les presentó, y traté de recordar sus nombres. El tipo con el pelo rubio
ondulado y una sonrisa amplia era Josh, y el reservado, meditando pelirrojo se
llamaba Andrew. Refrené a Lola firmemente para evitar que coqueteara con los dos
chicos. Me volví hacia las chicas. La chica Emo morena con ropa rara y sus ojos
brillantes color violeta, pidió ser llamada Mood y la otra chica, Shawndra, tenía el
pelo verde, piel pálida, y toneladas de piercings.
Sentí una nariz canina familiar en mi rodilla, a través de mis vaqueros. Y ELLA,
dijo Fang, ES PRINCESA.
Miré hacia abajo para ver un perro precioso y pequeño mirando hacia mí con
ojos grandes, color marrón. HOLA. SOY DE PURA RAZA CAVALIER, MI
ARROGANTE SIRVIENTE. PUEDES ACARICIARME.
Levanté las cejas por su actitud de diva, pero acaricie sus orejas suavemente,
sedosas como lo había indicado.
― ¿Encontraste a otro perro parte-demonio? ―le pregunté a Fang. Pero la
respuesta fue, obviamente, un Sí un perro ordinario se abría alejado lejos de su
demonio y no habría sido capaz de hablar en mi mente... Ella no es muy de raza pura,
pensé con diversión.
Sí. ¿ELLA NO ES MARAVILLOSA? Fang la miraba con admiración, obviamente
herido.
―Impresionante ―confirme con una sonrisa.
Aparentemente satisfecho por mi reconocimiento de su belleza, la princesa se
colocó en los pies de Shade, y Fang se acurrucó junto a ella con un suspiro de
admiración mental.
Divertida, mire a Shade. ― ¿Es tuya?
PERTENEZCO A MI MISMA, la princesa dijo con indignación.
Uy. ―Debí preguntar si Shade es tu siervo humano ―le dije secamente.
Princesa olfateó. QUE, NO ES DIVERTIDO. SIN EMBARGO, SI, YO
ACTUALMENTE RESIDO CON EL DEMONIO DE SHADE.
Shade extendió las manos. ―Cuando conocí a Fang, me di cuenta de que
podría haber más como él, así que fui a buscar. La he encontrado en la corte de la
princesa a refugio del condado. Nadie más se atrevió a adoptarla ―Aunque no pude
verle la cara, podía escuchar su risa en su voz.
NO ME ELEGISTE. YO TE ESCOGÍ, la princesa dijo.
Shade le frotó la cabeza. ―Tú lo hiciste de hecho ―Parecía muy satisfecho de
ello. Sonreí, también, contenta por tener algo más en común.
― ¿Cómo es que no te he visto antes? ―me preguntó Andrew. Lo dijo con una
sonrisa, pero sonaba más como un desafío.
Shawndra le golpeó con el hombro. ―Oye, no seas grosero ―su discurso
sonaba claro, aunque me preguntaba cómo se las arreglaba con los piercings en los
labios y la lengua.
Decidida a no mirar, me dirigí a Andrew y me encogí de hombros. ―No es
importante. Yo no sabía que existían chicos.
Él frunció el ceño. ― ¿Ahora estás siendo grosera?
¿Eh? ―No, no lo decía en serio, no de esa manera.
Shade interrumpió. ―Ella acaba de aprender sobre el Subterráneo de Demonios
hace una semana. Pero es uno de nosotros, ahora. ¿No es cierto, Val?
¿Yo? ―Supongo ―dije dudosamente. Aunque me pregunté cuántos de ellos
eran rudos, como Andrew. Si sólo se parecieran más a Josh, que parecía contento con
mirar y sonreír. Mood le miró también, y me sorprendí al ver el anhelo desnudo en
sus ojos. Un anhelo del que Josh parecía no tener ni idea.
Ella se sonrojó cuando le atrape en ello, entonces se recostó en su silla,
fingiendo estar aburrida.
―No te preocupes por Andrew. Ha sido un tirón últimamente.
―Eso no es justo ―protestó Shawndra―. Sabes que tiene una buena razón.
Mood les dio una sonrisa perezosa debajo de los ojos violeta brillante. ―Sí, y te
puedo ayudar en eso.
―No, gracias ―dijo Andrew―. Ya pasara.
Un murmullo recorrió la multitud. Me volví para ver a Micah caminando en el
escenario con un micrófono. La vergüenza parpadeaba a través de mí. La última vez
que lo vi allá arriba, las luces habían sido bajas, había estado bailando y teniendo a
las damas del público todas calientes y mojadas, alimentando su íncubo con sus
deseos para él. Pero él estaba en ropa de calle y, obviamente, ahora el anfitrión y
líder, no bailaría sexy. Me relajé.
Una vez que tuvo la atención de todos, Micah dijo: ―Antes de presentar a
nuestros invitados, me gustaría hacer un anuncio. Gracias a Val Shapiro, la
Enciclopedia Magicka finalmente ha sido devuelta a nosotros.
Las aclamaciones estallaron alrededor de la habitación y Andrew me dio una
sonrisa triste. ―Buen trabajo, Val.
Sentí mi cara caliente cuando todo el mundo se volteo hacia mí.
Como si detectara mi vergüenza, Micah continúo. ―Pero no es por eso que
estamos aquí esta noche. Sé que hemos hablado antes sobre el Nuevo Movimiento de
Sangre, y la forma en que están tratando de mejorar su reputación mediante la
creación de bancos de sangre donde los humanos puedan donar sangre y los
vampiros puedan recibir el sustento que necesitan sin dañar a los seres humanos.
―Sí, claro ―murmuró Andrew―. Realmente altruista.
No pude decir que estaba en desacuerdo con él. En teoría, las donaciones
fueron tan estériles como la donación a bancos de sangre de un hospital. Pero, en
realidad, la mayoría de las donaciones fueron espeluznantes, con la clase de colmillos
en el cuello, consiguiendo una verdadera emoción junto con ello. Puesto que los
vampiros podían cautivar la mente de un ser humano, podrían asegurarse de que los
humanos gozaran a fondo del proceso... y volvían por más. Una receta para los
problemas, y de mala calidad, en el mejor de los casos.
Pero tuve que admitir que el Nuevo Movimiento de Sangre estaba prestando un
servicio. Por lo menos, mantenía a las sanguijuelas en línea.
La mayoría de ellos, de todos modos. Algunos, como a los que había estacado
esta misma tarde, disfrutaron del miedo y el terror de sus víctimas para sus
aperitivos como adictos a las drogas que comerciaban sus medicamentos de
rehabilitación.
Micah continuó: ―Alejandro es el líder del Nuevo Movimiento de Sangre, y
me pidió hablar con ustedes esta noche.
Alejandro se dirigió desde las alas, guapo, seguro y carismático. Todo vestido
de negro con el pelo largo y oscuro y la piel color caramelo, el magnetismo exudaba
al vampiro. Por extraño que parezca, él no estaba usando su naturaleza vampiro para
encantarnos. Simplemente era algo natural para él.
Alejandro aceptó el micrófono de Micah e hizo un ademán con su otro brazo.
―Gracias a todos por darnos la bienvenida ―dijo con acento español.
¿Nosotros? Me di cuenta entonces de que había más vampiros en las
multitudes, una especie de mezcla, pero era en grupos pequeños alrededor del salón.
―Como dijo Micah, el Nuevo Movimiento de Sangre está diseñado para ser
seguro para los seres humanos y caminar por las calles de San Antonio sin temor a
los de mi clase.
― ¿Qué pasa con los chupasangre que no pertenecen a su organización? ―gritó
alguien.
Alejandro sonrió. ―Una excelente pregunta. Muchos de los solitarios, como los
llamamos, fueron inducidos por error por mi ex teniente, Lily, que nos traicionó por
el interés de obtener el poder.
Más murmuraciones, y más de unas cuantas miradas de reojo hacia a mí.
Supongo que todos sabían la historia. Entre los vampiros de San Antonio era
conocida como la tristemente célebre cazadora.
―Sí ―continuó Alejandro―. La Cazadora elimino la amenaza, y estamos
intentando ponernos en contacto con otros seguidores de Lily para que entren en el
Movimiento. Pero hay una forma en que ustedes nos pueden ayudar.
― ¿Cómo? ―gritó alguien.
― ¿Por qué íbamos a querer? ―dijo otra voz.
Obviamente, Alejandro se había anticipado a estas preguntas, porque él
continuó sin problemas para explicar cómo tenía previsto anunciar su existencia al
mundo. Los vampiros tenían amigos en lugares altos que estaban preparados para
poner la legislación en el lugar para exigir a todos los vampiros suscribirse al credo
del Movimiento de la Nueva Sangre. A los cuales se les concederá una protección
bajo la ley. Los que no, perderán algún derecho que puedan tener. En otras palabras,
los vampiros en esta parte del estado de Texas serían tratados como extremistas.
Podrán vivir como ciudadanos pacíficos o ser objeto de caza de terroristas.
Alejandro asintió con la cabeza en Micah. ―Su líder, aquí, quiere que su
existencia permanezca en secreto, pero no tiene por qué ser así. Ustedes parte
demonios pueden optar por estar junto a nosotros los vampiros mientras hacemos
este anuncio. Juntos podemos hacer que el estado de Texas extienda la misma
protección legal para todos nosotros en el... vamos a decir... comunidad en el estilo de
vida alternativa para no humanos.
Se hizo el silencio, junto con un malestar general, la gente digirió esto. Sabía que
era difícil de creer en los vampiros altruistas, pero había estado en la mente de los
dirigentes del Movimiento y sabía que ellos estaban diciendo la verdad. Incluso les
admiraba por ello, aunque no estaba tan segura de sí mismos y no sería tan fácil
como pensaban.
―Correcto ―Micah tronó una voz profunda―. No queremos estar expuestos. Y
los vampiros no insistirán en el tema. Es suicida.
Podría entender su punto de vista, también. Si los vampiros salieron del
armario, sólo sería un pequeño salto para los seres humanos para confirmar que los
demonios existen también. Imagine el terror, la ignorancia, ensayos con demonios.
―El punto del Subterráneo de Demonios era ayudar a que los demonios se
mezclaran en la población humana en voz baja, ayudarles a encontrar puestos de
trabajo y pasar por humanos por lo que no serían perseguidos.
Escuché murmullos nerviosos todo el camino por el salón, y un individuo saltó
al escenario para decir. ―No queremos ser reconocidos como los demonios ―gritó
él, enorme, con un pecho del tamaño de un barril y un rostro que parecía como si
hubiera estado en muchas luchas, la montaña de hombre metió la cara en combate
con Alejandro―. No estamos pidiendo derechos especiales, sólo para ser tratados
como todos los demás. Veo en lo que podrían beneficiarse, con toda esa sangre libre y
absoluta ―dijo en una voz profunda que retumbó―. Pero, ¿qué hay para nosotros?
Me suena como que ustedes nos exponen al ridículo y la discriminación.
Sin inmutarse, el líder vampiro se volvió hacia el público desconfiado. ―No, en
absoluto. Ustedes son un pueblo pacífico y han vivido en armonía entre la población
general durante muchos años. No será difícil convencer a la gente que ustedes no
significan algún mal.
Sí, claro, pensé. Y seriamos todos como conejitos exponiéndonos a un arco iris
para siempre. Ridículo.
―Ridículo ―gritó un demonio―. Su ensoñación nos mataría a todos ―Empujó
al vampiro a un lado.
El vampiro se echó hacia atrás, y pronto los vampiros y los demonios fueron
derribando sillas, saltando en sus pies, y forcejeando por la habitación.
Fang se escabulló más debajo de la mesa. Yo me quede fuera de esto.
Buen plan. En mi mente, no había malos aquí. Todos estaban tratando de hacer
lo correcto. Por supuesto, Lola se animó por la violencia y la testosterona que
impregnaba en el aire, y por un momento pensé en dejarla suelta. Sería tan fácil para
capturar a todos los hombres aquí, tan fácil para cautivarlos, a mi voluntad, ser un
héroe, poner fin a esta violencia...
...ALIMENTATE CON TODA SU ENERGÍA SEXUAL Y ENCANTADORA.
Respondió Fang.
Ok. Lola no tenía intenciones precisamente altruistas. Suspiré y la contuve
dentro por la fuerza.
Después de todo, Micah fácilmente podría haber hecho lo mismo con las
mujeres en el salón, y era obvio que no lo haría.
Oh, mierda. ¿En un estruendo vampiros contra demonios, quien saldría
ganando? Yo no quería que a mis amigos, como Micah y Shade, les hicieran daño en
esta guerra por el territorio. Sentí el estomago en un nudo.
¿Cómo puedo evitarlo?

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
alena

avatar

Grupos : *Lectora *Transcriptora
León Mensajes : 41
Rango : 8
Edad : 29
Fecha de inscripción : 07/10/2010
Localización : Chile

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Miér Dic 08, 2010 4:37 pm

Very Happy
Estos libros son muy buenos!!!
Fang es para morir de risa y... en el segundo libro uno kiere zamarrear a Dan (por ser un bobo) y besar a Shade (por ser tan lindo!!!) !!! :mangalove:
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampi
Admin
Admin
avatar

Grupos : *Traductora *Correctora de Estilo
Virgo Mensajes : 7617
Rango : 300
Edad : 35
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Localización : Valencia

MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   Jue Dic 09, 2010 10:47 am

^^ a ver si hoy me da tiempo y termino de subir el segundo libro para que las que quieran se los lean XDD y yo seré una de ellas :jiji:

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://blackandblood.activosforos.es
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Parker Blue - Bite Me   

Volver arriba Ir abajo
 
Parker Blue - Bite Me
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Jeep JK Blue HEMI
» bite fight hombre lobo nivel 20
» Nordost Blue Heaven / Red dawn
» HOMBRE LOBO BITE FIGHT TERMINADO
» 50 Aniversario de Kind of Blue

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Black and Blood :: Proyectos del Foro :: Zona de Lectura-
Cambiar a: